Ricardo II

22 octubre 2013 at 10:36 15 comentarios

Seminario de los jueves

Ciclo sobre Shakespeare

Ricardo II

Gustavo Romero

 

Este trabajo consiste en un análisis de la obra Ricardo II, representada por primera vez en agosto de 1597. Si bien la cantidad de personajes es abundante, el núcleo argumentativo de la tragedia está puesto fundamentalmente en dos: Ricardo II y Bolingbroke (futuro Enrique IV). Con tan sólo diez años de edad, Ricardo II es ungido rey; veinte años después, el ejercicio de su poder muestra los signos de un naufragio que no tiene retorno. Es rey “de derecho”, pero “de hecho” su legitimidad es casi nula. Los distintos estamentos del orden social se muestran descontentos, sobre todo cuando determinadas resoluciones del rey son vistas como puramente arbitrarias y criminales. [ Ver texto completo ]

Anuncios

Entry filed under: General.

entrevista en plan M el 16/10/2013 otro virus

15 comentarios

  • 1. Lidia  |  22 octubre 2013 en 13:06

    Yo soy una enamorada de Enrique VI. Ricardo II, en mi opinión, no logra alcanzar el nivel literario de sus predecesoras, lo que hace que, siendo más corta, te resulte un poco pesada. No obstante hay que destacar el exhaustivo y preciso trabajo del que escribió este ensayo , saludos a Romero ,…. Ese seminario de jueves ¡¡ que misterio !!
    y a Usted Abraham por dar al blog tan lindas lecturas

  • 2. marlaw  |  22 octubre 2013 en 16:48

    El trasfondo institucional queda en un segundo plano. Monarquía o República plebiscitaria, lo mismo dá. Estas obras son realmente clàsicas, porque las tragedias que describen son atemporales

  • 3. Juan Martin Masciardi  |  23 octubre 2013 en 18:11

    Cómo estás Gustavo! Leí tu texto, interesante tu exposición sobre esta tragedia de Shakespeare. Segundo texto tuyo que leo, el primero fue sobre Platón y la nomocracia en el anterior libro del seminario de los jueves. Si no te parece mal comparto tu textos en la fan page de mi blog en facebook. Te comento que comencé un curso de una vez por semana en mi facultad sobre dramaturgia. Lo organiza el dpto. de letras. Me han dado un documento algo básico, como introducción, sobre teatro y su composición y alguna obra que leer. Por mi cuenta estuve leyendo el fin de semana pasado, Rey Lear, Un tranvía llamado deseo y el momento oportuno de W. Saroyan(esta es una comedia-dramática) No puedo dedicarle todo el tiempo que quisiera porque tengo mucho que estudiar en mi carrera. Por cierto, no leí todavía Ricardo II así que mucho no podría opinar o agregrar a tu texto. En cuanto pueda lo saco de la biblioteca.
    Por cierto, logré hacer imprimir el libro de Deleuze sobre Spinoza que me habías recomendado en un comentario anterior. Me ha venido muy bien pero por el momento no sé cómo voy a comenzar la exposición de mi mesa de moderna. Para colmo no sé que problema burocrático hay que parece ser nos impediría rendir materias de tercero si no hemos rendido antes un idioma moderno!!!! así que hay algo de revuelo con eso en la facu. Porque por lo gral. nadie rinde eso hasta final de carrera. Yo pensaba rendir francés porque tengo una base de unos años que estudié en la alianza de san juan. En fin, la facultad y sus burócratas. Es loco porque ya antes rendí materias de tercero y sin problemas. Un abrazo grande y te felicito, también al grupo del seminario, por el trabajo que hacen. Espero participar alguna vez. jajaja

  • 4. santiago  |  25 octubre 2013 en 18:23

    Enseguida que escuche lo que decía Alfredo Casero en el programa de lanata pensé en las denuncias de estafa ideológica que Abraham viene denunciando hace rato.
    Igual creo que esto de la estafa va mas allá de lo ideológico o lo pseudoreligioso, esta postura de violencia moral es algo bastante humano, cotidiano digamos. Hay algo que parece no aceptar el escepticismo moral o relativismo moral –generalmente muy vinculado a la gente que piensa de verdad- y si aceptan estas ideologías o pseudoreligiones, aceptan aunque sea de una manera falsificada ejercitando una especie de pragmatismo moral, haciendo violencia a la realidad a través de una moral ideológica –sea leguleya o utilitaria-. Lo que aceptan, digo, es que cuando vivimos tomamos posturas frente a los hechos, es decir por mas neutralistas que nos hagamos o por mas justificaciones que busquemos, al comer determinadas cosas, al vestirnos de determinada manera, al hablar de distintas formas, al trabajar de esto o aquello, al elegir, al vivir, estamos afirmando un estilo de vida mas allá que en lo externo podamos no adherir a ninguna ideología o religión. Esta aceptación de la realidad moral, aunque sea violenta y falsificada los pone en ventaja frente al relativismo o el escepticismo porque la mayor parte de las personas no se plantean estas cuestiones morales por falta de tiempo o porque no tiene ganas o porque por su cómoda posición le conviene seguirlas y simplemente siguen la costumbre, la tendencia de la moda, lo que impone la tradición progresista o la tradición conservadora, por eso digo que esta estafa ideológica o religiosa es algo bastante humano. Y por eso estas falsificaciones ideológicas encuentran un lugar común y de fácil defensa cuando critican a sus opositores diciendo que estos son tibios, que le hacen el juego a la derecha o al diablo, que son herejes, pecadores, cipayos, vendidos, petardistas (en el caso de usted Abraham) y que lo que les pasa es que no se animan a embarrarse cometiendo actos de corrupción o a ensangrentarse cometiendo asesinatos por el “bendito” fin. La dualidad propuesta es muy fea, ejerce una violencia a la realidad a través de un recurso moral que embauca por la ingenuidad a la gente que trabaja para vivir y que debe creer en un orden. Dualidad de la cual es muy difícil salirse. Encima aunque los que representan dichas ideologías vivan de una manera contraria a la que predican, estos, al decir que asumen una postura frente a determinados hechos, hacen creer que se juegan la vida solo con andar levantando banderas por unas causas y dejan mal parados a los que piensan de verdad tildándolos de tibios, herejes, inútiles, y una larga lista de “indeseables” sociales. Esa perversidad es compleja, es muy difícil de disolver porque una vez que aceptamos y nos acostumbramos, nos imponen una opinión como un hecho y es difícil salir de los lugares comunes de la discusión política (por ejemplo en el caso de cómo se instalo la discusión en el tema de los trenes: suponiendo verdadera la teoría oficialista de los chóferes kamikases: ¿quien eligió a esos chóferes? ¿Porque no estatizaron antes la línea sarmiento si el problema sindical de verdad ponía en riesgo la vida de las personas que viajan? ¿Porque dejaron que las cosas llegaran a ese estado? ¿Quien es el responsable “moral”? Es la corrupción, la corrupción a gran escala es una forma de asesinato indirecto).
    Creo que siempre del escepticismo o relativismo ilustrado se pasa a esta especie de pragmatismo dominante y que la única forma de salir de este circulo vicioso es aceptar y reconocer que la legitimidad de un régimen determinado se da en el reconocimiento y aceptación de las subjetividades particulares, desde el primero al ultimo, del pasado y del presente, esto es legitimo -va mas allá de lo objetivo- y no se puede permanecer escéptico o relativo frente a este hecho y que cualquier violencia a la aceptación de las subjetividades es algo que esta mal moralmente hablando, que debe ser censurable, aunque afirmar censurable, “mal” y “moral” en una misma frase quede muy feo estéticamente. Desde ahí se puede empezar a construir, no hay otra manera me parece.
    un saludo.

  • 5. santiago  |  25 octubre 2013 en 18:26

    Gustavo ayer leí tu escrito, otra vez me pareció excelente. Sin nada para decir. Ayer fui a ver el seminario pero no tuve tiempo para felicitarte porque tenía que rajar rápido. Ando medio sin tiempo últimamente. Un abrazo.

  • 6. Juan Martin Masciardi  |  25 octubre 2013 en 19:34

    ¨ Esta aceptación de la realidad moral, aunque sea violenta y falsificada los pone en ventaja frente al relativismo o el escepticismo porque la mayor parte de las personas no se plantean estas cuestiones morales por falta de tiempo o porque no tiene ganas o porque por su cómoda posición le conviene seguirlas y simplemente siguen la costumbre, la tendencia de la moda, lo que impone la tradición progresista o la tradición conservadora, por eso digo que esta estafa ideológica o religiosa es algo bastante humano¨ una vez un profesor en mi facu me dije luego de leer un texto mío: ¨Usted tiene un serio problema, ordene mejor sus conceptos¨ Imagino que usted Santiago tiene mucho tiempo para pensar Las Cuestiones Morales. Qué tiene que ver todo este texto llorón sobre Shakespeare!!!!!! En verdad lamento los dos últimos post del profesor Abraham porque no han hecho más que generar todos estos comentarios llorones con olor a moralina quejona. Con señoras que en lugar de mirar novelas se sientan frente a una compu para escribir en un blog de filosofía: qué bonito su texto tomás. o mi solidaridad con casero, etc, etc. Se imaginan todo un año con veda electoral? con militantes estudiando en sus casas o matándose, quién sabe, con fútbol sin propaganda política; posiblemente, seguro, muchos descubrirían que la vida así no tiene sentido. y las iglesias como antaño se llenarían de personas!!! no es fácil elegir una religión, porque hay muchas. Debe ser feo morir de inanición. Perdón Gustavo por mi comentario en caliente. La verdad que todo esto me tiene podrido. Porque no hay vías de fuga que no este contaminada.

  • 7. philo  |  26 octubre 2013 en 16:56

    Señor Juan supongo que cuando habla de señoras me incluye por lo tanto le contesto. Como señora, como docente, como persona que ha tenido una larga y prolífica trayectoria de vida le digo:

    Usted tiene un serio problema, es pesimista, hace juicios y es un tanto resentido, le sugiero que “sea usted el cambio que quiere ver en el mundo”

    Otra cosa a sus ideas siguen faltando orden

    Mis disculpas Gustavo

  • 8. Gustavo Romero  |  26 octubre 2013 en 19:59

    Amig@s:
    Paren las rotativas. Hay veda.
    ¿Qué les parece si aprovechamos estas horas de silencio para meditar y pensar cuestiones filosóficas, literarias e históricas presentes en Shakespeare?
    Pensemos por qué los reyes de Shakespeare cuando pierden el poder dicen que son “nada” (Lear, Ricardo II, por ejemplo).
    Pensemos.
    Gracias Lidia, Santiago y Juan Martín por sus felicitaciones.

  • 9. Claudia  |  27 octubre 2013 en 12:25

    A GUstavo Romero, estuve leyendo su trabajo y me gustó.
    Quisiera recordar a todos un pasaje del Quijote en dónde dice que todos somos como las fichas del ajedrez , cuando están sobre el tablero tiene cada un su función rey, alfil, peón. Pero cuando se termina el juego todos van amontonados en la misma caja.
    Gracias también al profesor Abraham que nos da la oportunidad de este espacio.
    Claudia

  • 10. santiago  |  28 octubre 2013 en 0:51

    Discúlpame Gustavo por el comentario ese largo, le erre de post. Después lo mande al de casero pero no salió.
    Juan Martín estas cuestiones morales no las pienso mucho, solo las percibo y las traduzco con el lenguaje que tengo a mano, se debe notar. Igual me causa gracia, me parece bien que te enojes jajaja.

  • 11. rodolfo lópez  |  30 octubre 2013 en 13:31

    Gustavo, gracias por este trabajo lo leí de un tirón. Y tal vez lo lea de nuevo, muchísimas cosas en él me interesaron: el contexto histórico, el análisis que hacés de lo teatral. Maravilla en Ricardo II que a medida que pierde poder político su lenguaje crece en calidad poética! Saludos.

  • 12. JuanMartin Masciardi (@MartMasciardi)  |  31 octubre 2013 en 15:40

    Santiago, festejo que te cause risa mi comentario porque no me corresponde andar censurando nada ni a nadie. En fin, mis disculpas por el exabrupto. Te mando un abrazo y te invito a leer algo que escribí sobre una obra de alejandro casona, los árboles mueren de pie. te mando un abrazo grande y qué bueno que te rías. jajaja

  • 13. santiago  |  31 octubre 2013 en 18:32

    Ya había tu post. Pero nunca leí esa obra. Me río espontáneamente, en el buen sentido, no gastándote ni para nada, sino viendo que te comprometes con lo que lees. Esas reacciones, como la tuya, antes las tenía bastante seguido pero el tiempo vivo sirve para aumentar un poco la espera, la comprensión, a veces. Por eso creo que te entiendo, me di ese lujo. Pero insisto que me gusta que un comentario mío te genere algo con la fuerza para contestarlo, para exponerte vos, aunque sea negativo el comentario hacia mí. Pero buen. No soy muy leído Juan Martín, pero no porque no me guste leer sino por una especie de ascetismo pensante. Quizás repito cosas que otros dijeron, pero me pasa que cuando leo relaciono demasiado y me quedo pensando y eso me saca concentración para otras cosas que tengo que hacer en la vida. Y además no me importa mucho ningún tipo de evaluación humana, ni del par, ni del padre, ni del profesor, ni del jefe, ni del sistema etc, la única evaluación que primero me importa es la que la que yo considero de Dios. Aunque soy demasiado dejado. A mi no me interesan mucho las fugas y esas cosas, me interesan los encuentros porque considero que en verdad vivimos constantemente fugados –aunque no nos demos cuenta- y, encima, con unas ínfimas chances de encontrarnos.
    Un abrazo che.

  • 14. Ignorante Primero  |  3 noviembre 2013 en 16:34

    La verdad sobre shakespeare: http://www.youtube.com/watch?v=999mLuLm32E

  • 15. Carolina Lussich  |  19 noviembre 2013 en 13:17

    Me gustó mucho este artículo sobre Ric II. Me despertaron ganas de leer la obra.
    Cordiales saludos


Categorías

Calendario

octubre 2013
L M X J V S D
« Sep   Nov »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

A %d blogueros les gusta esto: