El sistema argentino (Perfil 29/9/2013)

29 septiembre 2013 at 6:56 25 comentarios

El sistema argentino
Muchos creen que si el personal gubernamental cambia, el país cambiará. No es así. Existe un sistema que rige las conductas de los gobernantes, les fija sus posibilidades de acción y permite pocas modificaciones en el terreno en que las cosas se determinan, me refiero a la economía.
La economía globalizada no es sólo un nivel de la realidad, sino la instancia social que marca los límites del terreno de la acción política.
Pero no todo se dirime de acuerdo a estructuras independientes de la praxis, o de la lucha de los pueblos. Se puede elegir cualquier vocabulario o ideología para reinstalar la dimensión creativa y transformadora de los hombres. Me refiero a un dato subjetivo. No da lo mismo que la calidad de las personas que dirigen el país sea buena o mala. Así como se habla de calidad institucional, también existe la calidad personal, y es posible que tengan que ver entre sí.
Puede ocurrir que los nuevos presidentes y ministros no sólo sean gente con buenas intenciones, sino estudiosa de los problemas nacionales, con coraje para tomar decisiones, honesta, y que el gobierno termine muy mal.
En el año 1999 el modelo productivista de Duhalde fue derrotado con amplitud por la propuesta ética de de la Rúa. Pero no se trataba sólo del radicalismo sino de una Alianza con el Frepaso. El gabinete estaba conformado por dirigentes serios y competentes como Terragno, Fernández Meijide, Chacho Álvarez, Storani, Llach, López Murphy, Machinea…
Todos ellos hoy son motivos de escarnio y condena pública, pero no hay que olvidar la imagen que tenían cuando fueron votados, e, insisto, que aún hoy, me merecen quien más quien menos – quien nada – , respeto por su quehacer político.
El problema no fueron ellos, ni el mismo Presidente que a pesar de su imagen anodina, había sido un destacado joven dirigente en el 73 como para acompañar la fórmula presidencial de los radicales, un legislador elogiado y prestigioso años después, y un eficiente intendente de la Ciudad de Buenos Aires.
El problema era el corset de la Convertibilidad. Así se llamaba al cepo de los noventa. No se podían pagar los intereses de la deuda porque no había superávit, y los únicos recursos que podían generarse para postergar situaciones irreversibles, exigía políticas de ajuste. Con una economía que dejaba al 20% de la población fuera del mercado de trabajo, y sin planes sociales, bajar el gasto era una quimera.
No había salida programada. La gente tenía prometido que sus depósitos estaban dolarizados. Era una ley del Congreso. Finalmente, ante el vaciamiento bancario, se salió con una crisis que se llevó puestos a todos, dirigentes y pueblo incluído. Para no llegar a este extremo, las coimas del Senado para votar leyes de flexibilidad laboral fueron un intento desesperado para mejorar la situación de los desocupados con un procedimiento habitual en la política nacional – el 70/30 – , y que fue interpretado como una medida cuasi esclavista. Más allá de si lo era o no, en otros lugares tuvo más éxito y bajó la desocupación como en Alemania. “Muti” Merkel ha logrado lo que desea conseguir Cristina: tres mandatos.
Hoy aquella flexibilidad es un recuerdo maldito exorcizado en nombre del trabajo en negro, de la feria de La salada y de los talleres textiles.
En nuestro tercer milenio el cepo cambió de nombre, pero existe. Los más optimistas sueñan con un aterrizaje suave. Esperan que el candado se destrabe con un soplo. Será sin duda difícil.
Así como no era criticable la implementación de la Convertibilidad que detuvo el proceso hiperinflacionario, estabilizó la economía, restauró la confianza de los inversores, abrió las puertas del crédito, disparó el consumo – lo que fue agradecido por la ciudadanía en sucesivas elecciones legislativas y presidenciales – , tampoco es criticable la política iniciada por Néstor Kirchner. Las medidas destinadas a hacer arrancar el país pueden considerarse de distinta manera, todas muy buenas, algunas o pocas buenas, pero lograron el propósito de volver a traer el pan a millones de argentinos que vivían en la miseria.
Es posible que si se quiere encontrar una explicación para comprender el mecanismo shakesperiano por el cual a cada auge le sigue un estrepitosa caída, se sostenga que fue el mismo Menem que al no cambiar de rumbo en su segundo mandato, arruinó lo conseguido en el primero; y que en años recientes, lo logrado por Néstor en los primeros años, ha sido tirado por la borda por las dos presidencias de su esposa.
Pero a esta afirmación, cierta o no, quiero agregarle dos salvedades. Por un lado, el gobierno de Cristina Fernández intenta hacer lo mismo que la oposición dice que hay que hacer. El problema es que no puede. No puede bajar la inflación y tampoco puede bajar el gasto ni los subsidios. Luchó para que las paritarias no superaran el veinte por ciento y a pesar de sus aliados sindicales, no pudo hacerlo. Quiso aumentar el precio de los transportes para reducir los subsidios, y ocurrió el desastre del Sarmiento. Quiere ofrecer seguridad, y no sabe qué hacer para que en un partido de futbol ingresen los visitantes.
Este gobierno que tiene un verdadero poder político, no puede cambiar las variables económicas, al menos, es evidente que le resulta difícil hacerlo a pesar del apoyo de los movimientos sociales, de cámaras empresariales, y centrales sindicales.
¿Qué podrá hacer en el futuro una oposición hoy reunida alrededor de Massa? Para imaginar una respuesta, paso al segundo punto, la calidad personal. Graciela Caamaño, los intendentes del cono urbano que adhieren al Frente Renovador, de Mendiguren, Redrado, Barrionuevo, de la Sota, Adrián Perez, y los que siguen, podrán ser tan buenos o más o menos buenos como cualquier ser humano que habita esta tierra, pero tampoco son el Papa Francisco, para nombrar a un argentino hoy de moda.
Por otra parte, ¿qué poder tienen o tendrán para lograr el cometido que ni este gobierno consigue obtener a pesar de sus esfuerzos?
Hay un sistema argentino. Quienes hoy ven con esperanza el triunfo del massismo, y no hablo del hombre común que quiere soluciones para su vida cotidiana y que cree que probar con un personaje nuevo se las proveerá, sino de dirigentes que se sacan la foto con el candidato y corporaciones que apuestan a lo que llaman el cambio, todos ellos esperan ventajas comparativas. Unos, aumento en las asignaciones por hijo, otros, bajas en las retenciones, unos, restituciones a las obras sociales, otros mejores precios para la cosecha, otros, dólares en abundancia, otros, el 82% móvil, más policía, menos revalúo, más feriados, menos futbol para todos, otros…
Puede resultar curioso que en una sociedad en la que en apariencia todos luchan contra todos, cada uno desde su trinchera, en realidad todos estén de acuerdo y quieran hacer lo mismo. Unos, desde el gobierno quieren aplicar las medidas tanto en inflación como en seguridad, y no pueden hacerlo, les sale mal. Los de enfrente dicen que hay que hacerlo y que lo harán cuando les toque el turno de mandar. Los que tienen poder no pueden. Los que prometen poder no lo tienen.
¿Qué hacer? ¿Dónde está la salida?
Por la entrada. Por el mismo lugar por el que se entró se sale. Es un país con una sola puerta.

Anuncios

Entry filed under: General.

Oremos…por un Presupuesto divino (Perfil 22/9/2013) Un filósofo en cataratas

25 comentarios

  • 1. Sergio R.  |  29 septiembre 2013 en 11:07

    Hace unos días que vengo pensando que los políticos no son tan terribles como los pintan. No hay neonazis, ni partidos de extrema derecha o de extrema izquierda, por lo menos no relevantes. Siempre se habla de los peores políticos, ¿y de los mejores? ¿quién habla bien de los buenos políticos que me consta que los hay? Buen político no significa que coincida con mi ideología, si no que trabaje honestamente queriendo beneficio del país, por lo menos de lo que él mismo entiende como beneficioso. El buen político trabaja para alguien mas que su familia y amigos y eso es mucho mas de los que pueden mostrar muchos integrantes de esta sociedad. Después de las PASO un clase media me decía: “fuí a votar, un embole, decí que no había nadie en la cola y voté rápido, si no, me daba media vuelta y a la mierda”.
    A veces los compadezco a los políticos.

  • 2. Leonor Liliana César Güerri  |  29 septiembre 2013 en 11:46

    Y cuál sería la entrada? Lamentablemente, me parece que nadie tiene idea. Supongo que una “entrada” y consecuente salida sería la de siempre, la de la exportación de granos y, con suerte carne. Pero para que entre mucho por eso tenés que tocar el precio del dólar -inevitable-y bajaría el salario real. En definitiva, no hay arreglo que no duela, la política tendrá que elegir quien tendrá que aportar el dolor más fuerte. Y ese es el cascabel del gato ¿quién lo pone?

  • 3. Leonor Liliana César Güerri  |  29 septiembre 2013 en 11:54

    Sergio R: yo creo que SIEMPRE compadezco a los políticos. Por eso a veces pienso que el enriquecimiento por izquierda de la mayoría vendría a ser una especie de indemnización por lo ingrato de la tarea. Me refiero a los políticos que ponen la cara, como los presidentes. Claro que también está toda esa camándula de políticos de profesión que no son dignos de compasión alguna, son los que viven a la sombra de los dignos de compasión. Concluyo en que no me gustaría estar en estos momentos en los zapatos de Cristina, y eso que la mina en si no me gusta ni un poquito.

  • 4. Luis  |  29 septiembre 2013 en 12:14

    Lo que no está funcionando y cada tanto produce una crisis es la economía capitalista. Es necesario cambiar el paradigma. Hay mucha gente trabajando en esto en el mundo, ya que no es un problema solo de la Argentina. Ver “La economía del bien común”, un modelo de economía para el futuro de Christian Felber.

  • 5. Juan sin tierra  |  29 septiembre 2013 en 12:33

    No sólo es necesario que haya una buena dirigencia política, sino que las segundas y terceras líneas de las estructuras gubernamentales y que están enquistadas desde hace años en el poder están muy acostumbradas a los vicios de la burocracia, son los que les ponen el palo en la rueda a cualquier buena intención, si es que la hubiera.

  • 6. Elías  |  29 septiembre 2013 en 13:20

    En mi último comentario relacionado a la generosidad cuyana, dejé traslucir la idea de que el mal de nuestro país no es (del todo) ni del peronismo ni del neoliberalismo. El peor mal que tenemos los argentinos es el “ventajismo”. Dicho neologismo (curiosamente no incluido por M.Caparrós en su buen libro llamado Argentinismos) constituye una epidemia endémica cada vez más arraigada en casi todas las edades (para mi asombro, lo he visto poner en práctica con total naturalidad por niños de no más de 6 o 7 años) y, lentamente se expande como una mancha de aceite que va cubriendo todas las capas del tejido social en su totalidad.
    Si bien el ventajismo no figura en el diccionario de la RAE, sí figura el verbo ventajear: “sacar ventaja mediante procedimientos reprobables o abusivos”.
    Y aquí entraríamos en el meollo de la cuestión pues: ¿cómo se hace para gobernar un país en donde todo el mundo quiere sacar su cuota de ventaja sin fijarse en los medios que emplea para obtenerla?
    No alcanzo a entender cuál es la salida que propone Abraham en el final de su columna. En mi modesta elucubración, la única salida posible sería ofrecerle al país, cada uno dentro de sus responsabilidades y posibilidades, una pequeña dosis de altruismo.

  • 7. philo  |  29 septiembre 2013 en 16:42

    Disculpe mi derrape, pero su primera idea, me llevo a un capítulo del libro Cosmos, en este Carl Sagan dice :

    “La historia consiste en un haz complejo de hilos profundamente entretejidos, fuerzas biológicas, económicas y sociales difíciles de desenredar.
    Los antiguos griegos creían que los eventos eran un tapiz bordados por tres diosas: Las Parcas”

    El curso de la historia seria independiente de sus personajes individuales,

    Tal vez……

    Esta en una etapa productiva profe, muy bueno, hay mucha gente que necesita que la represente con su voz.

    saludos

  • 8. Sergio R.  |  29 septiembre 2013 en 19:48

    Insisto con mi reivindicación a los políticos, esta semana estoy con eso. Hay bastante equilibrio político, esta Macri, esta Cristina, esta el grupo Clarin, están los jueces, los sindicatos, no hay grandes desbalances, también esta Lanata y 6,7 8. Falta la gente, la sociedad que aporte un poco de su lado y no sea una queja andante, niños caprichosos que creen que se merecen esto o aquello, ¿por ser ciudadanos?, ¿por pagar impuestos? Confío que este asunto del caprichosismo y la rivalidad, en algún momento decante y haya una síntesis hacia algo superador, por ejemplo, pasar de la queja a la propuesta y sentarse a discutir problemas de país que no dependen de los gobiernos.
    Ah, una cosa más, un programa de periodismo político es malo si no analiza y toma en cuenta versión y contraversión, no importa el procer que lo conduzca, por eso 6 7 8 es tan malo como periodismo para todos, no analizan, solo plantan un mástil y despliegan una bandera.

  • 9. aletheia  |  29 septiembre 2013 en 20:22

    ahora sí viene bien la frase del einstein “Sólo hay dos cosas infinitas: el universo y la estupidez humana. Y no estoy tan seguro de la primera”.

  • 10. elayer  |  29 septiembre 2013 en 20:48

    Excelente nota Profesor, muy clara, triste pero real. Igual me parece que no hay nada peor que este gobierno, porque es una estafa, en todo sentido, y tengo esperanzas en que todos juntos hagamos algo para sacar el país adelante. Gracias, sus lúcidas palabras ayudan a aclarar las cosas.

  • 11. marlaw  |  29 septiembre 2013 en 21:21

    Independientemente de las medidas acertadas o equivocadas o de la mayor o menor capacidad de sus funcionarios, todo gobierno, porque no también todo DT de un equipo de fútbol, requiere para consumar su obra de gobierno de un capital inestimable, y cuando este se agota, se pierde, o se dilapida, muy poco queda por hacer.Este capital en inglés se denomina: Trust, y en Español: confianza. Supongo que la confianza que un pueblo deposita en un gobernante, se emparenta de algún modo, con la creencia, y con la fé.Desde ya aludo a la creencia y la fé que proviene de la racionalidad y no la de la irracionalidad originada en el fanatismo.
    Habría que preguntarse cuales son los requisitos, y los ingredientes que sirven para construir esta confianza y cuales otros aquellos que atentan contra su construcción, y la demolición de esta confianza, y además cual es el monto de este capital con el que actualmente cuenta la sociedad argentina en su conjunto.

  • 12. Elías  |  29 septiembre 2013 en 21:25

    No coincido con Sergio R, si cualquier persona más o menos normal lee estos enunciados, inmediatamente pensará que el autor se está refiriendo a alguno de los políticos más conocidos que hemos tenido en las últimas décadas:
    Gran capacidad verbal y un encanto superficial.
    Autoestima exagerada.
    Tendencia a mentir de forma patológica.
    Comportamiento malicioso y manipulador.
    Falta de culpa o de cualquier tipo de remordimiento.
    Estilo de vida parasitario.
    Incapacidad patológica para aceptar responsabilidades sobre sus propios actos.

    Sin embargo estas características que tan bien definen a la mayoría de los políticos (al menos a los políticos del partido mayoritario), no fueron pensadas para ellos precisamente, se trata de las características generales que según el Dr, Robert Hare identifican a una personalidad psicopática,

  • 13. santiago  |  29 septiembre 2013 en 23:09

    La puerta es hacernos fuertes en las ventajas comparativas concretas que –desde el 2002- tenemos y, a partir de eso, tener una moneda fuerte. Una vez con moneda fuerte hacemos lo que queremos. Esto es esencial. Y para esto necesitamos cambiar la mentalidad argentina del sálvese quien pueda, todos contra todos, o como dice Abraham lo que “TODOS ellos esperan ventajas comparativas”. TODOS tenemos que renunciar a algo, sobre todo las clases mas beneficiadas por las ventajas comparativas (en verdad ya renuncian a algo, al 35 por ciento de sus ganancias –retenciones-). El tema es tener un plan para convencer a hacer esa renuncia, un plan verdadero a largo plazo con el que aumentar los beneficios de esas ventajas, y ahí está como usa esos beneficios el gobierno. Eso es lo que genera críticas concretas. Una que se le puede hacer a este gobierno es que en lugar de preferir fortalecer la moneda –algo muy costoso políticamente y con consecuencias a largo plazo- y otras medidas con alto costo político nacional e internacional, el gobierno busco, por lo general, beneficios cortoplacistas y derrocho una oportunidad importante. Espero que no la hayamos dilapidado del todo a esa oportunidad.

  • 14. izimbube  |  30 septiembre 2013 en 0:43

    ‘un país con una sola puerta’… Es una sensación perceptible cuando se ingresa a Buenos Aires por Lugones en automóvil y en un determinado momento de sincronización sinérgica que dura unos 15 segundos se observa el aterrizaje de un avión en el aeroparque en coordinación con el paso del tren rojo (el Belgrano) y los cientos de vehículos que, como uno, están entrando al ano-boca de la República Argentina.
    Saludos desde el Ecuador, profesor.
    León

  • 15. Francisco  |  30 septiembre 2013 en 3:22

    Comparto gran parte de lo que Ud. dice Abraham, me complace ver de que manera, con total claridad, deja Ud. la verdad al descubierto, la verdad desnuda, eso que todos pensamos íntimamente, y no nos animamos a revelar. No es fácil enfrentarse con la realidad, y Ud. lo ha dicho con todas las letras. De todos modos bienvenido sea, pues únicamente enfrentándonos a la realidad podremos encontrar el camino que nos lleve a la salida del laberinto… con el hilo de Tomás y de todos los que estén dispuestos a ayudar. ( lo del hilo de Tomás viene justo, no lo tome a mal por favor, lo dije en serio, y ahora caigo en la cuenta que Ud. tenía una fábrica textil o similar?… que casualidad! )

    En este momento me gana el sueño, pero en otra oportunidad ampliaré con algunas observaciones personales sobre su brillante escrito, como así también sobre los comentarios, algunos de los cuales me han dejado francamente anonadado.

    Cordialmente,
    Francisco

  • 16. marlaw  |  30 septiembre 2013 en 10:43

    Elias 12- No creo que se pueda decir algo de manera mas clara, y enunciado tan taxativamente.

    Saludos

  • 17. Elías  |  30 septiembre 2013 en 14:01

    Desde ahora solo voy a escribir ( si me lo sigue permitiendo el Autor) comentarios serios. Por más que me esfuerce, no puedo competir con Francisco.

    PD1 “la verdad al descubierto” “la verdad desnuda” que cita Francisco. ¿no será una verdad a medias?
    PD2 recuerdo que Miguel Cantilo cantaba “yo vivo en una ciudad, que tiene un puerto en la puerta. Cuál será la salida: ¿tomarnos el buque?
    PD3 sigo sin entender el “juego de palabras” del final: “la salida es la entrada” ¿Será como esos principios herméticos de Hermes Trimegisto?: “Como es arriba es abajo, como es abajo es arriba”
    Si alguien lo ha entendido agradeceré me lo comunique.

  • 18. marlaw  |  30 septiembre 2013 en 22:09

    Elias. Esto que le voy a preguntar queda pràcticamente entre nosotros, porque hay muy poca gente que nos puede escuchar.
    ¿Dejando de lado a loa políticos Usted conoce a mucha gente que acostumbra a desnudarse en público?

  • 19. Elías  |  1 octubre 2013 en 9:01

    Marlaw, disculpe que no agradecí su anterior comentario pero creo que salió después que el mío. Para ser un poquito coherente entre lo que escribo y lo que hago, mi pequeña dosis de altruismo, en lo que aquí se refiere, consistirá en escribir un solo comentario por post y relacionado específicamente a la columna del Autor.

    PD a diferencia mía, izimbube escribe muy bien, maneja fantásticamente los cambios de conjugación verbales. Debería escribir más seguido.

  • 20. Francisco  |  1 octubre 2013 en 13:36

    Agradezco lo que me dice Elías, para mí es un gran elogio, me alegra hacerlo reir, reir es lo mejor de la vida. Si Ud. (ó aunque más no sea una sola persona) lee lo que escribo, me doy por satisfecho. Si alguien piensa un poquito a partir de algo que escribo, es un honor para mí. Si Ud o alguien ríe, yo ya estoy en la gloria. El humor es muy importante, mírelo sino a Abraham como se ríe con esas fotos… Le cuento que también yo me río mucho con algunos de mis comentarios… y si supiera muchas de las cosas que pienso y no escribo se descostillaría aún más de la risa… Pensar es además divertido.

    Cordialmente,
    Francisco

    Comparto plenamente su comentario Nº 12… .. todas esas características que enumera definen muy bien a la primera mandataria, lo peor es que a muchos le han resultado cualidades muy atractivas durante mucho tiempo. Es tal cual, una relación psicopática en la cual nosotros somos su complemento, el pueblo es maltratado por ella, una relación víctima- victimario, pero los dos están enfermos.Hace mucho vengo sosteniendo que esta señora sufre ese trastorno de la personalidad, es muy claro, cualquier profesional y persona idónea o medianamente informada se da cuenta. Tendrían que hacer un psicofísico para ser presidente, como en cualquier trabajo. Cada día la señora nos sorprende con algo nuevo, hoy le dijo hipócrita a Mujica!… porque Mujica dijo que el BuqueBus Francisco era para todos y ella dijo que no, que no todos tenían acceso, solo algunas clases sociales… Justo ella dice eso!, la dueña de los hoteles de lujo (robados) de Calafate!.. por Dios!, que hemos hecho para merecer esto?! … Disculpen que traiga esto pero realmente me superó tanta hipocresía, tanto maltrato, tanta estupidez y cinismo.. .. no se puede creer..

    A propósito, Elías, me pareció haber leído por ahí comentarios suyos en los que hablaba bien del peronismo o kirchnerismo…. por lo que veo Ud. también es muy voluble…

  • 21. Elías  |  1 octubre 2013 en 22:29

    El verdadero Francisco, el de la voz de criollo antiguo, tan versado en inmemorial soledad que ni la misma Cristina ha de conmoverlo…aparece a las 4 a.m.

  • 22. Francisco  |  1 octubre 2013 en 23:53

    No comprendo cual es el sentido de su comentario Elías, ni que tiene que ver con lo que le dije sobre la volubilidad de su discurso. Sospecho que sumado al anterior no es más que una alusión despectiva hacia mi persona, aunque para mí nada tiene de malo ninguna de las cuestiones que Ud. trae a colación, al contrario. Le recomedaría leer el próximo artículo de Abraham sobre prejuicios, diversidad y discriminación, a ver si aprende algo. Por otra parte Cristina Fernández sería la última persona en la tierra que podría conmoverme, no le creo absolutamente nada. Si bien no me considero una luz no soy tan tonto como para creerle algo a esa mujer. Y conste que lo mío no es prejuicio, simplemente es una deducción totalmente lógica y racional que surge de lo que ella misma ha demostrado ser con creces con su proceder a lo largo de toda su vida política, y de su vida en general : una mentirosa, una corrupta y una estafadora entre muchas otras cosas, resumiendo, una mala persona.

  • 23. Francisco  |  2 octubre 2013 en 0:40

    Con respecto al enigmático final del artículo de Abraham, me pareció excelso, a la manera de esas grandes preguntas- respuestas en el oráculo de Delfos, a donde iban los griegos a consultar importantes cuestiones a los dioses.. claro que no estoy comparando a Abraham con un dios, por supuesto, aunque el nombre lo tiene de un gran profeta por cierto.

    “¿Qué hacer? ¿Dónde está la salida?”
    “Por la entrada. Por el mismo lugar por el que se entró se sale. Es un país con una sola puerta.”

    Es muy bueno este conjunto de frases con que concluye este escrito. Según mi entender tiene variadas interpretaciones, sería bueno que Abraham finalmente diera la suya propia así despeja totalmente las dudas.

    1. “¿Dónde está la salida? .Por la entrada. Por el mismo lugar por el que se entró se sale.”

    Se sale por la misma puerta que se entró, esto significa que se entró al laberinto (a los problemas ) por una serie de errores cometidos en la forma de gobierno k, en todos los aspectos, económico, institucional, en cuanto a la forma de manejo del poder, etc. que se deben subsanar, corregir, es decir desandar el camino, volver sobre nuestros pasos y salir por donde entramos a los problemas, al laberinto. Habrá que sacarle el “corset de la convertibilidad” como dice Abraham, entre otras muchas cosas… Reparar los errores que causaron las malas consecuencias. Casi todo se remite a esto, según creo, tanto lo que pasa en los países como en las vidas de las personas, son los hechos, las consecuencias de nuestros actos. “Causa y efecto”* como decía el gran Hermes Trimegisto, ya que lo han traído aquí. No hay destino… hay libre albedrío. O al menos no lo hay en la forma en que algunos lo quieren hacer aparecer. Digamos que “destino” en todo caso es que nos haya tocado en suerte un país, una tierra llena de riquezas que no supimos aprovechar… no como a otros que les tocó vivir en tierras paupérrimas y superpobladas, o pequeños y aislados como Japón y han hecho maravillas.. será porque en su bandera hay un circulo rojo?.. jaja … Destino son las catástrofes naturales, aunque también tienen sus causas, naturales por cierto, pero que no dependen de los humanos… más los desastres que hacen las malas e incapaces personas que elegimos como gobernantes no es destino, es simple y llanamente ignorancia y estupidez nuestra por elegirlos.

    2. “Es un país con una sola puerta”.

    Esta opción completa la anterior, y nos habla de algo que le pasa solo a nuestro país. Según mi entender esto bien podría ser el peronismo, ya que se entró a esta situación por el peronismo, fue Duhalde quien trajo a los Kirchner, y a la vez fue él quien arregló mayormente, – con todas sus cosas buenas y malas – el país que venía de la crisis del 2001**, (que dicho sea de paso no solo vino del gobierno anterior, sino fundamentalmente de fines de la década del 90, también gobernada por el peronista “neoliberal” Menem, al que dicho sea de paso apoyaban los Kirchner .. todo tiene que ver con todo como dice mi tocayo Pancho Ibáñez.. y ya parece “el cuento de la buena pipa”… ) .. Y bueno, se saldrá tal vez por ese peronismo que tendrá que venir a arreglar los descalabros que produjeron los que ellos mismos trajeron… Claro que no será Duahlde, sino Massa, o quien sea, esto independientemente de mis gustos personales, no sé quién será podrá ser quien arregle el “k…” que han hecho los k, lo único que sé es que lo mejor es que se vayan pues a ningún lugar bueno nos han de llevar si siguen. Mucho me temo que estos peronistas del frente renovador tienen los mismos vicios que los k, pero creo que nunca serán tan pronunciados y menos aún en un principio, por lo cual de ganar las próximas elecciones será cuestión de controlarlos.. CONTROL.. esa es una palabra clave para la democracia, muy importante a mi juicio… De todos modos, los k nos dejarán una linda herencia, que todos tengan bien claro que lo que pueda venir después es responsablildad directa de los K, ellos hicieron la fiesta, despilafarraron a lo loco y ahora intentarán echar las culpas a los de afuera, como hacen siempre.. ahora pretenden que sean otros quienes paguen la fiesta ..

    3. La última, la puerta de salida es la misma de entrada, Ezeiza. La única salida que nos queda para salir de los problemas es irnos del país, pues como siguen haciendo lo mismo de siempre este país no tiene arreglo. Es gracioso, más bien tragicómico, tal vez absurdo, pero real.

    Por supuesto estas son libres interpretaciones mías, tal vez no tengan nada que ver con lo que quiso decir Abraham.. o sí… no lo sé.. Seguramente habrá otras también.

    Cordialmente,
    Francisco

    * “Sexta Ley Universal: Principio de Causa y Efecto: Toda causa tiene su efecto; todo efecto tiene su causa; todo sucede de acuerdo a la ley; la suerte no es más que el nombre que se le da a la ley no reconocida; hay muchos planos de casualidad, pero nada escapa a la Ley.” Este principio nos hace ver que la suerte no existe. Tampoco existe la casualidad. Todo es una causalidad. Esta ley es la verdad de que toda siembra tiene su cosecha, de que todo lo que hagas se te devolverá.
    EL KYBALION está en la web, por si no lo leyeron, se los recomiendo, es muy interesante, pensamiento abstracto, “hermético”, justamente de Hermes Trimegisto viene este adjetivo, pero si lo analizan detenidamente descubrirán el valor de sus sabias palabras. Increíble que ese buen hombre haya dicho tantas verdades juntas hace tantos miles de años, un verdadero adelantado a los tiempos.

    ** La semana pasada casualmente leí un reportaje que le hicieron a Beatriz Sarlo, donde de alguna forma reivindicaba a Duahlde. Es lo que siempre pensé, los Kirchner dijeron ser ellos quienes habían sacado al país del pantano, no fue así, otra mentira más de los Kirchner, en realidad fue Duahlde quien sacó las papas del fuego. Obviamente que no estoy de acuerdo con muchísimas cosas que hizo Duahlde, entre ellas el golpe de estado civil a De la Rúa, también apoyado por los Kirchner, solo estoy reconociendo la realidad. Lástima que se dio cuenta recién ahora Sarlo. No deja de sorprenderme como algunos intelectuales tardan años en ver lo que Doña Rosa y Don Francisco con nuestro pobre sentido común vimos hace tanto tiempo. Y bueno, mejor tarde que nunca.

  • 24. Elías  |  2 octubre 2013 en 13:46

    No se enoje Francisco, haga como Philo que es un ser etéreo y feliz, En este país somos unos cuantos (y cuantas) que no podemos competir contra Francisco. Siga escribiendo que lo hace muy bien, no le haga caso a aquellas personas ¿volubles? que han encontrado el camino gracias a los hilos Tomasito.

    Discúlpeme mis marcadas influencias de las series televisivas de los 70′, pero me mató con la idea de que para enfrentar el Kaos, lo mejor que podemos hacer es recurrir a Control.

  • 25. alquiler casa terres de l'ebre  |  9 octubre 2013 en 6:42

    Maravillo post. Gracias por publicarlo…Espero màs…

    Saludos


Categorías

Calendario

septiembre 2013
L M X J V S D
« Ago   Oct »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

A %d blogueros les gusta esto: