El arte de mentir (Perfil 17/7/2011)

17 julio 2011 at 9:31 36 comentarios

La mentira es mucho más interesante que la verdad. Las ventajas que tiene la mentira sobre la verdad provienen de su incesante creatividad. Las verdades son a menudo grises y monótonas. Cuando no son espantosas.   

Se dice la verdad de una sola manera. Pero se miente de muchas. Seleccionaremos tres modos de operar con la mentira. El que se refiere a quien engaña a los otros. Quien se engaña a sí mismo. Y el que miente sin engañar a nadie. Le daremos un nombre a cada uno.  El primero es un estafador y el segundo un ignorante.  Pero es el tercer modo el que suscita nuestra atención: el que miente sin engañar a nadie. Si el primero es un clásico ya que corresponde al paradigma del que manipula al otro – una forma de dominación – , y el segundo deriva de una vertiente socrática del sujeto que pretende saber lo que precisamente no sabe – el fracaso del conócete a ti mismo – , el tercero ¿a qué tipo de personalidad pertenece? Es un bromista. Nos miente, sabemos que miente, él sabe que nosotros sabemos que nos miente, nos sigue mintiendo, y nosotros le pedimos que no deje de mentir. Mientras que en el  primer  caso la mentira es la obra de uno que se aprovecha de otro que oficia de  convidado de piedra, y en el segundo, es el acto realizado por el que no sabe nada sobre sí mismo – otra labor solitaria -,  quien miente sin engañar a nadie requiere de la participación del prójimo. Se necesita de un bromista y de un festejante. De ser más concretos diríamos de un payaso y de un público espectador.

Por eso el tercer caso nos remite al teatro, a la actuación, y al trabajo actoral. La escena del drama y de la comedia es el espacio en el que un individuo se muestra como si fuera otro para alguien que hace como si le creyera. Digo esto porque el juego político nacional se ha poblado de estos actores que mienten sin engañar a nadie. Y no me refiero a ciertos políticos sino a un número importante de periodistas y encuestadores. Para llegar a esta fase de engaño recíproco libremente consentido, el circo nacional ha levantado sus tiendas de a poco y con prolijidad. El método ha sido claro y distinto. En un principio fue la sospecha. Nuestro país se ha convertido en el país de la sospecha. La desconfianza generalizada puede llegar a ser considerada como un estimulante para el pensamiento. Nos obliga a calibrar las mil y una posibilidades de que nos estén metiendo el perro. Limita nuestra credulidad y atiza nuestra imaginación. Gracias a este estado de permanente alerta podemos llegar a ser una comunidad en la que todos sus miembros se miran de reojo.

Después del anuncio de que la política se ha hecho presente en la mesa de los argentinos – como lo celebran los académicos en las escuelas terciarias para adultos que insisten en llamarse universidades –  nos han informado que no existe la neutralidad informativa, que la objetividad es una simulación revestida de honestismo, que en la vida hay una traza que divide zonas con trincheras, que el conflicto es sano, y que es de primera importancia saber quien pone la plata.  Por lo tanto las personas que participan del armado de lo que se denomina opinión pública, son declarados mercenarios que trabajan para diferentes patrones. Unos trabajan para TN otros parala TVpública. Unos manipulan el Indec para satisfacción del gobierno, otros lo hacen para alegría de clientes de las consultoras privadas. Unos dice que Macri gana por equis puntos, y otros que con Filmus para el ballotage no hay más diferencia que un solo punto. Y todos estamos de acuerdo en que los diarios mienten, que las consultoras mienten, y que los encuestadores mienten. Todos mienten porque les pagan, y nosotros sabemos que mienten y les pedimos qué nunca dejen de mentir ya que por eso les pagamos con el abono al cable, el diario y los impuestos. La elección de nuestra mentira preferida depende de la militancia a la que adscribamos. El sentido común refuerza esta evidencia al hacernos conscientes de que la campaña política es continua, que nunca hay que distraerse porque el enemigo está al acecho y aprovecha los espacios libres, que los números y las palabras tienen que estar al servicio de la causa.

Esta operación de estafa consensuada con beneplácito unánime se condensa en la sentencia siguiente: toda verdad reside en un poder. La verdad del poder en lugar del poder de la verdad. Los aficionados a la filosofía disfrutan de esta afirmación que remitiría a filósofos de vanguardia como pueden serlo Nietzsche y Foucault, y con figuras de tal envergadura la legitimidad revulsiva y demistificadora estaría asegurada. El problema es que hemos confundido los términos. No se trata de la verdad sino de la mentira. Es la mentira del poder. Es propio de los despotismos funcionar sobre la base de dos cimientos: la mentira y el secreto. En los pasillos del poder y en los rincones de las salas palaciegas, lo que allí se trama no sale del recinto y el acceso está reservado a un círculo íntimo. No se sabe qué decidirá la presidenta. Se prolonga el suspenso. A quién elegirá. Con quién se quedará. Qué pensará. Misterio. Los formadores de opinión, se encargan de hacer del secreto trascendidos alternativamente ratificados o rectificados,  crean expectativas, parasitan la ansiedad, y luego, sencillamente, mienten. Algunos lo llaman pensamiento estratégico, otros operaciones políticas, muchos defender el modelo, ser parte del relato, tener una vida militante, etc.

Tampoco se trata en este caso del síntoma descripto por los psicólogos de años atrás con  el nombre de viveza criolla. Ese rasgo tan nuestro es propio del nativo que se defiende ante la irrupción del inmigrante por un desprecio que siente que le tiene el gringo. Para vengarse desde su debilidad, lo carga, le hace cachadas, lo sobra. Pero de lo que aquí hablamos no es de un ser débil que hace uso de sus mecanismos de defensa, sino de la mentira del poderoso puesta en sintaxis por su corte narrativa y aritmética.

Erigimos así una nueva Babel en el que no sólo las lenguas se confunden sino los valores, de un modo que espantaría al mismo Discépolín para no hablar de moralistas siempre dispuestos a dar su sermón dominical ya sea en púlpitos o editoriales. De todos modos no hay que exagerar ni temerle al fantasma nihilista, porque los mentados valores no sólo no se han esfumado sino que los vemos elevarse por obra y gracia del poder que miente. Se llaman Justicia y Memoria. Entre ambas la majestad dela Verdad. Lasantiguas divinidades griegas: Mnemosyne y Diké, que garantizaban la vigencia de Alétheia, están en el frontispicio de los despachos políticos y de las casas de la cultura.  Que Memoria y Justicia protegan ala Verdaden un territorio en el que el intercambio de mentiras es una práctica cotidiana compartida por muchos y administrada por el Poder, nos da una idea del ágora nacional y popular.

La paradoja del cretense Epiménides enunciaba que todos los cretenses eran unos mentirosos. Con lo que la afirmación se anulaba a sí misma. Los argentinos resolvieron el problema a partir del espiritu de sospecha, la certeza de que todos engañan y que hay una Verdad y una Justicia por las que vale la pena mentir.

 

 

Anuncios

Entry filed under: General.

NO MÁS INSULTOS entrevista diario El Comercio. Quito, Ecuador. (12/7/2011)

36 comentarios

  • 1. Carlos r.  |  17 julio 2011 en 10:16

    De acuerdo en casi todo, salvo con el chiste sobre las universidades.
    Pero es verdad que de un tiempo para acá se ha constituido una especie de semiteoría que reduce todo enunciado a la expresión de tal o cual ideología, orgánica a tal o cual interés. El objeto de sospecha puede ser el periodismo, la teoría sintética de la evolución o el estudio del imperialismo incaico. Se puede admitir que la ideología influye, pero eso no quita que a la hora de los bifes los predicados son verdaderos o falsos.

  • 2. Carlos r.  |  17 julio 2011 en 10:19

    Y el resultado es que del pensamiento crítico se pasa al cinismo.

  • 3. Ma.Cristina  |  17 julio 2011 en 10:46

    Lo único que nos puede salvar de caer en las trampas de la mentira es tener el valor de ver la realidad sin miedos y enfrentarla. Y la realidad es ni más ni menos que lo que sucede detrás del telón de las palabras.

  • 4. rib  |  17 julio 2011 en 11:42

    A mi me parece que la filosofía del arte al situarse en el punto de vista pasivo del espectador, confunde el teatro con el drama.

    Sea la ebriedad del ditirambo dórico, el carisma del sacramento del altar cristiano, la trans-sexualidad del yaro kabuki japonés o el trauma del psicoanálisis freudiano; el teatro pretende el acto como una identificación absoluta.
    En tanto que en el drama habrá eternamente la diferencia de la voluntad y la representación románticas.

    Lo dramático es un Estado de Malestar.
    Un querer ser … que no es.

  • 5. Mar  |  17 julio 2011 en 12:13

    De acuerdo con la nota, y coincido con Carlos R,
    el comentario sobre la universidad como un terciario hace cortocicuito, pero es cierto que se puede decir de un modo general que se tiende a ideologizar hasta una evidencia empírica de laboratorio. Luego una mirada más en particular seguramente podría encontrar diferencias entre las distintas facultades y áreas de investigación.
    Sin embargo, pienso que la descripción es muy acertada en cuanto a lo que parece ser una costumbre social cada vez más arraigada. Hay un estado de sospecha permanente. Se siente más fuertemente cuando se intenta llevar un proyecto adelante, que necesariamente requiere del apoyo de otros. Una se encuentra con suspicacias hasta delirantes, teniendo que aclarar todo hasta el máximo y estúpido detalle, previendo y anticipando por dónde podría venir la calumnia o el típico obstáculo que va a derivar en que se caiga todo.
    Agota y desalienta.
    ¿Pero cómo podría ser distinta la experiencia individual si nuestra política nacional lleva años con el estigma de la mentira consensuada?

  • 6. Damian  |  17 julio 2011 en 12:43

    De ahora en más,
    elegiré un género de vida que me aleje de los humanos,
    mientras que tú, siendo como eres un tirano,
    quedarás rodeado de soledad y aislamiento
    La brillante suma de dinero que me has dado
    para mi partida te la dejo,
    y tomo sólo lo necesario para mi viaje.
    Y antes de concluir esta breve carta,
    te haré esta predicción:
    cuando llegue el día en que tu poder se derrumbe,
    desearás tener a tu lado a este filósofo que ahora te escribe.

    No es Discèpolo, es Platòn espantado por la política, un festìn para psicólogos, valores, valores, valores, gritaba Bush, cheques, cheques, cheques, Spinetta, inversión de la ironía. Tomàs hecha cada frase moralista de campaña y ademàs nos mete a todos en una bolsa, dice “los argentinos resolvieron…mentir ” como buen filòsofo èl no se incluye. La verdad política tiene un solo valor, el hecho, para algunos será bueno o alegre para otros malo, para la mayoría intrascendente, falso o variable según las épocas. Por ejemplo el resultado de la votación en la ciudad que en principio me había causado tristeza, hoy ya no es asì.

  • 7. derjungewoerter  |  17 julio 2011 en 14:21

    En verdad, toda esta arquitectura intelectual tiende a establecer la inexistencia de verdades más allá de las ideologías. El segundo paso, tras establecer este axioma fundacional, es encadenarlo con una segunda afirmación irrefutable: hay verdad sólo DENTRO de alguna ideología. De lo cual se sigue que la verdadera batalla consiste en establecer cuál ideología es la que porta las las verdades que se imponen como tales a las demás.
    El funcionamiento de la política entendida en estos términos se parece demasiado a la religión: una vez impuestos los principios básicos por la fuerza (es decir, sin necesidad de fundamentación bien construida), la aceptación de todo lo que sigue es más o menos automático, o debe serlo. Consecuencia inevitable, toda forma de cuestionamiento a la ideología victoriosa implica salirse de la Verdad, y habilita los discursos acerca de la lealtad y la traición, y anula la pluralidad de voces por medio de la noción del error, tal como ocurría cuando la religión del conquistador se imponía a la de los bárbaros vencidos.
    http://derjungewoerter.wordpress.com/

  • 8. juanelsantiagueño  |  17 julio 2011 en 21:13

    A orillas del Miski Mayu, en una tarde brillante del invierno santiagueño y mientras unos changuitos descuajeringaban unas pobres mojarras que habían pescado, recordé cuatro mentiras ¿compartidas?:
    1 el hombre nace bueno, el pecado, la sociedad, etc lo corrompe
    2 el estado benefactor
    3 los argentinos tuvimos uno de los mejores sistemas educativos del mundo
    4 la gestión solucion de la política

  • 9. Segio  |  17 julio 2011 en 22:05

    Todos mienten aqui.

  • 10. martita  |  17 julio 2011 en 22:41

    Cuando Ud: Tomàs Abraham relaciona la mentira con la actuaciòn,
    no hay mentira , porque : ” El teatro es el arte de reflejar la vida”
    y el actor verdadero ,creativo :no miente ,sino que cree
    sinceramente en la posibilidad de una vida : la del personaje
    y lo crea desde la honestidad . En cambio estos personajes
    instalados en distintos lugares de poder MIENTEN desde
    la maldad , la ambiciòn y necesidad de manejar a las masas.
    Me gustò su articulo ,y pienso que algo bueno sucede pese
    a tanto pesimismo ,en medio de tantas dificultades y mentiras
    LA CAPACIDAD DE ELEGIR ESTÀ EN NOSOTROS Y
    ES LA ÙNICA LIBERTAD AUTÈNTICA !!!!!!!

  • 11. mARCELO  |  17 julio 2011 en 23:06

  • 12. vivianaines  |  18 julio 2011 en 1:16

    Oh! mArcelo, sorprendida con este “Jugo” luego del “Partido de football entre Filósofos” y me pregunto ¿qué lo hace sentir más hot, la verdad o la mentira o ambas?. ¿Cómo imaginarme a Don Tomás Abraham interpretando este video?.
    Oh, my, god. Loka People.

  • 13. vivianaines  |  18 julio 2011 en 1:22

    Otra curiosidad, qué pasó con Napoleón Solo? (jijiji, supongo que Ud. tiene más de 40 años ¿supongo bien estimado?). ¡Espero la verdad, verdadera!

  • 14. frank  |  18 julio 2011 en 1:34

    sobre la mentira de los poderes públicos, me permito traer a referencia a un periodista investigativo, consagrado en los años 60`s en los eua. cuando contestaba la información oficial sobre la real situación en la guerra de vietnam, denunciando atrocidades y falsas estadisticas sobre bajas, como también la complicidad de la media. fué orador en las mayores manifestaciones anti-guerra de vietnam.
    i.f.stone y una síntesis de su legado, repetido desde entonces a sus audiencias de estudiantes, y todo el que quería escuchar, era que `todos los gobiernos mienten` (all governments lie y all government are run by liers).
    se lo conoce como Izzy, murió en 1989 pero es frecuentemente mencionado reverencialmente por colegas tipo seymour hearsh o phillip roth…
    la ironia del asunto es que Izzy también mentía usando el seudónimo de i.f.stone para evitar sus antisemitas críticos (tambien fué acusado de agente de la kgb) y sus iniciales i.f. son las de su verdadero nombre isador feinstein, de allí el apodo izzy….
    entonces las mentiras parecen estar siempre justificadas en nombre de la seguridad, ya sea personal o del estado -en esa confusión entre gobierno y estado…
    noh…??
    hay libro:
    http://www.nytimes.com/2006/10/01/books/chapters/1001-1st-macp.html
    ‘All Governments Lie’
    By MYRA MacPHERSON
    Published: October 1, 2006

  • 15. EF  |  18 julio 2011 en 6:05

    Tomas, yo sumaria una cuarta forma de mentira que es cuando alguin dice la verdad y el otro se miente para encubrirla. Ej., dos editoriales de La Nacion anio 2002: http://www.lanacion.com.ar/403433-el-gobernador-kirchner-y-su-provincia http://www.lanacion.com.ar/417915-el-gobernador-kirchner-y-la-justicia .Pongo desde aquel entonces porque como siempre, existe la “sospecha”. Yo no creo que La Nación desde ahi me haya mentido. Con Clarin es diferente. No creo que mientan en el dia a dia, pero por no haber reconocido públicamente su acuerdo y ruptura con el Kirchnerismo, en ese único punto, sí creo que han mentido. En cambio leo Pagina 12 y me da vergüenza ajena, es escandaloso. Pero en ese caso mienten ellos y se mienten los que lo leen como vos decis. Con las encuestas no es muy diferente. A Poliarquia le creo post-hoc: Misiones (Roviria), Bs As (De Narvaez), CF (Macri); y Artemio que es un atorrante en cambio no se diferencia en nada de lo que hace Pagina 12. Asi viene, cosechando fracaso tras fracaso pero con la billetera llena.
    Yo creo que en este salad bar cada uno se sirve a gusto y piacere, aunque reconozco que la especialidad de la casa hoy por hoy es la mentira.
    Abrazo,

  • 16. EF  |  18 julio 2011 en 6:21

    Perdon por reincidir, pero una amiga me mando esto y surgen nuevas formas de mentira, el que mentia y ahora trata de convencernos que va a dejar de mentir:
    Daniel Filmus rompió el silencio oficial que reinaba en el kirchnerismo tras los resultados negativos del análisis de ADN de los hijos de Ernestina Herrera y, en sintonía con lo que están pidiendo los abogados de Clarín, aseguró que “hay que cerrar la causa ya”. El senador dijo además que “hubo críticas apresuradas”. http://www.lapoliticaonline.com/noticias/val/75049-6/filmus-desafia-a-la-rosada-el-caso-noble-deberia-estar-cerrado.html

    Rebelion en la granja!

  • 17. Ma.Cristina  |  18 julio 2011 en 8:17

    Qué otra manera tiene que mostrarse diferente para cosechar votos? Van a aparecer unos cuantos, no nos sorprendamos. Los votos que consiguió fueron por su propia imagen, pero la gente no quiere la ingerencia del gobierno nacional en la ciudad,

  • 18. Ma.Cristina  |  18 julio 2011 en 9:17

    Eso parece, SEGIO no es SERGIO.

  • 19. gabriel  |  18 julio 2011 en 9:53

    Seguramente no el cinismo de los filósofos de esa Escuela,pues ellos buscaban la verdad creo..será tal vez por eso que aparece el término que vilpendiándolos,los hace adjetivos de la mala fé…transformando al Cinismo en su opuesto con el mismo rótulo.

  • 20. gabriel  |  18 julio 2011 en 10:02

    Se repite hasta el hartazgo ,la frase de Goebbels :”,miente,miente que algo queda”y tal vez sea cierto que la repetición en algo sustancializa eso que se repite;pero si observamos desde otra perspectiva a esa misma frase,tal vez nos dá:”miente que nada queda”,de una verdad o verdades así puestas en entredicho,ya que si la mentira es insoslayable,la laya de la verdad queda herida,de muerte?,mutilada?…Qué maravilloso texto aquél de Mark Twain “Sobre la Decadencia en el Arte de Mentir”,donde plantea un arte de la mentira,y no esta operacionalidad generalizante de la mentira aceptada como regla del juego de lo que sea…

  • 21. mARCELO  |  18 julio 2011 en 13:43

    HOla vivianaines tengo 24 ,entre la verdad y la mentira me quedo con las mujeres je En cuanto a Tomas supongo que les gustara va a cambiar de opinion si las feminas se empiezan a interesar más por mi videos jejejej no mentira, Bueno alegría para todos ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

  • 22. rockefeler  |  18 julio 2011 en 14:36

    Me voy a dormir la siesta luego de leer y fumar un buen cigarro muy buen texto

  • 23. Mar  |  18 julio 2011 en 23:41

    …. “pero la gente no quiere la ingerencia del gobierno nacional en la ciudad”…

    o sea, ahora lo aceptás.

  • 24. vivianaines  |  19 julio 2011 en 0:46

  • 25. EF  |  19 julio 2011 en 5:06

    Ma. Cristina, Cristina es capaz de cualquier cosa por sumar votos, ya lo vimos con saadi, rico, con menem y tantos otros. Ahora, nunca saldria a reconocer un error propio y menos que un simple soldado sin vos ni voto la critique. No se esta despegando filmus, se le estan despegando a ella.

  • 26. Ma.Cristina  |  19 julio 2011 en 7:05

    EF, estoy de acuerdo, cuando dije van a aparecer otros, me refería al elenco de Filmus para despegarse, es así.
    Mar: No entendí lo que me dijiste, pero ya había dicho en otro post que a pesar de no estar de acuerdo con las reelecciones, Macri merecía otro período porque tiene un equipo que trabaja. Lo único que pienso es que se apuró a dejar la carrera presidencial, le hubiera hecho más fuerza a la presidente que los que la siguen. Por lo demás y aunque no va a figurar en la nacional la sigo a Carrió.

  • 27. rodolfo lópez  |  19 julio 2011 en 17:45

    Respecto de los comentarios 17 y 18 de EF, se me ocurre agregar que la mentira reiterada, a lo largo de muchos años, aflora a veces en el rostro de las personas de fea manera. Es el caso de Artemio López, muy desmejorado.Y también el de Julio Aurelio, cuyas facciones pétreas se endurecen cada día.
    Sobre la Verdad, cabe preguntarse qué sabe el senador Filmus, que no sabemos todos, sobre filiación de hijos de Sra.de Noble para hacer esas declaraciones.
    Saludos.

  • 28. juanelsantiagueño  |  19 julio 2011 en 18:47

    …desnuda de frio
    y hermosa como ayer
    tan exacta
    como dos y dos son tres…
    Vivianaines no pudiste elegir mejor opción para musicalizar este artículo. Lo transcripto resulta englobar, a mi modo de ver, una síntesis de la compleja y humana relación entre
    destino y verdad – mentira. Como siempre, García el gran periodista musical de nuestro tiempo. Nadie como él para manejar la ironía desde la partitura. Si me permites una sugerencia, escucha la versión que García le produjo para M. Sosa. Los arreglos musicales son fantásticos. Transforma esta progresión en un aire de carnavalito. Y la voz de Mercedes una exquisitez.
    Saludos coridales
    PD: recorda que este tema pertenece al album Pequeñas anécdotas sobre las Instituciones, creo de 1975, todo un tiempo aquel. El tema se hiba a titular Casandra, princesa de dios. Pero la censura pudo mas.

  • 29. juanelsantiagueño  |  19 julio 2011 en 18:51

    Perdo, iba es sin hache. Error de tipeo, para los puristas y gramáticos… jajaja
    Saludos cordiales

  • 30. Ma.Cristina  |  19 julio 2011 en 19:11

    Mar, te contesté antes pero no apareció aún. Por ahí luego lo hace, pero por las dudas: no entendí tu comentario. Si es por Macri, ya en otro post dije que no estaba de acuerdo con las reelecciones pero que entendía que se merecían, él y su equipo, otro período, ya que lamentablemente resignó la candidatura a presidente, para mí se equivocó.
    EF, estoy de acuerdo, me refería a Filmus y su lista, no al gabinete presidencial.

  • 31. Mar  |  20 julio 2011 en 9:23

    No sabemos Rodolfo, pero lo que pensé apenas se supo que pidieron la extracción sin apelar a la Corte era que debían estar seguros sobre un resultado negativo.

  • 32. JAVIER  |  20 julio 2011 en 14:54

    EXTRAORDINARIO ARTICULO!!!!!!!!!!!!

  • 33. martita  |  21 julio 2011 en 23:09

    Relacionado con el tema de la mentira recordè una pelicula
    “La mentira infame ” Con Audrey Hepburn and Shirley McLaine
    la mentira de uan niña acerca de ellas se convierte en calumnia.
    Y eso es lo que està pasando en estos momentos en relaciòn
    a los competidores desesperados que se postulan a altos
    cargos ,politicos sin escrùpulos !! ya llegaron a la calumnia
    hija de LA MENTIRA .El arte de mentir deriva en muchos hijos
    DIFAMACIÒN . todo lo que vemos en el entorno politico ,y creo
    que nunca habia sucedido antes ,a este nivel de deseperaciòn.
    Ah!!! el director de la pelicula: William Wyler .

  • 34. Mar  |  23 julio 2011 en 10:38

    Con respecto a la mentira, hay un artículo adorable. Lo escribió Oliver Sacks (neurólogo), y está incluído en su libro “El hombre que confundió a su mujer con un sombrero”.
    Se trata de un descubrimiento casual, cuando trabajaban con un grupo de pacientes afásicos (la afasia es un trastorno de lenguaje que resulta de una lesión cerebral localizada en las áreas del lenguaje, y puede afectar tanto la producción como la comprensión).
    Les estaban proyectando diferentes videos con discursos, entre ellos el de un político de la región. Llamó la atención que de repente todos los pacientes empezaran a matarse de risa, ya que el tema no era gracioso y por otra parte todos ellos tenían dificultades severas de comprensión. Indagaron el motivo de la risa, y resultó ser que todos dijeron: “miente”, aún cuando no podían decir “en qué” ni explicar de qué hablaba.

    Más allá de ese problema de lenguaje específico de los pacientes, lo interesante es que resalta una vía importante de información que no es justamente lo verbal. En la comunicación, muchas personas enfocan exclusivamente palabras y conceptos, dejando a un lado esa extraordinaria habilidad humana de interpretación que da la información emocional, inestimable a la hora de discernir un discurso mentiroso.

  • 35. martita  |  23 julio 2011 en 17:20

    Interesante articulo , y la conclusiòn es perfecta .La mentira
    y los mentirosos se perciben màs allà de las palabras ,quizà
    sea la famosa intuiciòn ,la que nos ayuda a que asi sea.

  • 36. adri  |  27 julio 2011 en 13:22

    muy sencillo, el tema no es el hecho de probar la legitimidad de nuestros actos ante la sospecha constante, es que no tenemos el sentimiento de estar haciendo lo correcto nunca, porque lo que estan depreciados, en esta constante necesidad de prueba de veracidad, son nuestros valores que, no deben probarse en cada acto voluntario, sino que preexisten porque lo logico seria que formaran parte de nuestro ser. En una sociedad donde las virtudes y valores estan depreciados a la desconfianza, es lógico que todo deba ser puesto por escrito….ganancia de los abogados…


Categorías

Comentarios recientes

andrea en DENUNCIA POR USURPACIÓN DE…
Aldo en Bitácora 74
Marcelo Grynberg en Bitácora 75
marlaw en Bitácora 75
marlaw en Bitácora 75

Calendario

julio 2011
L M X J V S D
« Jun   Ago »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

A %d blogueros les gusta esto: