El patriota ( perfil 13/2/10)

13 febrero 2010 at 14:13 26 comentarios

 

 ¿Por qué estaría más justificado el patriotismo en el caso de los deportes que en el arte? Ganar un partido de futbol, una copa, la Libertadores o el Mundial produce en todos un algarabía sin límites. Aún en una casa solo frente a un televisor, sin salir a la calle ni ir al Obelisco,  los gritos de gol tienen la misma intensidad que en el tablón. Como lo decía aquella película: es la fiesta de todos

Argentina! Argentina! ¿Cuál es la razón por la que la venta del cuadro de un pintor argentino en millones de dólares o un premio Asturias a un escritor o el Oscar a una película no despierta en mi caso personal el mismo fervor nacional?

Las explicaciones son pobres. Dicen que ganar en el futbol es fundamental. Lo es gritar gol y dale campeón. En el arte no se le gana a nadie si no es a la adversidad, que no es lo mismo que un adversario. Salvo que se enmascare la normal adversidad con un adversario.

Ganarle a un equipo más poderoso, de mejor juego, con jugadores más talentosos, es un halago, una gran alegría. Por ejemplo el triunfo de Argentina contra Brasil en el Mundial de Italia fue de ese calibre. Todo el partido peloteados y Maradona se la pasa a Caniggia y boom. Nadie se deprimió porque no lo merecíamos.

Utilicé un plural. Escribí nosotros, no dije el equipo de Bilardo. Ese nosotros me falla en el arte. Nosotros no ganamos la nominación de El secreto de sus ojos, la ganó Campanella y su elenco. Ni siquiera “ellos”, los peruanos, ganaron la otra nominación por La teta asustada, la película de Claudia Llosa. La tiene ella con su grupo. El día del Oscar me gustaría que ganara la peruana – no me funciona en este caso la libido del hincha – desde mi punto de vista una hermosa película con una actriz conmovedora como Magali Solier.

Por lo que sé no la han exhibido en nuestros cines. De haber sido argentina, con un guión basado en una historia del altiplano en la que se muestra la fuerza de las leyendas en la vida de algunos personajes, posiblemente tampoco habría tenido gran repercusión salvo en festivales de cine independiente. Lo que a nosotros nos gusta – uso el plural – es el cine de clase media urbana, esa famosa clase que la misma clase media dice aborrecer y que cree apropiarse de lo que llama “cultura popular”.

Cuando vi la película argentina me parecía que estaba bien. Si fuera el vicepresidente diría en su particular lenguaje: me gustó no mucho. Al modo del típico cine que pretende gustar y hacer pensar el guión necesitó para redondearse la entrega de un mensaje de esos que satisfacen a la clase media. La triple A, la maldita policía, los jueces corruptos, un crimen sexual, el impacto necesario para que al decir de los semiólogos, el “paratexto” –  lo que se necesita para asegurar la presencia del film en el mundo, su recepción y consumo, es decir el ambito comunicacional – esté en consonancia con la ideología cultural dominante articulada alrededor de esta musa nacional llamada Memoria.

Por supuesto que para lograrlo la película tiene que estar “bien hecha”. Y a mi entender lo está en especial por el lado de Darín, ya que no me sorprende como a muchos que Francella sea un buen actor. Lo ha demostrado en el grotesco televisivo salvo en las adaptaciones de series yankis y por su excelente labor en la mejicana Rudo y Cursi.

Los promotores de la película dicen que han sabido congeniar el buen cine con el gusto popular. Pasa con el arte popular lo mismo que con la literatura gauchesca, que evocando palabras de Borges, era una literatura de las elites urbanas que inventaron un idioma sobreimpreso sobre el gaucho así como la cultura popular es la proyección de un puritanismo de clase media sobre el pueblo.

Esta forma de expresión no la vi en La teta asustada en donde los personajes son gente de pueblo que la directora no intentó completar con aluciones a Sendero Luminoso, a la escabrosidad de Montesinos más los desfalcos de Fujimori. No hizo falta.

La historia tenía la fuerza suficiente para defenderse sola.

Por mi flaca memoria cinematográfica, volví a ver la película rumana Cómo celebré el fin del mundo, una bella película, sobre los últimos días de Ceacescu a través de la vida de una familia y los personajes de una ciudad de provincia. Allí están todos los ingredientes del nacionalismo rumano, país en el que nací, su megalomanía, la búsqueda permanente del rumano famoso, la identificación con los héroes de la patria, la fabricación de la leyenda nacional de un gran país acorralado por enemigos eternos, la educación basada en gestas entonadas por himnos patrióticos, todo esto encarnado por el Gran Ceacescu y su gorro de piel.

Doroteea Petre, la actriz principal, se roba la película, y deja la estela imaginada por el director Catalin Mitolescu de un pueblo que luego de adorar a su lider termina cantando: Olé Olé Olé…Ceacescu ya se fue…   

En todas partes se cuecen habas. Claudia Llosa está contenta porque el mundo se enterará que en el Perú se hace buen cine, al tiempo que señala que sólo la televisión peruana no ha comprado los derechos del film en toda Latinoamérica. No puede evitar  defenderse contra ciertas críticas recibidas que la acusan de haber degradado la vida  indígena al mostrar a los pobladores de Manchay – lugar en el que se desarrolla la historia – como gente torpe y “ huachafa”, algo así como de mal gusto.

Sigo la producción del cine nacional, me interesa, de las artes es de la que más cerca estoy. No sólo del llamado cine experimental  sino del cine comercial que tiene logros meritorios en películas recientes como Un novio para mi mujer y Motivos para no enamorarse con las divinas Valeria Bertucelli  y Celeste Cid.

Así que no se trata de comercial o no comercial o de arte o mercado, o de otras polaridades de un arcón desvencijado. Me refiero a otra cosa. Hablo de no adular al público y de la autocomplacencia. De las películas que hizo Campanella me gustó El mismo amor, la misma lluvia, una historia de amor con Soledad Villamil y Ricardo Darín, sin mensajes a la diosa Memoria, y sin el sentimentalismo deprimente de Luna de Avellaneda.

El filósofo francés Vicent Descombes, en uno de sus último libros, dice que la democracia no puede sostenerse por sí misma. Este intelectual ilustrado, crítico de la posmodernidad y de su postulado del fin de los grandes relatos, cree que las sociedades necesitan reverenciar algo que esté por encima de ellas. Algo así como una misión, un destino, una nueva trascendencia que aún no tiene nombre. La Holanda de siglo XVII, esa gran república de Vermeer, Rembrandt y Spinoza, se decía heredera del pueblo hebreo elegido por Dios. Los cantos de Walt Whitman celebraban a la democracia norteamericana como creadora del hombre del futuro.

Para muchos así como la democracia tampoco el cine puede sostenerse por sí mismo. La pasión argentina que nos invoca un más allá es más deportiva. Pechito López, Messi, Campanella, Del Potro, Dios…digo Diego, en fin, son lo que se identifica como lo nuestro,  entelequia plural de la que descreo como de toda trascendencia colectiva que puede conducir a la necedad y al fanatismo.

Anuncios

Entry filed under: General.

La filosofía de Richard Rorty (Décima entrega) La filosofía de Richard Rorty (Undécima entrega)

26 comentarios

  • 1. magu  |  13 febrero 2010 en 18:45

    En este momento, a diez cuadras de mi casa, (donde está la cancha de PLATENSE) están cantando con una pasión arrolladora, como si se tratara de un mundial. Contra los de Saavedra o no se quien. Desde la terraza los oimos como si fueran olas, da entusiasmo. Muchos platenses nos hacen grafitis con su escudo en todas las fachadas de nuestras casas vecinas
    Nosotros la dejamos pero luego los de Boca le pintaron arriba otro escudo.
    En mi caso particular, me gustaría mucho qaue televisasen EL FESTIVAL DE CANNES, EL DE BERLÍN, EL DE HUELVA, EL DE SAN SEBASTIÁN. Porque mis padres muchas veces fueron jurados allí y me trae recuerdos. Ver los OSCARS es “aburridísimo”. Me emocionó mucho igual, cuando ganó el cantante médico uruguayo ALEJANDRO DREXLER por su tema “AL OTRO LADO DEL RIO”. Y coincido en que la mejor de Campanella es la del MISMO AMOR LA MISMA LLUVIA, aunque es monotemático con el tema de “sus protagonistas y sus trabajos estables (de muchas décadas) rutinarios”. es su leitmotiv. Justamente en esta peli, se pone de manifiesto la única pasión que tenía el asesino RACING, o EL FUTBOL, y la pista para encontrarlo. Eso si me pareció ingenioso. Lo demás coincido con usted. Lo bueno del futbol argentino es qaue no tiene porristas (como el futbol americano), que son insufribles (porristas de animadoras, no de vendedores de porros).
    La película más graciosa argentina de los ochenta, me pareció ESPERANDO LA CARROZA, pero la segunda ni quise ver los avisos. Podría haber tenido algún premio.
    En fin, que gane la mejor.

  • 2. Gvictor  |  13 febrero 2010 en 19:06

    Creo que el deporte tiene una serie de atractivos que no se encuentran en otro tipo de espectáculos o manifestaciones artísticas: para empezar propone la obtención de un objetivo, una meta clara en común, la obtencion del triunfo, el campeonato, etc. aqui hay que vencer un obstáculo, reforzar la pertenencia y la identificación a un grupo ayuda a formar la propia personalidad, genera un cierto bienestar, por desgracia parece que lo mismo ocurre con lo inverso, me identifico a un mismo grupo por tener tambien enemigo en común, uno de los latiguillos de nuestro gobierno, mal trasladar esto a la política.
    Cuando vemos un film o una serie queremos que el muchacho gane, o por lo menos que se cumplan nuestros deseos, lo que generalmente pasa, mientras que en los deportes ocurre que muy frecuentemente el muchacho no gana, es decir que el deporte, siendo como es un espectáculo al igual que el cine, tiene un componente de realidad que no encontramos en otros espectáculos, esto ejerce una fascinación extra creo yo, el deporte tiene un pie en la realidad, y el objetivo práctico o meta a conseguir tambien atrae. saludos.

  • 3. Damian  |  13 febrero 2010 en 19:19

    El cine de Campanella reside mas en los personajes que crea y en los actores que elije para interpretarlos que en la originalidad de la historia,coincido en que “El mismo amor ..” fue la que mas me gustó. “ El s.de sus o.” es eficaz atracción para el gran público que va al cine de 3 a 6 veces al año a ver promocionados éxitos de taquilla, es redundante en algunos puntos, no defrauda a los que nos gusta Darín, Villamill, Fracella
    En una época creía por mi inocencia, que los militares argentinos provocaban los golpes de estado, también que el oscar premiaba a la mejor película y no se porque razón siendo un apasionado del fútbol nunca creí en los campeonatos mundiales y jamás pude gritar Argentina! Argentina! por motivo político o deportivo, pero si por casualidad la noche de la entrega de estos premios del negocio, el sexo y la política me encuentra frente a la pantalla y más allá que las otras películas me gustaren mas o menos,voy a querer que gane.

  • 4. magu  |  13 febrero 2010 en 19:49

    LOS LATIN AMERICAN IDOL y ese tipo de concursos juveniles en cierto modo (cuando hay rivales) genera también el mismo entusiasmo del deporte, pero en menor escala. (para comparar al arte o al espectáculo con el deporte).

  • 5. Murdock0  |  13 febrero 2010 en 20:56

    ¡Qué espantosa película que es el secreto de sus ojos! Yo también deseo que pierda aunque no entiendo muy bien todo este análisis sociológico. Ya lo había leído algo así en La Lectora Provisoria de parte de Quintín. No importa, todo lo que sea pegarle a esta película me parece bueno. Igual si alguien me lo quiere explicar se lo agradezco.
    Leí las declaraciones de Campanella al enterarse que estaba nominado: dijo que fue un alivio.
    ¿?

  • 6. DAvid  |  13 febrero 2010 en 22:34

    Cuando se comienza a defender algo es cuando ya esta perdido, dijo nosequien. El futbol es lo mas aburrido del mundo y el cine… casi. Lo mas interesante que vi ultimamente fue Anticristo y es malisima. La pasion que despierta el futbol es evidente solo para quienes la sienten, y no es mala onda, lo negativo de la pasion futbolera, es decir, las muertes estupidas y sin sentido, han sobrepasado cualquier cosa placentera que el futbol pueda generar. O sera simplemente que ningun “diferente” aparece ya en ese ambito. Bueno es solo una opinion, saludos.

  • 7. charles bukowski  |  14 febrero 2010 en 0:54

    Con lo agrandados que somos los argentinos, en vez de “La teta Asustada” la nuestra se llamaría “La Pija Parada”.

  • 8. magu  |  14 febrero 2010 en 1:30

    Bueno, la tenía guardada
    es sobre LAS CANCIONES GANADORAS DE LOS OSCARS (Que no es lo mismo que “música incidental o fondo musical de las películas)

    Es la tercera, la de Yudy Garland y Pepe Grillo.
    Los temas musicales de las películas premiadas causan OVACIÓN casi FUTBOLERA, recuerdo (con desagrado) el hit que fue la canción de TITANIC

    Ahi va

    http://lacajitadelasrimas.blogspot.com/2009/10/9-10-y-12-numero-de-rima-del.html

  • 9. Fabian  |  14 febrero 2010 en 11:45

    Me causó gracia leer el post ayer. Justo había terminado de ver “La fiesta de todos” por Volver. Tiene momentos graciosos la película (la hija queriendo vapulear al padre tano), otros visualmente muy buenos (ese Muñoz recortado casi abstractamente) y también es notoria la tontería patriotera que organiza el relato.

  • 10. capitán calixto vergara  |  15 febrero 2010 en 2:18

    genial lo suyo

  • 11. Roberto  |  15 febrero 2010 en 5:17

    Vi “La teta asustada” en el Arte Cinema de Constitución por mayo del 2009, en la sala eramos dos o tres, exelente película. Sin pretenciones y potente. alejada del formato hollywoodense que Campanella le quiere dar a sus películas “importantes” .
    El fútbol es la revancha virtual de los pueblos sometidos.

  • 12. db  |  15 febrero 2010 en 18:21

    Creo que el paratexto es cuestionable como elemento artístico pero es la columna vertebral del argumento. Sin el contexto usado para garantizarle la impunindad al acusado no hay pasado del cual volver, no hay historia, no hay película. Eso la convierte en inviable. Podría haber usado otro artilugio para lograr el mismo efecto (O sea un asesino impune sobre el cual operar una venganza.)? Me parece que el cuestionamiento al uso artístico del elemento Memoria es legítimo. No me gusta el empleo de ese cuestionamiento para disparar por elevación contra el concepto mismo Memoria.

  • 13. ernesto  |  19 febrero 2010 en 15:07

    Magu: el cine también nos dejó música memorable con gente como el ya lejano Dmitri Tomckin o el grande Ennio Morricone, Francis Lay, Maurice Jarre y otros que no recuerdo.

  • 14. magu  |  21 febrero 2010 en 2:46

    ERNESTO
    La música de EL TERCER HOMBRE con la mandolina (escenas en Viena), Y todo todo NINO ROTA, también. Da para todo un blog, “LA música de películas”, esa rima era para LA MOVIOLA, un programa de música de películas, de Lillian Kovalenko que duró más de diez años en radio clásica y luego en radio nacional clásica.
    y Morton Feldman era otro bueno?. A Fer le gusta la música de John Williams (todo lo de Spilberg, y lo de La Guerra de las Galaxias). A mi, todas las de la Novicia Rebelde, y Cabaret, etc.
    saludos

  • 15. magu  |  21 febrero 2010 en 23:04

    ERNESTO

    Si, te debía la respuesta
    ANTON KARAS, creo que es griego. Por eso, no se entiende en EL TERCER HOMBRE, que filmada en Viena y con mandolina, me suene a THEODORAKIS ¿puede ser?. Y de paso, no nos olvidemos de la de ZORBA EL GRIEGO, NUNCA EN DOMINGO, etc.
    Voto por las músicas ambientales o incidentales de películas mediterraneas (por lo nombrado hasta el momento).

  • 16. magu  |  21 febrero 2010 en 23:07

    ROBERTO
    A mi me pasó algo parecido en el cine antiguo SAVOY, hoy ARTEFLEX o ARTEPLEX, el de Cabildo y Congreso. Tres veces intentamos ver Madame Satá con una amiga vecina (que falleció ya), y nunca había nadie. Al final, la dieron para siete personas, y para nosotros fue buena.

  • 17. magu  |  23 febrero 2010 en 23:45

    Campanella
    a veces, cuando se pone obsesivo con las temáticas de
    la continuidad laboral de los protagonistas

    1 / el mismo amor la misma lluvia (periodista treinta años en el mismo diario)
    2/ el hijo de la novia: hijo, trienta años en el mismo restaurante de su mamá
    3/ luna de avellaneda: socio vitalicio desde su nacimiento en ese club (donde también trabaja ad honorem)

    4/ el secreto de tus ojos: fiscal, treinta años en el mismo oficio y profesión (y cargo)

    siempre el protagonista es DARÍN con sus trabajos tan estables, duraderos y en los mismos lugares y entornos laborales, con compañeros de vida, amor y amistad y familia: laborales

    siempre la CANTINELA del trabajo estable por treinta años y siempre con DARÍN (ahora lo sacó a BLANCO y pone a FRANCELLA)

    eso tengo para destacar

    CAMPANELLA muy oak y white chestnut, vervain

  • 18. Murdock0  |  24 febrero 2010 en 8:46

    Jajaja, muy buen resumen, Magu. Creo que a eso se reduce la carrera cinematográfica de Campanella.
    Saludos.

  • 19. magu  |  24 febrero 2010 en 13:56

    MURDOCK

    Si, saludos, eh, pero no hago ninguna crítica mordaz sobre CAMPANELLA, describo lo que me parece una constante (no digo, repetitivo). Es que pienso en esos personajes que viven toda su vida en un mismo trabajo (treinta años por ej) y se me viene a la memoria la historia de mi mamá y las oficinas, y las clases. Y a mi me da fobia. Como al personaje de LA TREGUA (de MARIO BENEDETTI) creo que el que interpretaba GASALLA…….” ¿A uds les gusta venir todos los días de su vida a esta oficina? ¿son felices acá, haciendo siempre lo mismo?. decía, dirigida por RENÁN.

  • 20. Murdock0  |  24 febrero 2010 en 14:30

    Pensé que oak era ganso. Las otras dos palabras finales también parecían despectivas.

  • 21. Murdock0  |  24 febrero 2010 en 14:32

    Ah no, era roble. Podrías traducirme las otras dos palabras o decirme que quisiste decir.

  • 22. magu  |  24 febrero 2010 en 14:43

    MURDOCK
    Mi apreciación sobre los personajes protagónicos (bah: DARÍN)
    de CAMPANELLA son muy
    (según las flores de bach)

    OAK: Adictos al trabajo, que no se toman vacaciones, obsesivos por el laburo (sobre todo en EL HIJO DE LA NOVIA)

    WHITE CHESTNUT: que están ensimismados siempre en un mismo problema mental que les cuesta resolver (en EL SECRETO DE TUS OJOS: con el final de la novela pero tambi´ne con la jueza en la vida real).

    y VERVAIN: bah, eso también es cuestionable, se lo ve como demasiado insistente o fanático con sus deseos
    principalmente en LUNA DE AVELLANEDA (todos quiernen vender el CLUB que se viene abajo, menos él, que es socio vitalicio desde su naciemiento).

    bue
    saludos HONEY SOOCKLE , MURDOCK

  • 23. Murdock0  |  24 febrero 2010 en 19:38

    ¿Por qué pensás que vivo del pasado o soy nostálgico? Nostalgico me gusta más.

  • 24. LAURA  |  24 febrero 2010 en 23:48

    En mi opinión el “patriotismo” que se da en los deportes (sobre todo los más populares como el fútblo) y no en otras ramas tiene que ver con la participación en el proceso para alcanzar el objetivo. En el fútbol en vivo o a traves del televisor todos “corremos” para el arco contrario, sufrimos con cada gol desviado o cuando el rival se acerca al área, insultamos al árbitro, y festejamos eufóricos “nuestro” triunfo. (sucediendo algo muy similar en los otros deportes populares como el básquet, rubgby, etc). En cambio al ser ajenos al proceso creador en el caso de una película, un libro o un cuadro, lo único que nos moviliza (o no) es el resultado final que nos llega, aunque pueda despertarnos alguna calma alegría cuando el que obtiene algún reconocimiento es algún artista argentino (ya que después de todo, somos argentinos y por supuesto que si se trata de una obra que conocemos y nos conmovió en mayor medida, la alegría sea más sentida). Seguramente los que participaron en la producción de la película, o acompañaron al escritor o pintor en su vida y/o labor diaria sientan una “euforia” subjetiva similar. Pero es algo que se da en todos los campos de nuestras vidas. Ante la noticia de una terrible tragedia nos sentimos espantados por un momento, pero al siguiente podemos reir y continuar alegremente nuestra existencia, salvo que en la misma hayamos tenido alguna pérdida personal. El sentirnos ajenos a una determinada situación nos vuelve indiferentes y/o intolerantes a la misma, haciéndonos sentir muy diferentes (en algunos casos mejores) sin entender que mucho de lo que somos tiene que ver con las circunstancias y/o entorno en el que nos desarrollamos. La mayoría sólo alcanzamos a ser lo que se podría esperar que seamos analizando nuestra historia, y son los menos, los excepcionales, los que logran atravesar y superar su circunstancia personal. Y por ello creo en mejorar en algunos aspectos de las circunstancias para todos, porque que creo que en esencia, la gran mayoría, somos bastantes iguales.

  • 25. magu  |  27 febrero 2010 en 9:04

    MURDOCK
    Nostálgico (intuición)
    LAURA
    hay mucha gente que detesta al futbol, y en realidad, a todas las alegrías populares masivas, (salvo que sean por algo de LA PAZ) Y Aún asi, somos humanitarios y pacifistas. ¡es triste, pero es asi¡
    me emociona más cualquier concierto por la radio que cualquier partido nuestro en el mundial.

  • 26. magu  |  6 marzo 2010 en 21:12

    ¿Alguien vio NINE? la protagonizada por DANIEL LEE LEWIS, la remake (rara) de OCHO Y MEDIO?
    Me resulta raro ver a DANIEL reemplazando a MARCELO MASTROIANI.
    Tiene cinco nominaciones al OSCAR, entre ellas, la música.


Categorías

Comentarios recientes

marlaw en Bitácora 90
marlaw en Bitácora 90
marlaw en Bitácora 90
Aldo en Bitácora 90
Aldo en Bitácora 90

Calendario

febrero 2010
L M X J V S D
« Ene   Mar »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728

A %d blogueros les gusta esto: