Cuestión de fe ( Perfil 14/(/2010)

14 agosto 2010 at 9:07 20 comentarios

El hecho de que los grupos políticos sean sectarios es una pauta normal de los comportamientos partidistas. Es muy raro encontrar una asociación cuya meta sea la conquista del poder que no divida a los individuos entre los míos y los otros, los leales y los traidores, los amigos y los enemigos. Pero hay matices. La construcción de una fuerza política puede adoptar diferentes modalidades. En su libro Orígenes del totalitarismo Hannah Arendt describe el sistema de anillos concéntricos de los partidos totalitarios que van desde un movimiento centrífugo que parte de un núcleo duro de militantes a círculos de afiliados, publicistas, adherentes, simpatizantes, y candidatos a ser integrados en algún momento a la organización. A este dispositivo imantado de atracción le corresponde el de repulsión que traza una cadena que va desde los enemigos, a los adversarios, los considerados peligrosos, los sospechosos, los poco confiables, los ambiguos, y los blandos. No todo, entonces, se reduce a denunciar listas negras o a reciclar teorías como las de Karl Schmidt para observar el modo en que se administra la libertad de expresión y la diversidad de puntos de vista en nuestro medio cultural. El peronismo se ha caracterizado por incluir una pluralidad de posiciones políticas que van desde el neoliberalismo, al estatismo, el montonerismo, el socialismo revolucionario, el fascismo, el franquismo, el keynesianismo, y a contar con figuras como Aldo Rico, Héctor Timerman y Hebe de Bonafini. Lo que hasta ahora no había integrado a su visión de la militancia política es la metodología del partido comunista argentino. Ese bolchevismo staliniano hoy anacrónico y sublimado ha sido revitalizado en una nueva fe por el kirchnerismo. El mundo cultural kirchnerista desde Carta Abierta a Página 12, se ha convencido que son parte de una cruzada moral que les exige una lealtad ya no peronista, que hemos visto que es variopinta, sino una fidelidad religiosa hacia un gobierno pragmático que negocia de acuerdo a una estrategia flexible, con aliados en todas las esferas, respondiendo a intereses que están en las antípodas de la sociedad, variando el rumbo según las circunstancias, y estableciendo alianzas que se rompen o se recomponen por los dictados de la coyuntura y las necesidades del poder. La táctica de esta corporación de intelectuales, periodistas y gente de la cultura es soslayar las contradicciones que perciben y los incomoda, descargando sus cartuchos a una oposición poco creíble, decadente, y sin futuro de poder. Para evitarse preguntas que los interpele en su credo, insisten en hacerse una fiesta con Macri y Carrió. Les da terror quedarse en el medio, sin liturgia, sin la vestimenta de ser resistentes al sistema, sin poder citar a Benjamín, Gramçi y Laclau, y sin poder juntarse con la clase obrera, es decir Moyano, los pobres, o D’Elía, y los derechos humanos. Sienten que el infierno los espera si se atreven a dudar, tomar distancia, y asumir una actitud crítica sin banderas. Tanta necesidad tenían de plasmarse una identidad, de acercarse a los movimientos sociales, de sentir que nuevamente se subieron al carro de la historia, que una vez ahí arriba, no quieren que los saque nadie ni que les vengan con historias a contracorriente de su nueva devoción. Es muy rara esta situación entre una cúpula gobernante que calcula cada paso que da, que acumula poder sin ningún escrúpulo, que flota en antecedentes que así lo confirman, y una orden claustral que protege principios igualitarios, emancipatorios, con la letra de un canon de progresía inviolable que se hace llamar con el extraño nombre de modelo. Estoy en La Paz, Bolivia, en unas jornadas de filosofía y arte y he conversado con intelectuales, músicos, gente de cine, de la educación. La impresión que recibo del país es el de una confrontación permanente, un conflicto que apunta a las raíces de la nacionalidad, en donde se pone en tela de juicio los principios mismos del Estado y en el que los viejos mecanismos del poder no han desaparecido, desde el narcotráfico a la corrupción policial. En medio de todo esto la figura popular de Evo Morales que trata de gobernar un país en el que la centralización que estima necesaria choca con reinvindicaciones de autonomía de pueblos originarios, que son más de treinta, reclamos regionales, luchas entre ciudades y municipios por la distribución de los ingresos fiscales. Estos hombres de la cultura con los que he hablado, hombres y mujeres comprometidos con su quehacer, con espíritu de sacrificio, con el afán de crear y hacer algo con sus vidas en un medio de carencias extremas, me han trasmitido sus simpatías por Evo, otros sus dudas, algunos su crítica, pero no tienen esa mirada socarrona, canchera, y soberbia del muchacho kirchnerista. Saben que viven en un medio explosivo a la vez que muy difícil de alterar. No fueron corriendo a la tienda de objetos perdidos a comprarse un juguete bolivariano. Piensan. País fracturado, sin una cultura dominante, mezcla entre arcaísmo y modernidad, hoy vive de una retórica indigenista que a veces no tiene mucho que ver con las aspiraciones de los pueblos originarios. Se enfrentan con un dilema que los encierra. Por un lado una civilización europea que le dio al hombre blanco, al dueño del estaño y de la coca, el dinero y el poder, sometiendo así a la mayoría de la población india. Las estructuras políticas que ampararon esta dominación no se distinguen de la misma. El poder legislativo, el judicial, el económico, que han gobernado en toda la historia boliviana son manifestaciones de una misma civilización opresora: la sociedad colonial. Frente a esto se yergue una reinvindicación de raíces que no logran ser una, ya que el quechua, el aymara, el guaraní, son idiomas, y es muy difícil sino imposible distinguir a un aymara de un colla si no hablan. No son etnias con fisionomía distintiva, y muchos a los que consulté tampoco los distinguen. La búsqueda de formas de organización en sociedades precolombinas, en donde la esclavitud y los sacrificios humanos, eran parte de su cosmovisión, hacen algo más complicado el paradigma cultural para los que pretenden reducirlo al amor a la tierra, a la diosa Pachamama, a formas primitivas de organización económica y a una sociedad compuesta por pequeños grupos horizontales con la jefatura de un anciano. ¿Hasta donde se puede ir para atrás? ¿Cómo se puede plasmar un proyecto político para salir de la miseria sin el desarrollo de las fuerzas productivas, es decir de la ciencia y de la tecnología, y crear las instituciones para que esta explosión de inteligencia sea posible? El bilingüismo no tiene por qué ser un obstáculo para que la modernidad no sea sólo un cuco, pero, como me decía el cineasta boliviano Marcos Loayza, director de la varias veces premiada película Cuestión de fe, los aymaras quieren estudiar chino. ¿No inglés?, le pregunté, no, me respondió: chino.

Anuncios

Entry filed under: General.

Visita a La Paz (perfil 7/8/2010) Jornadas: El devenir arte de la filosofìa

20 comentarios

  • 1. Sergio R  |  14 agosto 2010 en 10:16

    “…que negocia de acuerdo a una estrategia flexible, con aliados en todas las esferas, respondiendo a intereses que están en las antípodas de la sociedad, variando el rumbo según las circunstancias, y estableciendo alianzas que se rompen o se recomponen por los dictados de la coyuntura y las necesidades del poder”

    SALVO EL TEMA QUE RESPONDEN A INTERESES QUE ESTAN EN LAS ANTIPODAS DE LA SOCIEDAD, EL RESTO ¿NO ES LA ESENCIA DE LA POLITICA? ¿ES CRITICABLE? HACE FALTA UN PROYECTO A LARGO PLAZO, ES CIERTO, PERO SE PUEDE LOGRAR ESO SIN PODER ¿COMO SE LOGRA EL PODER? LA CLAVE ESTA EN LAS INTENCIONES, SI SON TENDIENTES A MEJORAR AL PAIS Y SUS HABITANTES, O A ENRIQUECER A UNOS POCOS.

  • 2. Sigfrido  |  14 agosto 2010 en 15:41

    muy bueno el posteo. lo del sectarismo y fundamentalismo de los kirchneristas ya esta cobrando niveles increibles. y tan increible es que tanta gente que se dice progesista o de izquierda crean que este gobierno lo es cuando los hechos demuestran todo lo contrario. el tema da para hacer una lista interminable de incongruencias, corrupciones, abusos y tantas cosas mas que es inutil seguirlo. que vea quien quiera ver…

  • 3. EF  |  14 agosto 2010 en 19:51

    Llama la atencion tanta fidelidad y devocion por el “modelo” y la cuestion progesista. Tambien, eso de hacerse los distraidos consigo mismos con los aspectos enteramente negativos que este acarrea. Tan reflejados se ven con ese modelo que no se permiten estar por un momento en ese centro que vos planteas? Pueden justificar todo: el indec por el tema del CER-deuda externa, y tratar de convencernos que estan en defensa de nuestros intereses. La inflación? Y bueno, la pagan los de mas abajo.

    Esa paradoja de amor al mando y terror al reconocimiento de los errores de sus jefes les permite sentirse parte de ese algo, en el que se acompañan de un moreno, de un de vido, de un moyano, delia, carlotto, bonafini, florencia penia, y etcs… lo que decis del PC Staliniano lo vi en la cuba de Fidel, y se asemeja bastante a este contexto.

    Pero bueno, prefiero estar solo con mi propia fe que depositarla en espejitos de colores, que por otra parte, bastante berreta son…

  • 4. renata medina  |  14 agosto 2010 en 20:47

    no sé nada de política, pero me parece excelente post, es más o menos lo que pienso, sin tanta información ni un nivel de análisis tan profundo como el suyo, así q aclara mucho mis pensamientos, gracias.

    me parece muy interesante el paralelismo ( y la diferencia) que traza entre quienes están a favor y en contra del gobierno en ambos países, de Evo en Bolivia, y de los Kirchner acá.

    no sé si entendí bien lo que quiso decir pero me da la impresión q allá es como q tienen una posición más auténtica, no tan impostada y artificial como acá, donde por ejemplo todos esos intelectuales q defienden a los kirchner se tienen q tragar un montón de sapos, en cambio allá es como q se permiten la duda, se permiten pensar, no están en la defenza fanática e incondicional.

    yo lo veo a otro nivel, no soporto a algunos pibes K, es tal cual lo q dice, se las dan de cancheros, y son unos soberbios, se creen genios y son imbancables. y las minas, peor todavía, dan ganas de matarlas.

    acá es todo como más… camp?…. sí, eso, hay en el kirchnerismo una cierta estética camp, y me refiero a esa manía q tienen de construir un relato, de reemplazar la realidad por el relato, de querer mostrar una cosa q no es… algo exagerado, artificial, ostentoso…. casi como si fuera una construcción teatral, anticuada de la realidad… esa cosa falsa, frívola y superficial q tienen los q intentan defender al gobierno..aunq me parece q ya se acercan más a lo kitsch ..

    parafraseando a la Sontag, se podría decir q , “Percibir el Camp en la política argenta es entender al Ser-como-Representación-de-un-Papel. Es la extensión más amplia, en la sensibilidad, de la metáfora de la vida como teatro”… bue, al menos es la forma más elegante q encontré para decir q para mi los k son unos falsos mentirosos

    en cuanto a los bolivianos creo q ellos son muy sabios y quieren aprender chino porq por un lado ven a china como una gran potencia y por otro siempre tuvieron afinidad con los orientales, siempre pensé q los chinos eran bastante parecidos a los bolivianos, seguro q vienen de la misma rama antes q se dividiera la tierra … será asi?

    creo q la clave de todo este entuerto está en la socratiana pregunta final de Abraham

    espero q entre mi comentario porq el último largo q mande me lo bochó

  • 5. JorgePayador  |  14 agosto 2010 en 21:57

    Los aymara están bien informados y no son ni los primeros ni los únicos que quieren aprender Chino. Los ingleses se esforzaron por aprenderlo cuando ellos eran los colonizadores; hoy, ellos y muchos otros, se esfuerzan por aprenderlo -digamos que mínimamente- para ser socios y no quedarse afuera de lo que implican en la política mundial, un país que es ya una potencia y va más allá.
    Las disquisiciones de la política doméstica las comparto pero forman parte, algo que decimos casi invariablemente, de lo que somos. Incapaces de pensar (faltos de inteligencia) en términos estratégicos para conformar un país que aproveche las ventajas comparativas y competitivas que tiene. Por eso son válidos tipos como Binner, por ejemplo, que pueden plantearse estar de acuerdo en cuestiones que entiende positivas al conjunto sin, por eso, y aunque se lo critique estúpidamente, asociarse con el gobierno. Todo lo contrario de lo que hace Carrió quien, una vez más, se erige en figura impoluta, y seguramente lo sea, que pretende que socios políticos, como condición sine quanon, también lo sean lo cual pareciera demostrar un desconocimiento esencial de lo que es la política como parte de la acción humana influída por los más y los menos de su propia condición.
    Hay que mirar un poco para afuera para darse cuenta que aquellos países que podemos admirar como modelo de desarrollo también tienen sus miserias; sus políticos tienen sus miserias y su corrupción, pero no cejan en cumplir con los objetivos que se proponen porque en ello va implícito el reconocimiento de quienes han plesbicitado esos objetivos.
    Renata, no te den ganas de matar a nadie. No es bueno. Me hacés acordar a otro personaje que solía merodear con el único fin de vociferar solo su odio a los Kirchner, algo que, al profesor como lo llamaba, ha dejado en claro que no le interesa porque, entiendo, no sirve a la dialéctica del pensamiento.

  • 6. Porfavor  |  15 agosto 2010 en 6:24

    El artículo es tan sesgado, tan perezoso, una especie de cartel publicitario. Me imagino a Abraham con la indiferencia con la que un burócrata pone sellos mezclando las palabras, buscando conectores, armando las frases. Es tan sencillo juntar “bolchevismo estaliniano”, “partido comunista”, “fe por el kirchnerismo”, “necesidades del poder”, “fidelidad religiosa”, etc. cuando hay todo un mercado cautivo deseoso de ingerir ese alimento no puede fallar, con cambiar el orden de las palabras y utilizar algunos sinónimos la formula se podría repetir infinitas veces con éxito similar.
    En realidad no se analiza nada porque ‘eso’ funciona y hay que hacerlo circular, hay que seguir hablando y hablando, coloreando en el vacío a esta tiranía horripilante, para lo cual siempre viene bien alguna referencia a los totalitarismos de los 30’ y los 40’ o a los autores que se ocuparon de ellos. Es una tentación tan grande nombrar a Stalin o al estalinismo al hablar del kirchnerismo!
    Uno igual se acostumbra a lo trillado, tanto en el oficialismo como en la oposición los intelectuales han montado sus pymes particulares y lanzan sus ideas al mercado, las cuales suelen repetirse, pero es una manera de ganarse la vida, el pan de cada día.
    Abraham cree que piensa, pero cuando se refiere a la “mirada del muchacho kirchnerista” (soberbio, que no piensa, que anda con su juguete viejo) lo que uno ve es el resentimiento puro de un odiador rentado, tanto o más vacuo que cualquier voz de Carta Abierta.

  • 7. carmen  |  15 agosto 2010 en 12:57

    Las características de un partido político, su sectarismo , es eso características, lo que a mi me preocupa cuando un grupo (no partido) llega al poder y se instala por varios años, se forma invariablemente una casta, que defenderá sus privilegios como sea.En las provincias sucede con las reelecciones indefinidas, el 80% del gasto público en sueldos, elementos esenciales para que las castas se consoliden.
    Una sociedad así, aparenta progresar ya que el lider emprende obras (beneficiado a sus amigos), pero a futuro se estancará.
    Una de las causas por lo que los españoles conquistó el imperio inca fue, por su división rígida de clases , atacando la cabeza del Inca
    quebraba, toda la sociedad. Una cultura es una visión del mundo, no solamente ritos externos. Si en un Estado conviven varias tendrá que haber un elemento unificador, , ignoro la situación de Bolivia, pero como dice el artículo. “Hasta donde se puede ir para atrás” hay etapas de pensamiento que ya han sido superadas.

  • 8. Tess  |  16 agosto 2010 en 1:51

    Como dice Carmen,al final de su comentario que no se puede volver atrás y se refiere a etapas del pensamiento…Pienso que los avances científicos y tecnológicos nos llevan a otros niveles de pensamiento y formulación de nuevas preguntas.Aun los efectos nocivos de estos avances se solucionan con más ciencia y tecnología aplicada para tratar de eliminarlos.La sociedad que no se capacita y educa está más a merced de los gobiernos autocráticos.
    Con especto a los intelectuales , periodistas,y demás que intentan justificar al gobierno de manera incondicional más que una fé común en el futuro van a tener que escribir una fé de erratas¿Se imaginan cuando las nuevas generaciones los lean?No van a poder evitar el ridículo.
    Sigo leyendo el blog aunque no siempre me detengo a comentar.

  • 9. francal  |  16 agosto 2010 en 19:59

    qué peligroso, creerse ‘el pensador’. trae malos recuerdos. y atribuirle el pensar a alguien que escribe un libro y en la tapa se ve su nombre 4 veces más grande que el título. viejo error argento depositar en personajes así ‘el pensar’.
    mejor payá

  • 10. ricky carrizo  |  18 agosto 2010 en 16:00

    sin dudas esta intelectualidad soliviantada por los intereses aviesos de los k debe ser acallada por la elevada inteligencia de los representantes de los líderes de la moral: la campestre, la eclesiástica, la de los medios independientes que nos darán un “modelo” impoluto reponiendo el cuadro de videla en el colegio militar, ajustando salarios y pensiones…en fin llevándonos al mágico mundo de los `90 que tanto extrañamos.

  • 11. santiago  |  19 agosto 2010 en 0:48

    “SALVO EL TEMA QUE RESPONDEN A INTERESES QUE ESTAN EN LAS ANTIPODAS DE LA SOCIEDAD, EL RESTO…”

    Salvo ese tema?? Ese tema es casi todo en la política. Si eso no está es todo una fachada, una mentira. ¿Como los justificas para que no respondan a esos intereses? ¿Con que clarín les lava el cerebro a la mayoría de la población y por eso pueden actuar impune o cuasi fanaticamente? Una difícil y poco saludable postura es esa.

  • 12. santiago  |  19 agosto 2010 en 0:51

    Genial el post. No se puede agregar nada. Es un discernimiento muy inteligente.
    Pero pregunto: la pregunta “¿Hasta donde se puede ir para atrás?…”
    Es una cuestión de fe. Parece que Tomás Abraham sabe la respuesta.

  • 13. santiago  |  19 agosto 2010 en 0:58

    Sabe la respuesta a la pregunta que el jorobado le hace Nietzsche-Zarathustra en el discurso “de la redención”. (me salió cortado, perdón).

  • 14. Sergio R  |  19 agosto 2010 en 21:26

    No termino de entender tu comentario, Santiago. Lo que quería expresar es que el hecho de que actuen atendiendo a intereses contrarios a los de la sociedad es realmente indefendible y coincido en eso con Tomás. Pero las otras objeciones, no me parecen tales, sino propias de la dinámica de la política asociadas con la acción y a lograr cambios.

  • 15. Gustavo  |  19 agosto 2010 en 22:47

    Yo ya estoy cansado de este Boca-River en que se transformo la politica. Hay cosas que los Kirchner hiceron bien y otras que no. Y depende de como opines te acusan de estar con el uno o el otro. Aca hay que hablar menos y hacer mas. Aprovechar los vientos de la Patagonia para crear energia eolica y ahorrar luz, hacer que vuelva a circular el ferrocarril por todo el pais, subir el precio del dolar para favorecer la industria nacional, construir mas hospitales o centros de salud en provincias como Chaco o Santiago del Estero, hacer escuelas, caminos, viviendas, etc.

  • 16. santiago  |  19 agosto 2010 en 23:53

    Lo que yo quise expresar es que si te pones a hacer política pero obviando ese primer tema esencial siempre vas terminar por caer en una posee fanática en la que nunca mas se puede llegar a un dialogo autentico. Digamos que ese tema no se puede obviar porque si se lo obvia siempre conduce a lo mismo. Conduce a lo mismo porque deja de existir ese dialogo vital para una autentica democracia, ya que el mas mínimo gesto de apertura o de dialogo de algún integrante del partido gobernante sería interpretado como alta traición por sus correligionarios partidistas. Todos se rasgarían las vestiduras escandalizados y llenos de sospechas ante el extraño comportamiento de su “compañero”. Este fanatismo se mantiene y alimenta en el político exactamente debido a un sentimiento de falta de consenso por parte de la sociedad de las ideas que su “partido” representa. Y lo de clarín lo dije porque para sostener este fanatismo hace falta algún supuesto “monstruo” que fuera “malo” casi ontologicamente como lo serÍan los medios o las fuerzas armadas o algunas empresas o “el campo” o el-que-mejor-convenga-en-ese-momento, todos estos encasillados con los menores matices posibles así se facilita a la acción vertical y se silencian los posibles disensos por la brutalidad – la demostracion de lo que se cree “poder”- de la misma acción.

  • 17. santiago  |  20 agosto 2010 en 0:05

    Quise expresar eso y, además, no capte eso que ahora aclaraste.
    Saludos Sergio.

  • 18. Sergio R  |  20 agosto 2010 en 22:29

    Je, que incomunicación. Parece que escribiésemos en distinto idioma. No se si vale la pena que le dediquemos más energía a esto Santiago. La seguimos en otro artículo de Tomás. Te mando un saludo cordial.

  • 19. Martin  |  31 agosto 2010 en 18:19

    Excelente el post ! Yo sufro hace rato en carne propia las andanadas de odio Kirchnerista de los Intelectuales y Artistas k por hacer justamente algunos chistes de Kirchner en mi blog y no ser Kirchnerista.Parece que esta prohibido no repetir el discuso k sin que a uno se lo tilde de facho, militar, nazi u oligarca….Estamos ante un Gobierno que copia sus metodos a los grandes dictadores de la Historia y las ideas sobre Democracia a Schmidt y sobre opinion publica a Goebbels asique no es nada extraño que esto ocurra y sus seguodres sean todos loros del mensaje del Gobierno…..

  • 20. francal  |  1 septiembre 2010 en 11:35

    subir el precio del dolar para favorecer la industria nacional

    genial! éste sí que piensa en toda la población. además está cansado del Boca-River. seguro que resuelve hacia el croquet, no?


Categorías

Calendario

agosto 2010
L M X J V S D
« Jul   Sep »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

A %d blogueros les gusta esto: