EL FUTBOL ESTÁ VIVO (AÚN) (Perfil 19/7/2014)

19 julio 2014 at 8:32 24 comentarios

EL FUTBOL ESTÁ VIVO (AÚN)

 

Una pasión cuasidivina

Hay una dimensión sacra en la pasión futbolera. Un fenómeno religioso que se da con el fervor y la devoción de multitudes. Se conforma una colectividad de adoradores que poco tiene que ver con la afición masiva a un deporte. Quienes intentan banalizar esta fuerza catártica, la quieren reducir a la manipulación marketinera por la que los medios masivos de comunicación y el mundo del espectáculo segregan la miel de la idolatría.

Pero con diez veces más espectadores en las salas de cine que en los estadios, no hay comparación posible entre lo que desencadena la obtención de la copa Jules Rimet y la entrega de un Oscar por una película nacional. Ni siquiera un premio Nóbel que satisfaga el orgullo nacional es medible con un acontecimiento de la intensidad de un mundial de futbol

Nada invade tanto nuestra domesticidad ni nos tiene en ascuas como los partidos de la selección. Los futboleros que miramos con cierta distancia los avatares del futbol local, que nos hemos acostumbrado a su decadencia, perdemos los estribos en momentos como éste.

Pero este fenómeno de índole religiosa a pesar de su vibración es fugaz. No hay un culto ritualizado ni las correspondientes penitencias que lo puedan sostener. La versatilidad del  futbol es continua. El dios Cronos, el tiempo, que es una máquina devoradora, siempre vuelve a distribuir el mazo. El eterno retorno y el puro devenir se conjugan juntos tal como lo decía el filósofo alemán Federico Nietzsche.

Cada vez que se obtiene un logro deportivo, con el objeto de aprovechar el escenario de gente en la calle, entusiasmada por un triunfo que se viste con los colores de la bandera nacional, aparecen los pastores de la victoria. Son predicadores de diversos sectores de la sociedad que tienen una tendencia al hiperbolismo y a la autocomplacencia. Hacen del equipo argentino un ejemplo para que los argentinos logremos victorias rutilantes si nos uniéramos y nos identificáramos con el sentimiento patrio. No perdemos la oportunidad de insistir en que tenemos ingentes recursos potenciales a desarrollar, que lo tenemos todo, y que sólo falta la solidaridad, la entrega y la generosidad que nos  conviertan en una comunidad de creyentes en valores positivos y dispuesta a dar todo por el otro. Como nuestra selección.

Esta pastoral mediática pretende ignorar que el seleccionado argentino está compuesto por atletas de elite, que son parte de la cumbre aristocrática del futbol, con máximas exigencias de profesionalidad, contratados por empresas que organizan torneos en los que la competencia es feroz, y que no se basa únicamente en el talento natural o en el espíritu de grupo.

Si se quisiera extender la realidad del futbol internacional al resto de la sociedad, las exigencias no pueden ser menores si se pretende conseguir lauros semejantes a los que nos enorgullecen con el juego de pelota. Un país no está formado por deportistas de alta competencia.

Por eso sería una pena que nos dejáramos seducir una vez más por la ideología de la ´fiesta de todos´. Que aparezcan nuevamente quienes se ofrecen como escuderos de lo que llaman la felicidad del pueblo. Aquí no se trata de pueblo sino de gente de todas las clases, y más media y alta que obrera. No son los gritos de las barras y de la popular de cada semana los que están en la calle sino individuos que se juntan para este festejo ecuménico y luego vuelven a sus rutinas. Más felices, es cierto, suponiendo que la felicidad no es un estado sino un momento.

Poco se puede agregar al grito de un relator deportivo que ante un triunfo nacional se conmovía con un  “te amo Argentina”. Estos gritos patrios son abstractos, no sabemos a qué entidad se refieren. No es tan evidente el llamado sentimiento patrio. Durante el siglo veinte, el nacionalismo fue un arma ideológica eficaz como grito de guerra. Para matar a decenas de millones de personas y para dejarse matar, el clamor por la patria fue el único altar que se encontró para justificar la industria de la muerte.

Fuera de un campo de batalla o exterminio, el grito de “te amo Argentina” cuando Romerito ataja un penal, suena extraño, parece que se gritara “te amo mamá”, por supuesto una mamá idealizada.

La trata de pibes

Pero el futbol no es una guerra sino un juego, aunque con su historia y un porvenir. El futbol moderno no conforma una red sólo profesional sino comercial y financiera. Se trata de un sistema de poder concentrado representado por la FIFA, en el que los clubes más poderosos de las grandes ligas, determinan el curso de las acciones federativas y del destino de quienes se dedican a su práctica. Sin embargo, a pesar de una construcción vertical de poderes jerarquizados, el sistema chorrea. Si no lo hiciera, todo el andamiaje se detendría. Los grandes necesitan de la existencia de los chicos, los tiburones de las sardinas. Puede argüirse que estamos en presencia de una nueva forma de colonialismo. Es posible. De seguir así, en la medida en el que el mundo del dinero invada todos los espacios del futbol, se generará una dinámica que convierta a este deporte en una especie de show poco serio, un divertimento de tipo circense.

Esta tendencia hacia la voracidad financiera y a la autodestrucción como deporte de masas, se percibe hace años con lo que denomino “trata de pibes”. Cada año de acuerdo a estadísticas que se publican con letra chica en los suplementos deportivos, cientos de jugadores de Brasil y Argentina, además de África,  se van a un exterior desconocido. No todos terminan en  Italia y España, porque se pierden por los cuatro rincones del planeta para ganarse un sueldo y no mucho más que eso. Muy pocos sobresalen.

Esta fuga gigantesca de dotados para el futbol, seca nuestros semilleros. Son generaciones que se pierden ya que no permiten la creación de escuelas, la emulación y la potenciación de las virtudes naturales. Lo vemos en los resultados de los juveniles en estos últimos años. Sonsors, representantes, padres y  dirigentes, conforman un entramado de intereses para que niños y adolescentes se coticen convertidos en mercadería y fuerza laboral antes de llegar a ser adultos.

Esta es la trata de pibes que alimenta a las grandes ligas europeas, a los capitales invertidos con los restos de beneficios que da la minería, el petróleo y la renta financiera, y que se refuerza con la integración de hijos de inmigrantes y colonizados a las selecciones nacionales.

Lejos de ser una victimización de nuestro futbol, lo que describimos es un peligro real  sobre el futuro del futbol en general si no quiere seguir los pasos lamentables del box convertido en un nuevo “Titanes en el Ring”.

No somos víctimas por la simple razón que nos ven como triunfadores y talentosos a  pesar de quienes encomian la fábrica alemana y catalana. Este Mundial mostró a un Costa Rica eliminar a ingleses e italianos, y a Colombia ser un  equipo temible. Todavía se sabe que Di Stéfano, Maradona y Messi se formaron en las calles y potreros argentinos, y que Pelé y Garrincha en las playas brasileras. Así que no se trata de quejarse con lamentos de perdedor, sino de no tragarse el sapo del talento innato o de prestigios transitorios.

Si los intereses de los grandes clubes siguen extrayendo la pulpa de asociaciones pobres no sólo por sus deudas – deudas tienen, y grandes, los clubes de la Champions con la salvedad que generan dinero y no están infiltradas por dirigencia política y gremial como en nuestros países – sino por la asimetría de los niveles de vida,  y si no se legisla prohibiendo transferencias prematuras, el futbol dejará de concitar pasiones y quedará convertido en un casino de apuestas y estrellas fugaces.

Por ahora no es así. Aún interviene un factor que permite que sigamos con nuestro entusiasmo: el azar, el accidente, lo imprevisto, lo no manipulable, la magia. Mientras  en el futbol haya competencia, torneos en los que la confrontación sea leal y franca, en tanto intereses ajenos a lo que se despliega en el campo de juego, no determinen resultados, nuestra pasión futbolera perdurará.

En este sentido el Mundial 2014 fue muy bueno. Hemos visto a equipos de países sin tradición jugarles de igual a igual a los poderosos. Si bien es cierto que los candidatos previsibles llegaron a las máximas instancias, nada les sobró, no se dieron lujo alguno, ganaron por penales o en los minutos de descuento, y grandes favoritos se fueron a casa bien temprano.

El proceso colonial se revierte durante un mes cuando los jugadores exportados vuelven a vestir sus casacas nacionales. A su talento innato le han agregado la preparación profesional y las exigencias deportivas de los grandes clubes. Por eso el Mundial equipara en una falsa democracia transitoria la succión diaria e inclemente organizada por la misma FIFA.

Este Mundial ha aportado lo suyo respecto de la cuestión identitaria. Es esta “trata” y no la pérdida de un estilo y de una tradición, la que determina el fracaso brasilero, o lo que se discutía en la primera fase de nuestro equipo.

Sin duda que cuando se habla de tradición nacional, lo que se hace es poner a calentar un caldero en que  cada uno puede verter lo que más le gusta. Sabella encontró fuertes resistencias porque se lo tildaba de defensivo. Se desconfiaba de su aire “bilardista”. Con este tipo de campaña se pretendía desmerecer a una corriente que ha hecho escuela en el futbol argentino. Salvo que se crea que La Plata queda en el Himalaya. La escuela de futbol de Estudiantes que la Brujita Verón define por armar equipos en los que prima el espíritu grupal, la planificación, y la disciplina táctica, no ha tenido buena prensa en nuestro medio proclive a eternizar lo que denominan futbol criollo. Se desconoce así que máximos galardones se han logrado de acuerdo a un estilo que también ha conformado a nuestro modo de jugar al futbol. J.C. Lorenzo, Osvaldo Zubeldía, C. Griguol, y hasta el Bambino Veira y Bianchi, han implementado un sistema que con cierta pobreza conceptual se lo ha tildado de “contragolpeador”. En realidad se trata del aprovechamiento de los espacios, de cerrárselos a los adversarios y abrirlos para los delanteros propios.

El encanto del jugador que hace milagros con sus pies le da color al futbol, es su toque artístico, pero el futbol, además, de la preparación física, es un ejercicio intelectual, el pensamiento es necesario y activo, y se trata muchas veces de ver como siendo menos se pueda más. Lo que es un canto de esperanza.

Anuncios

Entry filed under: General.

http://www.youtube.com/watch?v=2jP2GkD65tM&feature=youtu.be El Hamlet que analizó Vigotsky…

24 comentarios

  • 1. MaCristina  |  19 julio 2014 en 12:13

    Nuestra selección hizo un muy buen papel, se destacaron varios de los jugadores, creo que Sabella tendría que seguir, por lo demás, me quedo con una frase de alguien conocido, “el mundial de fútbol se destaca porque dejamos de hablar de nosotros para embarcarnos en una pura emoción”.

  • 2. Aldo  |  19 julio 2014 en 13:19

    Muy Buen titulo , ( aun ) , vive . Hay una pandilla ( en todo el mundo ) que sin darse cuenta lo van a destruir , no por que sean destructivos sino por inútiles
    Ya ni siquiera se habla de fútbol , hablan de estadísticas , .Los defensores de Messi son inaguantables tanto o mas que este enano-triste
    Messi y sus seguidores como dije al principio están prendiendo la mecha , solo queda que esto explote
    Me acuerdo cuando aparecio este a suplantar a Ronaldinho ( el verdadero re-fundador del Barca ) tenia esperanzas , fueron pasando las temporadas y entendí que este enano triste va a exterminar al futbol , a no ser que se invente uno nuevo y sea el uno contra uno como el tenis . horrible ,,,, el pibito humilde trajo oscuridad al fútbol

  • 3. rodolfo lópez  |  19 julio 2014 en 14:47

    Tomás Abraham escribió en perfil el 26-4-14 “Una luz en el camino”
    En la entrevista con Maxi dice que el mundial se apagó rápido, en pocas horas. Se terminó la final y empezó la Argentina. Y en ella late -inminente- peligroso y negro 2001, en cualquier esquina u obelisco.
    ¿A qué luz se refería Tomás en Perfil? Seguro hay poca luz ahora.
    Pide a próximos gobernantes “luz de esperanza”; sólo espera de los que están hoy que se vayan, en 500 días; y que la justicia haga cargo -si puede- de los oscuros ilícitos.
    Abraham es pensador claro, iluminó los últimos 20 años.
    ¿Pero no es benigna su postura con los que están -todavía- en el gobierno? son 12 años.
    ¿No es condescendiente con ellos, con su Responsabilidad?
    Después del catastrófico 2001, los sectores más postergados -los que más sufrieron- ¿realmente no estaban dispuestos a asumir con el nuevo poder político un sacrificio transformador, un contrato para cimentar las bases de un capitalismo argentino posible y deseable? Incierto el futuro, viejo el paternalismo -y falso- ¿no era mejor?.

  • 4. MaCristina  |  20 julio 2014 en 10:43

    Rodolfo, su comentario me hizo pensar en cuando asumió Alfonsín, siempre creí que si le hubiera hablado con sinceridad al pueblo, todos hubieran donado algunos días de su trabajo para recomponer lo que se necesitaba, cuando se tienen tantos votos hay que saber encauzarlos y aprovecharlos para el bien común. Acá se hizo un lamentable desgaste y desaprovechamiento.

  • 5. Eduardo  |  20 julio 2014 en 12:12

    En el festejo en las calles del triunfo ante Holanda un adolescente contento me paró y me dijo : “Sólo el fútbol nos une” sin más siguió festejando, el comentario me dejó grogui porque me di cuenta que en su simpleza el pibe captó el sentido de nuestra realidad, de todas formas digo : y bueno algo debe ser un catalizador para que nos miremos entre nosotros y seamos alegres, compartamos alegría, tan simple como eso, de tal manera que al día siguiente nos sintamos un poco mejor.

  • 6. Elías  |  20 julio 2014 en 22:27

    Esto ya lo deben haber pensado decenas de comentaristas. No creo que sea una idea original ni mucho menos. La idea de la catarsis es tan vieja como el mundo (al menos, como el mundo en el que vivió Aristóteles) Borges dice: “una idea bastante extraña, que tal vez, si Aristóteles no la hubiera tenido, nunca se le hubiera ocurrido a la humanidad”. Si lo dice Borges debe ser cierto. Si bien los jugadores de fútbol siempre han sido un poco actores, el Mundial de Brasil ha sido el triunfo de la teatralidad absoluta.Al menos para Brasil y Argentina todo fue trágico y conmovedor. El 1-7 brasilero fue la exaltación de la tragedia. Por si algún desprevenido no se percatara de lo trágico del partido, las cámaras de televisión (luego de cada gol alemán) se encargaban de enfocar a mujeres desencajadas llorando, niños gorditos con cachetes rosados y con lentes llorando a moco tendido. Solo faltó enfocar a alguna viejecilla con su rodete y vestida con la verdeamarela llorar en forma desconsolada (le dejo la idea a la FiFA para el próximo mundial) Eso habría sido el súmmum de la tragedia. Con respecto a la selección Argentina todo fue conmovedor. El esfuerzo de sus jugadores fue conmovedor, el aliento de la hinchada fue conmovedor, hasta los goles que se erraron sus delanteros fueron conmovedores. Todo conmovedor. Pero todo, absolutamente todo inofensivo. Y como todo fue inofensivo, no considero que se trate de un “fenómono religioso” sino que retomo la idea de la catarsis: todo fue trágico y conmovedor, pero (salvo los relatores uruguayos, que son tan buenos que nos hacen creer – desde el gol de cabeza de Víctor Espárrago a la URSS- que el fútbol es algo serio), todos sabemos que símplemente se trató de un mundial de fútbol y todo esto le ocurrió a unos deportistas-actores vestidos con sus camisetas nacionales, que unos días después de haber protagonizado los partidos del mundial han regresado a sus mansiones del primer mundo, a los autos más lujosos que existen en el planeta y a los contratos millonarios que seguramente los ayudarán a olvidar un simple resultado deportivo

  • 7. Eduardo  |  21 julio 2014 en 13:06

    EL adolescente, en su metalenguaje, interpela a la sociedad: “Sólo el fútbol nos une”, lo trágico no es un espectáculo circense, sino no tener a mano otra cosa en qué creer… triste devenir argentino.

  • 8. Juan Carlos Silva  |  21 julio 2014 en 18:04

    Gracias Tomás, necesitaba escuchar mas del Mundial de este equipo de Sabella, no podía ser enterrado tan pronto, gracias nuevamente por el recuerdo de lo que he vivido por mas de un mes, fue un placer.
    Tus comentarios me enorgullecen de ser Argentino.

  • 9. rodolfo lópez  |  23 julio 2014 en 15:00

    Ma Cristina, es interesante lo que Ud expresa, fue una posibilidad. Igual aquella época fue muy linda, plena de esperanza. Curioso Alfonsín tuvo su propia cámpora: los engrupidos de franja morada, Moreau, J Rodriguez, Stubrin, etc. Superados que miraban al común de la gente por encima del hombro; y eran sólo chatarra.

  • 10. rodolfo lópez  |  23 julio 2014 en 16:16

    En ADN del viernes hay una nota imperdible, al pensador español Manuel Cruz: “Cuando el presente olvida el pasado”.

    Cruz dice en algún lugar: “muchísimas veces se apela a la memoria de una forma falaz, de una forma tramposa, como si la memoria fuera un valor indiscutible. La memoria, la historia, adquiere su bondad o su maldad de nosotros”…

    “…¿Qué se planteó en Sudáfrica cuando terminó el apartheid?
    Una comisión para la verdad y la reconciliación. Es decir no para la verdad y -a continuación- la justicia, el castigo. Mandela llegaba a afirmar que podría haber hecho cobrar todo lo que le habían hecho, pero hay un valor superior: la reconciliación.” …

    “…Cuando hoy en nuestra sociedad se viaja al pasado, no vamos para obtener conocimientos, sino que vamos para visitar el pasado. El pasado es para nosotros un parque temático…. Y el turista tiene una manera particular de relacionarse con la realidad… no es tanto una forma de viajar al pasado para que nos aporte conocimientos sino al revés, para que el pasado nos ratifique lo que ya sabemos”

    Y puesto en el brete de responder sobre la monarquía en España (incómodo brete para un pensador moderno) dice que la sociedad española ha adherido no tanto a una forma de Estado (monárquica) sino que aceptó la gestión arbitral de un rey en una circunstancia histórica delicada. Pone en boca de Santiago Carrillo, histórico dirigente del comunismo “Yo no soy monárquico, soy juancarlista” Ja ja esto ya da para reírse un poco.

    .

  • 11. magu  |  24 julio 2014 en 16:58

    RODOLFO
    En METRO oí a un profesor especializado en monarquía (egresado en ciencias políticas) y decía que en especial, la monarquía holandesa es beneficiosa para las empresas holandesas porque los reyes actuales actuan como expertos en relaciones públicas, y eso hace que todo el mundo quiera firmar contratos con ellos, para hacer negocios internacionales, son más una inversión que un gasto. En EE UU como no hay realeza, OBAMA manda a la chica KENEDY al AFRICA como embajadora, como una especie de princesa y le va bien. En cuanto a ESPAÑA e INGLATERRA dijo que era más un gasto que un beneficio.

  • 12. rodolfo lópez  |  26 julio 2014 en 0:04

    Magú, de acuerdo, algo bueno debe tener la vieja monarquía para conservarse aún vigente, y en países que no son tercer mundo sino primero. Son decadente los reyes y las cortes (me causan tristeza y profundo aburrimiento -pobre de mí-) y son insoportables por frívolos; pero por algún motivo representan a la mayoría de su gente que los banca, sean inversión o gasto. Un misterio. Saludos. PD sigo sus chispeantes poemas!

  • 13. Elías  |  27 julio 2014 en 9:51

    “Son decadentes…(causan tristeza y profundo aburrimiento)…son insoportables por frívolos, pero por algún misterioso motivo representan a la mayoría de su gente que los banca”.
    Caramba…¡qué coincidencia!

  • 14. magu  |  27 julio 2014 en 21:25

    Rodolfo, Elías
    será la Proyección, jaja

  • 15. rodolfo lópez  |  28 julio 2014 en 13:02

    Puesto en el brete por Elías, atrapado en mis palabras, atino a pedir ayuda al “-pobre de mí-” de la frase, que escribí sin reflexionar; y descubro -aliviado- que es tal vez la puerta de escape salvadora

    “-pobre de mí-” es un punto de vista provinciano, prejuicioso, algo progre. Desde allí califico en sus formas a la monarquía europea: Digo “es decadente, frívola, aburrida”.

    Pero no me atrevo a decir lo mismo de la mayoría de los europeos que viven bajo esa vieja Institución. Por el contrario intuyo que son personas inteligentes y creativas.

    Para ellos la monarquía es quizá sólo una herramienta. Que sirve para evitar la disolución o el desmembramiento de sus países, golpes de estado berretas, pérdidas de identidad nacional. Como dice Magú, también sus relaciones públicas facilitan el comercio.

    En una de esas “bancar” la vieja monarquía no es muestra de insensatez o de frivolidad sino de viva inteligencia.

  • 16. rodolfo lópez  |  30 julio 2014 en 23:54

    Magú, Elías, ¿a quién proponen como próximo rey de Argentina?
    No confío en Griesa. Por ahora ¡reina no! (¿llanto o ja ja?). Saludos

  • 17. Elías  |  31 julio 2014 en 10:13

    Rodolfo, creo que los europeos mantienen sus monarquías para que en éstas se concentre el monopolio de la frivolidad, la decadencia y el aburrimiento. De estas manera, las acciones positivas de gobierno quedarían a cargo exclusivo de la clase política. Si no estoy equivocado, en nuestro país, uno de los últimos en hablar de monarquía fue Manuel Belgrano. El creador de la bandera propuso una forma de gobierno basado en una monarquía constitucional incaica. Casi 200 años después, el resultado de no seguir sus recomendaciones saltan a la vista.

  • 18. magu  |  31 julio 2014 en 18:59

    A mi me gustaría CHINA ZORRILLA pero es uruguaya y no tiene descendencia, por lo tanto, si es por representatividad, me gustaría alguien con buenos modales, diplomática pero veraz, valiente, inteligente y de buen corazón, ¡qué se yo¡ mónica cahen d an vers, o sandra mihanovich, o alguna proteccionista perrera como rené cormillot

  • 19. rodolfo lópez  |  1 agosto 2014 en 23:26

    ¡China Zorilla!, perfecto, su aristocracia unirá las dos orillas en un sólo próspero país. Único dueño del mate y del tango, de Gardel.

    Elías, forme gobierno!; Magú, a palacio!. Argenguayos, a las cosas!

    (Yo, basta de pavadas). Gracias Tomás.

    .

  • 20. Elías  |  2 agosto 2014 en 19:17

    En algunas oportunidades, la numismática argentina actúa como ciencia auxiliar de la historia del país. Dentro del vasto universo que la contiene, podemos apreciar diferentes acuñaciones que constituyen rarezas difíciles de catalogar. Tal es el caso de las monedas de un peso acuñadas en plata y cobre por un pintoresco personaje francés que visitó la Patagonia a mediados del siglo XIX.

    Veamos que nos dice el numismático Dr. Hugo Puiggari sobre Taunens Orelie Antoine I° Rey de Araucania y Patagonia:

    “Orelie Antoine fue un francés originario del departamento de la Dordogna, que en las primeras décadas del siglo XIX pensó en convertirse en rey de las lejanas regiones de Sudamérica, que conocía a través de sus lecturas. Y sin pensarlo, con algunos recursos provenientes de su familia, se lanzó aparentemente en forma algo inconsciente a realizar un viaje hacia esos lugares en 1858, en donde pensaba aprender el castellano y los modismos locales,proclamándose Rey de las tribus indígenas que habitaban esos territorios. Algunos autores han querido atribuir a Napoleón III un apoyo a este personaje, pero no surge ninguna evidencia de las respectivas cancillerías de Francia y Chile.
    (…) Así todo, el intrépido francés realizó cuatro viajes a Sud América: el primero en 1858, llegando a Chile y visitando Valparaíso y Valdivia, casi en territorio indígena, donde aprendió el castellano y las costumbres de sus pobladores. En 1860 se proclamó Rey de la Araucania por un decreto que publicó en los diarios chilenos y mandó una comunicación al presidente de Chile, Don Manuel Montt y al ministro de Relaciones Exteriores, firmadas por un tal Despontaine que era un comerciante francés que lo acompañaba ocupando el cargo de ministro de Relaciones Exteriores. Tres días después se declara Rey de la Patagonia”

    Según mapas de la época, la Araucania limitaba al norte con el rio Bio-Bio y al sur con el golfo de Reloncaví; al este con el macizo andino y al oeste con el Pacífico.La Patagonia limitaba alnorte con el Río Negro; al oeste con la Cordillera de los Andes y al este y sur con el Océano Atlántico.
    Extraído de “La moneda circulante en el territorio Argentino” de Héctor Carlos Janson 1998.

  • 21. rodolfo lópez  |  4 agosto 2014 en 11:46

    Elías, es interesante la historia de Orelie Antoine, aventurero que además de proclamarse rey acuño su propia moneda!. Se hizo una peli sobre un tema que no está agotado (hoy sería vicepresidente).
    Pero no confío en la capacidad actual de un rey francés.
    Su Revolución famosa, que bajo el famoso “igualdad, fraternidad, algo más” guillotinó a grandes reyes, alumbró -vaya paradoja- emperadores -grandes y pequeños- y mínimos reyezuelos. Eso les quita autoridad.
    Me inclino por la idea de Manuel Belgrano, que Ud menciona y reivindica, la monarquía constitucional incaica. Todavía es posible.
    Hace falta ADN de alguno de los tres príncipes incas (son niños) hallados hace pocos años -intactos- en la alta cordillera salteña.
    El valioso dato permitirá encontrar un sucesor legítimo al trono.
    El nuevo país debería tener la basta geografía incaica del apogeo.
    Potencia que desde el glorioso ayer se elevará con fuerza incontenible! Brasil temblará ante ella! Pedirá ser protectorado.

    China Zorrilla será, de todos modos, digna reina del Uruguay.

    En fin…

    Amigos, gracias por jugar!, es mejor que comentar la realidad.

  • 22. magu  |  5 agosto 2014 en 12:45

    Quizás este comentario no salga, un poco por el tema, pero cuando yo era chica, las únicas noticias que venían en la HOLA era que la princesa ANA se había caído otra vez del caballo (todavía no estaba de moda CAROLINA con sus rebeldías, a los poquitos años apareció con sus bikinis lunares maltratando a sus profesoras suizas). EL REY y la REINA son arquetipos, están como arcanos en el tarot, como el loco, el bufón, el soldado, etc, Las nenas quieren ser princesas, y compran a las princesitas de DISNEY, no sé si la monarquía acabó, y quizás acá, de tenerla, sería quizás bueno para el imaginario de la gente, o no, porque allá aún siguen, pero que no sean cazadores por diversión como el ex rey Juan Carlos que mató a un oso doméstico inofensivo en Rusia o a un elefante, o como el hermanito de William que mató a un tigre ¡por qué?. De tener reyes, lo único que pedimos es que sean educados, que no arenguen guerras, que no desvíen fondos públicos como el marido de Cristina de España, que sean buenos, la película del rey, con Julio Cháves al final es un bajón, pobre director l, jaja

  • 23. magu  |  10 agosto 2014 en 20:13

    El tema lo dieron por terminado (en el post de modelo para armar) sobre el nieto de Carlotto y la dictadura, pero yo noto, Rodolfo, en muchos jóvenes, una fascinación por el pasado, que va más allá de un deseo de justicia, es como si quisieran revivir una epopeya, sentirse combativos, héroes, transgresores, no sé, es como si quisieran ACCIÓN en nombre de alguna causa patriótica. Lo veo en los chicos argentinos, no sé como serán los australianos, los uruguayos, qué se yo, veo descontento juvenil, frustración o fanatismo, y demasiada idealización (no lo digo por Gustavo, sino por muchachos de secundario o que rondan los veinte). me parece que tendría que haber más parques de diversiones, más lugares donde se realicen actividades físicas lúdicas, recreativas, lo mismo que los programas de tv, todos son paneles con gente que opina y un invitado, me parece que teorizamos demasiado. Quizás nuestros chicos, o muchos de ellos expresan con estos rasgos, desesperanza y frustración por falta de empleo, empleos basura, miedo al futuro, desconfianza o fe ciega en políticos que ni valen la pena ¡a alguien realmente le puede gustar BOUDOU ?, cuando muchos jóvenes fueron a VIETNAM lo hicieron tal vez para escapar de la falta de empleo, hermanarse, qué se yo, ni ellos sabrían.

  • 24. rodolfo lópez  |  14 agosto 2014 en 9:20

    Magú, creo que sus inquietudes encuentran amplia respuesta en el “Rebelde way” de Tomás Abraham. Cordial saludo.


Categorías

Comentarios recientes

rodolfo lópez en Bitácora 77
Aldo en FELIZ DÍA DE LA MILANESA!…
marcelo en Bitácora 78
Gustavo en Bitácora 78
Laura en Bitácora 78

Calendario

julio 2014
L M X J V S D
« Jun   Ago »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

A %d blogueros les gusta esto: