Apología intencional de la gilada por AM (Perfil 15/3/2014)

15 marzo 2014 at 9:16 11 comentarios

Apología intencional de la gilada

Por ANA MARÍA *

Un 31 de diciembre por la mañana, mientras la oyente preparaba la cena de Año Nuevo, sus hijas volvieron de la plaza con un pichoncito de gorrión que había caído de su nido. Era la nada misma: sin pelo, flaquito, casi muerto. Sin esperanzas, lo cuidaron, le dieron de comer y milagrosamente Alelí –así lo bautizaron– sobrevivió o volvió a vivir, como dijo Mabel de Ramos Mejía. Incluso se puso bonito. Alelí entendía todo. Le decías: “Vení” y volaba al hombro de quien lo hubiera llamado. Ella le decía: “Alelí andá a despertar a Juan” y Alelí levantaba vuelo hasta el cuarto de  su hijo y le revolvía el pelo al muchacho para que se despertara. Todo el barrio conocía a Alelí. Un día vino el cuñado de Mabel y el marido se puso a mostrarle unas cosas. Ella cebaba mate con el gorrión al hombro. En una de esas se paró para llevarle un mate al invitado pero no se dio cuenta de que Alelí se había bajado del hombro y, ¡plaf!, lo pisó… Así fue el final del pajarito. “Horroroso fue, Rolando, HO-RRO-RO-SO”, con la voz entrecortada decía Mabel.

Ayer a la tarde escuché esta historia en la sección que Rolando Hanglin dedica a los pájaros. Me impresionó, me entretuvo también y si hubiera sido una persona que ama a los pájaros, me hubiera conmovido enormemente. Incluso hubiera llamado y dejado un mensaje con mi nombre, mi barrio y una  anécdota personal con mi canario.

 

A mí, por ejemplo, me gusta el programa de Teté Coustarot. Me gusta ella, me cae bien, me gusta que siempre tiene el pelo precioso. La quiero porque es de Río Negro, igual que mi tío Rodolfo, y escucharla me hace acordar a mi tío, que es simpatiquísimo, y a los veranos que pasábamos con mis primas en esa hermosa provincia. Dicho lo cual yo debería dedicar mis columnas a hablar de “Qué noche Teté” y usted, lector, si hubiera nacido en el sur de nuestro país o conociera a mi tío, valoraría mucho mi columna.

Pero si usted fuera pelado, pampeano y no conociera a ningún Rodolfo, mis columnas lo aburrirían y yo no estaría haciendo bien mi trabajo.

Usted, señor pampeano, tampoco podría criticarme, porque usted no sabe lo bueno que ha sido siempre mi tío conmigo y lo divertidos que eran los juegos que hacíamos con mis primas de niñas. Usted no podrá decir si mi comentario sobre el pelo de Teté es acertado porque no es quién para opinar sobre lo que a mí me gusta o deja de gustar.

La radio de hoy no trasciende la experiencia personal de los conductores. Víctor Hugo Morales se siente herido, maltratado, perseguido y hace un programa de gran producción con archivos y voces en off que justifican sus actos. No me siento capaz de analizar su audición. No es un programa de radio. De 9 a 13 en Continental hay un hombre que sufre y que intenta defenderse… Bueno, ojalá le vaya bien.

Si usted se levanta más temprano, va a creer que aún no se despertó y lo que escucha en ese mismo dial es producto de un extraño sueño: Nelson el Doctor Castro hace el pase con su nuevo amigo Víctor Hugo. La semana pasada mantenían una charla muy amena sobre el maravilloso carnaval de Lincoln, celebrando la buena idea del intendente de premiar a sus habitantes con un concierto gratis del gran Chaqueño Palavecino. Ahora el pianista de TN y el relator culto son íntimos.

Ojo que yo no juzgo la borocotización de nadie, pero sí el aburrimiento que produce que dos ex periodistas deportivos hagan duelo de melómanos. No hay un hecho relevante en todo esto, de música clásica sé poco, nunca fui a Lincoln y el Chaqueño no me gusta. No hay noticia porque el carnaval ya había pasado, el recital había sido y la pieza de Bach nunca me dijeron cuál era.

Longobardi en la mañana de Mitre hace una editorial apocalíptica cada día. Me encantaría poder ofrecerles una crítica prolija de lo que pasa en ese programa, pero tampoco. El tema era el desabastecimiento de nafta, la crisis petrolera, el mal manejo de YPF. Íbamos bien hasta que el argumento más fuerte fue que esa misma mañana Marcelo había ido a cargar nafta a la estación de Salguero y Figueroa Alcorta y estaba cerrada, entonces tuvo que desviarse. María Isabel Sánchez, la locutora, en cambio, no había tenido problemas para llenar el tanque en la de Cabildo y José Hernández, pero el doctor Cormillot, que es parte de la mesa, un día había estado esperando un largo rato en Córdoba y Dorrego para que al final, a la hora de llegar, al surtidor solo le quedara disponible de la premium, y eso a él lo indigna. A continuación, Rolo Villar contó de una prima guitarrista que tiene que es bastante trola, según él mismo aclaró, y cuando sube al escenario y le piden que toque “una que conozcan todos”, se pone las manos en la entrepierna. Imagínense que yo acá, por mucha experiencia que tenga en el análisis de la AM, no voy a opinar si está bien o mal que  Longobardi se quedé sin nafta o si Cormillot llegó tarde a ver a sus gordos por el problema de la falta de súper…

¿Debería ponerme a escuchar el revolucionario programa de Magdalena Ruiz Guiñazú y Lanata, y hacer una lectura seria sobre esta dupla opositora y el tratamiento que hacen de los temas de la agenda política? Me encantaría. Nada me gustaría más. Pero es un espacio demasiado privado el de los dos periodistas: hay  tensión sexual entre ellos, un juego de profesora experimentada y joven rebelde que el pudor hace que no pueda meterme ahí. Ella coquetea, le habla de cifras, de Budúes, de Chicones. Ella maneja el lenguaje, los tiempos, y él, embobado, dice “pelotudo”, “pelotudo”, “boludo”, “garca”. Con nervios, tose, ríe. Me incomoda. Nos dejan a mí y a los oyentes afuera de su mundo.

También hay programas que no pretenden informar, solo quieren entretener a sus oyentes. Bueno, a esos voy entonces. “Los tipos que andan con pendejas son todos unos hijos de puta”, plantea a las doce de mediodía Baby Etchecopar. Los oyentes llaman y dicen: “Sos un genio, Baby, yo pienso igual que vos, te admiro. Hay que matar a todos los que andan con pibas”. A Teresa el marido la dejó por la secretaria veinte años menor; se siente muy identificada con los dichos de Baby, nadie la entiende como él. A Aldo de Burzaco una vez se le insinuó una chica de veintitrés años y como él tiene códigos y es como Baby, la sacó cagando. Yo no tengo una opinión formada al respecto, así que hice el ejercicio de escuchar por unos días el programa, a ver si podía contarles algo. Pero un día se discutió si las viejas de más de sesenta eran todas boludas, otro sobre lo vagas que son las madres solteras y, finalmente, si el policía de la esquina de Uriarte y Nicaragua era puto. Me sorprendió la cantidad de gente que, incluso teniendo sesenta y cuatro y siendo mujer, decía: “Sí, Baby, tenés razón, somos todas unas boludas las de mi generación”, o “Sí, Baby, mi hija Marisa es una vaga y mi nieto de ocho, un tarado” o “Sííí, el policía ese lo veo siempre cuando paso por ahí y se la come: ¡Baby tenés razón!”. Sepan disculpar que, otra vez, no pueda ofrecerles mis servicios.

Mi trabajo consiste en escuchar un programa de radio y analizarlo. Tengo herramientas técnicas para esta tarea, parámetros comparativos, experiencia adquirida, conocimiento del medio. Acá la buena apariencia no cuenta pero sí mi buenísima disposición. En estos últimos meses me siento con mi libreta dispuesta a trabajar, enciendo el aparato y no hace falta más que girar la perilla para darme cuenta de que no tengo nada para hacer.

 

Hace tiempo escribía en estas columnas sobre el abuso de las consignas en los programas de radio, cómo el oyente era invitado a “hacer” el programa. “Tu mascota preferida”, decía el presentador, y miles de personas llamaban para hablar de Bobby el caniche, Toby el labrador o Jonás la iguana. Tres horas de valioso tiempo escuchando testimonios. Nunca logré descifrar si la intención de los directivos de las emisoras era fomentar la participación del público, dar frescura al medio o ahorrar sueldos de productores.

Hoy ya no sé qué pensar. Pero casi me animaría a decir que hay una apología intencional de la gilada detrás de la AM de hoy. La comunicación en los medios ya no es un bien público de expresión cultural, no trasciende la experiencia del conductor. El éxito queda sujeto a la empatía. Así que yo de ahora en adelante solo puedo hablar del brillo del pelo de Teté.

 

* Crítica radial. Escribe en el Blog Pan Rayado

 

Anuncios

Entry filed under: General.

http://www.infobae.com/2014/03/13/1549949-tomas-abrahamel-kirchnerismo-no-es-algo-nuevo-parte-1 Shakespeare contra la voluntad de creer

11 comentarios

  • 1. Ezequiel  |  15 marzo 2014 en 9:53

    Todo vale Tomás es difícil llegar a la contracultura y tampoco nadie sabe lo q es ja república #quevachache

  • 2. Ma.Cristina  |  15 marzo 2014 en 11:19

    Ana María, las AM que era un placer escuchar ya no existen, los temas que se imponen no atraen al oyente interesado en saber más, buscando FM encontré Vale, era muy agradable, pero desde hace un tiempo se dedica otro tipo de música. Dados mis largamente pasados sesenta, no me siento demasiado bol… pero tampoco me quiero ir al tango. Entonces apago y tomo un libro, si los quehaceres y mi nieta me dejan.

  • 3. Leonor Liliana César Güerri  |  15 marzo 2014 en 12:04

    Más pior todavía, las cargadas de Lanata a Martín Melo, a las que ahora se suman casi todos los demás, muy piolas ellos. Y ni qué hablar del Dr. Amor.

  • 4. Gustavo Romero  |  15 marzo 2014 en 17:33

    Muy buena nota. Entretenida y certera.
    Me gustaría leer algo sobre el programa de A. Dolina (“La venganza será terrible”) y sobre el nuevo programa de González Oro en La red, que hizo que Rial tenga una hora menos de programa.

  • 5. marlaw  |  16 marzo 2014 en 6:44

    Según creo, identificados con la sana alegría, que todas las mañanas propone a su audiencia el señor Marcelo Longobardi, se han aunado para auspiciarlo los fabricantes de los conocidos aperitivos: Amargo Obrero, Amargo Marolio, y el Santafecino “Lucera” .Próximamente me dicen también que se sumará, la reconocida casa de sepelios: “Làzaro Costa”.

  • 6. marlaw  |  16 marzo 2014 en 7:35

    El fenómeno (de algún modo hay que llamarlo) de la asidua participación ciudadana en las radios, se remonta, a mi juicio, a la crisis del 2002. En sus comienzos, lo que mas abundaba, de parte de la audiencia, era la queja, y la protesta. En un momento escuchar cualquier programa durante esa época, podía resultar algo extenuante y agobiador. Yo llegué a imaginar que la implementación de esta nueva variante se debía a una estrategia pensada desde los medios, para descomprimir la tensión social de ese momento.

  • 7. Sergio R.  |  16 marzo 2014 en 14:15

    FM 103.1 Vorterix. De 6 a 9 esta Sietecase y Romina Manguel. Eso sí, no es AM, así que el comentario de Ana Maria sigue siendo válido…

  • 8. roberto marcos nadaud le bihan  |  16 marzo 2014 en 15:15

    hace como 2 generaciones un español escribió un libro titulado “Este siglo de siglas”: banales, en que han devenido? :spots, supongo. hay una serie de palabras horrendas que saldran al ruedo : el locutor es el heraldo o el palafrén?: de seguro no los vamos a ver caminado junto a Pereira Mastroiani rumbo a los exilios, al vinoso Ponto en las cóncavas naos.
    nuestras tardes de radio han amanecido en tierras baldías, en tristes tropicos…
    RMN

  • 9. Gustavo  |  16 marzo 2014 en 18:47

    Yo antes lo veia a Baby Etchecopar cuando estaba los domingos a la medianoche en la tele. Era un facho. Y no sabia que Victor Hugo y Nelson Castro se habian amigado. No era que uno del otro hablaba peste? Todo cambia jjaja

  • 10. papiro cerrado  |  17 marzo 2014 en 11:41

    A.M., FM, T.V., cable, ley, literatura, ciencia , filosofia, politica, religion, guerra, masa, todo se volvio muy gay, muy cuidado, muy arreglado, inispido, insispido, acuatico. Falta fuego, idea, falta espiritu. Todo es rating, economia, numero, miedo.A eso se lo llama decadencia.Ni los sermones del Papa se comparan a la potencia de los de San Agustín.

  • 11. magu  |  18 marzo 2014 en 10:20

    ANA MARIA
    VICTOR HUGO es amante de la lirica: la opera alemana y la italiana, le gustan las puestas en escena, el carácter de las cantatrices mezzo sopranos, los estrenos, conoce muchos teatros del mundo. A veces tiene confusiones al aire, por ejemplo; una vez dijo EL CAZADOR PERDIDO en vez de EL CAZADOR FURTIVO o dijo UOLF en vez de VOLF (por WOLF) , pero dijo que lo pronunciaba asi para que la gente lo entendiera mas. Comenta con solemnidad (o excesivo respeto), pero informa, y hace mas de veinte años que se dedica a eso, su programa (el de Radio Nacional) se llama (o llamaba) “A TITULO PERSONAL”, y realmente nos ponía al dia sobre la actualidad operística y se nota que eso le gusta. NELSON es mas sinfónico contemporáneo, es muy dinamico para relatar, y para preguntar a invitados que saben, y su programa se llamaba “LO QUE EL VIENTO NO SE LLEVO”, pasaba piezas originales, inéditas o poco conocidas, de compositores conocidos, generalmente contemporáneos y contaba la historia sobre esos hallazgos (partituras escondidas, etc). La gente de radio nacional clásica – personal de planta, colegas conductores y oyentes- (que es mas exigente y critica que los alumnos preguntones de la UNIVERSIDAD DE HARVARD, lo llegaron a querer mucho, (creo que a VICTOR HUGO, algunos también, no se), pero no es buen pianista, toco mal con PABLO KOHAN, (se le perdona igual) como medico pianista era mejor el DOCTOR MARIO SOCOLINSKY. VICTOR HUGO y NELSON hacen EL PASE y LA PACE, gracias a la música que realmente ¿calma a las fieras?
    Los oyentes de algunos programas como los de PABLO KOHAN, y muchos otros, son tan conocidos como el propio conductor, y cuando no llaman, uno se pregunta si les paso algo, pero no cuentan cosas personales sino que aportan información sobre las composiciones, y a veces saben tanto o mas que los conductores, muchos son musicólogos, o profesores de música como SALVADOR AUSLENDER, CECILIA de BELGRANO, la señora MONASTERIO, etc.
    HANGLIN (Lo oye mi marido, como a R LEJMAN), hace algo bueno, porque entrevista a gente de otros países que al contar sobre la ciudad en la que viven, ayuda al que oye aunque jamás llame, lo entretiene e informa, es como GENTE QUE BUSCA GENTE, es bueno que los oyentes compartan información. Me gustan los programas jurídicos donde la consulta de un oyente sobre su caso particular, justo sirve al resto de los oyentes, aunque no llamemos, Bueno, saludos (dos paginas en EL OBSERVADOR del PERFIL del sábado, te vi en papel y tinta) no me anda el acento.


Categorías

Calendario

marzo 2014
L M X J V S D
« Feb   Abr »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

A %d blogueros les gusta esto: