Desafíos para una ecopolítica

13 junio 2014 at 15:56 6 comentarios

Congreso Internacional de Paisajismo
51st IFLA WORLD CONGRESS
INTERNATIONAL FEDERATION OF LANDSCAPE ARCHITECTURE

5 de junio 2014

Tomás abraham. Conferencia:
Desafíos para una ecopolítica

Lo sublime

Lo primero que se me ocurre pensar es que nos encontramos con una realidad de la que sabemos cada vez más y que negamos todo lo que podemos. ¿A qué se debe esta denegación en lo concerniente a la problemática del medio ambiente?

Por un lado a intereses económicos. El modo de producción capitalista deja en libertad en un mercado poco regulado a las unidades económicas – las empresas – para que lleven a cabo sus estrategias comerciales. La revolución industrial y la revolución informática se nutren de sistemas de energía contaminantes. Son las que se basan en fósiles y minerales.

[ Ver laconferencia completa]

Anuncios

Entry filed under: Filosofia, General.

Comenzó el Mundial (Clarín Deportes 12/6/2014) Entre el hincha y el futbolero (Revista Ñ 14/6/2014)

6 comentarios

  • 1. luz  |  13 junio 2014 en 19:30

    que encantadores lugares los de las fotos….el hombre intenta crear belleza pero no puede competir con la naturaleza…

    son muy pocos los problemas que no llevan implícita la solución…y si este es uno de ellos poco podemos hacer los insignificantes mortales…

  • 2. marlaw  |  14 junio 2014 en 5:21

    Por una parte no puede dejar de causar asombro que quienes mas cacarean acerca de la proliferación de las armas nucleares, sean los mismos que detentan los mayores arsenales de esas armas. En el fondo es como si se dijera, nosotros no estamos en contra del armamento nuclear, solo deseamos que ustedes no las tengan. En este sentido Europa después de que se cansó de contaminar, después de que sus acerías se cansaron de quemar carbón mineral y de lanzar a la atmósfera monoxido de carbono y otros gases producto de la combustión de ese combustible fósil, ahora que el desarrollo tecnológico le permite hablar de energía limpia, cuando ha logrado superar etapas que los paises mas rezagados, todavía no han logrado alcanzar, también se permite el lujo de pontificar sobre la ecología. En un escenario utópico y dando rienda suelta a nuestra imaginacion, nada costaría imaginar una región del mundo, probablemente la que haya alcanzado mayor desarrollo militar político y tecnológico como para permitirle someter al resto y decidir que para preservar a la humanidad (la de ellos obviamente) la cuenca del Amazonas, el Mato Grosso, y otros lugares que dispongan deberán ser preservados y permanecer inexplotados del mismo modo que otros lugares de gran belleza paisajistica, para recreación de los ciudadanos de ese mundo privilegiado y para mantener el ciclo vital de la producción de oxígeno en la naturaleza que reasegure una atmosfera sana. Cuando algunos pensadores advirtierón que la utópica revoluciòn que prometía el Marxismo Revolucionario resultaba impracticable, por que las contradicciones “políticas” en contra de las que se debía luchar, se encontraban instaladas en la propia esencia y naturaleza de la mentada condición humana, apelarón al llamado “reformismo” que luego fue mutando hacia el “progresismo” En cierto sentido su propuesta Profesor de ir paso a paso y centràndose o enfocando problemas particulares, no deja de ser una suerte de reformismo ecologista. Para quienes no olvidamos el inconsciente, así se trate este del individual, o del colectivo, como es mi caso, no podemos dejar de lado en este asunto, la sorda lucha que desde el comienzo de los tiempos se viene desplegando entre Eros y Tanatos, aludiendo a Eros como al principio que rige a la vida en todos sus aspectos.

  • 3. MaCristina  |  14 junio 2014 en 11:18

    En un comienzo el hombre se admira humildemente ante las maravillas de la naturaleza, una vez que obtiene poder utiliza todas las armas a su alcance para desafiarla.

  • 4. magu  |  15 junio 2014 en 19:51

    En mi caso, mi entendimiento y experimentación es sobre la ecología económica doméstica, y es fascinante experimentar sobre mí misma y sobre mi familia, y sobre mi hogar. Para personas que somos medio conservadoras y cavernícolas por temperamento o por tradición (preferimos la casa antigua, al edificio, lo no construido a lo nuevo, el desierto a la población, y el campo a la metrópolis), para no caer en la impotencia, nos hace bien sentir algún mínimo dominio y control de la naturaleza o la cultura de consumo en nuestra vida. Por ejemplo: no usar tintura para pelo ni dentífrico ni jabón especial, (igual uno está limpio y huele bien), no tirar las hojas y semillas que barre en la terraza o en el patio, sino, que se pueden tener en bolsas hasta que se degraden y usarlos de abono, hacer compos, no usar auto. Usar todo el cartón que uno junto para algo artístico, usar todo lo que uno pueda, ya antiguo, en un nuevo uso (era muy bueno el blog de LA BIOGUIA), juntar todo lo que uno pueda (papel, plástico, metal, tapitas) y llevarlo al contenedor municipal de reciclaje, hacer cosas decorativas con los marcadores secos. Dejar crecer a los bonsái ( crecen naturalmente cuando la semilla cae en una maceta vacía). Es infinita la cantidad de cosas creativas que podemos hacer para preservar, reciclar, reconvertir, ahorrar, ….si ponemos la mente en función de conciliar a la naturaleza con la cultura (lo ya fabricado), la vida se nos convierte en un juego. El tema me parece que es el PREJUICIO que la gente tiene sobre lo usado, o sobre no usar productos como el dentífrico, el desodorante, o el aire acondicionado///// de todo lo demás que ud habla, es para mí como hablar del planeta urano, ni mi capacidad ni mi posibilidad de acción pueden hacer mucho por eso. Al menos por ahora (injertos, órganos artificiales para transplantes, etc). Y también ayuda el sentirse así mismo como un hacedor de algo bueno. Antes lo que iba a destruir al plantea era la bomba neutrógena, y ahora son los desperdicios y la falta de agua y el agujero de ozono, y por eso podemos hacer mucho para prevenirlo.

  • 5. Alejandro A.  |  17 junio 2014 en 22:34

    La inminencia de una catástrofe climática o ambiental a causa de la contaminación no deja de ser un sucedáneo de los mitos sobre el fín del mundo presentes en los textos religiosos; convertidos en una posibilidad fascinante por la revolución industrial generan militantes y refractarios e inquietantes fundamentalistas en ambos bandos
    Como dice Abrahm la vida es una combinación de azar y necesidad; Por su endeblez y por las terribles amenazas que hemos sorteado resulta milagrosa nuestra supervivencia en la tierra. En “Jesús de Montreal” una película de Denis Arcand de los años setenta, un actor que debe interpretar este papel, va a un planetario a investigar el origen del mundo. El director abre una pantalla gigantesca en la que se ve una panorámica del universo y con un puntero luminoso señala un punto pequeñísimo y lejano en un extremo de la pantalla; dice: “ Esta es la tierra, existía cincuenta millones de años antes de que apareciera el primer hombre sobre ella, y existirá cincuenta millones de años después de que desaparezca el último hombre de su superficie”
    Ocho mil millones de personas no consumen ni deshechan lo mismo que los mil millones de 1850; Pareciera que la constante hasta aquí ha sido el sacrificio del paisaje en beneficio de la supervivencia y no nos ha ido tan mal. La respuesta en la escala mencionada por Magu, es según los expertos, una buena posibilidad de controlar los daños. De cualquier manera recuperar el valor de la incertidumbre – en ningún lugar está escrito que debemos llegar a ser una supercivilización y encima eterna, la vida es demasiado frágil- y enseñárselo a nuestros hijos puede devolverle algún sentido a nuestras vidas y a las de los demás.

  • 6. magu  |  19 junio 2014 en 12:57

    DON ABRAHAM
    En respuesta a Alejandro y más. Alejandro, es cierto, esa película hace referencia a la creación del universo. Yo solo recordaba el hecho de la donación de órganos (como la resurrección de Jesús) y en realidad todo el film es la vida de ÉL y sus discípulos y allegados (Magdalena, Juan el Bautista, etc) pero en esta sociedad moderna. Sobre la preservación de este mundo. Es cierto, que somos un punto minúsculo en el infinito, y que nos precedió y que sobrevivirá a nosotros, lo que espanta es tomar conciencia de cuánto daño le estamos haciendo con la tecnología y el consumo. Un médico psiquiatra y neurólogo llamado PAUL PEARSALL escribió MILAGROS (ed planeta) que refiere a la capacidad de hacer milagros de cada ser humano, si estamos en conexión con nuestro interior, en concordancia con lo cósmico, (siendo indiferentes a las modas, al que dirán, a los noticieros, a los miedos inculcados, etc) y de ese modo, sintonizando, podemos vivir sin dañar (Lean la vida de Patsy, la nena de siete años que hizo milagros en terapia intensiva para todo el hospital antes de partir).


Categorías

Comentarios recientes

Marcelo Grynberg en Bitácora 75
marlaw en Bitácora 75
marlaw en Bitácora 75
Marcelo Grynberg en Bitácora 75
federicomiguelquinte… en Bitácora 72

Calendario

junio 2014
L M X J V S D
« May   Jul »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

A %d blogueros les gusta esto: