Caverna (novela) 3 por Talismán

28 diciembre 2011 at 17:36 6 comentarios

El campamento lo había transformado por no decir convertido. Conoció el judaísmo erótico. Los jóvenes cantaban y bailaban. Entre el fútbol y la vida adentro y fuera de las  carpas en medio de los árboles la felicidad era completa. Los viernes a la noche todos se vestían de blanco. Los que eran un poco mayores y con veteranía de otros campamentos eran instructores. Los noviazgos existían. Pero no se hacía de eso una bulla argeninfantil. Las chiquilinadas estaban demás en el universo bíblico. Se cantaba en los almuerzos. El  joven rabino adoptaba un porte marcial. Trasmitía los valores de una misión. Su liberalidad podía haberlo extraviado. Quedó en la historia tina por defender a presos judíos en la época de la dictadura asesina. Cantaba y entonaba bastante bien. Era un padre de padres. Retaba a los mayores en la sinagoga. Condenaba el fariseísmo como Jesús en su época. Al mismo tiempo atraía a la comunidad judía adinerada. Capturaba donaciones. Su esposa portaba una nariz diminuta entre pecas. El matrimonio hablaba con pronunciación yanqui. Era un mundo encantador. Nicolás se hizo místico. Era el mejor lugar para estar triste. Habían alineado un par de bancos en el bosque y puesto en funcionamiento una pequeña sinagoga al aire libre. Cuando no había nadie, se dirigía al lugar para encontrarse con  Dios. Porque Dios existía y por primera vez llegó a la conclusión de que era bueno. Es decir que tenía oídos. El Señor de los cielos escuchaba. Podía comprender. Cada uno tenía su divinidad. En realidad, se trataba de una sociedad pagana. El monoteísmo constaba de una palabra. Nada más. Al nombre de Dios, JHV, le sacaron las vocales como a una marca de electrodomésticos, y las vocales eran los únicos sonidos que Nicolás podía pronunciar. Sólo hablaba sin dificultad cuando tenía la boca redondeada como un pescado. Para él, destinado a ser un instrumento de viento, el nombre de Dios era físicamente impronunciable. El judaísmo es una religión nominalista sin vocales. Para sintetizar, le hablaba a Dios con la voz interior. Era un luterano silvestre. Todo conciencia y deseo. Pero el absoluto auditivo y mudo no es una sorpresa cuando no hay imágenes. La abstracción y la iconoclasia permiten un paganismo imaginativo. No hay imágenes, hay imaginación. Nicolás hablaba con Dios. Dios escuchaba y no decía nada. Nicolás no era muy fantasioso. Le preguntaba a Dios por qué lo había abandonado. Practicaba la tristeza que conocía. ¿De qué carencia se va a lamentar uno si no es de lo que ya tiene? Mala frase de psicoanálisis francés que Nicolás disfrutó con creces en su segunda estadía en la caverna.

¿Por qué? ¿Warum?, una hermosa palabra alemana que soñó una vez con ponerla de insignia comercial en un cabaret de strips. La gente diría: vamos a Warum…¿dale?

Al warum se le agrega el  ¡¡¡qué es esto!!!, un anonadamiento entregado a la flor mística. El warum es metafísico como toda interrogación.

No todos pueden llegar a gozar de ese estado de ánimo. Sólo tenía miedo y deseos. El miedo neutraliza los sentimientos de tristeza. No porque sea divertido sino porque no da tiempo. Para estar triste hay que tener tiempo. Es un lujo. Comenzaba así un período de prosperidad anímica. Iba a bañarse en mares de melancolía. Buscaba otros ojos tristes para bañarse en un mar azul. La reflexión teológica invita a preguntarse por todo. El sentido de la vida. Los padres de mierda que a uno le tocó. El hijo de mierda que uno es. Lo que se debe. Lo que se hizo mal. Las faltas cometidas. En especial todas las faltas no cometidas pero que se pueden cometer. Muchas preguntas. Casi tantas como respuestas. Pero siempre sobra alguna respuesta en el casillero judío. El más sabio es el que llega a descubrir la respuesta colgada que nadie retira. Una pregunta excedente que nadie imaginó. En la muchachada había un virtuosismo de la erudición. Una sana competencia entre inteligencias. La acumulación de lecturas era muy valorada. Un día nuestro personaje encontró su otra tisteza. Se miraron. Caminaron juntos. Un día se tomaron de la mano y siguieron caminando. Es el signo de la unión. Cuando un hombre y una mujer caminan de la mano ni siquiera necesitan del sol que los ilumine. Tienen la luz de su lado.

Anuncios

Entry filed under: General.

Caverna 2 por Talismán Caverna (novela) 4 por Talismán

6 comentarios

  • 1. bellenauta  |  28 diciembre 2011 en 18:04

    Fantastico!!!Me encanto, aun cuando hay sobreentendidos en clave. Una mezcla de generos lexicos subyugante.
    Talisman y pan rayado son heteronimos?

  • 2. rodolfo lópez  |  28 diciembre 2011 en 19:31

    Leí de los tres capítulos de la novela hace un rato. Me crucé al bar de enfrente, Triunvirato y Victorica, con súbito apetito pedí coca y sandwich de jamón y queso de miga (no té y medialuna habituales). El sandwich estaba muy rico, espumoso, pero lo sacaron de abajo de campana de plástico berreta.
    Saludos.
    .

  • 3. Mar  |  28 diciembre 2011 en 20:36

    Cuando un hombre y una mujer caminan de la mano ni siquiera necesitan del sol que los ilumine
    tal cual!

  • 4. Ma.Cristina  |  29 diciembre 2011 en 7:46

    Este capítulo tiene bellas frases e imágenes para recordar y releer hasta que llegue el próximo, acá Nicolás encuentra compañía en su entorno, ya no es tan torturante su realidad a pesar de la tristeza. Publicar esto ha sido un acierto, Tomás, por todo lo que implica.

  • 5. Anonymous  |  4 enero 2012 en 20:32

    “Una pregunta excedente que nadie imaginó.” Esto siempre molesta mucho, mucho, hasta al más virtuoso erudito y si no es judío aún más todavía. Tanto peor, como escribir con faltas de ortografía en este blog.
    P.D.: le estoy tomando mucho cariño a Talismán!

  • 6. Anonymous  |  4 enero 2012 en 23:33

    Corrijo: y si es judío aún más. (Uds. ya saben, no hace falta la aclaración).


Archivos

Categorías

Comentarios recientes

Alejandro A en Bitácora 97
Alejandro A en Bitácora 97
marlaw en Bitácora 99
r .nadaud en Bitácora 95
Marcelo Grynberg en Bitácora 95

Calendario

diciembre 2011
L M X J V S D
« Nov   Ene »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

A %d blogueros les gusta esto: