Onda Corta 19: El zapallo le camina a Hanglin, por Ana María

6 diciembre 2011 at 12:59 24 comentarios

Los programas de radio, así como muchas otras cosas en esta vida, producen sensaciones. Yo escucho al Negro Oro y me siento aturdida, Tenembaum me violenta, Nelson Castro me duerme, Chiche me entretiene, Teté me divierte, Hanglin me hace sentir como en casa y no es porque mi esposo ande desnudo paseándose por el living. Hace veintisiete años que Rolando Hanglin conduce el mismo programa de radio, las mismas secciones, los mismos temas. Los oyentes fuimos cambiando, creciendo, mudándonos, viajando. Y encontrarse con que del otro lado del aparato hay alguien familiar diciendo lo mismo produce una sensación de comodidad casi igual a la de volver a casa cuando se ha estado fuera mucho tiempo.

No hay juicio de valor en el párrafo anterior. El oyente que hay en mí no tiene ideología al prender el transistor. Como dije antes, Tenembaum me violenta pero eso no quita que de13 a15 yo me siente a escuchar “El club de la tarde” y mientras pasan los minutos disfrute de la indignación que me generan todos los integrantes del programa, los temas que tratan y los fallidos intentos del conductor por ser progre. No elijo los programas porque me identifique con ellos, puedo escuchar a Gelblung cada mañana sin decirle pelotuda como segundo nombre a la gente que trabaja conmigo y poner a Magdalena Ruiz Guiñazú mientras tomo mate con bizcochitos de segunda marca y así es como desde hace veintisiete años paso horas con Rolando Hanglin y no he dejado a mi marido para ir a casarme con un joven japonés profesor de Tai Chi.

Según la biografía de Hanglin, nació en Ramos Mejía, fue al Nacional Buenos Aires y cursó estudios de antropología asiática enla Universidaddel Salvador. Los oyentes sabemos esto y además que le gusta el boxeo, es tan inglés como la reina Isabel, vivió unos años en su amada España, tiene hijos en ese país y un nieto, la tiene a Martita, tuvo a una japonesa, tiene una hija, Salome, de un vientre alquilado, se hizo una cirugía en un programa de televisión para sacarse la panza, era seguidor de Osho, le fascinan las lenguas de los pueblos originarios tanto como el Gral. Roca, es nudista, gorila-menemista, de river, hippie y filo-swinger. Todo eso y que es una gran entrevistador.

Con tantos años en el aire sería imposible hacer una historia de este ciclo en una columna breve como es la mía, así que me voy a centrar en esta última etapa que se transmite por Radio 10 desde2007 ala fecha, de lunes a viernes, de15 a18.

Como ya saben, yo tengo debilidad por las secciones dentro de los programas y éste las tiene. Con los años perdió algunas, como la tan esperada “cartas de amor prohibido”, que se fue junto con Floppy, la locutora estrella que acompaño a Rolando con gemidos y pelito mojado durante veintidós años. Pero se han incorporado otras.

El programa arranca con una canción y un recitado del conductor que dice: “Yo nunca estoy apurado y por eso el zapallo me camina muy bien, despacito, despacito, despacito”. Desde hace unos años agregó al saludo unas palabras para el Gauchito Gil, le sigue a esto un saludo a los miembros de la mesa : la locutora Fátima Slame, mojigata sin gracia, Elio Rossi, sepan disculpar este adjetivo pero llevo horas sin encontrar sinónimos o eufemismos: un pavo que habla de deportes, y la gran Silvia Freire, inventora de “choripán y meditación” en los noventa. Pilar fundamental del programa es Silvia Freire, miembro de la mesa desde la primera hora con una ausencia en medio y una vuelta gloriosa, tanto es así que tiene su propio programa de autoayuda los domingos. Silvia es la única líder de la new age que no se compadece de sus pacientes y mantiene una línea firme. Debo confesar que yo he seguido sus consejos y me he pasado días visualizando cosas que quería conseguir para que la ley de atracción me ayudara, pero hubo un momento en el que Silvia empezó a hacerse muy católica y ya me hizo dudar. Ojo que yo no discrimino, pero cuando alguien dice que el homosexual hoy está con un hombre y mañana con una oveja porque no tiene valores, yo si discrimino. Y Silvia dijo eso y muchas otras cosas que me hicieron dudar. De todas maneras no puedo negar que su rama de la autoayuda es sólida y original.

El staff se completa a las 16:30 con la llegada de Mario Mactas, el eterno compañero desde la secundaria con el que hacen el segmento “El gato y el zorro”, que es casi un programa aparte al que ya le dediqué una columna —incluso un reportaje a Mactas—, por lo que permítaseme solo decir que es mucho mas larga de lo que debería ser. Estábamos acostumbrados a quedarnos con las ganas y no de aburrirnos, como está pasando ahora.

Los oyentes, como no podría ser de otra manera, en esta época son los dueños del programa, por eso rápidamente después de las presentaciones llega en voz de la locutora la carta de algún escuchador que planteará el tema que se analizará el resto de la tarde. Todo deriva siempre y desde hace veintisiete años en los mismos cinco o seis tópicos:

– Las separaciones y los niños como rehenes de las mujeres que solo quieren plata. Nunca falta un Ernesto de zona norte que se separó después de quince años de matrimonio poco feliz y tuvo que dejarle casa, coche y una millonaria cuota alimentaria a la mujer que le llena la cabeza en su contra a los chicos para que no quieran verlo mientras convence al abogado para que pida más y más. Todo es poco para ella y, mientras tanto, él malvive en un monoambiente. Hanglin lo entiende porque lo sufrió en carne propia con su primera mujer.

– ¡La infidelidad es un temón! Este año ha habido mucha carta planteando tentaciones y pidiendo consejos. Recuerdo una de una señora de cuarenta y pico que estaba pasando por una crisis con el marido al que amaba y un día el cadete de la farmacia al que atendió en baby-doll le pidió su celular para poder llamarla. Ella se lo había dado y nos pedía a nosotros, la audiencia, que la ayudáramos a decidirse. Las mujeres son seducidas por jóvenes y no hay hombre que no se haya reencontrado por Facebook con el primer amor y del café del reencuentro al telo hay un paso y lo que le sigue a eso es la duda y la carta a Rolando que, con su pasado swinger, tiene ante todo comprensión por las debilidades, así que el que escribe sabe que se le otorgará carta blanca para aliviar pasiones. Por si hay alguna duda sobre la línea del programa, me gustaría aclarar que Hanglin no ha dejado pasar oportunidad para tocar el tema de Strauss Kahn y referirse a la acosada por el director del FMI como la mucamita negra…

– “Los hijos son lo peor” es otro tema clásico, no hay semana que alguien no se queje de lo mal que vienen los niños en la actualidad. No sé por qué, pero da la sensación de que a los padres oyentes de Radio 10 los hijos les cayeran de un día para el otro y ellos no tuvieran nada de responsabilidad en la crianza. Así que se plantea el tema de los límites, de que Agustín, mi hijo de dieciséis, solo quiere chatear y no me habla o Paula, la de trece, sale y vuelve borracha cada sábado, Rolando no dejó que Salomé se fuera de viaje a Bariloche y todos vivimos este momento de angustia en la vida del periodista, así que siempre tiene un buen consejo para dar y gracias a la dualidad de hippie-ortiva que en él convive encuentra la oportunidad justa para pedir la vuelta al servicio militar.

– “Esto no es lo que era” es otro de los hits de los oyentes. Antes íbamos a la escuela con sabañones y ahora los adolescentes cortan una calle porque no tienen calefactores; antes vivíamos rodeados de ranas mientas hoy nos comen los mosquitos y así muchos otros ejemplos melancólicos.

– El último ejemplo que voy a dar es el más contundente y frecuente de la última etapa del ciclo: “Esto allá no pasa”. Y tiene dos fuentes : los oyentes que viven en otros países que se presentan a diario dentro de una sección llamada “argentinos en el exterior”. Casi todos son profesionales que acá sufrían y se casaron con un sueco, inglés o canadiense y en la tierra de su cónyuge la juntan con pala o son ingenieros locales contratados por una multinacional que les dio las oportunidades que su país les negó y estos profetas de tierras ajenas ganan muy bien, tienen casa propia, viven rodeados de naturaleza con ardillas que comen de su mano en su chalet de Oregon y de su Rosario natal extrañan la carne, los afectos y la espontaneidad del argentino que te toca el timbre sin avisar para tomar unos mates, pero igual no volverían.. Y la otra cara de esta historia es Sitges, una pequeña localidad de la costa catalana a la que Hanglin va una o dos veces por año a visitar a sus hijos y vuelve maldiciendo el día que decidió dejar esa tierra prometida para volver a esta porquería de país. Cada vez que Lanny vuelve de España tenemos que aguantar semanas en las que nos habla maravillas de la vida catalana, parece que ahí siempre es verano, todos son nudistas, nadie molesta a nadie, se puede comer paella en los chiringuitos de la playa a diario y la gente TODA es libre a la vez que respetuosa, la playa está llena de suecas predispuestas haciendo topless y españoles civilizados que ni las miran. No hay pueblo más civilizado, culto, generoso y solidario que el español. Ha mencionado Rolando en varias oportunidades que los cuarenta años de Franco ayudaron a sentar las bases de la sociedad organizada que es hoy. Dios quiera que no se le ocurra soltar su teoría en las arenas de Catalunya…

El nudismo para él es militancia y desde siempre se ha mantenido coherente en este tema. Vale aclarar en este caso que su pasión por estar sin ropa no es la misma que la de los naturistas. Como ejemplo les cuento un reportaje que hizo con gran entusiasmo al dueño del primer hotel nudista de Uruguay, valorando que éste cumpliera con todos los requisitos de los establecimientos del mundo al los que Rolando acostumbra ir, esto es, Toga party, Lingerie night y el infaltable jacuzzi en la discoteca. Nunca se menciono el tofu ni la prohibición del cigarrillo.

El programa transcurre entre los temas antes citados y la obsesiones momentáneas del conductor. Tuvo un gran metejón con los bancos en las calles pidiendo a gritos que el intendente de turno los pusiera para cambiar todos los problemas del pueblo argentino. Hubo un largo período en el que le quitaba el sueño el tema de su caldera y la deficiencia del gremio de los plomeros a los que se les dijo de todo menos bonitos. La reivindicación de Julio Argentino Roca y al mismo tiempo la valorización de la lengua quichua lo tuvieron preocupado y la última niña de sus ojos es la finada María Marta García Belsunce. Creo que no puede con la señora caque que lleva dentro y no soporta que dobles apellidos y descendientes de ingleses estén involucrados en semejante caso. No busca el esclarecimiento, tiene como único objetivo el de limpiar los apellidos y después que sea lo que la justicia quiera.

Como dije al principio Hanglin tiene como virtud ser un gran entrevistador, de los mejores que hay, parece tener todo el tiempo del mundo para dedicarle a sus invitados. Jamás tutea, creando la distancia necesaria para que el entrevistado no se sienta intimidado. Trata con igual dedicación a los participantes de su sección “Los grandes”, que suelen ser futbolistas exitosos, periodistas retirados o actores consagrados o a los “Personajes de la vida”, linyeras excéntricos, peones de campo o travestis jubilados.

Me gustaría aprovechar este momento para denunciar a la producción actual del programa. El éxito de las secciones reside en la búsqueda de los entrevistados. “Mi encuentro con un famoso” es para mí un gran momento del programa. Tuve el gusto de escuchar a una señora de Don Torcuato que se encontró en el Jumbo de su barrio a la princesa Máxima, que, si bien estaba acompañada por guardaespaldas, compraba tomates como cualquier hijo de vecino y no solo habló de la calidad de la verdura con la oyente sino que recorrieron juntas la góndolas de lácteos haciéndola partícipe de la elección del mejor postrecito para las infantas. ¡Qué notable! decía Rolando y todos asentíamos desde nuestras casas. Pero cuando la que se encontró con un famoso es Mirta, que a los siete años viajó en un ascensor con Frank Sinatra y veintinueve años después, al reconocerlo en una revista, se dio cuenta de quién era ese flacucho que la acompañó durante tres pisos, la nota es una porquería. Algo parecido está pasando con “Encuentros con la naturaleza”. A Lanny le puede todo lo que tenga que ver con los animales y creó esta sección para que quienes se hayan encontrado con un yaguareté mientras tendían la ropa llamen y lo compartan. Pero claro, el mundo está lleno de gente que quiere hablar por radio y cuando este deseo se combina con productoras sin criterio, cualquiera que haya visto un zorzal desde su balcón se cree con derecho a llamar. Sin ir más lejos hace una semana llamó una señora de Ituzaingó contando con todo detalle la experiencia de ella con dos tortugas domésticas que respondían al ser llamadas y comían palta de su mano…

No hay quien no sepa quién es Rolando Hanglin. Él se hace cargo de todas y cada una de sus ideas y contradicciones, y considerando que el que avisa no traiciona, yo seguiré mis tardes escuchándolo.

                                                                                                     AM

Anuncios

Entry filed under: General.

El revisionismo histórico Después del 55, por R.López

24 comentarios

  • 1. Ma.Cristina  |  6 diciembre 2011 en 19:24

    Comparto la opinión sobre Chiche y Hanglin, ambos nunca aburren. Silvia Freire cuenta con mi simpatía, parece una persona que quiere ayudar a quien lo necesita con la mayor objetividad posible, a veces descoloca a sus entrevistados con una pregunta inesperada que luego tiene su relevancia en el posterior relato (perdón por la palabra). Gracias Ana María por tu entretenido y revelador comentario.

  • 2. Lector  |  6 diciembre 2011 en 22:22

    Hace años que no escucho radio, creo ya haberlo escuchado todo, veinte años atrás me entusiasmaba Dolina, ahora comienzo a entender que lo más profundo del pensamiento del querido Negro, son sólo notas al margen de las ficciones y ensayos de nuestro escritor universal.
    Gelblum es diabólico, en vez de Chiche deberían llamarlo Bicho Taladro Gelblum, te carcome el cerebro, no te da respiro, avanza despacio, todos los días un poco más, nunca aburre, siempre es divertido, hasta que su pensamiento se incorpora a tus circunvoluciones cerebrales: sos un simple empleado, un taxista, un ama de casa y te hizo creer que sos un terrateniente con miles de hectareas y tenés que salir a la calle a golpera cacerolas y defender a Bunge y Born, estás frito, te ganó por demolición.
    Hanglin zafa, tiene un poder de observación único, es culto, educado y como dice A.M. un excelente entrevistador, le gusta el boxeo; en esta sociedad es importante hacerle conocer a los demás que practicás boxeo y que estás dispuesto a liarte a puñetazos con el primer imbécil que te falte el respeto. Supongo que esta advertencia más que una dudosa filosofía de vida, le ha servido para evitar a personas desagradables.
    El aglutinante indispensable que hacía brillar la puesta en escena de el Gato y el Zorro era Floppy, no los he escuchado últimamente, pero supongo que sin la participación estelar de F. Ibañez ya no son lo mismo y es muy posible que ya no diviertan a nadie.

  • 3. David  |  6 diciembre 2011 en 23:00

    El estilo inconfundible de Chiche

  • 4. mar  |  6 diciembre 2011 en 23:11

    Escucho AM poco, de a ratos, porque no siempre cuento con esa posibilidad, pero aún así, es dentro de un amplio abanico de horarios. Admito que cuando manejo, dependiendo de varios factores, también alterno con FMs… pero si es en el horario del “gato y el zorro”, nunca lo dudo. Coincido con vos Ana María, en que antes nos quedábamos con las ganas, y ahora nos damos cuenta que el estirado lo desvirtúa.
    También coincido con que el negro Oro, ATURDE; y por el contrario Chiche tiene la habilidad de entretener… es inteligente, aunque a veces nos obliga a hacer caso omiso de su insoportable egolatría tiránica, que lleva a los que lo acompañan a tener que decir siempre que SÍ a todo lo que dice, aún cuando es una ridiculez.
    Rolando es un clásico. pese a los años, nadie olvida el pelito mojado de Floppy y las cartas de amor prohibidas.
    La parte de Silvia Freire justamente no es lo que más me gusta, pero disfruto coincidir con alguna de sus entrevistas. Siempre son buenas, aunque la persona cuente algo insustancial, porque es un placer su estilo al preguntar. Él hace sentir que en el escenario está el entrevistado. Muy pocos saben hacerlo.

  • 5. Liliana César  |  7 diciembre 2011 en 14:40

    Muy linda nota, divertida, sincera y sin pretensiones. Como Hanglin.

  • 6. Martin  |  7 diciembre 2011 en 14:51

    Ana María,
    Gracias por la claridad, y por darnos la posibilidad de a entender por qué escuchamos AM.
    Martin

  • 7. julian  |  7 diciembre 2011 en 19:52

    disfrutemos del negro ore que el año que viene es peor., me gusto como siempre tu columna ana maria

  • 8. alma  |  8 diciembre 2011 en 15:33

    Yo disfruto del negro oro los sabados a la noche. Es todo lo cursi que alguno quiso ser alguna vez y no pudo!! Que envidia!

  • 9. mARCELO  |  8 diciembre 2011 en 17:32

    Lo único que rescato de AM es a vero lozano y leo montero, buenos pibes ,el vejestorio del que escriben ,salvando al negro dolina,que se los lleve el viento y aganse un favor a ustedes mismos dejen de escucharlos y cuídense con la sal .

  • 10. Martin  |  8 diciembre 2011 en 18:53

    Marcelo,
    Pasate a la FM.

  • 11. Gustavo  |  9 diciembre 2011 en 8:41

    Te falto,algo que a Rolando lo enorgullese, que es su pertenencia a la masoneria

  • 12. Liliana César  |  9 diciembre 2011 en 17:09

    Es posible que muchos tengamos que cuidarnos con la sal, pero sabemos usar los signos de puntuación y la sintaxis y no tenemos errores de ortografía. Ah, y tratamos de no ser groseros ni agresivos.

  • 13. magu  |  9 diciembre 2011 en 17:46

    ANA MARIA
    Mi marido lo escucha cada vez que puede a Rolando Hanglin mientras arma o repara cosas de su trabajo. Y la semana pasada se compró el libro nuevo de EL SEÑOR LÓPEZ y otros fachos, Yo tengo un recuerdo de un programa de televisión que Rolando hizo en el año 81 en canal nueve, a la tarde para adolescentes, que asistían a participar en la tribuna. él integraba un panel de comentaristas, hacía el papel de padre conservado, de censurador de los chicos. Yo lo veía porque a veces iban compañeras de mi colegio. Espero que escribas sobre un chico muy conocido acá, un chico que quedó huérfano de padre a los doce años, fue mejor promedio en la primaria, secundaria y en la facultad, sabe hablar bien idiomas y se considera asi mismo un genio: es apadrinado por gente muy conocido a la que considera sus maestros, pero no me gusta como dice malas palabras, es Claudi0 María Dominguez, yo no lo oigo pero leo a veces la revista y le tengo aprecio

  • 14. tia susana  |  10 diciembre 2011 en 1:22

    Resido en Mendoza desde hace 23 años; una de las cosas que mas extrañé fue la radio de Buenos Aires, con la diversidad de estilos y contenidos y formatos que vos describís tan bien.
    Los medios de comunicacion” menducos” son menos que mediocres. Recién hace dos años que está la repetidora de radio Mitre. Y estoy de acuerdo, el equipo de Tenembaum es una “estudiantina” insufrible; se la pasan hablando de sus hijos y de sus parejas, haciendo una catarsis interminable, ni que hablar de la locutora que padece pobrecita de fiebre uterina, porque siempre explicita su calentura,
    Pero la vida nos da revancha: desde hace 5 meses tengo internet y puedo volver a escuchar las radios de ¡mi Buenos Aires querido!!!

  • 15. David  |  10 diciembre 2011 en 13:06

  • 16. narigón  |  10 diciembre 2011 en 13:40

  • 17. Panchito  |  10 diciembre 2011 en 14:51

    El comité fiscalizador de estilo literario de Pan R., presidido por una de las foristas habituales del blog, debería presentar su enérgica protesta al James Joyce Center: ese libraco infame llamado “Ulysses”, vil compendio del narcisismo grafómano y de la pedantería, llena sus tediosos capítulos ¡con páginas enteras sin signos de puntuación!, con grandiosos y continuos errores de sintaxis y con otros horrores literarios imposible de detallar en un espacio tan reducido.
    Estas evidentes fallas de estilo, nos demuestran que el autor desconocía por completo las reglas gramaticales que utilizan los notarios, imprescindibles para que una obra literaria perdure en el tiempo.

  • 18. mar  |  10 diciembre 2011 en 18:07

    El modo en que te referís a los “vejestorios” de la AM muestra que tu dificultad no consiste principalmente en los errores sintácticos y ortográficos.

  • 19. Liliana César  |  11 diciembre 2011 en 11:11

    No se si esto forma parte del tema, pero lo que decís sobre la diferente calidad de la radio entre Buenos Aires y Mendoza me lleva a lo que considero la mejor definición de Argentina que he leído, creo que es de Maurois: “Buenos Aires es la capital de un imperio que nunca llegó a construírse”.

  • 20. tia susana  |  12 diciembre 2011 en 15:21

    Liliana: me reconforta que hayas apreciado mi comentario, y más aún. que te haya sido de utilidad para conducirte a una reflexión interesante
    Eso es lo mejor que nos puede ocurrir: entramar ideas, que desconocemos a dónde nos llevarán.
    No sé si a un sitio seguro, pero si a un sito abierto

  • 21. Jocelyn Menavusar  |  21 diciembre 2011 en 16:45

    Muchos ya lo sab amos, otros dec an que era porque en Euskal Herria estaba ETA y hab a que actuar as .

  • 22. Aaron Flannagan z  |  25 diciembre 2011 en 20:57

    La cosa se me ha ido de las manos, voy a la caja y me doy cuenta de que he acabado comprando de más, como siempre.

  • 23. Anónimo  |  28 diciembre 2011 en 12:42

    yo creo que somos pibes de bariio comunes y corriente que nos gusta esta musica rock and roll y es una de las tribus mas antiguas del pais.

  • 24. Marcos  |  2 julio 2012 en 22:24

    Ana María yo también escucho a Hanglin desde hace mucho tiempo. Pero ahora ya no tanto como antes cuando estaba en Continental. Comparto todo tu comentario a excepción de Silvia Freire a quien no solo no tolero sino que es una de las razones, por las cuales ahora no me engancho demasiado con ese programa. En todo lo demás coincidimos. Creo que Lanny le resulta familiar a mucha gente porque es un fiel exponente de la clase media Argentina, con todos sus tics y contradicciones. Indudablemente la parte que mas me divierte es cuando se asocia con Mactas. Me divertía mucho cuando simulaban volar el pavimento de las avenidas porteñas, para sembrar soja. Hanglin ha evocado infinidad de veces a su madre, profesora de historia y adoradora de los hombres “fuertes” San Martín, Rozas y Perón, pero hay una ausencia muy notable respecto de la figura de su padre, a quien nunca ha mencionado.


Archivos

Categorías

Comentarios recientes

r .nadaud en Bitácora 95
Marcelo Grynberg en Bitácora 95
r .nadaud en Bitácora 95
marlaw en Bitácora 99
Marcelo Grynberg en Bitácora 95

Calendario

diciembre 2011
L M X J V S D
« Nov   Ene »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

A %d blogueros les gusta esto: