Presentación de la Lechuza y el Caracol

6 mayo 2012 at 9:55 42 comentarios

Feria del Libro viernes 4 de mayo 2012

 

Añoro a los amigos escépticos, a los desencantados del mundo, a los que no creen en nada y piensan en todo, a quienes soportan el peso de la decepción sin dejar de ser entusiastas y hacedores, a los hiperactivos pesimistas que no necesitan un credo para un buen despertar, a los que no acomodan sus palabras, a los más creativos y poco funcionales a sistemas de poder, los que no renunciaron al humor y rien de sí mismos para pensar mejor. Para esos sobrevivientes no hay “causa” ni “modelo”, ni chicana, ni cargada, ni piolada ni pogo.

Vivimos tiempos de exaltación continua que me produce aburrimiento a pesar de la agitación que no deja de destilar un vapor monótono e inerte. Es bueno cambiar de tema una vez que el contenido está saturado. Estelibro esun deseo de cambiar de tema. Si no se cambia de tema por temor a perder audiencia domesticada por un  mismo juego – mal consejo – al menos cambiar de ritmo y de distancia. Un poco más lejos y con menos frecuencia.

Estos también son tiempos en los que ya se sabe lo que se va a decir. Hay una distribución fija de los discursos y los esgrimistas verbales repiten sus posiciones en busca de su “touché” para luego retirarse satisfechos.

Los columnistas de los medios están encadenados a una sola línea editorial.  Hay emisoras y diarios que se especializan en dar buenas noticias, frente a otros que sólo las dan malas. Unos publican estadísticas favorables al gobierno, otros perjudiciales. El convidado de piedra llamado ciudadano debe trabajar para cotejar posiciones, siempre tuvo que hacerlo. Antes tenía la comodidad de poder apreciar en un solo medio varias posiciones, ahora debe comparar varios. Es un poco más caro. De todos modos poner en tensión argumentos para un mejor análisis de la realidad es la labor de una minoría, la mayoría busca certificar lo que cree y quiere.

Hemos perdido lamentablemente dos figuras retóricas enriquecedoras de la producción discursiva: el dilema y el matiz. Los asuntos humanos referidos a la política, a la ética, e incluso a la existencia, son dilemáticos. No se resuelven, se deciden. Se degrada a la dilemática por ser la disciplina de la arbitrariedad en nombre dela necesidad. Perosu paradigma epistemológico no se rige porel delas ciencias, los dilemas no se verifican ni se demuestran, tienen que ver con el riesgo y con la responsabilidad.

Una vez  planteado un dilema, no se busca la solución sinola salida. Peroésta requiere un profundo trabajo intelectual.

Es muy importante el matiz, como loes también elalto contraste, la fotografía es buena compañerade la filosofía. Elpensamiento contrastado es un arma contra la cobardía, contra la ambigüedad y el siempre quedar bien que es propio del progresismo en todas sus vertientes, republicanas y populistas. El matiz es un buen remedio contra la estupidez, un antídoto contra el fanatismo que imponen las castas sacerdotales y los comisarios culturales.

No hay que asustarse con ser minoría o practicarla disidencia. Lapalabra “compromiso” o la palabra “resistencia” no son un salvoconducto moral para seguidores de mayorías electorales o vanguardias iluminadoras.

Haber sido minoría en la historiaargentinanodeja de ser un certificado de buena conducta intelectual, en el sentido parresiástico del término,el dela franqueza en el decir ante un poder hegemónico.

Ser minoría en el 66 cuando el consenso a favor del golpe dela autodenominada RevoluciónArgentinaera mayoritario. Minoritario en los setenta por descreer que el montonerismo y el camporismo lejos estaban de la dulce melodía de una Sierra Maestra poblada por los nuevos Robin Hood del Caribe. Minoritario en el 76 ante el clamor masivo por el orden militar y la pacificaciónde una sociedadque secuestraba y mataba diariamente. Minoritario en el 78 en el que el hecho de ser apasionado futbolero no invitaba a festejar nada. Minoritario en el 82 frentea una sociedadentusiasta por la recuperación de tierra ocupada, organizada por un jerarca militar. Minoritario en la inauguración de la democracia  ante la multitud de democaretas embozados dulcificados de  repente y académicos  que poblaban instituciones en nombre de una racionalidad de claustro y una modernidad ilustrada. Minoritario en los noventa ante un progresismo que no atinaba a pensar las causas de la derrota política apenas recuperadala democracia. Minoritarioante la fiesta consumista y su relato basado en el evangelismo empresarial y el pragmatismo beato. Minoritario en el 2001 ante el golpe popular que mostraba que la democracia del 84 era poco merecida. Minoritario en el 2004 cuando la política de los derechos humanos se sostenía en la trampa, el relato autocelebratorio en el que se fundaba la mentira que lo legitimaba, mientras se manipulaba la memoria y la ignorancia que necesitaba.

Minoritario hoy. ¿Cuáles son las consecuencias del espíritu de disidencia y del devenir minoritario de la tarea intelectual?

No vivimos tiempos de polémica, vivimos tiempos de intimidación. Nada se debate. Se difama. Este tipo de buchonería nada tiene que ver con las famosas polémicas del pasado. Cuando Sarmiento y Alberdi discutían a los gritos e insultos, cuando lo hicieron hábiles polemistas en el fragor de batallas culturales, tenían la humildad de llevar a cabo un trabajo intelectual. No debate cualquiera. Se necesitan argumentos, fina observación, buena escritura, un manejo del arte panfletario, ir más allá del narcisismo herido, del resentimiento y dela envidia. Senecesita trabajar. Hoy la difamación es gratis a la vez que bien paga, basta mostrar trapos sucios de quien no nos conviene, esconder las manchas de quien nos sirve y a quien servimos, escupir afiches y denigrar a Strassera.

Tampoco sirven el maniqueísmo o la extorsión sobre temas puntuales. Estar o no de acuerdo con medidas del gobierno sólo sirve para la mezquindad de una ideología de trincheras. La asignación universal por hijo puede ser una medida necesaria por una situación social de gran pobreza, pero no hace a quien así lo estima, adepto dela Coalición Cívicacuando pedía su implementación durante años ante la indiferencia del gobierno ni nos obliga a adherir a Proyecto Sur cuando luchaba por su legislación, ni ahora a ser miembro del kirchnerismo que se apodera de la medida como si fuera cautiva de su corralito político.

Creo que criticar al poder de turno es fácil. Más difícil es hacer un análisis críticode la sociedad. Elpoder es una secreción de la sociedad que lo destila por sus poros. Por el contrario, es más interesante la acción de los gobiernos que las críticas de las oposiciones porque el poder político debe decidir y pagar costos por sus decisiones mientras por lo general las ofertas de las oposiciones son prometedoras por ser ideales.

Por eso no me interesa la vocación antikirchnerista de quienes llevan a cabo una misión redentora en nombre de valores cuya solvencia parecen fijados en una subasta.

Las  garantías que protegen a los ciudadanos críticos del poder y el hecho de que no haya delitos de opinión o presos políticos no hay que agradecérselos a nadie, no hay dueños de casa en materia de democracia.  Estas garantías existen porque estos veintiocho años no han sido totalmente en vano y no por gracia ni por las virtudes de los tiempos presentes. Ya los clásicos advertían que quien ejerce el poder debe practicar la humanitas, la pietas, la humilitas, para no ser esclavo de la propia soberbia que no sólo lleva al desastre al Uno o a la Una que impera.

No tememos los golpes militares pero si ya no vivimos esa amenaza, no es gracias a los juicios a criminales de estado hace tiempo retirados de la acción ni por haber descolgado un cuadro, sino por la derrota del poder  de fuego activo en diciembre de 1990 por el que un último militar tenebroso en nombre del antiimperialismo y jurando por la bandera nacional y popular levantó a su tropa en momentos de la llegada de George Bush. Lo derrotó un innombrable convertido por necesidades del relato oficial en un enemigo a  conveniencia

Parece que el llamado relato no ha integrado este capítulo de nuestra historia como tantos otros por temor a que incomode la confección de los nuevos mitos.

No comparo la situación de nuestro país con otros que  nos presentaron como ejemplares. Nuestrasociedad noes la peorde todas. Elespíritu disidente es localista. Quien no tiene bronca contra su propio terruño tampoco lo ama. Los profetas internacionales, por el contrario, tienen la tarea fácil. Las agencias de turismo académico les pagan para hablar de biopolítica y llenan una sala.

No sólo elespejismo de países modelos se ha quebrado en lugares como Irlanda, Islandia,la seductora Españaola olímpica Grecia.Lascrisis se suman como la del tequila, la del arroz, la del vodka, la punto com, la inmobiliaria, la financiera, etc.No hay sociedada salvo de la complejidad y la inestabilidad de los sistemas. Por eso tampoco deberíamos comprar nuestros espejitos de colores azules y blancos en un país de deserción escolar endémica, paco, marginalidad estructural, falta de viviendas, miles de cartoneros, déficit energético y dependencia de la producción primaria y de las compras de unos pocos clientes que si dejaran algún día de pasarnos sus órdenes de compras nos someterían a una grave crisis económica y social.

La intervención de un intelectual en un grupo al que adhiere debe ser tangencial, para usar un término esclarecedor del ensayista e historiador Tony Judt. No tiene sentido que se convierta en un propagandista y oculte sus críticas en el vestuario de una secta para no favorecer a un supuesto enemigo.El debatedebe ser a puertas abiertas.

Mi adhesión inorgánica al socialismo fue un ensayo fallido a la vez que fructífero. Confié y confío en la integridad de su conducción, considero necesaria su visión de la política como servicio al bien común, pero creo queel debateen sus filas políticas está limitado por prejuicios de larga data.

Para tener ideas hay que confrontar, y no hay límites temáticos para iniciar la discusión ni con quien llevarlas a cabo. No hay que tener miedo de dividir sino deno pensar. Elresultado de mi intervención no fue del todo auspicioso por la resistencia encontrada cuando se tocaban  intereses de aparato, pero tiene un fruto apreciado por la amistad que continua y la confianza que se otorga al saber que se expresan puntos de vista sin acomodar ni las ideas ni las palabras.

Al no haber un pensamiento arriesgado se conservan los principios pero se carece de ideas, al ocultar y silenciar las falencias se contribuye a la idolatría y se censura la crítica.

Nuestro país ha visto desmoronarse su sistema político. No tenemos sistema alguno, ni republicano ni nada. A la crisis de la representatividad generalizada en el mundo le agregamos que en nuestro caso es crónica y sin mediadores alternativos. Nos gusta la verticalidad y una vez que un cimbronazo descabeza la cúspide se desmorona todo el andamiaje. Es lo que sucede hoy, rogamos por la continuidad de un poder para que la indeseada orfandad no nos obligue a vernos las caras que no serán sonrientes.

El resultado es que ningún sistema de autoridad ha quedado en pié. En realidad no es que se fueron  todos, sino que nunca vino nadie. No diferenciamos autoridad de poder. No creemos en ninguna autoridad y veneramos al poder. Lo adoramos. Al no creer en nada ni nadie, estamos dispuestos a venerar cualquier mito. Un mártir, un hereje, y a cobrar. Una autoridad se legitima por el ejercicio de su función, su ocupante es reemplazable porque vale por el lugar que instituye y por el valor que trasmite. Un poder domina, se basa en dinero y armas, sin ellos se derrumba.

Recuerdo cuando un jefe de gabinete decía que los medios eran responsables de crear la sensación de inseguridad al multiplicar miles de veces por las pantallas un mismo crimen puntual. Hoy muchos tratan de crear la sensación de felicidad con la misma operación mediática. El país de fiesta, la fiesta de algunos en la pantalla de todos. De no participar de la misma, habrá que buscar otro tipo de felicidad, después de todo la única felicidad compartida inventada por el ser humano no sólo ha sido la felicidad mediática.

Propuse en este libro pensar en todos estos temas, sin necesidad de creer, y con el deseo de pensar y escribir. No me hacen falta sueños, los sueños nos tienen y se apoderan de nosotros mientras dormimos, los deseos se tienen, nos hacen despertar con ganas.

Es la razón por la que es buena la mañana cuando la lechuza duerme y el caracol descansa.

 

 

 

Anuncios

Entry filed under: General.

http://www.revistaenie.clarin.com/ideas/filosofia/Entrevista-Tomas-Abraham_0_694730528.html http://www.revistaenie.clarin.com/ideas/filosofia/Thomas-Abraham-lechuza-caracol_0_695330694.html

42 comentarios

  • 1. Camila  |  6 mayo 2012 en 10:47

    Excelente! En vivo mejor aun!

  • 2. Beatriz  |  6 mayo 2012 en 11:30

    ¡Qué bueno sentirme identificada! a veces la soledad pesa ¡gracias!

  • 3. rib  |  6 mayo 2012 en 12:09

    Tangencial o asintótica ???

    http://rib-moregeometrico.blogspot.com.ar/2012/05/set-net.html

    No entre aquí quien no sepa geometría.

  • 4. Gustavo Romero  |  6 mayo 2012 en 15:17

    “¿Quiénes son los hombres de mayor potencia?
    Los más templados, aquellos que no tienen necesidad de creencias extremas, de ningún artículo de fe, aquellos que no sólo admiten sino que aman una buena dosis de azar, de sin sentido, aquellos que pueden pensar al hombre con una significativa reducción de su valor, sin por ello volverse pequeños y débiles: los más ricos en salud, que están a la altura de la mayoría de las desgracias y, por ello, no le temen tanto a las desgracias. Hombres que están seguros de su potencia, y que representan con orgullo consciente la fuerza alcanzada por el hombre”.

    F. Nietzsche, Nachgelassene Fragmente, in Sämtliche Werke. Kritische Studienausgabe in 15 Bänden (KSA), 12 (1886-1887), 5 [71], p. 217.

  • 5. Mar  |  6 mayo 2012 en 15:51

    Qué bueno TA! Lamento no haber podido escucharlo personalmente.

  • 6. juan cruz  |  6 mayo 2012 en 15:59

    tomás en santa fe pones tu inteligencia al servicio de los socialistas que son mayoria por si no sabes, por lo demás el texto es una tediosa defensa de tu ego.

  • 7. EF  |  6 mayo 2012 en 16:02

    grande Tomas, lo que se necesita. Y me alegro por la France
    Abrazo

  • 8. Gustavo  |  6 mayo 2012 en 19:07

    Hablando de todo un poco, de minorias, de feria del libro, etc. Cuantos cientos de libros pasan por la feria cada año. Y cuantos pasan desapercibidos. Cuantos autores nuevos que son totalmente desconocidos por ahi no editan mas de 300 ejemplares y pasan sin pena ni gloria. Tampooco estoy muy de acuerdo con esa especie de “mediatizacion” de la feria. Donde da lo mismo que pasara Moria Casan, Tinelli o Anibal Fernandez que Eduardo Galeano, Felipe Pigna, etc

  • 9. Damian  |  6 mayo 2012 en 19:36

    Un lugar en el mundo.. una razón de ser.. una luz en el camino… no le hace falta el autobombo profesor, a caído en las redes del kmo, funcional al sistema. emite uno a uno los tópicos originados por una incuestionable incomprensión.
    Pensar y creer comparten una zona, es una relación indispensable de mil formas, zona gris casi nunca determinada por el discurso, condicionada por el tiempo y triste cuando es obturada por la por la necedad. ¿Para qué insistir con la política si a diferencia de la filosofía, Ud no la disfruta, la padece? por un momento pensé que había le vendido el alma al diablo y conseguido un lugar de partida como candidato…amigo, es difícil allá, además con el fatalismo con que ve a las crisis financieras no creo que coseche muchas voluntades.
    Comparto casi idénticamente el recorrido minoritario, es algo personal y no entiendo que haya que revolearlo como contenedor de una verdad, como parece que estamos en un estadio sub humano, con ganas de que nos torturen y nos maten, solicitando a gritos una tiranía guárdelo, quizás sirva como salvoconducto.

  • 10. Sergio R.  |  6 mayo 2012 en 19:55

    Me gustó: “Al no haber un pensamiento arriesgado se conservan los principios pero se carece de ideas, al ocultar y silenciar las falencias se contribuye a la idolatría y se censura la crítica.”
    Para mi la ideología política esta cargada de creencias, los hechos se acomodan y se clasifican en gravedad según nuestra creencia. ¿qué en qué momento formamos esa creencia? No sé. En la adolescencia-juventud me parece. Pocos cambian su ideología política básica a través de los años.
    http://sergiorossiapuntes.blogspot.com.ar/

  • 11. Marianela  |  6 mayo 2012 en 20:37

    Gracias Tomas por el libro, sus pensamientos me alimentan. Es una alegría contar con intelectuales como Ud. en este momento tan azul y blanco.

  • 12. Jorge Alonso Pérez  |  7 mayo 2012 en 19:46

    Querido amigo Tomás:

    No hay autoridad ni oposición. El miedo al vacio de poder, que ya vivimos en el 2001 y en el fin anticipado del gobierno de Alfonsín y en los últimos meses del gobierno “demócratico” de Isabel Perón sumado al voto bolsillo mientras duren los subsidios, planes no trabajar, etc, garantizan la continuidad del modelo a cualquier precio. Tu pensamiento esclarecedor, al menos para mí y algunos amigos, me hicieron pedirte el viernes que sigas pensando en voz alta. Me recordaste en tus palabras de presentación aquella canción que hiciera popular Horacio Guarani “Si se calla el cantor”. Yo diría “Si se calla el pensador”. Como siempre un fuerte abrazo.

  • 13. Marcelo Grynberg  |  7 mayo 2012 en 20:27

    Sieg oder Tod !
    No podias elegir una cita un poco mas inteligente ?
    Saludos

  • 14. Mar  |  7 mayo 2012 en 21:03

    Marcelo,
    lo que es increíble es la cita…

  • 15. Marcelo Grynberg  |  7 mayo 2012 en 21:18

    Casualmente, con Santiago estuvimos intercambiando algunas impresiones sobre Nietzsche (fijate en “entrevsita de hoy”).
    No niego que N haya sido un pensador importante, pero cuando se equivoca lo hace fiero …
    Saludos

  • 16. Gustavo Romero  |  7 mayo 2012 en 21:59

    Hola Marcelo.
    Me extraña que interpretes la cita de ese modo, ya que justamente comienza diciendo todo lo contrario. Nada de totalitarismos, sea cual fuere su color, sino templanza, sin artículos de fe ni creencias.
    Saludos

  • 17. Gustavo Romero  |  7 mayo 2012 en 22:18

    Por otro lado, entiendo y conozco (por nuestros debates anteriores) tu posición acerca de Nietzsche. No es necesario que te indignes cada vez que cito algo de él, ni que aludas a supuestos aspectos protofascistas de su obra (al mejor estilo habermasiano). Ya nos conocemos en este blog, no es necesario enojarse tanto ni estimarse de ser más o menos inteligente por los comentarios o las citas que se escriben.
    Te mando un saludo.

  • 18. Marcelo Grynberg  |  7 mayo 2012 en 22:23

    OK. Valoro mucho tus intervenciones en el blog, pero por
    por tus propios comentarios y no por los de N.
    Saludos

  • 19. Rosa  |  7 mayo 2012 en 23:01

    ¿Puedo participar de la conversación? Suponiendo que me dan el permiso requerido, quisiera decir lo siguiente: ¿Alguien leyó el Evangelio según Marcos de Borges? Me tomaré un segundo atrevimiento, trataré de resumir una obra maestra en unas pocas líneas.El cuento está ambientado en 1928, en una estancia ubicada en el partido de Junín. Su protagonista, un estudiante universitario próximo a graduarse toma contacto con el capataz y sus dos hijos, los Gutres, “altos, fuertes, huesudos, de pelo que tiraba a rojizo y de caras aindiadas”. Por diversas contingencias que se desarrollan en el cuento, el protagonista ( Baltasar Espinosa) queda a solas con la familia del capataz y encuentra una vieja biblia en inglés. La biblia llevaba escrita el nombre original de la familia (Gutrhie) “oriundos de Inverness, habían arribado a este continente, sin duda como peones, a principios del siglo XIX, y se habían cruzado con indios” (…) “Carecían de fe, pero en su sangre perduraban, como rastros oscuros el fanatismo del calvinista y la superstición del pampa”.
    Para ejercitarse en la traducción y acaso para ver si entendían algo, Baltasar Espinosa se decide a leerles la biblia después de las comidas. El final del cuento tiene la genialidad del autor y quizá algún forista perspicaz que no haya leído el cuento lo pueda haber intuído. Los Gutres arrancan las vigas del techo y terminan crucificando a Baltasar Espinosa.

  • 20. Marcelo Grynberg  |  7 mayo 2012 en 23:40

    Estimada Rosa,

    Remitirse a los “hombres de mayor potencia”, a “los mas templados” a “los mas ricos en salud” que “representan con orgullo consciente la fuerza alcanzada por el hombre”, la verdad que me da un poco de escalofrios … Hay un elemento irracional y oscurantista en esas afirmaciones (“que aman una buena dosis de azar, de sin sentido”), que remiten en definitiva -hay que decirlo- al mito y al facismo.

  • 21. Gustavo Romero  |  8 mayo 2012 en 5:10

    Uy, qué tremendo, Marcelo!!!!!
    “Los hombres de mayor potencia”. ¿No leíste a Deleuze? ¿No leíste los libros de Deleuze sobre Spinoza y Nietzsche que hablan de “potencia”?
    “Amar el azar, el sin sentido”?
    ¿No leíste a Sartre? ¿No leíste a Foucault? ¿No leíste a la filosofía contemporánea acusada de “posmodernismo” y “nihilista”?
    A menos que sí, que los hayas leído, y no sólo Nietzsche, sino Deleuze, Foucault, Sartre, y todos esos para vos deben ser unos fascistas tremendos, porque hablan de potencia, afirmación de la vida, grados de fuerza (leé el “Nietzsche” de Deleuze), azar (¡hay azar, filosofemos!!!!), y ni hablar de la tesis foucaultiana de “la muerte del hombre” y de la idea nietzscheana de “superhombre” que Foucault retoma en “Las palabras y las cosas”. ¡Tremendo fascismo!
    ¿No leíste el libro de Abraham sobre Nietzsche?
    Me parece que vos leés a Nietzsche, HAY QUE DECIRLO, con una mentalidad propia de la década del 30, anterior a Sartre.
    Hoy en día, cualquier lector de Nietzsche sabe que cuando se habla de potencia, de fuerza, de sin sentido o nihilismo, nadie está haciendo referencia a “Sieg oder Tod”!!!!!!!!!
    Y te doy un dato: Nietzsche no es un pensador “hegemónico” en el ambiente cultural argentino. La Facultad de Sociales, por ejemplo, es adepta a Benjamin, a la escuela de Frankfurt, a Adorno y Habermas, por ejemplo.
    Si queremos buscar mitos, o “Ilustrados que fabrican mitos para la gilada”, como dice Abraham, ¿no tendríamos que ir a Sociales, es decir, a Benjamin, Adorno y Habermas, para encontrarlos?

  • 22. Diego Benavente  |  8 mayo 2012 en 7:25

    He leído el libro, excelente pero más profundo la presentación. Gracias Tomás por hacernos mover el bocho un poquito más.

  • 23. Ezequiel  |  8 mayo 2012 en 7:33

    Adhiero a este excelente exordio que en realidad es una isagoge al libro. Ya lo dijo Espronceda: Aquí, para vivir en santa calma, o sobra la materia o sobre el alma.

  • 24. Diógenes  |  8 mayo 2012 en 7:35

    Me sumo a los 6 , 7, 8 Minoritarios!!!! (el 678 porque no conté más) y los incorpora. Mercí Tomás.

  • 25. Marcelo Grynberg  |  8 mayo 2012 en 8:23

    OK, esta bien. No te exaltes. No es mi intencion molestar a nadie.

  • 26. David  |  8 mayo 2012 en 10:18

    No sea tan inocente Romero, es bastante visible como gente sin su formacion interpreta ese tipo de discursos y por el contrario su “hombre” no se ve por ningun lado, mas bien el comun tiene la consistencia de fantasmas o bolsas de nylon rellenas con agua

  • 27. David  |  8 mayo 2012 en 10:31

    Mas bien convendria preguntarse si esa gran masa de gente tan laxa, tal como dicen sus heroes filosofos (que tambien son los mios, no lo niego) no fue producida y hasta descartada en algun momento por los intereses de los estos “indignados” argentinos que tenemos. El hilo siempre se corta por lo mas debil dicen.

  • 28. David  |  8 mayo 2012 en 10:45

    Disculpe era aca, cuando Doña Rosa (no la nuestra, que escribe tan parecido a Leandro y es tan piola) lee “hombre fuerte”, su traductor google le tira “mano dura”, porque ¿como puede ser que en su epoca se “reprimiera” y ahora nadie se ocupe de tan noble tarea? Deseo de revancha.. no lo se

  • 29. Rosa  |  8 mayo 2012 en 13:37

    Estimado Marcelo, justamente de eso creo que se trata el magistral relato de Borges, de los efectos impredecibles y desastrosos que puede ocasionar la lectura de un gran texto en un ambiente social y cultural extremo. Espero que nadie lo tome a mal, pues la idea no es la confrontar sino la de pensar, pero a la luz de los acontecimientos ocurridos en el siglo XX y, a pesar de la autorizada opinión de los notables eruditos que han estudiado la obra de Nietzsche, la razón, en esta oportunidad, parecería estar de su lado.

  • 30. Marcelo Grynberg  |  8 mayo 2012 en 20:56

    Hola Rosa,
    Es muy interesante lo que comenta santiagofvn en “entrevista de hoy” acerca de que “Nietzsche era todavía muy inocente respecto del futuro”. De lo contrario, como dice Santiago, se hubiese tragado sus palabras.
    Saludos

  • 31. Gustavo Romero  |  8 mayo 2012 en 22:00

    Marcelo, si Nietzsche hubiera podido leer el futuro (cosa que ningún ser humano pude hacer) no se habría tragado sus palabras. Simplemente habría asesinado a su hermana.

  • 32. Marcelo Grynberg  |  8 mayo 2012 en 22:04

    Jo, Jo Muy bueno. Pero, hasta la hermana de Nietzsche hubiese merecido un juicio previo a su ejecucion 🙂

    Saludos

  • 33. Rosa  |  9 mayo 2012 en 8:50

    Sr. Marcelo, por lo que he leído en sus otros comentarios, usted es licenciado en física y nada más ni nada menos que egresado del Balseiro; permítame hacerle una pregunta un tanto capciosa: la supuesta inocencia de N. de la cual nos habla el Sr. Santiago: ¿podría compararse con la supuesta inocencia del Dr. Robert Oppenheimer?

  • 34. Marcelo Grynberg  |  9 mayo 2012 en 10:02

    Hola Rosa,
    Oppenheimer siempre fue sospechado de simpatias hacia el comunismo (de hecho tenia un hermano afiliado al partido).
    Tuvo serios problemas durante el macartismo y durante el proyecto Manhattan (del cual fue su director), fue visto como un “trouble-maker” por muchos militares que no tuvieron mas remedio que bancarselo a causa de su talento profesional y su capacidad de organizar y dirigir a numerosos cientificos y tecnicos (muchos de ellos muy conocidos, emigrados de Alemania y otros paises europeos). La idea original era
    construir la bomba antes que lo hicieran los nazis. A posteriori
    se supo que estuvieron muy lejos de lograrlo. En realidad, todo
    el proyecto empezo con una carta que Einstein dirigio a Roosvelt, advirtiendole sobre este punto. La bomba fue terminada casi al final de la guerra, cuando Alemania ya estaba derrotada. En ese sentido, Oppenheimer siempre tuvo grandes conflictos de conciencia al igual que muchos otros cientificos del proyecto. Fueron lo que Foucault ha llamado “intelectuales especificos”.

    Saludos

  • 35. Marcelo Grynberg  |  9 mayo 2012 en 10:19

    Me olvidaba: del lado sovietico, se podria describir a Sajarov de la misma manera.

  • 36. Ezequiel  |  9 mayo 2012 en 10:33

    x

  • 37. Rosa  |  9 mayo 2012 en 13:39

    Para evitar futuros cargos de conciencia, nosotros tuvimos la precaución de convocar al ¿inofensivo? Dr. Richter.

  • 38. mARCELO  |  9 mayo 2012 en 14:11

    La afirmación de la vida es para mi simple masturbación Pero y la destrucción ??? Sera el largo camino de la filosofía ,el arte ,la ciencia,la ilusión ,ese es el camino de la destrucción ???
    abrazo cervezal !!!

  • 39. mARCELO  |  11 mayo 2012 en 13:41

    Lo destructivo es mas creativo ,laborioso , increíble ,,,,

  • 40. mARCELO  |  11 mayo 2012 en 14:28

    gringos

  • 41. mARCELO  |  11 mayo 2012 en 14:30

    perdón el comentario de “gringo” iba abajo de mi comentario no el de david
    debe haber sido un error de la máquina o mio
    saludos

  • 42. caracol en vivo  |  23 mayo 2012 en 3:56

    muy buenas acabo de enterarme de tu pagina y la verdad es que me parece genial no sabia de mas personas interesadas en estos temas, aqui tienes un nuevo lector que seguira visitandote mensualmente.


Categorías

Calendario

mayo 2012
L M X J V S D
« Abr   Jun »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

A %d blogueros les gusta esto: