Shylock

15 febrero 2014 at 9:25 29 comentarios

Shylock  (Primera  parte)

Haremos una lectura ingenua de la obra. La seguiremos de un modo lineal. Los acontecimientos determinaran nuestras impresiones con sólo seguir la trama.

Ingenuidad no quiere decir descabezamiento ni decapitación, y menos vaciamiento de ideas. No nos lavaremos el cerebro para dar a entender que jamás hemos oído hablar del personaje. Pero no discutiremos los argumentos que a lo largo del tiempo y en la dispersión de los textos, abundan sobre el significado de la obra.

[ Ver el texto completo ]

Anuncios

Entry filed under: Filosofia, General.

Discurso presidencial (Segunda Parte) La patria efectivamente está en peligro por los mismos que quieren salvarla

29 comentarios

  • 1. Gustavo Romero  |  15 febrero 2014 en 18:20

    “Shakespeare no es un ideólogo. Usa la ideología ambiente para romper la cáscara social y mostrar el veneno pasional. El mundo del asco, el del pensamiento primario, bajo y crudo, antes que el del discurso socializado. No desconoce esa cosa primaria que caracteriza a los seres humanos”.
    Pregunto: ¿Esa cosa primaria es invariante, una suerte de presencia necesaria en los seres humanos? ¿No cambia con el despliegue histórico y sus discontinuidades? ¿Hablamos de contenidos o de “formas” afectivas? ¿Son las formas las que permanecen invariantes? ¿Cómo analizar esta universalidad, si es que la hay?

  • 2. Tomás Abraham  |  15 febrero 2014 en 18:48

    no sé.
    no son universales, son singulares, variables, y son las mismas.
    la envidia, los celos, el asco, la adoración, el carisma…no son moldes afectivos huecos, ni son “históricos”.
    a un animal le importan un par de cosas: no perder su territorio, saber en dònde está la comida, y saber en donde está la salida.
    la etología y no sólo la historia, son inspiradoras de la filosofía.
    dixit deleuze.

  • 3. george  |  16 febrero 2014 en 1:28

    Parece que el padre de Portia no estaba preocupado por la manutención de su hija,mas bien privilegiaba como dato básico la audacia,que justificara tamaño salto al vacío,y como consecuencia de ello la implicancia de una considerable dosis de pasión no exenta de la mayor astucia,siendo ésta elemento esencial de supervivencia para este señor.Fiel alumna de su extinto ella da cátedra de sobra en cuánto a esas artes se refiere,parece hija de Homero,maestro en eso de disfraces y desenredar madejas.Según Freud el odio a los judíos obedece a una traslatio in filogénesis ligera por lo elemental,en la que los pueblos cristianizados a garrote no se animan a desanudar el estigma recibido,antes que ello mejor es culpar al ancestro donde todo empezó, y después de todo Jesús era un buen tipo.-“Moisés y la religión Monoteísta” Dixis-Freud

  • 4. Gustavo Romero  |  16 febrero 2014 en 4:17

    Me quedé pensando en tu texto y en tu comentario.
    Es un tema para seguir profundizando. Interesante la manera en que Deleuze toma la cuestión de la etología para pensar los cuerpos, la potencia de afectar y de ser afectado, las relaciones de lentitud y velocidad, el alimento y los venenos (descomposiciones). Quizás puedan pensarse varias de las obras de Shakespeare a partir de la etología, como es el caso de “El mercader de Venecia”, el tipo de encuentros que hay entre los personajes, y sus distancias, sus repulsiones.

  • 5. magu  |  16 febrero 2014 en 4:47

    DON ABRAHAM: Yo sigo enganchada con SHAKESPEARE EN RUSIA y más abajo (si lo permite) le pongo una rima sobre su ensayo, pero con respecto a su lectura sobre Shylock, no es ingenua, es de SHERLOK HOLMES o del DOCTOR HOUSE, casi. Me recuerda al VIEJO UCHA interpretada en cine por ENRIQUE MUIÑO, que todos sus hijos lo burlaban, lo despreciaban pero lo usaban. Acá es lo mismo, es cierto, demuestra cómo era la ética de la ciudad mercantil. Y lo personifica un poco estereotipado pero real, como eran, así como a la nodriza de JULIETA la hace rolliza y no por eso está en contra de las gorditas. Yo vi la vieja versión de LAURENCE OLIVIER con su segunda esposa JOAN PROWRIGHT (a propósito, ERROL FLYN iría mejor con VIVIEN LEIGH –la primera de LAURENCE- porque son coetáneos y británicos ambos), y creo que estaban JUDY DENCH y HELLEN MIRREN treinta años más jóvenes que ahora. Y luego vi la de AL PACINO. Pero ninguno de los dos me llegó a conmover, no pude identificarme, aunque la situación del personaje en sí, si me da mucha pena, mucha compasión. Muestra a un mundo crudo. Y pienso que el padre de SHAKESPEARE realmente podría haber sido carnicero, y él identificarse con JESSICA. Sobre las interpretaciones actuales (críticas) que ven sexismo, racismo, me tienen cansada. Porque en esa época la gente escribía con más espontaneidad, y no como ahora que se escribe para “educar en valores” pero la pedagogía carece de arte. La conducta de la hija tampoco es natural, es artificiosa, porque puede odiarlo al padre, pero no a ese punto, ), ahí se nota que lo escribe un hombre (o varios).
    Poe último nomás, hubiera sido un buen SHILOK, “ALAN BATES”, Y si realmente el espíritu de la obra fuera antisemita, lo habría hecho más servil e hipócrita al protagonista, y no lo es. Tienen que dejar a los escritores del pasado (consagrados) y a los del presente, escribir como ven las cosas y como las sienten, sin estarles encima para ver si tienen sentimientos indignos o no (tema WOODY ALLEN y presunto abuso de menores, aparte)

  • 6. philo  |  16 febrero 2014 en 12:18

    Coincido esta obra es “PERVERSA”. Tal vez Shakeaspeara no sea un ideólogo, pero la palabra tiene intención y poder, tal vez es cierto que su intención solo sea develar la sociedad en la que vive como lo han hecho la mayoría de los escritores, pero le confieso que especialmente ese libro me causo desagrado, pues si esa fue su intención no está claramente expresado y creo que en su momento y hoy en día sigue sirviendo para crear una imagen estereotipada del judío en los lectores no doctos.

    Cuando usted menciono lo invariante en el ser humano me vino a la mente la etología, pero también la psicología, la antropología, la neurociencia y la primatología. Todas están detrás de ese objetivo.

    La que más recientemente he consultado es la primatología. Con los primates compartimos el 98 % del genoma, tenemos un abuelo en común hombres, chimpancés y bonobos. Las tres son especies inteligentes y sociales que tiene tradiciones en culturales que se mantienen y refuerzan.

    Para estudiar la conducta humana siempre se la ha relacionado con la del chimpancé pues estos están organizados en comunidades jerárquicas, con coaliciones en torno a machos, tienen una primitiva capacidad tecnológica, son agresivos y xenófobos y el juego es solo parte de la infancia.

    Hace un tiempo se comenzó a estudiar a los bonóbos, que comparten el 100 % del material genético con los chimpancés, pero se han desarrollado como comunidad con otras pautas culturales, como consecuencia de quedar le otro lado del Río Congo cuando este se formó, en su organización social las jerarquías no son rígidas, las coaliciones son entre las hembras, son vegetarianos, no son agresivos, juegan en la edad adulta y el sexo es practicado para prevenir conflictos.

    Las diferencias entre ambos aparentemente se establecieron por los recursos escasos en el caso de los primeros y abundantes en el caso de los segundos.

    La pregunta es porque nos parecemos más a los chimpancés que a los bonobos, aunque entre los distintos seres humanos hay comportamientos de ambos, la hipótesis es tiene que ver con los recursos y la forma de organización social y ¿porque continua?, pues las reglas una vez que existen tienden a mantenerse entre los individuos,

    ES tan vasto el terreno para entender el comportamiento humano, la neurociencia habla de tres cerebros el reptiliano , el límbico y el neocortex formados en distintas etapas de la evolución pero que hoy que conviven y están en continua puja.

    Por fortuna de alguna manera el pensamiento filosófico, es decir la pregunta por “el porque” está en todos los campos. Y se van produciendo acercamientos a la respuesta, podríamos decir que nos vamos acercando al límite donde se encuentra la respuesta, no si es posible llegar a él. Pero tal vez si llegamos al límite como en la matemática se logre encontrar la derivada .

    No me gusta escribir textos largos, esta vez me entusiasme, por supuesto yo hincho por lo bonobos, jaja

    Me fui de Shakeaspera en la segunda parte vuelvo, pero hago una reflexión ya que mantenenos nuestras costumbres culturales y la percepción de ser humano se construye entre otras cosas a través de los relatos, tal vez si cambiaramos el relato, podríamos lograr un cambio

    saludos

  • 7. David  |  16 febrero 2014 en 20:11

    Ante tanta profundidad solo puedo decir una cosa:
    http://m.youtube.com/watch?v=140S4LkQxxA#

  • 8. roberto marcos nadaud le bihan  |  17 febrero 2014 en 12:14

    “porque nos parecemos más a los chimpacés?” porque son chantas, zafaron con los zoológicos: generosas provisiones de bananas, con los circos: el amor del público, con las Univesidades: sujetos de memorias y becarios, con Tarzán: Chita en el Hollywood Walk of Fame, qué más querés… .

    RMN

  • 9. Maria Acevedo  |  18 febrero 2014 en 2:31

    Considero que en la literatura buscamos de manera perpétua héroes o mártires. A quién detractar, enaltecer o criticar ferozmente. Creo que Shakepeare nos ha demostrado que somos, como decía Borges, la gran triple bestia. El reflejo de todo lo que fuimos, somos y seremos. Criticamos a un Shilock y en el fondo queremos justicia con nuestros parámetros y esa obra inglesa habla de cómo administramos esa justicia hacia los demás, que son diferentes a nosotros. Buena semana, no dejes de escribir. María Acevedo.

  • 10. george  |  18 febrero 2014 en 11:13

    Philo:Interesantísimo lo acotado.Enriquecedor.
    Roberto Marcos:Mmm no creo que los chimpancé sean chantas.En cuánto a lo inhumano del hombre y lo humano del chimpancé no tiene desperdicio “Informe para una academia” del sublime checo.Atte.

  • 11. Elías  |  18 febrero 2014 en 12:43

    Si bien mis días transcurren confundiendo al thinner con el toner, y al príncipe de Dinamarca con el omelet, percibo, intuyo, que no es necesario valerse de sutiles conjeturas o atrevidas deducciones para darse cuenta que la frase: “la gran triple bestia” nunca pudo haber sido escrita por Borges. La razón es muy sencilla, es imposible concebir la idea de un Borges cacofónico.
    Goggle mediante, confirmo que la frase correcta es: “la larga y triple bestia somos”.

    PD tampoco creo que los chimpancé sean chantas, de lo contrario estarían ocupando un sinnumero de reparticiones estatales, quizá con mejores resultados para el país que los actuales funcionarios en vigencia.

  • 12. Esperanza  |  19 febrero 2014 en 9:46

    Al mercader lo han esquilmado, queda empobrecido, humillado pero en mi pensamiento seguramente saldrá adelante. Está en su cultura y en su historia levantarse, sobreponerse a la crisis. (me da escalofríos Jessica, que llenándose la boca con criticas a su padre no le tiembla la mano cuando vende las joyas para disfrutar de una vida de riquezas sin reparar que esas joyas su padre las obtuvo gracias a ser como es). Dualidad que me deja pensando…..
    Eso sí… para no tropezar de nuevo con la misma piedra el mercader debería aprender dos lecciones:
    la primera: no ser tan ingenuo y la próxima vez interpretar con mucha atención la letra chica del relato, perdón, del contrato.
    Y la segunda… el odio, el sentimiento de revancha, la venganza, el rencor no conducen a nada bueno. La historia tendría un final totalmente opuesto para Shilock si hubiera aceptado la clemencia que pedía Portia. Tal vez hasta lo hubieran empezado a respetar.
    Hay una tercera y tiene que ver con la ambición desmedida, enferma. Esa misma que haría que el ser humano aunque viviera del lado del río del bonóbo se comportaría siempre como un chimpancé. El límite del primate es satisfacer sus necesidades básicas…. El ser humano no tiene límites, puede atesorar cada vez más riquezas, puede tener cada vez más poder.
    Es interesante ver como esa ambición desmedida se vuelve en contra del personaje y le hace perder lo más valioso para él…. el amor de su hija . En este punto no puedo dejar de hacer un paralelismo con: ambición de riquezas y poder desmedidos, cuentas aquí y allá, y por otro lado la duda que carcome: ¿habrá sido esa ambición desmedida la causante de la pérdida de seres tan apreciados como puede ser un hijo varón o un esposo?
    La obra es muy perturbadora, prefiero Disney , pero quiero rescatar una conclusión: el ser humano tiene una herramienta para autolimitarse: la llaman inteligencia emocional.
    Es esa inteligencia la que necesita desarrollar para no dejarse llevar por la ambición desmedida y por el odio. Pruebas suficientes hay para entender que ambos conducen a caminos muy retorcidos y obscuros.

  • 13. David  |  19 febrero 2014 en 14:09

    Los cientificos confirman que el hombre comparte el 70 % del genoma con un gusano marino que solo tiene boca y ano, los opresores en general festejan…

  • 14. roberto marcos nadaud le bihan  |  19 febrero 2014 en 17:32

    :compartimos el 100% del genoma con Caín y Abel, algunos camino de la tierra de Nod, al este del Eden y otros regamos de sangre las viñas de la Ira “en los cementerios bajo la luna”, en los osarios barridos por el sirókos….
    andá preguntale a los monos si no quieren el 2% que el jouer de dés, fullero cósmico, les ilusionó.
    creyeron que eran tésserae lusóriae, pero no, el Hacedor de etimologías tenía en la luz de sus ojos a Ajax y Aquiles haciendo restallar los dados en exámetros dactílicos kataléptikos.
    fué el azar y la guerra y no un plátano.

    RMN

  • 15. roberto marcos nadaud le bihan  |  19 febrero 2014 en 17:50

    tomás: “historia, etología, inspiradoras de la filosofía: ” la Cosmología aristótelica, vive una vida propia en la plenitud de un presente diferenciado, donde, para escándalo del entendimiento, tambien es posible situar las provocaciones de Baselitz, el azul de Ives Klein y los Happy Days de Beckett” por dónde se empieza?

    RMN

  • 16. roberto marcos nadaud le bihan  |  19 febrero 2014 en 18:07

    tomás: dime de shylock, trabaja para los Judenräte, o ha elegido el abismo de la Resistencia judía: se acerca la noche del Pésaj.
    quién conoce el corazón secreto del reloj…
    RMN

  • 17. santiago  |  19 febrero 2014 en 19:03

    Creo que es muy bueno el escrito de Abraham, es cierto que esta obra gira en torno a la perversión, a la perversión sobre la ley. Cuando era chico leía Asterix y me acuerdo que una conclusión a la que llegue es que Goscinny, para inspirarse en el guión, tenía muy en claro algún tipo de pasión humana a partir de su experiencia vivida y luego buscaba el contexto histórico donde mejor reflejar esa pasión. Asterix es una historieta para chicos pero los personajes sin duda tienen sus psicologías. Con Shakespeare, más de grande me pareció que pasaba lo mismo. En otro post dije que el rey Lear me parecía que todo giraba alrededor de la avaricia, y que la lección estaba dada en el propio Lear aunque todos los personajes se ven afectados a veces mas, a veces menos por la misma avaricia. Con el mercader de Venecia pasa lo mismo con shylock y sus personajes respecto de la la ley y la perversidad que genera el dinero frente a esta. Con Otelo respecto de la confianza y su defecto los celos, con medida por medida Angelo representa el problema de la “leguleyidad” mas allá de la justicia. En mc Beth la ambición y la consecuente superstición, es decir uno es supersticioso porque es ambicioso, sin ambición no hay superstición. En hamlet el deseo de inmortalidad y la total inconsciencia de dicho deseo. Y así.
    Platón y los tragedistas fueron medio los que inauguraron esto, creo. No estoy descubriendo nada, y quizás me equivoque. Pero a lo que voy con todo esto es que creo que lo que hace a los autores clásicos es esa sabiduría o introspección que poseen para poder dar a entender con ejemplos vividos como somos los distintos tipos de hombres y como nos vemos afectados entre nosotros. Y creo que por eso, los que ambicionan por demás, para justificar sus pasiones están tentados a ser supersticiosos como mc beth y creer en el destino.
    Un saludo.

  • 18. philo  |  19 febrero 2014 en 22:44

    George va un “me gusta”.
    Me debo la relectura de Informe del señor K para este año, pero con otra mirada.
    Saludos.

  • 19. David  |  19 febrero 2014 en 23:07

    Pronto: la Hermeneutica de Nadal

  • 20. george  |  20 febrero 2014 en 14:39

    Santiago:Muy buena su reseña a modo de sintética paráfrasis de diversas obras del bardo.No concuerdo del todo con la naturaleza de la superstición descripta.No descubro nada al decir que es la anticiencia,aunque mejor que eso es una estocada al racionalista erudito,En tanto no se la puede explicar,menos aún conocer su fuente,es inmanejable.De allí que coloca a reyes,rico-hombres,doctos,codiciosos,sencillos marginados,en fin a todos por igual. Con sólo saber eso los humildes ya lo festejan.Es el antipoder.Atte.

  • 21. santiago  |  20 febrero 2014 en 15:18

    La reseña es demasiado simplificadora, pero mi hipótesis es que estos grandes autores se basan en alguna gran pasión humana para inspirarse y luego buscan el lugar y los personajes. No tengo idea de estas cosas, igual no creo que este descubriendo algo nuevo jajajaja.
    Voy a explicar porque relaciono superstición con ambición. Una vez en algún post del blog –no recuerdo cual- le conteste a Philo cual es la que creo la diferencia entre creencia y superstición. Digo que para ser supersticioso hay que ser primero ambicioso, porque la ambición es lo que genera una creencia errada. Me explico. Si uno no esta contento y en paz consigo mismo por celoso, por envidioso, por vanidoso, por orgulloso, etc, y va a buscar afuera de uno en el mundo solucionar ese problema ahí comienza la ambición (Obviamente pocas veces la ambición no es corrosiva, es corrosiva la ambición si nace de caracteres negativos envidia, vanidad, los que dije arriba etc.). Y la ambición vuelve supersticioso a uno, si ese uno no tiene la suficiente sinceridad con uno mismo de reconocer que lo que busca lo quiere el mismo y no es mandato de la naturaleza humana, ni un mandato de la ciencia, ni un mandato familiar, ni social, ni un mandato del destino, ni un mandato de la religión. Digámoslo así: si uno renuncia a su libertad por una pasión egoísta, cualquiera sea esta, y si uno encima intenta justificar esa pasión con algo más allá de uno, es imposible no caer en la superstición.
    Un saludo.

  • 22. santiago  |  20 febrero 2014 en 15:44

    George, recién te escribí sobre la naturaleza de la superstición, ya va a salir. Me falto esto. Si mac beth no les cree o no les hace caso a las brujas: que hubiese pasado? Además el personaje es psicológicamente un supersticioso. un saludo

  • 23. marlaw  |  21 febrero 2014 en 1:09

    Pido perdón por intervenir comedidamente, pero creo la ambición nada tiene que ver con la superstición. En principio la ambición no es un sentimiento negativo, por esa razón a menudo se habla de ambición desmedida, pero en este caso es la desmesura, pero no la ambición la causa del problema. No advierto como se puede llegar a relacionar cosas que transcurren por diferentes andariveles.La superstición se relaciona con el temor, con el temor irracional a lo desconocido Somos supersticiosos cuando creemos que un objeto o determinado comportamiento, ( como en el caso del personaje del neurótico obsesivo, que desempeña Jack Nicholson en el film “Mejor Imposible” cuando trata de avanzar por la misma línea de baldosas llevadose a todo el mundo por delante) nos va a proteger de determinado e imaginario peligro. En cambio la ambición es el motor que nos impulsa a alcanzar logros u objetivos que se encuentran distante de nosotros y que requieren de nuestro mayor esfuerzo. Sí no existiera la ambición, la humanidad ni siquiera habría llegado a inventar la rueda

  • 24. roberto marcos nadaud  |  21 febrero 2014 en 8:27

    a inventar la rueda y los hornos Topf y los Informes a la Academia.
    RMN

  • 25. santiago  |  21 febrero 2014 en 10:33

    Hay ambiciones positivas, no lo estoy negando. Solo digo que son dos nomás. Pero creo que estamos en un problema semántico. En verdad el término ambición tiene un sentido peyorativo, pero desde hace un tiempo, por el materialismo-consumismo se ha degenerado la cosa y “las agencias de marketing” –estoy siendo irónico- nos quieren convencer que la ambición es cosa buenísima, esta de moda verlo así. Pero usted llama ambición a lo que yo llamo superación. Porque la ambición no es un deseo de superarse nada más, la ambición también tiene que ver con los demás, con destacarse del resto haciéndose famoso, rico, ilustrado etc. En la ambición uno está definido y obligado siempre por el marco cultural que lo rodea, no se puede ser autentico. En la superación en cambio uno elige quien lo define porque uno nunca se siente obligado a destacarse en el mundo solo quiere lo mejor para si y, en consecuencia, para los demás también. Con la ambición los demás importan solo como admiradores-aplaudidores- títeres-esclavos. Un saludo. (Cuidado con lo de los andariveles, a todos nos pasa)

  • 26. Lidia  |  21 febrero 2014 en 12:56

    Ki-Shylock , nuestro flamante ministro !!!!

  • 27. Elías  |  21 febrero 2014 en 13:45

    Si Lorenzino se hubiera enamorado de Jéssica Cirio la canasta familiar no habría aumentado un 20%. ¡Echen al guionista!

  • 28. george  |  21 febrero 2014 en 19:34

    Supongamos que Santiago quiso decir codicia,y saquemos la sana ambición de este entuerto,pero creo entenderlo perfectamente donde puntualiza que la superstición está en ir a buscar remedio de los pesares del alma,tales como envidia,orgullo,etc. en cosas externas,encima para males esos objetos externos han sido sancionados como valiosos por la sociedad,obviamente falsamente valiosos.Igual creo que M`c Beth habría aceptado cualquier cosa que lo llevara a su objeto de codicia,sea ciencia o anticiencia.
    Se me ocurre que la superstición no anidará en la codicia misma,sino en la pereza y la vanidad,el no querer reconocer que algo pasa dentro del alma y no fuera.Atte.

  • 29. David  |  22 febrero 2014 en 2:00

    si, y codicia son el 90% de las actitudes del hombre moderno pero la modernidad ya paso. Vampirismo para todos


Categorías

Comentarios recientes

andrea en DENUNCIA POR USURPACIÓN DE…
Aldo en Bitácora 74
Marcelo Grynberg en Bitácora 75
marlaw en Bitácora 75
marlaw en Bitácora 75

Calendario

febrero 2014
L M X J V S D
« Ene   Mar »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
2425262728  

A %d blogueros les gusta esto: