Los intelectuales y el poder ( Perfil 9/1/10)

9 enero 2010 at 13:03 50 comentarios

 

Lamento el título de esta nota. Pero no se me ocurre otro. Es un lugar común. Apenas alguien dice intelectuales y poder en seguida unas personas traen una mesa, un jarra con agua, un coordinador, tres rumiantes con micrófono y unos pocos oyentes amortizados. De todos modos intentaré explicar el por qué de este abordaje.

Parto de una pregunta: ¿Se puede tener dentro de las organizaciones políticas la misma actitud que en el trabajo intelectual? Para intentar una respuesta propongo un rodeo.

Si algo ha caracterizado a la cultura occidental es que en sus raíces filosóficas nacidas en Grecia, el pensamiento ha sido indisociable de la disputa. No podía haber surgido la filosofía sin la experiencia cultural de la polis o cultura ciudadana.

La ciudad ateniense fue el marco para que surgieran los diálogos socrático platónicos en los que se cotejaban las ideas y fue en instituciones como el Liceo en donde se escriben los tratados que conformaron el corpus aristotelicum.

No hay pensamiento sin discusión, y la discusión nada tiene que ver con la expresión de una banda de replicantes que no dejan hablar el uno al otro ni con la duda como forma de esterilidad o inacción.

Discutir es pensar en el obstáculo. Pensar es situar un obstáculo. No todo el conocimiento se reduce a esta forma de pensamiento ya que hay un aspecto edificante o constructivo sostenido en saberes que orientan a la acción. Pero si un sistema de saberes se legitima por los supuestos éxitos de su práctica, y protege lo adquirido con una preceptiva que le permite decretar exclusiones para defenderse ante lo extraño, frente a lo supuestamente absurdo, el delirio, la charlatanería, lo sospechoso, es posible, entonces, que nos encontremos ante un dispositivo de poder que en nombre del saber se erige en autoridad, confecciona un canon, y salvaguarda así a sus integrantes.

Este mecanismo generado por el conocimiento y tutelado por el poder habla en nombre de la verdad y se declina en un dogma.

Pero ningún dogmático se reconoce como tal. Se presenta en sociedad con fundamentos y  principios. Se disfraza al fundamentalismo sectario con virtudes éticas. Lo que es anquilosamiento y clausura mental se la justifica en nombre de lo que se llama coherencia.

Pensar – es decir, el trabajo intelectual – es luchar contra todo esto. Sin embargo, en la política no se trata sólo de pensar sino de decidir. Por lo general las decisiones son colectivas. Aún en los casos en los que un líder tiene un ascendiente incuestionable no deja de consultar a consejeros y a gente de confianza.

Un buen recinto para practicar el arte del pensamiento es aquel integrado por miembros que tengan opiniones radicalmente opuestas pero que al mismo tiempo estén motivados por una curiosidad ilimitada, disponibilidad no sólo a los intercambios sino a los cambios de puntos de vista, alertas ante las trampas de la certeza y buena recepción de los errores.

Un escéptico activo y resoluto, pone el dedo en la llaga en donde más duele, y luego en lugar de vacilar para no fallar se compromete con una decisión y acepta el costo de la misma. Si bien es cierto que este tipo de conducta exige coraje ya que deja al que la ejerce en posiciones por lo general minoritarias, no hay que ser ingenuo y suponer que el ejercicio del pensamiento es una labor de beatos, todas las vanidades también están en juego, y el vencer es grato y el ser derrotado indigno.

Cuentan los eruditos que en la antigua Grecia el fracaso en la adivinación de un enigma denigraba al sabio y lo mataba en vida.

Consideremos otro lugar común, esa frase hecha que dice que no hay verdaderos debates en nuestro medio político y cultural. No se la repite por observar que nadie discute sino porque hay poco que discutir. Por algún motivo el discurso político de nuestro tiempo se ha homogeneizado. Todos sus portavoces hablan igual. Es muy difícil distinguir las posiciones políticas por los discursos que se pronuncian y las explicitaciones de los actos que se realizan. Una misma ética los recorre. Valores idénticos los justifican. Desde que no existe la bipolaridad ideológica que permitía situar identidades con facilidad, una especie de panprogresismo se ha convertido en la cultura oficial. La equidad social, los derechos humanos, el valor ecuménico de la educación, la necesidad de un Estado eficiente y con transparencia, la igualdad de oportunidades, el pluralismo y la diversidad, estas generalidades propias del manual del buen ciudadano se venden en todas las esquinas y pueden ser editadas y promocionadas por el PRO, el FPV, el PJ, el PS, PR, la CV, el GEN, el PO, el PC, el MAS, el ARI, la CCC, es decir todos los que están de acuerdo en los dichos y se sabotean en los hechos.

Ante la confusión que resulta de esta unanimidad tramposa, los contendientes recurren a la historia y a acusarse por el pasado. No importa, entonces, lo que se dice ni lo que se hace sino quien se es. Se es de derecha, o se es de izquierda, se es estatista, o se es neoliberal. Ante esta ontología sacramental los intervinientes se agrupan de acuerdo a lo que son, y para ser lo que son necesitan estar entre ellos, siempre juntos. Se deben a la entidad que los identifica que sólo se sostiene en el reconocimiento que se prodigan los unos a los otros. Esta entidad se llama aparato. No son ideas, no es pensamiento en acción, es aparato, instituciones disciplinarias que le dan un lugar a cada uno y administran el sistema de lugares de acuerdo a los posibles  ocupantes que haya. Si el aparato está lleno, no entra nadie más, si está débil, se corren para un costado y dejan un lugar.

Los partidos de masas cobijan todo tipo de ideas. Se puede ser peronista de izquierda y de derecha, con Chavez o con Bush. Radical es López Murphy y Cobos, Terragno y Carrió. Estos partidos son movimientistas, es decir van o vienen de o para cualquier lado mientras no se les caigan los símbolos. Son asociaciones ornamentales. Viven de los mitos y de sus decorados.

Cualquier persona que pretenda ser candidato de este tipo de agrupaciones debe tomar en cuenta el vestuario, la escenografía y los versitos a recitar y sabrá de este modo cumplir con los requisitos.

Los partidos chicos, por ser chicos, restringen el temario,  no quieren crecer porque saben que el crecimiento los pone en peligro. Viven de ser pocos. Es lo que siempre les sucedió a las sectas. Albergaban un secreto que sabían que no podían darlo a publicidad si querían sobrevivir y no ser fagocitados por foráneos. La novedad es que ya no hay secreto, las sectas políticas de hoy sólo guardan el envase, faltan los porotos.

El intelectual que por tradición disfruta de la intensidad de los debates de ideas y de los cruces de vocabulario, se ve algo decepcionado por este medio reacio a cierto tipo de polémicas. Cuanto más vacío de ideas esté el discurso, mayor importancia tienen las cuestiones de identidad. En este caso lo que importa es ser para no pensar, y de lo que se trata para el intelectual, por el contrario,  es decir “pienso luego no soy”. Eso no lo dijo Descartes, pero se le parece.

Anuncios

Entry filed under: General.

Cosa e’ mandinga (Perfil 2/1/10 El presente absoluto (anuncio)

50 comentarios

  • 1. elrechazado  |  9 enero 2010 en 13:26

    Que el discurso político argentino esté homogeneizado significa que “o pretenden atender a lo urgente -según su conveniencia, hablese del oficialismo o de una oposición “unida como jauría”, o
    por conveniencia, de algún modo se tiran temas para tapar otros asuntos más traumáticos. Se habló hace tiempo de la precipitación de las elecciones y el tapamiento de las estadisticas de víctimas de la gripe en junio. Y asi otras cosas.

    Temas para hablar caen por doquier: acá mismo en este blog lo dicen sus bloguistas, de todo, salud, polución, reservas de tierras, etc, etc. Pero los políticos frente a los medios de comunicación cuando son entrevistados, tratan lo urgente, contra o a favor de lo que ya se va a promulgar.

    Tengo ganas de llorar, y es cierto. El hecho de que un programa como el de Tinelli sea diario, hace que la gente no tenga ni opciones para interesarse por otros temas. Temas que la misma gente debe acercar a sus representantes legisladores.

    Como no se quien dijo en un anterior post: “aprendí filosofía….y la poesía cruel de no pensar más en mi” (cafetín de bs as, Discépolo)…espacios que aún quedan, no solo para hablar de problemas personales (como en el tacho) sino, para discutir ideas, entre plebeyos, e iletrados como yo.

  • 2. ernesto  |  9 enero 2010 en 14:05

    El intelectual es normalmente el mas sectario de los sectarios.

  • 3. José  |  9 enero 2010 en 15:26

    ¿que es pensar?

  • 4. José  |  9 enero 2010 en 15:53

    ah, ya se, algunos fabrican zapatos, otros tienen un expendio de frutas y verduras, y otros llenan las páginas de algun diario con planteamientos que “parecen” decir algo, pero no dicen nada, para todas esas cosas hay que pensar. De alguna manera hay que ganarse la vida. “nadie discute porque no hay nada que discutir” esas sentencias deberian quedar en los anales del pensamiento contemporaneo, me voy al shopping a comprarme “el capital” de marx, la Biblia y un acondicionador de aire Samsung porque por muy íntima que sea nuestra relación con las actividades del espíritu, no podemos pensar más de dos o tres minutos al día -a menos que por gusto o por oficio nos ejercitemos durante horas en brutalizar a las palabras para extraer de ellas ideas.
    El intelectual representa la mayor desgracia, el fracaso culminante del Homo Sapiens.

  • 5. Diogenes  |  9 enero 2010 en 16:35

    Cuando la banda k dejé el poder los intelectuales e inclusive los intelectuales K, podrán hacer los aportes para la reconstrucción de la sociedad. Tampoco olvidemos de somos hijos de la Contrareforma un obstáculo que ni siquiera la generación del 80 pudo superar.

  • 6. Michel Fou  |  9 enero 2010 en 17:06

    Habría que investigar que mecanismos sutiles existen masivamente para aquietar o calmar el pensamiento de la gente, en masa. No digo que individualmente cada estudiante o profesional o simple trabajador, no piense en su restringido campo de competencia. Pero en una época había un popular lema que versaba “Alpargatas si, llibros no”. Hoy, los robos de zapatillas costosas sigue siendo un “botín” codiciado en los asaltos sorpresa entre chicos.
    Es cierto, los intelectuales suelen ser dogmáticos sin querer.
    Ud mismo, a veces parece tener una actitud de poco interés por sus bloguistas. Que a veces, irrespetuosos o respetuosos pueden hablar entre ellos, pero otras veces “piensan”. Esto se lo digo con humildad, con cierta sorna, sin malicia. Ayer dijeron que pensar podía constituir un sentido, como la imagen visual a la vista, el pensamiento al pensar, según R Steiner. Parece con sentido.
    Una persona muy formada, por más que quiera salir de su lógicacentrista, solo restringe a veces su campo de análisis, de contemplación, sobre la opinión de los otros, la descalifica, ni siquiera la registra y la desprecia.
    Tendría el intelectual, tener la humanidad virtuosa de poder comprender hasta al enemigo, al terrorista, al sádico, al asesino, a todo lo siniestro. Asi como Faucoult pudo comprender el dolor del ser humano aislado, enajenado por las instituciones de poder (de encierro). Y escuchar a todos. Hasta con el estiercol se hace abono fértil (si no es algo corrosivo y letal).

  • 7. Michel Fou  |  9 enero 2010 en 17:07

    tendría que
    Foucault

  • 8. Michel Fou  |  9 enero 2010 en 17:26

    Peronismo
    si es doctrina, es dogmático en cierto modo. pero como fenómeno, como ud dice, es tan autoconvocante y abarcativo (Los que asi mismo se autodenominan o identifican como si fuera un equipo de futbol) que las frases dichas por su general solo quedan como un recordatorio familiar afectivo (algunas bastante crueles, otras memorables como un título de novela “LOS NIÑOS Y LOS ANCIANOS PRIMERO”….lindo dicho para hoy en día, ANSES, etc):

  • 9. Ezequiel  |  9 enero 2010 en 18:25

    La intelectualidad K ya se transformó en usa seuda cuasireligios. Se han convertido.
    No se imaginan que la sociedad les construyan otros cacerolazos por repetir la eterna y eterna respuesta que el gobierno no es de los políticos sino de la gente.
    Es probable que se inyecten una vez que merodeen por todos los subterfugios monetarios que se les pase por la imaginación nublada del poder.
    Vamos a una implosión de consecuencias extraordinarias que tal vez sea un nuevo punto de partida , tal vez la sociedad y el pueblo, digamos nosotros no estamos para “cranea” futuros modelos para evitar las megalomanías que supimos conseguir. Pero corren con ventaja, el peronismo no lo permitirá, negociarán pesos vs cárcel, se verá, pero no habrá helicóptero, será silencioso, subterráneo el alejamiento en búsqueda del páramo. Quieren reflejarse como grupos de izquierda, despotrican que siguen siendo partidarios de una revolución social, que ya es violenta y están sin duda aunque siguen viviendo del liberalismo, influidos por la Revolución cubana (algunos todavía hoy defienden a Castro) claro aggionarnada o sureña. El peronismo siempre tuvo en su dogma la palabrita revolución, basta repasar algunos pensamientos de Tomás con respecto a eso y a la decandecia que seguimos pariendo. Recordar Ave, Eva, sólo eso así era los intelectuales aprovechandose de esa situación.

  • 10. Diógenes  |  9 enero 2010 en 18:32

    Con respecto al punto 6, comparto esa idea de calmar a la gente yo diría a los políticos los responsabls de todo los momento dondela la sociedad debe convivir.Agrego como aporte a su brillante iniciativa,
    Todo depende de si los ciudadanos siguen en su mayoría apáticos, indiferentes a la política o asqueados por la política, en lugar de tratar de mejorarla. Tenemos que actuar en política, discutir y ver cuáles son los problemas que debieran abordar los partidos políticos y las agrupaciones políticas no partidarias. Se me ocurre que en cada barrio (la ley de comunas bien gracias) debería haber una agrupación no gubernamental que estudie los problemas del barrio, los problemas urbanos, económicos, culturales, y que sugiera soluciones, que inviten a conferencistas, que hagan trabajos sobre distintos problemas; que la ciudadanía participe activamente en la construcción, reconstrucción y modernización de las instituciones. Claro métodos no compartidos por la intelectualidad K.

  • 11. julymoore  |  9 enero 2010 en 19:13

    ¿A dónde vamos? Los partidos de masas son más,o están más, partidos que de masas.
    Se ven grandes manifestaciones públicas, políticas pero pareciera que la FÉ popular se escurre por algunos huecos, cómo es que falta el aglutinante social necesario para apoyar popularmente esas ideas universales. Digo por qué tantos partidos contradictorios, ofensivos, rabiosos si en sus programas con diferencias en la graduación todos apuntan soluciones a los mismos problemas, pretenden ir hacia los mismos objetivos. ¿La diferencia en el camino es tan grande que no les permite juntar esfuerzos? Pero no me refiero a alianzas simil fusión, ya tuvimos bastantes de esas, bastantes y penosas.
    Son todas preguntas que me hago desde mi juventud, desde mis veintipocos. Me gustaría creer que el transito de madurez en democracia logre darme un atisbo de respuesta.

  • 12. José  |  9 enero 2010 en 19:54

    que facil filosofar desde un departamento en Palermo o Barrio Norte, para el conurbano mejor no mirar, porque lo que no se ve deja de existir, tenia razón Foucault cuando decía que la burguesia se instruye, no para saber mas, superarse o ayudar a los otros, sino para poder dominar y hacer uso de las clases mas postergadas.

  • 13. José  |  9 enero 2010 en 21:15

    la búsqueda del signo en detrimento de la cosa significada, el lenguaje considerado como un fin en sí mismo, como rival de la “realidad”, manía verbal, incluso en los filósofos; la necesidad de renovarse a nivel de las apariencias; características de una civilización en que la sintaxis prevalece sobre lo absoluto y el gramático sobre el sabio.

  • 14. Gvictor  |  9 enero 2010 en 21:52

    “Quiero un parlamento de lujo, que funcione como caja de resonancia
    de los grandes temas, formado por INTELECTUALES RESPETADOS de todos los sectores políticos”
    J.D.Peron ( antes de morir )

    esto es para todos los “recios” que piensan que el poder no tiene nada que ver con los intelectuales, y sin ser yo peronista, Peron algo de poder entendió.
    Pero como en todo, hay buenos y malos intelectuales, me opongo a que genericamente se denigre su figura y se la separe del rol de gobierno, que se diga que éstos no tienen que ver con el poder, pero como bien resaltó Tomás estamos en una sociedad que todo lo denigra como sintiendos “vivos” , si vamos al caso: con un poco de mala voluntad, todo es denigrable…pero esta actitud…
    ¿para que sirve ?
    Una sociedad en donde nadie esta donde tiene que estar, los puestos clave no estan ocupados por los mas aptos, y los buenos intelectuales no son la excepción…

  • 15. corredor  |  9 enero 2010 en 22:40

    Los intelectuales, para mi son solitarios, no sé si pueden trabajar bien en equipo. Puedo ver que trabajen en equipo si comparten una misma cátedra, un mismo campo de estudio al constituir un equipo. Pero no sé si realmetne la idea de un intelectual influye en la de otro intelectual, y menos aún veo la posibilidad de que un intelectual recoja como útil y rico la transmisión de la experiencia o epifanía espontanea de una persona común que no tenga formación inteleltual, salvo que dicha persona sea testigo o protagonista de un hecho que éste está interesado en investitgar (sobreviviente de una guerra o secuestro, enfermo con determinada patología original, un genio o un niño abusado o maltratado).
    Veo poca apertura intelectual desde los intelectuales (redundancia) hacia la gente, aunque si son permeables a sus problemas porque también son gente, están en ese doble rol de observadores y protagonistas de la vida que transitan e inteligen.

    Hasta el mismo Levi Strauss, pretendiendo salir de un etnocentrismo academicista, observando desde el estructuralismo, también puso distancia, simplemente porque estudiaba desde cerca a comunidades muy difernetes a él. Quizás estoy errado en esto.

    La visión de un intelectual sobre la realidad
    siempre está muy tamizada, muy filtrada, detrás de un vidrio., mediatizada (por su mismo elemento de pensamiento)….
    ahi se pierde el elán vital, y a veces se cae en la intelectualización y ahi sonamos.
    Creo que Foucault, estuvo muy cerca de ser un intelectual sin lejanía, por los temas que eligió (por resonancia emocional) investigar. Los demás, hasta lo pueden ver a los problemas con cierta belleza romántica o fealdad expresionista, pero lejana.

    HACER, DECIDIR: si, con intelectuales y políticos acostumbrados a HACER y a no dilatar lso proyectos en entelequias

  • 16. Elrechazado  |  9 enero 2010 en 22:51

    Con los intelectuales académicos pasa algo parecido a los políticos y sus asesores o colaboradores.
    Hace tiempo observamos con otra gente, los perfiles de las cátedras ” LOS APARATOS”. como los profesores no están exentos de su vanidad. Veíamos
    un jefe de cátedra alto, bien parecido, seductor y ganador, rodeado de ayudantes bajitos, pelados, tímidos y mucho más feos que él (cuestion de no hacerle sombra), por supuesto que los ayudantes, tenían fama por ser ayudantes de………
    Un jefe de cátedra bajito y muy feo, rodeado de bellezas (profesores o profesoras) cuestión que su cátedra pareciera más interesante, al menos por el perfil de sus ayudantes (si no alcanza con su genialidad).
    Porque también los intelectuales tienen su ornamento.

    Y todo esto lo comparamos con por ejemplo, los elencos de Adrián Suar, alguien me dijo: un director de cine bajito, elije a todo el elenco masculino tamibién muy bajito.

    Intelectuales que trabajaron (por obligación) en un régimen nazi o comunista, luego fueron reclutados para trabajar en el opositor, esto se ha visto en varias películas (para salvar el pellejo con toda razón):

  • 17. Elrechazado  |  9 enero 2010 en 23:04

    Perdón pero esto es irresistible

    ¿saben por qué la Jueza que interviene en la causa de Redrado apareció y no faltó pese a la Feria (como decía Anibal Fernández)

    …porque es SARMIENTO.

    July Moore:
    compiten entre ellos (gente de distintos partidos) obviamente: por cargos ´públicos políticos, por el poder LA GUERRA DEL FUEGO (O La guerra de dólares, o etc)

    Diógenes:
    organizaciones barriales o no generales en varias sedes, “la casa del tejido”, organizaciones donde no haya poder, barriales pero no municipales no políticas pero siempre los políticoas (de poca monta) se inflitran, las infectan con sus intenciones de votos, y arruinan todo. Organizaciones con objetivos vecinales pero sin poder. Las asambleas barrieales fueron desastrosas, lobos disfrazados de corderos.

  • 18. cecilia  |  10 enero 2010 en 12:22

    q lindo este post de Profe… me hizo pensar … pensar en pensar…. jaja

    q es pensar… cual es la función de los intelectuales ?… cual es la actividad principal de los intelectuales … ? ..

    la de los pintores es pintar, la de los músicos componer música ..cantar .. tocar instrumentos… y la de los intelectuales ..?… … es pensar ….. bueno, todos piensan de estos q nombré , los musicos y los artistas en general …pero los intelectuales piensan ideas… ideas abstractas…… piensan sobre todas las cosas …. sobre todo… piensan la realidad en la q estamos inmersos…. o deberían pensarlo ….. supongo q lo q los distingue básicamente del resto de la gente es q deben tener un gran conocimiento, una gran capacidad de análisis …criterio…. todo eso y más para poder pensar mejor…

    pero, q es pensar?…. me parece q pensar es una actividad compleja, porq incluye muchas otras. …. para pensar se necesita conocimiento….. el conocimiento tiene q ver a su vez con estar informado, con investigar, estudiar.

    pensar tiene q ver con analizar estas informaciones, con reflexionar sobre ellas…. también tiene q ver con imaginar… con intuir…. con percibir…. pensar es percibir ideas , decía Steiner… sí, porq en todas estas facetas? del pensar interviene la razón pero tambien la intuición, la imaginación, la percepción….

    tiene q ver con relacionar datos, con deducir….. con hacer distintas operaciones … me parece q pensar es casi como una operación matemática… pero al mismo tiempo no lo es… quiero decir q no es exacta… porq si bien 2+2 es 4…..en el pensar nadie tiene la verdad…

    pero más alla de todo esto creo q pensar tiene q ver fundamentalmente con la libertad… pensar nos hace libres…. eso es lo q tan bien dice Rudolf Steiner, ” ser libre es ser capaz de pensar los propios pensamientos –no los pensamientos meramente corporales o de la sociedad, sino pensamientos generados por nuestro ser más interno y profundo, más original, más esencial y espiritual, nuestra individualidad.”

  • 19. septiembre  |  10 enero 2010 en 12:44

    Creo que un buen intelectual debe estar abierto no solo a las epifanías de las personas comunes sino a todo lo que pueda expresar algo a su alrededor, ya sea un niño, un perro, una situación, la misma naturaleza o lo que sea. No le encuentro mucho sentido ni valor a eso de encerrarse en torres de cristal o círculos académicos, configurando elites cada vez más alejadas de la rica realidad y todo lo que ella les puede ofrecer más allá de citas eruditas que tanto les gustan a muchos de ellos.

    Por otra parte, puede ser q los intelectuales no nos presten atención a la gente común, pero confío en que los periodistas pueden hacer una tarea interesante en cuanto a la difusión de ideas o sentires de la gente del montón, clase a la cual orgullosdamente pertenezco. Ellos son más parecidos a nosotros, son más comunes, y algo muy imporante, tienen mucha llegada a la masa, tal vez más que los intelectuales.

    Una duda, ¿Sócrates, era un intelectual?… ¿o un sabio?.. ¿cuál sera la diferencia? ¿ hablaba con gente común, o solo con jóvenes intelectuales como él, en caso que lo fuera ? .

    Mis Más Cordiales Saludos a Todos los Intelectuales Presentes.

  • 20. Herb  |  10 enero 2010 en 14:00

    Los intelectuales y el poder

    Los intelectuales tienen poder. Ya que publican lo que piensan, más si van a la tele, al diario o a la radio.
    Ahora con internet ellos tienen más apertura y recepción a captar el pensamiento de la gente, no solo por sus acciones cotidianas (como observaría un sociólogo clásico, mirando a su pueblo u a otro), sino “a través de sus propios blogs”, y a través de los blogs de otros intelectuales o de otras personas (artistas, científicos, etc).
    Como hubiera sido la vida de SARTRE con un blog propio por ejemplo ?.
    Con el blog el intelectual tiene día a día la respuesta de la gente a cada cosa que escribe. Como el locutor radial que es llamado cada mañana por un montón de oyentes comentando algo sobre la pregunta del día.
    Algunos políticos también tienen sus propios blogs y además pueden incursionar en miles de blogs de diferentes partidos.
    La política y la intelectualidad ya no es ingenua, con los blogs y con las redes sociales no hay vuelta atrás.
    Asi leen a la clase alta y a la media, es decir, a la gente que puede acceder a internet y puede escribir.

  • 21. julymoore  |  10 enero 2010 en 14:55

    Veo que se piensa mucho sobre qué son los intelectuales, qué pretenden o que logran.
    Tengo una pregunta ¿Qué es un intelectual? ¿Alguién puede brindarme al menos un esayo de definición?

  • 22. Diógenes  |  10 enero 2010 en 15:07

    Punto 12, José

    …La pobreza no genera insurrecciones (claro no tiene medios y agregaría ni fuerza ni ganas para moverse), Marx (más allá de su crítica) es la intelligentsia marginal y descontenta la que toma esas iniciativas, esa es la diferencia.

  • 23. Damian  |  10 enero 2010 en 17:08

    “En vano concibe la mente los más sublimes pensamientos; porque el espíritu queda siempre encadenado a los hierros de la materia que se niega a seguir su vuelo…” Fausto
    En política hay hechos, sin el echo político, la obra, no hay política, hay habladuría o sea nada. Un intelectual y un político pueden compartir unos tragos o una sala presidencial y los dos van a salir disgustados, dos mundos irreconciliables, el intelectual que va por más y el político insuficiente que ofrece menos.
    Hoy un intelectual es indefinible por lo genérico de la palabra, Ud. comienza por el nacimiento y el desarrollo de la filosofía olvidando la amistad (la deuleziana) que la hace posible, la política esta atravesada por la traición que la alimenta y multiplica, en un juego perverso incompresible para los “intelectuales” mediáticos estandartes de la moral y la independencia ideológica? y lo que tienen es un maxikiosco.
    Estoy de acuerdo en que el discurso se ha homogeneizado, tambien banalizado, pero cuando llegan los hechos todo se aclara.

  • 24. José  |  10 enero 2010 en 18:42

    para mi es mas violento el ruido de un motor que el parloteo político, mientras sean acusasiones y contracusaciones (y no anden tirandose muertos para ver quien es el mas kapanga). Lo que torna enervante para muchos esta administración matrimonial es que nos involucra en el culebrón político, práctica a la que no somos muy afectos los argentinos, yo? argentino, y con razón,
    De donde sale tanta violencia, tal vez de lo que ingerimos, en la India no comen vacas y aceptan con mas paciencia sus miserables vidas, acá nos enojamos por las nuestras. De todas formas la violencia de la puja política que todos denuncian y las formas K, proviene de nuestras entrañas, un estómago pacifista mataria a su dueño y mas si tiene que digerir un buey crudo.

  • 25. Gvictor  |  11 enero 2010 en 0:39

    Es verdad que no hay una diferencia substancial en las plataformas de los partidos, nos queda la conducta de cada uno, lo histórico, que tiende a empobrecer aun mas el debate, dialogo o conversación tan necesarios para la resignificación, la redescripción de nuestra realidad
    Esto se ve mas claramente en el partido gobernante, cuyo aparato político se apoya casi totalmente en un pasado mitico como principal foco de identidad, y se lleva puestos al grupo de intelectuales que lo apoyan, carta abierta inclusive.
    Podrían ejercer éstos un apoyo crítico, pero no, se los traga el espiritu de los 70, la obediencia ciega, lo único que hacen es halagar al gobierno, ellos terminan solo escuchando. No puede haber ningún tipo de dialogo posible hacia abajo tampoco, ya que el desprecio por la gente sigue a la orden del dia como en aquellos años,las personas siguen siendo “los perejiles”esas masas prescindibles, sacrificables siempre por el sueño de algún iluminado, porque en el fondo la actitud sigue siendo esa, solo que esta vez el sacrificio adoptará otras formas,:el canibalismo social (delincuencia incluida) se pide a la gente que muera en silencio o que vaya a terapia si le matan a un hijo, que hay que ser mas evolucionados.(textual)..se reta a la gente desde un saber dogmatico, desde el lugar de autoridad se les ordena que no se quejen de nada, son la prolongación del autoritarismo k.
    Tambien hay burla y descalificación para el que no este de acuerdo.
    Su saber es compartimiento estanco, basta con tratar de descifrar las cartas abiertas, su mensaje es inentendible para el 90% de la
    población, parecen lacanianos, ellos felices en la cofradía.
    Cuando el intelectual pierde su espíritu crítico, el contacto y la posibilidad de discución con la gente, queda aislado, detenido en el tiempo, incapaz de transformar sus valiosos conocimientos en pensamiento activo que luego se traduzca en algun progreso.
    Con respecto a la futura capacidad de los demás intelectuales para romper con los vicios de esos “aparatos” de los demás partidos politicos, será un desafio interesante cada vez mas posible porque lo mediatico potencia mucho a algunos intelectuales que pueden entrar mas directamente al mundo politico.

  • 26. cassandra  |  11 enero 2010 en 11:14

    yo le hubiera puesto de titulo a la nota,
    “los intelectuales que estan ahora me caen mal”
    saludos de cassandra

  • 27. cassandra  |  11 enero 2010 en 11:20

    señor.
    ud lo dijo muy bien.
    su poder de sintesis
    es hermosa.
    escribe en algun lado?
    saludos de cassandra

  • 28. ricardo carrizo  |  11 enero 2010 en 13:47

    hasta sartre los aportes de los intelectuales en la política son solo discursivos. el lenguaje que todo lo explica (gracias heidegger) y nada modifica.
    el lenguaje del sartre al prólogo de fanon transformó la palabra en revoluciones.
    señores intelectuales militen, salgan a la calle, busquen fiscales cuando vean corrupción, ganen espacios en el parlamento, tomen un fusil si fuese necesario.

  • 29. ricardo carrizo  |  11 enero 2010 en 13:49

    fe de erratas: “desde sartre…”

  • 30. Damian  |  11 enero 2010 en 19:13

    CASSANDRA
    SI TE REFERÌS A MI , ES SÓLO CASUALIDAD, PUES EN EL ÚNICO LUGAR QUE ESCRIBÍ ALGO EN MI VIDA FUÉ EN ESTE BLOG Y UN CATÁLOGO DE SUEÑOS QUE ESCRIBÍA AL DESPERTAR Y LO ABANDONÉ.
    EL HALAGO ES BIENVENIDO TRAE ALEGRÍA.

  • 31. Damian  |  11 enero 2010 en 19:19

    Me salio gordo

  • 32. Gustavo Romero  |  11 enero 2010 en 19:37

    Estimados, les recomiento el texto llamado “Los intelectuales y el poder”, en el que se cristaliza una profunda y potente conversación entre G. Deleuze y Michel Foucault.

    Lo pueden encontar en los Dichos y escritos de Foucault:

    Foucault, M., Dits et écrits, París, Gallimard, 1994, texto 106.

    En castellano pueden encontrar la siguiente edición:

    Foucault, M. y Deleuze, G., “Los intelectuales y el poder: entrevista con Michel Foucault y Gilles Deleuze”, en Foucault, M., Microfísica del poder, Ediciones La piqueta, Madrid, 1992, pp. 83-93.

    Saludos!

  • 33. corredor  |  11 enero 2010 en 21:34

    ERIC ROHMER murió.

  • 34. Nic  |  11 enero 2010 en 22:14

    Lejos de la polis griega asistimos hoy a una forma degradada y banal de la política, a una especie de reality show (no por casualidad se hizo aquel programa de TV aquel reality de Tinelli donde se caricaturizaba y se parodiaba al reality político que presenciamos día a día).
    Los intelectuales, los más mediáticos digamos, se ofrecen gustosos a jugar ese juego, y aunque pretendan distanciarse de la clase política desde su lugar de la sabiduría y la moral, su papel resulta igual de vergonzoso.

  • 35. Eduardo  |  11 enero 2010 en 23:17

    Los intelectuales argentinos son unos espantajos berretas con ideas pasadas de moda. Sólo una muestra mas de la decadencia cultural del país. Se venden a quien mas le convenga por unas monedas, o en caso de Forster o Feinmann, por una buena tajada.
    No se porqué T.A. nunca se metió en política. Quizá tenga miedo de caer en el vicio del intelectual político. Bye.

  • 36. septiembre  |  12 enero 2010 en 0:08

    Sandro , Rohmer, se van todos los grandes…

  • 37. Michel Fou  |  12 enero 2010 en 10:06

    Entré en POLÍTICA Y FILOSOFÍA (del Presente Absoluto, título tipo “Las profecías Mayas”).
    Asi que este capítulo tiene que ver con este post. el primero es sobre Política y Religión que ahora parece estar más separada (desde Memem hasta acá, creo, debo leerlo).

    Del post no entiendo lo que dice Tomás sobre LAS IDENTIDADES, supongo que refiere a las IDENTIDADES POLÍTICAS, es decir…..ser peronista, ser radical, ser kirshnerista, ser macrista. No me queda claro esa referencia.

    Políticos: desde que perciben un sueldo con beneficios, prensa, y poder para tomar decisiones e influir sobre los demás, ………tienen que tener un temple de acero y una espiritualidad bien trabajada para no caer en la tentación de seguir quedándose en sus cargos u otros rotativos.

  • 38. Michel Fou  |  12 enero 2010 en 10:09

    por lo coyuntural (el término que desplaza al más convencional y tradicional)………que la estación de subte ahora se llame
    PARLAMENTO DE TUCUMÁN

  • 39. cecilia  |  12 enero 2010 en 12:23

    … intelectual….. viene de intelecto.. … tiene q ver con inteligencia ?….con comprender… razonar … q quiere decir q alguien es inteligente?… q entiende…. .. un intelectual es alguien q entiende …. q comprende la realidad q lo rodea…. y para eso la estudia , estudia su historia .. estudia todo…

    los intelectuales nos deben ayudar a comprender al realidad… de alguna forma educarnos… pero deben escucharnos y aprender de nosotros también…. es una relación reciproca…. como toda buena relación, de ida y vueta

    independencia y libertad son condiciones sin equanom en un intelectual… esto es lo q hace a la honestidad intelectual.

    nunca pueden ser incondicionales del poder, porq nos traicionarían …

    y menos estar con un poder q por un lado dice una cosa y hace lo contrario.. q se hacen los progres , pero los hechos demuestran q son todo lo contrario…

  • 40. Gvictor  |  12 enero 2010 en 14:45

    Que los intelectuales aparezcan en televisión ? y porque no?
    bienvenido sea si sirve para que puedan aumentar su influencia siempre que sean honestos y críticos del poder.
    Despues de diez años de lambada, mas toda la frivolidad y estupidez que nos rodea actualmente, que aparezcan programas como los de Feimann y Forster es algo admirable.
    El de Forster es bastante neutro, en cambio Feimann baja linea a cuatro manos, pero bueno…viene con el paquete…es como un pescado al que hay que sacarle las espinas antes de comerlo, pero yo los veo.
    El intelectual es alguien que tiene armas para influir sobre la población, si además es mediatico estas armas se potencian, y entra a jugar el tema de la responsabilidad:no puedo usar mi espacio para meter rencor en la gente, como a veces observo en estos últimos, pero igualmente no dejan de ser admirables, si uno no admira a un doctor en filosofía a quien sino?, cuando se hayan ido los actuales gobernantes, ellos con sus 25 siglos de pensadores a cuestas van a seguir quedando, es decir, hay mucho para criticarles, pero antes que a ellos, gente que trata de enseñar a pensar como puede en una sociedad como la nuestra, hay muchos otros persomajes para criticar, esto en cuanto a los intelectuales K,
    Luego hay otro grupo que es de superior calidad entre los que esta Tomás Abraham por ejemplo.
    Hay muy diferentes calidades de intelectual, no se los puede poner a todos en la misma bolsa. ¿que los diferencia? ese es un tema bien marcado, pero demasiado extenso para hablar.

  • 41. cecilia  |  12 enero 2010 en 15:29

    para mí un intelectual q dice pavadas es mucho más nocivo para la sociedad, por la sencilla razón q es alguien q supuestamente tiene una formación superior por lo q la gente suele tomar mas en serio sus dichos… digamos, q jacobo winograd diga pavadas no es tan peligroso como q las diga feinman… aunq no sé… porq la gente en general no escucha demasiado a feinman .. por suerte

  • 42. Michel Fou  |  12 enero 2010 en 19:47

    jajja, es cierto.

  • 43. cecilia  |  13 enero 2010 en 16:33

    …. es por esto q me parece una gran contradicción lo q pasa con algunos intelectuales, como es el caso de los intelectuales de carta abierta, q defienden obsecuentemente personas.. no ideas…. sin importarles lo q estas personas hagan .. si hacen cosas mal, si roban , si se enriquecen descaradamente a costa nuestra, no les importa , los siguen defendiendo igual… justifican cualquier cosa… más allá de toda razón .. eso no es aceptable en un intelectual bajo ningún punto de vista.. eso tal vez se podría aceptar en un político pragmático …. y hasta cierto punto .. pero nunca en un intelectual…

    ellos no hicieron esto con respecto a menem… me pregunto porq? …. tal vez porq los k les metieron el verso de q son progres?….. y con eso tapan todo..?. pero además es mentira q son progres… de progres no tienen nada … y eso esta demostrado por la situcación q atravesamos donde la miseria, la ignorancia esta a la orden del día… donde la brecha entre ricos y pobres se agrandado cada vez más….. donde su estilo de vida muestra claramente q no son personas sensibles a quienes les interesen los pobres… todo lo contrario….

    además los resultados de menem y los k no difieren demasiado …miseria e ignorancia para la mayoría del pueblo….es más, los k estuvieron con el gobierno de menem… y ahora lo defenestran … q los diferencia?….. prácticamente nada.. son muy parecidos… cortados por la misma tijera…

    yo no sé realmente si estos intelectuales lo hacen de buena fé, es decir de ingenuos, no lo creo … o es simplemente porq son unos oportunistas …

    curiosamente una persona como el perro verbisty, el único perro q no me gusta, defiende a este gobierno .. recuerdo bien su libro “robo para la corona” en la época de menem… ahora tendría q estar escribiendo otro libro igual q tuviera de protagonistas a los kirchner… si tuviera un poco de honestidad intelectual .. en lugar de defender lo indefendible.. es realmente incomprensible

    pero basta ya de hablar de estas cosas, disculpen si soy repetitiva, pero ya nos cansamos de discutir obviedades, si ya sabemos todos bien quienes son los kirchner, no les sigamos el juego macabro de la confrontación permanente q no nos lleva a ninguna parte…

    ahora es tiempo de cambio y para eso es necesario la participación … de todos …de la forma q sea …. y de los mejores, los más honestos, especialmente .

    el otro dia dije en un comment, q lamentablemente me borró profe, q había leído una entrevista a Sri Sri Ravi Shankar donde decía q hasta q personas más espirituales no lleguen a la política un cambio real iba a ser muy difícil…

    GVictor, me interesa lo q decís q hay distintos tipo de intelectuales… podrías ampliar ? saludos

  • 44. Cachito  |  14 enero 2010 en 20:14

    “El intelectual que por tradición disfruta de la intensidad de los debates de ideas y de los cruces de vocabulario, se ve algo decepcionado por este medio reacio a cierto tipo de polémicas”

    Este párrafo habla de un clima de decepción y de excepticismo para los verdaderos intelectuales que parecen estar cada vez más solitarios, al no tener interlocutores de su profundidad y altura

    Obras como la de los idealistas alemanes, solo pudieron hacerse en esa época, tal vez por la paz mental en un medio sin tanto aturdimiento comunicacional (ni político tampoco).
    .

  • 45. Herb  |  15 enero 2010 en 8:59

    Nuestra gesta revolucionaria fue ideada, sostenida y encendida exclusivamente por INTELECTUALES. En ese momento eran muy pocos. El caso de Arberdi y Mariano Moreno me parecen relevantes.

    Los intelectuales han siempre estado detrás de las verdaderas revoluciones (cuando el pueblo dice “basta” a la opresión).

    En Chávez y en Castro, no ha habido trasmisores o voceros intelectuales que los apoyaran, que hablaran bien de sus régimenes. El Che Guevara internacionalmente siendo un médico humanitario es lo más parecido que se conoce como un intelectual político en Cuba.

    Un intelectual, solo puede tener cargos políticos en Decanatos o en Secretarías de Cultura, o cuestiones relacionadas con ella. Lo mismo para los técnicos (también “intelectuales” en un sentido más específico). Nada más

    El peor destino para un INTELECTUAL es entrar en UN APARATO DE GOBIERNO, pierde su condición de tal, pierde su autonomía mental, se convierte en un colaborador, pero también en un rehen atrapado en la telaraña del poder. Debe mantenerse al margen, apoyándolo si tiene tal convicción, pero desde un costado.

  • 46. ricardo carrizo  |  19 enero 2010 en 15:58

    spinoza decía que “dios crea hombres no naciones” y ahí esta el principio de todo. como dice juan están faltando ideas y cuando esto ocurre el sistema transita sin prisa y sin pausa con los axiomas que el capitalismo salvaje nos inocula día a día mientras demonizamos a cualquier gobierno.

  • 47. David  |  19 enero 2010 en 16:32

    Ideas no faltan, falta fuerza de despegue. Claro, si a cualquiera que piensa diferente se lo trata de delirante… si se descalifica cualquier iniciativa que vaya por fuera de lo que desarrolla lo establecido, si siempre se mira lo macro y se olvida uno de quien tiene en su entorno inmediato…
    El “sistema” funciona porque cada uno de nosotros le presta su energia, su atencion, hasta su rechazo, que tambien es asimilado.
    Lo que tiende a fugarse del “sistema” no tarda en ser recuperado, llegara un dia, supongo en que viviremos en una dictadura de lo diferente, ya no de lo mismo. Perdon si lo que digo es infantil y delirante.
    Pensaba en como se podian conciliar la ironia y la solidaridad de las que hablaba rorty, como actividades sismicas y edificantes en una actividad de destruccion creacion continuas, que cosas deberian quedar fuera de duda, si alguna lo debiera, como esa etica deberia encontrar un vector, para reproducirse y ser descartado al volverse esteril, en definitiva como salir de la critica continua, de la critica de la critica.
    Es que realmente queremos ser mejores, o estamos demasiado enamorados de nuestra cuasi naturaleza doliente?
    No estaremos siendo recompensados con baratijas por ser tan sufridos y darnos cuenta de ello?
    Saludos, perdon lo desprolijo

  • 48. ricardo carrizo  |  19 enero 2010 en 18:22

    interesante reflexión david. gracias

  • 49. magu  |  19 enero 2010 en 19:14

    Hace falta un cambio de actitud política conjunta. Una actitud totalmente ecológica emocional a nivel colectivo, y en las sesiones del Congreso, en las conferencias por cadena nacional. Etc. Esto también parece delirante, pero para mi es lo único que salva al hombre. Solo vivimos para aprender lo que es el afecto, solo vivimos para aprender lo que es el amor y la hermandad, con los demás seres humanos, con la naturaleza y con DIOS. Millones de personas mismo en nuestro país lo comprenden, viven y practican. Solo que esa inquietud del COMO más que del QUE no se practica aún a nivel político ¿qué tal si todas las reuniones en las unidades básicas, en los comítés y otros centros partidarios empezaran con reiki, con yoga o con una oración como en Alco?

  • 50. Gustavo Romero  |  16 febrero 2010 en 7:11

    “Durante un período más bien largo, la gente me pedía que les dijera lo que iba a suceder y que les diera un programa para el futuro. Sabemos muy bien que, incluso con las mejores intenciones, estos programas se convierten en una herramienta, en un instrumento de opresión. Rousseau, un enamorado de la libertad, fue utilizado durante la revolución francesa para construir un modelo social de opresión. A Marx le hubiera horrorizado el stalinismo y el leninismo. Mi papel —y ésta es una palabra demasiado enfática— consiste en enseñar a la gente que son mucho más libres de lo que se sienten, que la gente acepta como verdad, como evidencia, algunos temas que han sido construidos durante cierto momento de la historia, y que esa pretendida evidencia puede ser criticada y destruida. Cambiar algo en el espíritu de la gente, ése es el papel del intelectual”.

    (Michel Foucault, “Verdad, individuo y poder. Una entrevista con M. Foucault”, 25 de octubre de 1982).


Categorías

Calendario

enero 2010
L M X J V S D
« Dic   Feb »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

A %d blogueros les gusta esto: