La salud en los Estados Unidos de Obama, por Esteban Fridman

11 octubre 2010 at 10:59 9 comentarios

Si siendo argentino es difícil comprender el sistema de salud de los Estados Unidos, más difícil es siendo medico egresado de una universidad pública compartirlo como modelo a seguir. Simplemente porque el sistema de salud de los Estados Unidos y contrariamente a todas nuestras creencias de que la salud es un derecho universal, considera que la salud es un derecho que se compra, tiene un precio. Y como tal, la salud es otro de los tantos negocios que se encuentran en ese país. De hecho, en la literatura médica americana no es extraño utilizar el termino “client” para definir a un paciente. Vergüenza ajena. El modelo aún vigente y que se mantendrá hasta que se logre poner en marcha los engranajes de la nueva ley del 2009 que dice que la salud solo es provista en forma pública por los cientos de hospitales del Veteran Affaires, el Medicare y el Medicaid. Eso hace en el primer caso que el estado se responsabilice de la salud solamente de la elite del ejercito (más sus familias) o de los que hayan sufrido las consecuencias de una guerra; de los que tienen más de 65 años y hayan aportado durante toda su vida al sistema, en el segundo; y de aquellos con muy bajos recursos, obviamente con sus extensas limitaciones, en el último. El bajo ingreso no es el criterio exclusivo para incorporarse al Medicaid, ya que menores, embarazadas y pacientes con HIV también pueden ingresar (no así los ilegales). Aunque pueden superponerse los dos últimos sistemas, el Medicare es responsabilidad exclusiva del gobierno federal, mientras que el Medicaid es compartido con los diferentes Estados (de hecho en cada uno de ellos los criterios de accesibilidad varían), pero no es un prestador directo de salud sino un ente que subsidia parcial o total para cubrir gastos de medicación y geriátricos generalmente. Casi la totalidad del resto del sistema de salud es privado en forma directa, o indirectamente a través de intermediarios (prepagas y coseguros). Para destacar, el Medicare a pesar de ser dependiente del estado actúa a través de una estructura terciarizada en privados. Se calcula que unos 45 millones de persona no tienen ninguna cobertura médica. Si sumamos los que tienen una prepaga con cobertura parcial el numero se extiende a unos 150 millones. ¿Qué significa eso en lo real? Que cuando estos pobres pacientes sufren cualquier tipo de enfermedad pueden ingresar a un centro de atención solo si previamente firman la responsabilidad por los costos de la atención. Como es sumamente difícil decidir quién sí y quien no será solvente desde el ingreso participa una case manager (especie de asistente social). Desde lo menos, una apendicectomía, en las que los sin cobertura deberán desembolsar aproximadamente unos 10.000 u$ (tal vez se reducen al 50% en los que tienen una cobertura básica), hasta la máxima de sufrir una lesión medular y tener que ser operado, internado durante al menos un mes, requiriendo una silla de ruedas permanente, medicaciones y materiales descartables para orinar durante el resto de su vida, en el que el costo equivale a una mansión, no hay distinción. Los que no son solventes se declaran en quiebra, lo que hace que la mayor cantidad de quiebras civiles en US sean de ese origen. Hay que tener en cuenta que US es el lejos ganador mundial en costos por paciente y por enfermedad, aunque paradójicamente se encuentre por debajo del top 40 mundial en expectativa de vida. De ese modo, los pacientes resuelven su deuda y pueden acceder al precario Medicaid, aunque con el costo de estar civilmente “muertos” y no poder acceder ni a créditos, y ni siquiera tener una cuenta bancaria con tarjeta de crédito. De ahí en adelante, los costos no pagados por la atención recaen en el Estado. ¿Quienes son los beneficiados? Solo hay que entender en lo que consiste el negocio (excelentemente expuesto en el documental de Michel Moore “Sicko”). Con los privados es sencillo, toda la estructura corporativa medica, proveedores de salud (dueños de clínicas, proveedores de éstas) y la industria farmacéutica. En menor escala se beneficiaban los médicos y personal paramédico. Si el paciente tiene prepaga se agregan como beneficiarios los intermediarios, que cuentan con una estructura burocrática regulatoria kafkiana infranqueable para alguien que apenas puede pagar los 400 u$ mensuales de afiliación (en la época que residí). Por último, el Medicare, que beneficia a toda la estructura administrativa estatal y privada prestadora del estado, con todos sus nichos relacionados con los gobernantes que rapiñan por sobre ella. ¿Los perjudicados? Solo dos: los pobres clientes y Obama. Difícil es entender cómo llegó a formarse un sistema de salud tan perverso si uno contempla en paralelo como se fue desarrollando la medicina social en Europa, con sus orígenes iniciales en Alemania con la policía médica, seguida por la francesa con su desarrollo en las ciudades y finalmente el surgimiento del gran sistema de salud británico para todos. Lo que Obama propuso y venció en las dos cámaras es que los Estados Unidos se haga responsable del derecho a la salud de sus ciudadanos. Va a ser un proceso y no un cambio inmediato y que quizás termine con la creación de una estructura hospitalaria pública nacional (hoy precaria). Sus primeros cinco puntos fueron dirigidos a la raíz del problema: 1- Cobertura universal, lo que va a significar un ingreso al sistema de ese 15% sin cobertura; 2- Regular a las aseguradoras, con lo que se evita que decidan a quien asegurar en base a su estado clínico actual y que discontinúen el seguro ante la presencia de una enfermedad, increíblemente cierto, además de tener que mostrar públicamente los costos de cada cobertura (hoy solo se accede a ello en forma personal y por correo); 3- Obligar a las coberturas a cubrir los costos de lo que ellas llaman evaluaciones innecesarias, método en el que se amparan frecuente y excesivamente; 4- Eliminar los sobreprecios existentes debido a la tercerización de la atención en privados (Medicare); y por último, 5- Reducir el déficit. En los papeles ya lo logró, ahora solo debe llevarlo a la práctica. La excusa republicana es que el nuevo sistema va a aumentar el gasto público en salud, argumento difícilmente demostrable y que no se condice con la realidad que es que hoy el Estado gasta una fortuna para sostener ese sistema. Son claros los vínculos entre las aseguradoras y los políticos (ver Sicko de Michel Moore). Tarea ardua la que le espera a Obama. Modificar la mentalidad de una sociedad tan primitiva en ese aspecto que exige a los enfermos demostrar el mérito para poder lograr estar sanos. Es claro que si lo logra, va a ser recordado ya no solo por lo anecdótico de ser el primer presidente de color sino por haberle cambiado la vida a la mitad de un país, reacomodando la escala de valores de su sociedad.

Anuncios

Entry filed under: General.

Barack y Bob (Perfil 9/10/2010) Kirchnerismo y derechos humanos (perfil 16/10/2010)

9 comentarios

  • 1. Ma.Cristina  |  11 octubre 2010 en 11:31

    Parece ser una persona con verdaderas convicciones, cosa rara en la política, ojalá no tenga que luchar demasiado para conseguir
    sus propósitos. Y ojalá acá estemos en vísperas de obtener un
    candidato con esas condiciones. Nos hace falta.

  • 2. Juan  |  11 octubre 2010 en 15:33

    Si el Estado no cubre las necesidades de salud de la pobláción de menores recursos, ¿para qué queremos Estado? Digo haciendo abstracción de la real situación del estado sanitario de nuestro país.

  • 3. EF  |  12 octubre 2010 en 3:31

    Antes que nada quería agradecerte Tomas la posibilidad de haber formado parte de tu espacio. Es importante transmitirle a la gente la importancia de la salud en la política, tema siempre relegado pero que les corresponde. Y gracias Ma Cristina por sus palabras.
    Saludos,

  • 4. Diógenes  |  12 octubre 2010 en 13:23

    Sabemos el negocio de la salud. Lo que hay que corregir que la salud no siga siendo un negocio. Aquí pasa lo mismo y peor aún como forma autóctona del peronismo que supimos conseguir hasta los sindicatos hoy abarcan el negocio, no vaya ser cosa de quedarse afuera por el bien de los afilidados. Ergo lo que debería ser excelencia es un lamentable sistema perimido. Urge la posibilidad a través de la política de declarar política de estado a la falta de políticas públicas en esta materia.

  • 5. Viviana  |  12 octubre 2010 en 13:59

    Es-timados Todos:

    Quedan todos invitados a la presentación del libro «Los 40 Años del Sistema de Obras Sociales – La Superintendencia de Servicios de Salud en el año del Bicentenario de la Revolución de Mayo», el día 18 de octubre a las 15 horas, en el Aula Magna de la Facultad de Derecho, Av. Figueroa Alcorta 2263.
    El cupo es limitado y solo para apreciar los alcances económicos y el irracional e incomprensible despropósito de la decadencia del Sistema (digno de celo, envidia y codicia propia y ajena).

    “Frente a las enfermedades que genera la miseria, frente a la tristeza, la angustia y el infortunio social de los pueblos, los microbios, como causas de enfermedad, son unas pobres causas.” Ramón Carrillo.

    (Don Tomás siempre me tienta…)

    Salud y Vida a Todos… ricos pobres y pobres ricos…

  • 6. viviana  |  12 octubre 2010 en 16:28

    Es algo más que un sistema perimido, lamentablemente ha caducado en pos del negocio. En 40 años de ejercicios han tenido tiempo más que suficiente para aprender y saber muy bien lo que debe hacerse o NO. Supongamos entonces que no lo hacen de perversos o malos…¿de estúpidos?…

  • 7. EF  |  12 octubre 2010 en 16:52

    Viviana,
    Si el Estado diese buena salud, las obras sociales y otras coberturas medicas no serian un problema. Mira hacia Europa.
    En mi opinion el enfasis deberia estar ahi.
    saludos,

  • 8. Viviana  |  14 octubre 2010 en 9:39

    Entonces ¿debo deducir que estamos ante una situación causal de aniquilamiento natural?¿Premeditado paroxismo?
    Pensaré con más enfasis hacia Europa.
    Gracias

  • 9. Ezequiel  |  14 octubre 2010 en 15:26

    coincido


Categorías

Calendario

octubre 2010
L M X J V S D
« Sep   Nov »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

A %d blogueros les gusta esto: