El pensamiento de Pepe Mujica ( perfil 18/10/09)

18 octubre 2009 at 8:56 27 comentarios

“Coloquios”, el libro de entrevistas de reciente aparición que le hace a José Mujica el periodista Alfredo García nos da una idea abarcativa y detallada de lo que piensa el candidato del Frente Amplio a la presidencia del Uruguay. Lo que está en cuestión es el presente y el futuro de su país. El entrevistador cumple un rol llamativo ya que no pregunta nada, no hace más que darle el pié a su entrevistado para que prosiga su monólogo, le manifiesta su aprobación a todo lo que dice y lo estimula a rematar taxativamente sus afirmaciones. Nos asombra que Mujica prefiera ser presidente de su país en lugar de irse del mismo hacia otros horizontes como ya lo han hecho millones de sus compatriotas diseminados por varios continentes. Da una imagen del Uruguay tan negativa y desesperanzada que no se ve el motivo por el cual el candidato insiste en cumplir nuevas funciones en la política, y menos que desee presidir el ejecutivo por un eterno período. Tiene más de setenta años y el bosquejo que ofrece de la situación de sus connacionales presenta un cuadro en el que la profundidad de los problemas es tal que no se ve otra alternativa que un cambio poblacional o un milagro divino. Luego de darnos una hermosa definición de lo que es el Uruguay: “una esquina importante en un sistema de grandes ríos”, propone traer a su país a unos cientos de miles de ecuatorianos para que trabajen la tierra y pastoreen ganado ovino en el norte ya que los uruguayos no sólo no quieren trabajar en el campo sino que, en realidad, asegura, hace décadas que no quieren trabajar en nada. El lector puede suponer que este libro no es un hecho casual ya que al publicarse en plena campaña electoral, tiene la finalidad de alejar los miedos que en sectores de la clase media uruguaya puede provocar la inquietante noticia de que asume la presidencia un ex jefe Tupamaro. Quizás por esta razón, en las diez entrevistas, Mujica no habla de otra cosa que de ciencia, creatividad, empuje capitalista y productividad. Incluso llega a confesar al lector y al periodista que ya ha asumido la “cobardía” de convertirse en un socialdemócrata. Hoy Mujica ya no sueña con Cuba, su utopía se ha enfriado, no se aclimata entre las palmeras del Caribe al son de “Guantanamera”, rumbeó para el Norte y se aposentó en las tierras de Hamlet y en las cercanías de las melodías de “Mamma Mía” del grupo Abba . Sueña un futuro danés para el Uruguay, el de un país pequeño e inventivo que conoce sus limitaciones y aprovecha al máximo cada una de las oportunidades que se le presentan. El sueño personal de Mujica es menos problemático que el político aunque deba postergarlo por el momento. A pesar de su insistencia en las virtudes del sistema capitalista que si bien explota también innova, se muestra contrario a la sociedad de consumo, a la vida que gira alrededor de los shopping. Se identifica con la tribu de los Kung San, conocida como la de los bosquimanos, que “laburan dos horas por día y el resto joda y chusmerío”. Los doce años de detención en un calabozo le sirvieron a Mujica para pensar en ciertas cuestiones que van más allá de la política. Es un estudioso de la antropología y cree que hay rasgos atávicos que pueden llegar a determinar conductas no sólo individuales sino colectivas. Sostiene que no pertenecemos como especie a la raza de los independientes felinos sino a una de las cuatro ramas de los monos sin cola. Por eso considera que el hombre es un ser gregario que ha padecido el poder de un sistema que ha dispersado la sociabilidad. Se refiere a lo que llama el mundo de la mercadería, un mundo que nos ha hecho creer en una individualidad convertida en aislamiento por las reglas de una economía despiadada. A pesar de esta idea congénita de rebaño, su sueño personal tiene que ver con la libertad, con un uso del tiempo diferente al que exigen las reglas del sistema. Trabajar para comprar no es según su entender un modo de vida, le gusta pescar, jugar al futbol y sentarse bajo la sombra de un árbol. Bella imagen, que me retrotrae a un pequeño cuadro que me regaló mi amigo el pintor Jorge Carbajal de la ciudad de Colonia, por un pedido surgido de una inspiración oriental que tuve uno de esos días de la eterna siesta coloniense, una pintura de un Buda sentado tomando mate. En ese momento no sabía que don Pepe encarnaría – o reencarnaría – este particular deseo de Nirvana con termo. Su imagen del mundo recorre una variedad de parámetros. Desde su lugar de pertenencia, una chacra a menos de media hora de Montevideo, usa metáforas agrícolas para pintar el mundo de hoy. Algo así como veía las cosas el personaje del escritor Jerzy Kozinski, Chance Gardener, interpretado por Peter Sellers en la película Desde el jardín. Sigamos con el pensamiento oriental, me refiero a la India, país que Mujica admira desde la perspectiva que le abren dos de sus fuentes informativas preferidas: la antropología y la ganadería. La India tiene doscientos cincuenta millones de vacas, y el tabú de la vaca sagrada es una prohibición de una suprema inteligencia – exclama con veneración – para bañar en leche a cientos de millones de habitantes. A razón de cuatro litros por vaca por día- calcula el ex ministro de ganadería, agricultura y pesca – la cantidad de proteínas suministradas bien valen una interdicción ancestral al cuidado del dios Kirshna o de cualquier otra divinidad del panteón de los dioses hindúes, más aún cuando a las vacas viejas y secas las pueden hacer bife. Mujica admira esta genialidad cultural del Oriente lejano. También elogia a la China aunque sostiene que a su país le conviene trabar lazos con países más pequeños como Corea. Ha viajado al imperio del sol naciente y pudo apreciar la razón por la que los chinos han revolucionado su sociedad para poner en marcha al mundo globalizado. Vió que los niños, desde muy pequeños, antes de aprender a leer y escribir, ya saben matemáticas. También observó que en las plazas, calles y lugares públicos existe una vocación masiva por la gimnasia. De este fenómeno concluye que hasta que en el Uruguay no se implemente una política educativa centrada en las matemáticas y la gimnasia, el país no tiene destino. Seguramente, su contrincante político, Julio María Sanguinetti, el dos veces presidente colorado y hombre de renombrada biblioteca, le recordaría que esta aspiración pedagógica ya la habían tenido los griegos en los tiempos de Platón. El candidato del Frente Amplio nos dice que Dinamarca inventó el chancho. Se refiere a la raza Landrace que tiene una manta de tocino más larga de lo normal. Por su parte los chinos tienen el chancho taihu que tiene el hocico arrugado con una capacidad de parir hasta veinticuatro cochinillos por chancha con lo que duplica el promedio de la especie. No es ninguna nimiedad ocuparse de los porcinos. Toda una población y su nivel de vida pueden llegar a depender del mejoramiento de las especies ganaderas comestibles. Para Mujica una de las funciones primordiales de los embajadores es la de no sólo promover los bienes que se producen en el país que representa sino el de buscar nuevas posibilidades en las tierras por las que les toca viajar. Fue lo que hizo el embajador norteamericano en tiempos en que el escritor y diplomático Juan Zorrilla de San Martín promocionaba su poema épico Tabaré mientras su colega del norte descubría en tierras ibéricas el cochino Duroc Jersey. Pepe Mujica es un hombre práctico. Ya no son tiempos en que los militantes revolucionarios deben agruparse para elaborar un programa de transformación radical de la sociedad uruguaya con el fin de crear una comunidad igualitaria y solidaria. Esos sueños se han convertido en una pesadilla. Mujica repite con frecuencia que él no es un “Pol Pot”, en referencia a un carnicero político que mandó a matar a millones en Camboya en su afán de construir un comunismo sádico . Su idea de sociedad es otra. Admite que debe haber competencia, es decir un mercado en el que compitan emprendedores de diferente naturaleza. Se ha dado cuenta de que los hombres no son iguales y que las diferencias pueden ser auspiciosas para que los de atrás emulen a los de adelante. Considera que las corporaciones multinacionales pueden aportar innovaciones tecnológicas e impulsar el desarrollo del país a la vez que insertarlo en el mercado mundial. Suscribe a la idea de que es necesario aumentar la “tasa de genialidad” de las naciones. La sociedad de conocimiento así lo exige. Quiere que el Uruguay se convierta en un país “agro-inteligente”. Lo imagina como una sofisticada cabaña del sur del mundo. Ya no existen las fábricas, nos dice, hoy las empresas son laboratorios. Es necesario que en su pequeño país de tres millones de habitantes se promueva una revolución pedagógica por la que los jóvenes uruguayos se instruyan en las ciencias biológicas. Si por él fuera, las nuevas camadas de estudiantes deberían formarse en las ciencias de la vida para combinar las matemáticas con la biología. Especializarse en biometría. Para eso hay que terminar con la universidad uruguaya que engendra miles de abogados como si la meta educativa fuera formar una ciudadanía de pleiteros. Tampoco le interesa distribuir esa especie de barniz cultural que forma a los típicos cogotudos “lustrados”, setentistas panfletarios y preparadores de informes para ONG`s. La cultura es otra cosa para Mujica. Tiene un fin práctico. Debe despertar a su país del letargo y la mediocridad trasmitidas por los partidos tradicionales durante el siglo pasado. Entre los años treinta y cuarenta del siglo veinte, fue forjado el uruguayo medio, común y corriente. Fue en esa época que la sociedad uruguaya se acostumbró a no desear otra cosa que formar parte de la burocracia estatal. Ser funcionario fue el sueño de la seguridad y de la permanencia. Ambición mediocre y perenne que no cambia con la llegada al poder de gobiernos populares. Por el contrario, ser un funcionario de izquierda es una de las mejores opciones que se aprecian en el vecino país y una gran teta izquierda llamada Estado se encarga de la nutrición generalizada. Mujica dice que hay que cambiar ciento ochenta grados la visión que tienen los uruguayos de sí mismos. No puede ser, admite, que quienes trabajan en la esfera privada le den de comer a los zánganos públicos. El mismo Frente Amplio ha sido incapaz de modificar el estado de las cosas. Mujica está convencido de que hasta que en su país no se lleve a cabo una reforma del Estado, Uruguay no cambiará nunca. El socialismo proclamado por su partido se convirtió en “sociolismo”, una corporación de protegidos en su pereza. Considera necesario que cada nuevo empleado que ingresa a la esfera pública debe suscribirse a una ley de prescindibilidad y someterse a un sistema de premios y castigos. El castigo, opina, es uno de los principios de un sistema educativo. Propone cambiar la estructura salarial y la jerarquía de funciones del Estado uruguayo en el que quien trabaja y el que no lo hace obtienen los mismos beneficios. La solución es formar equipos con un sueldo básico y bonus o premios por productividad y rendimiento distribuídos por los mismos integrantes de los grupos. Es el único sistema que puede crear una organización del trabajo responsable. El problema es que ni la universidad ni quienes hoy ocupan el Estado aceptarían estos cambios. Jamás lo harían. Respecto de la universidad decide no enfrentarla, estima que es inútil intentarlo y piensa abocarse a rediseñar la Universidad Tecnológica Nacional para que cumpla sus nuevas funciones de investigación y docencia científica. Confía en que el resto del aparato educativo saldrá luego de su morosidad y seguirá la marcha de los innovadores. Respecto de los otros sectores del Estado en el que dominan los sindicatos pertenecientes al Partido Comunista y aliados, el cambio llevaría a una guerra civil o una confrontación interminable. No entienden, dice Mujica, que el Estado no es sólo el botín de una clase dominante, sino el ámbito a que acude la gente para que se le vean solucionadas cuestiones vitales de su existencia. Y que la quietud de la burocracia, su desidia, es casi un asunto criminal. Hay muchas cosas que cambiar en el Uruguay, desde esa píldora de los derechos humanos, así la llama, que sirve para justificar la impotencia de las fuerzas de seguridad, y de la sociedad toda, ante el drama de las drogas, los crímenes salvajes y las mafias que ya se han infiltrado en la sociedad, hasta el boicot de lo organismos públicos que impiden toda renovación en nombre de esos derechos. El lector no uruguayo a medida que recorre las desgrabaciones de estas entrevistas no sabe a qué atenerse cada vez que Mujica invoca el entorpecimiento de quienes pertenecen a entidades nombradas con siglas. Tenemos la suerte de que en las dos últimas páginas se aclaran a qué funciones pertenecen entes como ADEOM, AFAP, AMBEV, ANV, ARU, CO-CO ( pacto sindical entre el Partido Comunista y el Partido Colorado), CASMU, COFE, INAC, JUNAE, y otras cuarenta más. Mujica se siente frente a un Leviatán oriental ungido desde tiempos inmemoriales. Está lejos de añorar aquella Suiza de América como lo hace Julio María Sanguinetti en su libro La agonía de una democracia. Para Mujica esa era una sociedad mediocre en la que primaba la tarjetita y el acomodo. Mientras el dirigente colorado escribe su libro para reseñar los infaustos hechos de la década del 63 al 73, en los que considera que los dirigentes del Frente Amplio y de los sindicatos afines pactaban con los militares para derrumbar la democracia republicana del vecino país, Mujica se desmarca de esta diatriba e imagina un porvenir con este nuevo Uruguay improbable. Para compartir este deseo cree que los uruguayos deben unirse por una “idealidad” común y no por compromisos ideológicos. Con este propósito dice cosas que pocos se disponen a escuchar. Pone sobre la mesa problemas que casi todos quieren descartar. Demuele el conformismo de una izquierda a la que perteneció toda la vida. Mientras Sanguinetti nunca se cansa de citar a Cicerón y Montesquieu, Mujica nos habla de los chanchos y de la ciencia. Dos versiones de un mismo y hermoso país.

Anuncios

Entry filed under: General.

Acerca del divino botón ( perfil 10/10/09) Vivimos tiempos de estafas ideológicas Entrevista con Tomás Abraham.(La Nación 18/10/09)

27 comentarios

  • 1. Flavio Pigazzi  |  18 octubre 2009 en 9:48

    Muy interesante análisis sobre Mujica, dejando de lado lo superficial, para buscar en sus ideas interiores y sus fundamentos personales. En estas semanas que la argentina se debate en una polémica entre sordos sobre cuestiones puntuales, me preguntaba que debaten uruguayos y chilenos en visperas de sus próximas elecciones presidenciales. Aquí encuentro una primer respuesta. Muchas gracias.

  • 2. Advid  |  18 octubre 2009 en 10:05

    Ernesto pesidente!

  • 3. Alberto Gatti  |  18 octubre 2009 en 10:11

    Abraham: no se en que puedo ayudar, pero quedo a tu disposicion.
    Hace tiempo pense en adherirme, ahora lo propongo.
    Alberto

  • 4. Gordon Pasha  |  18 octubre 2009 en 10:53

    El “Imperio del Sol Naciente” es Japon, no China.

    Gordon

  • 5. Ricardo Gamba  |  18 octubre 2009 en 11:35

    Estinado Tomas
    No es el tema, pero no se a donde hacerte llegar un comentario de otra manera.
    Referido a tu reflexión sobre valores y estafas ideológicas en La Nación de hoy.
    Para mostrar lo viejo y universal de ese asunto en la política, te envió dos versos de Solon, (que tal vez conozcas).

    “De ese varón os embelesa el habla
    Mas poco reparáis en sus acciones”

    Atentamente

    Prof. Ricardo Gamba

  • 6. Juan Pablo Laporte  |  18 octubre 2009 en 12:12

    Tenemos mucho que aprender de Pepe Mujica.
    Atte.,
    Juan Pablo Laporte
    http://www.encuentrohistorico.blogspot.com

  • 7. pablodb  |  18 octubre 2009 en 13:42

    O sea: el Pepe anticipa que nada podrá hacer desde la presidencia contra esa trama de intereses corporativos en los que se unen comunistas y colorados. Todos en Uruguay asumen que esa trama es irrompible, que se debe convivir con ella y seguir adelante. Acá en Rosario es igual, querido Tomás: ni Binner ni Lifschitz se animarán jamas a confrontar con el sindicato municipal, alineado con el temible Moyano. Igual conducta desde la gobernación con el sindicato docente Amsafe, radicalizado por los troskos rosarinos que la manejan, y ni hablar del feudo de Upcn, el ortodoxo Maguid, los oligarcas del poder judicial yun largo etc. Mujica se puede mirar en el espejo de tu apologizado Binner.

  • 8. Mishíguene kop  |  18 octubre 2009 en 19:11

    Este pensamiento mágico respecto a la ciencia y a la practicidad de la misma es bastante peligroso si no se lo piensa detenidamente. Supongamos que todos los paises del mundo, el mundo en su totalidad, se convirtieran en usinas de ciencia y tecnología, en proveedores mágicos de felicidad garantizada, ¿en qué terminaría todo, qué quedaría de la naturaleza que todavía conocemos y qué del mundo? El sistema global no puede ser una especie de dominó en el que todas las fichas hacen lo mismo y cuando cae una caen todas en cascada. Dado que vivimos en un mundo globalizado y no parece que esto tenga vuelta atrás, ni el capitalismo ni el socialismo pueden pensarse como se pensaron, son antiguayas que ya no nos sirven. En principio debería haber un gobierno mundial en el que los ciudadanos del mundo puedan tener voz y voto en cada una de las decisiones de los dirigentes mundiales y en el reparto de las tareas a la que cada país debiera abocarse. Esto por el momento parece una utopía, pero es la única utopía con rasgos de racionalidad. La anarquía global que implica que cada país compita con el otro por ver cuántos de sus científicos y sus industrias le hacen más daño al planeta para satisfacer las necesidades y los caprichos de millones de personas nos puede conducir a un callejón sin salida. Para que el mundo mejore en su totalidad debe existir un plan consensuado entre las partes para llegar a un piso mínimo de dignifdad de todos los habitantes del mundo y a un techo de competencia mutua que no perjudique a la totalidad.

  • 9. Flavio Pigazzi  |  18 octubre 2009 en 21:13

    un gobierno democrático mundial? eso también suena bastante ideal.

  • 10. mariano  |  18 octubre 2009 en 22:53

    linda página de antropología, sociología e historia comparada! no conocía esa teoría de las cuatro ramas, no sé bien qué significa, el buda cebándose unos mates es buenísima!

  • 11. Jorge  |  18 octubre 2009 en 22:59

    En principio, Mishiguene, no estoy de acuerdo con tu principio ^-^
    Pensar en Gobiernos Mundiales en mi opinión es pensar en un concepto de gobierno centralizado, eso fracasó en casos como la ex URSS y los gobiernos dictatoriales. Si hay excepciones es porque la centralización se mantuvo (o mantiene) en esquemas muy rígidos, como entiendo pasa en Cuba, Corea y China. El asunto es qué costo tiene eso, y en particular quién lo paga: los resultados están a la vista, si no pertenecés a cierta élite ligada al poder centralizado, fuiste ^-^
    Pasa eso en esos países, multipliquemos la escala al planeta entero. La idea cae por su propio peso y en mi opinión, mejor así. Las centralizaciones, a mi entender, lo primero que buscan es quitar LIBERTAD pues ésta afecta al CONTROL que todo gobierno centralizado necesita, y sin el cual no podría funcionar.
    Pensar en países auto-organizados interdependientes suena a descentralización. Por supuesto de qué descentralización estamos hablando: eso no está definido. Una idea la da Mujica, que tiene arriba de 60 años y una visión del mundo acorde a su edad y experiencia. Yo tengo 40, y por mi experiencia pienso más en REDES. Puedo imaginarme redes de sociedades que sean interdependientes manteniendo cierto equilibrio entre sí, cada cual con su postura y alternativa cultural, economica, política y social. En mi caso prefiero ese camino.

    Muy bueno el post.
    Saludos

  • 12. Leviatán  |  19 octubre 2009 en 1:07

    CON-TUN-DEN-TE, realmente un texto demoledor, una andanada de conceptos, imagenes y pensamientos que lo dejan a uno pensando, pensando y pensando, no quisiera tener ninguna disputa verbal o de ideas con el escribiente porque sería como pelear con tyson en su mejor época,
    en cuanto a uruguay, pepe mujica y tabare MARQUEZ, que la chupen, que la sigan mamando.
    Saludos.

  • 13. Leviatán  |  19 octubre 2009 en 1:13

    perdón, olvidé mencionar que no pude pasar de la mitad del texto, empezé a sentir una especie de malestar en la cultura, una ráfaga de ametralladora, pero me doy cuenta que es el estilo del señor Abraham, balcánico como yo, igual prometo leerlo todo y hacer un comentario mas sesudo del asunto, gracias.

  • 14. Borne  |  19 octubre 2009 en 3:16

    Veía canal 7 el sábado pasado, si mal no recuerdo, y se dijo una payasada casi inigualable- algo así- “Pepe Mujica vino hace unos días a la Argentina, se reunió con empresarios y les dijo que respetará (si gana) los derechos de propiedad, los contratos y prometió seguridad jurídica. Es el clásico discurso neoliberal. El mismo discurso de la derecha”.
    ¿Desde cuando es neoliberal y de derecha la seguridad jurídica?, ¿Franco respetó los derechos de propiedad, la seguridad jurídica y los mercados?
    Es que desde el la vetusta izquierda marxista, todo lo que tenga que ver con los derechos de propiedad y el “mercado” y no esté controlado por un dictador –sea un Castro, Stalin o Hitler (debió ser de “izquierda” por que estatizó mucho y no había seguridad jurídica)- es, siempre desde esa visión anacrónica, “derechista”. Berlusconi también se está quejando de la “derechista seguridad jurídica”, me parece.
    Pepe será un gran presidente o sólo miente para “alejarse” de Chávez. Veremos…

  • 15. juan de dios romero  |  19 octubre 2009 en 12:23

    Perdón, en mi opinión el señor Mujica es politicamente un persona mediocre.-

    Por momentos recuerdo al viejo vizcacha.-

    Cree que es “ocurrente” y por lo tanto innovador, y no lo es.-

    Todo el país esta como en un medioevo, pero sin valores que los traciendan.

    Gracias

  • 16. Carlos G.  |  19 octubre 2009 en 12:23

    Aunque parezca mentira, hay gobiernos y particularmente EEUU, que se muestran muy preocupados por la superpoblación mundial.
    En el link que pego más abajo pueden apreciarse las declaraciones de la ex-Ministra de Salud de Finlandia hablando a ese respecto…

    http://www.revistanamaste.com/ex-ministra-finlandesa-denuncia-conspiracion-tras-la-gripe-a/

  • 17. fede  |  19 octubre 2009 en 14:50

    Muy interesante artìculo

    Demuestra el contraste entre un representante de izquierda moderna( pero no light , a no confundir) que mira hacia el presente siglo frente a otro, liberal que vive anclado en el sistema de partidos del siglo pasado.

  • 18. Mishíguene kop  |  19 octubre 2009 en 15:51

    El problema con la libertad de acción absoluta es que todos los gobiernos, bajo el paraguas de lo que debería ser la modernidad a la que se debe aspirar para tener pueblos satisfechos, creen ser independientes tecnológicamente pero terminan postulando las mismas metas, bajo el mismo paradigma. No hace falta ser meteorólogo para darse cuenta de que el planeta corre un grabe peligro y que si la tecnología y la ciencia incrementan su escala de daño todos sufriremos las consecuencias. Tal vez no en una década, pero sí en cinco o seis. Esa supuesta independencia tecnológica no es tal dado que la tecnología básicamente funciona de manera similar y busca satisfacer similares apetitos y necesidades. Y el daño que puede provocar la exacerbación tecnológica es sumado infinitamente mayor al de cualquier otra época de la historia. Ese pensamiento libreempresista no me parece nada progresista. En lo que no debiera haber consenso alguno es en mantener las identidades culturales, los modos ideosincráticos de los distintos pueblos, pero en el plano de la ciencia y la tecnología hace falta un acuerdo y una planificación. Un gobierno central no tiene por qué ser una dictadura ni tiene por qué ser unitario, como en la Argentina. Puede ser una confederación de países diversos, que respete cada particularidad cultural, pero que se pongan de acuerdo en determinados asuntos que hacen al bien común. Tampoco planteo la elección de un presidente o de un monarca al estilo latinoamericano, sino de un Parlamento mundial que sea elegido por todos los ciudadanos del mundo y que tenga cierto poder para lograr consensos básicos. Por supuesto deberán seguir existiendo las naciones independientes, que en este nuevo sistema ocuparían el lugar que en una confederación ocupan las provinicias. Ir de una escala mayor a una menor, ampliando la escala a un nivel mundial, sin que por eso se deba convertir en una monarquía, una burocracia o una dictadura. Un parlamento mundial que sólo tenga ingerencia en determinados temas, para preservar al mundo de una posible catástrofe. Un poco de racionalidad por fuera de las supuesta racionalidad capitalista, que no se muestra muy racional.

  • 19. Mishíguene kop  |  19 octubre 2009 en 15:55

    corrijo: grave en vez de grabe

  • 20. SANTIAGO  |  19 octubre 2009 en 17:47

    Esta muy buena la nota.
    Lo de las vacas hindúes esta muy bien esa observación. Cosas de los dioses.
    Pero los chanchos no me gustan mucho, son animales bastante agresivos y sucios para criar. Lo mejor de la raza Landrace, además de la manta de tocino, es que son mansos, da buenas madres, no aplastan a los lechones. igual es mejor cazarlos, para mi son más ricos los jabalíes.
    Prefiero que este Mujica sea manso y lenton, como ese Chance Gardener, y no retobado y traicionero como un padrillo hampshire.
    fue muy buena e instructiva la nota, saludos.

  • 21. Fran  |  19 octubre 2009 en 19:31

    La democracia global en un capitalismo multipolar es la nueva utopía, un pensamiento unico para un mundo unilateral. Con tal de universalizar la democracia, la libertad, los mercados y las tecnologías, aún recurriendo a la ocupación armada, se mandarán al olvido en un exterminio velado todas las singularidades nacionales y regionales.
    Lo que no entienden los modernos democratas en su optimismo ciego es que a toda integración extrema le corresponden unos integrismos igual de extremos, igual de terroristas. Son Fenomenos Extremos, tal y como ocurre con el éxtasis de las comunicaciones y la mediatización que son directamente proporcionales a la indiferencia y el aislamiento sociales, a la desertificación existencial.

  • 22. Jorge  |  19 octubre 2009 en 21:22

    Para mí “libertad de acción absoluta” es una abstracción ^-^
    Para que exista debería haber recursos infinitos, cero conflictos, eso no existe.
    Respecto de la tecnología, más importante es su uso. Si nos quedamos con el impacto de daño potencial que ésta puede hacer, entramos en problemas. Por ejemplo el 80% del uso tecnológico deriva de la electricidad, mucha contaminación se hace para que tengamos luz y corriente para que las máquinas nos mantengan (suena feo, pero es así). Si volvemos al 1800 seguro cuidamos la Naturaleza pero a costa de que 5000 millones de personas la palmen, y para los restantes la vida de campo sudando bajo el sol no va a ser tan agradable como lo vemos en las películas ^-^ Creo que la solución al planteo que propones habrá que inventarla tras varios replanteos.
    Entiendo que propones una Federación Planetaria en vez de un Gobierno Mundial. Si es así estoy de acuerdo. Muy interesante lo del planteo de Objetivos Planetarios que pueden dar una dirección a determinados desarrollos, pero no sé si eso sería posible a través de un Parlamento, a menos que haya una red de mecanismos que impidan la proliferación de burocracias, manejos internos y corruptelas.

  • 23. Sergio del Parque Rodó  |  20 octubre 2009 en 9:53

    Estimado Abraham:
    Me pareció muy lúcido el análisis. Tanto que fui a comprar el libro. Acá en Uruguay, como suele ocurrir, salió en la prensa alguna frase recortada que fue utilizada en la campaña por la oposición a Mujica.
    El domingo son las elecciones. Que bueno en nuestro países poder elegir nuestros gobernantes. Poder criticarlos. Particularmente los que tenemos más de 50 creo aprendimos el valor de esta democracia. Tenemos que defenderla.
    Saludos
    Sergio del Parque Rodó.

  • 24. cecilia  |  26 octubre 2009 en 11:26

    me parece mal lo q paso en uruguay , creo q con el porcentaje q saco Mujica, segun lei entre un 47, 49 por ciento, con una amplia diferencia con el segundo lacalle, q saco aprox. un 28 al 31% le tendrian q haber dado ganador sin ballotage.

  • 25. Gustavo  |  26 octubre 2009 en 18:48

    Cecilia
    Una eleccion no es un concurso de baile donde hay un jurado que decide el ganador ( como decis vos “le tendrian que haber dado ..” ), es un sistema muy estricto. Aca, en Uruguay, necesitas la mitad +1 para ganar en primera vuelta. Este sistema, que alguna vez creí injusto, sin embargo tiene sus bondades. Podes decir que el 48.16 % ( ultima cifra que conozco ) es un gran cantidad de votos para Mujica, es cierto, lo es. Pero esto tambien significa que el 51.84 % no votó, y por lo tanto no quiere, a Mujica en el gobierno.
    El 48.16 % que votó a Mujica sin duda lo volvera a hacer en la segunda vuelta, el 28.94 % que voto a Lacalle tambien volverá a votar lo mismo, por lo tanto el restante 22.9 % que no voto ni por uno ni por otro sera el que finalmente decida cual es mejor o peor de los dos mas votados. No es tan malo despues de todo.
    Saludos

  • 26. Mishíguene kop  |  29 octubre 2009 en 18:29

    Si, acá, en nuestro pequeño terruño peroradicheta, los mandatos se definen con menos del 50 porciento. Y eso les da legitimidad para mandar al resto de la sociedad. Me parece que esta sociedad (la argentina) siempre fue totalitaria, pero desde el regreso a la democracia los síntomas se agravan, dado que son el resultado de una supuesta lucha contra la enfermedad totalitaria. El camino hacia el fascismo está alfombrado de buenas intenciones. No por nada Hitler y Mussolini se creían socialistas.

  • 27. cecilia  |  29 octubre 2009 en 18:52

    hola Gustavo, pido disculpas por esa opinión un tanto apresurada, no estaba muy informada… después me informé mejor y debí haberme rectificado…

    siento una gran cariño y admiración por el pueblo uruguayo, he ido algunas veces por allá y me encanta… creo q tenemos mucho q aprender de nuestros hermanos uruguayos… allá hay más respeto por la ley, no como acá con el mamaracho q hicieron con la constitucion menen y alfonso, q no vamos a decir q porq se murio hacia todo perfecto… ni ahi… esa hipocresia no va conmigo…

    y algunas veces, sin querer, nosotros tambien hacemos nuestro pequeño aporte a la confusión general … saludos


Categorías

Calendario

octubre 2009
L M X J V S D
« Sep   Nov »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

A %d blogueros les gusta esto: