Después del 55, por R.López

11 diciembre 2011 at 7:59 55 comentarios

 La revolución de 1955 -que derrocó a Perón- despertó alegría en muchas personas, para mi papá en cambio fue el comienzo de largos años de luto. Yo ignoraba esa amargura hasta que una tarde -en 1957, tenía 7 años- la compartió conmigo. Lo acompañé como otras veces a la despensa del club de que era bufetero, depósito de mercaderías (el tesoro) que yo acomodaba con él en grandes estantes (era optimista creía que éramos empresarios), cuando en un gesto me indicó que prestara atención. Detrás de un escritorio donde guardaba precarios registros de contabilidad que le eran hostiles yacían escondidos dos grandes cuadros: los extrajo, les sacó el polvo, los puso frente a mí. El general Perón montaba un caballo blanco y oteaba el horizonte. La bella señora sonreía, ataviada con tapado de piel, aros y collar de perlas. El secreto, revelado así, despertó mi solidaridad con papá en asunto que debía ocultar por grave y oscuro motivo, pero las figuras en los cuadros permanecieron lejanas, las vi, por los ojos de papá con respeto, además, con desconfianza y temor. El antiperonismo leve de mi madre (familia isleña, radicalismo antiguo) jugó entonces papel en mi capacidad de comprensión. Palabras que ella decía habitualmente –parecían destinadas sólo a pelear con papá- de pronto adquirieron sentido amplio, regusto amargo. Menos me importaron, parado allí, comentarios de socios del club que recordé enseguida, que elogiaban a la Inglaterra imperial -socios a quienes mi papá insultaba por lo bajo, con voz suficiente para que lo escuchara- (los hijos fuimos para papá depositarios de su frustración), porque esos tipos comparados con mi viejo no eran nadie. Pero el mundo se había partido en dos pedazos: los cuadros no se ocultaban sólo a los socios del club sino también, fundamentalmente, a mamá, con pudor, con impotencia, con resignación; no estaban guardados en nuestra casa no eran secreto familiar que la pudiese unir. De un lado del mundo quedó mi papá, su soledad, dos amigos peronistas a quienes visitaba de vez en cuando -me llevaba con él-, las charlas que ellos mantenían sobre el nostálgico pasado, que confirmaban su identidad peronista (de las que fui testigo infantil) y del otro lado del mundo quedó mi mamá, mis dos hermanas mayores, lo demás. Aquella grieta me permitió atisbar cuando era niño -en pasado reciente, en incierto futuro- abismos de odio y consecuencias aún por venir. Corrió por ella sangre querida hasta hoy, no termina de cerrar corre peligro de abrirse; me remite -por necesidad de entender- al momento en que prometí lealtad a mis padres, amados, honestos y laboriosos. ——————————— 1955 no significo quiebre económico para nuestra familia, por el contrario. Papá cambió de club -y cantina- en Tigre, acompañado por mamá que lo ayudaba (yo lo haría), y fue recibido en el nuevo destino con salones llenos de clientes; nos proporcionaron allí una vivienda que ocupamos hasta 1965. El quiebre de mi papá tenía otros motivos. Antes había cedido en “amistoso alquiler” nuestra casa de San Fernando: (Construida con esfuerzo en 1950, fruto del peronismo, financiada por el Banco Hipotecario esa casa -disfrutada apenas- fue insólitamente entregada a “compañero peronista” que la devolvió no en 6 meses -así fue acordado- sino 12 años después en ruinas -Burla1º-, exigiendo y cobrando suculenta indemnización -Burla 2º-. Se amparó en ley de alquileres peronista -Burla 3º-, en vigencia, promulgada en segundo mandato por inflación creciente al desaparecer extraordinaria prosperidad de posguerra -Burla 4º-) Al tratar de entender aquel acto absurdo, cuyo origen no recuerdo sí sus amargas consecuencias, he pensado que mi viejo decidió dar vuelta de página a 1955 -reciente o próximo no lo sé-. Reparó de ese modo a su líder, incomprendido o injustamente derrocado -de quien era deudor- y devolvió el favor recibido de manera autodestructiva leal: dio “la vida por Perón”, como fue pedido entonces, como lo sería -dramáticamente- después. Y aunque los nuevos años en Tigre parecían alegres y auspiciosos para la gastronomía, y yo me permitía imaginar que papá abría su propio bar o un restaurante (ingenuos sueños) y que la empresa de simbólica unión familiar progresaba, eso nunca ocurrió. El camino del progreso se había roto para mi padre, la disolución de la familia estaba en marcha y mis hermanas -izquierdistas precoces- eran extrañas al club. Reproches de su mujer (mi mamá), indiferencia de hijas, clientes ávidos que reclamaban a toda hora atención eran el panorama de mi viejo en 1960, cuando yo tenía 10 y él 48 años (me hubiera gustado ayudarlo más); serena antesala de los ´70. Entonces mis hermanas que nunca fueron peronistas reivindicaron a Perón furiosamente (no era necesario, gobernaría poco después, incluso a pesar de ellas) paradoja de ese tiempo miserable: acaso por necesidad de acercarse a papá de quien se habían distanciado y de compensar nuestro despojo mediante símbolo que a él las uniera. Distintas utopías de la época (fueron varias: ingenuos, ambiciosos o perversos sueños) tuvieron el mismo desenlace: Escarmiento. Tronaría la terrible amenaza de Perón anunciada en Plaza de Mayo (Burla 5º). Y sería llevada a cabo con crueldad por “compañeros peronistas” (Burla 6º). Luego -recién-, militares completaron ilegal minucioso exterminio regodeándose, y pudieron exhibir en su favor decreto presidencial de Isabel que los “autorizaría” (Burla 7º). Máscara de odio cubría el rostro del líder agonizante al jurar venganza; al morir le sobrevivieron efectivamente sus deseos y también un desconocido mal peronista, hiperinflación de “Rodrigazo” (Burla 8º). (En los noventa, el peronismo que privatizó Los Recursos Naturales, y todo aquello que Perón alguna vez estatizó, constituiría una enorme Burla 9º). Ni entonces -ni nunca- pude objetar el vínculo que unía a mi padre con Perón o Eva, ambos de naturaleza mística, objeciones irreverentes frívolas. Al describir adulto al peronismo, movimiento político, monstruo de varias cabezas, que engendró amor o muerte -protegió y asesinó-, los he dejado a salvo. En resguardo de la memoria de papá y de mi identidad heredada de él. Pero frases “ética peronista” o “autoridad moral” (Burla 10º) no debieron repetirse. Siendo probable que el peronismo no sea partido -ni movimiento- sino rostro desmesurado abismal de única Argentina fuera de sí; proyección de oscuros fantasmas de resentimientos junto a bondad altruista. (Países milenarios que se asomaron a tales honduras no quisieron -por su bien- verlas después). En Argentina hoy la líder vuelve al pasado (no es necesario). Gobierna con personales dádivas a pobres (deudores nuevos sin casa propia -Burla 11- ), equivalentes símbolos (movimiento), culto a su personalidad y de esposo (cuadros de ambos), denuncia enemigos acérrimos (nuevos gorilas), hace bandera de división, y descansa en hechos lamentables y sangrientos invocando terrores profundos, grandes dolores (Burlas 12º y 13º). Sin saber que en 1972, cuando Perón regresó al país victorioso, en medio de gran euforia popular mis padres se reconciliaron -habían recuperado además nuestra casa- (siguieron así hasta 1992 año en que papá se suicidó), y entonces acompañé a mi madre a colmada calle Gaspar Campos, vimos al general e Isabel saludar, y corrimos a dar la buena nueva a mi viejo que, en cama enfermo, aguardaba noticias ansioso. Simpática postal (una en millones, posamos varios), ingenuos sueños, ¿sirvió para impedir la Gran Tragedia? Secuelas de Odio y de División, ¿Deben desde el poder alimentarse? Monstruo de varias cabezas insatisfecho -peronista y argentino-, ¿no pagará mezquina comida con violencia, vieja Burla renovada? ¿Lo calmaría tardío abrazo del líder al opositor?

Rodolfo López, Octubre de 2011.

Anuncios

Entry filed under: General.

Onda Corta 19: El zapallo le camina a Hanglin, por Ana María Ambigüedades de un concepto

55 comentarios

  • 1. Ma.Cristina  |  11 diciembre 2011 en 9:32

    Rodolfo, me quedo con las últimas preguntas para reflexionar, un abrazo grande.

  • 2. Ignorante Primero  |  11 diciembre 2011 en 9:44

    Impresionante!! – Eso es revisión histórica, debería ser de lectura obligatoria en la escuela.

  • 3. Anonymous  |  11 diciembre 2011 en 12:29

    Conmovedor.
    Nada ajeno para los ex-niños y jóvenes maravillosos de esas épocas.
    Un recuerdo de infancia: el que no ostentaba orgullosamente esos cuadros públicamente en negocios o casas de familia era hostigado, reprimido por patrullas cuasi policiales destinadas a ello.
    Otro recuerdo de infancia y primeras lecturas escolares “Mi mamá me ama pero más me ama Evita”.
    Ahora, por subliminal sugerencia presidencial, una vez más ¿qué somos?.
    Rodolfo trate de olvidar y mire para adelante! Hubo y habrá casos peores.

  • 4. EF  |  11 diciembre 2011 en 13:11

    Gracias Rodolfo por compartir esto. Yo naci en el 70 asi que cargo con menos burlas encima. Aunque tengo que reconocer que las mismas fueron creciendo exponencialmente con el paso de los acontecimientos. Con esto no quiero quitarle merito al golpe del 43’, ni a los dos primeros peronismos, pero cuando la burla nueva es recrear una vieja y encima harto conocida mas que burla es que nos tomememos todos por pelotudos. Creo que el 55’ deberia ser aprendido por los kirchneristas en vez de que le esten buscando su vuelta funcional. Pedirles que hagan lo mismo con el tercer peronismo, Estelita, Lopez Rega y Celestino Rodriguez es como pretender que sinceren los datos del INDEC, o que den cuenta de sus 90s.

    Saludos,

  • 5. Beatriz  |  11 diciembre 2011 en 13:24

    Me reconozco en tu historia. También en los recuerdos de Anonymous, aunque difiero en su “consejo”; no creo que se trate de olvidar sino de sanar la memoria ingrata, atravesar los dolores sin negarlos…tarea ardua por cierto…

  • 6. Damian  |  11 diciembre 2011 en 14:04

    Estimado Rodolfo, la gran tragedia giró sobre el pivote peronista, excusa táctica, sucedió en otros países sin Perón, otras tácticas, otros volúmenes, otros ejércitos, los mismas torturas, los mismos muertos, el mismo subcontinente, el mismo fín. Hoy no es el 55 ni el 76 aunque algunos quisieran repetir la historia, la del bombardeo, la del secuestro y muerte. Los escucho: los negros de mierda, la yegua, el bien muerto y todo lo que Ud. seguro debe conocer. Lo mejor que nos puede pasar como sociedad es que los ciclos políticos lleguen a su fin, el golpe de estado nos hace miserables.
    Soy un hombre de 56 años los cumplí el pasado 9 de Diciembre, voté por primera vez en el 83, me afilié al radicalismo para que RA ganase la interna, cuando decreta el juicio a los asesinos creí que algo cambiaría, sí, llegamos después de Menem casi a la disolución social. Si las corporaciones lo hubiesen considerado necesario el país habría estallado en mil pedazos.

  • 7. Masciardi-Martin  |  11 diciembre 2011 en 14:39

    Me dejo una extraña sensación ver narrada la vida de un hombre que puede ser cualquiera, los avatares locos de un país maniqueo y una pregunta abierta frente a un futuro sin certezas(para algunos) Saludos!

  • 8. Leandro  |  11 diciembre 2011 en 15:47

    Es increible la distorsion de la realidad en la que viven.
    Vivimos en plena democracia, la gente vota masivamente y elige libremente. Hay plena libertad de expresion, al punto que los gopistas (se acuerdan de grondona con biolcatti?) se dan el lujo de hacer explicito su deseo de golpe por la televisión, y no pasa nada, no van presos, ni son censurados, ni nada. Los opositores dicen las peores barbaridades, acusaciones sin pruebas ni sentido, avalados por multimedios que les dan espacio y les toleran sin repreguntar nunca nada ni pedirles pruebas de lo que dicen (se acuerdan de las “brigadas armadas” de carrio, que iban a masacrar chacareros?). Y lo hacen libremente, sin persecuciones, sin consecuencia alguna. Salen fanaticos por la tele, a los gritos desencajados de “fascistas”, y luego se van de vacaciones opiparas sin que nadie ose levantar un dedo contra ellos.

    Pero la culpa es de los otros. Los que fueron bombardeados, los que fueron proscriptos, perseguidos, asesinados, los que pusieron la sangre de la mayoria de los desaparecidos de este pais, los que fueron presos, torturados, diezmados, robados, asesinados, tirados vivos al mar. La culpa es de ellos, que muy rebeldes se hacen odiar.

    La solucion seria muy sencilla: que esos odiados se dejaran dominar. Que fueran dóciles, y le permitieran a los otros, los odiadores, hacer y deshacer a su antojo, plasmar su manera de ver el pais, donde ellos son beneficiados a costa de los otros. Si, claro, esa seria la solución, ahi no habria divisiones! Pero los muy desgraciados se empeñan en resistirse, y claro, ahi generan division. Como se les ocurre!

    Saben a que me recuerdan? a esos maridos golpeadores, que esclaviza, masacran, golpean, torturan a su mujer hasta matarla, no le dan libertad, la tienen encerrada en su casa. Y cuando llega la policia porque paso una desgracia, claro, la culpa era de ella, que “no le cocinaba como corresponde”. La culpa del odio de los odiadores siempre es del odiado, ellos serian paz y amor, si el odiado tan solo accediera a todos sus deseos. Que triste papel, y que negra alma la de algunos.

  • 9. FABIO BUSTOS FIERRO  |  11 diciembre 2011 en 17:46

    Brillante, Leandro.

    Afortunadamente, las opiniones del Pleistoceno van perdiendo peso específico en las decisiones cotidianas de los argentinos y, a diario, se acovachan en una resistencia lilita dentro de los foros de La Prensa (perdón, La Nación), cartas del Clarín o sumideros vía Marcos Paz tales como Seprin o El Informador Público.

    Saben que la piel social del argentinado mutó y mutó sin retorno. Podrán venir gobiernos más o menos benévolos con el Pueblo, pero ÉSTE inoculó crónicamente el bendito veneno de las dignidades irrenunciables. Es lo que les jode horrendamente a los antediluvianos, tanto como a sus primos morigerados que forean en lo de Abraham bajo una prosa “políticamente correcta” autorizada por el Sarlo´s style.

    Estamos entrando a la primer etapa del descabezamiento corporativo. Tierras, medios, finanzas, sindicalismo gordo. Si las propuestas del Modelo cuentan una vez más con impulso popular en la acción y en los votos, vamos a tener que librar una batalla intensa donde, para toda esa hipocresía corporativa y sus marionetas, seremos -una vez más- los corruptos malparidos asesinos de la libertad y la democracia.

    El País Igualitario justifica el llanto y el vómito de las cacatúas. Y al tren, que no pasa dos veces, hemos aprendido a subirnos sin detenerlo.

  • 10. mARCELO  |  11 diciembre 2011 en 18:18

    Son generaciones muy complejas ,lo que me di cuenta es que no tienen el talento de los “Césares”(je), por lo general son personas violentas por que sí ,y eso puede llevar unos 60 años mas para que esas almas dejen de ser tan negras
    El futuro de Argentina es alentador ,hay que tener paciencia y no caer en un estado de paresia.

  • 11. Panchito  |  11 diciembre 2011 en 19:00

    Borges y Perón/ un solo corazón…

  • 12. juanelsantiagueño  |  11 diciembre 2011 en 21:27

    Estimado Rodolfo:
    el 20 de octubre pasado se fue mi viejo, 93 años, el domingo previo a la partida, en eso que llaman la lucidez premortem abrió los ojitos, cerró el puño derecho levantado y mirandome me dijo “Peroncito carajo”. Yo le sonreí. Cumplió, se murió peronista el viejito.
    Siempre le guardé un profundo respeto por sus ideales de lealtad a su opción política. Él también guardaba sus recortes, propagandas y el cuadro a caballo del general. Todo eso lo tuvimos que esconder en un baldío a las apuradas una noche fría del 76 en un pueblo perdido del oeste santiagueño, porque al otro día nos limpiaron la casita donde vivíamos los dos. Lo tenían marcado por peronista, nada más y nada menos.
    Acuerdo plenamente con ud, la burla es la mueca de la historia. Y recuerde, lealtades como esas, la de su padre, el mío y muchos más, ya no se consiguen.

  • 13. Gustavo  |  11 diciembre 2011 en 22:43

    Bueno para mi los extremos nunca sirven. El Peronismo tuvo sus cosas buenas pero tambien de las otras. La prohibicion a pensar distinto, su complicidad con los nazis de la segunda Guerra, etc. Y despues del otro lado, los de “La libertadora” tuvieron los mismos vicios prohibiendo al peronismo.
    Ademas ya pasaron unos cuantos años de la muerte de Peron. Hubo generaciones de personas que jamas lo vimos en vivo. Hasta cuando van a seguir con eso.
    Esta bien que se haga homenajes en ciertas fechas pero nada mas que eso. No podemos seguir todo el tiempo pendiente del pasado

  • 14. santiago  |  11 diciembre 2011 en 23:39

    Impresionante, me llegó, es excelente y muchas gracias Rodolfo por su publicación, mas testimonios de estos necesitamos, una historia similar me es familiar, es muy bueno todo lo que hay escrito. Lo de las burlas muestra claramente como el que osa tener memoria va sufrir un dolor silencioso y solitario -el tercer misterio de la pasion- incomprensible para contemporáneos, una lucha contra la ironía desensibilizante y banalizadora que puja constantemente por entrar en nuestras vidas.
    Igualmente, vale la aclaracion -y perdonen familiares mios, con todo respeto y propia mea culpa-, leyendo esto de Rodolfo tengo una ligera sospecha que a medida que avanzan las generaciones sobre los años, aceptando el estado de cosas a que nos vemos sometidos decada tras decada, las tensiones tienden a relajarse y las burlas contemporáneas tratan de entrar en un estado en el que nadie debe ser culpable y nadie debe ser inocente estado en el que se a poco todo cae, todo se mezcla, y todo pasa a ser burlable, falsable todo menos para aquellos que conservan memoria propia y todavía se animan a saltear las burlas y a discernir a partir de esa memoria propia.
    Y esto trayendolo sobre el tema del revisionismo del otro post me gusta la idea siempre y cuando se pueda discutir, se hagan foros, traigan a la sociedad los problemas historicos, hay que ver la mecanica, pero no me gusta la idea si es para armar otra historia oficial fija de buenos y malos.
    Saludos.

  • 15. Alejandro  |  11 diciembre 2011 en 23:49

    Rodolfo inscribe las dolorosas peripecias de su familia en los últimos sesenta años de historia; Se puede entender que ambos derroteros dejen un sabor muy amargo en la boca, particularmente por el trágico fín de su querido padre, pero no comparto la interpretaciön del marco. Pudo ocurrír lo mismo en cualquier sitio del mundo con idéntico resultado y tambien han ocurrido otros millones de historias personales con resultado inverso en la propia argentina. Comparto con el amigo que escarba un poquito mas atrás y menciona el golpe del 43; cuando la demodictadura de militares,conservadores, radicales antipersonalistas, y otros pretendían instalar un gobierno “democrático” encabezado por Robustiano Patrón Costas -sin dudas una “protoburla” en la historia de Rodolfo. Para abreviar: y para ponerle algún límite al recule: en 1930 la democracia se vuelve inviable para la oligarquía y de allí para aquí nuestra historia pasa a ser la de los sectores oligárquicos por mantener el poder, con algunos interregnos populares.
    Con un razonamiento extremo, Perón y el peronismo podrían descrirse como un emergente del partido militar que arbitraba hasta 1943 los destinos del país, pero es evidente que fue mucho mas que eso.
    ¿Qué mucho? llegar al poder a través de elecciones populares no es poco. La colosal participación de los trabajadores en la distiribución de la riqueza en los años cincuentas, la industrialización, los derechos de la ancianidad, la mujer y los niños, no son poca cosa. Todo ello claro está en medio del declíve del modelo de inserción de nuestro país en el mundo como proveedor de materias primas… y la guerra fría… que tampoco es poco.
    Pero parece que: Perón fue un caso raro :de militar odiaba la violencia. En un país con un profuso historial de guerras civiles, de dictaduras y de golpes de estado que arrancan en 1820, cuando aún no nos habíamos liberado del yugo español, pudo quedarse en el poder por el uso del enorme poder militar que retenía en 1955 y sin embargo, con la razon plenamente de su lado, decidió renunciar.
    La revolución libertadora fua algo mas que una serie de “burlas” al pueblo; Además de fusiladora y violadora de los derechos humanos, exhibió una serie tal de desatinos y de enfrentamientos facciosos, que la convirtieron en un hierro candente aún para los propios intereses que pretendía defender.
    Perón no creó ni alentó la formación de guerrillas. Estas, tantos las que decidieron ser “peronistas” como las marxistas, surgieron tambien en uruguay donde no existía el peronismo, en chile, en Bolivia, en Brasil, en Nicaragua en el Salvador o en Angola; como estrategia de uno de los bandos en pugna de la guerra fría, o como emergentes de las luchas por la liberación nacional de los países coloniales. Claro que en algún momento aquella alianza estratégica debía romperse, y ello ocurrió cuando la guerrilla decidió romper con el sistema democrático y popular y enfrentó al pueblo argentino con los ataques a los cuarteles de Azul. El decreto al que alude Rodolfo se produce en esas circunstancias, cualquier gobierno de cualquier país del mundo que enfrente el inicio de una guerra civil como la que hubo luego en la argentina, hubiese producido un decreto similar. Perón no tenía ningun deseo de venganza para con nadie. La máscara de su muerte es la máscara del dolor, la de un hombre que pensó que podía hacer un último servicio a su patria que resultó finalmente fallído: porque exedía ampliamente sus fuerzas. Los militares del proceso fueron sus acérrimos enemígos; Cristina víve otro tiempo, es criticable por muchísimas otras cosas, pero no por su peronismo o por su falta de. Cuestión que ya no pertenece a la esfera de la política sino de la historia.

  • 16. Liliana César  |  12 diciembre 2011 en 12:06

    Leandro: es una pena que ante el testimonio personal y honrado de Rodolfo y la emoción de los que lo leímos, te presentes ahora vos haciendo un discurso.

  • 17. Liliana César  |  12 diciembre 2011 en 12:19

    Gracias, Rodolfo.

    Gracias por traer el corazón a esta pequeña feria de vanidades que suelen ser los foros.

    No todos tenemos tu talento literario -notable por cierto- pero pienso que igual deberíamos hacer el esfuerzo de hablar desde nosotros mismos. Cada tanto, aunque más no fuera…

  • 18. magu  |  12 diciembre 2011 en 12:35

    RODOLFO
    Me encantó su relato, lástima que es triste, sobre todo por el suicidio de tu papá, su pena. Cada uno de nosotros tenemos pedazos de esquirlas simbólicas o reales incrustadas por realidades políticas de este país, desde hace sesetna años, seguro. Yo tengo anégdotas divertidas de la revolución del 55 que nunca entendí bien, perseguían a un tío mio estudiante pero no era peronista, y no podía volver a ninguna casa familiar, resultó que un mendigo le ofreció unas macitas requiísimas que a él le daban todos los días en una confitería (pero el mendigo estaba asqueado de tanto dulce), y tengo la historia de otro tío más viejo, comunista que fue picaneado por el gobierno peronista (de los cincuenta) y por los militares. Ud debería tener un blog con relatos de su infancia en TIGRE, y sería lindo hacer una película sobre este cuento.

  • 19. mar  |  12 diciembre 2011 en 13:36

    Rodolfo,
    Grata sorpresa! Justo después que en el anterior post te había sugerido que enviaras algo al blog (ayer pude entrar muy tarde, no tanto como para no devorar tu escrito, pero sí para escribirte) Gracias por compartir tu historia con nosotros.
    En muchos sentidos, hemos atravesado vivencias similares. Santiago tiene razón, con la memoria hay un dolor silencioso y solitario. También lo tengo.
    Lo de las burlas es irrefutable (en lo personal, hasta podría desglosar algunos “bis” en tu enumeración) y pienso que no admiten discusión política ligera ni clichés, como he visto en algunos comentarios. Primero hay que intentar comprender, conviene discutir después.

    En algunos comentarios también leí que ésta, podría ser una historia que tuviera lugar “en otro país sin Perón”. Sólo en parte. Seguramente sí pueden existir similitudes donde haya existido un líder político que movilizase sentimientos de veneración, que fuese entronizado por el pueblo –no sin razones por sus postergaciones- y que a la vez no admitiera una construcción política independiente de su persona. El resto ya lo conocemos, un complejo sistema de atribuciones que lo ata al trono, y el culto ya está en pie, custodiado además por “guardias pretorianos”, como los que hoy en día pasivamente ejecutan ese mismo mandato sin entender de qué se trata.

    Tienen razón quienes piden ir más atrás del ’55, hacia el ’43, con lo cual se podría retrasar incluso hasta el GOU, y porqué no más aún? Es algo obvio en un proceso histórico.
    Yo pediría circunscribirnos a tu historia, a Perón y la Libertadora, y a las burlas. Al efecto poderoso de su persona, que hizo a muchos levantar altares y a otros hablar de tiranía.
    Es cierto que después del ’55 el mundo se había partido en dos pedazos para tu padre y muchas familias más, como también lo es, que en el 2do. gobierno de Perón ya se vivía en dos mundos: de “leales” y “traidores”. Tu madre no era una oligarca, como tantos otros radicales, o socialistas, o independientes, que no formaban parte del culto a Perón y Evita. Todos traidores por definición, después gorilas.
    Unos meses antes de aquel septiembre negro, la grieta de sangre que mencionás ya se iba abriendo. Perón dio su discurso:
    …” Hace poco tiempo esta Plaza de Mayo ha sido testigo de una infamia más de los enemigos del pueblo. Después de producidos esos hechos hemos ofrecido a los propios victimarios nuestra mano y nuestra paz. […] ¿Cuál ha sido su respuesta? Hemos vivido dos meses en una plena tregua, que ellos han roto con actos violentos. Han contestado los dirigentes políticos con discursos tan superficiales como insolentes; los instigadores con su hipocresía de siempre, sus rumores y sus panfletos. Los ejecutores tiroteando a los pobres vigilantes en las calles. La contestación para nosotros es bien clara: no quieren la pacificación que le hemos ofrecido. De esto surge una conclusión bien clara; quedan solamente dos caminos: para el gobierno, una represión ajustada a los procedimientos subversivos, y para el pueblo, una acción y una lucha que condiga con la violencia a que quieren llevarlo. A la violencia le hemos de contestar con una violencia mayor. […] Como una conducta permanente para nuestro movimiento: aquel que en cualquier lugar intente alterar el orden en contra de las autoridades constituidas o en contra de la ley o la Constitución, puede ser muerto por cualquier argentino. La consigna para todo peronista, esté aislado o dentro de una organización, es contestar a una acción violenta con otra más violenta. Cuando uno de los nuestros caiga, caerán cinco de los de ellos”….
    Fuerte no? En cuanto a su renuncia “para asegurar la paz” (que no se dio) y su huída en lancha, merecerían un capítulo aparte.
    De acuerdo con vos, volvió a tronar una terrible amenaza también anunciada por Perón en Plaza de Mayo casi 25 años después, paradójicamente no contra la oligarquía ni los de la Libertadora.

    Tal como decís, el peronismo dio lugar a una historia de amados y odiados, protegidos y asesinados. Si yo hubiera estado en la misma situación que Juanelsantiagueño, también hubiera sonreído si mi padre decía “Peroncito carajo” antes de morir, como les sonreí y respeté a muchos que me mostraban sus altares con Perón y Evita, porque los comprendo y comprendo la esperanza, como lamento la soledad de tu papá que lo signó hasta su decisión final, y comprendo tu dolor, sabio te diría. Me despierta admiración.

    No quiero más perones en el país. No acepto que el respeto, la dignidad, la equidad y justicia para un pueblo dependan del cuadro de un matrimonio de Papá y Mamá, ni la verdad con descolgar otros.
    Tenemos recuerdos dolorosos, pero volvemos a ver símbolos equivalentes. El culto a la personalidad de Él y de Ella y sus retratos, esa mezcla de lo personal con el gobierno en vez del respeto a la Constitución, las dádivas, los nuevos enemigos gorilas, la división y la convocatoria a las trincheras.
    QUO VADIS?

  • 20. mar  |  12 diciembre 2011 en 13:37

    Rodolfo, te escribí y no quedó
    Gracias y saludos

  • 21. mar  |  12 diciembre 2011 en 15:32

    No, vos no aprendiste nada.
    puede ser por tu resentimiento, o por tu falta de criterio propio porque lo mismo que hoy vos escribís creyéndote tan original, yo ya lo leí.
    Sos burlado por las mismas burlas que tan bien describió Rodolfo.

    Puedo vanagloriarme en cambio de que algo sí aprendí:

    lo que estás haciendo con “los leandros”, o lo que sugirió la actual presidenta a la juventud por su conflicto en puerta con la CGT -incluso agarrándosela hasta con Perón-, ya no van a suscitar frases políticamente correctas. Ni a mí ni a varios.
    Te lo vamos a decir por su verdadero nombre: es una hijoputez.

  • 22. mar  |  12 diciembre 2011 en 15:35

    Y a qué viene ahora esto que escribís?
    Qué tiene que ver con la historia de Rodolfo?
    Porqué no leés antes de escribir?

  • 23. Leandro  |  12 diciembre 2011 en 16:04

    Viene a esto:
    “En Argentina hoy la líder vuelve al pasado (no es necesario). Gobierna con personales dádivas a pobres (deudores nuevos sin casa propia -Burla 11- ), equivalentes símbolos (movimiento), culto a su personalidad y de esposo (cuadros de ambos), denuncia enemigos acérrimos (nuevos gorilas), hace bandera de división, y descansa en hechos lamentables y sangrientos invocando terrores profundos, grandes dolores (Burlas 12º y 13º).”

    Sobre todo al “hace bandera de la división”, y a esto:
    “Secuelas de Odio y de División, ¿Deben desde el poder alimentarse? Monstruo de varias cabezas insatisfecho -peronista y argentino-, ¿no pagará mezquina comida con violencia, vieja Burla renovada? ¿Lo calmaría tardío abrazo del líder al opositor?”

    Sobre todo a lo de “debe desde el poder alimentarse?”.

    El autor tortura sus vivencias personales para generalizarlas buscandoles un responsable en un colectivo que ni siquiera entiende pero claramente odia.
    Y propone la gran tesis opositora: que el gobierno nacional “genera odio y division”, gran mentira si las hay. El gobierno no genera division, el gobierno toma medidas para cambiar una matriz social injusta tocando los privilegios de algunos grupos sociales. Claramente eso no les gusta a esos privilegiados, que responden con odio. Pero el gobierno no alienta el odio, simplemente quiere remediar injusticias, ahora, como hace un gobierno, cualquiera, para remediar esas injusticias sin tocar los intereses de esos grupos? simple: no se puede. Pero entonces vemos de qué se disfraza la cohartada, argumento mezquino y retorcido: si el problema es que “no hay que generar division”, pero arreglar lo que esta mal en el pais implica necesariamente que aquellos cuyos privilegios se afecta, odien y armen lio, la unica solucion posible es NO CAMBIAR NADA, los privilegiados seguiran privilegiados, las injusticias seguiran injustas, pero eso si, todo sin division.

    La gran trampa de los grandes hipocritas: se escudan detras de su propio odio, que siembran y alimentan dia a dia mediante panfletos mentirosos como este mismo blog, y lo usan como herramienta para mantener el status quo: como cambiar las cosas les genera a ellos mismos un odio incontenible hacia los que intentan cambiar algo, mejor deberia dejarse todo como esta, asi no se siembran divisiones.

    Les tengo una noticia: el pais está dividido, desde siempre, desde uqe existen dominados y aplastados por el sistema, desde que los privilegiados tienen sus privilegios y los usan para sojuzgar a los otros, amparados por el estado. La diferencia es que en epocas “normales” como les gusta a ustedes, esa división se mantiene bajo la alfombra, porque los medios de difusión son de ustedes, los privilegiados, que en ese estado estan contentos, asi que no se trasluce dicha división, esta oculta (pero vayan a una villa si se animan y pregunten que sienten por las otras clases sus habitantes, ahi encontrarán una de las razones de eso que tanto les preocupa, la inseguridad, que es simplemente un poco de justicia por mano propia por parte de los aplastados por ustedes). Pero claro, apenas alguien intenta tocarles los privilegios, ahi saltan todos los que tienen voz a expresar su odio y a exigir que se ponga un fin a la división que ahora si surge, porque los dueños de los microfonos asi lo quieren para mantener sus privilegios.

    Esto no es mas que odio de clase, expresado como antiperonismo sólo porque el peronismo ha sido el único que le dio (algunas veces) entidad a esas clases aplastadas por el yugo de las elites.

  • 24. Panchito  |  12 diciembre 2011 en 21:31

    ¡Felicitaciones Rodolfo! el post más leído de Pan Rayado.
    Sin falsas vanidades, quisiera hacer mías las palabras que dijo Lope de Vega acerca de Góngora: “tomando del lo que entendiere con humildad y admirando con respeto lo que no alcanzare a entender”.

  • 25. Damian  |  12 diciembre 2011 en 21:48

    El discurso citado fue después del bombardeo sobre Buenos Aires el 16 de junio del 55, asesinaron a 300 personas e hirieron aproximadamente a 600. Palabras y hechos, fuerte muy fuerte ir a trabajar y morir ametrallado.

  • 26. mar  |  12 diciembre 2011 en 23:30

    y vos pensás que puse el discurso porque no lo sabía o porque estoy de acuerdo con ese bombardeo?

    o tal vez querés sugerir que Perón era indiferente a esas muertes, e instigar al pueblo a responder con más violencia no le producía la más mínima contradicción, mientras se tomaba más tiempo para evaluar mejor con cuánto poder real contaba para quedarse o irse?

    Vamos Damián!!!

  • 27. Damian  |  13 diciembre 2011 en 1:09

    No es el punto lo que vos sabés, algunos decidieron ese día salir a matar al presidente electo, sembraron terror y muerte en la ciudad y el país. Un discurso político es nada o pura promesa sin los hechos anteriores o posteriores que lo constituyen, Perón no consideró ni avaló lucha armada alguna, cuando por derecho podría haber ajusticiado a los golpistas. Una amenaza en estado de conmoción después de semejante masacre despierta el interés de los que en el fondo les importa tres carajo la verdad, podemos filosofar sobre la verdad, menos la verdad de la muerte.

  • 28. mar  |  13 diciembre 2011 en 9:48

    Es obvio que el discurso es inmediatamente posterior a ese hecho aberrante. Lo que resalté es su consideración con respecto al resto de los dirigentes políticos, porque muestra el grado de ruptura que había (más allá del que tenía con las fuerzas armadas que “fragoteaban”, mecanismo que Perón conocía muy bien porque era un general del ejército y también lo había hecho en la década anterior); y lo segundo que resalté es que concebía que cualquier argentino pudiera matarlos (no habló al pueblo sobre la Justicia, y arengó a “los peronistas” a contestar con violencia).
    Lo que muestra el discurso es el grado de aceptación de la violencia que Perón concebía, y a lo que estaba dispuesto a llegar para quedarse en el poder. Él era el poder, y hablaba de “movimiento”, con lo cual siempre se desentendió de cualquier construcción partidaria. Debía existir un Perónismo.

  • 29. mar  |  13 diciembre 2011 en 10:39

    …”el autor […] pero claramente odia”…

    el autor odia? esa es tu lectura?
    (me reservo la opinión sobre tu nivel de lectura)

  • 30. Damian  |  13 diciembre 2011 en 11:44

    dormido
    va elegido en democracia por electo, y dudar por filosofar

  • 31. mar  |  13 diciembre 2011 en 13:32

    ya te contesté y no quedó
    a mí no me despierta interés la amenaza “en estado de conmoción” (*) porque me “importe tres carajos la verdad” según tu modo de juzgarme, a mí me interesa semejante amenaza como modo de resolución de un conflicto grave del cual bien al tanto estaba, ya que los esperó resguardadito en el Ministerio de Guerra y no en la Casa Rosada.

    después aparecerá el comentario de lo que resalté del discurso (fijate vos), y por eso lo puse

    dijiste que tenías 56 años, bastante lejos de los 14 años típicos del “no sé de qué se trata pero me opongo”, modo con el cual siempre intervenís.
    Estamos hablando de la violencia que concebía Perón.
    (*) lo del estado de conmoción por la masacre, francamente, tengo mis dudas. y siempre las tuve, porque le veo más su mente ocupada con tácticas para mantener el poder que con la responsabilidad por las consecuencias que la violencia traería sobre el pueblo.

  • 32. Ezequiel  |  13 diciembre 2011 en 16:34

    Cristina se burla de otra manera, su apariencia no es el ser, así la burla se multiplica en los medios, burlándose de toda la opinión pública.

  • 33. Alejandro  |  13 diciembre 2011 en 20:53

    Mar:
    A pesar de que se podría discutír mucho mas sobre la violencia de aquel discurso -yo creo que fue violento- poco tiene para compararse con la violencia con que se manejaron sus enemigos y particularmente con la que viene asolando a nuestro país desde la propia cuna. Pocos años antes del feroz bombardeo a Plaza de Mayo, Un general Menéndez había intentado un golpe militar, y antes había habido otro y antes otro, siempre en medio de innumerables violencias contra el pueblo. En mi escríto quise explikcar que Cuando Rodolfo señala la incidencia que tuvo la ley de alquileres sobre el destino de su familia, o las persecuciones contra la izquierda que afectaron a su hermana etc. etc. -todo muy, pero muy bien escrito- hay que entender que lo que el peronismo hízo bien, fue bueno para todos y lo que hízo mal fue tambien malo para todos. El balance -parece- es favorable para una gran mayoría, no sé si equivocada o nó. No creo que se le puedan endilgar al peronismo los horrores de la libertadora, y mucho menos el nacimiento de la guerrilla y su posterior represión. La concepción de eliminar etapas históricas y saltar de una sociedad medieval al socialismo, que abrió una grieta en la Argentina -y en tantos otros países del mundo- partió tambien en dos al peronismo, al radicalismo, a los partidos conservadores, a los socialismos, y aún a la propia iglesia. Ni hablar de muchísimas familias de militares que tenìan hijos en la guerrilla. Al Perón de 1974 lo visualizó la pequeña burguesía como sostén de su propio desarrollo capitalista, La guerrilla “Peronista” como mascarón de proa de su propia revoluciòn, y aún algunos sectores de las FFAA como garante de la continuidad del Partido militar. No fue, no pudo, ninguna de las tres cosas. Está muerto hace treinta años

  • 34. rodolfo lópez  |  14 diciembre 2011 en 12:43

    Gracias Profesor Tomás Abraham.

    Gracias compañeros de blog. comentarios elogiosos o críticos.
    Habrá oportunidad de hablar tranquilos en cualquier momento.

    Alejandro, Es bueno mostrar rostro humano de Perón, debió tenerlo. La lógica de mi relato lo impide, pero comparto algunas de sus consideraciones; quedese tranquilo por mi viejo que hizo lo que tenía que hacer.

    (Saludos Santiagueño, hermoso el recuerdo de su papá!).

    “El autor tortura sus vivencias personales…” … ¿Por qué otro motivo escribir?
    a) Es burla ser deudor por plan trabajar, no por una casa propia.
    La tuvieron mis viejos gracias a su gran esfuerzo (compraron terreno antes), laburaron siempre, y ayuda de gobierno peronista con crédito de BH a 25 años. ¿hay eso ahora?
    b) Terrores profundos, grandes dolores: los tuve, no me los contó clarín.
    Mi cuñado murió disparando última bala, protegiendo compañeros, valiente…en 1975, 17 de Octubre!. Es burla simplificar la historia.
    Nora, queridísima hermana, una de las fundadoras del INDEC, instituto imprescindible para hacer políticas serias en beneficio de los más humildes. Es burla cagarse en eso.
    Es burla invocar sangre desde el Calafate.
    c) No odio.

    .

  • 35. Panchito  |  14 diciembre 2011 en 13:59

    Juan Matus, dijo alguna vez: “¿Tiene corazón este camino?. Si lo tiene, el camino es bueno, si no lo tiene no sirve de nada”

    Evidentemente el camino elegido por el amigo Rodolfo López ha sido bueno y su gran corazón así lo demuestra.

    Cada uno de los foristas de este post, sabrá si han elegido el camino correcto, o si su ruta es un ilusorio atajo pletórico de privilegios materiales e ideales prestados que no conduce a ninguna parte.

  • 36. Ma.Cristina  |  14 diciembre 2011 en 18:35

    Rodolfo, otro abrazo grande, no tengo mucho más para decir, salvo que se ve muy bien que no odia y eso es bueno para usted.

    Panchito, Muy bien 10 Felicitado! Continúe así!

  • 37. juanelsantiagueño  |  14 diciembre 2011 en 19:15

    Estimados:
    Permítaseme tomar esta frase contundente de Rodolfo …”a) Es burla ser deudor por plan trabajar…” porque toda la mañana de hoy me martilló en la huma (cabeza en quichua santiagueño) mientras en el Registro Civil de las Personas hacía unos trámites para asuntos legales correspondientes.
    ¿por qué la frase de Rodolfo insistía en mi memoria? Es que me tocó presenciar descarnadamente como a la gente, en su mayoría humildes santiagueños del interior, los amansaban con los requisitos para el subsidio de la AUH. Consultando al empleado respectivo me confirma que recibieron la orden de reempadronar a los beneficiarios, aun aquellos que lo habían hecho a inicios de este año. Pero, agregó bajando el tono, es algo muy silencioso… No se lo dice masivamente, se los va citando por tandas. Y con que objeto? pregunté ingenuo. Yyy… no se, Ud deduzca… me contestó enigmático. Ahh le agregué, mientras comenzaba a pensar en la frase de don Rodolfo.
    Conversando en la fila interminable de la espera, los interesados se quejaban, puteaban, maldecían, mientras agarraban a los changuitos para que no se pierdan en la muchedumbre. Pero fundamentalmente percibí el miedo profundo de la pérdida a lo único que tienen. Y volvió a emerger la frase de Rodolfo, y pude ver la cara de la burla hecha gente. Piel cuarteada por el sol y la sequía, manos rústicas, perfumes variados, vestimentas de otros tiempos. Pero fundamentalmente vi el terror en sus miradas.
    Ellos saben que la burocracia es la máquina de picar, no boludos como decía el humorista, sino burlados.
    ¿Será la última de las burlas?

  • 38. EF  |  14 diciembre 2011 en 19:52

    Tal vez Santiaguenio esa gente pobre (pobres) son las que necesitan los que crean el discurso para que otros tengamos que escuchar que los que siguen el ilusorio atajo pletórico de privilegios materiales e ideales prestados no nos va a conducir a ninguna parte. Digo, hay mayor contradicción que esa?

  • 39. arturo  |  14 diciembre 2011 en 20:20

    Hasta su derrocamiento, Perón sembró odio y división entre los compatriotas. Cultivó un populismo que neutralizó las mejoras sociales que introdujo. Al final intentó redimirse, volvió con espíritu contemporizador y hasta se abrazó con sus rivales democráticos, en un afán por salvar a la Patria. Renegó de los violentos que quisieron destruir al país y los combatió como el militar que era: fuego con fuego.
    Antes de juzgar procesos sociopolíticos sería primordial comprender el contexto y la inserción de nuestro país en el concierto económico mundial de cada época. Es un acto de soberbia o ignorancia pensar que se pueden llevar adelante políticas a contrapelo de la situación del mundo.
    Es comprensible que haya gente que, al desconocer las causas de los sucesos que lo rodean, utilice un pensamiernto mágico, y vuelque desmesuradas condiciones intelectuales o de bondad a líderes carismáticos, cuando se ve favorecido en sus aspiraciones, o lo contrario, cuando las cosas no le van tan bien.

  • 40. Panchito  |  14 diciembre 2011 en 21:52

    Ma. Crist. ha cazado al vuelo lo que mi imperfecta prosa ha intentado expresar; y ahora, puedo darme cuenta, que usted escucha o lee, a algunos periodistas que no son santos de mi devoción, por otros motivos totalmente disímiles a lo que mi entendimiento pudiera comprender.

  • 41. David  |  14 diciembre 2011 en 21:59

    Propongo inmovilidad y criticas absolutas, por lo menos no vamos a tener que hacer mucho. Espero que el hijo que no voy a tener no siga hablando de el señor Peron en el 2050. Saludos

  • 42. mar  |  14 diciembre 2011 en 22:18

    Alejandro,
    coincido con mucho de lo que decís. Mi intención no fue equiparar la acción vengativa de la Libertadora con Perón. Quise mostrar el grado de violencia que él admitía y avaló. Los que no formaban parte del culto a su persona, no fueron exactamente los mismos que en la Libertadora manejaban las armas o los aviones de guerra que bombardeaban.
    También pienso que no fue él quien formó la guerrilla, porque sabemos bien cómo y porqué se originó. Sí que acordó con ella acciones para su regreso, y al ver que no lo respetaban como autoridad, no dudó en eliminarlos.
    Con respecto al Perón del 74 de acuerdo, no pudo, no llegó. Por la edad que tenía, deduzco que la máscara era más de dolor que de odio.
    Sin embargo, dada su habilidad como líder carismático de captar y conocer muy bien a las personas, es muy discutible que tuviera tan cerca a alguien como López Rega.

  • 43. mar  |  15 diciembre 2011 en 8:49

    Cuál es el camino correcto?
    Caminante, no hay camino.

  • 44. mar  |  15 diciembre 2011 en 9:08

    EF,
    parole, parole
    Muchas palabras, pura retórica y camuflaje.
    De repente, escuchamos que Rodolfo dice:
    “es burla ser deudor por plan trabajar”

    Hay tantos sordomudos?

  • 45. EF  |  15 diciembre 2011 en 17:58

    Solo un par de datos de revisionismo historico, ya que esta de moda, para mostrar al menos una cosa buena de la Libertadora.

    Luego del golpe del 43’ lo echan a Houssay de la UBA por haber escrito una carta critica contra el nazismo y contra gobierno de facto en el que formaba parte el general Peron. Se exilia en US y no vuelve hasta el 55’, eso si, habiendo ganado el primer premio Nobel para la ciencia Argentina en el 47’. No hace falta aclarar que aun asi fue considerado un enemigo y antipatria por el peronismo. Con Leloir fue algo diferente. Se fue con el golpe del 43’ pero tuvo las bolas y los fondos suficientes tanto privados (Campomar) como publicos de USA (NIH) para volver en el 45’ y dedicarse a la investigacion sin recibir dadivas del 1er y 2do peronismo. Por su labor en esos anios es que despues fue tambien premio Nobel en el 70′. El 5 de Febrero del 58’ por decreto de la Libertadora se crea el CONICET.

    Nada, solo un poco de memoria para algunos con amnesia electiva.
    Saludos,

  • 46. arturo  |  15 diciembre 2011 en 19:09

    Respecto a lo sucedido con Houssay, vale la lectura del libro “La nuca de Houssay”, de Marcelo Cereijido, un investigador surgido de ese ámbito de investigación que desde hace años vive en México. En ese libro se detalla la obra de Houssay y de los investigadores que lo rodeaban. Como sucedió siempre: un personaje brillante brillará más si se rodea de gente igual a él. Esto le paso a un genio como Houssay. en ese libro se diferencia bien cuales eran las características personales de Leloir y de los demás integrantes de ese Instituto. Ëpocas de avanzada para la Patria, sin dudas.

  • 47. Gustavo  |  15 diciembre 2011 en 22:50

    Estamos en el 2011. En pleno siglo 21. No en los 40, 50, 60, ni 70? Hasta cuando

  • 48. juanelsantiagueño  |  16 diciembre 2011 en 0:30

    Estimado/a mar:
    Para acabar con los sordomudos y las palabras y los relatos, etc, art. 39 CN, iniciativa popular (no confudir con consulta popular) para que la AUH se transforme en una ley que la recepte como seguro social integral para la familia (art 14 bis CN) sostenida con el PBI (este año la recaudación fue record, con equilibrio de balanza comercial incluida. Esto merece ser distribuido y no malgastado.)
    Ese día se terminan los burlados, estoy convencido de ello. Y la máquina de picarlos se paralizará para siempre. Se oxidará y quedará en el desvan de los ingratos recuerdos.
    Y por fin se comenzará a hacer realidad eso que expresa Gustavo …estamos en pleno siglo XXI…
    Mucho de ello depende de muchos de nosotros aunque más no sea por el terror de esas miradas.
    Saludos cordiales

  • 49. Ma.Cristina  |  16 diciembre 2011 en 7:29

    Juan, que empiecen los que saben, yo los sigo. Los otros días, ahora no recuerdo quién, dijeron en un reportaje que el 14 bis era la solución a muchos problemas, que se estaba incumpliendo pero nadie dice ni hace nada, por qué? Ud. ya una vez convocó, personalmente tengo temor a la patada inicial, pero si gente de bien empieza algo, me sumo.

  • 50. mar  |  16 diciembre 2011 en 13:50

    De acuerdo juanelsantiagueño,
    ya lo habíamos mencionado hace unos meses, y David te abrió una página a tal fin. Luego no sé que pasó, porque no volviste a mencionarlo hasta ahora.

  • 51. juanelsantiagueño  |  17 diciembre 2011 en 12:12

    Mar:
    durante todo este tiempo estuve pregonando la idea por doquier y a quien la escuche (en este ámbito la insisto, porque considero que muchos de UDS son gente de bien y pueden difundirla). En mi pago lo hago personalmente. Cara a cara. Asistí a varias reuniones donde van los que tienen ciertas luces para esto. Lo que me encontré es con la siguiente reflexión de manera general: ¿si esta todo bien para que cambiar? Ojo tanto oficialismo como oposición. En lo personal pienso que no esta todo del todo bien. Vea, anoche mi amigo Grillo me comentaba algo que me confirma más aun esta impresión. Grillo es maestro de escuela periférica en la capital. A la hora de repartir el comedor, la vianda, a los chicos del grado hay uno que no quiere repetir nunca lo que le toca. El changuito, ante la insistencia de mi amigo, le dice que le de a otro compañero. Grillo le pregunta por qué él no acepta la segunda vuelta de la vianda. El changuito le contesta: “profe, yo como de noche” inmediatamente los otros changuitos lo miran y uno animándose le dijo: ¿vos comes de noche? A Grillo se le hizo un nudo en la garganta. Entendió claramente que ese chico prefería que otro coma porque sabe que, para muchos compañeritos, la única comida del día es la vianda del comedor escolar. Él es un privilegiado, come a la noche. Vea Ud que privilegio, simplemente comer de noche ¿sabe lo que es que le duela la pancita de hambre?
    Digame Mar, con semejante gesto solidario de ese changuito, y de muchos más en todo el país, ¡como no intentar al menos algo! Empezando por difundir que a la gente no se le hace un favor con la AUH sino que hay un derecho constitucional receptado en el 14 bis y se llama seguro social para la familia. Que no debe estar por ningun motivo atado al designio del gobernante de turno.
    La norma por sí sola no cambia la realidad, sostenían los juristas alemanes, solo la gente cuando toma concienca que esa realidad no es lo que aparece y hace efectivo sus derechos se producen las transformaciones. Pero por algun lado hay que empezar. Como el changuito alumno de mi amigo Grillo.
    Saludos cordiales.
    PD; mi amigo Grillo también acuerda y difunde lo del seguro social para la familia del 14 bis. Leyó la CN y se convenció. Haga Ud que la idea prenda, entre los suyos. De a uno se junta el mistol, dice un dicho santiaqueño. Quien le dice…

  • 52. Damian  |  18 diciembre 2011 en 11:17

    Mar
    Matar a quienes los habían elegido para que los defiendan anula mi capacidad de razonamiento sobre la reacción ¿Resulta que el discurso inmediato, con la tensión de la hora es el que “concibe” y “acepta” la violencia para quedarse en el poder por el que también había sido elegido? Si el análisis crítico está sustentado en “ver la mente” de los políticos en lugar de considerar sus acciones seguro encontraremos lo que buscamos. Perón podría haber accedido a la presidencia sin elecciones, sin embargo amplía la base con la participación popular, la democracia y el estado como hoy lo concebimos es resultado de la acción fundacional del peronismo. No se trata de buenos y malos sino de una ética desbarrancada que nos sumió en una división que tuvo sus ganadores. El origen de la violencia obscena que desencadenó el peronismo residió en pergeñar el cambio social más radical de Sudámerica y habría que buscar en la historia si hay quien en tan poco tiempo ha desarrollado algo similar en democracia. La tozuda y amorosa lealtad está en directa relación con los derechos adquiridos y la toma de conciencia por quienes entre otras cosas le hablaban al poder mirando al suelo.

  • 53. mar  |  18 diciembre 2011 en 12:01

    Damián,
    La tozuda y amorosa lealtad no está en discusión. En algún sentido -aunque no lo creas- yo también la tengo.
    Es realmente ingenuo creer que la violencia a que dió lugar Perón …”residió en pergeñar el cambio social más radical de Sudámerica y habría que buscar en la historia si hay quien en tan poco tiempo ha desarrollado algo similar en democracia”… Nuevamente lo mismo. Democracia por haber sido elegido en una votación sin restricciones, su calidad baja Damián, muy baja. Mucha gente se tuvo que ir del país. Artistas, científicos, que no pueden ser concebidos como nefastos fragoteros ni peligrosos por poder manejar aviones bombarderos. Peligrosos por no rendir culto (como mi madre y sus compañeros de Química, todos con bastonazos en la cabeza).
    Esa que calidad de democracia es? No lleva a la violencia?

    Lo que se puede discutir, es si, -como pensaba Perón, anque Kirchner, y varios más-, es factible en la Argentina promover cambios político-económicos sin ejercer el poder de un modo autoritario, presidencialismo personalista.
    Es posible?
    Al igual que Perón, en Cuba Fidel pensó que no.
    Acá una excusa siempre fue que tuvimos muchos golpes militares. En el gobierno de K, que hay que pelear el poder a las corporaciones con mano firme… y en un país con fuerte tradición presidencialista.
    La pregunta sigue en pie. Es posible en la Argentina un gobierno que no se alíe a intereses foráneos poderosos, ejerciendo con pleno respeto a la Constitución y a la representación federal y republicana del país?

  • 54. Damian  |  18 diciembre 2011 en 15:37

    La discusión es sobre la violencia que provoca la muerte, la política es un invento para impedir que nos matemos unos a otros, una violencia controlada, la democracia parece ser el mejor vehículo de la política y en algunos tiempos se nos vuelve insoportable. No voy a enumerar los aportes del peronismo-justicialismo a la democracia, inexistente en nuestro país hasta ese momento, es evidente el carácter y el propósito de un gobierno cuando la coyuntura es fundamental o está laburando lo actual para lo que vendrá, lo que hoy nos divide mañana deberá unirnos, recurrente mensaje del primer peronismo.
    El mercado se apropió y bastardeo tanto la palabra “calidad” que me es imposible asociarlo a democracia, reclamo de los creen que la calidad que ellos aportan es redentora.Las minorías por aquellos tiempos no tenían el poder de hoy, conozco como todos, casos reales de aprietes y persecución, también los que usaban la rastrera victimización como política y lo confabuladores. No acuerdo con el bastonazo, antiguo recurso de la educación y el orden, veo con satisfacción como el gobierno trata a pesar de los reclamos represión manejar otras opciones, considero la fuerza de la no violencia estilo gandhiano, invencible y de victorias duraderas, tiene la condición de difícil aplicación por su propaganda nula. Con nuestros recursos y voluntad política más que posible es una obligación llegar a la autonomía.

    El sentido de lo bien escrito por Rodolfo, mueve a la tristeza y melancolía a la que somos tan propensos, contiene esa fina ironía que el profesor considera tan valedera para la filosofía y que a mi me parece ineludible en literatura y nefasta en política y educación.

  • 55. martita  |  20 diciembre 2011 en 23:16

    Rodolfo : gracias por compartir este momento de su vida
    porque , se aprende de la Historia de Argentina desde la voz
    de los que la vivieron .
    Saludos.


Archivos

Categorías

Comentarios recientes

Alejandro A en Bitácora 97
Alejandro A en Bitácora 97
marlaw en Bitácora 99
r .nadaud en Bitácora 95
Marcelo Grynberg en Bitácora 95

Calendario

diciembre 2011
L M X J V S D
« Nov   Ene »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

A %d blogueros les gusta esto: