Caverna 7 (novela) por Talismán

30 diciembre 2011 at 16:19 6 comentarios

Los libros abrían las puertas del mundo. Recibía una mensualidad por semana. Era un sobre blanco que le extendía su padre para sus gastos de transporte y menudencias varias. Le alcanzaba para lo que quería. Libros, revistas y espectáculos. La calle. Podía invitarla y ofrecerle una coca cola con un sándwich de miga. Era austera. No tenía pretensiones consumistas. No coqueteaba con ropa. Usaba vestidos estampados. Su capital se invertía en peluquería. Se alisaba el pelo mota. Lo planchaba. Con el pelo planchado, unos zapatitos clásicos guillermina y una pollera hasta las rodillas, ya estaba lista para una salida. Se excitaba y la apretaba en el sillón del zaguán. Con el tiempo fue desprendiéndose la bragueta y empujaba con dedicación. El sexo no sólo era apasionado sino casi vocacional. Una práctica ascética ejercida con frecuencia. El miembro terminaba morado luego de aquel esforzado ejercicio. Ella abría las piernas con bombacha puesta y dejaba exhalar un perfume ácido. Era embriagador. Parecía que el miembro consubstanciado con su labor llevaba a cabo un work-out en un gym. Se preparaba para el debut olímpico. Los paños y las telas eran la mano de Dios. Pene endurecido contra seda o algodón sobre unos almohadones que soportaban la embestida, conformaban la escena a metros de la que custodiaba la virginidad en sí. Terminada la sesión entrada la noche acomodaba su juguete erguido para atravesarlo en chanfle hasta que se relajara, salía a buscar la parada del colectivo.  Dulces noches. Un gran negocio de lámparas encendidas iluminaba el firmamento mientras la avenida mantenía pareja la sordina de la madrugada. No era un tango. Tampoco jazz. Una melodía de Paul Anka se dejaba oir con su put your head on my shoulder. Era una Buenos Aires pacata. Siempre lo fue hasta que la sangre se apoderó de la clase media juvenil. Todos bien peinaditos. Aquellos años sesenta se vestían de traje y corbata. No existía la moda juvenil. Las chicas cuidaban su cabello. Ya no existía la permanente. Pero el lacio predominaba. Era una Argentina fascista. Lacia. Los muchachos quebraban el pelo al medio y dejaban caer mechones a los costados. Como Roberto Arlt. Arrastrar los pies, fumar, hacer sonar el ruido de la cadena de los llaveros, ser nazi o al menos antisemita. Perseguir enrulados. La argentina lacia de los años sesenta. Se salía a bailar en la zona norte. Los boliches tenían nombre francés como “reviens”, que en realidad es volvé. Las parejas chapaban. Se bailaba lento. Se hacían mohines, cantidad de miradas furtivas, manos en los bolsillos, chicas yendo al baño. Bob Dylan cantaba en Nueva York, Ginsberg tomaba ácido, Harrison ya tenía flequillo, Foucault había publicado su historia de la locura, en la ciudad de Buenos Aires había una madriguera tutelada por militares bigotudos, padres profesionales o comerciantes, profesores alcahuetes, gente ceñuda y canciones italianas. Sapore di sale. Romanticismo de crucero.  Por distintos ámbitos en medio de esta asociación de tacuaras, monseñores, puritanos, policías, abogados, asomaba la modernidad esperada. Con la que llevaba de la mano se sumergieron en ella, siempre vestidos, con la bragueta que se abría de noche por unas horas, los besos apasionados y la palabra te amo, seguramente dicha con visión y ansias de futuro.

Anuncios

Entry filed under: General.

Caverna 6 (novela) por Talismán FELIZ 2012 PARA TODOS!!!!!

6 comentarios

  • 1. Ma.Cristina  |  30 diciembre 2011 en 18:09

    Nicolás está creciendo y viendo el mundo, lo seguimos acompañando.

  • 2. Damian  |  31 diciembre 2011 en 9:14

    Que el Talismán logre el conjuro deseado.
    Brindar con queimada, con un libro del profesor bajo el otro brazo, para recuperar su nombre.

  • 3. Liliana César  |  31 diciembre 2011 en 17:07

    Quién es Talismán?

    Los primeros 60 fueron así. Al menos para nosotros, los chicos de clase media porteña.

    Lo bueno es lo jóvenes que éramos.

    FELIZ AÑO NUEVO PARA TODOS.

  • 4. Ma.Cristina  |  31 diciembre 2011 en 18:32

    Para saber quién es Talismán hay que mirar arriba de todo.

  • 5. Damian  |  2 enero 2012 en 20:04

    Segundo envío
    Liliana
    Con la condición de maestros, profesores, amigos e hijos que dicen que entiendo al revés, seguí el consejo de Ma. Cristina, no encontré otra cosa que cielo y estrellas.
    El aparente título de la autobiografía Caverna por Talismán no expresa autoría por ende tampoco seudónimo, sino interpretación, compensación o causalidad, sin la posibilidad del mundo cerrado de un heterónimo. Estaríamos entonces ante la interpretación de si mismo, imperativo socrático. O el cambio compensatorio de caverna-novela ofrenda por talismán–metafísica, conjuro de males.
    Remanente de alcohol en sangre. Maderna
    Como en las presentaciones musicales: Caverna de y por TA
    Feliz año para Ud , su familia y todos los del pan

  • 6. Anonymous  |  4 enero 2012 en 21:05

    Terminó? Es el último capítulo, o no puede o no quiere salir de la Caverna el personaje?.


Categorías

Calendario

diciembre 2011
L M X J V S D
« Nov   Ene »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

A %d blogueros les gusta esto: