Tengo suficientes enemigos ya

6 junio 2010 at 19:41 30 comentarios

Tomás Abraham habla de su nuevo libro, Historia de una biblioteca , en el que traza la evolución de la filosofía de Occidente desde una perspectiva personal, y explica por qué necesita seguir reflexionando y escribiendo sobre la actualidad [ Ver la nota completa en la Revista ADN – La Nación” ]

Anuncios

Entry filed under: General.

Invitación Historia de la biblioteca de un filósofo

30 comentarios

  • 1. Carlos R.  |  6 junio 2010 en 20:55

    “Veo mucho odio. Hay gente a la que conocía desde muchos años atrás que me dejó de saludar por cuestiones políticas, ideológicas.”

    Ocurre, sobre todo en el ambiente universitario. Basta ver en la UBA como se sobredimensionan problemas triviales como la acreditación en la CONEAU o las regalías de la Alumbrera. En el 2008 me tocó ser autoridad de mesa en las elecciones del departamento de antropología, y era tremendo ponerte a leer los panfletos que te encajaban por el pasillo (el PO hasta inventó un “trincherismo” para criticar al actual decano, y por supuesto hacerles extensivas todas sus críticas al kirchnerismo). Y ni hablar cuando se acababan las boletas. Todos las agrupaciones revolucionarias tenían que estar presente, porque todas temían que sus rivales hicieran fraude (otras agrupaciones afines en realidad).

  • 2. estrella  |  7 junio 2010 en 9:06

    Leí la nota y me acordé de las primeras clases filosóficas, allá por el ¿2206, 2007? Como pasa el tiempo…
    Ya tengo el libro conmigo, me dará mucho gusto leerlo.
    Saludos!

  • 3. Mar  |  7 junio 2010 en 10:44

    “Dale con entusiasmo, pero sin esperanza”, para mí siempre que hay entusiasmo, es porque hay esperanza. El primer signo que noto es la pérdida de entusiasmo, y detrás aparece una esperanza endeble, a punto de expirar.
    Distinto me parece con la ilusión y la desilusión.Puede haber desilusiones, y muy dolorosas, sin perder la esperanza.
    “Dale con entusiasmo y esperanza, pero sin ilusiones”, aunque es difícil, necesitamos esas pequeñas y vanas ilusiones también. Hacen la vida más llevadera.

  • 4. La herida de Paris  |  7 junio 2010 en 10:48

    Espero que los amigos nunca sean suficentes.

    El libro, ya en parte disfrutado en esta espacio, en breve empezará a formar parte de la historia de “mi” biblioteca.

    Saludos y excelente nota.

  • 5. Marcelo Grynberg  |  7 junio 2010 en 11:29

    “La tarea de la filosofía es pensar; no es conocer. No hacemos ciencia.”

    No comparto esa idea. Creeria que la tarea de la
    filosofia es entender por que lo real (lo dado), no se ajusta a nuestros conceptos. En ese sentido, el pensamiento siempre deberia problematizarse a si mismo.

  • 6. magu  |  7 junio 2010 en 11:42

    Es cierto. Juro por DIOS que a una amiga mía siempre le digo que KANT es BACH, son los conciertos brandenburgueses. Leí solo cuatro libros de él, y uno hace más de veinte años. Contado con los dedos de una mano, uno de los pocos filósofos que leí de pura fuente. Es cierto, es optimista, tiene humor, es magnánimo. noble, humilde. Para mi, tiene un mensaje reivindicador de un sano cristianismo, o de un humanismo pleno y total . Quisiera leer algo de pura fuente de ROUSSEAU al enterarme por ud, de que era músico y copista.
    BORGES (según dijo el conferencista el jueves) dijo: mi vida estuvo encuadrada o destinada por la biblioteca que heredé de mi padre (o algo similar). Las bibliotecas son asi, nos marcan un rumbo de vida. Aunque ya no poseamos esos libros en los estantes de casa.

  • 7. magu  |  7 junio 2010 en 11:45

    MARCELO
    Es especultativa, es reflexiva, no es demostrativa ni refutativa con pruebas de ADN, sino con su instrumento pensante, Es su esencia.

  • 8. Carlos r.  |  7 junio 2010 en 11:54

    Sí. Más o menos coincido con vos Marcelo, aunque me parece que TA se refiere a otra cosa. La filosofía puede nutrirse de la ciencia para encontrar nuevos problemas, o hecharle una nueva mirada a temas viejos. Si se pueden sacar ideas hasta de la ingeniería, como ocurre con la metafísica sistémica que propone Bunge. Otro ejemplo argentino es Olimpia Lombardi, que a partir del estudio de sistemas complejos, de la lectura de Kant y la crítica al reduccionismo propuso la autonomía ontológica de disciplinas como la química (contra el proyecto reduccionista radical, según el cual todo hecho seria idealmente reducible a la física).
    Y lo contrario también es cierto y no solo para las ciencias sociales. En biología se discute desde el valor relativo del fisicismo o del individualismo metodológico, hasta la posibilidad de hacer enunciados legales sobre la historia. Por no hablar de que toda ciencia tiene presupuestos filosóficos tácitos o explícitos (el materialismo, sea fisicista, emergentista u holista). En ciencias sociales la cosa es distinta, se hace mucha mala filosofía (y mucha mala ciencia).

  • 9. Marcelo Grynberg  |  7 junio 2010 en 12:33

    Gracias Magu y Carlos por sus interesantes observaciones.

    Saludos.

  • 10. Marcelo Grynberg  |  7 junio 2010 en 17:28

    No tengo idea del nivel de ciencias sociales en la UBA. Como dije en otras ocasiones, solo soy un aficionado a las humanidades (o como se llamen
    despues de Foucault …). Pero recuerdo haber visto una larga entrevista a Lucas Rubinich por television, hace ya algunos a\~nos, y me parecio un tipo muy interesante. Despues me entere que fue (es ?) rector de esa carrera en la UBA.
    O te referias a un mal nivel de las cs. sociales en general ? (aqui y/o en cualquier lugar).
    En fin, disculpame mi ignorancia en el tema.

  • 11. magu  |  7 junio 2010 en 18:25

    MARCELO
    Un aficionado con disciplina devota.

  • 12. Carlos R.  |  7 junio 2010 en 18:46

    Me refería a las ciencias sociales en general, sobre todo a algunas modas académicas nefastas, a la reticencia al trabajo interdisciplinario con las ciencias naturales, al rechazo por la axiomatización de las teorías, etcétera. Incluso hay quienes ponen mala cara cuando usás la palabra hipótesis.
    En cuanto a la UBA en general su nivel es muy bueno, al menos en las carreras que conozco directa, indirectamente o por referencia.
    Y por cierto, no hay nada que agradecer… 🙂

  • 13. Mar  |  7 junio 2010 en 23:36

    Es cierto Carlos R., hay modas académicas. Y también teorías hegemónicas, pero me parece que no pasa sólo acá, ni ahora, sino que ha sido así en la mayoría de los claustros académicos.
    Lo que sí es bastante “local” -por decirlo así- es lo que mencionás sobre caras poco agradables a veces, cuando se plantean algunas exigencias metodológicas: Hay poca formación experimental, y una marcada preferencia por teorías explicativas amplias.
    Parece estar cambiando sin embargo.

  • 14. roberto brinnand  |  8 junio 2010 en 17:39

    : “Dale con entusiasmo, pero sin esperanza”.

    Como se puede vivir con esa frase, la pense mucho pero no acepto
    En todas nuestras acciones debe haber esperanza sino no tiene sentido.
    Quisera algunos comentarios sobre esta frase

  • 15. Marcelo Grynberg  |  9 junio 2010 en 9:22

    Parece que en este punto las aguas estan divididas. Segun Ernst Bloch en su obra: “El Principio de la Esperanza”, quizas su libro mas importante, la esperanza es superior a todo y es lo que mueve la vida y la historia. Pero tambien tenemos a Albert Camus y su libro: “El mito de Sisifo” en donde hay que entender a este ultimo feliz, o al menos entusiasmado, empujando eternamente su piedra sobre la ladera de una monta\~na. Situacion absurda, sin esperanza (pero con entusiasmo …) . En fin, hay momentos
    de la vida en que uno se queda con Bloch y otros
    con Camus.

  • 16. Carlos r.  |  9 junio 2010 en 11:27

    A veces (y solo a veces por suerte), pienso muchísimo en la muerte, en el paso del tiempo. No creo en Dios, ni mucho menos en el “más allá”, ni apostaría a su existencia.
    La vida nos da muchísimas cosas, pero también nos las va quitando y puede que si vivimos mucho tiempo, al final nos quedemos sin nada. No se me ocurre la vida sin el tiempo y la muerte, pero no por eso deja de angustiarme alguna que otra noche de insomnio (una angustia pequeñoburguesa si querés, por que existen cientos de millones de personas con miedos más justificados e inmediatos).
    Y sin embargo, me parece que no queda otra que seguir adelante. Es una elección que hacemos constantemente. Elegimos trabajar, estudiar, formar una familia, ayudar a otros cuando podemos, maravillarnos o indignarnos ante tal o cual suceso. No creo que podamos ganarle la guerra a la muerte, pero sí algunas batallas. Para mi, de eso se trata la esperanza.

  • 17. roberto brinnand  |  9 junio 2010 en 20:16

    Yo soy una persona muy creyente y practicante
    La vida sin esperanza no tiene sentido.
    Tener hijos y por algun motivo perderlos fisicamente no tiene consuelo si no hay una esperanza de volverlo a ver-

  • 18. Carlos R.  |  9 junio 2010 en 20:36

    Entiendo tu punto de vista, y por mi parte lamento no poder ofrecerte nada mejor.

  • 19. magu  |  9 junio 2010 en 22:32

    Chicos
    ¿pero qué compuso Simone de Beauvoir? (jajajaja),
    saludos amici

  • 20. magu  |  9 junio 2010 en 22:34

    iba en el otro post
    perdón

    Roberto
    a mi, lo único que me ha sostenido en mi vida es la esperanza, porque por propio esfuerzo poco he hecho.
    bendiciones

  • 21. Marcelo Grynberg  |  10 junio 2010 en 0:42

    Lamento no saber que decir. Tal vez nadie pueda.

  • 22. santiago  |  10 junio 2010 en 0:58

    También soy creyente y practicante, creo que todos nos volvemos a ver. Y creo que vivir sin olvidar esto nos da un lugar y una fuerza diferente para ver y vivir la vida. gracias

  • 23. Mar  |  10 junio 2010 en 11:34

    roberto,
    Para la mayoría de las personas parece ser así. Esto lo describió muy bien Victor Frankl, que observó la resistencia que tuvieron al dolor y condiciones infrahumanas de vida sin saber cuánto durarían y qué estaba pasando con el resto de las personas amadas, los que sobrevivían en los campos de concentración. No tenemos otros registros así.
    Esto no excluye sin embargo, otros intentos o “salidas”, que se plantean “vivir sin esperar nada”, sólo vivir por vivir, porque parece que de algo así se trata todo esto.
    Sobre los hijos, nuevamente pienso que la biblia parece registrar la experiencia humana de siglos.
    En “Parirás con dolor”, siempre entendí una buena síntesis. Los hijos están asociados con el dolor, no sólo la satisfacción y alegría… para los que los tienen, porque es una preocupación constante por su salud, y lo que les pasa en la vida, para los que los quieren tener y no pueden, y para los que no los tienen porque los perdierom o no pudieron ser en el camino.

  • 24. Mar  |  10 junio 2010 en 11:54

    roberto,
    Dije algo parecido.Propuse el cambio por: “Dale con entusiamo Y esperanza, pero si ilusiones”.
    Pero en el mismo momento que lo escribía, me arrepentí, porque recordé que para muchas personas, esas ilusiones también eran necesarias para vivir. (Recuerdo el hombre que murió en el 2002, con el corralito, porque se había quedado sin los ahorros que había ido guardando desde que nació su hija, para hacerle la “fiesta de los 15”. Algunos se compadecían, otros lo criticaron por “superfluo” porque decían que una fiesta era una estupidez. Pero, quién puede decir tan suelto de cuerpo que está mal que un hombre tenga esa ilusión y ahorre para eso, cuando dadas sus condiciones económicas no le daba para otra cosa?Es tan personal, y ligado a la propia historia).
    Otra de las cosas que pienso, es si todos aludimos a lo mismo, o nos movemos con el mismo significado de “esperanza”.
    Por ejemplo, lo que comentó Marcelo Grynberg sobre la existencia por la existencia misma, y sin mañana. Tal vez no excluye la “esperanza”, tal vez sea la más primitiva forma de la esperanza humana.

  • 25. Mar  |  10 junio 2010 en 11:56

    roberto,
    Dije algo parecido.Propuse el cambio por: “Dale con entusiamo Y esperanza, pero si ilusiones”.
    Pero en el mismo momento que lo escribía, me arrepentí, porque recordé que para muchas personas, esas ilusiones también eran necesarias para vivir. (Recuerdo el hombre que murió en el 2002, con el corralito, porque se había quedado sin los ahorros que había ido guardando desde que nació su hija, para hacerle la “fiesta de los 15”. Algunos se compadecían, otros lo criticaron por “superfluo” porque decían que una fiesta era una estupidez. Pero, quién puede decir tan suelto de cuerpo que está mal que un hombre tenga esa ilusión y ahorre para eso, cuando dadas sus condiciones económicas no le daba para otra cosa?Es tan personal, y ligado a la propia historia).
    Otra de las cosas que pienso, es si todos aludimos a lo mismo, o nos movemos con el mismo significado de “esperanza”.
    Por ejemplo, lo que comentó Marcelo Grynberg sobre la existencia por la existencia misma, y sin mañana. Tal vez no excluye la “esperanza”, tal vez sea la más primitiva forma de la esperanza humana.

  • 26. Mar  |  10 junio 2010 en 12:01

    corrección; …”pero sin ilusiones”

  • 27. ernesto  |  10 junio 2010 en 12:07

    Guarda: me estaba refiriendo a músicos e intelectuales y ciertamente la esposa de Sartre lo fue ¿o creés que no? Te recomiendo aunque sea las memorias (De una Joven Formal y De una Joven de Buena Familia) que son fantásticas o El Segundo Sexo, revolucionario para la época o La Ceremonia del Saludo (o algo así, no recuerdo bien) dedicada a Jean-Paul.

  • 28. ernesto  |  10 junio 2010 en 12:11

    Roberto Brinand: la vida realmente no tiene ningún sentido. Sólo ocurre, como todo lo que sucede en el Universo.
    La naturaleza trae al mundo al ser humano, como a cualquier otra especie, con una finalidad primordial: reproducirse para continuar la especie, Luego la naturaleza lo deja languidecer porque el individuo ya no le importa.
    Y eso es todo. (por ahora)

  • 29. Gustavo Pablo  |  10 junio 2010 en 15:46

    Hola Mar, si querés ilusiones (casi alucinantes) leete este post de los muchachos kirchneristas en Artepolítica,
    http://artepolitica.com/articulos/vamos/
    No sé si reime o llorar.
    Saludos

  • 30. Marcelo Grynberg  |  11 junio 2010 en 23:03

    Con la referencia a Sisifo me referia a que incluso un peque\~no y modesto proyecto puede dar sentido a
    nuestra existencia.


Archivos

Categorías

Comentarios recientes

Alejandro A en Bitácora 97
Alejandro A en Bitácora 97
marlaw en Bitácora 99
r .nadaud en Bitácora 95
Marcelo Grynberg en Bitácora 95

Calendario

junio 2010
L M X J V S D
« May   Jul »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

A %d blogueros les gusta esto: