El lector de diarios (perfil 8/5/10)

8 mayo 2010 at 10:47 28 comentarios

Es hora de que los semiólogos difundan los resultados de sus investigaciones sobre las motivaciones de la conducta de un lector de diarios. Hace mucho tiempo que no sabemos nada sobre el tema. Hay tantos consultores, asesores, programadores, especialistas en medios, que no parece excesivo pedir que divulguen sus estudios sobre los variados perfiles del lector nacional. Sólo hablamos de los medios y nos olvidamos que sin nosotros los lectores, oyentes y televidentes, no son nada. Nos vendría bien analizar este asunto ya que estamos en una situación en la que el gran público contempla con cierta sorpresa una guerra entre gobierno y periodistas, entre los mismos comunicadores, en medio de tribunales y juicios, además de los desfiles con fotos de periodistas estigmatizados. Hay tantas preguntas por hacer y tan poco se ha discutido. Es tan grande el griterío que da la sensación que nadie tiene interés en analizar el tema. Clarín, por ejemplo, ¿vende más o menos que hace dos años? Un lector de Clarín que lo leía en el 2006 y sigue ahora, ¿ha variado su comportamiento político por el cambio de orientación del diario? ¿Por qué y cómo se lee un diario? ¿ Cuál es la razón por la que en estos días los periódicos ingleses toman posiciones a viva voz sobre los candidatos, cambian de preferencia o las mantienen, sin sentir por eso que violan la condición de objetividad de la que una presunta ética los hace acreedores? Los diarios “serios” de Gran Bretaña o los catalogados como “amarillos” no parecen arriesgar su reputación ni temer el desplante de sus avisadores y de su caudal de lectores con estas tomas de posición electorales. A la espera de la información requerida de los especialistas correspondientes, no me queda otra alternativa en este momento que dar mi opinión de lector de diarios y de mero cliente de kioscos. Voy a hacer una pregunta algo disparatada por lo obvia: ¿se sabe cuánta gente lee los diarios? ¿Cuánta lee en la ciudad de Salta, en Río Cuarto, en Bahía Blanca, en el país? La verdad que muy poca. Es de público conocimiento que los diarios los leen unos pocos y son de clase media y alta. Se trata de un fenómeno mundial. Lo que sucede es que de lo publicado por los diarios se alimentan las radios que leen las noticias a la mañana, mientras la televisión también lo hace hasta que por tener medios de producción propios pueden renovar las novedades de la primera hora del día. Sigo con otra pregunta: ¿para qué sirve la teoría de la alienación que sostiene que los medios tiene el poder de manipular a la gente? ¿Somos tan idiotas los miembros de la clase educada, media y solvente, que los cronistas hacen lo que quieren con nosotros? Muchos creen que sí. Tanto poder dicen que tienen los medios que la inseguridad se convierte en una sensación y la corrupción se reduce a un titular tendencioso. Es increíble que cada vez sean más numerosos los que “se dan cuenta” del poder manipulador que tienen los medios que los aún manipulados. Llegamos a la paradoja de que nadie se deja melonear porque todos están meloneados. La relación que un lector tiene con su diario es compleja. No se basa en una fidelidad absoluta. Hay algo que los analistas no toman en cuenta y es que el vínculo que tienen con los medios los lectores de diarios, los oyentes de radio y los televidentes se basa fundamentalmente en la pereza. Nos distendemos con la actualidad. Nos hace compañía cuando nos afeitamos, durante el desayuno, en la mesa familiar, cuando cenamos, en los intervalos del trabajo, en los viajes en colectivo. Nos informamos y a la vez nos distraemos. A la hora de votar por un candidato esas vivencias cotidianas se sumergen en un torrente disolvente y lo que cuenta en la urna es un voto imprevisible. La mayoría de la gente tiene una vida pareja todos los días con problemas de subsistencia bastante apremiantes y temores varios. En medio de esto las noticias entretienen, permiten cierto desahogo y nos descansan. La agitación que vive el personal de las redacciones, de las agencias de noticias, de los estudios de televisión y radio, el permanente estado de excitación que creen que todo el mundo comparte, en realidad no es más que un teatro exageraciones de esa megaproducción llamada actualidad. Todavía los ideólogos del control total no se dan cuenta de que el pequeño hombre que abre un diario o enciende un aparato no es un feligrés sino un ser reactivo que disfruta de la noticia. Se detiene en esas caras graves y preocupadas a cargo de los informativos, se identifica con las indignaciones que padece el locutor, prestaba atención a lo que proponía Bernardo Neustadt que soportó el odio de la mayoría de sus connacionales con el más alto rating que haya logrado un periodista. ¿Qué carácterísticas tiene un lector ecléctico? Hay dos tipos de lectores con estas características. Uno es el que no lee los diarios durante la semana porque no tiene tiempo, se satisface con la televisión, y junta varios periódicos el domingo para leerlos a la mañana, tarde y noche, con alternancias de siestas y comidas. Otro es el que usa los diarios como material de trabajo ya que quiere por razones de oficio tener una idea de los acontecimientos de actualidad a través de la expresión de los sectores de la sociedad en los nichos informativos. La realidad es una cebolla que se pela, o para ser más tajante, un alcaucil sin corazón. Las noticias se fabrican y la realidad se entrega por partes. Consumimos trozos de una actualidad sin fin a elección del oferente, y cambiamos de diario, dial y canal si queremos degustar otro sabor. Ya todo el mundo parece estar de acuerdo en que no existe la objetividad. Y también se está de acuerdo en que se trasmiten verdades parciales. Por eso el periodismo hegemónico en nuestro país es el que confronta verdades parciales. Es decir mentiras acotadas. Pero los diarios no se identifican sólo con su línea editorial, por el hecho de que además escriben en él periodistas que no son todos iguales. Se me ocurre que el mejor diario o medio de comunicación en general es aquel que tiene la mayor heterogeneidad posible de pensamiento periodístico. No existe, salvo casos aislados, en nuestro país, un periodismo de pensamiento que se preocupe por plantear problemas, averiguar datos, sumar informaciones, ofrecer del modo más completo y crítico un panorama lo más exhaustivo posible respecto de cualquier tema. Despreciamos el oficio y más aún a los receptores de la información. Hay tan pocas excepciones que esta realidad parece no tener fisuras. Da la sensación que los que están a cargo de la actualidad se esmeran por encontrar cada día o cada semana un argumento a favor o en contra de un enemigo declarado. Es ésa la que creen los periodistas que es su tarea. Como que no tuvieran otra. O son pastores de la corrección y de la indignación moral o parte de una cruzada de justicieros con micrófono. Nadie quiere perder a sus “compañeros”, clientes o avisadores con sorpresas desagradables, como las que se tiene si un análisis o una información va a contracorriente de un deseo del consumidor o de algún patrón estatal o privado. Hay que dar masticado lo que se espera y siempre lo mismo.

Anuncios

Entry filed under: General.

Aborto y matrimonio homosexual (Perfil 2/5/10) Presentación en la Feria del Libro de “Historia de una biblioteca”

28 comentarios

  • 1. santiago  |  8 mayo 2010 en 13:00

    Se ha dicho… Esto parece una declaración y, al mismo tiempo, una exorcizacion del famoso hastió. Aguante Abraham!.
    Yo creo que el hombre de hoy mientras vive en sociedad se va haciendo poseedor de una gama de “saberes”, saberes que están medio objetivados, y van quedando petrificados en su subconciencia. Lo que hace de esto un punto de vista único y, en apariencia, subjetivo es que nunca se propone mezclarlas a estas pequeñas objetivaciones (como el mosto en se hayan mezcladas todas las cosas, la canción de lo siete sellos de Zarathustra): entonces en el subconciente social por un lado esta la “inalcanzable ciencia” (ya se va a descubrir algo así que voy a andar afirmando yo cosas ), la “omnipresente política” (siempre hay que estar atento, siempre hay intereses), en el caso del articulo de Abraham: el “omnisciente y controlador periodismo” etc. En este estado de supuestos “monstruos” que nos rodean la conciencia el hombre pareciera estar en un frágil esquife a la deriva en un océano donde no hay costa. Pero los monstruos están en nuestra cabeza, el que los lucha sufre un poco, el que se deja comer vive tranquilo. Sobre lo de la cebolla o el alcaucil es así, el océano no tiene ni costa ni fondo, se dice abismo a veces. Por eso quien quiera escarbar que escarbe, pero aviso el hoyo no tiene fondo. No hay tesoro. Hay que saber donde escarbar para descubrir el tesoro, no por el solo hecho de escarbar lo vamos a descubrir. Necesitamos algo más que esos supuestos “saberes” que supimos conseguir.
    Con respecto a los semiólogos, estilo Eco, son todos plagiadores. ( por ejemplo: “Eco” ya nos da cierta idea de plagio, o no?)
    saludos,

  • 2. magu  |  8 mayo 2010 en 13:25

    Cada kiosquero, sobre todo de barrio, es el mejor registrador de cuanto se vende. MANOLO, el de Maipú y Agustín Alvarez (V López) tiene clientes fijos (semanales y diarios) desde hace diez años, como nosotros. Sabe que vende mucho por ejemplo. al día siguiente de un OSCAR o un MARTIN FIERRO, o de un partido importante de futbol, o luego de las votaciones de gobierno. Porque la gente quiere constatar los resultados por escrito y tener un recuerdo.
    Creo que como dijo MAR, a mi también me hace falta ver por escrito en papel ciertas noticias. Con respecto a que lector deja de comprar un diario: y….a mi me gustaba LA NACIÓN, la parte literaria hace años. También hasta hace unos cinco años me gustaba el Suplemento de los domingos de CLARIN (análisis de política internacional, notas sociológicas, etc). Ahora desde hace años compramos PERFIL pero no cubre internacionalmente como los dos anteriores, no tiene tantos corresponsales. Y sobre CLARIN para mi bajó mucho la calidad desde hace unos años, salvo la revista Ñ, pero me gustaba más antes, y LA NACIÓN me resulta ahora demasiado aburrida.

  • 3. ernesto  |  8 mayo 2010 en 15:53

    A mi me extraña que en Clarín sean tan imbéciles, están logrando que la gente cada vez les crea menos. No pueden convertir un diario, sobre todo Clarín, en una trinchera. ¿Se olvidaron de la sutileza, del mínimo decoro? Si siguen así pueden llegar a convertir a Kirchner de victimario a víctima.

  • 4. julián  |  8 mayo 2010 en 16:25

    No creo que mi subjetividad este hecha de diarios, o disparos sonoros acomodados a la pasividad de escuchar o mirar la tv, mientras la vida real está en otro lado. De algo más estará hecha…También es cierto que se está siempre tentando al lector o al oyente a que se ubique de un lado o de lotro.Ell bando del Estado, o el bando privado(como un juego de espejos) Y que hay periodistas que manejan la palestra y se sienten cómodos en el supuesto de “abrir conciencias”. Son cansadores:yo doy mi opinión,y comparto esto con usted; les tiembla el cuerpo, se mean de miedo si dejan lugar: ” un periodismo de pensamiento que se preocupe por plantear problemas, averiguar datos, sumar informaciones, ofrecer del modo más completo y crítico un panorama lo más exhaustivo posible respecto de cualquier tema”. “Usinas ideológicas”. Usted debería ir a 678, y sentarse al lado de “Orlando””buen, peronista”. Que raro esto que se llama “periodismo”

  • 5. albar1  |  9 mayo 2010 en 9:49

    Acabo de leer en un libro recién aparecido, que al amigo Sócrates, por decir mucho menos que clarín lo invitaron a tomar un copetín algo indigesto, así que parece ser que “nihil novum sub sole”
    Un saludo a todos y a Tomás: Éxito con la presentación !!

  • 6. Laura  |  9 mayo 2010 en 13:22

    Que tema tan interesante. En casa de mis padres siempre se recibieron La Nación. Hubo un tiempo en que yo en recibía un diario distinto cada día, para tener distintos puntos de vista, pobre kiosquero, lo volvía loco. Un día Clarín, otro El Cronista, otro Página 12, eso fue hace mucho ….pero el diario La Prensa, no sé si existe todavía, no lo compré nunca, tampoco el Herald, ni el Diario Popular , ni Crónica. Pero desde hace unos años leerlos se transformó en un verdadero martirio. Los diarios se acumulaban, tenía una pila enorme, despúes trataba de hojearlos todos juntos, pero era un tarea agotadora. Finalmente los tiraba sin leerlos, además la mayoría de las noticias eran atrasadas, aunque habia algunas que no caducaban en el día… Así fue como dejé de comprarlos, porque me sentía abrumada por los diarios, fue un gran alivio.

    En cuanto a la influencia de los medios creo que en parte influyen y en parte no. Por ejemplo, por más que traten de convencernos que las cosas van genial, que no hay inflación, por más que den datos falsos del Indec, uno sale a la calle, va al super e inmediatamente se da cuenta que todo eso es una gran mentira. Si camina por la calle y ve la cantidad de gente viviendo alli , la gente pidiendo…salvo que uno no quiera verlo, quiera mentirse por alguna razón. Lo mismo pasa con la inseguridad.

    Sin embargo creo que hay casos en que los medios influyen, como ser en las costumbres, en las formas de vida, la gente imita mucho, se contagia, la gente hace lo que ve, y es algo que noto claramente en el lenguaje, que esta cada vez peor. El lenguaje se degrada, y con él se degrada la persona. El lenguaje nos representa. Uno es como habla, somos como hablamos. Yo nunca dije malas palabras y ahora de vez en cuando se me escapa una que otra, y confieso que no me gusta nada.

    De todos modos creo que la influencia de los medios es relativa, en realidad los que manejan todo no son los medios, son los que tienen el dinero, que entre otras cosas son dueños de los medios, esos son los verdaderos dueños del poder y si no han sacado a este gobierno aún como han hecho con otros, es simplemente porque en el fondo no quieren hacerlo, porque razones tiene de sobra. Llo que sucede es muy simple, a ellos en el fondo les conviene que sigan los Kirchner.

  • 7. rib  |  9 mayo 2010 en 13:43

    A mi me parece que cuando un sujeto entra en conflicto con la censura de un super-yo político, el resultado es el narcisismo. Un modo más complejo es también el narcisismo secundario del que nos hablaba Merleau-Ponty y que tan bien representó Woody Allen en su película Zelig. La mitopoética de Ovidio ya nos había dado a la Ninfa Eco – la enamorada de Narciso – como ejemplo de lenguaje camaleónico.

    Extra! Extra! Noticias de ayer.

  • 8. Mar  |  9 mayo 2010 en 17:05

    Es cierto que no hay muchos lectores de diarios, y tampoco de libros. Hace un tiempo una investigación de la Cámara argentina del libro mostró cifras claras. Había una estrecha relación entre lectores de libros y de diarios.
    Esa población no me parece que sea influenciable a la hora de decidir su votación. Creo que lee, analiza, incluso compara muchas veces distintos diarios.
    Lo que sí estaría bueno, que en la formación de periodistas se incluyan herramientas metodológicas de investigación.

  • 9. Mar  |  9 mayo 2010 en 17:07

    .

  • 10. magu  |  9 mayo 2010 en 17:14

    A veces cuando subo al subte D, en Congreso de Tucumán recibo de prepo los diarios y periodicos: EL HOMEOPÁTICO, EL UNIVERSAL (religioso), EL ARGENTINO, y LA RAZÓN, o al bajar en estación Tribunales. El ARGENTINO da las mismas noticias que LA RAZÓN pero las encaran de modo contrario. Aunque ambos son escabrosos mostrando las intimidades de un crimen doméstico, no ahorrando en detalles. para destrozar a las familias de la asesina (la del maritillazo en la cocina) y de la occisa. También me ofrecen gratis en BELGRANO.: el periodico de HASTINAPURA.
    De todas las noticias y notas de los mismos,. la que más escalofríos me da, son la de los mensajes de ADA ALBRECH de HASTINAPURA, nos condena a casi todos…si no somos como ella dice que los grandes maestros elevados, dicen que debemos ser.
    El kiosquero dice que el que más vende es CLARIN, pero no me dijo cuantos ejemplares vende en domingo. Y de las revistas. los suplementos de CLARIN y SEMANARIO que solo recibe tres por semana.

  • 11. Martiniano  |  10 mayo 2010 en 15:11

    Hola, antes que nada. Quería comentarles, Thomás y resto de los lectores, que me pareció algo extraño tener que venir a este blog para comentar esta nota. En el sitio de Perfil no pude hacerlo porque no estoy registrado. Me pregunto qué es lo que buscan haciendo que las personas que quieren comentar una nota se registren. ¿Creerán en serio que con eso logran que los comentarios tengan `responsables editoriales`? En fin.

    Por otro lado, y yendo al tema del artículo de Thomás, quisiera decir lo que pienso (como el resto, lógicamente). Comunicólogo de profesión, obsesivo por adhesión (consciente o inconscientemente), muy cerca estoy de los análisis semióticos que plantea Thomás y no pude sino sentirme tocado por su llamado. Lejos de poder dar respuesta a su pedido, considero que estos debates sobre la influencia de los medios, o bien sobre sus prácticas, están muy lejos de la mayoría de los ciudadanos y habitantes de (por ejemplo) Buenos Aires o Argentina. Me pregunto cuántos se levantan y piensan en la pelea entre el Gobierno (que por otro lado ¿qué es “el gobierno”?) y Clarín; o más profundo aún: ¿cuán importante es para el día a día de estas personas la “pelea” entre estos actores y el resto que también pugna por un lugar bajo el sol?.

    Creo que son debates que deben darse pero que no interesan al común trabajador; mucho menos a los desocupados o fuera del sistema. Teniendo esta premisa como núcleo, la importancia de estos enfrentamientos es más reducida aún. El inconveniente es que son ellos (los grupos económicos y/o empresas periodísticas) los que (hasta ahora) manejaron el escenario mediático en el país. Si prospera la ley de servicios audiovisuales, este tipo de situaciones comenzará a modificarse. Otras voces, otros medios, otras cosmovisiones entrarán en escena y podremos ELEGIR entre más opciones. Pero lo que es mejor aún, de prosperar esta ley (ya aprobada y “demorada” a raiz del accionar de una jueza de Mendoza), de todas maneras seguirán existiendo (si es que quieren y/o sigue siendo negocio para esas empresas) los medios que hasta el momento están. Lo que no va a poder existir es el control monopólico de información que hubo en los últimos 15 años, al menos.

    Celebro esta ley y espero (pero también trabajo desde mi lugar) día a día para que salga y se aplique como corresponde a una ley democrática aprobada por el Congreso de la Nación, para el bienestar general.

    Saludos.

  • 12. magu  |  11 mayo 2010 en 21:06

    MAR
    Sobre los lectores de libros, (estadística y censo)……habría que tener en cuenta a los lectores de fotocopias también.
    saludos

  • 13. Mar  |  11 mayo 2010 en 23:39

    magu,
    Sí, es cierto, pero me parece que se da más entre los estudiantes no? recuerdo haber leído sobre que los estudiantes no leen los diarios (y está la experiencia de TA, con ese alumno que se levsntó diciendo que “no iba a la facultad para leer diarios”… me juego que tampoco lee libros…

  • 14. magu  |  17 mayo 2010 en 14:53

    Compramos TIEMPO ARGENTINO, este domingo pasado. Nos pareció muy diferente del antiguo periódico que salía hace casi 25 años. Solo parece quedar el mismo nombre. Lo mismo que la revista CARAS Y CARETAS, aunque de esa leí las de la década de 1910 que estaba encuadernada en casa. Era una revista familiar, amena, entretenida, en cambio ésta que reapareció hace pocos años, no tiene nada que ver. Bueno, es como pretender que se vuelva a editar EL TESORO DE LA JUVENTUD, ya ni el título se podría reeditar, creo.

    MAR gracias por tu respuesta, me es útil.

  • 15. Tomás Abraham  |  17 mayo 2010 en 15:00

    magu
    ¿Y? ¿cómo es el diario?

  • 16. magu  |  17 mayo 2010 en 15:09

    Tiene una página entera dedicada a la opinión de FLORENCIA PEÑA sobre este gobierno y sobre sus grabaciones en URUGUAY, Una nota sobre MORENO y el PLAN del siglo XXl, que me pareció buena. Y sobre espectáculo, por ejemplo, una notita pequeña sobre WOODY ALLEN y su actual film.
    Siento que es un diario anestesiado, sin definición, como oficialista moderado o imparcial ma non tropo. Pero no es eso lo que me hace sentirlo insulso, quizás sea la primera salida, y por eso es asi. O quizás uno se va acostumbrando a ver vehemencia o cierta violencia verbal en los diarios. ¡Qué se yo¡.

  • 17. magu  |  17 mayo 2010 en 15:12

    Perdón, MORENO el Patriota de la Primera Junta, en la página 19 del ejemplar del día 16 de mayo de 2010. La nota de DANIEL SANTORO me pareció buena (Página 18) y la de AFIP me alarmó el titular ” LA Evasión no está concentrada en la Salada sino en las grandes firmas”, es un poco arbitraria.

  • 18. Mar  |  18 mayo 2010 en 11:18

    Magu,
    Había pensado en comprarlo, y al final se me pasó. No me entusiasma mucho tu comentario…(Lo de Moreno, ni hacía falta que lo aclararas).
    Muy buena la ironía de alarmarse con el titular de la nota sobre la AFIP! me hiciste reir…”es un poco arbitraria”… sos muy graciosa, y está bueno eso!

  • 19. magu  |  18 mayo 2010 en 11:22

    Mar
    No quisiera ser la culpable de que no lo compres, te lo ruego. También viene con la revista del domingo .DOM, me había olvidado. Saludos

  • 20. Mar  |  19 mayo 2010 en 16:51

    magu,
    Me enternecés (no parecés “psi” vos… cuando te leo me viene a la mente “Alicia en el país de las maravillas”).
    No sos culpable de nada.
    Saludos!

  • 21. magu  |  19 mayo 2010 en 19:13

    MAR
    Es que por otro lado respeto a toda la gente que trabaja en cualquier diario, por ejemplo, la revista tenía alguna nota buena, buen papel.
    Los ciudadanos, el pueblo, estamos enredados en una guerra entre los medios y el gobierno, atrapados. Uno, si, quisiera como ALICIA, encontrar una realidad distinta, a través de nuevos diarios, pero no la hay. Uno quiere expresar lo que siente injusto del Gobierno, y expresar lo que encuentra bien, sin que por eso lo insulten. En mi caso, critico el manejo de los fondos públicos fundamentalmente, y la visión sectaria que tienen de la historia. Los derechos humanos ahora son solo patrimonio de las madres de plaza de mayo k y nada más. A veces da esa impresión. MAR, vi el film DOS HERMANOS y lo critico argumentalmente, sin embargo, quiero que la gente la vea, la recomiendo igual.
    saludos de nuevo, hasta el próximo post

  • 22. ernesto  |  22 mayo 2010 en 16:30

    Magu: ¿te acordás de la novela “Patricia” en la que me ayudaste? La terminé y está publicada en España.

  • 23. Mar  |  22 mayo 2010 en 18:33

    Magu,
    Tenés toda la razón en recordarme la gente que trabaja en los diarios.
    Por otra parte, lo del patrimonio sobre los derechos humanos, más bien hace pensar en “económicos”. Me mandaron la página del Banco Central donde se consulta sobre deudas y cheques rechazados… y oh! sospresa…

    RESUMEN DE CHEQUES RECHAZADOS EN CUENTAS DE PERSONAS JURIDICAS
    FUNDACION MADRES DE PLAZA DE MAYO 30709471631
    RECHAZOS SIN FONDOS
    CANTIDAD 71
    MONTO 1.229.676,39
    TOTAL CHEQUES ABONADOS
    CANTIDAD 50
    MONTO 1.144.431,94

  • 24. magu  |  22 mayo 2010 en 22:56

    MAR Y ERNESTO

    ERNESTO ¿qué novela ? ¿la escribiste vos?, avisanos, dale
    MAR
    viste, viste, viste, lo leiste al fin. Hoy Fontevequia sacó también un artículo sobre LOS DIARIOS que leemos, (la gente, el pueblo).

    Ante un episodio vivido en VICENTE LÓPEZ (conflicto entre los habitantes, ciudadanos etc, y el Concejo Deliberante que aprobó una ley en pleno año nuevo a las 12 de la noche, hace cinco años en forma medio irregular sobre la creación de una ruta, y otras construcciones antiecológicas) he visto con aflicción, la nula difusión o denuncia que tienen en la tele y en los diarios algunos hechos de abuso de poder gubernamental (municipal, provincial, etc).

  • 25. ernesto  |  23 mayo 2010 en 15:56

    Magu Trench: Vos me escribiste un capítulo. ¿tuviste un ACV o te estás haciendo la tonta?

  • 26. Francisco  |  23 mayo 2010 en 23:23

    Tiempo Argentino… buen papel?… total, como lo pagamos nosotros, cada vez nos sale más cara la propaganda del gobierno…

    Según leí por ahi, el gobierno kirchnerista le va a dar 50 palos al año al nuevo diario TIEMPO ARGENTINO…

    ¡¡¡Feliz Bicentenario!!!

  • 27. Loli  |  24 mayo 2010 en 13:12

    Que interesante eso del libro, porque no lo pedís a Abraham que te deje subir una parte asi lo leemos todos?

  • 28. santiago  |  3 marzo 2012 en 2:48

    Se el final entiende ahora? Y entonces se entiende cual es el peligro de la objetividad, del creernos objetivos? Y si estamos mal parados, somos erróneos, desde nuestra objetividad… la ignorancia se confunde muy bien con la superstición y la idolatría, ya lo dijo Kierkegaard:

    “La superstición atribuye a la objetividad el poder de la cabeza de Medusa, el poder de petrificar la subjetividad. Y esta falta de libertad no permite ya a al hombre destruir el hechizo.”


Archivos

Categorías

Comentarios recientes

Alejandro A en Bitácora 97
Alejandro A en Bitácora 97
marlaw en Bitácora 99
r .nadaud en Bitácora 95
Marcelo Grynberg en Bitácora 95

Calendario

mayo 2010
L M X J V S D
« Abr   Jun »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

A %d blogueros les gusta esto: