Del Mito a la Idea (La Nación 2/9/2011)

2 septiembre 2011 at 9:01 65 comentarios

Se ha puesto de moda sostener que la política necesita de mitos para entusiasmar al pueblo y, sobre todo, darle trabajo a los académicos. Cuando se dice mito se dice entusiasmo. Kant escribía que la revolución francesa era una virtualidad permanente más allá de su fracaso. Pensaba que la gesta francesa quedaría en la memoria de los hombres. La emparentaba con su teoría de la estética en la que lo que definía como “sublime” en el arte, nos da la vivencia de lo imponente, infinito, apabullante. El romanticismo en sus variadas expresiones también invoca a las intensidades que superan el domino seco de la razón. Wagner al diagnosticar la decadencia de la cultura alemana impregnada de cristianismo episcopal e ilustración afeminada, ponía al día en sus óperas las sagas de los Nibelungos y la belleza de su Sigfrido matando al dragón. Su alumno Federico Nietzsche, en sus momentos de melancolía extrema, creaba el Zaratustra Superhombre. Thomas Carlyle ungió a la figura del Héroe. El dominio de los afectos tampoco es extraño a Michel Foucault, quien nos habla de la “espiritualidad”, la “dianoia” griega, una conversión que a través de la construcción de una nueva subjetividad, exije una serie de trabajos que llama tecnologías del yo. Se le ocurrió que la revolución iraní de Khomeini era un ejemplo de nueva espiritualidad política. El filósofo Richard Rorty también desconfía de la razón como motivadora de la acción colectiva. Pero su apelación no es a los mitos con sus héroes, sino al prójimo. Considera que existen los medios de sensibilización a través de la educación sentimental. Lo que llama solidaridad se logra mediante la identificación con el sufrimiento de los otros, aunque pertenezcan a culturas diferentes y países lejanos. El dolor es universal, la felicidad es individual. Sensibilizar a sociedades narcisistas puede lograrse, dice, con tecnologías comunicativas y obras de la imaginación desde la literatura a los documentos audio-visuales, potenciados hoy por la velocidad digital . Para el filósofo del pragmatismo, no se trata de enarbolar dioses terrestres sino de creer que la crueldad, o el abuso del poder, es el mayor mal que un hombre puede infligir a otro. Solidaridad y libertad son valores que no necesitan de intensidades estéticas fértiles para la creación artística, pero fatales para la gestión de los asuntos políticos. No sólo la muerte le da sentido a las cosas. Sin embargo, entre politólogos y cazadores de utopías, la fabricación de mitos se ha convertido en una inquietud intelectual en la era de la ciencia. Constituye una nueva figura de la racionalidad que se critica a sí misma. Este malestar en la cultura, la necesidad de nuevas ilusiones que alegren el porvenir – esta vez recordando al escéptico Freud – es peculiar de la clase media. Es el estamento social en el que elucubran los eruditos preocupados por la mitología política. Los intelectuales de clase media odian a la clase media y practican el desprecio de la razón. Entre nosotros la idea de mito es insistente. La política se edifica a partir de las figuras sacrificiales de Evita, la Juventud Maravillosa y ahora Néstor. Los tres son símbolos del discurso político de estos años, y configuran la filigrana sobre la que se teje el relato oficial. “El mito es inherente a la política”, dicen, como si volviera Pascal para repetirnos que el corazón tiene razones que la razón no comprende. Este sentimentalismo burgués nace por el ocaso de la idea de revolución. Ni a Lenin ni a Mao se les ocurría confesar que las masas proletarias necesitan mitos. Creían en la ciencia de la historia llamada materialismo histórico y provenían de una tradición ilustrada. Los jóvenes hegelianos, Marx a la cabeza, de acuerdo con su maestro Feuerbach, concebían a la religión como un mecanismo de alienación de las consciencias que despojaba a los hombres de su libertad a favor de la producción de fetiches. Del totem o del ídolo religioso, del reino de los dioses, al mundo de las mercancías, el camino es considerado breve y rápido. Adorar efigies celestiales ponía en funcionamiento el mismo mecanismo que el fetichismo de la mercancía. Lo mismo pasa en la actualidad. La creación de mitos en la sociedad del espectáculo y del consumo masivo, hace que la intención academicista de crear mitos para la felicidad del pueblo, sea una secreción del capital y de su hermana la burocracia de Estado. A esta necesidad romántica de mitificar y crear panteones sacrificiales se le opone una especie de utilitarismo que pregona que lo que le importa a la gente es que se le solucionen los problemas. Hacen un llamado a lo concreto y descreen de toda ideologización. Lo percibimos en el macrismo y en el sciolismo. En este último caso, ha habido un ligero cambio desde el momento en que su referente invoca a Dios y habla de su vida con un sentido religioso y agradecido. La gratitud y la compasión son parte del discurso religiosamente correcto. Un relato mitologizante necesita de dos ingredientes: un mártir y un enemigo. Ambos protagonistas han sido la característica principal del mensaje cristiano, que comienza con la pasión de un Dios que muere por amor a los hombres, y de un enemigo que no es el diablo, sino más bien el hereje, es decir, el enemigo interno. Nuestro país eminentemente católico, ha separado por ley la iglesia del Estado, al tiempo que ha reintegrado el sentimiento de culpa cristiano en el corazón de los intelectuales del Modelo de Crecimiento con Inclusión, para completarlo con el de Compasión con Resentimiento. Hace poco un dirigente progresista me decía que necesitaba un mito. En su foja de servicios carecía de mártires, de héroes, y de enemigos. Lo primero que pensé es lo absurdo que es pretender construir un mito. Se invalida por su mismo enunciado. Nadie cree en un mito. A nadie se le ocurre creer en el mito mesopotámico. Se cree en el Dios de los judíos o no. Se cree en la Verdad, no en una narración de la que no se puede ocultar su artificio retórico. En todo caso, respondí que desde mi punto de vista lo que en realidad necesitaba era una Idea, así, con mayúscula, como la escribiría Herr profesor Hegel, una idea fuerza que tuviera la potencia de una imagen. La diferencia con el mito es que mientras éste remite a un origen sacrificial que le da sentido al relato y a la historia, la idea es clave de futuro, sin que por eso deba ser mesiánica. Y que no consideraba que la mención de un futuro estuviera de más en este país de los recuerdos, en el que las sombras son cada vez más largas. No todos los fundadores de mitos o epopeyas son mártires del amor, los hay más divertidos como el conocido Prometeo, creador de la civilización por haber robado el fuego divino que ofrendó a los hombres para que cocieran la carne animal y el barro. Así hizo posible la cocina y el techo, la comida y el abrigo, la cuna de la humanidad. De insistir el mentado dirigente en que no veía como las meras ideas pueden atraer una juventud que necesita ídolos y camisetas estampadas, le dije que había que pensar en un nombre entusiasmante que compitiera con La Cámpora. Luego de unos minutos de reflexión, se me ocurrió que frente al nombre de quien fuera un simple adláter del trío Juan D.Perón-Isabel-López Rega, bien podía surgir el nombre de una verdadera mole del firmamento nacional, no la Mole Moli, sino el hombre más genial de la historia argentina. De ese modo se podía crear La Sarmiento, rama juvenil de la Argentina del futuro, aprovechando la coyuntura que favorece el intento. Después de la alocución de Hugo Biolcatti en la Sociedad Rural, en la que se sirvió del ilustre sanjuanino para criticar al gobierno, hubo una reacción generalizada ante lo que se consideró una apropiación indebida del gran escritor presidente. Para sorpresa de muchos vimos como un contingente de revisionistas históricos multiplicó las citas de textos dispersos, nos remitió al famoso discurso de Chivilcoy y demás intervenciones, para mostrar que el autor del “Facundo”, denunciaba la codicia de la oligarquía, y elogiaba los menesteres y la conducta de los gauchos. El prócer olvidado del Bicententario, resurgía así como herramienta crítica de la Mesa de Enlace, y se le hacía un lugar en el panteón oficial. Sarmiento pasaba de ser genocida a ser antioligarca. Por eso pensé que en esta nueva muestra de neo-oportunismo histórico, se creaba un contexto favorable para que Sarmiento adquiriera su femenino correspondiente, y encolumnara a las juventudes de un proyecto progresista con miras al futuro. El pasado mítico se origina en una muerte, mientras la idea de futuro, es una llama de vida. No está mal como consigna. Finalmente no todo es memoria, menos cuando se la usa para manipular el presente. Es posible, entonces, pasar de la Idea al Ideal sin pagar el peaje mítico. Sarmiento le habla a la juventud con algo más que con el gesto del puño derecho en el corazón, mueca de funcionarios en busca de aliento. La mística sobreactuada de hoy, el lenguaje liberacionista degradado, sólo encubren el único modelo real impuesto en estos años: construir poder con el dinero del Estado. Hay otro nervio en Sarmiento, otro vigor, otro talento, otra locura. Nos toca redescubrirla y hacerla joven.

Anuncios

Entry filed under: General.

una entrega de mi tío segismundo (méjico) El meditador socrático (Perfil 4/9/2011)

65 comentarios

  • 1. Juan Demarco  |  2 septiembre 2011 en 9:44

    Es así como desde la propia presidente ahora se pretende implantar en las masas -interesadas algunas, poco lúcidas otras- un nuevo mito, el de “Él”, que “desde algún lugar guía nuestro camino”.Si lo hicieran para el círculo áulico de “La Campora”, vaya y pase, pero no para todos por igual; creo que los argentinos hemos cometidos muchos errores, pero no nos merecemos este castigo, porque quien lo fomenta, es la presidente de todos los argentinos.

  • 2. danielepidaniel  |  2 septiembre 2011 en 12:47

    Tomás, trabajé un tiempo con el gobierno, me gustaría hablar con vos para contarte algunas cosas…

  • 3. Carlos R.  |  2 septiembre 2011 en 13:26

    Excelente nota. Basta de mitos, volvamos a la ilustración en clave socialista o liberal, o ambas, lo que les agrade más.
    Saludos

  • 4. papiro cerrado  |  2 septiembre 2011 en 14:30

    El mito murio , despues de estar 7 días secuestrado, en manos del materialismo historico y eso no hay materia que lo repare.
    Me conformo con Batman, mitad voluntad y mitad representación.
    saludos.

    posdata: cada vez q algo sale mal , la mujer maravilla inaugura algo.¿ Sera un año de muchos eventos?.

  • 5. Mar  |  2 septiembre 2011 en 14:57

    De acuerdo, y para eso es mucho más divertido leer directamente los mitos griegos.

    En cuanto al “modelo real impuesto en estos años”, nos hace pensar sobre cuál es el concepto de “Estado” que tenemos los argentinos.
    Vamos atravesando varios, como un ensayo-error de niños experimentando con los nuevos objetos de su mundo.
    El “Estado-terrorista”, el “Estado-burocrático” pesado e ineficiente, el “Estado-cuco” rematado y reducido hasta su desaparición, el “Estado-ladrón”, el “Estado-caja” para construir poder de funcionarios públicos, el “Estado-de Algunos”.

    A los niños esa experimentación les sirve para ir construyendo las bases y categorías del pensamiento. Conocimiento del entorno y pensamiento, se van desarrollando juntos. Tiran desde la silla de comer 20 veces la cuchara mientras observan la distancia al suelo.

    ¿Como sociedad en qué etapa experimental y de conocimiento estamos? Si nos guiamos por las estadísticas, hace 15 años un 50% votó por un estado desmantelado y ausente. Ahora, otro 50% por un estado-caja y de Algunos (por ejemplo, de algunas Asociaciones).
    No interesa que se hace con nuestros aportes, es más, no importa incluso si en el camino alguien los roba.
    ¿Y el otro 50%? tampoco parece tenerlo muy en claro.

  • 6. papiro cerrado  |  2 septiembre 2011 en 17:45

    Don Tomas: El mito murió despues de 7 días en manos del frío materialismo historico y a eso no hay nada que lo repare.Ademas necesitamos de mitos porque nos dan esperanza frente a la cruel realidad y nos permiten creer en algo, q existe la posibilidad de quebrar la realidad, q todavía el hombre puede.
    saludos

  • 7. Ma.Cristina  |  2 septiembre 2011 en 18:19

    Sarmiento, un hombre que a pesar de sus defectos tuvo una visión para su país y supo encaminarla. Me encanta cantar su himno. Espero ansiosa que mi nieta comience la escolaridad para continuar entonándolo.
    “…en este país de los recuerdos en el que las sombras son cada vez más largas”… esta frase merece una creación literaria para incluirla, entre comillas, por supuesto. Espero lograrla.

  • 8. mARCELO  |  2 septiembre 2011 en 19:35

    En el taller de costura, por lo general los viernes la tenemos muy complicada .Salud y vida para todosssssssssssssssss
    Ahi se ven ,,los dejo con Faith No More ,cuidense !!!!!!!!!!!!!!!!!

  • 9. Gustavo Romero  |  2 septiembre 2011 en 21:36

    “¿Qué sucede con esta cruzada del Siglo de las Luces que se reinstala hoy en ese otro mundo del primero que somos nosotros? Qué extraña resulta la historia de la modernidad que del XVIII pasó al XX en el compás de los siglos. El siglo intermedio, el de la restauración, el de Bismarck, el de la industrialización, el de las teorías de la degeneración biológica, el de los anarquismos y los socialismos utópicos, el de la implementación de la moderna política colonial europea, el de las modernas doctrinas del antisemitismo, todo ese mundo que culminó en la primera carnicería organizada de la modernidad europea, no cuenta para estos nuevos filósofos de la ética Ilustrada. Hombres del XVIII rememoran desde sus nuevas cortes socialdemócratas las cortes de los últimos luises.”

    Tomás Abraham, “El orden ilustrado de Fernando Savater”, en Pensamiento rápido, Sudamericana, 2002, p. 364, publicado originalmente en La Maga (12/12/1991).

    Pasaron 20 años, es cierto. Encontrábamos allí a T. A. muy crítico de Savater y de la Ilustración. Pero no creo que Tomás hoy esté reivindicando, en términos absolutos, a la Ilustración. Quizás la nota de La Nación que estamos comentando no sea clara, y se preste a confusiones varias.

  • 10. Panchito  |  2 septiembre 2011 en 22:49

    Pansamiento lateral:

    Ulises tarda 20 años en regresar a la isla de Ítaca, las nieves del tiempo platearon su sien…
    Del dicho al hecho hay mucho trecho.
    Del mito a la idea hay una odisea.

  • 11. Miriam Azerrad  |  2 septiembre 2011 en 23:07

    Los mitos, a través de la historia, se usaron para muchas razones. Podemos estudiar muy lejos en la historia de la humanidad, y tambien, en los escasos doscientos años de nuestro pais. Porqué los pueblos, hacen nacer mitos? En realidad, los verdaderos mitos nacen en el corazon, del pueblo. Como nació el mito de Peron, que aun sigue? El estudio con Muzzolini, y toda la teoria de Hittler, y sus miedos son mitológicos. Ellos llevaron los mitos a la máxima expresión, Hoy tambien, se sigue la misma mitología, con los mitos se reparten, notebook, No es que llegan a la escuela, y la maestra las entrega, como hacíamos con los libros de lectura. NO!!!! Esto es aburrido- Tiene que pararse una Reina, y mostrar todos los niños, lo contentos que estan, porque les dieron limosna. Es Tremendo!!!! Muchos socialistas, tambien, estan cayendo en la trampa. Los políticos míticos, crean símbolos fundacionales, como Romulo y Remo, de ahi, parte, que la gente, siga en masa, pensando, que la gente que habla, Fundo la Republica (en realidad, la enterro), y con ellos sus mitos de salvadora, ella permite todo, su ejercito esta en la calle, (no el ejercito de la republica) formado, por todos los que quieren usurpar cualquier cosa….desde una casa, una plaza, muchas cuadras, cortar todo el transito, etc.). A ellos los engañaron, con mitos, iban a tener sus casas, y no….las madres de los DDHH, las entregaron, a una sola persona, todo es en pasado, iban a tener…..pero no…..de todas formas, el mito es tan fuerte, que prevalece, porque como es sobrenatural, en algun momento, van a recibir, lo que les prometieron. Mientras tanto, siguen adorando el ídolo. Asi se escribe la historia. Todos los dias, se funda la nacion argentina, y tambien, es un mito. Ahora, falta el mito moralista, es el que viene a continuación. Sigue en el pxmo capítulo.

  • 12. Carlos r.  |  2 septiembre 2011 en 23:54

    Puede ser Gustavo, que tengas razón. Pero hay muchas cosas de la Ilustración, o de sus sucesores políticos e intelectuales que rescato. La esperanza en el progreso, la libertad de pensamiento, el laicismo. Yo no podría olvidar el siglo XIX aunque quisiera. Darwin, Marx, Engels, Morgan, Spencer, Wallace, Durkheim y otros gigantes intelectuales. Hay tanto ahí.

  • 13. gustak  |  3 septiembre 2011 en 6:01

    Por supuesto que se trata de construir poder, ente otras cosas, con el dinero del estado y con las ideas y la idealizaciones, etc. como bien lo sabe Binner o cualquier dirigente político. Lo interesante de la democracia es que ese poder mitológico y material, periodicamente se revisa a través del voto, y tiene la potencialidad de mejorar -o empeorar- aspectos de la vida de muchas personas.

  • 14. Ma.Cristina  |  3 septiembre 2011 en 9:24

    Miriam, mi hijo más chico está tras el mito de cobrar los supuestos $ 500 por presidente de mesa. No solo todavía no lo pudo hacer, a pesar de estar el alta desde el 23 de agosto en el correo, sino que le dicen que van a ser $200.- y cuando el gobierno lo deposite. Este sería un mito real.

  • 15. Ma.Cristina  |  3 septiembre 2011 en 10:08

    Daniel, no sea egoísta, cuente, cuente, acá somos todo orejas.

  • 16. vivianaines  |  3 septiembre 2011 en 13:22

    Y Del Bono que opina? 🙂

  • 17. Mar  |  3 septiembre 2011 en 13:56

    Sí, y el mausoleo que le están construyendo es una buena muestra de lo que decís. Ni un prócer de la historia lo tiene.
    Por otra parte, bien el estilo del enorme monumento franquista.

  • 18. Panchito  |  3 septiembre 2011 en 14:15

    Del Bono opina que, efectivamente, los míos son “panzamientos” es decir pensamientos originados luego de una copiosa ingesta de chacinados, quesos artesanales y vinos malbecs.♥

    Opción2 Pensamiento lateral ma non troppo:

    Para D(¿ D es T.A.?), lo primero es la verdad objetiva, mientras que la existencia individual es secundaria y puede organizarse sobre unas verdades que, por ser subjetivas y no depender de la verdad suprema pueden adaptarse y adoptarse provisoriamente.
    Para K (¿K. es K?), lo primero es la existencia individual y luego la verdad.

  • 19. mARCELO  |  3 septiembre 2011 en 14:48

    uh no entiendo un joraca lo que escribio Abrahm
    Miriam Azerrad (se lo pregunto bien) quién sería el ídolo ,Néstor K?
    la moral que se viene es la de Sarmiento?? sin ánimo de ofender ni pelear

  • 20. Mar  |  3 septiembre 2011 en 14:52

    Vivianaines,
    Del Bono se pregunta porqué Panchito no nos canta más la marcha peronista en el blog. ¿También a él se lo impide el hijo de Hugo del Carril como a los kirchneristas?

    ¿Y su Unidad básica? (por la cual recuerdo que Rodolfo “rompió una lanza” con nostalgia y gallardía).
    ¿A cuál dirigente peronista responde? supongo que al FPV, ya que contó que gracias a CFK tienen cloacas, o no porque los peronistas finalmente siempre se alinean verticalmente.
    (a propósito de las cloacas, según los resultados del censo falta mucho por hacer, no?)
    Actualícenos Panchito (no me ofendo si canta la marcha).

  • 21. Mar  |  3 septiembre 2011 en 14:53

    Qué lástima que ya no podemos decir “el pueblo quiere saber de qué se trata” después de los artículos de TA y Sarlo!

  • 22. Panchito  |  3 septiembre 2011 en 15:14

    Marcelo, pensá que para escribir un texto como el que nos convoca, el autor debe haber leído (leído y entendido) más de 2.000 libros. Por su formación debe haber leído toda la filosofía occidental ( desde los presocráticos hasta nuestros días) y buena parte de lo más destacado de la literatura universal, historia, política etc.etc.. ¿A dónde quiero llegar con esta perorata? A que es muy difícil, entender este tipo de textos, con pocas lecturas en nuestro haber. En mi caso particular con una biblioteca de unos 200 volúmenes, entiendo aproximadamente el 10 % de lo que dice. Recurriendo a la wiki puedo llegar a entender un 25%. Si me solicitaran hacer un resumen del escrito en términos musicales, te diría que Abraham descree del mito de Patricio Rey y prefiere las grandes y clásicas ideas musicales dirigidas por un brillante director de orquesta como Barenboim, Metha etc etc.

  • 23. Panchito  |  3 septiembre 2011 en 15:28

    Mar, juaes juaes! sos de lo que no hay ¿ cómo haces para acordarte de comentarios que ya olvidé? Si algún día querés hacer una dieta para engordar, venite un fin de semana para esta zona, con tantas cosas ricas que hay para degustar, acá es imposible estar en línea.

  • 24. Panchito  |  3 septiembre 2011 en 15:30

    Mar , envié respuesta, aparece en breve.

  • 25. mARCELO  |  3 septiembre 2011 en 15:33

    JA panchito, ahi te van estos aplausos !!!!!!!!!

  • 26. Panchito  |  3 septiembre 2011 en 15:38

    Marcelo, Ja!Ja! por ahora nos entendemos entre nosotros, en un par de años más entenderemos a Abraham…¡ e incluso lo superaremos!!!

  • 27. Damian  |  3 septiembre 2011 en 17:43

    jaa ja la claque de pancho
    saludos a la costurerita

  • 28. Damian  |  3 septiembre 2011 en 18:00

    me saliò femenino marcelo, para el costurero mental del mal paso

  • 29. mARCELO  |  3 septiembre 2011 en 18:42

    Damian no hay mala leche en pancho ,pensa tranqui ,dale rico!!!!! (yo sospechaba je) viste nos encontramos todas acá jajajajaj ,te gustan mis videos ?????

  • 30. Damian  |  3 septiembre 2011 en 19:21

    A medida que la presidenta llama al conjunto para componer acciones de gobierno, aparecen dircursos como este que estancan, envejecen, tiran pa tràs. El apelar a la caja es una chicana, reducir a nada, anular la política como herramienta de cambio, cañas voladoras y buscapiés, artficio. Despuès de tanto escrito político, llama la atención en el gran y querido profesor, su mediocridad polìtica, no porque no acuerde con las ideas que gobiernan, sino que la propuesta mejoradora no se vè, quizás cree como De la Rua : gobernar con solo postular una mejora ética. ¿Cómo se modifica la ética en una sociedad capitalista sin otros valores que los que el mismo sistema genera? La solidaridad o la compasión no siempre se desprende de un sentimiento de culpa, puede originarse en un miedo a la disolución o a un pragmático individualismo etc, ¿La indiferencia o el aprovechamiento de los débiles nos hace fuertes o miserables? El mito sarmientino, peronista o el que fuese, es lo que cada uno quiere que sea, claro que justo estos dejaron una impronta que todavía nos da relato, resume Pancho con lo Del dicho al hecho hay mucho trecho y solo sus obras hacen que hablemos de ellos. Màs que no ser clara la nota, es nula por contradicción de lo peor que ha escrito el profesor en su etapa política, por hay los lectores de la Nacion no reparen en ello y se queden con la bufonada.

  • 31. Ma.Cristina  |  3 septiembre 2011 en 20:01

    Damián, ud.opina que la presidente llama para elaborar en conjunto acciones de gobierno?
    Cuando yo era chica se decía “que la inocencia te valga”
    Ella llama y les dice, muchachos hay tanto de subsidio si hacen esto o lo otro. O si no hacen esto o lo otro les saco el subsidio. Esas son hasta ahora las acciones de gobierno.

  • 32. Mar  |  3 septiembre 2011 en 20:52

    Damián,
    nombrame 1 caso de cambio de gobierno a través del voto, que se haya dado porque una mayoría eligió “una propuesta superadora” de la oficial.
    (y “no te estoy pidiendo 28 pases como el Barcelona” te pido que menciones 1)

  • 33. Mar  |  3 septiembre 2011 en 20:53

    hasta que lo recupere TA, nos quedamos sin la marcha? 😦

  • 34. vivianaines  |  3 septiembre 2011 en 21:20

    Estoy escuchando a Binner con Viviana Canosa en C5N programa “Sentido Común”. dice ” A la política no hay que tomarla como profesión”. Ah las influencias de TA, las influencias de TA. TA es de profesión filósofo y docente.

  • 35. juanelsantiagueño  |  3 septiembre 2011 en 23:42

    ¿la Sarmiento? Propongo la Ingenieros, por don José un injustamente olvidado. Para positivista vamos a un genuino ¿no les parece?

  • 36. juanelsantiagueño  |  3 septiembre 2011 en 23:57

    para salir del mito hay que romper los dogmas. Los argentinos no somos mitómanos (ojala lo fueramos, seríamos más divertidos), somos algo peor: dogmáticos. Y encima confundimos el dogma con: el rito, la profesionalidad, el relato y la creencia. Dogmas religiosos (es cool criticarlos) dogmas filosóficos (ahi si que no hay que meterse), dogmas políticos (Evita, la juventud maravillosa no son mitos, no explican nada, son dogmas, justifican todo) económicos, racionales, non sanctos, etc. El dogma tiene mucho que ver con la culpa y el miedo.

  • 37. juanelsantiagueño  |  4 septiembre 2011 en 0:00

    En las escuelas (en cualquiera de sus expresiones) no habría que leer Montoneros la soberbia armada, sino Hacia una moral sin dogmas de José Ingenieros.

  • 38. Rodrigo  |  4 septiembre 2011 en 3:53

    Pego link de Benjamin Arditi, que me parece un capo.

  • 39. Rodrigo  |  4 septiembre 2011 en 4:15

    La enciclopedia chino-argentina de Juan el Santiagueño: los argentinos son:
    a) dogmáticos; b) peronistas; c) que de lejos parecen moscas; d) personas que proponen dogmas para liberarse de la culpa y el miedo; e) que leen textos de TA; f) por fuera de esta clasificación; g) equiláteros.

    Banco los comentarios de Damián.

  • 40. Rodrigo  |  4 septiembre 2011 en 5:25

    Marcelo, yo leí más de mil libros, y entiendo las referencias que pone TA, aunque me parecen una salsa con mucho condimento y nada de carne. Para mí está muy bien la rta. de Damián.

    Como es un “a mí me parece” sofisticado con peticiones de principio varias, es un artículo muy difícil de “falsar”, dado que para refutarlo o polemizar uno debería ponerse a escribir muchísimos caracteres que no leería nadie.

    En este tipo de textos no basta con leer muchos libros, sino que además las lecturas tienen que coincidir con las de quien escribe. En el artículo está presente: “el anillo del Nibelungo” de Wagner con “Así hablaba Zaratustra” de Nietzsche y “Totem y tabú”+”El malestar en la cultura” (ambos de Freud)… conceptos de Foucault, el pragmatismo de Richard Rorty (Abraham escribió una introducción a su pensamiento en un librito de ediciones “Quadrata” o algo así).

    A su vez sugiere que Foucault y toda su inteligencia y prestigio académico no le bastaron para dejar de enamorarse del ayatollah Jomeini de Irán (quizá una forma de sugerir que tipos como Forster u Horacio González, por más Academia y doctorado que tengan, siguen siendo unos giles ingenuos enamorados del “mito K”).

    Y luego Kant y “la juventud maravillosa” y “la Cámpora” y bla bla, y el debate Romanticismo vs Iluminismo. Podés leerte “La contrailustración” de Isaiah Berlin, que está en “Contra la corriente”, creo.

    También es importante saber con quiénes dialoga o polemiza o desprecia TA: podría decirse que mayormente contra los intelectuales de “Carta abierta” y los intelectuales filo peronistas: intelectuales de “Carta abierta” y los intelectuales peronistas lectores de Jauretche, Scalabrini Ortiz, Laclau, etc.

    Abraham no soporta a J. P. Feinmann. Ahí tenés un “contrincante” con el cual poner en perspectiva lo que dice TA.

    Luego tira frases que son peticiones de principio: “se ha puesto de moda”.. ¿Quién, quiénes, desde cuándo? Y no sigo porque sería larguísimo. Síntesis: el artículo pretende sugerir que el discurso K se basa en mitos en lugar de ideas y en el manejo de “La caja”.

    Abrazo de Gaulle (Charles)!!

  • 41. Ma.Cristina  |  4 septiembre 2011 en 10:38

    Espero con interés el próximo post de Tomás, ahí puede ser que tengamos algún dato de los que le quería pasar Daniel y tal vez descubramos que estábamos todos equivocados y que este gobierno es la salvación, o viceversa.

  • 42. Panchito  |  4 septiembre 2011 en 10:50

    Ma. Cristina, evidentemente las profesiones de filósofo y tambero no son compatibles por los horarios. Mientras tanto la columna o el post de Tomás ya se puede leer en Perfil.

  • 43. Sergio R  |  4 septiembre 2011 en 11:10

    Ok, con lo de los mitos. Ahora si a ese asunto de “La Sarmiento” se considera “una idea” estamos fritos. Propongo virar la discusión de este blog a debatir sobre medidas o proyectos concretos y que sea un poco menos ideológico. Algo como lo que esta haciendo Paenza en canal 7 con algunos temas particularmente complejos. Incluso debatir propuestas para dilemas puntuales. Por ejemplo, el tema del secundarios y la dificultad para retener a los adolescentes en la escuela. Ya todos conocemos el problema y todos tenemos a alguien a quién hecharle la culpa o mencionar que antes la educación era mejor. Ok. ¿entonces? ¿a alguien se le ocurre algo? ¿hay que evaluar a los docentes? ¿qué opina el gremio docente de que se los evalúe? Como todos sabemos, la crítica desde un lugar inoperativo es fácil, y nos da la falsa sensación de sentirnos “más despiertos” que el resto.

  • 44. Ma.Cristina  |  4 septiembre 2011 en 11:50

    Sergio, ya te puedo adelantar algo. El tema de “maestro de maestros” resulta irritante, porque eligen a un profesor de cada escuela con mejor puntaje en ese examen para que aleccione a sus propios compañeros hasta ese día. Por qué no hacen cursos directamente en cada establecimiento con gente de Educación?
    al oído, (echarle la culpa-la hache es para el verbo hacer-hecho)

  • 45. Ma.Cristina  |  4 septiembre 2011 en 11:52

    Gracias Panchito, de acá fuí a allá, otro tema.

  • 46. Damian  |  4 septiembre 2011 en 11:56

    Ma Cristina
    La inocencia vale para creer que a pesar de la presión de las estructuras del estado, o sea nosotros, no somos todos corruptos, parar de generalizar para discernir. No sè que dice presidenta cuando asigna, gobernar y juzgar comparten la tensión que genera el hecho que muchas de las decisiones son para beneficio de uno a expensas de otro, en busca del bien común, no hay que asustarse de esa tensión hay que estar alerta a los resultados de las políticas.

    Mar
    No conozco tanta historia para responder, no por eso deberíamos renunciar a exigirla. Al profesor la caja lo tiene alienado, no es menor el tema la compra y venta de voluntades, tanto, que excede a la política, tema complejo en muchas sociedades con diferentes matices, la usina capitalista y sus corporaciones no deja de sorprendernos con sus saldos y novedades. Espero del profesor porque lo conocemos mucho màs que ese fondo de lamento, parece excusa para no debatir política, sin renunciar a la ética podrìa enriquecer el debate.

  • 47. David  |  4 septiembre 2011 en 12:52

    Interesante nota, aunque luego de su lectura me surgieron las siguientes preguntas:
    ¿por qué oponer las ideas a los mitos?
    ¿Mitos versus Ideas?
    ¿No debería ser más bien mitos e ideas?
    ¿no estamos hehos de ambos? ¿no necesitamos de ambos?

  • 48. Mar  |  4 septiembre 2011 en 16:37

    Panchito
    Recuerdo lo que escriben como si los escuchara, y siempre recuerdo lo que dicen como si quedara escrito.
    Algunas palabras, expresiones y silencios, resaltan en negritas.

  • 49. Mar  |  4 septiembre 2011 en 16:45

    Esto no es un mito.
    Avisale al pobre que varios no cobrarán ni los $200. Resulta ser que hicieron un cálculo para pagar 6/10 presidentes de mesa. Adiviná quiénes reciben los $500 enteros.

  • 50. Mar  |  4 septiembre 2011 en 16:56

    Me gusta mitos e ideas.
    (pero no les des ideas a los creadores de mitos)

  • 51. Mar  |  4 septiembre 2011 en 17:40

    Rodrigo
    No estoy segura que TA sugiera lo que decís, pero sí me gustaría darte mi opinión.
    ¿Forster ingenuo? para nada lo veo así. Basta verlo y escucharlo en las reuniones de CA subidas a la web para darse cuenta que de ingenuo no tiene 1 pelo (y tiene mucho pelo).
    Fijate, y prestá atención a un discurso que puede llegar a ocupar 20′ sin decir nada. ¡Nada!
    Cual paciente pescador (si te gusta pescar), pescá las palabras-clave de moda, y observá la prolífica gesticulación que las acompaña (me parece que practicó Tai-chi-chuan, por algunos movimientos), esperando engolosinado los aplausos que no pide (vieja enseñanza freudiana, el que no pide, exige).
    En cuanto a Feinmann… lo leo, y lo escucho. ¿Cómo se te puede ocurrir que puede ser un “contrincante” de TA? No están a un mismo nivel. TA lo da vuelta en cuanto a solidez y amplitud de conocimientos! y mirá que yo soy hipercrítica y exigente.
    Tampoco son comparables en cuanto a la capacidad de expresión de sus ideas. TA es clarísimo (y se nota que le gusta ser claro), mientras que he observado a Feinmann enredarse al punto que me ha resultado difícil evaluar si era porque flaqueaba en su habilidad para transmitir lo que piensa, o no tenía las ideas muy claras que digamos. Eso sí, cuando habla es un canchero total y te da clases.
    Lo único que le juega en contra a TA (para mí, y no lo expreso como La Verdad), es cuando se le impone su necesidad de generar impacto por sobre el “decir”.

  • 52. Damian  |  4 septiembre 2011 en 17:46

    Mar
    Te respondì, quizàs baje del olimpo.

    No hay creadores de mitos,

  • 53. juanelsantiagueño  |  4 septiembre 2011 en 21:24

    evidentemente su respuesta me confirma mi sospecha ¿para que responder a alguien enciclopedisticamente chino-argentino y santiagueño sino por la tentación del dogma? Su dogma jejeje ¿su culpa? jijiji.

  • 54. Sergio R  |  4 septiembre 2011 en 21:34

    Estimada Ma Cristina,
    Sí, hay mucho que debatir. El cómo, en qué tiempo, quiénes dictan los cursos, en qué establecimientos, qué recursos se van a asignar, y qué valor real se le va a dar. La mejor propuesta fracasa si esta mal implementada, o si se sospecha que el implementador tiene malas intenciones. La crítica a la intención es irrefutable. Un abrazo.
    Ah, gracias por la asistencia ortográfica 🙂

  • 55. Rodrigo  |  4 septiembre 2011 en 21:46

    Juan, ¿desde qué lugar nos podemos parar para decir cómo “son/somos” los argentinos? ¿Y recomendarías un libro cuya difusión entre los “alumnos” -a-lumnos/sin luces que necesitan del farol de Juan- los liberaría de los dogmas? Lo más que se puede hacer acá es decir: “tal libro está bueno, se los recomiendo” y no mucho más.

    Y los brasileños son buenos laterales. Los suizos son puntuales. Gracias por la recomendación de todas formas. Recomiendo los textos de Oscar Terán sobre Ingenieros.

    Los pueblos viven de dogmas, relatos, mitos, textos científicos, revistas porno, opiniones de TA, cuevana.tv, chistes de Condorito, textos de Feinmann, programas de televisión, textos de Mariano Grondona y del rumor de las noticias que le cuentan sus amigos y parientes, entre tantas cosas. Y votan a veces por una idea, por identificaciones, mandatos familiares y/o emocionales, por el menos malo, por empatías, recuerdos… y casi nunca por programas definidos. La economía es uno de los determinantes mayores: la Argentina logró, entre 2002 y 2011, la misma tasa de crecimiento que obtuvo España en los 21 años que duró el famoso “milagro español” entre 1985 y 2006. Ese es un motivo.

    Yo no siento que “los argentinos” sean “más dogmáticos” que el resto del mundo, ni tengo forma de probar semejante enormidad.

    Disculpen, sé que soy hincha. Lo hago para ponerle un poco de pimienta.

    Saludos

  • 56. Mar  |  5 septiembre 2011 en 1:58

    Damian
    Aceptemos entonces las diferencias. Me desasnaste.
    Las palabras de algunos bajan desde el Olimpo, donde son temporiaramente retenidas por los dioses por ser las Elegidas para su regocijo. Son palabras Elevadas.
    Otras dicen ser devueltas desde el Limbo, seguramente debido a su color inocente, blanco y puro. Son las etéreas.
    Las hay también que vuelven desde el estómago de una ballena blanca voraz y siempre perseguida hacia las profundidades, seguramente porque son muy sabrosas para los mamíferos. Son las que necesitan previa digestión.
    Y finalmente, existieron algunas que derraparon hacia la 4ta. dimensión, pero finalmente se orientaron en el espacio y tiempo. Son las surrealistas.

  • 57. juanelsantiagueño  |  5 septiembre 2011 en 12:02

    ¿Y? ¿escribió un monton de palabras para justificar su dogma? A ver… clarifique un poco. Ud. se considera un preclaro adherido a algo seguramente… me imagino
    Mi idea es muy sencilla: los argentinos tenemos una inclinación muy particular por el dogma en cualquiera de sus variantes. No estoy de acuerdo en que seamos mitómanos, para nada. Somos bien dogmáticos. Aunque lo disfracemos con espejitos y acuarelas de colores. Tenemos terror a dudar. Es la tesis fundamental de Ingenieros aun no superada, a mi humilde modo de entender. Y no le estoy pidiendo que me crea esto. Compruebe. Experimente, ponga en acto el arte de dudar. Sarmiento contribuyó a ese pensamiento cultural, si me permite llamarle así, la escuela sarmientina, como algunos le dicen, fue difusora del mayor dogma moderno: el progreso indefinido y la igualdad social. Ese dogma no es un mito como algunos lo analizan, ocultaba una tensión histórica latente que Ingenieros viene a analizar hacia principios del siglo XX y, le repito a mi humilde modo de entender, sigue presente.
    En otras culturas seguramente habrá cuestiones dogmáticas, es una verdad de perogrullo poner el acento en esto.
    Y le puedo arriesgar más… ¿sabe cual es el mayor dogma de los argentinos?… el bolsillo o como se dice por aquí: parar la olla. Es el límite entre la realidad y la fantasía de cualquier índole ¿o Ud no para la olla todos los días?
    No escriba tanto, una idea bien sencilla no necesita tanta exposición. Cortito y al pie. Libérese de su dogma. De lo contrario da a pensar que se esconde detras de la culpa jejeje…

  • 58. rodolfo lópez  |  5 septiembre 2011 en 15:39

    Ma Cristina: “El país de las sombras largas” es un libro; vida de esquimales, paisaje ártico, lo leí hace 20 años, su romanticismo me hace pensar que no fue Jack London su autor (q no recuerdo).
    Estimado Damian: Me interesan tus comentarios, ponés dedo en la llaga y tus críticas al profesor son para mí pizza de anchoas con moscato! (extraordinaria combinación!) Pero escribí o participá, en blogs o en reuniones de Carta abierta, y decile a Feinmann q es un forro. Comprobarás que la diversidad no está en todos lados.
    Juan: para mí Sarmiento está bien. No sé nada de Ingenieros, si Ud. lo recomienda por algo será.
    El dogmatismo tiene grados distintos. se mencionó aquí a Jauretche, a Scalabrini (no lo fueron tanto, olvidé esos escritos, por suerte).
    Más insisto en denunciar y en alertar sobre la peligrosa obra de J.J. Hernández Arregui, de gran vigencia (huevo mismo de serpiente), más influyente -todavía, hoy-que el tal Laclau.
    Saludos.

  • 59. juanelsantiagueño  |  5 septiembre 2011 en 18:45

    Rodolfo:
    hacia una moral sin dogmas es un libro digno de leer. Sobre todo cuando en sus primeras páginas define con claridad qué es el dogma: “…una opinión impuesta por la autoridad. De acuerdo ¿Por cual autoridad?…” Así de simple lo plantea Ingenieros al meollo de los argentinos (aunque nos cueste comprender) en una conferencia sobre Emerson y el eticismo en 1917. Creo, a mi sencillo entender, que estas palabras de Ingenieros resuenen convocando al debate sobre un aspecto clave:¿por que los argentinos nos hemos aferrado tan mansos a lo impuesto por la autoridad sin dudar siquiera por cual?
    Bernardo Canal Feijoo, unos cuarenta años despues, sabiendo o sin saber, retoma esta tesis e introduce la variable de la culpa para intentar explicar ese aferramiento, permitaseme la expresión. Mire que no digo la autoridad impuesta. Eso es harina de otro costal. Tampoco estoy hablando del plano personal, allí vamos a encontrar un variopinto. Intento seguir el razonamiento de Ingenieros en cuanto a la moral con sentido colectivo, social. Por favor no mezclar con la casuistica
    Ingenieros un olvidado que merece retomarselo. De lo contrario nos conformaremos con Sarmiento o JJ Arrigui o Laclau y su posmodernidad posmodernosamente moderna, o H J Campora y vamos a repetir el dogma argentino por excelencia: entre el 2001 y el 2011 Argentina creció de manera que lo hizo España (o cualquier otro) entre el decenio… El problema es quién creció y quién lo dice. Como, creo, que lo plantearía Ingenieros. Eso no se quiere poner a discusión o será que Luca tenía razón: “mejor no habla de ciertas cosas”.
    El mito. Bien gracias.

  • 60. Ma.Cristina  |  5 septiembre 2011 en 18:57

    Rodolfo, fui a google, parece que el autor es HANS RUESCH, y se hizo una película también a partir de ese libro, gracias por su información. Ya hice un trabajo con la frase de Tomás encomillada.
    Juan, a las trece años unos amigos de mi mamá me regalaron una colección de José Ingenieros que quedó en la biblioteca por mucho tiempo, Cuando quise ir a leer algo, algunos años después, mi mamá ya se había cansado de limpiar libros que no se leían y los había regalado, espero que quien los recibió los haya valorado mejor.

  • 61. Mar  |  6 septiembre 2011 en 0:09

    Damian
    De acuerdo, pero sin que caigamos en una bajada de línea moralista, a mí también me vuelve loca “la caja”. A diferencia de vos, yo lo veo político al tema (quiero decir que no es sólo ético, aunque en lo que hace a lo ético, sí que me repugna!).

  • 62. gustak  |  6 septiembre 2011 en 1:15

    Sería más exacto decir que hay dogmáticos

  • 63. Damian  |  6 septiembre 2011 en 8:26

    Rodolfo, que elogio, muchas gracias, entrarle a la anchoa es comerse el mar con todas las especies juntas, un extracto de mar, con Chivas, antes un sorbo de agua, ella exige mucho lìquido, el moscato me empeda al toque, de lo otro, me gusta acà por el profesor y los que participan a pesar de los que se fueron cuando la política se comió todo, a Carta Abierta entre una vez para saber por el debate después de las elecciones en la ciudad, Forster me duerme donde sea, a Gonzales no lo leì, tiene un discurso alambicado que marea, acuerdo con muchas de las políticas que agitan, parecen buena gente. No se porque debería decirle forro a Feinmann, sacate la ganas si tenès motivo y argumento, a este si me lo fumè varias veces, debe ser buen profesor, el ciclo en Encuentro està bien hecho, el cine lo reclama y lo mejor que hace, trato de obviar la vanidad que todos exponemos en algún momento, los imagino junto a TA exponiendo temas durante horas ¿Por qué no ocurren este tipo de cosas?

  • 64. rodolfo lópez  |  7 septiembre 2011 en 16:26

    Ma Cristina:
    Nada quedó de aquellas sombras, las suyas tal vez arrojen luz.

  • 65. Ma.Cristina  |  7 septiembre 2011 en 20:51

    Gracias Rodolfo, solo soy una aprendiz de escritora, no creo poder iluminar a nadie, ja ja ja.


Archivos

Categorías

Comentarios recientes

Alejandro A en Bitácora 97
Alejandro A en Bitácora 97
marlaw en Bitácora 99
r .nadaud en Bitácora 95
Marcelo Grynberg en Bitácora 95

Calendario

septiembre 2011
L M X J V S D
« Ago   Oct »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

A %d blogueros les gusta esto: