Sueño de una noche de verano (Perfil 5/2/2011)

5 febrero 2011 at 6:31 31 comentarios

Llama la atención que en nuestras playas todas las mujeres cubran sus pechos. No es natural que eso suceda. Quiero decir que no es cultural. Los valores han cambiado. Las pruebas están a la vista. Las tetas no. No tienen por qué estar encapuchadas. El hecho de que todas las tetas femeninas estén ocultas ya es un anacronismo. Hace décadas que en las playas europeas están libres. En los países del norte, cada mujer puede descubrirlas o no. No hace falta ir a una playa nudista para ventilarlas o tostarlas. Me sorprendió el hecho. Vivimos tiempos en que la legislación argentina se ha puesto al día con la igualdad de sexos. Existe el matrimonio igualitario. Las parejas de homosexuales pueden adoptar niños. Es decir que son familia. Todo el mundo circula por el derecho universal. Gays y straights comparten un mismo mundo. Los cuerpos y su sexualidad han superado las barreras de la culpa y el pecado. Las mujeres gobiernan. Y, sin embargo, es un laberinto informativo para el ciudadano o ciudadana común saber cuáles son las reglamentaciones existentes respecto de la exposición mamaria. Por eso el ocultamiento de los pechos de la mujer puede dar lugar en este verano caliente a un momento de reflexión, aunque sea a la sombra. No veo que al feminismo le importe mucho el tema. En Ucrania las mujeres muestran sus pechos para llamar la atención sobre un reclamo político. Pero la intervención poco tiene que ver con el placer y la libertad. Por el contrario, apoyan su protesta sobre el tabú existente. Me propuse hacer una encuesta sobre el tema. Consulté en especial a un público femenino. En general existe una tendencia a favor de la “desestetización” de la mujer. Entendiendo por esto una privatización del busto. No permitir la intervención del Estado. Quedó claro que este fenómeno no se circunscribe a nuestro país. La cobertura de las tetas es una realidad latinoamericana. En los foros que organicé sobre el tema, expresé mi desconcierto por el hecho de que en las playas brasileñas tampoco exista el topless ya que se trata de una cultura sensual y corporal. Se me dijo, un poco a las apuradas, que en este caso se debe tomar en cuenta la discriminación racial. Un blanco dice: “ no voy a dejar que este negro mire a mi mujer”. Pero ni las negras andan con las lolas al aire, por lo que podemos imaginar el pensamiento correspondiente: “no voy a dejar que este gusano rosado mire a mi negra”. En medio de la discusión, pedí al público que dejáramos de lado la variable racista que sólo confunde y no nos permite avanzar en la cuestión. Me atreví un día a afirmar que en mi caso personal estaba a favor del corpiño playero. Soy un fan de los escotes y en especial de lo que en inglés se llama “cleavage”. Hasta tal punto es así, que se puede leer en mi libro Pensamiento rápido, una extensa nota que escribí sobre el escándalo que provocó una película – The outlaw – del multimillonario Howard Hughes. El film pésimamente realizado, se destacó por la presencia de la joven actriz Jane Russell que exhibía unas lolas impresionantes contenidas en una ajustada blusa. Hasta ahí, no había problemas. Pero la crisis se desata por el “cleavage” que se veía en la gran pantalla, el pliegue mágico en el que las dos tetas se aprietan una contra la otra, ahí, con piel tersa, carne desnuda, sin pelusa. La comisión de censura de los EE.UU – rigurosa en aquellos años – prohibe la película, y Hughes inicia una epopeya para demostrar que el cleavage se ajustaba a la normativa norteamericana. Contrata a un ingeniero, y en la primera cita frente a la comisión, despliegan una regla y miden el centimetraje que va desde la aparición de la lomada con la que se inician los senos hasta la apertura del escote. Gracias a esta prueba de geometría espacial, aún podemos disfrutar de la bella Jane y el “push up” de sus dignidades superiores.
Ante el poco efecto de mi preferencia por la sensualidad del escote, me puse filosófico y busqué razones en la bibliografía dedicada al erotismo. Gracias a George Bataille, Pierre Klossowski, y otros penitentes surrealistas, sabemos que el erotismo es indisociable de alguna forma de ocultamiento. Lo erótico se conjuga con la culpa, el pecado y lo prohibido. No hay erotismo sin transgresión. No es lo mismo una teta que un codo. Cuando dije eso se armó en la platea una especie de batahola. Me acusaron de pornógrafo. Me había dado cuenta que no era la puntuación en los codos lo que actuaba a mi disfavor. Podía haber dicho tobillos, o cuello, por suerte no lo dije. Las protestas derivaron en un elogio de cada centímetro de la realidad corporal. Nada faltó en el listado. Por supuesto que se habló de zonas erógenas. Hasta hubo alguien que reclamó una investidura erótica para el hipotálamo, por su literalidad griega que nos habla de lo que está debajo de una cámara nupcial. Intenté explicitar mi posición. Les dije que me parecía que la cultura posmoderna iba en dirección de la exaltación del desnudo. Que todo lo que desviste rinde más en el mercado. Consideraba que de seguir esa pendiente, el día de mañana todos estaremos acostumbrados al cuerpo del otro. Y que eso era la muerte del deseo. Cavernícola! es lo más dulce que escuché. Me retrucaron que yo era un pobre macho moldeado en la fábrica de artículos pornográficos. La teta no es una cosa en sí, sentenciaron para que no me olvidara del filósofo de Könisberg a quien tanto admiro. Fui instruido por mis interlocutoras en que el erotismo está en la mirada, en el movimiento de las caderas, en los usos del cuerpo, en la inteligencia. Faltaba que dijeran en el alma. Me parece que de ser así, ya no quedan dudas de que Platón era una mujer. Acepto la magia de la voz, del gesto, de la belleza de las manos, del modo de caminar. Pero fui catalogado como hijo del culo. Un producto de la tinellización. La teta escondida y el culo al aire. La era del cola less. De la fita xeirosa, como le dicen con cierto humor los brasileños a la malla que sólo muestra en su parte posterior una tira “olorosa” entre los cachetes. Me acusaron de pertenecer a una cultura que hace del mandril un animal totémico.
Los adeptos a las playas “familiares” dicen que de estimularse el top less todos terminaremos como animales. A lo sumo, insisten, llegaremos a cubrirnos con hojas. Conocemos las bases epistemológicas del argumento. Consiste en la regresión al infinito. Se comienza por arriba, se sigue por abajo, y se termina en el canibalismo. No es una buena réplica aducir que así vivían en el paraíso. Una vez que se evoca la razón mitológica se cae en el abismo. Para los puritanos el desastre comenzó con la desaparición del gorro de baño. En medio de este debate, una mujer, joven, de unos treinta años, rubia, ante el estupor de la mayoría, dijo que estaba a favor del corpiño en la playa. Le preguntaron en qué basaba su inesperada preferencia. Sus palabras textuales fueron: “no es fácil no usar corpiño, los tipos son muy asquerosos”. Fue conminada a defenderse o ignorar las groserías hasta que la vista de los pechos se constituyera en un fenómeno cotidiano. Mientras esto sucedía pensaba si no era verdad que mi concepción del erotismo no es retrógrada. Reaccionaria. Fruto de una cultura perversa centrada en la confrontación de falos competitivos, en pos de la posesión de la Esposa del Padre. John Cassavetes, en su película Torrentes de amor, decía que toda mujer tiene un secreto. Creer que ese secreto está localizado en un órgano nutritivo y que de ser expuesto se acaba el encanto y el deseo, es propio de un fetichismo algo sospechoso. El debate sigue.

Anuncios

Entry filed under: General.

Menem ,Kirchner y Cristina (perfil 29/1/2011) londres

31 comentarios

  • 1. Ma.Cristina  |  5 febrero 2011 en 8:25

    Este artículo suyo Tomás, viene en ayuda de mi pregunta existencial en estos tiempos, ¿no les pasa a los hombres que de tanto ver mujeres desnudas a diario se les adormece el deseo? Hace unos meses leí en una nota que un actor suspiraba por unos hermosos pies. Es que de tanto ver colas al aire ya no le quedaba ese deseo, iba por otro. No sé si se debiera usar corpiño o no. Creo que se perdió el misterio y ahí es donde coincido, el misterio crea el erotismo.

  • 2. Santos Kevorkian  |  5 febrero 2011 en 8:34

    es parte del pliegue,
    hay erotismo en los diseños de ATI RADEON, son dibujos 3D con los senos “justos y necesarios” para un experto en maquinitas como diria Homero. Pero gracias al filosofo Tinelli hoy podemos apreciar traseros con la tela justa que muestra casi todo menos la piel cruda, lo que haria cambiar de canal por sobreexposicion solar.

    Saludos Atte. a los intelectualoides comentaristas y al sr. Abraham.

    SK.

  • 3. Gustavo Romero  |  5 febrero 2011 en 8:43

    Antes que nada, quisiera desnudarme intelectualmente y realizar una declaración de principios: soy un idólatra del culo femenino. Algunos culos son auténticas obras de arte, ni Miguel Ángel ha alcanzado esas alturas estéticas.
    Toda mujer tiene un secreto, y es que no hay secreto alguno. El secreto de la mujer es como una Idea de la razón en el sentido kantiano. No lo podemos conocer, sí pensar, pero nunca alcanzarlo. Nos dirigimos hacia ese secreto, toda nuestra masculinidad tiende hacia él, la multiplicidad de deseos es ordenada en función de ese secreto que nunca alcanzaremos, pero sin el cual no podríamos vivir. Por eso, por más que las tetas y los culos se muestren, por más que creamos que hemos visto todo del cuerpo de una mujer, y de su alma, sin embargo, el secreto sigue sin develarse, y nuestro amor por las mujeres seguirá intacto por siempre.
    De todos modos, me gusta que el dios culo mantenga cierto misterio. No puede andar al descubierto en todo momento y lugar. Las polleras, como los escotes, son vitaminas de erotismo. Cuando la virgen de los vientos levanta fugazmente una pollera, y permite que el dios mencionado asome voluptuosamente su figura, son segundos de magia y adoración.

  • 4. campanita  |  5 febrero 2011 en 10:11

    Yo siempre estuve a favor de la bikini pero con pareo desde la cintura para abajo. Top less jamás, además, el sostén es protector de accidentes (la pelota de volei, etc), pero quisiera que se hicieran verdaderamente trajes de baño DOS PIEZAS como en los años sesenta o setenta. Es decir……más cerrados. Algunas mujeres nos sentimos más cómodas con la pieza de abajo que tape y sostenga bien, por pudor, no por estética. Vengo de una juventud donde no había tanta exposición, aunque si usábamos bikini.

  • 5. Dester  |  5 febrero 2011 en 10:48

    El secreto de la mujer no está localizado en un órgano.
    Pero hay gente siniestra que cree que todo puede Señalarse y Nombrarse.

    Que las mujeres europeas muestren sus tetas (y me alegro que el término usado sea “tetas” y no “lolas”), masiva o libremente, no es de extrañar. Es sabido que desde hace ya bastante tiempo Europa es una fábrica de desilusión.

    Y no es lo mismo un colaless que un topless. Eso lo sabe cualquier mujer.

  • 6. Viviana  |  5 febrero 2011 en 11:44

    Un comentario rápido producto de una lectura rápida:
    Se dice que: “No hay nada peor que una mujer despechada”
    ( en el área de la salud el término despechada tiene varios significantes)
    Permitirse decir senos en lugar de tetas es más respetuoso, dignifica al beneficiario de esas virtudes alimenticias (además)
    Quisiera saber: ¿la razón de un vocabulario un tanto soez en este post?
    “Una buena gran parte del arte del bien hablar consiste en saber mentir con gracia.” Erasmo (ó Eramos gentes bien hablada)

  • 7. Dester  |  5 febrero 2011 en 12:07

    quizá los destapes (europeos o sudamericanos) tengan una base más tonta. simplemente la forma más habitual del cuerpo de las mujeres de uno y otro lado. creo recordar que las europeas son en general tetonas sin culo y las brasileras culonas sin tetas. entonces, cada cual destapa lo que “más hay”.

    y debo asumir que esta tesis deja sin efecto parte de mi post anterior. lo asumo.

  • 8. rib  |  5 febrero 2011 en 12:45

  • 9. JorgePayador  |  5 febrero 2011 en 13:52

    Domanda a Fellini, Tomasino!

  • 10. Sebastian  |  5 febrero 2011 en 14:11

    TODO MUY LINDO! SIN TETAS NO HAY PARAISO; PERO SE TRATA DE UN FENOMENO BURGUES= ERGO YO LO SOY. PREFIERO UN BUEN ESCOTE; PERO NO EL DE LA TELEVISION VOMITO, COMO DICE JOSE PABLO FEINMANN, NO ESE NO! SINO EL QUE JUSTO PASA CUANDO ESTAMOS DISTRAIDOS.
    ¿QUE ES EL EROTISMO? UNA CONSTRUCCION HISTORICA E HISTERICA; NO SE ¿PORQUE NECESITAMOS DE UN DIOS EROS PARA HABLAR DE SEXO? AH! SIEMPRE TENEMOS UN INTERLOCUTOR DESDE QUE NACEMOS; OSEA UN EXCUSA VALIDA PARA TRAMITAR EL DESEO POR EL OTRO.
    SALUDOS.

  • 11. cuntamuse  |  5 febrero 2011 en 14:25

    Para mi, cada uno debe ir a la playa como se sienta bien, pero que tampoco se burlen de la gente que quiere ir un poco más tapada aunque sea bella y natural.
    Había una frase graciosa que decia: la función paterna consiste en ser el sostén del seno materno.

    Sobre BRASIL y los destapes en la playa. Hace algunos años leí y se comentó en un estudio grupal al que concurría. que BRASIL (más de veinte años) tenía un gran índice estadístico de hombres con impotencia. Y se asociaba este dato a la escena traumática que podía provocar para varones púberes, bailar con sus madres casi desnudas en pleno carnaval. Ese comentario había sido jlustamente de un docente, pero creo que ese factor no incide.

  • 12. Martita  |  5 febrero 2011 en 14:57

    LOS MEDICOS ACONSEJAN CUIDARSE DEL SOL , RELACIONADO CON CÀNCER DE PIEL ,POR LO TANTO EXHIBIR UNA ZONA TAN DELICADA COMO LOS SENOS SOBRE TODO LOS PEZONES, ES
    DESACONSEJABLE , ES MÀS : PROHIBIDO . EN AUSTRALIA QUE ERA NATURAL EXHIBIRLAS ,YO ESTUVE EL VERANO ANTERIOR Y LA NUEVA GENERACIÒN NO LO HACE MÀS.
    APARTE IR A LA PLAYA PARA DISFRUTAR Y TENER QUE VER TETAS CAIDAS ,ARRUGADAS , FLÀCCIDAS , NO ES PLACENTERO . ES IGUAL DE HORRIBLE QUE SOPORTAR HOMBRES DESNUDOS EN LA PLAYA.NO CREO QUE A PLATÒN , NI A SÒCRATES LES HUBIESE MOVILIZADO LA EXHIBICIÒN DE LAS ZONAS ERRÒNEAS.

  • 13. Martita  |  5 febrero 2011 en 15:14

    PAYADOR , muy buenoooo Domanda a Fellini !!!!!no puedo parar de reìrme con tu ocurrencia y la escena genial de esta pelicula. BELLISIMA.!!!

  • 14. Juan (B)  |  5 febrero 2011 en 15:38

    Valga la relación, pero este tema de los “pechos” femeninos -porque para mí hablar así de “tetas” me suena poco acorde con mi forma de ser-; se trata de una cuestión estética, nada próxima a un pensamiento lujurioso. Si para admirar, por ejemplo, los de Gina Lollobrigida o la venus de Milo; pero de allí a que una mujer ya más que madura los exponga al natural cuando se le caen casi hasta la cintura, me parece un atentado contra el buen gusto. De cualquier forma cada uno tiene derecho a posar como lo desee en el ámbito adecuado para ello. Por otra parte, como dijo alguien en el foro, cuando una parte de la anatomía femenina se sugiere, la valoro más que si la exhibiera descarnadamente.

  • 15. carmen  |  5 febrero 2011 en 16:47

    Recuerdo un cuento italiano que lei hace tiempo en que tres hombres miraban a una mujer en la playa que llevaba en sus brazos un niño, el vestido por el agua pegado al cuerpo y uno de los breteles caidos. Los hombres miraban imaginndo mil cosas mientras uno de los breteles parecia ya caer. De pronto la mujer descubre uno de sus pechos, y a los tres parecia cortarseles la respiración. La mujer toma al niño y comienza a amamantarlo y los tres bajan la vista avergonzados. Me parece que todo depende de las circunstancias,soy argentina y seguro que las tetas al aire no será sintoma de libertad sino de otra atadura, habrá que tener tetas perfectas para poder estar comoda, como sufrir con la depilación para usar bikini.No solo se descubre el cuerpo sino la mente. Si queremos estar como Dios nos trajo al mundo hagamoslo bien, con pelos y todos, sin importar quien mire pues a la playa se va gozar del agua y la arena.

  • 16. Viviana  |  5 febrero 2011 en 17:38

    Ah…me fui un ratito y comenzaron los multimediales!
    Don Tomás, todas las acusaciones contra Ud. son siempre infundadas. Hablan de envidiosos, no más!
    Suelo elevar sus notas a mi facebook, pero esta vez dadas las circunstancias verbales, no lo haré. Sabrá Ud. disculpar.
    (entre nos, ¿a quién no se le va la mirada ante semejantes atributos, aunque más no sea para criticar, banalizar y/o cirugiar?).
    Cordialmente

    P.D: Visto y considerando que se han tocado varios temas, va otro punto de vista y un buen resúmen (la canción podría ser con Depeche Mode)
    http://masabadell.wordpress.com/2011/02/01/lavate-so-guarro/#comments

  • 17. Viviana  |  5 febrero 2011 en 17:56

    Rib: Para la prolactinemia de Woody hay solución farmacológica, tanto para crearla o disminuirla y/o erradicarla por completo artificialmente, claro! “Todo tiene solución o disolución”

  • 18. Lector  |  5 febrero 2011 en 18:28

    Continuando con las profundidades shakespearenses, un buen título alternativo hubiese sido: Sutien or not sutien.

  • 19. JorgePayador  |  5 febrero 2011 en 18:42

    Sutien or not sutien? If this one is the question, I vote for: First, sutien, and then not sutien.

  • 20. Damian  |  5 febrero 2011 en 19:40

    Es insondable la sospecha, hay un intercambio de deseos entre los sexos, muestran lo que deseamos que muestren, asi fueron de las primeras en el mundo en desnudar el culo, quizàs no sean las argentinas sino los argentinos.
    Como mamífero empedernido y compañero de mujer nudista que dice que el corpiño es una tortura, (es verdad probè con uno) nada como el cuerpo de una mujer desnuda, con el olor entre los ojos, sin misterios y porque el dìa de mañana antes de acostumbrarnos a nuestros cuerpos, antes que el deseo se muera, nos moriremos.

  • 21. Lector  |  5 febrero 2011 en 19:51

    Algunos culos son más bellos, agradables y honestos que algunas caras.

  • 22. Viviana  |  5 febrero 2011 en 20:01

    Por ejemplo?

  • 23. Lector  |  5 febrero 2011 en 20:28

    Es simplemente una frase conjetural, es decir, un juicio que se forma de las cosas o acaecimientos por indicios y observaciones.

  • 24. campanita  |  5 febrero 2011 en 22:17

    salió mal
    repito
    La nodriza está pero en ROMEO Y JULIETA, ah, jajaaaaa, salvo que sea amiga de PUCK

  • 25. Mar  |  6 febrero 2011 en 8:22

    Es cierto que aquí nunca prendió el topless europeo, aún cuando pervivía el orgullo de ser un rincón de europa en el cule du monde. Moria Casán intentó varias veces imponerlo con el “bikini open” y fracasó (aunque todavía guarda la esperanza de llevarse esos laureles). La entronización del culo no es muy europeo, del mismo modo que tampoco lo es vestirse todas igual como figuritas de papel cortadas en serie, ni la obsesión por la cirugía estética y las siliconas. Finalmente las diferencias culturales se imponen. De todas formas en latinoamérica la sexualidad está mucho más expuesta que en europa, sin o con las tetas al aire. Es más de indígenas.
    Martita tiene razón. No es lo más aconsejable exponer la piel al sol. Pasado el invierno europeo se desesperan por un gramo de sol, mientras aquí cada vez más nos sentimos como un pollo al espiedo. Pero esto es para toda la piel, no es excusa para no descubrir las tetas.
    Pienso que mostrar/ no mostrar sí influye en el deseo, y que el escote sigue siendo poderoso. Un día con escote no es igual a un día sin escote. Toda mujer sabe eso. Probablemente porque va adelante, sonrisa + escote= semáforo verde durante todo el día.

  • 26. Ma.Cristina  |  6 febrero 2011 en 9:28

    Deberíamos hacer la diferencia entre propios o siliconas, estas deforman, las chicas parecen muñecas en serie, con números 5 adelante y ahora también atrás. Es una pena, en lugar de buscar una buena silueta con gimnasia y salud, se ponen todo plástico.

  • 27. campanita  |  6 febrero 2011 en 15:03

    Chicas
    Lo que si se ve son madres que amamantan a sus hijitos en el colectivo, en lugares públicos sin verguenza, como algo natural. es nuevo eso, tendrá unos diez años como mucho, antes eso no se veía, pero tiene que ver con las campañas de lactancia. porque muchas son madres de clase media.
    Y es cierto que para mi el top less no es natural , ya que la mujer en si tiende a cubrirse por razones de seguridad, salvo en el Amazonas o en algunos lugares de Africa donde hace mucho calor pero además no hay telas. Sino, es mejor cubrirse los pechos. Y el escote, si, ayuda a realzar, depende de los colores, voto por el rojo.
    Bue
    saludos

  • 28. Martita  |  6 febrero 2011 en 15:58

    ESTE ARTICULO DEL FILOSOFO TOMÀS ABRAHAM , PARECE QUE
    NOS LLEVÒ POR CAMINOS OPUESTOS , A ALGUNOS LOS EROTIZÒ ,OTROS NOS HICIMOS CUESTIONAMIENTOS ESTETICOS O SER CUIDADOSOS POR SER UNA ZONA DELICADA DE LA MUJER . DE LO QUE NO SE DUDA ,ES QUE ES TAN PLACENTERO HABLAR DE LOS PECHOS DE LAS MUJERES QUE LOGRAMOS OLVIDARNOS ;POR UN RATO ;QUE EL PLANETA ESTALLA EN CUALQUIER MOMENTO Y NO JUSTAMENTE POR NUESTROS PECHOS QUE BRINDAN EL PRIMER ALIMENTO AL RECIÈN NACIDO ,ESTALLA POR CULPA DEL DESCUIDO Y AMBICIÒN DEL HOMBRE. EN CASTIGO , DE TODOS MODOS HOY ME PONDRE UN BUEN ESCOTE,QUE SOLOS INSINÙE Y NO MUESTRE ,COMO DIJO MAR ,UN DIA CON ESCOTE NO ES LO MISMO QUE UN DIA SIN !!!!!!!!Estamos en ROUGE !!!!!!

  • 29. Ma.Cristina  |  6 febrero 2011 en 18:12

    Hablando de la elegancia del escote, estos días salió en los medios una fotografía de la actriz Gwyneth Paltrow, espero que esté bien escrito, donde luce un vestido blanco cubierto totalmente por delante y detrás un escote espectacular! Fineza y buen gusto que tal vez a Gustavo Romero lo complazca.

  • 30. artemisa  |  7 febrero 2011 en 11:41

    Muy de acuerdo con el comentario de Carmen (#16). El destape sería una nueva forma de represión (que si están caídas, que si no son del tamaño adecuado…)

    De todas formas no deja de asombrarme que nadie haya hecho referencia a un hecho tan simple como fundamental, que no es moral ni estético, sino de orden práctico: ¿alguno de uds sabe lo incómodo que es andar sin corpiño?

    Como su nombre indica, fue inventado para eso… sostén!!

  • 31. Ma.Cristina  |  7 febrero 2011 en 19:09

    Artemisa, hace veinte años me daba el lujo de no usarlo a veces, bajo la ropa holgada por supuesto, ahora sólo puedo hacerlo de entrecasa, para mí es una incomodidad que soporto en honor a la elegancia.


Archivos

Categorías

Comentarios recientes

Alejandro A en Bitácora 97
Alejandro A en Bitácora 97
marlaw en Bitácora 99
r .nadaud en Bitácora 95
Marcelo Grynberg en Bitácora 95

Calendario

febrero 2011
L M X J V S D
« Ene   Mar »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28  

A %d blogueros les gusta esto: