Entrevista sobre educación- Clarín 24/5/2013

24 mayo 2013 at 8:26 12 comentarios

http://www.clarin.com/educacion/Elogio-dificultad_0_922708089.html
Anuncios

Entry filed under: General.

El ordenador de la violencia (Perfil 18/5/2013) No te alejes de mi (canción) Revista Ñ (25/5/2013)

12 comentarios

  • 1. mARCELO  |  24 mayo 2013 en 12:34

    Si. también los profe de biología son bastante soberbios y medio ……… bichos raros para ser mas suave ,,Es decir ,todas esta materias al igual que las matemáticas no estan para enseñar sino para captar talentos si alguien maneja bien los números ,eso serán los futuros Leo Fariña y el resto la va a seguir viendo por TV

  • 2. Tomás Abraham  |  24 mayo 2013 en 12:38

    pibe,
    sos pelotudo o qué?
    ¿eso es lo que sacás de este reportaje?
    ¿para eso escribís un comentario en el blog?
    ¿ de qué escuela te fuiste?

  • 3. marlaw  |  24 mayo 2013 en 12:39

    Comparto lo que dice Tomás Abraham. Interpreto que lo que intenta es reducir la actividad de enseñar y aprender, a lo que es, a su mínimo común denominador, para que no haya lugar a los divagues, ni a las especulaciones subalternas.

  • 4. mARCELO  |  24 mayo 2013 en 12:44

    de la de Tinelli , y que por cierto que vuelva por favorr

  • 5. Gustavo Romero  |  24 mayo 2013 en 14:11

    Muy buena nota. Coincido.
    Las transformaciones en el mundo se dan a través del conocimiento y de las producciones que permite el mismo. Se trata de potenciar el estudio, de desplegarlo, de mostrar lo que puede.
    Remarco, además, la frase:
    “Nadie se enseña a sí mismo, uno aprende de otros. Un libro es un maestro, los profesores son maestros. Un alumno tiene que hacer su propio camino: eso es un discípulo, alguien que hace su propio camino, que no lo podría haber hecho sin el maestro. El tema está en cómo te separás. El maestro se va a quedar solo, todo buen maestro se queda solo. El maestro que está todo el tiempo con las ovejas dentro del corral no es un maestro, es un tirano. Pero la autonomía siempre tiene que ver con una relación. Hay maestros que te guían hacia tu autonomía. Hay otros que no: les preocupa que no seas desobediente y no te apartes de la línea”.

    Me hace recordar al Kant de ¿Qué es la Ilustración? y al Zarathustra de Nietzsche, cuando Zarathustra le dice a los hombres: “No busco creyentes, sino discípulos”. Y el discípulo es el que se propone pensar por sí mismo gracias a la potencia que le dio su maestro. Además, para pensar hay que saber reír. Los creyentes no ríen, sólo muestran una mueca entre la obediencia y el desprecio.
    Abrazo

    PD: Quienes tanto hablan de la pedagogía y de la educación nacional y popular con el fin de aprobar a todo el mundo (la hipócrita “inclusión”), los que ponen como fin principal la “contención” del alumno y terminan humillándolo, deberían aprender de, por ejemplo, K. Marx (ya que lo citan tantas veces). Deberían tomarlo como ejemplo, ya que se pasó años y años estudiando en la Biblioteca del Museo Británico de Londres para entender los mecanismos del capital. Para transformar hay que estudiar, investigar, tener curiosidad, discutir.

  • 6. Carlos R.  |  24 mayo 2013 en 14:50

    Estoy de acuerdo Tomás.
    Diría que se estafa al alumno, aún en la universidad. Estudiar y llegar a ser un buen profesional es difícil. Una discusión interminable en el departamento de Antropología es sobre el porcentaje de artículos en inglés en la carrera. La posición del claustro estudiantil es que no debería haber contenidos en inglés o que no deberían superar el 15% del programa de cada materia. Pero en la orientación de arqueología, si no sabés inglés, no podés investigar. No dudo de que para muchos la cursada sería más fácil. Pero ¿que pasa cuando ese alumno tiene que hacer una tesis o aprender una técnica de laboratorio?

    El discurso inclusivo sirve también para tapar la decadencia de la escuela media y básica. Lo que se está gestando es una educación pública que contenga a los pobres, asista a la clase media asalariada en el cuidado de los hijos, y que además dé empleo precario a los egresados de terciarios y profesiones liberales. No es un plan sistemático, sino el producto de un “dejar hacer” que incluye también a los sindicatos docentes. La mejor educación quedará en manos de los que puedan mandar los hijos al colegio privado o al universitario.

  • 7. Philo  |  24 mayo 2013 en 15:36

    Hay alguno conceptos que me parecen brillantes
    -Las cosas que valen son dificiles.
    -el esfuerzo de vencer el obstáculo asociado al verdadero goce, que construye la autonomía.

    Hoy los vivo así.

    Pero la pregunta de si el problema de la desigualdad debería quedar excluido del debate no tuvo una clara respuesta.

    Usted es una de las mentes brillantes de la Argentina, sin embargo me parece que esta nació y creció dentro de una sombría biblioteca, tengo la impresión que usted nunca piso el barro.

    Yo nací, viví y gracias a mi amor al estudio (que nunca supe de donde provino, pues mis padres eran semianalfabetos) logré salir del barro.

    Trabaje como docente un tiempo en el barro y le aseguro que su discurso no sirve allí.

    Hay algo en lo que discrepo totalmente que el alumno debe obedecer y ser humilde, eso es para fieles y devotos. El estudiante debe estar convencido y tener cierta rebeldía que es la que lo motiva a atravesar la barrera que le permite crecer.Que lo impulsa a vencer al dificultad.

    Una vez ya le dije no hay aventura y viaje mas apasionante que el del saber, pero no se puede hacer si no tenemos cargada la cantimplora.

    La desigualdad no puede estar fuera del debate.

  • 8. Sergio R.  |  24 mayo 2013 en 16:18

    Coincido con lo que dice Tomás, sobretodo con ese gran mercado paralelo de la educación y la pedagogía, que no esta mal, pero esta sobredimensionado y sobrevaluado. ¿Cómo se soluciona? ¿Cómo fomentar el estudio y el esfuerzo? Una pata cultural, una económica, una social. Todavía no veo cómo mejorar la educación sin mejoras sociales, están tan imbrincadas entre sí que son inseparables. ¿Habría que tener una escuela para la clase media y otra para la clase baja, y la alta? ¿quién se banca eso? Los mejores docentes a veces son los que no se dedican a dar clases full time ni lo necesitan para vivir, ya que evitan la saturación y el automatismo. No es lo mismo un burro que un gran profesor, pero sí que la sociedad valora más a un administrador de empresas, un contador, un abogado, un licenciado, que a un profesor, que no solo debe saber los contenidos si no cómo trasmitirlos y el impacto social es mucho mayor. ¿Qué haría yo?, revalorizar el trabajo de profesores y maestros con una recertificación de su titulo, exigencia a full de contenidos, de asistencia a clase, evaluaciones permanentes de directivos y colegas ,y encuestas de sus alumnos, obligación de capacitaciones serias en forma periódica y que todo eso tenga peso en la renovación de su cargo. Después les multiplicaria por 4 o 5 el sueldo actual y los llenaría de beneficios sociales. ¿Pero qué hacés con los que se queden afuera de ese proceso de mejora que seguramente son miles? Por otro lado, desde una perspectiva social más amplia que la escuela, ¿Qué es mejor, que un chico este en la calle o que esté en la escuela y no aprenda mucho? ¿Es válida esa dicotomía? Es un quilombo.

  • 9. rodolfo lópez  |  25 mayo 2013 en 0:21

    Creo que Tomás es Maestro de Maestros, en sentido académico y también en sentido popular de barrio. La nota explica cómo construir un país mejor; es necesario estudiar -del maestro que nos enseña-, poner empeño y sacrificio para lograr-con suerte- entender las complejidades de nuestra disciplina en este mundo.
    No soy experto más no puedo agregar. Pero mañana es 25 de Mayo y aprendí de pibe -siendo alumno- que es una Fecha Patria. Concierne a todos los argentino, evoca los albores de la nacionalidad.
    Pero este 25 de Mayo se festejará sólo la última década “ganada” por este gobierno mínimo. Y sobre la primera junta fundacional, sobre Mariano Moreno, J J Castelli, C.Saavedra, M Belgrano, “French y Berutti”, los patriotas de entonces: nada o bien gracias. Lo mismo para los gobiernos que les sucedieron -doscientos años de historia!! varios patriotas- que constituyen la “complejidad esencial argentina”. Y que mañana será jibarizada en plaza pública, reducida, ajusticiada a Cristinismo. Pocas veces tanta mezquindad, tanta falta grandeza. Tanta ausencia de Patria.

  • 10. EF  |  25 mayo 2013 en 1:58

    muy buena Tomas. Y que bueno eso que haces en la Di Tella.
    Abrazo

  • 11. marlaw  |  25 mayo 2013 en 5:22

    Muy bueno el comentario de Gustavo Romero. Se ve que interpretó cabalmente, las palabras del “profe”

  • 12. Florencia  |  25 mayo 2013 en 11:41

    Un maestro es capaz de una tarea prodigiosa, que es dar al alumno coraje y modestia. El coraje es necesario cuando uno está medio solo y perdido, pero tiene ganas. La modestia es más necesaria todavía, sobre todo cuando uno tiene una falsa impresión de “lleno” de saber lo que en realidad no sabe. La modestia no se saca a patadas, ni humillando, sino mostrando vacíos para que el alumno los vea, casi como si fuera un descubrimiento propio.

    Cuando se logra ese prodigio algo pasa en el alumno, se le abre una nueva capacidad en sí mismo, que luego será alimentada por su propio trabajo. El maestro guía, indica, muestra complejidades, pone el dedo en las simplificaciones y los atajos, sin acusar. Sacude las comodidades, corre la meta.
    El peso del trabajo está del lado del alumno, y es una bendición que así sea. El buen maestro propicia, muestra caminos de propensión, de cuestiones que necesitan más incisión, más profundidad.
    Por eso es tan necesario el maestro, uno solo puede llegar a acomodarse en las facilidades, volver a creerse lleno.

    Pero creo que el trabajo de aprender es algo que no tendría que ser tan “premiado”, es un privilegio y como tal, escaso. Su escasez marca su valor, algo a lo que se aspira con hambre, con ganas, nadie debería ser celebrado por tener hambre.

    Uno, si tiene la suerte de tener un maestro, debería celebrar la ocasión de aprender. Los que hemos tenido esa suerte, sabemos de la responsabilidad de no tener excusas.
    Gracias Profe!


Categorías

Calendario

mayo 2013
L M X J V S D
« Abr   Jun »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

A %d blogueros les gusta esto: