La filosofía de Richard Rorty (Sexta entrega)

15 enero 2010 at 7:53 18 comentarios

Partes 16,17 y 18

Es posible que la obra más original de Rorty sea Contingencia, ironía y solidaridad escrita en 1989, diez años después que La filosofía como espejo de la naturaleza. Si en este último libro al nombre del autor se le agrega que es profesor de filosofía en la universidad de Princeton, una vez transcurrida una década aparece en la portada como  “professor of humanities of the university of Virgina”. [ Ver la nota completa ]

Anuncios

Entry filed under: Filosofia.

El Papa condenó el matrimonio gay y el “cambio climático” Superación del kirchnerismo (Perfil 16/1/10)

18 comentarios

  • 1. Herb  |  15 enero 2010 en 9:25

    El concepto de Contingencia e Ironía están más que claros.
    Con respecto al concepto de Solidaridad, no tanto. Es decir, si lo está pero es más complejo.
    Habría dos tipos de solidaridad: una por ejemplo, la más fáctica a nivel macro social: meter alimentos en un helicóptero y llevarlo a Haiti (últimas noticias) o traer refugiados de Sarajevo y Albania a la República Argentina (más masivo en los noventa). Pero esos son planes de ayuda humanitaria casi establecidos internacionalmente. Eso está bien.
    La solidaridad engarzada a la justicia: ahi, si, mientras ALGUIEN (juez, vecino, etc) no vea AL OTRO como una parte de él mismo (la misma esencia humana o viviente)…….no se podrá juzgar con justicia.
    Los lazos de justicia se deben recrear. Debemos seguir el nudo de Ariadna hasta dar tanto con ella como con nuestra LIBERTAD.
    El concepto de LIBERTAD. por lo que dice, y fundamentalmente para “poder filosofar” está relacionado con “el desligamiento utilitario y colaborador que un filósofo y escritor tenga para con un gobierno” ¿es asi?. Si el único rol predominante de un filósofo en EE UU fue era el de analizar quiebres discursivos, todo se hubiera vuelto esteril, (el idioma mismo), fue un iluminado al correr a sus colegas de ese nefasto rol

    LA IRONÍA: recurso natural de supervivencia (mental) de los pueblos oprimidos al menos de los europeos. En América ha predominado (en régimenes autoritarios) el chévere y la alegría tropical innata para sobrevivir a las miserias cotidianas impuestas.

    Solidaridad remite a la necesidad de justicia. Y la justicia debe complementar al arte de la ironía y a la afirmación de la contigencia que autoriza al hablante a desafiar a la autoridad, con su vínculo con los otros.

  • 2. corredor  |  15 enero 2010 en 11:53

    Sería interesante saber si Rorty describe ejemplos de como se construyen lazos de solidaridad en un pueblo. A que se apela y a que se acude dentro de uno mismo. ¿por instrucción escolar?, ¿por medios ?.

    La ironía es el único camino posible hacia una libertad sin violencia.
    Es signo de equilibrio mental frente a una catástrofe, no es frivolizar sino mediatizar una angustia para dar paso a la esperanza. Solo un pueblo con buena dosis de ironía se mantiene libre aún estando sitiado. La satirización en cambio ya es más combativa y frontal.
    Sustituyendo la ironía a la diplomacia, el adversario puede darse cuenta de algunos errores (invasión, crueldad, explotación) sin sentirse acusado y atacado por interlocutor (mediador).

  • 3. Jorge  |  15 enero 2010 en 15:13

    Solidaridad es un concepto bueno, si no se establece una acción cohercitiva para cumplir con tal acción. En el buen sentido es más una actitud frente a la vida (como la ironía para alcanzar la libertad y la libertad a través de la solidaridad). Lo que se puede transmitir culturalmente es “la actitud”; “la buena disposición hacia el otro” como algo natural e incuestionable. Si el concepto se hace formal se puede creer en una acción impuesta. Un altruismo falso.
    Modos hay miles de millones, a nivel colectivo, comunitario (ONG), o solitario e individual. Desde una donación virtual a wikipedia, a Vida Silvestre, etc. La libertad es buscar el modo de hacerlo más placenteramete posible, y que la actitud de ver al otro como a mi mismo sea algo permanente. Aunque hay nuevos estudios que tienden a decir que no es un aprendizaje sino por el contrario, una actitud innata que con los años se pierde.

  • 4. Gustavo Romero  |  17 enero 2010 en 3:15

    Amigo Tomas:

    Este párrafo que escribiste me parece una joya preciosa. Dice:

    “La aproximación a la filosofía norteamericana en su versión pragmatista y su afición a la literatura, poco tenían que ver con los grupos de filósofos analíticos que sostenían la misión terapéutica de la filosofía. Una vez destinada a crear un hombre sabio, luego a formar a un beato angélico, después a un geómetra o filósofo natural, un filósofo ilustrado y otro revolucionario, la filosofía del siglo XX propone esta farmacología retórica de grosera pedantería. Con una supuesta prosecución de la tradición socrática que trata de arreglar los entuertos de una lengua que no sabe lo que dice, el filósofo analítico corrige las insensateces de la lengua común y de la metafísica, los equívocos y falsos dilemas del lenguaje ordinario y del erudito, no tanto para curar la enfermedad semántica de los filósofos sino para amonestar a quienes creen que por el mero abuso de la libertad de expresión pueden expresar lo que quieren sin fijarse en las penosas consecuencias para el pensamiento”.

    Además de policías del uso del lenguaje, los filósofos analíticos han devenido corporación, y no sólo en el país del norte americano, sino en nuestros propios pagos. Alcanza (para indignarse) con ver quiénes comandan el Departamento de filosofía en nuestra querida UBA, sede calle Puán.

    Necesitamos gente como vos, Tomás, en la carrera!

  • 5. Gustavo Romero  |  17 enero 2010 en 3:40

    Dice Tomás:

    “En su libro Contingencia, Ironía, Solidaridad Rorty tiene una idea buena y otra apenas regular. Comencemos por la dudosa. Creer que la gente cambia porque le contaron un relato no sólo es demasiado optimista respecto de la condición humana sino también en lo relativo a los efectos de las prácticas sociales en los individuos. La educación sentimental no es el resultado de una narrativa. Darle tamaña importancia a la creación de nuevos vocabularios es un residuo de la inflación de las teorías de la filosofia del lenguaje”.

    Esta idea ya la habías señalado (quizás con un tono más burlón, pero adecuado) en Batallas éticas. Recuerdo que en ese texto, sobre este tema, comentás que Rorty se asemeja a esos borrachines que, después de haber bebido en cantidad, se les cae el codo que apoyaba el mentón, y se sienten invadidos por un sentimiento de simpatía y afecto por aquellos que lo rodean.
    Ningún mentiroso dejará súbitamente de mentir, o un asesino de matar, por el solo hecho de leer la Crítica de la razón práctica (suponiendo que puedan entenderla).

    Hay otro párrafo muy interesante de tu texto. Dice:

    “La imaginación al poder, y de ella al sentimiento. Sentir distinto más allá de la conveniencia. Pero, hombre prudente, señala también, ya lo dijimos, que para sentir distinto, hay que estar bien sentado, es decir con seguridad y protección que nos permita imaginar algo diferente”.

    ¿Estar “bien sentado” implicaría, entonces, reformas político-económicas que achiquen la diferencia entre ricos y pobres?
    Si, como señalás, el capitalista antes que nada es capitalista, y luego, por conveniencia, por adecuación, se hace calvinista; entonces, si queremos una sociedad donde las clases disminuyan la distancia material y simbólica establecida entre ellas, ¿no tendríamos que dejar de lado el “modo de ser calvinista” que nos produjo estas consecuencias, y encontrar otra “creencia” (en términos kantianos y nietzschenos: otra “ficción razonable”) que se adecue, que se acomode, a una mejor distribución de las riquezas?
    ¿Es la solidaridad la creencia que se necesita? ¿Es la solidaridad ese modo de ser a partir del cual yo siento el rostro del otro que sufre y que está en mí, que me atraviesa, y que no lo puedo negar porque mi socius esencial, es decir, yo mismo, es el otro?

    Dejo la pregunta planteada. Quizás, Tomás, con Rorty nos puedas ayudar.

  • 6. Jorge  |  17 enero 2010 en 6:32

    Gustavo Romero
    la filosofía socrática tiene que ver con el discurrir, con el fluir de ideas y no con disecciones. Se hace examen sobre los conceptos pero sin congelar una imagen, es un proceso en el mismo diálogo.
    La filosofía limitada al estudio del lenguaje es una perversión. Como lo sería la psicologia aplicada a la adaptación de un individuo a la sociedad (ambivalente) o a medir solo test, o peor aún: aplicada solo a la publicidad.
    En el primer caso (la filosofía como fin limitado y etimológico) mata su espíritu esencial que es comprender a la vida misma (en su misterio).

  • 7. Jorge  |  17 enero 2010 en 6:36

    Gustavo Romero:

    retomo tu fragmento elegido

    Ningún mentiroso dejará súbitamente de mentir, o un asesino de matar, por el solo hecho de leer la Crítica de la razón práctica (suponiendo que puedan entenderla).

    Si, si es metodista seguro que si. Se contendría. De ser de otra religión, quizás cometería asesinato amparado por una ideología nacional (siglo XX en adelante).

    Quizás la Crítica de la Razón Pura tenga alcance a ex asesinos arrepentidos ¿cómo saberlo?

  • 8. Gustavo Romero  |  17 enero 2010 en 7:06

    Jorge:
    No entiendo si tu intención es refutarme o qué. Nunca hablé de la filosofía socrática.

  • 9. Jorge  |  17 enero 2010 en 10:35

    Gustavo

    No quise refutar lo dicho, por el contrario. Sobre tu fragmento seleccionado expresé que la verdadera intención filosófica socrática es trabajar sobre la autenticidad de los conceptos pero sin la técnica de “congelarlos o diseccionarlos para un análisis” como lo harían los filósofos pragmáticos criticados por Rorty (no leí su libro, las referencias son por las lecciones aquí dadas)
    te circunscribo el párrafo alusivo

    Con una supuesta prosecución de la tradición socrática que trata de arreglar los entuertos de una lengua que no sabe lo que dice, el filósofo analítico corrige las insensateces de la lengua común y………………..

    saludos

  • 10. Gvictor  |  17 enero 2010 en 18:12

    En mi modesta opinión, me parece que uno de los motores que desencadena la solidaridad en el pensamiento de Rorty es la “esperanza egoista común”, es decir cuando hay peligro de pérdida del “propio mundo”, se desencadena la solidaridad un poco como defensa al temor de que lo que le esta pasando al otro me pueda pasar a mi, que se destruyan mis valores mas sagrados. Expando mi bienestar en efecto derrame, digo efecto derrame porque rorty afirma que las sociedades mas opulentas y desalienadas, son las que tienen mas al alcance el generar este tipo de ser humano tan evolucionado, como es el ironista.
    Para llegar a ser un ironista, con todo lo que este concepto supone para Rorty, se requiere una alta capacidad de abstracción, inteligencia y energia disponible para ir por el otro y ampliar el nosotros… y convierto al otro en “uno de nosotros”, amplio el circulo, tambien porque me conviene.
    Si yo no expando mi bienestar, lo otro me puede invadir a mi,
    Me parece que Rorty no es completamente un blando, el egoismo y la propia supervivencia estan presentes en él.

    En Argentina esos momentos en donde hay riesgo de pérdida de mundo no escasean, el último cataclismo fue el 2001…, tambien podrían ser amenazas la crisis del campo y el delito,
    ¿Se generó empatía, solidaridad ? habría que analizarlo…
    Tambien habría que analizar cuales son los valores fundamentales de nuestra nación, ya que en este pensamiento se los menciona como necesarios para la existencia de una sociedad (esos léxicos últimos)¿tenemos un sistema de “creencias sagradas” (contingentes por supuesto)
    aunque mas no sea la constitución nacional, el cumplimiento de las leyes, el respeto por las instituciones ? o no respetamos nada, ¿cuales son los valores fundamentales de nuestro pais en este momento?…para poner a prueba este tipo de pensamiento(el de Rorty) habría como mínimo que aclarar esto. ¿cual es el proyecto? si no tengo estos valores fundamentales el juego no empieza nunca y la decadencia se hace sostenida, porque ¿como orienta la gente su conducta?

    Saludos Tomás Abraham

  • 11. magu  |  17 enero 2010 en 18:38

    No hay valores nacionales universales porque ARGENTINA tiene varios sistemas culturales superpuestos. Para la comunidad patagónico mapuche superviviente y reunida recientemente, el valor ancestral es la tierra en común, la fraternidad con ésta misma. Etc. Para los nacidos de la inmigración y sobre todo, asentados en ciudades, el valor primordial era tener techos propios, es decir también : tierra pero propia, latifundio familiar, aunque sea en ladrillos, un título universitario y un cargo o un negocio para sobrevivir (y alquilar también). Para las familias que se asentaron en villas en los años cincuenta, el valor era “La esperanza de un empleo fabril para acceder al confort del siglo veinte -electricidad, agua potable, y escolaridad para los chicos”, es decir…….esperanza en alcanzar algo que quizás el campo o los patrones rurales no le podían dar (esta última parte no la sé, no sé porque prefirieron dejar su tierra en el campo y sufrir privaciones en una villa suburbana).
    Ahora los valores argentinos mencionados están cambiando muchísimo, …..es relativo el deseo de recibirse de algo, o comprar algo imposible, de tener un cargo estable y mucho menos, de invertir en un negocio que lo van a dinamitar con asaltos a mano armada y con impuestos.
    Los ánimos generales de la gente están por el piso, asi que no hay valores nacionales que encarrilen esto a un proyecto de país solidario. La solidaridad se despertó en el 2001 en gente que ya tenía sensibilidad o empatía por el que sufre, . hasta recuerdo a Lanata entrevistanto a una nenita que lloraba en Chaco. Otra gente quedó presa de su pánico con el corralito y no desarrolló empatía ni solidaridad con sus hermanos, porque su atención se acotaba en su problema. Campo para la solidaridad a nivel nacional, habría si la gente tuviera una pizca de esperanza y ánimo, pero la gente está decepcionada con el poder de los políticos actuales, no hay buena onda para hacer de la solidaridad (a nivel nacional) un valor pujante y vital, por el momento.

  • 12. corredor  |  17 enero 2010 en 22:12

    Gustavo:
    ¿viste la película de Polansky que ganó el Oscar como película extranjera?…la escena donde los judíos ya sitiados por los nazis en Polonia, (ya en ghetos designados por la gestapo) van caminando entre cadáveres (sus mismos congéneres, mujeres, niños) con una aparente indiferencia o insensibilidad que en realidad es pánico?. Es del 2003 creo.

    Hay en nuestro país acciones solidarias de mucha gente, mismo los médicos que fueron a Haití, los voliuntarios para todo. Pero por otro lado, la solidaridad como fuerza generalizada acá no se impone. Por ejemplo, sacando el tema de la pobreza. En cuanto a la seguridad, a la noche y en la provincia, si te asaltan o amedrentan en la calle, es muy probable que nadie, absolutamente nadie salga ni a ayudarte, ni a espantarte ni a socorrerte. La policía no detiene a la gente si ésta merodea y molesta pero no mata ni roba. Hay una indefensión ciudadana pavorosa. En la forma se respeta, pero en la práctica solo existe para los programas de policías en acción y nada más.
    El estar bien sentado se refiere a que para poder ser solidario, además de la EMPATÍA, en algunos, la predisposión innata y personal o cultural familiar (más propia del catolicismo por tradición misionera que del judaísmo que es más de colectividad comunitaria cerrada) tiene que tener la población cierta tranquilidad y paz interior. Que acá no se da mucho. La misería que hay da lugar a la violencia y al crimen. Y eso da lugar al miedo y al cerrarse en un aislamiento antisolidario.

  • 13. magu  |  19 enero 2010 en 18:42

    Rorty debe haber leído mucho sobre el Budismo
    El dharma es la acción solidaria que nos “libera”, nos hace libres en nuestra alma, en nuestro espíritu de la vuelta a la reencarnación y al sufrimiento.
    Sobre como actuar el DHARMA he leído que tiene que ver con lo vocacional y no se vive como un sacrificio sino como algo placentero. La acción de dar, de brindar, de servir, de ayudar, donra y compartir LIBERA y ALEGRA.
    La ironía la puedo ver en la figura del pródigo, sea un clochard o un Don Quijote o un humanitario que deja todo para ser misionero, médico rural, etc (deja el bienestar).
    Hasta un mísero linyera puede ser magnánimo, porque si, la acción de ser solidario es totalmente UNA ACTITUD DE VIDA. Y a veces se nace asi, se nace siendo generoso humanitario y desprendido. Pero la mayoría de las veces se aprende culturalmente. Creo que las comunidades indígenas tenían o tienen esa armonía del dar y el recibir en un equilibrio más natural que los de las urbanidades superpobladas. O tal vez es idealización. Teníamos un linyera vecino, Victor Hugo Balmaceda que vivía regalando cosas a todos los vecinos aunque él dormía en la calle. Y su mayor placer confeso era “alimentar a las palomas”:

  • 14. David  |  19 enero 2010 en 20:45

    Alguien realmente necesita un plasma, un aire acondicionado, una notebook en cada habitacion y probablemente hasta en el baño?
    Yo lo he visto.
    Y un auto para cada integrante de la familia?
    Claro, que solidaridad puede haber entre alguien que acumula tanto y teme perderlo con alguien que nada tiene y es bombardeado con la idea que ser alguien es tener ciertas cosas.
    Y dentro de ese panorama casi antagonico, a quien pertenecera la lealtad de ese grupo de politicos enriquecidos que son los nuestros, se puede contar con ellos?
    No como individuos, como clase.

  • 15. magu  |  19 enero 2010 en 21:09

    DAVID
    transcribo tu comentario

    Claro, que solidaridad puede haber entre alguien que acumula tanto y teme perderlo con alguien que nada tiene y es bombardeado con la idea que ser alguien es tener ciertas cosas

    yo he visto, como dije, al linyera pródigo (sin culpa patológica ni megalomanía ni inimputabilidad jurídica) vivir libre y feliz, dando como un mago, de la nada. De lo que encontraba o a él le daban y a su vez él repartía.
    Distinto es que se pretenda hacer solidaridad con un dinero público si se es gobierno. En nombre de la redistribución como un Robin Hood falso y gobernante ( Hablando de varios gobiernos) , pero ahi no hay libertad.

    Para mi, el capitalismo o el excesivo consumismo (en todo) es produce un desequilibrio. (todos consumismos más algo que otros, por ej: internet) pero el apego excesivo trae desgracia, y miedo, que también son enemigos de la libertad

  • 16. David  |  19 enero 2010 en 21:54

    No quiero iniciar una charla, por lo de las reglas del blog, pero recien pensé una serie acumulacion-miedo-solidaridad, pero en este desarrollo: acumulo, tengo miedo de perder lo acumulado, luego me solidarizo y armo un country o un escuadron de la muerte, o escucho radio 10
    Yo no puedo volverme adicto a internet porque tengo una pentim 2, ja. Saludos

  • 17. David  |  19 enero 2010 en 23:27

    Y respecto a mi error gramatical u ortografico: por supuesto que la solidaridad entre polos tan artificialmente opuestos puede existir, yo mismo he desperdiciado años de mi vida, por culpa patológica seguramente, en causas perdidas, sin tener mucho y a pura perdida(economica). Redistribucion de la riqueza espiritual. Igual se te c…. de risa, viste.
    Una idea: dar, auque momentaneamente, darle la espalda al poder, mirando para atras de reojo, por las dudas, trabajar para construir, no reconstruir, construir los lazos sociales en el propio entorno, no a partir de ideales de lo que debe ser, apartir de lo que está, de las necesidades y de las herramientas que se posee. Conocer las propias limitaciones, conocer a los amigos y si se esta solo emprender uno mismo el cambio. Apartir de una estructura,aunque sea minima, si se puede accionar, las palabras de un hombre solo, por mas racional, irracional, iluminado, seductor que sea, muy poco pueden hacer, es una variable casi anulada en terminos “macro”. Pero, para mi, no se trata de intentar grandes empresas, grandes intentos, se trata de ver que dado este cuadro de situacion cualquier intento “politico” esta destinado al fracaso, la clase politica es justamente eso una clase, y responde a intereses de clase, por eso, para crear las condiciones de posibilidad de una “politica democratica” habra que regenerar o generar los lazos sociales, para que exista una sociedad o muchas y apartir de eso recuperando poder se pueda hablar de algo como un esbozo de plan, proyecto, lo que fuera.
    Alguien esta dispuesto a eso? O mejor seguir quejandose en la pagina de Abraham.
    Bueno, no molesto mas.

  • 18. magu  |  20 enero 2010 en 10:10

    Tampoco quiero iniciar charla (para eso tengo mi blog)
    pero
    ampliar bien “filosoficamente” el concepto de SOLIDARIDAD
    porque también ha sido mal utilizado en este país. Ha llegado a ser una palabra cohercitiva, ejemplificadora como “BENEFICENCIA”, y de ahi……”la gente ejemplar”, ejemplos que no sirven.

    SOLIDARIDAD:
    simplemente con NO MALGASTAR, CON NO DERROCHAR, lo que uno usa. Ya se siembra el sentido del COMPARTIR con EL TODO, con EL OTRO.
    Por eso también pienso que es una ACTITUD que no tiene que ver con ser voluntario en una ONG o ponerse un delantal rosa (no se restringe a eso).
    Son actitudes con acciones a veces mínimas, como LA CONSIDERACIÓN. El sentido de TRASCENDENCIA (no propio sino de la especie humana):
    Desprogramarse del CONCEPTO DE LA ABUNDANCIA INFINITA que nunca es tal. Sustituirlo por el CONCEPTO de TENDENCIA AL EQUILIBRIO.
    La solidaridad es algo que produce satisfacción a pesar el desprendimiento que uno hace. No siempre es un sacrificio, pero siempre es un CRECIMEINTO.

    yo tamibién me despido de este post


Categorías

Comentarios recientes

marlaw en Bitácora 92
marlaw en Bitácora 92
Marcelo Grynberg en Bitácora 90
marlaw en Bitácora 90
marlaw en Bitácora 90

Calendario

enero 2010
L M X J V S D
« Dic   Feb »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

A %d blogueros les gusta esto: