Un momento de tregua en la joven democracia argentina (Perfil 13/10/2013)

13 octubre 2013 at 7:02 24 comentarios

Un momento de tregua en la joven democracia argentina

 

¿Qué pasaría con nosotros si el kirchnerismo se callara por un tiempo? ¿Qué efectos tendría que los de Carta Abierta cerraran el buzón un par de meses, los Kunkel, los Conti, los Kiciloff y Sandra Russo , se internaran en un monasterio trapense y la presidenta aprovechara por su lado el obligado reposo para meditar en silencio?

Propongo un ejercicio de imaginación sobre el clima político del que seríamos testigos o partícipes en una situación así, inédita, nada habitual desde hace años en que padecimos un bombardeo persistente en nombre de una entidad llamada modelo y su cobertura correspondiente con el nombre de relato. Subamos a este simulador de cabina y viajemos en el espacio-tiempo.

Gracias a este estado de calma generalizada, podríamos pensar con cierta distancia en estos treinta años de democracia e integrar hechos de variado tipo – algunos desafortunados como otros positivos –  en una nueva perspectiva.

No sería sorprendente que una vez los ánimos sosegados, llegáramos a observar que la década kirchnerista si bien no ha sido una década ganada, ni otra perdida, no ha sido peor que los interrumpidos seis años de alfonsinismo, ni que el decapitado delarruismo, el prolongado menemismo o el conspirativo duhaldismo.

Estos diez años han sido parte de una fase más en esta – ¿por qué no llamarla así? – joven democracia argentina. Es cierto que aplicar la palabra juventud a un país no deja de ser una referencia compleja. Un país no es una persona. Puede tener una historia milenaria, centenaria o breve. Pero este asunto de la duración no es garantía de la permanencia de tradiciones, ni de una buena salubridad política, ni de frescura o inocencia.

El envejecimiento, el desgaste o la dinámica, y menos la pobreza o la riqueza, de las naciones no se miden del mismo modo que en los seres vivos o entre individuos de nuestra especie.

Existen los jóvenes viejos, así también los veteranos que no se anquilosan y se amoldan a los cambios con llamativa flexibilidad. Esta cualidad o atributos relativos a la capacidad de mutabilidad, sí es trasladable en esta ocasión de las personas a las naciones. Pensemos que la vieja España salió del oscurantismo franquista  con un furibundo y acelerado destape además de una metódica y persistente democratización política. Y podemos pensar también en algo que nos concierne más directamente y es que si bien se supone que un joven está más abierto a los cambios y derrocha espíritu de aventura, en el caso de nuestro joven país, hablamos hace casi setenta años, o sea cuatro generaciones, el mismo idioma político, hacemos los mismos gestos, recordamos las mismas cosas e invocamos las mismas glorias.

Esto sucede cuando escuchamos a alguien de ochenta años, otro de sesenta, otro de cuarenta, y los de veinte. No me refiero sólo a la vigencia de la épica peronista sino a todo lo que se destila en su nombre a favor o en contra, ya sea desde el progresismo o el conservadurismo.

Por eso podríamos hacer un pequeño esfuerzo intelectual y disponer la necesaria buena voluntad, para aprovechar este momento de un kirchnerismo algo más lateral por los resultados de las Primarias y por la convalescencia de su Jefa, para bajar la guardia, dejar de velar la armas en un permanente estado de alerta, y reflexionar sobre estos treinta años de democracia incluyendo al kirchnerismo en este inacabado ciclo histórico.

¿Podemos llegar a decir que estamos aprendiendo a vivir en democracia? ¿Estamos en condiciones de afirmar que  a pesar de los tumbos institucionales, la ciudadanía ya no acepta ciertas cosas que pongan en peligro su mundo de derechos y de libertades?

Una situación como la actual debida a este escenario de reposo y de derrota electoral oficialista, pueden ayudar a pensar en nuestro país más allá de trincheras y chicanas. En la medida en que el kirchnerismo no se coloque en el púlpito de quienes han refundado a la nación, que no se unjan como depositarios de superioridad moral por juicios a represores, que se calmen un poco estos supuestos viejos combatientes que se auto-homenajean como juventud maravillosa, si mengua aunque sea un instante la rediviva gesta sanmartiniana en unión continental con el indómito espíritu bolivariano por la Patria Grande, si podemos por otro lado, poner un freno a la andanada de reacciones, respuestas y actitudes reactivas que estos anuncios declamatorios producen, entonces, quizás, podríamos llegar a tener una visión menos irritable, un poco más abarcativa e integradora del kirchnerismo en los intentos de hace tres décadas por democratizar a nuestra sociedad.

De ahí el flaco favor que hacemos a este proceso de pensamiento aquellos que desde el campo cultural o desde la política, aprovechamos el avance electoral de fuerzas opositoras o la incomodidad de sectores fanatizados que hoy hablan con sordina, para contraatacar con saña, arrancándonos los pelos porque durante un mes tendremos nada menos que al maldito Boudou de Presidente, que nos soliviantemos por sentir que atacan nuestro pundonor republicano al estar presididos por un hombre que vuelve en moto a su departamento de puerto Madero luego de favorecer a un amigo en la impresión de billetes, muecas ampulosas que poco tienen que ver con el análisis político y que en lugar de mejorar, empeoran la retórica oficialista.

Por mi parte, rezo no sólo por el pronto reestablecimiento de la presidenta sino para que Boudou ni siquiera se resfríe, para no dejar lugar – Dios nos libre –  a la señora Betty Rojkés, fonoaudióloga nacida en Tucumán, que nos retraería al primero de julio de 1974 en que otra señora, María Estela, conocida por el nombre artístico de Isabel Gómez, asumía la presidencia de los argentinos.

Dado entonces este paréntesis en la hiperactividad mediática de la Presidenta y por el paladar suavizado de los principales candidatos al congreso de la nación, haré una lista de lo que podríamos haber aprendido oficialistas y opositores en estas tres décadas de democracia.

No más golpes militares después de que Alfonsín hiciera el juicio a la Junta, Menem borrara del mapa al sector carapintada y que Néstor Kirchner reiniciara los juicios y descolgara el cuadro de Videla. Se da por terminada de esta manera la larga marcha del siglo XX de golpes militares y fraudes patrióticos.

Cuando se dice que hemos aprendido lecciones de democracia como comunidad, nada asegura que el tema esté definitivamente encarpetado, el asunto terminado y que la ciudadanía por decisión unánime haya ascendido un peldaño político de una autocomplaciente madurez republicana. El evolucionismo no es una doctrina apta en cuanto a la historia se refiere.

Pero muestra una radiografía de un estado de la opinión pública que por definición es cambiante, enmarcada como está por situaciones históricas que nunca son las mismas.

A pesar de que en política no hay verdades absolutas, podemos sostener que la inmensa mayoría del pueblo argentino no quiere golpes militares ni tampoco golpes institucionales.

Otra lección aprendida es que hay un reconocimiento de que la inflación es un problema. El hecho de que un 25% de inflación sea para muchos una variable insostenible, muestra que en un país que tuvo varias hiperinflaciones, aumento de precios en el que nuestra actual cifra anual, era mensual, con antecedentes de ese tipo, más allá de desmentidas, estadísticas trucadas y polémicas entre entendidos, nadie cree que la inflación más allá de un determinado número es un incentivo sin dobleces y un fenómeno necesario.

Por el alfonsinismo hemos aprendido que el pluralismo es un acta pendiente. Por el menemismo hemos aprendido poco y nada, quizás una mejora en algunos servicios, una cierta voluntad pacificadora, oscurecida por hechos tenebrosos como Amia, Río Tercero y el asesinato de J.L. Cabezas.

La Alianza no dejó nada, por el contrario, sumó impotencia a la voluntad democratizadora.

Finalmente, el kirchnerismo puso sobre la mesa una serie de cuestiones ineludibles para el futuro si se quiere evitar que nos vendemos una vez más los ojos y retrocedamos a épocas amortizadas.

Enumeraré algunas. Reforma de la justicia. La ley de medios. En lo que respecta a estos dos asuntos pendientes, el hecho de que el gobierno trate de imponer su política de arrasar con adversarios, ocupar espacios de poder, tejer alianzas con sectores para reforzar su voluntad de hegemonía, deformar una necesaria democratización con trampas de todo tipo, el hecho es que a nuestra joven democracia se le debe tanto una reforma de la justicia que no será fácil por la resistencia corporativa, y una ley de medios que evite que empresas de multimedios se hagan dueñas de redes, contenidos, sintonías, etc, y que impida también que un gobierno se apropie directamente o por intermediarios, de medios de comunicación públicos.

En otro terreno, hay un reconocimiento de que el trabajo es una actividad imprescindible para la dignidad de cada habitante adulto, y mientras se esté desocupado  por sucesivas crisis económicas y sociales se tiene el derecho de recibir asistencia del estado, pero sin ser marginado por razones clientelares, de la sociedad salarial.

No podemos terminar esta serie de acuerdos tácitos sin mencionar que la inseguridad ha dejado de ser considerada una sensación producida por el interés de los medios de generar miedo en la población. Es un hecho, pero parece que todavía no hay consciencia de la gravedad de una situación en la que el delito coexiste con el colapso de todos los sistemas de protección de la población. La impunidad parece total y la impotencia gubernamental acompaña.

Esta realidad no es sólo responsabilidad de esta década, la tercermundialización de nuestra sociedad viene de largo, con sus consecuencias en términos de miseria, marginación y narcotráfico.

Es posible que en épocas anteriores, no haya habido una discusión como presenciamos  estos años sobre el rol del periodismo, el poder de los medios, el funcionamiento de la justicia, la obligación del estado de asistir a quien no tiene trabajo, la inseguridad…etc.

No tiene mucho sentido discutir qué fuerza política es la agraciada con el mérito de haber abierto el debate sobre estas cuestiones porque lo que importa es si se concretan en mejores leyes e instituciones.

Es más productiva esa polémica que todos los lugares comunes del discurso político que se nutren de generalidades como las de que hay que eliminar la pobreza, tener una sociedad más igualitaria, invertir más en educación, pensar en el largo plazo, prometer luchar sin descanso contra la corrupción ajena, y todo lo que se puede decir sin costo alguno, ni siquiera costo de pensamiento.

Nuestra joven democracia, entonces, está marchando. Este momento de tregua, debido a un retroceso electoral, y a una transitoria convalecencia de la Jefa de Estado, debería ser una oportunidad no restringida a un simulador de cabina con sus escenarios deseables. Se trata de bastante más que abroquelarse con un mismo acento tardoadolescente cuando se  sugiere escuchar lo que quiere la gente.

Un infortunio personal o un resultado electoral son accidentes que no valen de por sí para este momento histórico en el que algunos ven un cambio político. Para que éste ocurra se necesita mucho más que otra melodía o un obligado silencio , se trata de una nueva actitud política. La aprovecharíamos todos.

 

 

 

Anuncios

Entry filed under: General.

La isla de Shakespeare entrevista en plan M el 16/10/2013

24 comentarios

  • 1. Diego  |  13 octubre 2013 en 8:36

    El problema q tantos los viejos de la joven democracia y sus sucesores los jóvenes tienen enquistados el autoritario modo de como dirigirse al otro. Es una utopía la joven o la New democracia q se esta gestando. A decir de Cernuda el deseo es señal de nuestra insuficiencia.

  • 2. JuanMartin Masciardi (@MartMasciardi)  |  13 octubre 2013 en 15:33

    es un buen análisis sobre los 30 años de democracia y hasta me parece advertir cierto optimismo. pero discrepo con usted profesor. porque en general quienes dicen encarnar ¨la nueva política¨ en argentina están en ella quizá desde sus comienzos en la década del 80 o un poco más allá para no ser tan sebero. de igual modo quienes hoy ocupan distintas funciones en el oficialismo. el problema es que no han logrado solucionar nada, al contrario; los problemas de agudizan y las medidas que se toma son todas del tipo paliativas pero no solucionan nada. por ej. el asistencialismo en toda sus variantes, a mi ver necesario y lo celebro, pone de relieve la impotencia de crear políticas sociales reales que permitan a quienes están en la pobreza aspirar a vivir mejor. y digo a vivir mejor porque de eso se trata, de la vida. otro ej. la Seguridad, tema predilecto de medios y cientistas sociales que sólo conocen de marginalidad a través de ciertas bibliografía, es un problema enorme dentro de un problema aún mayor, se desprende como consecuencia lógica por los años y décadas de crisis, marchas económicas y retroceso, que expulsan a un sector considerable de nuestra sociedad y mientras no se piense en solucionar o pensar, como usted dice prof., eso; colocar cámaras, crear policías comunales o sacar gendarmeria a la calle es no resolver nada y más aún, profundizar el problema. sometiendo a un sector de la sociedad a la mirada estigmatizadora de las fuerzas del orden. están para el control de los marginados y no para solucionar sus problemas de inseguridad; y también para tranquilidad del sueño de quienes no viven en las villas precisamente. por lo mismo, el problema es grande, y no veo a ningún candidato hacer pie en esto. todos son lo mismo: ¨las necesidades de la gente¨?, ¨la corrupción¨?, ¨la inseguridad¨?, ¨el cepo¨ y todos los universalismos posibles. un abrazo profesor. tomo su nota para la página de mi blog en facebook.

  • 3. marlaw  |  13 octubre 2013 en 18:00

    Existe un tipo de Naciones, que bién podríamos llamar: naciones naturales, en oposición a otras que son de origen convencional, o artificial.Las naciones naturales, se distinguén, porque tienen una lengua que las separa del resto, pero además de poseer una lengua que les es propia, los límites que definen su territorio son generalmente límites naturales, que provienen de la geografía. Es el caso de España separada de Francia por un idioma y también por una barrera de montañas como Los Pirineos Algo similar se observa en la península Italiana, en las Islas Británicas, en el caso de Hungría, con su idioma “magyar” de origen indoeuropeo, que no se le parece a ningún otro etc Entonces vemos que en estas naciones que yo me atrevo a definir como “naturales” el concepto de pueblo como los Francos en Francia, o los Visigodos en España se superpone con el concepto de Nación. En el caso de países como el nuestro, resulta mas arduo hablar de nación, en cuanto pretendemos alejarnos de lo convenciónal, de los tratados limítrofes que nos informan que de aquí hacia allí es otro país.No existen diferencias notables entre el habitante de la Puna del lado Argentino o el lado Boliviano. Pero además a esto se le suma el hecho que nuestra história, la história escolar que es la mas conocida, difundida como historia oficial, se trata de una historia construida en base a mitos y artificios, y en esta construcción que en muchos casos se asemeja bastante a una quiméra, como asimismo obedece a una químera nuestro propio nombre de Argentina, dado que plata, en tanto mineral, por estos lares nunca há existido; no se han quedado atrás ni los liberales ni tampoco sus oponentes. Así como una persona, cuando desconoce sus orígenes, su identidad, cuando desconoce quién es realmente, y de donde proviene, le habrá de resultar muy difícil interactuar con su entorno. con sus semejantes,.a una comunidad de personas inmersa en un territorio llamado nación, le habrá de suceder otro tanto en esas condiciones.
    En cuanto a su población, uno de los grandes mitos Rioplatenses ha sido sin lugar a dudas la figura del Gaucho. Habría que preguntarse desde los tiempos de la Colonización y Conquista de estos territorios protagonizada por una soldadesca que mayoritariamente provenía de los estratos mas bajos y mas oscuros de la España monarquica e imperial, como hace su aparición el Gaucho en tanto qué habitante de las pampas Y no es difícil de imaginar que en un contexto de sometimiento de la población aborigen, a falta de mujeres propias, la reproducción hà debido estar a cargo de las mujeres aborígenes. Entonces debemos concluir en este aspecto que la palabra Gaucho y su mítica figura no es mas que la mutación de una palabra de origen quechua: “guacho” que delata la ausencia del padre. Lo verdaderamente dramático de todo esto es que estas situaciones que inclusive han asumido el carácter de mito, se hàn ido perpetuando en el tiempo, a tal punto, que en el caso de uno de los héroes máximos de nuestro país como lo fue el General Don José de San Martín, no son pocos los autores que le atribuyen su tez aindiada y el color oscuro de su piel a haber sido este el fruto de una relación clandestina de un militar español de grado superior Diego de Alvear con una india guaraní, y qué fue este militar quién instruyó a su subalterno el Capitan José San Martín para que lo anotara como nacido dentro de su matrimonio, con la promesa de hacerse cargo luego de la educación del recién nacido. He abusado de este espacio, aunque es mucho mas lo que podría llegar a decir acerca de nuestra verdadera história, con fuentes que respaldan mis dichos. Soy de aquellos que profesan como idèa, que solo la verdad nos hará libres.
    Saludos y Gracias por la comprensión

  • 4. Sergio R.  |  14 octubre 2013 en 10:47

    Hay muchos análisis de por qué somos cómo somos o estamos como estamos, pero pocas ideas. Si apareciese un gobernante honrado y capaz, ¿cómo resolvería la siguiente lista de dilemas de Terragno?:

    – ¿Cómo frenar la inflación sin disminuir el consumo?
    – ¿Cómo ser competitivos sin evitar que esa inflación revalúe el peso?
    – ¿Cómo preservar el valor de los salarios sin que, por el contrario, el peso se deprecie?
    – ¿Cómo reducir subsidios, que nos cuestan 14 millones por hora, sin provocar una fuerte reacción social?
    – ¿Cómo escaparle al déficit fiscal sin morigerar el gasto público?
    – ¿Cómo achicar ese gasto sin hacer que caiga la actividad económica?
    – ¿Cómo legitimar las restricciones sin redistribuir el ingreso?
    – ¿Cómo redistribuirlo sin afectar la inversión?
    – ¿Cómo tolerar una menor inversión, sin renunciar a un crecimiento continuo?

  • 5. marlaw  |  14 octubre 2013 en 12:08

    No se trata de história lo que trato de decir es que no se puede encarar exitosamente ninguna construccion social sobre la mentira sobre mitos que sirven para ocultar otras realidades. Usando una metàfora ya expresada en este Foro cuando se habló de lectura y se utilizó la palabra estratificación, pienso que nos encontramos parados sobre un suelo estratificado que cede a nuestros piés, por la abundante cantidad de falacias, con que este fue construido, y además se continua en la misma dirección, sumando una falacia sobre otra.
    Saludos

  • 6. Tomás Abraham  |  14 octubre 2013 en 13:13

    sergio R
    hace veinte años que terragno plantea los mismos dilemas, por eso es interesante lo que dice como un intelectual al que le interesa la politica, pero no como politico.
    terragno desprecia a los intelectuales cuando sostiene que no hacen más que criticar y no se comprometen con la acción.
    Ni estuve de acuerdo cuando decía esto, ni lo estoy cuando enumera dilemas quien se presenta como candidato a ejercer funciones que requieren lo que Foucault llama “arte de gobernar”.
    Estos dilemas no se resuelven sin pagar costos políticos Para eso hay que hacer política, es decir, tener la fuerza y las alianzas necesarias para transformar situaciones.
    Él ni las encontró, ni las encuentra.

  • 7. aletheia  |  14 octubre 2013 en 13:20

    los k tienen fuerza, foman alianzas, pero lo unico que transforman es su patrimonio personal

  • 8. marlaw  |  14 octubre 2013 en 16:30

    El problema no se encuentra en los K se encuentra en nosotros mismos, que fuimos quienes los colocamos en el lugar en que ahóra se encuentrán.

  • 9. marlaw  |  14 octubre 2013 en 17:36

    Profesor: No solo Terragno no es político en el sentido que Usted lo señala.La mayoría de los candidatos que estan hoy en el candelero y provienen del arco radical tampoco lo son, porque ninguno de ellos tuvo qué bregar para alcanzar el lugar al que llegarón dentro de las filas del radicalismo. conozco a algunos casos mas de cerca porque yo milité en la UCR
    Personalmente me llegó procupar el lugar que podía ocupar el intelectual en la política. No es porque yo crea que lo soy, sino que cierta vez escuché de la boca de un puntero, aludirme con desdén y tono despectivo con esa palabra. No dejó de ser un baño de realidad. Luego charlé largamente el punto, con un colega que era Juéz y docente universitario, pero qué además poseía otras inquietudes y estaba cursando una licenciatura en História. Yo creo que un intelectual puede influir con su opinión y su prestigio como cuando Usted escribe una nota en un medio o dá una conferencia, pero nunca un intelectual se sentirá realmente cómodo en la política
    Son actividades que se excluyen recíprocamente.

  • 10. Lidia  |  14 octubre 2013 en 19:54

    Menem ,por ejemplo ,,nunca se quiso mostrar como un intelectual , era lo que era ,,,,un hombre ,,,de la Rioja , un político, en fin . ¿ que es eso de querer mostrar lo no se es ? . A mi me parece que “ella” se cree una intelectual ,y acá esta el problema ,se confunde ,,y por lo tanto nos confundimos todos
    Gracias Abraham y a toda la gente de Perfil , el “gran” diario de los domingos
    Saludos

  • 11. elayer  |  15 octubre 2013 en 1:11

    Realmente hay tantas cosas para decir, pero que la gente soporte, tolere, un candidato como Insaurralde, que fue filmado coimeando…y que no haya condena social.. creo que lo dice todo acerca del estado degradado y decadente de la sociedad, de la destrucción total de su escala de valores perpetrada por el kirchnerismo, nunca visto antes. Y con todo el respeto que merece el profesor, le digo que no comparto casi nada de lo que dice este artículo, porque me parece que de alguna forma minimiza las atrocidades del kirchnerismo e iguala todo como en el tango Cambalche, cuando está claro que nunca hubo tanta corrupción, tanto autoritarismo, tanta mentira, tanta hipocresía, tanto cinismo, tanta falsedad, tanto doble discurso, tanto descaro como en este gobierno. Y tanta instigación al odio y la división.

  • 12. rodolfo lópez  |  15 octubre 2013 en 13:01

    Estimado elayer, coincido casi siempre con sus fundamentados comentarios; no con el Nº 11. Se ven cosas distintas desde ambos lados del mostrador (lo digo por experiencia propia). El modelo “K” -que tiene graves defectos, fue mentiroso desde el arranque, y ha sido sistemáticamente denunciado desde este espacio- tiene sin embargo adeptos que no son todos tránsfugas o ladrones; hay gente valiosa en él, variopinta, hay militantes valiosos; también a ellos nos debemos (tal vez sobre todo).
    El profesor propone aprovechar la actual pausa -por enfermedad presidencial y declinación de modelo que enfrenta dos últimos años- para pensar una propuesta transformadora efectiva, sin rencores, lo suficientemente generosa para incluir los sueños que merecen ser incluidos. Esos sueños genuinos, remotos, utópicos (de todos) que nos pertenecen en calidad de acervo común no partidario.
    Luego, para los dirigentes venales deberá haber justicia y para los dirigentes impostores deberá haber historia.
    Saludos.

  • 13. marlaw  |  15 octubre 2013 en 18:44

    Elayer Sí no encontramos las causas de todo eso, y hacémos de algún modo algo al respecto, nos vá a volver a pasar. Y no basta con votar el 27
    saludos

  • 14. george  |  15 octubre 2013 en 19:07

    El ayer: Creo que el filmado no es Insaurralde.-Salvo que ud. se refiera a otra filmación,hoy todo se filma.-En cuánto a la discusión: intelectual versus político,a mi juicio no son excluyentes ,más bien creo que al fin uno arrastará al otro,En un básico análisis froidiano el político sería “el Ellos”,y el intelecutal “El superyó”Y creo que no está mal que el político arrastre al intelectual que se tiene dentro.Si el intelectual lo es realmente, no permitirá que el lodo los tape.Perdón por tanto idealismo,pero un político necesita del intelectual que lleva dentro para no caer en dependencias turbadoras.Asimismo .creo que la FRASE “NO HAY QUE CREER EN LO QUE SE DICE”,ES EXCELENTE,Y ES PROPIA DE UN INTELECTUAL,pero sólo un político puede darse cuenta que aplicada a rajatabla puede llevar al fundamentalismo.

  • 15. Alejandro A  |  16 octubre 2013 en 17:42

    Con respecto a estos treinta años de democracia, Hemos salido de la jaula; Falta hacernos dueños de nuestro destino.

    Con respecto a los mitos, no veo que haya algún mito en torno a Sarmiento u otros próceres. Si San Martín era hijo de una señora u otra, en nada varía la razón de su inclusión en los textos de historia

  • 16. Elías  |  16 octubre 2013 en 22:15

    No creo que los personajes nombrados se recluyan en un monasterio trapense, al igual que los que viven en el Vaticano, serían capaces de renunciar a todos los bienes materiales, menos al lujo y a la riqueza (la cita es de Oscar Wilde)

    Los que sí han optado por el silencio parecen ser los foristas habitues del blog. No es mala idea. Es una idea altruista. Escribir lo menos posible.

    Ya que estamos con mis amigos cistercienses, le recomiendo la lectura de Thomas Merton: “Esta época manifiesta en nosotros, una distorsión básica, una arraigada falta de armonía moral contra la cual leyes, sermones, filosofía, autoridad, inspiración, creatividad y hasta aparentemente el mismo amor parecerían no tener poder alguno…

  • 17. rodolfo lópez  |  17 octubre 2013 en 11:54

    Estimado Elías, Ud propone lecturas elevadas, no las puedo alcanzar. Estas ilustran de otro modo la condición del hombre:
    “…-¡No te voy a dejar ir!- dijo Mimi. Y se lamentó -¡He hecho todo por ti! ¡Convicto arruinado! ¡Sin mí te hubieras muerto de hambre!-
    Fennel la empujó ignorándola, cruzó el cuarto hacia la repisa que enmarcaba la falsa chimenea y sacó algo debajo de ella.
    -¡Saca las manos de allí!- gritó Mimi.
    El flameante diablo en los ojos grises de Fennel la debían haber prevenido, pero estaba demasiado frenética tratando de detenerlo para evitar que (además) le robara sus ahorros….”
    “El buitre paciente”, James Hadley Chase (!).

  • 18. marlaw  |  18 octubre 2013 en 5:29

    Alejandro. Cuando yo digo que hay situaciones que se perpetuan, lo que trato de establecer, como era la sociedad de esa època a través de los datos con los que se cuentan.Desde luego que el origen de San Martín sería intrascendente, sí no fuera por el hecho de qué este se há tratado de ocultar y sirve también para mostrar como nacían los habitantes de estas tierras.Pregúntese por el lugar que ocupaba la mujer en la sociedad de ese tiempo. Hoy nos rasgamos las vestiduras por el trato que la mujer recibe en los países musulmanes, y nos olvidamos del fusilamiento de Camila O’ Gorman, hace poco mas de cien años, que no se trata de una anécdota, sino un emergente que revela muchas cosas, entre ellas “los valores” o sí usted quiere las costumbres de esa sociedad.O acaso Dominguito, felizmente muerto en la Guerra del Paraguay para evitar tener que hablar de la vida privada de su padre,también nació de un repollo. En cuanto a San Martín, en absoluto está en duda su capacidad de estratega, y más aún sú asombosa capacidad como organizador, para hacer casi de la nada el Ejército de los Andes, y luego vencer al enemigo. Pero sí hay algo que no es cierto, es donde se origina el plán para emancipar estos territorios de España, cuales fuerón los intereses que intervinierón para llevarlo a cabo y cual fue el verdadero objetivo de esa empresa. Le dejo un interrogante que sin lugar a dudas es provocador para que lo piense.¿ Usted cree que la armada al mando del Almirante Británico Thomas Cochrane, compuesta de cerca de 20 buques artillados, algunos inclusive, que se sumarón, llegados de Norteamérica por el Océano Pacífico y con tripulantes Norteamericanos, se encontraba fondeada en el puerto de Valparaiso, para transportar al Ejército Libertador hacia el Perú, por casualidad?

  • 19. marlaw  |  18 octubre 2013 en 5:57

    Les propongo a todos leer la Nota publicada hoy en La Nación titulada; “La verdadera grieta argentina” firmada por Fernando Iglesias.

  • 20. Alejandro A  |  18 octubre 2013 en 14:04

    El artículo está emparentado con el de Abrahm; Leyéndolos a uno se le hace difícil no pensar que quizás este sea el límite de nuestras expectativas. Quizás la sociedad igualitaria y democrática que pregonamos sea sólo un sucedáneo del “Destino de grandeza” que se esgrimía en otros tiempos después del postre y tomando como argumento infalible los cuatro climas y el humus.

    Quizás el evolucionismo aplique. Si no hay una crisis que lleve las desigualdades mas allá del límite de lo viable, El 2015 podría ser el año de la gran discusión sobre una reforma constitucional que reconfigure nuevamente el país y haga coincidir los recursos con las necesidades esto es, un nuevo pacto de conciliación de las partes divididas por la grieta.

  • 21. Ma.Cristina  |  18 octubre 2013 en 14:50

    Hola Elías Panchito, paso a saludarlo para que no se sienta tan extraño, aunque Rodolfo lo acompaña muy bien. Me mantego alejada de los comentarios, no así de las lecturas, para aprender con la boca cerrada, mientras tanto veo en TV a Pepa la cerdita, la Dra Juguetes y a Mickey Mouse, un abrazo!

  • 22. Elías  |  19 octubre 2013 en 9:14

    Estimado Rodolfo, usted sabe que esa literatura es tan buena como cualquier otra. En alguna biblioteca, o cajón, o tirados por ahí debo tener algunos libros dispersos de alguna de las tantas reediciones de la famosa colección de cuentos policiales dirigida por Borges-Bioy. Siguiendo con el mismo autor, qué título me recomendaría leer en la próxima semana: ¿”Cambio de escena”? o ¿”Con las mujeres nunca se sabe”?

  • 23. rodolfo lópez  |  20 octubre 2013 en 0:59

    Elías, lo chicaneo porque sé que Ud responde, y con buena onda. Efectivamente compartimos el gusto por los policiales del séptimo circulo, los que alguna vez publicó emecé. Pero eso de “con las mujeres nunca se sabe” no es ninguna novela amigo mío, es la pura realidad! Tenemos, además, como frutilla del postre a Ma Cristina!
    Cariños y feliz día de la Madre! Saludos.

  • 24. MaCristina  |  21 octubre 2013 en 7:53

    Gracias Rodolfo, un abrazo!


Categorías

Calendario

octubre 2013
L M X J V S D
« Sep   Nov »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

A %d blogueros les gusta esto: