La adulación

16 septiembre 2013 at 14:55 40 comentarios

La adulación
Conferencia del ciclo sobre Wiilliam Shakespeare en el seminario de los jueves.
por Mónica Cabrera

Adular es halagar a alguien para obtener algún favor, bien o prebenda. Es una instancia de las relaciones sociales que empieza a pensarse ya en la antigüedad y que ha sido muy estudiada por la filosofía política de las pasiones en Machiavello, en Locke y en Hobbes. En las obras de Shakespeare  es una actitud que está representada, sobre todo, como adulación política respecto de alguien al que se considera poderoso, teniendo en cuenta el contexto cortesano de las ‘tragedias históricas’……

[ Leer el trabajo completo ]

Anuncios

Entry filed under: General.

Los tiempos de la historia (Perfil 8/9/2013) Oremos…por un Presupuesto divino (Perfil 22/9/2013)

40 comentarios

  • 1. JuanMartin Masciardi (@MartMasciardi)  |  16 septiembre 2013 en 16:46

    profesor Abraham, el enlace está roto o caído. no se puede acceder al mismo.

  • 2. santiago  |  16 septiembre 2013 en 23:35

    Timón de Atenas es un grande, el tipo como se reniega, es genial, Shakespeare es genial. como sentir así…
    Un autor que quizás esta inspirado en este Timon de Shakespeare es Rousseau, sobre todo en su discurso de las ciencias y las artes, después de defenestrar lo que genera el refinamiento contrapone Atenas a Esparta, indicando el “lujo” de la primera como formas de la apariencia y origen de la decadencia. otro discurso muy bueno es el de Nietzsche-zarathustra “de la prudencia en el hombre”: creo que la primera prudencia es “dejarse engañar“, y la segunda prudencia es perdonar antes a los vanidosos que a los orgullosos. Ese discurso es sublime, como el de Rousseau. Un saludo.

  • 3. marlaw  |  16 septiembre 2013 en 23:36

    Cuando en el Capítulo anterior se trata el personaje de Cordelia, no obstante la multiplicidad de interpretaciones, también se podría llegar a decir, que cuando esta le declara el amor que siente a su padre el Rey Lear de la manera en que lo hace, lo que esta intenta hacer es eludir la adulación .Con ese acto de sinceramiento a la vez de la dignidad implícita que este conlleva, esta se propone eludir la execesiva alabanza hacia su padre, evitando colocarse a la par de sus hermanas, para tratar de obtener su favor.

  • 4. marlaw  |  17 septiembre 2013 en 1:05

    Habría que preguntarse sí filósofos como Hegel que al decir de Karl Popper fueron una suerte de escribas por encargo (en esta caso para el Emperador Federico Guillermo III de Prusia) merecerían ser incluidos en la categoría de aduladores profesionales.

  • 5. Santiago Kevorkian  |  17 septiembre 2013 en 12:58

    “Los aduladores son como la maleza que crece al lado de la planta principal, ella cree que la están acompañando pero en realidad la están parasitando (y la debilitan).”

    Depender de cuan estriado o liso sea el suelo… y algunas son comestibles (como aduladores/as del haren) !!!

  • 6. Lidia  |  17 septiembre 2013 en 13:45

    De donde salio la pavada esa , que encima sigue corriendo en nuestros días ,, de que Hegel trabajaba para Federico Guillermo III de Prusia ,,??
    Se da la filosofía de Hegel en una etapa de la historia tan indómita que es un poco fácil rebajarla a una persona y hasta 2 , su propio autor
    Lidia ,

  • 7. Francisco  |  18 septiembre 2013 en 4:20

    Decía Séneca “Prefiero molestar con la verdad que complacer con adulaciones.”

    El tema de la adulacion es complejo, se halla en todas las relaciones humanas, no solo en el poder, ( bueno, Foucault decía que todas son relaciones de poder?) y a menudo se presta a confusiones, incluso se puede confundir con su pariente lejano, el elogio.

    Existe gran diferencia entre el elogio y la adulación. El elogio es un reconocimiento sincero y desinteresado de las virtudes del otro. Es algo bueno, generoso. Es una demostración de cariño, uno no elogia a alguien que no le cae bien por más que le encuentre virtudes. El elogio no es muy común, a veces no se lo hace por egoísmo o envidia, otras por pudor. La adulación en cambio es un elogio exagerado, mentiroso, interesado, que busca congraciarse con el otro para obtener algo a cambio. En la adulación hay falsedad, hipocresía, mentira. El adulador se presenta como un personaje grotesco, ridículo, como bien dice la autora del escrito. Sin embargo no creo que se pueda hacer una división tan tajante entre ambos, a menudo los límites no están tan claros, se pueden confundir, incluso me animaría a decir que la peor adulación, la más peligrosa es aquella que no se nota, que es casi imperceptible, una forma muy sutil de manipulación por medio de la cual ciertas personas muy hábiles pueden manejar a otras a su antojo.

    En el caso de las hermanas malas está muy claro que hay adulación, sus exageradas palabras llenas de hipocresía con la intencion de obtener el favoritismo de su padre contrastan con la prudencia y sinceridad de Cordelia, que dice la verdad. El problema allí es que el rey no quería que le dijeran la verdad, la gente muchas veces se niega a ver la realidad, más aún quienes están en la cima del poder, los que están enfermos de poder como era el caso de Lear.

  • 8. Francisco  |  18 septiembre 2013 en 4:53

    Lo que me parece muy interesante es la figura del bufón, personaje grotesco que usa el humor para estar cerca del poder pero una vez allí no se queda en la obsecuencia sino que lo crítica por medio de la ironía, simulando una condición de tonto o loco que le permite decir verdades que otros tienen que callar.

    Es un gran simulador el bufón. En el caso de Lear no veo una mala relación con el Rey, no los veo antagónicos, por el contrario, creo que como dice en una de las primeras conferencias sobre Shakespeare el bufón en el fondo ama al rey y el rey también ama al bufón, a su manera, claro. Es una rara amistad entre seres de muy distinta especie. Es la sinceridad del bufón la que los acerca, pues es el único que se anima a decirle la verdad, los demás le temen.. la soledad del poder.. El bufón lo ayuda a ver la realidad y al mismo tiempo el rey se siente acompañado, lo hace sentir más humano al sentirse tratado por alguien como un igual, a pesar de las diferencias.

    Vulgarmente les llamamos bufones a los adulones del poder, pero los verdaderos bufones son críticos, y en la actualidad no pertenecen a “la corte del rey”… el mundo se ha ampliado y se han trasladado más alla de los límites de “la corte”, hoy los bufones se encuentran en los medios de comunicación, más precisamente en el espectáculo, se los podría ubicar entre los cómicos.

    Lamentablemente ahora no se me ocurre ninguno, sospecho que no hay mucho espacio para ellos en nuestro país, el único que hace humor político es Lanata… pero un personaje más antiguo que entra a mi juicio dentro de esta categoría es Charles Chaplin, era él una especie de bufón que usaba el humor como arma para denunciar las atropellos que los poderosos cometían contra los humildes.

    Hay en la actualidad en nuestro país un personaje al que llamaría “antibufón”, no lo voy a nombrar pero es fácil saber de quien estoy hablando, casualmente es el único actor cómico que tiene programa propio, y en la tv pública, vaya casualidad… este señor hace lo contrario que Chaplin, se burla de la gente común, tergiversa todo y nunca critica ninguno de los atropellos que el poder comete. Pensándolo bien creo que hay mucho miedo, o censura solapada, porque antes habia cómicos como Pinti o Gasalla que hacían monólogos en los que criticaban a los gobiernos de turno, hoy todo eso ha desaparecido a pesar que hay mucho para criticar.

    Disculpen que me refiera a la actualidad política, más se me hace difícil tocar estos temas en abstracto, inmediatamente los relaciono con la realidad que me rodea, me ayuda a comprenderlos mejor.. y después de todo para eso creo que está la filosofía, no?.. para tratar de comprender un poco más el mundo en que vivimos?

    Cordialmente,
    Francisco

  • 9. santiago  |  18 septiembre 2013 en 15:23

    Es muy bueno lo que decís Francisco. Cuando hablas de la diferencia entre el elogio y la adulación, esta bien lo que decís, en esta sociedad de hoy, generalmente corroída por la envidia y los intereses mezquinos alguien que abiertamente elogia a otra persona es vista sospechosamente como un adulador, muchas veces. Y encima, como decis, la adulación verdadera pasa generalmente desapercibida como tal para los terceros y para el adulado mismo. Otra cosa que hay mucho en la sociedad de hoy es la idolatría de algún icono, para quedar bien ante los demás, entenderse y estar en paz con el código social, esa idolatría tiene algo de adulación porque el que la ejerce también busca un interés deshonesto y por lo tanto da lugar a la misma especie de falsedad que la adulación.
    Sobre el tema del bufón me haces pensar. Creo que en la superficial vida política que padecemos en este principio de siglo xxi alguien con perfil bufonesco, que cumpla su función, tiene que ser si o si opositor, casi no se puede ni criticar a alguien del mismo partido pues en las cabezas planas de hoy se generarían todo tipo de sospechas. Además entendemos la figura del bufón como algo completamente peyorativo cuando, como decís, asociamos el bufon al lameculos. El bufón en realidad era bastante lo contrario (me acuerdo tambien del trabajo de Bajtin sobre Rabelais sobre el carnaval en la edad media). Eso habla que la sociedad actual, o mas bien lo que Kierkegaard llamó multitud o masa, con el correr de los siglos, esa sociedad ha ido perdiendo profundidad, verdadero humor, capacidad de vida, espontaneidad, el papanatismo copó el sentido común. Esto se llega a notar con mas énfasis en los estados totalitarios. (Kierkegaard diría que nos falta ironía, ironía autentica, no el subproducto que existe hoy : ironía como un cobarde tipo de manipulación del lenguaje. Kierkegaard se refiere a otra cosa. Cuando se habla mucho de ironía -hoy casi todos se jactan de ser irónicos- es porque no se la entiende, la verdadera ironía va implícita, no se explicita, la verdadera ironía es casi enigmática. ¿Pero hoy quien se detiene en un enigma? Mejor:¿Quién puede mantener su sensibilidad desalienada para percibir un enigma? Por eso no existe casi la ironía). Por ahí un personaje político bufonesco seria Elisa Carrio -bufonesco en el buen sentido, no en el idiota sentido que hoy le damos-. El problema es que ella, al ser opositora y querer poder “ejecutivo” se pone sería, lo que en lugar de ser un personaje cómico lo que produce Carrio es casi trágico. Pero creo que siempre serviría mucho como opositora, como legisladora quizás.
    Lo que deduzco de todo esto es que en las distintas sociedades “igualitaristas” – según la mezcla que se de entre distintas cantidades de lo igualitario y lo totalitarista- la tiranía de las formas políticas ha vuelto al hombre cada vez mas tonto.
    Disculpas por lo mal hablado pero no encuentro otros términos con la misma fuerza.
    Un saludo.

  • 10. Agustín Campos  |  18 septiembre 2013 en 20:20

    Se me ocurre que la figura del adulador es exactamente opuesta a la del que ejerce la parrhesia ( tan estudiada por Foucault en su ultima época ), es decir, aquel que incluso pone en riesgo su vida por decirle una verdad incomoda a un poderoso. Se ven varios aduladores en nuestro gobierno actual pero ningún parrhesiasta.
    Saludos.

  • 11. philo  |  18 septiembre 2013 en 20:40

    Me gusto la conferencia ( es un elogio)

    Coincido totalmente con la idea de que no hay adulación sin un vanidoso o un inseguro que necesite aprobación.

    No tiene nada que ver (o si) pero me vino a la mente una frase que siempre usaba mamá: “La ocasión hace al ladrón”

    saludos

  • 12. marlaw  |  18 septiembre 2013 en 21:42

    Lidia. Sí desea confirmar la pavada, no tiene mas que leer a Karl Popper en su libro:”Los enemigos de la Libertad” quién le dedica un extenso capítulo a Hegel.

  • 13. Lidia  |  18 septiembre 2013 en 22:16

    Gracias marlaw , perdón por mi exabrupto , pero ni Ortega y menos aun Popper son de mi simpatía
    Saludos Cordiales

  • 14. marlaw  |  18 septiembre 2013 en 22:30

    Francisco después de haber hecho mi primer comentario sobre Cordelia, me persiguió la duda.En realidad no alcanzo a discernir sí halagar los oídos de nuestro interlocutor, diciéndole aquello que este espera oir significa realmente una adulación, dado que en principio adular significa atribuir a alguién virtudes de las que carece, o en su caso magnificar las que posee con la finalidad que todos conocemos.En el caso de Cordelia sí bién esta se niega a proclamar un amor excesivo con el fin de agradar a su padre, en principio sí hubiera sucedido de manera inversa tampoco habría existido una adulación según lo que entendemos sobre el significado de esta palabra, a no ser que consideremos que declamar que alguien nos inspira un sentimiento excesivo y sobre actuado también implica subrepticiamente ensalzar sus virtudes.
    Lo que sí es cierto es que en ambos casos los fines que se persiguen son idénticos: Obtener un favor o una ventaja, algo que probablemente en mi caso me halla llevado a confundir ambos hechos.Me agradaría que alguién con mayores conocimientos pudiera zanjar la cuestión.

  • 15. Francisco  |  19 septiembre 2013 en 4:35

    Marlaw, si está buscando alguien con los mayores conocimientos no cuente conmigo, más trataré de responderle dentro de mis posibilidades.

    Según me he fijado recién en RAE la definición de adular es : hacer o decir con intención, a veces inmoderadamente, lo que se cree que puede agradar a otro.

    De todos modos creo que lo importante en una buena relación de afecto es que haya sinceridad, espontaneidad. No me parece bueno cuando aparecen mentiras o exagerados, falsos halagos como parte de un plan para obtener algo. Ni cuando hay mucho cálculo, estrategias ó manipulación. Todo debe darse naturalmente, honestamente, decir simplemente lo que uno piensa y ya. No es propicio forzar demasiado las cosas.

    Cordialmente
    Francisco

  • 16. santiago  |  19 septiembre 2013 en 12:18

    (Sigue de un comentario que no salio ayer.)
    Además de Kierkegaard, Nietzsche también entendía bastante bien la ironía, se compara con bufón. En ecce homo, el fragmento que cito G. Romero, Nietzsche dice entender la intuición de hamlet y lo compara con un bufón por necesidad, obligado por las circunstancias. En el zarathustra, al final del discurso del ultimo hombre, zarathustra dice que lo tratan como un “bufón que usa ironías siniestras”. Lo mismo Sócrates, Aristofanes lo ridiculiza y lo hace ver como un bufón en “las nubes” (bufón en el sentido que le damos hoy a esa palabra). El verdadero irónico, no goza de su ironía, sino que la ejerce por necesidad, porque entiende la realidad de manera mas amplia, accede a otro lenguaje, su ironía para la multitud muchas veces pasa desapercibida o, sino, es entendida como una ofensa, cuando en realidad hace un gran favor al ironizado.
    El verdadero irónico tiene una relación muy distinta con el poder que las demás personas. Pareciera que no le interesa el poder material, sensible digamos, es asceta de ese poder, entiende muy bien que el verdadero poder pasa por otro lado, va mas allá de esta vida, como Sócrates enseña en la apología entregando su vida misma. Ese poder tiene que ver con algo mas allá del tiempo, tiene que ver con la eternidad me parece. Y esa eternidad, si existe, la maneja alguien que sabe todo, y que no es material, es algo bastante mas potente digamos jajajaja. Un saludo.

  • 17. elayer  |  19 septiembre 2013 en 13:13

    Se me ocurre que el bufón era como un válvula de escape en la corte por medio de la cual el pueblo hacía una especie de catarsis, era como esa cuota de risa, de burla necesaria para distender en un sistema tan autoritario como la monarquía.Claro que esos bufones tenían la total complacencia del rey, ahora no es tan así.
    Estoy de acuerdo en que Lanata es como una especie de bufón, que además de hacer sus críticos monólogos tiene todo un equipo de actores cómicos que con sus imitaciones ridiculizan y se ríen del poder, pero a diferencia de los antiguos bufones que hacían reir a los reyes, Lanata no hace reir a los gobernantes, más bien todo lo contrario, lo odian, porque además de carecer estos de sentido del humor hay investigaciones muy graves que los desenmascaran dejándo al descubierto su corrupción y su propia farsa.

    Me gustan los bufones, en la página hay muchas imágenes de bufones, pinturas. Son famosos los bufones de Velázquez, Picasso, los arlequines de Pettorutti, Juan Gris. Cuando leía los posts sobre Shakespeare en un momento lo relacioné con Las Meninas, me encanta esa pintura, no sé porque me acordé, debe ser por el ambiente, es muy teatral, muy escenográfico…recrea una escena en la intimidad de la corte…además eran de la misma época. En Las Meninas también hay dos bufones, una enana y un enanito. Tal vez puede ser porque dentro de todo ese planteo espacial tan rico que tiene la pintura incluye el concepto de “cuadro dentro de cuadro” que se repite en Shakespeare, “teatro dentro de teatro”. No sé si Velázquez conocía a Shakespeare, me fijé y nació en 1599, quiere decir que cuando murió Shakespeare él tenía 17 años, fueron más o menos contemporáneos, pero seguramente ambos estaban influenciados por las mismas ideas de la época, una época de grandes transformaciones, de grandes descubrimientos, una verdadera revolución cientifica que generó grandes cambios en la forma de ver el mundo, y marcó la transición que va de un orden más cerrado, del equilibrio estático del renacimiento al dinamismo más dramático y pasional del barroco.

  • 18. philophrosyne13  |  19 septiembre 2013 en 21:35

    Interesante conferencia.De agradable lectura.

    Tal vez no coincido con la última frase “Los aduladores son como la maleza que crece al lado de la planta principal, ella cree que la están acompañando pero en realidad la están parasitando (y la debilitan)”
    El que goza de la adulación es en algunos casos un vanidoso y en otros un inseguro,. La debiltan o son débiles y por ello pueden crecer a su lado?

    saludos

  • 19. marlaw  |  20 septiembre 2013 en 3:02

    La traición y el engaño en los emblemas españoles

    Mª Dolores Alonso Rey (U. Angers)

    Como es sabido, en 1531 el humanista Andrés Alciato publica su Emblematum libellus. Previamente su editor Steyner lo había convencido para que incorporara imágenes ilustrativas de los epigramas. Se crea así un nuevo medio de expresión : el Emblema Triplex. Tres elementos lo componen : la Inscriptio, frase sintética que indica el tema ; la Pictura, imagen que ilustra el tema y el epigrama, y la Subscriptio, texto en verso que explica y determina el sentido en el que la imagen debe ser interpretada. El mensaje nace simultáneamente de contemplar la imagen y de leer el texto. La empresa, de origen caballeresco, se compone de también de figuras y palabras. Si en un principio la empresa enunciaba un programa vital personal y el emblema una verdad de alcance general, con el paso del tiempo, ambos géneros se confundirán. En España, se les añade un comentario en prosa cuyo objetivo es divulgar y defender los principios religiosos y morales cristianos. Los libros de emblemas se van a convertir en guías prácticas para vivir en sociedad y, los compuestos para la instrución de príncipes, en guías para el buen gobierno.
    Centrándonos en los libros de empresas y emblemas españoles de los siglos XVI y XVII, nos proponemos estudiar cómo trata la emblemática española el tema de la traición. Tema de preocupación en el barroco, época de pesismismo que concibe el mundo como un ámbito en el que reinan la confusión, el desorden y las falsas apariencias ; época en la que el verso de Plauto homo homini lupus sintetiza la visión del hombre y del mundo1. Nos interesa examinar cuáles son las relaciones que se tejen entre texto, imagen, tradición iconográfica y visión del mundo en relación con este tema.

    Es significativo que el primer emblemista Alciato inicie la serie dedicada a los vicios con siete emblemas sobre la perfidia2. Estos siete emblemas muestran una casuística de la traición aplicable a la moral personal. Pueden cometer perfidia los más cercanos (L, Dolus in suos). Se traiciona con la murmuración (LI, Maledicentia) y la adulación (LIII, In adulatores) a causa de la envidia (XLIX In fraudulentos). El engaño puede conducir a la injusticia de los jueces ( XLVIII In victoriam dolo partam). Por último, dos emblemas ponen en guardia al hombre sobre las malas compañías (LII, In receptatores sicarium), (LIV, Ei qui semel sua prodegerit, aliena credi non oportere).
    1531 el humanista Andrés Alciato publica su Emblematum libellus. Previamente su editor Steyner lo había convencido para que incorporara imágenes ilustrativas de los epigramas. Se crea así un nuevo medio de expresión : el Emblema Triplex. Tres elementos lo componen : la Inscriptio, frase sintética que indica el tema ; la Pictura, imagen que ilustra el tema y el epigrama, y la Subscriptio, texto en verso que explica y determina el sentido en el que la imagen debe ser interpretada. El mensaje nace simultáneamente de contemplar la imagen y de leer el texto. La empresa, de origen caballeresco, se compone de también de figuras y palabras. Si en un principio la empresa enunciaba un programa vital personal y el emblema una verdad de alcance general, con el paso del tiempo, ambos géneros se confundirán. En España, se les añade un comentario en prosa cuyo objetivo es divulgar y defender los principios religiosos y morales cristianos. Los libros de emblemas se van a convertir en guías prácticas para vivir en sociedad y, los compuestos para la instrución de príncipes, en guías para el buen gobierno.
    Centrándonos en los libros de empresas y emblemas españoles de los siglos XVI y XVII, nos proponemos estudiar cómo trata la emblemática española el tema de la traición. Tema de preocupación en el barroco, época de pesismismo que concibe el mundo como un ámbito en el que reinan la confusión, el desorden y las falsas apariencias ; época en la que el verso de Plauto homo homini lupus sintetiza la visión del hombre y del mundo1. Nos interesa examinar cuáles son las relaciones que se tejen entre texto, imagen, tradición iconográfica y visión del mundo en relación con este tema.

    Es significativo que el primer emblemista Alciato inicie la serie dedicada a los vicios con siete emblemas sobre la perfidia2. Estos siete emblemas muestran una casuística de la traición aplicable a la moral personal. Pueden cometer perfidia los más cercanos (L, Dolus in suos). Se traiciona con la murmuración (LI, Maledicentia) y la adulación (LIII, In adulatores) a causa de la envidia (XLIX In fraudulentos). El engaño puede conducir a la injusticia de los jueces ( XLVIII In victoriam dolo partam). Por último, dos emblemas ponen en guardia al hombre sobre las malas compañías (LII, In receptatores sicarium), (LIV, Ei qui semel sua prodegerit, aliena credi non oportere).

    Incorporo esta cita,(que llegó a mi de modo casual y a raiz de otra cuestión, porque la misma se refiere tanto a un mismo momento histórico, como asimismo al “engaño”, en la inteligencia que el tema que nos ocupa:La Adulación, no sería mas que una de las formas en que este se presenta.

  • 20. marlaw  |  21 septiembre 2013 en 0:11

    Lidia: Le agradezco sinceramente sus palabras, no solo por lo que se refiere a mi persona, sino porque de este modo Usted contribuye a mejorar el nivel de este Foro. Respecto a la obra que me he atrevido a recomendarle, he cometido “un fallido” al citar sú título, por lo que lo vuelvo a re-escribir.El título en cuestión de la misma es: The Open Society and its Enemies -Complete Volumes I and II Karl R. Popper fifth edition (Revised) 1966. A mi juicio lo mas notable de esta obra, es la singular interpretación que el autor hace de Platón. Por lo menos a mí me há servido para poder dilucidar algunas dudas y puntos oscuros que arrastraba desde mi época de estudiante universitario.

  • 21. aletheia  |  21 septiembre 2013 en 1:38

    y si le dicen bombón rumano, que vendría a ser? elogio o adulación?

  • 22. Elías  |  21 septiembre 2013 en 9:08

    Si Gladys La bomba tucumana canta “La pollera amarilla”, cuál sería el hit de Tomás el bombón rumano : ¿” La polera negra”?

  • 23. philo  |  21 septiembre 2013 en 12:59

    jajajaj, estuvo Elías!!!!jajaj

    Profe… mire usted que aceptación va teniendo en el mercado femenino, ya somos varias sus enamoradas (ojo!! que lo mío es intelectual) pero Aletheia si le hace honor a su nombre se podría decir que “LE HA TIRADO LOS PERROS”

    jaja me sigo riendo de sus ocurrencias Elías

  • 24. Francisco  |  24 septiembre 2013 en 4:39

    “Ponderalo al tonto y lo verás forcejear” …otra frase de la sabiduría popular sobre adulación.. me acordé ahora, creo que eran consejos del Viejo Vizcacha..

    Santiago, muy interesante lo que decís, ampliando conceptos con tu sapiencia habitual, siempre te leo, y no lo tomes como adulación, es un halago, o mejor dicho una descripción de la realidad, se nota que has leído mucho, que te has ocupado de cultivar tu mente y espíritu, es justo decirlo. Algunas cosas no entiendo mucho, pero es una falencia mía, soy una persona muy rústica, muy simple.

    Es cierto que hay que ser generoso para elogiar, te confieso que no soy de elogiar mucho, en un medio cuasi anónimo como éste tal vez lo hago más seguido, sin embargo me parece que es bueno elogiar, creo que hay que reconocer cuando algo o alguien tiene valor, estamos muy necesitados de valores y cuando los vemos tenemos que destacaros… más ahora que hablaron de la adulación me da cierto pudor, me temo que eliminaré los elogios para que no los confundais con adulaciones… aunque adulaciones no son porque no hay interés, que interés puede tener un ser cuasi anónimo que escribe en un blog? …que podría sacar? Nada. mis elogios son totalmente altruístas .. jaja… A veces me pregunto porque ocupo tanto tiempo en escribir aquí?, me pregunto también si les molestaré con mis extensos comentarios, más lo hago con gusto, creo que es una forma de encontrarme con los estupendos escritos de Abraham, y también con muy buenos comentarios que me hacen pensar sobre distintos temas… también encontrame con migo mismo, porque no, tomarme un tiempo para pensar, escribir es una forma de pensar..

    Bueno, pero mejor sigamos con el tema en cuestión, lo que decís sobre la idolatría, no lo habia pensado… creo que la gente necesita ídolos para tapar sus propias falencias, sus propias frustraciones, necesita tener alguien a quien admirar, es como llenar un vacío, como una ilusión… así es como toma determinados personajes sobresalientes por diversos motivos y los coloca en un pedestal, bien alto, cuanto más alto mejor, cosa que sea inalcanzable, que ni valga la pena imitarlos porque jamás podrán ser como ellos … Es algo que no veo bien, que no aporta nada, me parece que está bien admirar a algunas personas, tomarlos de modelo, de guía, imitar sus virtudes, las buenas cosas, pero idolatrar no… El que idolatra ve al ídolo como un ser superior, como un Dios, y no es así, somos todos iguales, puede que algunos tengan más talentos, pero no hay dioses.

    Igualmente no creo que haya adulación en la idolatría del “fan”, puede haber elogios exagerados o algo impostados, pero no hay interés de sacar algún provecho, más que un autógrafo, una foto o una sonrisa.. en cambio el ídolo gana mucho con los fans, los fans le dan mucho a los ídolos, son conocidos gracias a ellos, los hacen más grandes, alimentan su ego y su mito… pero al mismo tiempo también los perjudican, muchas veces lo llevan a esa sensación de omnipotencia, soledad y hastío que los empuja a tomar malos caminos…

    Distinto es el caso cuando estos fans-amigos de los ídolos están cerca, se llaman vulgarmente “los amigos del campeón”, esos sí que los adulan con interés, para sacarles cosas materiales, los viven, y cuando se les pasa el cuarto de hora los abandonan en la ruina.. Hay una película sobre el boxeador Gatica que cuenta exactamente esta historia..

    Hay idolos de todo tipo, deportistas, cantantes, actores, políticos, religiosos, intelectuales…. en algunos sectores del mundillo intelectual y artistico también es muy común que haya un sistema de adulaciones entre colegas, de exagerados elogios mutuos bastante hipócritas que se dan manija unos a otros, fomando una rosca, un sistema de alianzas interesadas que los ayudan a posicionarse, en la que muchas veces prevalecen las relaciones en lugar del verdadero talento.

    Con respecto a lo del bufón, me quedó una frase del anterior escrito de Abraham que me impresionó , “Ser intelectual es ser bufón”.. pero lo dejo para la próxima porque ya se ha hecho demasiado largo el comentario

    Cordialmente,
    Francisco

    Curioso, conocía el bombón suizo el bombón escocés, pero no sabía que existía el rumano

  • 25. Francisco  |  24 septiembre 2013 en 4:56

    Perdón, releí tu mensaje, y me parece que ahora entendí a que tipo de idolatría te referías.. al snobismo, el tener ciertos “idolos” que responden más a una sensación de pertenencia a determinado grupo social, ghetto.. tribu, y de ahí la falsedad, porque no es algo auténtico sino algo que tiene más que ver con el mundo de las apariencias…

  • 26. santiago  |  24 septiembre 2013 en 18:16

    También lo sigo a usted Francisco, me parecen excelentes sus comentarios, aire fresco, y quizás le caen bien mis comentarios porque tenemos sensibilidades parecidas, por lo que deduje de lo que leí usted es un creyente, como yo. Pero con respecto a mi sapiencia o mi “cultivación” no se deje engañar francisco, soy un rustico también, orgulloso y a la vez avergonzado de mi rusticidad jajajja. Vivo en el campo y rusticus en latín es campesino, así que mejor definición para mi no hay porque además desconozco muchas cosas. Soy un animalito de Dios jajajaj. El profesor Abraham es una verdadera persona cultivada, erudita, G. Romero también y varios otros que comentan en el blog, pero yo no. Creo en Dios y en la naturaleza, en su fuerza, si se algo, lo se por esa creencia, nada mas. Sabe, creo que usted se pone a escribir en el blog por la misma razón que yo me parece, y esa razón es porque encuentra en Abraham una sensibilidad especial, nada común, se anima a ir contra la corriente pero no porque este de moda ir contracorriente sino porque evidentemente es su naturaleza y esa naturaleza lo hace sutil, inteligente. Algo difícil de encontrar hoy. Y algo que sí sabe un verdadero creyente es que solo el pez que va contra corriente está vivo. Muchas veces estuve en desacuerdo con lo que pensaba Abraham, he llegado a despotricar contra el jajajaj, pero después me di cuenta que por mas que mi punto de vista no coincida con el suyo, su punto de vista lo hace desde la honestidad, desde alguien que se nota que busca, que no se aburgueso nunca. (esto parece “adulación” jajajaj pero es verdaderamente lo que pienso)
    Con respecto a lo de la idolatría voy a aclarar. Lo que usted dice del esnobismo es una parte de esa idolatría que es semejante a la adulación y está muy bien. Pero también hay otras semejantes, varias otras, voy a dar unos ejemplos. Usted nombro a Gatica, que otro nombre se me puede venir como Maradona. El tipo destruyo su vida –o su cerebro- basado en está especie de idolatría social –y varios otros la destruyeron o destruyen también por intuirlo como modelo-. Otro fue Perón, todavía pagamos las consecuencias de sus “vivezas”: Tanta es la confusión que creo, tan falsa es la idolatría a Perón que se puede ser peronista de izquierda o de derecha. Es un chiste, nadie lo entiende salvo un argentino. Después tenemos el caso de los filósofos que aparecieron en toda la historia, especies de sabios celebres que hoy hasta pueden ser de izquierda o derecha, de esa binaridad tan perversamente construida. Quien se anima a nombrar un vaca sagrada sin antes mugir mmmm, uhhh, ahhhh… nadie, pocos se animan a criticar y ver la verdad del pensamiento de personajes consagrados, si se está en desacuerdo simplemente se pasa a idolatrar a otro tipo y listo, entonces me ahorro de pensar bastante, sigo mi carril, la corriente no me molesta…
    En todos estos casos el que idolatra no ingenuamente sino deshonestamente, busca algún tipo de reconocimiento social por el ejercicio de su idolatría. La idolatría se puede ejercer al alabarlo con palabras o tratar de imitar sus “gestos” con acciones o varias cosas mas, pero lo mismo da, lo que busca es reconocimiento social, ser alguien a partir del ídolo. En la idolatría está el principio del fariseismo, y es muy simple, lo explico a este principio: hacer creer a los demás mí supuesta humildad para con el código social por adorar a un tercero, a uno fuera de discusión (a un dios en el caso de los fariseos), pero que en lo intimo lo considero como que no existe, porque creo que no me afecta en mi vida en verdad, lo desobedezco interiormente – entonces solo importo yo-.
    Saludos.

  • 27. elayer  |  24 septiembre 2013 en 23:18

    El otro día vi La Strada de Fellini, es de esas peliculas de la que todos hablan o conocemos de nombre pero no muchos vieron – de hecho yo no la había visto- es algo parecido pasa con Borges, el Martín Fierro o el mismo Shakespeare.. bueno, lo relacioné con esto porque ahí también había una especie de payasita, Gelsomina, – una Guilietta Masina encantadora – un bufón y un personaje brutal y autoritario encarnado por Anthony Quinn que bien podría cumplir el papel del rey, en cuanto a las relaciones de poder, amo-esclavo, aunque finalmente el poder estaba en donde nadie lo esperaba, en el corazón de la frágil e inocente Gelsomina. Si bien el ambiente es muy distinto, esta ambientada en la calle, en la miseria del neorrealismo italiano y el bufón cumple un rol totalmente diferente al del bufón de Lear, veo cierta semejanza, aunque lejana, y como en Lear todo termina en tragedia. Además de la literatura y la pintura, el cine también se ha ocupado de este tipo de personajes bufonescos, payasescos, especialmente Fellini que siempre está con el tema del circo, el grotesco. La Strada es una película maravillosa, pero muy triste. Gelsomina tiene algo de Chaplin también..

  • 28. Francisco  |  27 septiembre 2013 en 0:38

    Gracias Santiago, aunque no creo ser merecedor de tus palabras… pero que bonito eso que has dicho, no sabía que rústico significaba campesino en latín, no hay mejor halago para mí que ser campesino, aquel que vive en el campo, junto a la naturaleza, a lo simple, lo esencial… en el paisaje de la pampa, esa gran llanura metafísica… cielo y tierra separados por el horizonte… esa linea virtual… horizontal eterna, infinita… que no existe, que siempre se va trasladando y transformando con la interminable rotación del mundo… siempre distinta, siempre la misma.. y mucho aire, ese gran vacío que es la nada… y que es el todo… y en eso creo yo también, en la naturaleza…eso es Dios para mí.. me has traído hermosos recuerdos de mi infancia, no te sigo contando porque es largo y no tiene nada que ver, más es lo que más me gusta en la vida, el campo, sos muy afortunado de vivir allí. Y sí, seguramente tenemos afinidad pues lo parecido se junta.

    Es muy cierto lo que decís, el Profesor Abraham y varios aquí son personas muy léidas, -asi decían en el campo, jaja – muy cultivadas, pero lo que más valoro en Abraham es su honestidad intelectual, porque por más que uno pueda disentir tal vez en algunas cuestiones, y es muy sano que así sea, no tengo dudas en que todo lo que dice obedece a profundas convicciones.También valoro su inteligencia, su libertad de pensamiento, su creatividad, la pasión que tiene por lo que hace, sus vastos conocimientos, que le permiten ver más allá… todas cualidades que no son nada fáciles de encontrar en estos tiempos. Abraham es además una persona de mente abierta, como su nombre lo indica, ayuda a abrir las cabezas a otros, aunque la mía es un poco difícil de abrir .. jaja…Pero basta ya de elogiarlo, esto que era una crítica a la adulación ya parece una apología… Más sabemos bien que no es así, como alguien dijo por ahÍ, nos tiramos flores porque llegó la primavera… y es mejor que así sea, al menos de vez en cuando, que no nos peleemos tanto como es usual en este tipo de foros.

    Los años no vienen solos Santiago, a mí me han enseñado a conocer a las personas, el diablo sabe por viejo pero más sabe por diablo.. dicen… uno se da cuenta quién es quién… yo no sé muchas cosas, pero con las personas rara vez me equivoco. Además me han contado que es muy generoso, la gente que está cerca parece que lo quiere mucho, por algo ha de ser… Y lo vemos aquí en su blog, nos ofrece sus libros, sus escritos… me parece que es un poco malhumorado a veces, pero perfecto tampoco puede ser .. jajaj… no.. era una pequeña broma… también, debe ser duro soportarnos, a veces colmamos su pacencia..

    Con respecto a Maradona coincido con lo que decís, es más, lo tuve en mente todo el tiempo cuando hablaba de la idolatría y su peligros. Y muy bueno también lo de Perón, eso no lo había pensado, pero también coincido plenamente con tu opinión. Creo que Perón hizo algunas cosas buenas pero de mala manera, con autoritarismo, demagogia … desperdició una oportunidad única en la historia.Tal vez se pueda rescatar el último Perón, el de los 70, el del abrazo con Balbín, pero no lo sé, es muy complejo el peronismo como bien decís..derecha, izquierda.. mucha mafia y corrupción… cada vez más. El peronismo fue siempre un populismo, como ahora, aunque esto me parece mucho peor. Después de Perón se abrió una grieta en la sociedad que costó mucho cerrar y cuando parecía que ya estaba cerrada vinieron los Kirchner a abrirla otra vez, para su provecho, trayendo nuevamente odio y división a nuestro país.. es un gran daño que costará mucho reparar…

  • 29. Francisco  |  27 septiembre 2013 en 2:13

    De todos modos de lo que estamos hablando acá es del tema de la idolatría, no estoy de acuerdo con estos gobiernos demasiado personalistas, en los que se idolatra, como pasó antes con Perón y Evita, y ahora con el mito que se intentaba construir de Nestor Kirchner, “El”, “el nestornauta”.. y su viuda Cristina Fernández. Si bien es cierto que un presidente tiene que tener capacidad de liderazgo pero no una concentración de poder que llegue a tal extremo, ni de ese tenor, fanatico y cuasi religioso. Lo importante son las instituciones, no la personas. De esta forma es como que ellos se adueñan del gobierno, volviéndose cada vez más autoritarios, lo que no le hace nada bien al país.

    Sin embargo parece que las masas necesitan o les gusta este tipo de líderes, mandamases, caudillos, caciques, algo así como un rey o una reina, eso lo sabrán bien los sociólogos, quienes seguramente han ahondado en el tema. Por un lado pienso que es por ignorancia de la gente, pero no sé si es tan así. El otro día me preguntaba por qué en Europa, en países desarrollados, existen aún los reyes, parece que ellos también, a pesar de tener la mayoría un buen nivel de educación, necesitan de este tipo de personajes que para mí son simplemente parásitos con corona, parásitos de lujo. Más al menos allí lo tienen bien separado, el circo de la monarquía va por un lado y el gobierno por otro. Además es un circo más ordenado, más controlado. A diferencia de Europa acá se mezcla todo, está todo junto, el presidente se cree rey, – o reina en este caso – y actúa como si fuera la dueña del país, atropellando las instituciones y todo lo que interfiera su paso, sin ningún control, cree que el haber sido votada le da carta blanca para hacer cualquier cosa, cualquier tipo de atropellos y actos de corrupción sin dar ninguna explicación, y no es así en una república democrática como se supone es la nuestra, en fin .. hay mucho para hablar sobre este tema más no me quiero ir por las ramas.

    Es muy interesante también eso que decís sobre las “vacas sagradas”, también a veces me lo pregunto… porque algunos se los idolatra tanto?.. será una cuestión comercial?… no es que no merezcan reconocimiento, pero hay muchos buenos… Y hay otros que tal vez no lo merecen tanto e igual se los idolatra, pero bueno, ya se verá quienes perduran en los próximos 400 años… si es que sigue existiendo el mundo para esa fecha…. jaja

    Muy aguda tu observación sobre la actitud egoísta de “ser alguien a través del ídolo”… pienso que incluso muchas veces se toma a Jesús como “ídolo”, más no se siguen sus prédicas y enseñanzas, son los que se pasan todo el día en la iglesia y después hacen cualquier cosa, en una actitud hipócrita, de eso también hay, y en todas las religiones supongo debe pasar lo mismo.

    Bueno, otro dia sigo con lo que me faltaba sobre los bufones y la bufonería, si es que Abraham me lo permite, por supuesto. Pido disculpas por tan largos comentarios, más se me hace difícil sintetizar, y aún así me quedan muchas cosas en el camino… además me cuesta mucho, soy de pensamiento lento, como los del campo.. jaja .. Abraham escribió un libro, “Pensamiento rápido”, excelente por cierto. Mil disculpas otra vez.

    Un fuerte abrazo y gracias nuevamente, pues tus interesantes comentarios me han hecho pensar, como así también disfrutar de algunos recuerdos de mi niñez.

    Cordialmente,
    Francisco

    Algo que me olvidé de decir de Abraham es que cuando quiere tiene un manejo exquisito del humor, la ironía y el sarcasmo… podría ser un gran Bufón, dicho esto con todo respeto, por supuesto, en el buen sentido de la palabra. Como Borges, que a mi juicio también lo era, un gran humorista además de genial escritor. Y con esto estaba relacionado lo que te quería comentar sobre la frase de TA en el otro escrito, “Ser bufón y ser intelectual es lo mismo.”

  • 30. rodolfo lópez  |  27 septiembre 2013 en 12:10

    Vi La Strada, Ladrones de bicicletas, Rocco y sus hermanos, qué maravilla! Mi cultura es floja, intermitente, muchos años vacíos en todo, ahora agradezco -una vez más- al policial negro, “Muérase por favor” de James Hadley Chase, interesarme de nuevo en leer. Después de tanto tiempo casi es rescate: el autor me tira una soga.
    (El post es sobre apariencias; el entretenimiento es verdadero).

  • 31. aletheia  |  27 septiembre 2013 en 15:44

    la strada de fellini es la película preferida de bergoglio, alias el papa francisco.

    en cine también está el guasón, el más malvado de los bufones

  • 32. santiago  |  28 septiembre 2013 en 15:58

    Perdón por no contestarle antes Francisco. Pero su manera de escribir, haciendo explícitos los caminos de sus razonamientos y poniendo muchos puntos suspensivos, me genero dudas porque me hace acordar a alguien que escribía acá hace un tiempo, que usaba muchos pseudónimos. Pero mas allá de esa percepción, no se ofenda, le contesto nomás.

    Sobre Perón pienso exactamente lo mismo que usted: hizo cosas buenas el tema es como las hizo. Un pragmático peronista nos preguntaría: ¿se podrían haber hecho de otra manera ante los poderes que enfrentaba? Yo creo que si, mucho mejor manera, sin división, además después la debacle histórica que se armo y sigue habiendo, es coma aquel pasaje: “al árbol se lo conoce por sus frutos”. Pero buen. El problema de la idolatría es todo un tema. Yo creo que tiene que ver con dos tipos de lenguaje: el lenguaje idólatra solo busca quedar justificado ante los demás o ante si mismo, es un lenguaje estéril, encerrado en si mismo, no aprendemos nada del universo, por ahí entendemos algo del manipuleo, apariencia y la escalada social pero idolatrar esto nos paraliza la conciencia, no podemos llegar a lo original, solo imitamos, la tierra se nos vuelve estéril, no aprendemos nada verdadero, no avanzamos, solo nos mantenemos, no vivimos, sobrevivimos nomás hasta que el tiempo de acaba. Pero hay otro lenguaje, un lenguaje expansivo, nace de la certeza de un amor, esa certeza nos mueve constantemente a arriesgarnos por lo que creemos, a exponernos porque intuimos que el universo, la tierra, la creación, su lenguaje funciona así y si queremos seguir siendo parte de ellos para siempre, tenemos que aprenderlo. Es como dice aquel pasaje del evangelio: si el grano de trigo cae en tierra y no muere, no da fruto.
    un saludo Francisco.

  • 33. santiago  |  30 septiembre 2013 en 0:09

    Sobre la idolatría a Jesús es un tema delicado porque es bastante menos inocente que aquel que idolatra a un equipo de futbol… igual Jesús se encargo de decir esto, y no con todos usaba el mismo lenguaje (mateo 13,10-17). Todo depende de si tenemos el corazón abierto a esa expansión que te hablaba en el mensaje de arriba, a ese Lenguaje. Uno puede decir que cree o no cree en Dios, que sus circunstancias particulares o históricas lo llevan a desconocerlo o a conocerlo, pero lo esencial no es tanto decir si lo conozco o no, si creo o no creo, lo esencial es interiorizarse en este Lenguaje, compartirlo, los nombres se pueden manipular, podemos mentir o adular como venimos diciendo, y por el otro lado muchas veces aprendemos mal a los nombres porque en el aprendizaje hay una cuestión emocional que es difícil de cambiar. En el evangelio de Juan (que es un Evangelio muy incomprendido), los primeros 4 capítulos, Jesús nos muestra como le habla, que lenguaje utiliza con los distintos personajes o prototipos, de su época. Primero se declara a Jesús como la Palabra de Dios, el Verbo, el Lenguaje por el cual fue hecha la creación. Después se describe como se relaciona este Lenguaje con los diferentes tipos de personas, de corazones. Primero está Juan el bautista, un esenio al igual que Jesús, un profeta, puede dar testimonio de Jesús, lo puede reconocer. Después el prototipo de los que van a ser sus discípulos, aparece Natanael, un “iniciado”, el texto dice “un verdadero israelita”, un hombre sin doblez, primero se resiste, no quiere parecer “adulador”, pero después, cuando entiende, cede. Después los de la boda de caná de galilea, “gente que se casa”, extranjera, Jesús dice que el no tiene que ver con ellos, que para ellos su hora no ha llegado, pero María interviene. Después los vendedores del templo y los fariseos. Estos son los idolatras, los aduladores. Jesús hace un látigo con unas cuerdas, los echa y desparrama todos los puestos. Entonces estos le preguntan de donde le viene la autoridad para actuar así, a lo que Jesús les contesta con lo que se puede entender como una ironía, pues esta gente del templo no iba a entender nunca, Jesús dice: “destruyan este templo y en tres días lo levantare” haciendo una alusión a su resurrección.
    Después esta el dialogo con Nicodemo, un fariseo “bueno”. Jesús lo caga a pedos y, veladamente, al final, le dice que es un cobarde que no se anima a ir a la luz (Nicodemo lo va a visitar de noche para que no lo vean con Jesús), el dialogo refleja el contraste entre la profundidad del mensaje de Jesús y la literalidad o la superficialidad que produce el entendimiento sistémico o solo racional de la vida. Jesús le dice que tiene que nacer de nuevo a Nicodemo que es semejante a lo que en otros evangelios se dice “volver a ser como niños”.
    Después Juan el Bautista da otro testimonio. Le sigue el encuentro de Jesús con una samaritana, una extranjera, este dialogo enseña muchísimas cosas. Después vuelve a galilea y realiza el segundo signo para un funcionario real. Ahí termina esta parte del evangelio: igual dice mucho mas que está resumida descripción, mucho mas contenido teológico, pero en esta descripción trate de hacer como una mini guía, para mostrar como Jesús usa el lenguaje de manera distinta con cada uno, según su nivel de apertura, sinceridad, o de doblez como dice a Natanael (o a la samaritana: “en eso dices la verdad”, Juan 4, 18). Uno lo reconoce inmediatamente, a otros los busca, a otros solo les hace milagros y les reprocha ciertas cosas, a otros los trata con ironía, a Nicodemo le trata de explicar y abre la esperanza cuando cita el pasaje de la serpiente de bronce fabricada por Moisés. Igual por las dudas te aclaro que todo esto es una interpretación mía.
    Un saludo Francisco.
    (Disculpas por irme por las ramas, no lo vuelvo a hacer.)

  • 34. Francisco  |  30 septiembre 2013 en 2:44

    No tenés porque disculparte Santiago, cada uno responde cuando quiere y si así lo desea. Te cuento que yo escribía aquí hace dos o tres años aproximadamente, no lo recuerdo bien, si gustas puedes leer mis comentarios en los artículos de Abraham de aquella época. Dejé de escribir porque me cansaban las discusiones bizantinas entre los partidarios del gobierno y quienes estaban en contra, me parecía una discusión estéril porque no veía un debate honesto y sincero, a mi juicio de parte de los kirchneristas, solo un conjunto de sofismas y falacias que no conducían a ninguna parte, lo mismo que ocurre a nivel nacional. No me ofendo, pasa que soy una persona muy común, vulgar, supongo que de allí viene la confusión. De todos modos no es muy agradable esta situación que se ha suscitado, lo lamento, más agradezco tu sinceridad. Un gusto haber charlado contigo. En otro momento ampliaré lo que quedó pendiente sobre los bufones, la bufonería y los intelectuales, ya que es un tema que me resultó muy interesante, como así también la conferencia de Mónica Cabrera, de la cual quiero rescatar unas cuantas frases que me parecieron magníficas (y conste que no es adulación.)

    Con respecto a esta última respuesta comparto la primera parte, no así la segunda, pues no me agrada ningún tipo de idolatría, a menudo llevan a fanatismos, no digo que sea tu caso, más ya hemos visto muchas veces como las distintas religiones han apoyado hasta guerras defendiendo sus creencias, yendo a contramano de sus propias prédicas y enseñanzas.

    Cordialmente,
    Francisco

  • 35. santiago  |  30 septiembre 2013 en 13:56

    No pasa nada Francisco, evidentemente soy un perfecto persecuta jajajja. disculpeme por eso. A mi también me es agradable hablar con usted.
    Sobre ese tema de los intelectuales y la bufoneria creo que Abraham –a principio del año pasado me parece- una vez escribió sobre Giorgio Colli, sobre un libro de el, y en un momento resalta del libro un lugar donde Colli dice que los filósofos tienen un rol payasesco -o algo así recuerdo-. Interesante, aunque recuerdo que no me gustaba eso que decía Colli, no me gustaba por donde llega a esa conclusión.

  • 36. santiago  |  30 septiembre 2013 en 14:06

    Recién le escribí algo Francisco, quedo en el spam.

    Sobre la idolatría, no se si entendió la segunda parte que le escribí, cuando hable sobre el lenguaje. Igual ayer le escribí algo ampliando que salió hoy. El que verdaderamente practica religión no idolatra, no cosifica, hacerlo lleva al error (Apocalipsis 19, 10). Solo se adora a Dios, y eso se hace en “Espíritu y en Verdad” (Juan 4, 24), nunca por la fuerza.
    Pero hay mucha confusión y consecuente manipulación, somos hombres y entendemos mal, a veces este entender mal es ingenuo, otras veces no.
    un saludo.

  • 37. Francisco  |  1 octubre 2013 en 13:49

    Santiago, no te preocupes en absoluto, me alegra que haya quedado aclarada la cuestión, en la comunicacion humana, máxime a través de estos medios que no son cara a cara, muchas veces surgen malentendidos, lo importante es superarlos, hablando, o mejor dicho escribiendo, la gente se entiende, si hay buena voluntad y buena fe, por supuesto. Más tarde te contesto pues ahora debo irme a trabajar. Un abrazo, F.

  • 38. Francisco  |  2 octubre 2013 en 4:26

    Santiago, gracias por el dato de Colli, luego lo leeré con más detenimiento, más por lo que entendí no tenía mucho que ver con lo que yo intentaba decir, más bien todo lo contrario.
    Dejaré de escribir por un tiempo Santiago, pues se ve que a algunos les molestan mis comentarios, les molesta hasta la hora que escribo… y a decir verdad también yo me canso de escribir, voy a descansar de la escritura, y los dejaré descansar a Uds.. más volveré, no te preocupes, no vas a librarte tan fácilmente de mí. jaja.. Percibo que sos una persona muy valiosa, además de creyente, y te admiro por eso, por tener fé, y amor… Sé lo que decís, del sentimiento, esas cosas no se dicen ni se piensan, se sienten….más yo no lo tengo.. me indignan las injusticias del mundo y no sé si odio, no creo, pero no soporto a quienes hacen cosas tan malas, a quienes mienten, estafan, a quienes se burlan de todo el mundo y encima son elegidos y reelegidos por una sociedad sin valores…donde reina la hipocresía y el cinismo… bueno, no todos son así, pero gran parte, o al menos eligen muy mal…

    Tu interpretación del Evangelio es muy hermosa, suena muy lógica, real… me gusta ver a Jesús como un hombre más “normal”…una vez ví una película hace mucho, se llamaba Un niño llamado Jesús, era muy linda.. Yo no pertenezco a ninguna religión, solo sé que no se nada, no puedo afirmar ni negar nada, sería agnóstico me dijeron…para mí Dios es la naturaleza, creo que todas las religiones hablan del mismo Dios, la energía de la naturaleza, de distintas formas dicen lo mismo…

    Lo más importante es el amor, y Dios es amor también….amor a uno mismo y al prójimo… ama al prójimo como a tí mismo… dicen… y es así, hay que amarse y amar a los otros, comprender que somos parte de un todo y si le hacemos daño a los demás nos lo hacemos a nosotros mismos, porque todos formamos parte del todo, tan simple como eso. El día que todos entendamos esta pequeña máxima el mundo sera muy distinto, mucho mejor, tanto en la parte afectiva como material, no habrá tantos ricos ricos ni tantos pobres pobres, no habrá pobres de bienes materiales, ni pobres de espíritu…. El dia que la gente se de cuenta que la riqueza no es tan importante como creen, asi como Lear se dio cuenta.. porque aunque seas millonario, rey o presidente , si sos un ladrón, o una mala persona, no vales nada.

    Y es asi, Amigo, el egoísmo no lleva a ninguna parte, es la base de todos los males de la tierra… si te ponés a observar todos los males vienen de allí, del egoísmo.. es lo que pienso, más soy una persona muy imperfecta.. no soy de venganzas, pero no quiero a todo el mundo, no quiero a la mala gente, o los que apoyan a la mala gente, y no controlo mis pasiones, me sacan de quicio las injusticias.. más al menos soy sincero y digo lo que pienso…
    Un fuerte abrazo Santiago,
    Francisco

  • 39. santiago  |  2 octubre 2013 en 15:49

    Francisco no se preocupe por Elías, es así, medio chacotero, me estaba gastando a mi me parece, porque el otro día me confundí cuando me perseguí pensando que usted era alguien que escribió varias veces en el blog, siempre con distintos pseudonimos. En todo caso me parece un guiño a usted o nos gastaba a los dos. Ni idea. Pero buen, así es el tandilense.

    Sobre lo que usted dice “Dios es amor” lo dice Juan, el mas “intelectual” de los apóstoles (el escribió el Apocalipsis), en su segunda carta. Esa carta es muy buena, dice muchas cosas.

    Y el tema es la soberbia. El egoísmo es un defecto más execrable en el humano, pero todos los animales funcionan la mayoría de las veces de manera egoísta. No le puedo echar la culpa al hombre por eso, nacemos desde un punto de vista particular e irrepetible, es imposible que no pensemos de manera egoísta es decir: siempre desde nuestro punto de vista. El problema es que cuando sabemos que estamos equivocados (como en el caso del ser egoístas, entre tantos otros defectos, porque hay muchos defectos y por ejemplo tomar decisiones aparentemente “egoístas” cuando se hace algo que está bien no es malo), insistimos en ello, nos queremos autoconvencer a nosotros y a los demás que las cosas son así, aunque una voz interna siempre diga lo contrario. Y eso es la soberbia, cosa complicada.
    Un gran abrazo Francisco.

  • 40. aletheia  |  23 octubre 2013 en 22:18

    no creo como dicen acá que cueste mucho reparar la grieta que han abierto los kirchner. cuando no tengan más caja para hacer propaganda la gran mayoría los olvidará, o los recordarán como a menem.. la nuestra es una sociedad frívola y ciclotímica, a nadie le importa nada de nadie, y menos de estos ídolos con pies de barro

    lo que sí es más compleja es la grieta que decribió fernando iglesias en su artículo, esa es más profunda y viene de lejos, es más difícil de repaarar

    no sé porque borran mis comentarios, hay censura acá también?


Categorías

Comentarios recientes

marlaw en Bitácora 92
marlaw en Bitácora 92
Marcelo Grynberg en Bitácora 90
marlaw en Bitácora 90
marlaw en Bitácora 90

Calendario

septiembre 2013
L M X J V S D
« Ago   Oct »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

A %d blogueros les gusta esto: