El desierto crece (Perfil 24/4/2011)

24 abril 2011 at 9:18 72 comentarios

 

 Si Cristina se retira del escenario político y decide no presentar su candidatura para la renovación de su mandato en las próximas elecciones: ¿qué deja el kirchnerismo y el Frente parala Victoriapara el futuro de los argentinos? ¿Qué estructura de poder queda en pie y cuál es la dirigencia con capacidad de liderazgo para que se profundice el modelo iniciado hace ocho años? Un modelo que necesita según sus propios escuderos que se  mejoren sus logros, se corrijan sus errores, y que requiere una desvelada vigilancia de sus guardaespaldas para evitar retrocesos que sólo ansian neoliberales, oligarcas y gorilas.  ¿Serán Verbitzky, D’ Elía, Abal Medina, Boudou, Zanini, de Vido, promisorios Wados y Recaldes…cuales de estos preferidos ya fuere en la construcción de la ideología o relato de este último período, o en la implementación de sus políticas, está en condiciones de asumir un rol conductor si la presidenta da por terminada su actividad política por un tiempo o para siempre? Ninguno. ¿Y qué hacemos con esta respuesta paralizante? El anuncio contento de sí y frívolo de este atributo negativo no sólo es un exabrupto político sino un escándalo semántico. Hay que tener sangre fría para dar respuestas tan rápidas sobre cuestiones de esta envergadura. No podemos ni queremos aceptar este vacío. Intentemos nuevamente con la pregunta enunciándola de otra manera: ¿quien asegura la continuidad de una política que pretende ser una realidad perdurable, resultado de una concepción del rol del  Estado, de una idea de Nación, del funcionamiento aceitado y viable de los sectores de la sociedad civil para que se beneficie el conjunto, y no el fruto de una aventura política de un personal gubernamental transitorio? Nadie. Otra vez la nada dicha de un  modo ligero y definitivo. Nos ofrecemos una última oportunidad e insistimos con este enigma oracular: ¿quién garantiza la continuidad de esta política que lleva dos períodos? Silencio. La pitonisa hace ruido, se agita, ronca y escupe pero se calla. Nos arroja a la cara esta evidencia: a falta de nepotismo no hay sucesión. No hay parientes, ni herederos, no hay cónyuges, la dinastía no ha sido configurada y el vacío no será llenado por nadie.

¿Qué tipo de sociedad es la que depende de la eternidad de un solo individuo para que nadie tema un caos si el UNICO se disipa y esfuma? ¿Cómo se llama el paradigma que hace posible la preparación de un terreno baldío, apto para el desencadenamiento de la violencia por ausencia de corona? ¿Qué clase de psicología política se diagrama para que a la partida del Irremplazable cunda la angustia colectiva? Hablamos de una sociedad que sólo puede vivir en el marco de la servidumbre voluntaria.

Hay países que tienen estructuras políticas que organizan su devenir en vistas a la continuidad. Cuidan hasta los mínimos gestos públicos para que la previsibilidad sea una variable ponderada. Sus dirigentes saben que la continuidad agrega valor a sus países y a sus pueblos. Continuidad no significa necesariamente conservación de lo adquirido, sino pensamiento estratégico. Objetivos compartidos por los principales sectores de una sociedad. Pueden existir desacuerdos sobre políticas coyunturales, diferentes concepciones de la acción política, divergencia respecto de las prioridades. Pero hay una voluntad consensuada de mantener el sistema, sin que por eso se trabe el dinamismo social ni se impida la renovación de autoridades. Esto es posible no porque haya una idea definitiva hacia donde se quiere ir, sino una clara idea de hacia donde no se quiere volver. Hay un rechazo compartido de un pasado que fue destructor, y de fantasmas que hacen revivir épocas trágicas que nadie pretende resucitar. Es por eso que se cuida la continuidad institucional y los engranajes de la república representativa por vía electoral. Lo percibimos en Chile, Uruguay y Brasil. En estos países un período de cuatro años – con una o ninguna posibilidad de reelección – no es un obstáculo para pensar una política. A nadie se le ocurre que en tan poco tiempo no se puede hacer nada. Por el contrario, se cree que si la política implementada ha sido  favorable para la mayoría de la población, un sucesor con la misma línea partidaria la continuará y nada precioso se perderá en el camino. Se intentará terminar lo comenzado, mejorar lo ya realizado y no demoler lo construido. En un sistema configurado de este modo, los miembros de la colectividad perciben que sus vidas privadas pueden trascender más allá de la lucha individual por sobrevivir, y que existe algo así como un esfuerzo común y una clase política con vocación dirigente. Que no es lo mismo que la tan aplaudida vocación de poder.

En nuestro país, el poder tiene la pretensión de ser ilimitado en el tiempo y en el espacio. Los presidentes aspiran a convertirse en totems. Ocho años de kirchnerismo dejan a una reina en medio de un desierto político. No sólo en la oposición se percibe la esterilidad y la sequedad de dirigentes. Se fueron todos, tanto de un lado de la trinchera como del otro. Pero abundan los capataces. Las prebendas distribuidas en estos años han creado zonas de poder que dependen dela Coronay amenazan con ir al asalto de la plaza pública si a alguien se le ocurre cuestionar este sistema y su red de jefaturas. Ningún auditor deberá atreverse a pedir la apertura de algún libro de cuentas. Esta realidad también es parte del modelo elaborado por el kirchnerismo. El UNO, su corte y sus legiones. Si se va el Uno,  las legiones se matan entre sí. Lo vimos en el 74 con la muerte de Perón, escena que la corporación cultural ha bautizado como la de una época  maravillosa. No es extraño, entonces, que se sienta el deseo de que Cristina Fernández se quede otros cuatro años, y más tiempo aún gracias a una reforma constitucional, un deseo basado en el temor, una operación que se hará clamor para que no se vaya y no nos deje solos, a nosotros, los argentinitos desguarnecidos, y que no le de entrada a la famosa ingobernabilidad. En conclusión: siempre estamos en el mismo lugar. Veinte años no es nada.  Agitados  e inmóviles. Décadas de democracia y todo lo sólido se desvanece en el aire. Nada ha cambiado. Somos siervos de la corona hasta el final. Megalómanos, gritones, patoteros, y de rodillas. Ya sea con dictaduras militares, democracias proscriptivas, populismos plebiscitarios, con minorías perseguidas, parece que a los argentinos nos gustan las tiranías. La historia nos dice que entre lo antiguos griegos, los tiranos tenían un aspecto benévolo y otro maligno. Por un lado repartían pan, por el otro, no se iban más. La sociedad los amaba mientras disfrutaba de prosperidad, se la debía al UNO, pero cuando las vacas estaban flacas, pedían OTRO. De no hacerlo, a estos ancestros civilizatorios les quedaban dos caminos: la democracia, concebida como el gobierno de la equidad que corre el riesgo de degenerarse en la dominación de una multitud que vive en el caos de las opiniones sin autoridad; y la aristocracia, que definían como el poder en manos de los virtuosos y de los que saben, con la posible desviación de convertirse en una plutocracia. Mucho no hemos avanzado en nuestro abanico de alternativas políticas. Aquel mundo ateniense se desmoronó. No quedaron ni tiranos, ni demócratas, ni aristócratas. Aquella Polis griega desapareció y emergió una nueva realidad: el Imperio. Pero nosotros, ni ese sueño podemos albergar. De esa pretensión desmedida se ha encargado nuestro Gran Hermano del Mercosur.

Anuncios

Entry filed under: General.

La renovación kirchnerista (Perfil 17/4/2011) feria del libro

72 comentarios

  • 1. Ma.Cristina  |  24 abril 2011 en 9:35

    Tomás, tenemos derecho a ese sueño, la sociedad está madurando más allá de sus dirigentes, en nuestras manos está el saber elegirlos.

  • 2. rib  |  24 abril 2011 en 12:42

    A mi me parece que la política argentina está dividida en tres segmentos – PJ, UCR-PS y JP – y que el modo de jugar este partido es el del fútbol a tres bandas del situacionista danés Asger Jorn.

  • 3. Damian  |  24 abril 2011 en 13:29

    Lo mejor que le podría pasar a la política es que CFK no se presente. Lo mejor que le podría pasar al país es que gobierne los próximos y últimos cuatro años, lo mejor que le podría pasar al blog es que retome la filosofìa. Hay polìticos muy capaces para gobernar, no el tren fantasma que se ha elegido como oposición, la lògica dice que cuando el kmo deje el gobierno algunos de estos va a ser presidente. Apelar a que somos los peores para lograr un efecto concientizador le diò resultados a Neustad, Ud parece ir en ese camino con el adicional grondoniano de la grecia antigua que sirve para todo y todo es igual, nada, nada queda, Luis Alberto, escribió hermosas canciones, también locas y contradictorias metáforas para nombrar sus grupos, “Pescado rabioso”… “Los Socios del desierto”.

  • 4. mar  |  24 abril 2011 en 14:42

    Es así. Somos un tango. ”Nada, nada queda en tu casa natal. Sólo telarañas que teje el yuyal. Y el rosal? tampoco existe! … y es seguro que se ha muerto al irte tú… Todo es una cruz !
    Dependemos de un Uno que nos salve, y de Otro Uno que por las dudas se vaya preparando. Panorama tragicómico: la dirigencia en la balsa de Medusa, y ciudadanos consumiendo ilusionados con ganarle a la inflación.
    Por suerte, esta vez los europeos están algo distraídos entre la crisis y el casamiento en la corona británica, por lo cual no creo que produzcan una segunda ópera burlona.

  • 5. Panchito  |  24 abril 2011 en 18:06

    Maestra: Nuestro suelo es uno de los principales productores…¿de?…
    Mafalda : ¡Pesimistas!

  • 6. Raúl Abadi  |  24 abril 2011 en 20:58

    La palabra “modelo” es claramente un eufemismo que se usa para propiciar un sesgo para evitar hablar de errores.
    No hay “errores”, hay batallas pendientes que el propio “modelo” las superará. El único modelo vigente es el que coquetea con el totalitarismo personalista.

  • 7. Gustavo Romero  |  24 abril 2011 en 22:35

    Die Wüste wächst: weh Dem, der Wüsten birgt!
    (El desierto crece: ¡ay de aquel que dentro de sí cobija desiertos!).
    F. Nietzsche. Also Sprach Zarathustra, capítulo „Unter Töchtern der Wüste” (“Entre las hijas del desierto”).

    Acá no hay pesimismo. Solamente se trata del ejercicio de decir: ¡No!.
    Con ironía y pasión, con Sócrates y Nietzsche en el cuerpo, intensamente, se trata de pensar lo que acontece.
    Sigo aprendiendo.
    Gracias, Tomás, amigo.

  • 8. Ileana  |  25 abril 2011 en 0:05

    Al leer este artículo recordé las conclusiones de un curso que Hannah Arendt dio en Berkeley sobre historia de la teoría política, que aparecieron bajo el titulo “Del desierto y el oasis”. Comparto el link en donde se puede leer ese breve artículo: http://www.ddooss.org/articulos/otros/H_Arendt.htm
    Respecto a lo del pesimismo, Arendt dice al final algo bastante interesante en referencia a cierto nihilismo que se podría leer en las cuestiones que plantea. Por otra parte, la imagen fuerte de estos pensamientos del profesor que apareció cuando leía su artículo es la de este deseo de servidumbre voluntaria, este acostumbramiento a la vida del desierto que nos vuelve incapaces para resistir, esta imagen de un hombre de rodillas, sin coraje, que es incapaz de actuar en el mundo de la política y de iniciar algo nuevo.
    Saludos y gracias por su coraje

  • 9. Viviana  |  25 abril 2011 en 0:55

    Mar apesadumbrado, nostálgico, taciturno y pesimista como el tango (¿cómo se ponen las negritas y el texto enriquecido?)
    Gustavo Romero un buen discípulo, defensor y amigo de su maestro Abraham.
    ¿Qué sería de todos los seres lanzados al desierto sin optimismo, sin sueños de libertad? ¿pre-tensión des-medida?.
    Si el desierto crece será que debemos seguir aprendiendo?

  • 10. Santiago  |  25 abril 2011 en 1:31

    Muy bueno el escrito.
    En todo caso, resumen: el “caballo” de “Filipos” (aprendió a montar bien, no solo andar en carro) o la palabra de Demóstenes (aprendió a hablar bien). Valentía o decadencia (no hablo de un hombre o de otro sino del producto cultural que generan diferentes sociedades). Esa es la cuestión, que ya está resuelta en verdad: por eso, entonces todo se reduciría a como, tambien, dijo Shakespeare “un caballo un caballo mi reino por un caballo” Ricardo III tarde lo supo. igual, el caballo es la representación de un medio noble. en el fondo no importa el medio que tengamos sino como lo usemos, con integridad o sin ella.
    el “Uno” que suponemos, imaginamos hoy día es un invento de creencias totalitarias – y de heidegger-, esa creación, justificación del uno es la consecuencia de la peor de las cobardías disfrazada de su opuesto, es decir: hecha “masa”.
    La democracia para Aristóteles era algo no deseable pero no en comparación con la tiranía, sino con la monarquía, el uno bien entendido, que de esa noción del uno, de esa buena conciencia ya hemos quedado muy lejos: la chusma ha ensuciado todos los pozos como diría Nietzsche, la noción de masa y el miedo a quedar apartados de (o aplastados por) ella ha manchado todo, y ha oscurecido -o por lo menos teñido- la mayoría de nuestras conciencias y los conceptos que de ellas brotan. Quizás en algunos países ese valor de la integridad todavía se sepa valer, se respete y se valore la integridad del ser uno mismo. Aunque ya desde el colegio te quieren quitar esa identidad. pero quien sabe. En todo caso, en argentina, si seguimos así, vamos por mal camino.
    Muy bueno el escrito. Este domingo leí otro escrito en perfil, de Eliseo Veron, la verdad que muy bueno también me pareció. Seguro lo vaya a ver a ese lugar. Un saludo.

  • 11. martita  |  25 abril 2011 en 8:39

    Se va la vida de cada uno ,y vivimos en un Paìs que cada vez retrocede màs en el tiempo . Todos los dìas las mismas imàgenes
    grises y violentas .Uno tratando de aislarse para no escuchar
    a estos personajes bruto e incultos que ocupan un lugar en el Poder. Cada dà es como una pelìcula vista TANTAS VECES !!! y con los mismos personajes. Comence` a sentir hastìo y hartazgo.
    Es como describe Tomàs Abram, EL DESIERTO CRECE , y nosotros muertos de sed ,de ideas , concreciones , un camino concreto , LUZ . estamos , a la deriva,esa es mi sensaciòn .Con los lobos acechando..TRANSCRIBO algo del admirado Galeano : ” El colonialismo visible te mutila sin disimulo
    Te prohibe ser . El Colonialismo Invisible , en cambio ; te convence de que la servidumbre es tu destino y la impotencia tu naturaleza : te convence de que” no se puede decir,” “no se puede hacer” ,”no se puede “ser”.
    Otro tema, leì su libro Tomàs A.” RORTY” , y es muy claro ,
    inteligente , y en mi caso que mi tema no es la Filosofìa , me sirviò mucho , porque me conectò con esa preguntas que todos nos hacemos, y presenta autores que yo admiro y me ayuda saber sus opiniones.En resumen , un aprendizaje muy llevadero.Gracias .Lo saluda.

  • 12. FCEyN  |  25 abril 2011 en 11:34

    Hace poco vi Aprile de Nanni Moretti, me pareció una alternativa creativa a la parálisis y la impotencia que genera el pesimismo…

    Por qué no aceptar de una buena vez los próximos cuatro años de kirchnerismo que se vienen ?

  • 13. Dester  |  25 abril 2011 en 12:20

    en los desiertos también hay oásis, y también decía Niche, que en todo oásis hay un ídolo.

  • 14. Panchito  |  25 abril 2011 en 12:25

    Gus : en la web se puede leer algo (o mucho) de Soren Kierkegaard , pero si tenés ganas, me encantaría que desarrolles el concepto de negatividad irónica.

  • 15. Jorge  |  25 abril 2011 en 13:05

    Coincido en que “el Desierto crece”.
    Y en este escrito se pueden ver las razones por las cuales crece.
    Todo desierto crece cuando la voluntad desaparece, las manos cuelgan muertas y los ojos miran hacia abajo con el corazón apagado.
    Hoy se gritan nombres porque estamos convencidos de que con tal o cual lider tenemos conquistada la gloria y el desierto retrocede. A ver si de una vez por todas aceptamos que así piensan los ZOMBIS.
    Cuatro años más de Kirchnerismo serán cuatro años más de statu quo. Ni más, ni menos: porque ya no tiene más para dar y no queda más que tomar, estamos en cero, el esquema se agotó. Y el desierto habrá crecido más, porque en ese statu quo el Desierto tiene un rol, que es el de crecer.
    La solución está en NUESTRAS MANOS, el desafío es aprenderlas a mover, a usar, en crearles un sentido.

  • 16. gabriel  |  25 abril 2011 en 14:49

    Lo peor que podría pasar es que continúe este desgobierno por otros cuatro años,el desierto seguirá creciendo,y no precisamente al modo Nietzcheano,el desierto es lo que la langosta deja cuando lo único es comerse dtodo lo que hay con sus legiones,con un modelo que no existe más que como fenómeno discursivo,se hacen cosas,cualquier cosa más improvisada que pensada,y luego se piensa que eso construye un modelo…si ni siquiera anticipación de situaciones hay,cuando nos quedemos sin luz,y no me refiero a la de la inteligencia,porque esa faltra también,veremos valga el oximoron.
    Por otro lado la Política siempre fue cuestión de filósofos,salvo que alguien crea que es cosa de políticos,esa rara profesión tan dispuesta a la pragmata no reflexiva por estos lados.Excelente nota Tomás,describir lo malo,lo desértico,es función de un compromiso con la verdad.

  • 17. gabriel  |  25 abril 2011 en 15:04

    “…Demoré una vida en reconocer,la más simple y pura de las verdades patrióticas:quien gobierne podrá contar,siempre,con la cobardía incondicional de los argentinos…”
    El Farmer. Andrés Rivera.
    Reitero que la nota me parece estupenda.y agregó este fragmento de un lúicido escritor,también capaz de ver desiertos.Gracias,

  • 18. www.dialogandodemiconmigo.blogspot.com  |  25 abril 2011 en 15:52

    Qué se yo… discrepo con la nota, aunque es cierto que como sociedad hemos demostrado, históricamente, gran incapacidad para establecer políticas de Estado más allá de los nombres. El de Cristina se parece a un liderazgo carismático (para ponerlo en términos de tipo ideal weberiano) y personalista, que cero típico de los “populismos”. No es tan grave tampoco. Con el liderazgo “legal racional” de De la Rúa tampoco nos ha ido de maravillas. De todos modos es cierto que uno debe formar dirigentes que lo reemplacen y no creerse impresdindible. En fútbol me parece ver eso en clubes como Velez, Estudiantes o Lanús (aunque tampoco conozco a fondo cuál es la política de esos clubes): tienen un proyecto más allá de los nombres.
    La verdad no me gusta el modelo socrático de tábano para explicar la realidad política, porque se termina en el regodeo intelectualoide y en el afán de triunfar en la discusión y suscitar la admiración de tipos como Gustavo que elogian al “maestro” y ponen citas de Nietzsche en alemán.
    La metáfora no debería ocupar el lugar de la explicación causal, sino servir de ilustración a una idea. De lo contrario se cae en pelotudeces como esa de “Maradona como metáfora de la Argentina”.
    Es un poco la diferencia entre el crítico y el polemista: para el verdadero crítico, todo debe ser sometido a examen, tanto los argumentos propios como los ajenos; para el polemista, en cambio, el asunto consiste únicamente en ganar la discusión. Borges, por ejemplo, era un polemista, no un crítico. Piglia o Saer son mucho mejores críticos. Por otra parte me parece que autores como Deleuze, Foucault, Derrida, el mismo Heidegger, no sirven de mucho para hacer comprender la FILOSOFÍA POLÍTICA. ES DE LAMENTAR QUE CASI NO EXISTA FILOSOFÍA POLÍTICA, lo que tenemos es una filosofía politizada. Por eso admiro a tipos como Claude Lefort.

  • 19. www.dialogandodemiconmigo.blogspot.com  |  25 abril 2011 en 15:58

    Precisamente Hannah Arendt dijo que la modernidad nos ha dado filosofías sociales y filosofías de la historia, pero no ha engendrado ninguna filosofía política. La politización de conceptos filosóficos va de la mano con un total desinterés por los fenómenos políticos: la naturaleza del Estado, las formas de la burocracia, el totalitarimo, la democracia… No encuentro en Foucault o Deleuze mucha ayuda para explicar esos fenómenos, aunque son autores muy interesantes para percibir otros aspectos de la realidad.

  • 20. www.dialogandodemiconmigo.blogspot.com  |  25 abril 2011 en 16:03

    Respecto del “pesimismo/optimismo”, me suelen parecer pobrísimas las reflexiones de la realidad política a lo Discépolo en “Cambalache”.. que el mundo fue y será una porquería se puede predicar de casi cualquier sociedad en cualquier período histórico: Grecia antigua, Suecia, la Argentina o Bolivia.

    En ese sentido suscribo la frase de Oscar Terán: “El optimismo suele ser un sentimiento bobo, y el pesimismo suele ser trivial y convocar a la pereza intelectual. Prefiero la esperanza, y aquí me gusta citar a Octavio Paz cuando decía que quien conoció la esperanza ya no la olvida. La sigue buscando bajo todos los cielos; entre todos los hombres, entre todas las mujeres…”

  • 21. rodolfo lópez  |  25 abril 2011 en 16:05

    No leo poesía -si fuera político diría “es mi límite-.
    Pero recuerdo estos versos de Guillén de tanto oírlos surgir del tocadiscos. Se referían a la guitarra cubana que, prostituida en los burdeles de Batista, esperaba redención al llegar Castro:

    Tómala tú guitarrero
    límpiale de alcohol la boca
    y en esa guitarra toca
    tu son entero

    El del abierto futuro
    tu son entero
    el del pie por sobre el muro
    tu son entero

    Tómala tú guitarrero
    límpiale de alcohol la boca
    y en esa guitarra toca
    ¡Tu Son Entero!

    Guillén fue poeta de causa, panfletario y dogmático, propiciador de un UNO que lleva 50 años; en este caso
    vuela muy alto y entonces los versos son inmortales.
    Pueden preguntarnos hoy:
    ¿Qué bocas debemos limpiar aquí? Para quitar qué suciedad.
    ¿Qué muro debemos sortear? Para encontrar qué futuro.
    Qué son nuestro entero tocar sin dictadura ni populismo berreta.

  • 22. Gustavo Romero  |  25 abril 2011 en 16:39

    Muy estimado http://www.dialogandodemiconmigo.blogspot.com:

    Se nota, con evidencia innegable, que dialogas de vos con vos mismo. Estaría bueno, además, escuchar/leer a los otros, más allá o más acá de las citas de Nietzsche en alemán que te dasagradan (traducidas, por otro lado). De acuerdo, la próxima vez citaré todo en español, nada en lenguaje foráneo, para no ser pedante, y mostrarme bien nacional y popular.

    ¿Desde qué lugar hablas? ¿Por qué todo lo que no coincide con tu posición política es puro “intelectualismo”? ¿Que el “maestro” lo único que quiere es el “modelo socrático de tábano” (sic) para explicar la realidad política y ganar una discusión? ¿Dónde comprás esas ensaladas tan increíbles?

    ¿Explicaciones causales en lugar de metáforas? ¿Eso buscas? Decime que todo lo que escribiste es una broma, y nos juntamos a comer un asado cualquier día de éstos. Bueno, asado no, ahora me estoy vegetarianizando. Podría ser una gran ensalada.

  • 23. www.dialogandodemiconmigo.blogspot.com  |  25 abril 2011 en 17:52

    Está bien Rodolfo, creo entender tu postura. Pero en la democracia representativa uno debe gobernar a una sociedad civil donde hay muchas personas con pensamientos e ideologías muy diversas (un poco esa dicotomía clásica “democracias de los antiguos” vs “democracias de los modernos”). Algunos admiran a Ricardo Fort, otros tienen por ídolo al Che Guevara; algunos defienden a Menem, otros creen en las verdades del PO, y así al infinito. Nuestra sociedad no es mayoritariamente de izquierda.. ¿qué vas a hacer, obligar a los pibes desde chicos a que vean el canal Encuentro en lugar de Tinelli? Cuando hablo de Disceplo me refiero a que el arte nos apela individualmente, en tanto la experiencia artística se produzca (si no se produce nos deja indiferentes). El arte es “verdadero” de distinto modo que el argumento que pretende analizar la realidad política. Al analista político yo le pido equilibrio, capacidad de ver los argumentos del “adversario”, más allá de que siempre se hable desde cierta cosmovisión del mundo.
    También podría citar el poema de León Felipe cantado por Los Olimareños, que puede aplicarse a cualquier realidad según los gustos de cada quien (se sabe que el demonio puede citar las escrituras para sus propósitos):

    ¡Qué pena si este camino fuera de muchísimas leguas
    y siempre se repitieran
    los mismos pueblos, las mismas ventas,
    los mismos rebaños, las mismas recuas!
    ¡Qué pena si esta vida tuviera
    – esta vida nuestra –
    mil años de existencia!
    ¿Quién la haría hasta el fin llevadera?
    ¿Quién la soportaría toda sin protesta?
    ¿Quién lee diez siglos en la Historia y no la cierra
    al ver las mismas cosas siempre con distinta fecha?
    Los mismos hombres, las mismas guerras,
    los mismos tiranos, las mismas cadenas,
    los mismos farsantes
    ¡y los mismos, los mismos poetas!
    ¡Qué pena,
    que sea así todo siempre, siempre de la misma manera!

    (1970)

  • 24. www.dialogandodemiconmigo.blogspot.com  |  25 abril 2011 en 17:56

    Quiero decir… uno puede citar a León Felipe en contra de Cristina o de Macri o del capitalismo o lo que fuere (lo mismo que a Discepolo). Lo que me parece poco feliz en un análisis político es la falta de visión crítica, el afán de ser puramente polémico tratando de demostrar quién la tiene más larga y ancha. En la Argentina decimos tener la más larga (Rivadavia) y la más ancha (la 9 de Julio).

  • 25. www.dialogandodemiconmigo.blogspot.com  |  25 abril 2011 en 17:58

    En el análisis “leonfelipezco” y nocturno de Tomás, todas las vacas son pardas… como dicen que dijo Hegel sobre no recuerdo qué otro filósofo idealista.

  • 26. gabriel  |  25 abril 2011 en 18:02

    Coincido en parte,ya que el pesimismo no espera o espera lo peor, y el optimista espera muchas veces en el lugar equivocado signado por su expectativa.La crítica tipò Cambalache,es casi una tradición nacional o tal vez,parte de una traición nacional,con todo el respeto que me merece el tango,para no olvidarnos incluyamos a los eclécticos,y sus patchwork de ideas y prácticas. Si el maravilloso Octavio Paz no se equivoca,que el que conoció la esperanza la sigue buscando siempre….qué pasa con aquél que conoció la desesperanza y por más que lucha no puede desembarazarse de ella,porque se ha transformado en una atmósfera que respira todos los días?.Gracias.

  • 27. www.dialogandodemiconmigo.blogspot.com  |  25 abril 2011 en 19:22

    Y sí Gabriel, es cierto… depende también del carácter de cada uno, de la edad, de la experiencia de vida. Norberto Bobbio, por ejemplo, se confiesa pesimista. Y el tipo, para mí, fue un capo. Su pesimismo no le impidió criticar la realidad política de un modo brillante. También depende del estado de ánimo con que uno escriba… pero la expresión del estado de ánimo me cae mejor en el arte que en el análisis político. Un analista político que a mí me gusta es José Natanson (lo cual demuestra que mi visión del fenómeno kirchnerista es positiva, más allá de que como todo fenómeno político tiene muchísimo barro y podredumbre adentro). Ojo, igual no quiero que discutamos como escandinavos: me cabe que exista gente que se enfervorice al defender sus ideales.
    Aclaro que a mí me gusta la “provocación”: adoro a Roberto Bolaño, que fue un escritor muy provocador. Pero insisto: en el arte. Es el problema que tengo con tipos como Zizek (y también me pasa con Tomás): tienden a caer en el “pomelismo” adolescente (ojo, son tipos interesantes de leer, no los asemejo a un Pergolini o Pettinato, ¡que se entienda!). Algo similar (aunque Tomás me parece muchísimo más interesante) a lo que me pasa con Lanata (quien muchas veces me parece un terrible pelotudo).
    De Ale Rozitchner ni hablar: no lo soporto. Pero a Lanata y a Rozitchner le reconozco su capacidad para “crearse un mercado” en lugar de boludear en un blog. Son tipos cuyo ego los ha hecho “hacer cosas”, aunque en el caso de Rozitchner sus libros me parezcan caca pura.

  • 28. Ma.Cristina  |  25 abril 2011 en 21:11

    Sr. dialogando conmigo, es la primera vez que lo veo en este blog, y tal vez usted no esté al tanto de notas en las que Tomás Abraham fue entrevistado e hizo un análisis con lo positivo y negativo de este gobierno, en ese caso no había solo vacas pardas, también estaban las blancas y negras. Y gracias por el poema.

  • 29. www.dialogandodemiconmigo.blogspot.com  |  25 abril 2011 en 21:47

    Gracias Ma. Cristina. Si tenés algún link pasálo y trato de leerlo.
    No lo sigo mucho últimamente a Tomás. Recién ahora tiendo a leerlo un poco para ir viendo cosas diversas, que no coincidan tanto con mi postura. Me gustó cuando se juntó con Sabatella y Binner. Entiendo que le preocupa “embarrarse”. Por ahí fui injusto, es muy posible. Tal vez lo juzgo por una entrevista que vi donde estaba junto a Sebreli (sus conceptos me parecieron sumamente errados). Me refiero a esta intervención:

    También admito que hacer “opinología” es difícil. Y mis comentarios son un poco a vuelo de pájaro… no puedo andar precisando punto por punto. Pero prefiero escribir así y que cada uno de ustedes vaya enriqueciéndome con sus aportes.
    Le agradezco mucho que no censure los comentarios, eso habla muy bien de él (no ocurre lo mismo con Alejandro Rozitchner, por ejemplo).
    ¡Saludos!

  • 30. www.dialogandodemiconmigo.blogspot.com  |  25 abril 2011 en 22:32

    Agrego algo más:
    Leí lo que ha dicho sobre Polosecki (incluso fui a un ciclo donde habló y donde se pasaron programas de “Del otro lado”) y Alfredo Casero y comparto. También compré y leí “Historia de una biblioteca”, “Situaciones postales” (él que más me gustó), “El último oficio de Nietzsche”, otro que creo se llamaba “Presente absoluto” (es de Sudamericana) y algunas cosas más. Quiero decir: no soy aguien que no tiene idea de lo que escribió. Sí es cierto que no leo sus columnas en Perfil. Recién ahora que estoy comentando acá voy a ver si leo algunas.

    ¡Saludos y disculpen tanta intervención!

  • 31. Ma.Cristina  |  25 abril 2011 en 22:52

    Gracias dialogando…Esta entrevista la vi por la mitad, Tomás es coherente en sus pensamientos, tal vez en esta oportunidad no se pudo apreciar. En el caso de los links, pediría ayuda a los otros bloguistas más duchos que yo en esas lides. Un saludo.

  • 32. Santiago  |  26 abril 2011 en 1:45

    cambio el horario. Se me complica ir.
    Que le vaya bien en el debate y un saludo.

  • 33. Leo  |  26 abril 2011 en 2:05

    Según mi lectura, el texto del Sr. Abraham no tiene ninguna relación con los conceptos de pesimismo u optimismo, es una mirada especulativa acerca de un posible escenario político y ya, en mi opinión acertada; ahora bien, si alguien se angustia, se altera, se ofende o reduce la cuestión al optimismo o al pesimismo, es cuestión del alcance de cada uno. A mí me parece que la mirada recae obligadamente sobre nosotros como cuerpo social. No tiene lógica ser pesimistas a causa de nuestra propia genuflexión. Sospecho que los gobiernos son todo lo prepotentes que las sociedades les permiten ser.
    Y hablando de prepotencia, quisiera referirme a las múltiples intervenciones de dialogandodemiconmigo, yo creo que está bien que agradezca la no censura, porque irrumpir haciendo un menjunje arbitrario de nombres que ni siquiera venían al caso y calificando livianamente pero como a los cascotazos, a diestra y siniestra según propias tolerancias o intolerancias, es toda una manera de presentarse. Digo, de un saque la ligaron Abraham, Gustavo, Borges, Deleuze, Foucault, Derrida, Heidegger, Zizek, Pergolini, Pettinato, Lanata y Rozitchner Lo que no me quedó claro es quién boludea en qué blog. ¡Qué pedestal te armaste hermano! Te felicito.

  • 34. Panchito  |  26 abril 2011 en 8:09

    Por equivocación, un albañil de una obra vecina entró con una pala al estudio.A 100 mts. de la puerta de salida, se registraron los siguientes tiempos:

    Sebrelli : 9.85
    Tomás : 9.89
    El otro muchacho: 9.9

    El viento era de 0.2 mts/s por lo tanto se consideran marcas homologables.

  • 35. www.dialogandodemiconmigo.blogspot.com  |  26 abril 2011 en 9:09

    Jeje, acepto la objeción. Me fui por las ramas. La próxima si quieren me remito más a lo que dice el texto. Acuerdo en que es importante organizar el devenir en vistas de una continuidad.
    Lo que hice fue usar el texto como disparador para otras cosas que me interesaban decir a mí.
    No se me ocurrió agregar mucho… Es algo que se dice desde que tengo memoria, y se reduce más o menos a esto: “los argentinos no saben organizarse políticamente para tener políticas de Estado que tengan continuidad más allá de los gobiernos y líderes de turno; se la pasan peleándose y no puede acordar nada… todo es gorilas o peronistas, unitarios o federales, etc”. Y sí, hay una parte de verdad en esto. Pero esa lógica se analiza también porque es un tipo de construcción política que toma al conflicto como intrínseco a la construcción de poder (Laclau, etc). Igual decir eso no implica negar que mucho de lo que dice Tomás en la nota es verdad.
    Y también escucho y adhiero a que no existe una oposición potable capaz de construir una alternativa de poder.
    No se me ocurría agregar nada interesante sobre el texto.
    Y pienso votar a Cristina, ¿qué voy a hacer? Es lo que pienso.

    Saludos!

  • 36. www.dialogandodemiconmigo.blogspot.com  |  26 abril 2011 en 9:21

    No, ojo que admito que hay mucho de cierto en lo que se dice. A Sebreli no le doy ni pelota, me gustaban sus libros primeros, ahora mete fruta que da calambre. Lo de que no hay “porosidad” en el kirchnerismo y el antikirchnerismo es cierto… me duele admitir que tiene razón. Y lo de la falta de “institucionalización” también es difícil de rebatir, entre otras cosas.

  • 37. www.dialogandodemiconmigo.blogspot.com  |  26 abril 2011 en 9:27

    Che, era otro el fragmento.. donde se hablaba de la “memoria”, el “setentismo”, etc. Seguro está más adelante.

  • 38. www.dialogandodemiconmigo.blogspot.com  |  26 abril 2011 en 9:34

    Posteo este texto que me parece muy interesante, que se relaciona con lo que dice Tomás (lo escribió Roberto Gargarella, un constitucionalista, creo). Voto a Cristina pero trato de ser “poroso” jeje.

    http://www.lanacion.com.ar/1368305-la-mision-de-la-corte-suprema

  • 39. rib  |  26 abril 2011 en 10:13

    Si la Presidente no se presenta a su reelección y el candidato oficialista es Scioli, entonces el escenario será similar al de 1983 cuando la JP – la izquierda del nacionalismo católico – votó masivamente por Alfonsín y en contra de Luder.

  • 40. Panchito  |  26 abril 2011 en 10:50

    Estimado, mi comentario anterior sirve para ejemplificar que cualquiera puede mandar cualquier verdura y nadie es censurado. Lo ideal sería, por una cuestión de educación y sentido común, escribir un máximo de 4 comentarios por post.
    El próximo domingo aparecerá eu nuevo post y todos tendremos la posibilidad de expresarnos con total libertad.

  • 41. mar  |  26 abril 2011 en 11:15

    Muy buenos varios comentarios.
    Aclaro que al decir “somos un tango”, no proponía concurrir a la catarsis común de “Cambalache”, que tanto irritaba a la dictadura militar.
    Sí puede ser que haya rozado el tan mentado pesimismo argentino, ése que Panchito trae con el recuerdo de Mafalda, aunque tampoco era lo más importante.
    Igualmente, vale decir al respecto que muy poco podríamos ser caracterizados como nuestros hermanos del Brasil, quienes siempre tienen “o mais grande do mundo; o melhor jogador do mundo; a bandeira mais alegre que não tem comparação; as meninas mais lindas e ciudades mais maravilhosas do mundo”, e incluso llevaron Charly a amonestarnos sobre que “la alegría no sólo es brasilera”. Pero ese es otro tema.

    Lo que importaba era la arena política con el desierto democrático de Sahara, y el consabido maldito eterno retorno a la crisis cada 7-10 años, por nuestra propia incapacidad de concebir la democracia como un sistema republicano y federal vital, en permanente renovación por la incorporación de nuevos ciudadanos con vocación de dirigir, y nuevas ideas para solucionar los problemas del país.
    Los líderes políticos son necesarios, y la atribución del poder de dirigir es útil a los fines de la gobernabilidad de un país. Hasta ahí, hasta gobernar. La máxima confianza que otorgamos es la de admitir que puedan emplearse Decretos de Urgencia, para las urgencias, porque seríamos un país suicida si vamos a diferir la toma de decisiones con un debate parlamentario ante una urgencia.
    Nadie piensa que debamos monarquizarnos y pasar a tener un Rey o una Reina con su corte. O sí? Nadie piensa ya en Dioses y Semidioses, aún cuando disfrutemos una lectura de la travesía de Ulises. O sí?
    Y a propósito de Ulises, acaso no tiene razón TA cuando dice que el desierto crece, si después de 28 años de democracia tenemos que seguir votando entre Escila y Caribdis?

    NB: Viviana, fijate abajo las opciones de edición (p.ej. “em” inicia cursiva, “/em” la cierra) Sds.

  • 42. lucas  |  26 abril 2011 en 11:44

    Lo cierto es que este desierto ya está poblado de comentarios (humor).

  • 43. Dialogando  |  26 abril 2011 en 14:12

    Ok, asumo las críticas. Prometo ser más sintético, leer más detenidamente el texto y los comentarios y no intervenir tanto.
    Abrazo de gol!!

  • 44. Santiago  |  26 abril 2011 en 21:12

    Y después, lo que decís del arte, esta frase:
    “Aclaro que a mí me gusta la “provocación”: adoro a Roberto Bolaño, que fue un escritor muy provocador. Pero insisto: en el arte. Es el problema que tengo con tipos como Zizek (y también me pasa con Tomás): tienden a caer en el “pomelismo” adolescente”….
    Aca va un pomelazo (de pomelo, el primo de la naranja): creo que lo decis por esta misma de la falta de sustancia que dije recién…lo artístico no exige un compromiso con los contenidos sino solo con las formas, antes esta división no se notaba, hoy sí, y mucho, es mas hoy mucha gente piensa que solo hay formas. (te copio algo que escribí en otro blog)
    el antiguo buen “artista”, tenia pasion, no solo lascivia, captaba las formas que el consideraba jugosas de sustancia, capta formas “motivantes” en la realidad, y luego las expresa de manera tal que, a pesar de modificarse las formas (pues no es lo mismo el hecho motivante que lo expresado por el artista), se mantiene o amplifica la sustancia que el mismo supo captar, expresa con su trabajo y en su forma lo que el considera digno de resaltar en un hecho, es decir: lo que el considera fuerte, original o simplemente digno de resaltar, lo que surge espontáneamente. Y lo que sucede hoy es que el arte es mejor remunerado que en otros tiempos y a veces pasa que el mismo artista quizas no es original, ni sustancioso sino que simplemente sabe detectar las formas que venden, que se venden como jugosas de sustancia aunque quizas ya no lo sean o nunca lo fueron. yo creo que esta es una de las razones por las que nietzsche dijo que el arte habia muerto. lo trágico de esta falsificacion del arte si alguna vez se llega a completar, es que nos pierde de modelos auténticos y nos quita sustancia pues nos virtualiza en lo formal del simbolo, perdemos la riqueza del contacto con lo terrestre, con lo elemental que es la sustancia de la cual estamos hechos.
    el artista “vendedor” rara vez muestra acertadamente con que cosas verdaderamente lo “no conforme” tiene que luchar, ir contra la corriente, surgir, que carga tiene que soportar. El artista simplemente con algún símbolo fuerte solamente da a entender que es “lo no conforme con el sistema”, o mejor dicho: que es lo que la sociedad considera como tal, y arma su obra a partir de algún estereotipo. Y solo “da a entender” que es lo autentico porque nunca se puede meter en detalles, en general porque no lo puede hacer, no los conoce, y muchas veces porque el mismo sistema se protege de ver los detalles, no se permite conocerlos considerándolos de “mal gusto”, poco estéticos, “fuera de moda”. En todo caso se arma una bola de estupidez afirmativa, en el fondo consensuada en base a mediocridad humana, plata y gracias a un tiempo malgastado. Como eso que nietzsche intento retratar en el zarathustra con la adoración de los superiores al asno y su ¡ja!
    Y todo esto es porque primera barrera que imposibilita a los conformes con el sistema -a los que “compran” arte- para mensurar la carga de quien va contra la corriente es la barrera de hipocresía que consiste en que al pensar y admirar estas formas autenticas, o participando en ellas a través de esta clase de expresiones artísticas, se cree entender o participar en algo del estereotipo autentico o border del sistema (de ahí la moda de la imitación a traves del tipo de arte que compartimos o la manera de hablar o la ropa o el corte de pelo, la forma de la barba, los tatuajes, el aro etc). Pero es al revés: muchas veces el conforme es parte de la misma corriente contra la que lucha el no-conforme, y esta imitación y confusión solo le aumenta la carga.
    Esa misma hipocresía es la que le permite a los artistas “vendedores” -que no son artistas en verdad- hacer arte a partir de imitar las formas nomás, sin dejar sangre. Ya Platón consideraba a casi todo al arte –no todo- como algo no muy serio, por estas mismas razones me parece. Los mejores artistas si me da la sensación que han experimentado la carga en ellos, pero generalmente son de otros siglos ( heraclito, el mismo Platón, los genios renacentistas, Shakespeare, Kierkegaard, Nietzsche, Dalí, y mas).
    Ahora, parafraseando a la frase de otro bloguista, si era todo una joda o si por lo menos me traes a alguien que admire a Ricardo Fort – por ahora no conozco a nadie- te pago un whisky yo, santiago, personalmente.

  • 45. Santiago  |  26 abril 2011 en 21:14

    (esto escribi antes pero no salio)
    Che, dialogado-y-no-se-que-historia, te iba a dejar pasar de largo, pero esto ultimo de la porosidad, estos últimos comentarios, esta pseudo humildad tuya veo que es peligrosa, muy peligrosa, puede confundir mucho.
    Empiezo: por un lado tanto criticas la pedantería, con eso “del maestro al alumno”, “ necesitamos de un lenguaje político”, todo ese cotorreo pseudo objetivante te convertís en la cumbre de la pedantería. ¿Como vas a hablar del dueño del blog con una supuesta educación pero pretendiendo objetivar su situación como si vos fueras el dedo ordenador de Dios –ya que citaste a hegel- ? aunque el mundo entero te alabe pienso que estas muy complicado, “humilde” opinión -por otro lado, por como veo que tildas a todos las personas, un poco de propia medicina no te viene mal- además tanto que hablas de arte: es de muy mal gusto dirigirse de esa manera al dueño del blog, por un lado haciendose el bueno, el justo, el objetivo y por otro enmarcandolo aleatoriamente en una especie de clase, familia o genero, ¿primo de la subespecie Lanata vendría a ser Abraham? ¡Que bueno que nos lo contás!. Las palabras nunca son objetivas, están vivas, en la vida, afectan, y bien que lo debes saber, muy bien explico el comentario de Leo. Y si no lo sabias es tiempo que te des cuenta.
    Después lo de la mas ancha y la mas larga, no se que nos queres sugerir en todo caso: ¡felicitaciones!… no se trata de hacerse el erudito -creo que lo sabes- sino de decir cosas con sustancia, cosa de la cual evidentemente adoleces y esa carencia veo que te genera mucha envidia. Aunque algo de gusto tenes, parece, según algunas lecturas. Quizas simple olfato para la moda. Porque si miras libre de verdad, vas a ver que con una buena cabeza y con un simple alfabeto con las posibles relaciones entre sus letras podes escribir cualquier obra maestra sin haber leído nada. El tema es como vos mismo estés abierto a las experiencias, que lo puedas hacer y no solo que digas que lo estas – porque lo vislumbraste en alguna venerable lectura clásica, o moderna y hay que estar en pose de guru urbano-.
    Ahh y tus divisiones de los ámbitos del lenguaje que, por un lado, se hacen necesarias pero, por otro, la mayoría de las veces no lo son, solo son la cosa mas funcional de un sistema y por eso muchas veces se convierten solo en un refugio para parásitos, fisgones burócratas y leguleyos que lo único que hacen es atrasar la vida, porque los sistemas están muertos, solo viven las personas.

  • 46. Santiago  |  26 abril 2011 en 21:17

    escribí uno hace un rato, antes que este, y recién veo que quedo en el estomago de Pan Rayado. Rescátenlo, si se puede. Saludos.

  • 47. lucas  |  26 abril 2011 en 22:38

    Adhiero al comentario de Santiago, Mar, Martita, Maria Cristina, Panchito (al que apela al humor nada más) y debo decir que me pareció magnifica la cita que hizo hoy GUSTAVO ROMERO en alemán, impecable y brillante, como se lo hemos comentado hoy personalmente en el andén de una importantísima estación de los suburbios bonaerenses
    aufidensen

    El título del post es romántico, si el desierto crece (y no decrece) volveremos a tener la pampa húmeda despoblada, y fertil para correr a pata ancha.

  • 48. www.dialogandodemiconmigo.blogspot.com  |  27 abril 2011 en 0:09

    Asumo las críticas: escribí demasiado, un poco descolgado y no me centré mucho en los textos de Tomás sino en mi mambo personal. Trataré de ser un poco más concreto en adelante.
    Saludos!

  • 49. mar  |  27 abril 2011 en 13:46

    lucas,
    es “Auf Wiedersehen” (hasta-volverse-a-ver, ventaja del alemán que permite formar una palabra a partir de combinar varias).
    Saludos

  • 50. santiago  |  27 abril 2011 en 19:10

    Che si fueron sinceras tus disculpas, te pido disculpas yo, por este comentario que salió ahora, pensé que no iba a salir más. Pasa que me jode un poco cuando se habla así, medio objetivamente, cuando se hace con personas, medio como enmarcándolas, disecándolas, siento que se las mata, pero solo se las mata para uno mismo. Creo que el problema de objetivar o, mejor dicho, de creerse lo que uno mismo objetiva es que te encerras en un universo de verdades propias muy cerca al verdadero universo, pero nunca llegando al verdadero, quedándose solo con el propio, jamás pudiendo salir de uno mismo. Hoy el mundo vive de esa manera. Pero que lo normal sea vivir así, no significa que sea lo natural. Una cosa es dar mi opinión personal sobre alguien, otra cosa muy distinta es construir y dar mi opinión personal sobre una persona como si las palabras que salen de mi boca o de mis manos fuera un dato patente, objetivo, estético, que todos tenemos que aceptar a priori como una opinión correcta porque lo escribí -en apariencia- inofensivamente (algo así dijo el comentario de leo). Ninguna palabra es inofensiva. Porque esa apariencia de objetividad, diciéndolo de esa manera tipo comentador imparcial, al que esta desprevenido lo englobas en la misma burbuja sin que siquiera lo pueda preguntar. Además, como dije arriba, vos quedas preso de vos mismo, de tu propio universo, tu lenguaje pasa a ser tu primer adorador, pero a la vez es tu cárcel, tu panóptico. Eso es lo que intentan hacer los medios de cualquier poder ciego y es también en lo que caen, sin darse cuenta. Además creo que ni les importa porque creen defender “intereses”, y esta todo en función de esos fines aunque tampoco saben muy bien cual es el fin, mejor dicho: cuando va a ser el fin de lo que persiguen.
    Si tus disculpas fueron sinceras de nuevo te pido disculpas, si no son sinceras sos un genio -del marketing-. Esto último va con onda, no con ironía.
    Saludos.

  • 51. Lucas  |  27 abril 2011 en 19:41

    MAR
    Si, me permití una licencein (¿cómo se dirá en alemán?) gracias por escribírmelo correctamente
    ci ve diamo subito

  • 52. rodolfo lópez  |  27 abril 2011 en 19:55

    Estimado Santiago; un poco perdido con el despelote que armó dialogando me permito disentir apenas de tu comentario 45; respeto claro tus conocimientos profundos y tu inteligencia.
    Me parece poca la relevancia adjudicada allí al arte “verdadero”.
    Hace sólo unas semanas descubrí a M. Mujica Lainez -secuela de unos días pasados en La Cumbre en el verano-. Y ¡no salgo de mi asombro con “Misteriosa Buenos Aires”!. Pareciera que este artista no está reconocido suficientemente, acaso opacado por las figuras paquetas de Borges o Bioy Casares.
    No todo lo que brilla es oro pero Mujica Lainez brilla ¡y en todo su esplendor! -más que los otros dos juntos-.
    Hay que sortear el amaneramiento y la profusa erudición del inicio para encontrar la mejor prosa poética que yo recuerde; como en “La Sirena”, “La Princesa se Hungría”, “La adoración de los Reyes Magos”, ¡”El pastor del río”!, ¡”Un granadero”!, etc.
    Hacia el final “El ángel y el payador” -de lenguaje gauchesco- relata las últimas dos payadas de Santos Vega (“aquel de la larga fama”). Imperdible. Convoca emociones verdaderas.
    Saludos.

  • 53. Lucas  |  27 abril 2011 en 20:09

    RODOLFO
    El año pasado la Municipalidad de San Isidro organizó un concurso de cuentos llamado CONCURSO MANUEL MUJICA LAINEZ, el premio con el nombre de él, es anual, Es muy querido y valorado en SAN ISIDRO, y por mi parte, soy gran admirador de su estilo tan exquisito, sobre todo en los cuentos no recuerdo los nombres, pero el del solterona que llora la muerte del virrey, la esclava mulata que le roba el alma a la niña de la casa, y el del soldadito azulejo que dice – Bonjour Madame LA MORTE para que no se lleve al niño por morir, son mis favoritos.

  • 54. Santiago  |  27 abril 2011 en 21:49

    Tiene razón usted, es poca la relevancia, pero pasa que ese comentario iba en verdad como una especie de anexo al anterior, pero el primero no salio, que después sí salió, y me disculpe. Pero ese segundo comentario que hice sobre el arte en verdad es algo que escribí en otro blog que hablaba de los “non-conformist” y como el sistema, a pesar de que los alaba en películas, libros, en el arte digamos, en la práctica los prohíbe – y por eso esa supuesta provocación es como un simple efecto placebo, un ritual para sentirse “algo” por lo menos-. Ese comentario sobre el arte y la trampa de las “solo formas” venía al caso por lo que dijo de los “pomelismos” sobre lo que escribía Abraham y otro autor. En el caso de la literatura es más difícil de reconocer quien esta haciendo algo lindo de verdad o quien simplemente quiere provocar para vender.
    Me hicieron leer ese libro en el secundario, en tercer año, pero me lo confundo con otro que se llamaba “álamos talados” o algo así, pero ese era en mendoza. ahh ahora recuerdo, es como que va escribiendo distintas historias de distintas épocas de buenos aires, va avanzando en el tiempo. El primero es un relato de un sitio que hacen los indios al primer fuerte original, la carestía que sufrían y la desesperación. Si y la ultima es terrible, ese cuento es buenísimo, lo que no recuerdo bien era que si el ángel, era el ángel caído, la cuestión era que payaban un montón de tiempo y te hacía emocionar, es cierto lo que dice usted. El cuanto ese estremecía un poco, un especie de sentimiento fuerte dejaba el cuento, lúgubre, mezcla entre una creciente curiosidad por el final y compasión, también creo, por el payador. Igual me puedo estar confundiendo porque iba a un colegio agrotecnico y todo el tiempo nos hacían leer libros sobre payadas y paisanos, que, por cierto, me gustaban mucho. Uno que le recomiendo, que me acuerdo de aquella época son “los casos de don frutos gomez”, es medio detectivesco, tipo sherlock holmes, pero el protagonista es un paisano que vive en un pueblito de corrientes, muy bueno. Y Lucas ese del soldadito del azulejo también lo leí en aquel momento, era un azulejo con un soldadito, que había venido de casualidad entre otros que no tenían nada grabado, venía de Francia creo, ya ni recuerdo.
    Gracias por la recomendación y hacerme recordar, recuerdo que me gustaban mucho esos, pero mis prejuicios toscos de aquella época acerca de todo lo que era arte y letras y todo eso hacían que no me permitiera un interés mayor que el que necesitara pasara para tener que aprobar un examen. Voy a ver si busco los libros y los releo. Después, señor Rodolfo aprecio muchísimo su respeto, pero eso de la inteligencia y conocimientos profundos no me lo adjudique por favor. Un saludo.

  • 55. Ma.Cristina  |  27 abril 2011 en 21:50

    Me permito copiar aquí el link de una nota de Santiago Kovadloff
    http://www.lanacion.com.ar/1368567-cont-un-drama-argentino

  • 56. mar  |  28 abril 2011 en 10:31

    Sí Rodolfo, coincido con vos, es muy buen escritor!

  • 57. www.dialogandodemiconmigo.blogspot.com  |  28 abril 2011 en 13:09

    Ma. Cristina, está interesante el artículo de Kovadloff (un intelectual cuya visión política no comparto demasiado). Tengo un libro de Pessoa (bajo el semi-heterónimo Bernardo Soares) llamado “Fragmentos del libro del desasosiego”, que fue traducido por él del portugués al castellano.

    Los invito a leer también los comentarios de los lectores de La Nación: algunos son bastante “vomitivos”. Hay hasta tipos que acusan a Kovadloff de hacer “kirchnerismo encubierto”!! Leyendo los comentarios de muchos lectores de La Nación (y de Perfil), uno entiende que eso de “los K fomentan el odio” es un asunto complejo. Hay cierto sector de la población que odia bastante fácil.

    Al margen: me parece que uno no puede entender cabalmente la Argentina contemporánea sin esforzarse por comprender el fenómeno peronista. Esto que digo, más allá de ser un lugar común, está bastante bien explicado en “La invención del peronismo” de Federico Neibourg.

    Post Scriptum: no contesto los comentarios anteriores porque no terminamos más. Voy a ver cómo es la dinámica del blog y me adaptaré a ustedes en lugar de pretender lo contrario.

    Para quien hablaba de “Manucho” Mujica L: recomiendo lee el “Borges” de Bioy Casares…hay partes en que le dan con un palo. Igual Borges y Bioy saben ser muy arbitrarios cuando quieren.

  • 58. www.dialogandodemiconmigo.blogspot.com  |  28 abril 2011 en 14:09

    Hay algo que escribió Tomás una vez que me permito citar porque me sigue pareciendo una reflexión interesante (muy posiblemente sería injusto aplicar las palabras de Abraham que voy a citar a Kovadloff, pero me parecen pertinentes):

    ELOGIO DEL POPULISMO: La barbarie ilustrada:

    Hay una campaña de notables en medios también notables contra el populismo. Llamo notable a un personaje que se siente superior por su nivel cultural. Es un ser que hace de la división entre civilización y barbarie una credencial para ser invitado a embajadas, convertirse en un conferenciante de nota, académico laureado, columnista vip, hombre respetado por su “seriedad” y un ser mimado por otros notables.

    Deriva de una acepción latina y de reminiscencias romanas que designa a un particular especimen de patricio. Un notable es un patricio del espíritu. Las palabras élites y aristocracia no hacen más que subrayar a esta especie.

    Notables como el mexicano Enrique Krauze, el historiador Natalio Botana, Marcos Aguinis, J. J. Sebreli, el dos veces ex y posible postulante a futuro ex del Uruguay Julio Sanguinetti, están con una intensa actividad antipopulista. No es extraño en un mundo en donde dominan los Chávez, los Kirchner, los Evo Morales, y asoma la amenaza de los Tabaré Vázquez.

    Los motivos aducidos de esta preocupación es la perceptible degradación en la calidad institucional de la democracia republicana. Pero las razones de esta preocupación pueden ser algo más complicadas y esenciales.

    ¿Qué es lo que defienden estos personajes? Una idea del individuo. Extraña idea, ya que esta noción del pensamiento político más que con la libertad tiene que ver con la seguridad. No hay individuo sin seguridad, es decir, sin intimidad resguardada, vivienda propia, trabajo que garantice un salario digno, educación que guíe en las alternativas del espacio cultural, protección social. Es lo que tienen los notables y carece la gran mayoría de la gente de los países que ellos habitan.

    Ha sido una costumbre del discurso de los notables, que no es exclusivo de la gente diplomada, la de ser oradores de las luces y buenos contrabandistas en las sombras. Dobles apellidos de extenso linaje peroraron en tertulias y congresos sobre los bienes de la cultura mientras pagaban en sus latifundios con vales de proveeduría a sus neoesclavos, y esto se mantiene hasta la fecha, no es historia antigua.

    ¿A qué le temen estos personajes? A la demagogia y al clientelismo. No hay duda de que la famosa entelequia de la modernidad llamada “masas” los tiene a maltraer. Estas masas, que ellos ven como monos de una horda caníbal, son manejados por seres diabólicos que reparten planes de trabajo. El carisma, ponzoña resinosa que segregan estos tiranos, engaña a la tonta masa que los sigue hasta cualquier crimen. Pero el asunto es más simple. Un hombre despojado de su humanidad, sin trabajo, con los hijos sin futuro y con el presente del hambre, además de padecer la humillación de una sociedad que le explica que lo que ofrece en los escaparates dorados no lo merece, despreciado por el Estado que nada ha hecho sino burlarse de él, con una clase cultural que se viste de bronce y de apellidos y lo denigra con su verba empacada, encuentra en el caudillo, en el puntero, en la unidad básica alguien que le dio algo, una chapa para el techo, una escuela en la que los hijos pueden desayunar, una caja con alimentos, una changa en la municipalidad, es decir, que encontró respeto, y devuelve con lealtad. Y si la palabra lealtad produce espanto, usemos otra que gusta mucho más: confianza.

    Por supuesto, que luego pueden ir los Aguinis y los Krauzes a decirle que sus dadores son corruptos, que recibieron coima en las obras públicas, y él, que ha sido deshumanizado por la realidad e inmerecidamente beneficiado -al menos de acuerdo al canon que enarbolan los señoritos notables- debería estar preocupado por la moral.

    Pero claro que es necesario estar preocupado por la moral, especialmente por la moral de quienes defienden el muro de Sharon que encierra a palestinos en nombre de la realpolitik, a quienes están desesperados por proteger los restos de un partido centenario como el Colorado y lo que queda de una partidocracia obsoleta, quienes simpatizaban con Fox y otros magnates y ahora ya ni saben adónde apuntar, los que mientras el petróleo financiaba a parásitos políticos y becarios agradecidos, se sintieron más en democracia que con este actor bolivariano.

    Dicen que Kirchner es peligroso, que los planes de trabajo crean vagos, que hay riesgo de hegemonía y absorción de la oposición, que se discrimina a periodistas y se reparten dádivas a cambio de elogios. La verdad es que sí, eso está mal, Argentina tuvo períodos en que estuvo mejor, es lo que dicen los notables. Por ejemplo, la época en que Federico Pinedo hizo su plan industrial, no importa que nadie se acuerde ya de eso, aciertos de Avellaneda, Mitre, Pellegrini, Roca, sí claro, magníficos tiempos aquellos, los de los estadistas de nuestra argentinidad, de vacas y mieses, antes de que la chusma irigoyenista entrara en escena.

    Pero el populismo existe gracias a Dios y a los hechos históricos que defienden estos notables. Es la manera de supervivencia no de líderes demoníacos sino de pueblos abandonados por los cogotudos de la cultura, estos señores que sin el talento de Octavio Paz se visten con sus trajes de agregado cultural en ejercicio o en potencia. No vemos muchos notables así en los tronos del mundo, salvo que Aznar, Chirac y Bush, lo sean por ser blancos y parcos. Hablando de Bush, el populismo también es la estrategia de pueblos emergentes, quiero decir que sin gobiernos populistas nuestros países habrían estado definitivamente sumergidos gracias a las intervenciones norteamericanas. ¿Se olvidaron los notables del cuento del tiburón y las sardinas? ¿O pensarán que es otra muestra del facilismo criollo? El camino reformista, integrador, republicano, con impuestos progresivos, división social de la tierra, rol fuerte del Estado, nunca tuvo el apoyo financiero ni político de Estados Unidos, fue al revés, lo ha saboteado directamente, o se calló ante lo que consideraba el mal menor. Desde Somoza a Videla.

    ¿Qué más temen los señores de la alta cultura? Le temen al Estado, Leviatán monstruoso que la década del noventa sepultó gracias a otros o los mismos notables. No importa que el conocido Georges Soros repitiera más de una vez en sus campañas literarias que sólo un Estado fuerte en los mercados emergentes podía evitar que se hundieran bajo los flujos y reflujos financieros; nosotros acá ya habíamos comprado la idea de un Imperio Central con sus municipalidades dispersas por todo el planeta. Se llamaba el realismo del débil, que débilmente ha dejado apagar su voz. Ahora se viene la apariencia de una mayor presencia estatal, pero claro no sólo para desregular, y organizar videoconferencias, sino en relación con un par de millones de argentinos que por algun razón, también notable, se han quedado afuera de la civilización.

    Olvidan los notables dos cosas. Una, que si tanto les importa el individuo y su dignidad, resulta que ésta se logra en la modernidad con un buen aparato judicial, el mejor posible, funcionando con relativa autonomía. El individuo no es una singularidad que recita poemas de memoria, sino un asalariado medio que puede llamar a un abogado y meterle un juicio con sentencia rápida a quien lo despidió inventando una justa causa. Por eso, en este sentido, los notables deberían estar satisfechos con ciertos movimientos de este gobierno en la materia. La otra cosa tiene que ver con la raza. El iyrigoyenismo y el peronismo fueron movimientos sociales masivos, pero fundamentalmente una realidad que desagradó al orden conservador porque metió razas oscuras en la historia. La raza de los italianos primero, la de los polacos judíos más tarde, los de las provincias en la capital luego, hoy hablamos de los inmigrantes de los países limítrofes a quienes este gobierno quiere legalizar. Los movimientos populistas, esos que se ven como una culebra tramposa, peor que la del Edén, fueron integradores de morenos, negros, narigones pelirrojos, turcos de almacén y matronas calabresas. Es decir, nuestro pueblo, nosotros, salvo los notables, que, en realidad, por más sublimes que se presenten, tampoco vinieron en una sonda marciana.

  • 59. rodolfo lópez  |  28 abril 2011 en 17:32

    Lucas: brindás datos valiosos. Los cuentos son “El ilustre amor”,
    “La hechizada”, “El hombrecito del azulejo”.
    Santiago: agradezco tu respuesta. Saludos Mar.

  • 60. www.dialogandodemiconmigo.blogspot.com  |  28 abril 2011 en 19:12

    Del las anécdotas del libro “Borges”, de Bioy Casares. Esto opinan sobre Mujica Lainez:

    “Hay en él errores de gusto y de discernimiento, verdaderas vulgaridades, como tomar por dignas cosas que son secundarias, que son meras derrotas o triunfos de la vanidad… no descubre nada esencial, casi nunca es noble, ni épico, ni patético, ni siquiera muy verdadero: es la fatua expresión de sentimientos y pensamientos corrientes, no decantados”.

    Obviamente, se sabe que ambos son muy arbitrarios en sus gustos.

    Sin embargo, otros me han hablado bien de “Misteriosa Buenos Aires”.

  • 61. www.dialogandodemiconmigo.blogspot.com  |  28 abril 2011 en 19:17

    Ok, no hay problema. Trataré de ser más humilde la próxima, tal vez tengas razón.

    No quiero justificarme, va bien. Cada uno interpreta lo que quiere… tal vez me dejé llevar por el momento jaja.

    Saludos

  • 62. www.dialogandodemiconmigo.blogspot.com  |  28 abril 2011 en 19:25

    Con “boludear en un blog” me refería a mí. Mi blog,más allá del énfasis en el link, se titula “Desocupado mental en la era del blog”.
    No me refería a Tomás. Y “dialogandodemiconmigo” aludía a que no tenía lectores.

    Jaja, está bien que se enojen. Es comprensible.. seguramente hice una ensalada. Me salió así.

  • 63. Santiago  |  28 abril 2011 en 19:56

    Gracias a usted Rodolfo por hacerme recordar el escritor. Le conteste ayer, salió recién hoy el comentario, y no insistí porque ya me excedí, el acordarme de toda esa época me hizo desbandar un poco –bastante- sin darme cuenta del tema, como creo que usted ya se dio cuenta. Saludos.

  • 64. Santiago  |  28 abril 2011 en 22:16

    No creo que sea una cuestión de quien tiene razón, de estas palabras me disculpe. Es una cuestión de cómo te aproximas a la subjetividad de quien te lee, pienso que si escribís en un blog te cabe la posibilidad de que alguien te lea, o no? Lo de dialogandodemiconmigo se entiende y por eso interprete lo de la careta de humildad o no se como dije. Sigo. Entonces, cuando te aproximas a la subjetividad de tu interlocutor en la escritura –no se si cuando hablas- hay implícita una sutil falta de respeto en la pretensión de objetivar a “alguien presente” a través de una opinión, pretensión que puede pasar desapercibida y cuando lo hace es mucho mas dañina que el mas feo de los insultos: esto siempre es a mi parecer, cuando hablo y escribo siempre hablo o escribo según mi punto de vista, por eso hablo en la forma que hablo o escribo en la forma que escribo, creo que es imposible hacerlo de otra manera pero no así pretenderlo. (el “alguien presente” es Tomás Abraham, dueño del blog).

    Es inevitable interpretar lo que uno quiere, también se puede cambiar de opinión, pero también se puede cambiar de opinión superficialmente o verdaderamente, eso depende de lo arraigada que se encuentra la soberbia en cada uno.

  • 65. Santiago  |  29 abril 2011 en 1:31

    Releí y no se si fui claro. En el fondo siempre es una cuestión de gustos. Uno puede gustar de pre-tender y generar lo que se le canta, y vivir así, o puede no hacerlo pensando que igualmente va a ver un montón de personas que van a interpretar al que pretendió como que no lo hizo y al que no lo hizo como que si.
    A lo que voy es que no importa el éxito o no de la táctica de la pretensión o no pretensión. Lo que importa es lo que sucede dentro de cada uno. El problema es que el que pretende algo –en este caso que trato de ilustrar: la primer y ultima pretensión, la original, la del árbol del conocimiento, el de pretender objetivar- siempre puede ser presa del que pretende mejor, basta jugar al truco para saberlo. Pero, en la vida real, quien así vive, vive en un estado cuasi infernal, ya que siempre “se” esta al acecho y, a la vez, “se” supone que alguien lo puede estar acechando -“Se supone” tipo el “uno” de heidegger- y nunca “se” sabe con quien o con que “se” puede topar. Como bien vos dijiste, hasta el diablo se puede servir de las escrituras para sus fines y, cAUsalmente, el es el gran pre-tendedor o pre-tentador que engaña a todo el mundo (ahora te pregunto: ¿vos de verdad crees en el diablo? ¿o lo pretendiste para dar un ejemplo?). El que pretende nunca puede ser Dios. Mucha gente pensó que era Dios el pre-tendedor, porque confundidos pensaban al poder de Dios como al del diablo, pensaban a Dios como al diablo, es decir: lo que estas personas eran y “podían” en verdad – por lo tanto “adoraban” de la vida- evidentemente lo eran y “podían” en una estructura de pretensión, lo pretendían, y por ello pensaban que lo mas grande era aquello que pretendía mas, por lo tanto a la ultima suposición a la que llegaban los mas osados – y supuestamente mas “iluminados”-, su “liberación”, era llegar a pensar que Dios no existe, que solo era una estructura, un concepto que regía un orden de pura pretensión en el que estaban inmersos –y en el que ellos, se ve, pensaban que no les convenía su existencia por una especie de competencia moral, les molestaba a sus conciencias, como bastante bien nietzsche grafica con su discurso de “el mas feo de los hombres”-.
    Hoy mucha gente piensa lo mismo, lo extraño es que muchas personas que piensan que Dios no existe, si pretendan otras cosas menos importantes, ¿o no? Le están jugando el juego con su pretensión al que ellos creen el gran pre-tendedor que es Dios, le están dando entidad. ¿Como uno puede vivir una vida entera en la realidad siguiendo el juego de algo que no existe, que no tiene ningún tipo de entidad ni, por lo tanto, poder? ¿Como puede ser que le demos poder a ese concepto que no tiene poder? ¿de verdad no tiene poder? ¿De verdad no existe? ¿De verdad puede ser así? ¿No será, o no será, o no-Será eternamente así: que ENGAÑADOS, enredados de movida en esa lógica de poder, adhiriendo a ella sin verlo, pretendiendo algo que no podemos en verdad se está siguiendo el juego al verdadero gran pre-tendiente, al acusador, al demandante entre nosotros? Yo creo que cuando hablamos de ese poder de la pretensión no es del poder de Dios del que hablamos (lógicamente, si fuera Dios mismo, no necesitaría pretender nada hacia nosotros, quizás entre nosotros hacia el sí, por una especie de pedagogía, pero por eso también estos problemas pedagógicos), y lo triste en esto, en esta negación de existencia original, es que le damos el poder a alguien que de no negar la existencia mas importante no se lo daríamos tan fácilmente. (Ultima intervención, disculpas y muchas gracias)

  • 66. Lucas  |  29 abril 2011 en 14:21

    Rodolfo
    exacto, no recordaba los nombres, y como siempre, fue un libro entrañable que presté y aún espero su devolución. Esos eran los títulos
    a Santiago, Dialogando, Gustavos y otros muchachos jóvenes de acá, se los recomendamos, para mi, esos cuentos están a la altura de cualquier buen clásico. Como novela solo leí El Unicornio, que me pareció larga pero deliciosa.
    bueno, saludos.

  • 67. mar  |  29 abril 2011 en 22:00

    No sé si va entrar, porque el blog está repleto de comentarios, pero es para compartir. Recuerdan a Nadia Comaneci? Sorprendía en las Olimpíadas de Montréal de 1976 con la precisión y la belleza de sus movimientos.
    La consideran su sucesora, con la misma gracia y habilidad.

  • 68. Lucas  |  29 abril 2011 en 22:44

    bellísimo, MAR

  • 69. Tomás Abraham  |  30 abril 2011 en 9:46

    respecto a la reproducción del texto Elogio el populismo:
    fue un sorprendente malentendido. gracias a su publicación en la revista Debate, fui invitado por el gobierno de Néstor K a integrar una comitiva a una feria de editores en caracas. di una charla crítica por la manipulación informatiiva del gobierno mostrando otras estadísticas que las oficiales, luego de encerrarme dos días en el hilton a ver televisión y leer diariios de un sector y de otro mientras el resto de los invitados comían mucho y gratis, disertación que me valió el agradecimiento a escondidas de funcionarios del gobierno venezolano, un retorno anticipado a baires por hartazgo, y el final de mi amable relación con el gobierno argentino.

  • 70. Tomás Abraham  |  30 abril 2011 en 9:47

    aclaro: manipulación estadística del gobierno venezolano

  • 71. www.dialogandodemiconmigo.blogspot.com  |  1 mayo 2011 en 13:34

    Jaja, ok, gracias por la respuesta. Y disculpas por mis primeras intervenciones agresivas. Lo hice a propósito para ponerle pimienta y ver qué salía. Igual la provocación sirve una vez, ya después es una idiotez.
    Está bueno ese texto, aunque hoy no te guste.

    Saludos!

  • 72. www.dialogandodemiconmigo.blogspot.com  |  2 mayo 2011 en 16:59

    Santiago, ¿estás fumado? Jajaja.
    Abrazo


Archivos

Categorías

Comentarios recientes

Alejandro A en Bitácora 97
Alejandro A en Bitácora 97
marlaw en Bitácora 99
r .nadaud en Bitácora 95
Marcelo Grynberg en Bitácora 95

Calendario

abril 2011
L M X J V S D
« Mar   May »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

A %d blogueros les gusta esto: