Caverna 34 (novela) por Talismán

30 enero 2012 at 8:44 5 comentarios

34

Un hombre bonachón. Alto. Fuerte. Pusilánime. Protector. Aburrido. Tranquilo. Reservado. Amable. He aquí la transferencia positiva. El amigo esperado. El padre desconocido. El hermano mayor. De oficio: terrestre. Cocinero en Tokyo. Socio de un pequeño boliche de fotocopias en Florida y Paraguay. Biólogo retirado puesto a crítico de cine. Profesor de sociología y novelista. Psicoanalista casi jubilado.

El sueño del pibe. Mirar televisión con un amigo en silencio. Comentar pegado al mostrador de un negocio las cosas del día. ¿Qué cosas? Nicolás no recordaba. Eran épocas de dictadura. No se hablaba de política. Daba igual. La casa estaba tomada. Por el parlante sonaba siempre la misma música y las mismas consignas. ¿Es correcto decir que la opinión pública estaba consignada? La gente se guardaba las ideas subversivas no sólo por miedo sino por extemporáneas. Se habían vuelto inútiles.

Algunos hablaban de psicoanálisis, otros se dedicaban ala publicidad. Defutbol todo, pocos no lo hacían, el tema era infinito. Dos mundiales ganados, 78 y 79, más Maradona. ¿Y Monzón?

Olmedo y Minguito. Luego Malvinas. Poco después el tema se abrió. La palabra se soltó. Los militares tuvieron una herida sangrante. No coagulaba. Salieron ala calle. Del patriotismo a la protesta.

Con su amigo miraban la luna con un telescopio desde un piso 21 dela calle Viamonte. Mientrastomaban Four Roses, aprendió Bourbon.

Enla calle Lavalle vió Encuentros cercanos del Tercer Tipo y se bailaba Travolta. Porla tele Neustadt humillaba a los disconformes. Tato comía fideos con los jerarcas. Palito traía a Sinatra.

Ellos comentaban todas esas cosas. El belga Blatón administraba su librería de filosofía con su aire pastoral, misterioso, cortés, puntual, prolijo, y su mujer un poco ida, bastante loca, mística, y un hijo torturado y desaparecido. Una familia en agonía.

Nicolás nosabía, nunca supo, porque le sacó con violencia su mano del respaldo de la silla en la que se apoyaba para ver  las tapas de libros de los estantes de abajo. Fue el fin. Murió. Su esposa cerró la librería y se fue a Bélgica.

El amigo, con el que tomaba Bourbon, el grandote, pusilánime, contemplativo, aburrido, se fue arruinando, en todo, en familia, en plata, en trabajo, en domicilio, en salud. Tiene Parkinson, hasta hace poco estaba vivo, en un asilo de Ashkelón, en Israel, adonde fue porque le garantizaban una obra social.

Anuncios

Entry filed under: General.

Caverna 39 (novela) por Talismán Onda Corta 20: RB por AM

5 comentarios

  • 1. Carmelo  |  30 enero 2012 en 9:40

    No se bien que significa esto pero estoy seguro que es ramplón, sensiblero, rebuscadito, pobretón, chiquito, localistísimo y… nada, que se yo…

  • 2. Ma.Cristina  |  30 enero 2012 en 14:55

    No sé si esto fue antes de París, por la numeración al menos,(39-34) evidentemente Nicolás estaría mejor allá que acá.
    Pobre Sr.Carmelo, cayó de la higuera del patio en medio de algo que no descubrió en su principio.

  • 3. Carmelo  |  31 enero 2012 en 8:38

    Que lástima Ma.Cristina que no estabas ahí para distinguirme con tu sapiencia ¿o lo tuyo es sólo dilentantismo típico de”escritores ” de blog?

  • 4. Santos K  |  31 enero 2012 en 14:31

    me haces sentir un provinciano fuckin cosmopolita…, es asi Boedo sigue siendo un submundo, Almagro, etc.

  • 5. Ma.Cristina  |  1 febrero 2012 en 7:24

    Carmelo, si usted ya estaba ahí, quién es el diletante?


Categorías

Comentarios recientes

marlaw en Bitácora 92
marlaw en Bitácora 92
Marcelo Grynberg en Bitácora 90
marlaw en Bitácora 90
marlaw en Bitácora 90

Calendario

enero 2012
L M X J V S D
« Dic   Feb »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

A %d blogueros les gusta esto: