Algo más que Robin Hood ( perfil 19/9/09)

19 septiembre 2009 at 9:44 25 comentarios

Se acaba de estrenar una nueva película de Pino Solanas. Esta vez se trata del saqueo de nuestros minerales y de la impunidad con la que actúan las corporaciones avaladas por gobiernos corruptos. En documentales anteriores Solanas investigó sobre los estragos que dejó el desmantelamiento de la red ferroviaria, y recorrió astilleros y centros de investigación para mostrar el abandono por el Estado de las fuerzas productivas de la nación.
Solanas es el único político que crece. Los otros oscilan de acuerdo a sus impactos mediáticos. Su presencia ante el público lo muestra con un discurso coherente y muchos se reconocen en él. Es posible que concite cada vez más atención. De su grupo quien amplía su prédica con eficacia y simpatía es Claudio Lozano. Miembros de la CTA y ex kirchneristas se suman a su ideología. Porque Solanas es un ideólogo. Su doctrina es la del nacionalperonismo. Es así desde su película La hora de los hornos. La idea es simple: la Argentina es un país despojado, una nación sometida por los grandes intereses corporativos asociados a un Estado venal.
Desde Raúl Prebich a Alsogaray, Krieger Vasena, Martinez de Hoz y Cavallo, el poder político sumó a cipayos del imperio que administraron el modo en que los pulpos corporativos se llevaron los dineros del trabajo argentino, se chuparon las riquezas del suelo a la vez que arrasaron con la industria nacional hasta convertirla en subsidiria de los monopolios multinacionales.
Esta es la historia que entrega Solanas al pueblo argentino y en la que muchos se reconocen ya que es la versión dominante de nuestra historia. Pero sabe que no le alcanza este único mensaje si quiere llegar a ocupar lugares trascendentes en la política argentina.
No todos comulgan con esta versión de la historia, y por otro lado un político debe convencer a una sociedad que no deja de ser plural y diversa. No nos referimos a que debe seducir a los que gozan del despojo, sino a amplios sectores de las clases medias y cúpulas dirigenciales que vieron como este clamor de justicia llevó en la década del setenta a un suicidio político que terminó con lo que quedaba.
Aún siendo despojado nuestro país creció y su industria se desarrolló entre 1958 y 1972, y una vez declarada la guerra misionera inició un proceso de destrucción de su propias riquezas como jamás conoció en su historia. Una demolición que llegó sin pausas hasta el año 1991.
Por eso se lo ve amenguar su prédica con la combinación de ingredientes liberales, introducirle elementos “éticos”, hablar de república, acusar al gobierno de corrupción y de usufructuar el poder para enriquecerse y gestionar sus propios intereses. Se dirige así a otro espectro de la clase media.
De todos modos por ahora este giro discursivo no parece más que un cambio táctico sin convicción profunda. Solanas siempre despreció la cultura política liberal y la asoció de acuerdo a la escuela doctrinaria a la que pertenece con los traidores a la patria.
Su problema es el sectarismo. Es vano por no decir peligroso y no sólo para los malditos intereses denunciados afirmar que los empresarios son especuladores y explotadores, la Iglesia un banda de cómplices del genocidio, las Fuerzas Armadas una institución reaccionaria, la clase media un estamento gorila e hipócrita, la dirigencia sindical una banda de burócratas corruptos, y que el mundo es un terreno en el que los países ricos ahogan a los pobres entre los que nos contamos nosotros.
Con un panorama así la justicia, la pobreza y la desesperación van de la mano y la política que surge es una guerra de grupos ni siquiera de clases, ya que las clases están fraccionadas, para arrebatar lo que queda de un botín.
¿Solanas podrá ser un nuevo Lula? Es decir un político que asumió que es la cabeza visible de un Estado que no es sólo él y sus principios, que representa a intereses variados, sectores con un poder ya instalado, a sectas evangelistas de gran predicamento, fuerzas armadas poderosas, grupos financieros determinantes, y que con su política de hambre cero, su fuerza laboral en un 60% en negro, millones que viven en favelas, una mafia de narcotraficantes cuyos jefes organizan aún desde la cárceles los asaltos y el comercio de estupefacientes, decide cambiar su ideología reinvindicativa del sector al que pertenece por origen e historia militante y tejer alianzas para que los ciudadanos no se maten entre sí.
Lula no se traga la hostia de la culpa con los chicos de la calle cariocas y deja por eso de comprar submarinos. Sabe que el hambre no desaparece asaltando supermercados, lo que desaparecen son los supermercados. Ni contrata a un nuevo Glauber Rocha para mostrar el costo social de cada medida que toma y de todo lo que queda por hacer en este mundo de sufrimiento.
Vaciar un país es más fácil que llenarlo. Vaciarlo de gente y dinero se puede, volverlos a traer es casi imposible. Nada de lo que muestra Solanas deja de ser verdad, pero poner un dedo en la llaga no cura la herida.
Si toda la sociedad está enviciada menos los que nada tienen y los patriotas que se conservan puros, si fuimos engañados por una socialdemocracia de cotillón con Alfonsín, un traidor como Menem, una Alianza que en nombre de la ética fue responsable de sobornos, por un kirchnerismo corrupto, si desde 1955 nuestro país perdió el rumbo y la dignidad, los recursos con los que contamos para construir son nada, casi nada.
Con una doctrina así ni se hace justicia ni política porque mezcla verdad con resentimiento, revolución con venganza, una historia conocida.
Sin embargo, Solanas se destaca en el panorama político nacional. La prédica del consenso de la llamada oposición en sus múltiples variantes no parece consistente ni posible en un país con la desigualdad social que hay en la Argentina ni con los bolsones de pobreza y de ostentosa riqueza que existen. Para que haya consenso los participantes deberían partir de situaciones más parejas. Las moléculas partidarias que giran alrededor de Cobos, Carrió, Reutemann y Macri chocan entre sí y no producen ninguna energía. Al menos Solanas recupera nuestra historia y le da identidad a un fracaso, convierte derrotas y desaciertos en una conspiración. Siempre es un consuelo más aún si lo que promete es una liberación.
Solanas dice que la unión entre Estado y Pueblo es la base de una nueva Nación. Todo lo pone con mayúsculas. Pero no es una cuestión semántica sino política. Hasta que no haya un debate profundo – es curioso como hay tantos pedidos de debates profundos – sobre la relación entre Estado y Gobierno, no hay Estado nuevo ni nación liberada.
Nos referimos a reglas, leyes, controles, instituciones, marcos jurídicos, límites, deberes, productividad, estímulos, sanciones, y metas de crecimiento. En nuestro país lo público está dominado por intereses privados aún cuando se hayan eliminado las privatizaciones. Para que cumpla su función hay mucho por pensar y hacer.

Anuncios

Entry filed under: General.

Video de la entrevista que Tomas Abraham le realizó a Hermes Binner Invitación CEMUPRO

25 comentarios

  • 1. ernesto  |  19 septiembre 2009 en 10:44

    Solanas es una excelente versión criolla, presuntamente intelectual y demagógica, de los dichos de Mujica: “los argentinos se creen Canadá y siempre están buscando a quien culpar por su fracaso”.
    Los dichos de Solanas “la Argentina es un país despojado” -como si los argentinos no tuvieran nada que ver”- es una muestra del ridículo nacionalismo berreta en el que cree.
    Obviamente el “nacionalismo” es populista y por lo tanto enemigo del verdadero progreso, no en vano el primer y único, descontando el de los 90 por efímero, florecimiento argentino -en el que llegó a ser una una gran potencia económica, no sólo igual sino superior a Canadá, se dió durante la generación del 80 que impulsó el el liberalismo, el verdadero progresismo en cualquier rincón del mundo.
    Los argentinos, fieles a su surrealismo y complejo de culpa no autoadmitido, ven hoy en Solanas al nuevo gurú, su Coehlo de la política existencial, lo mas lejos que puedan de la razón, la lógica y la verdad.

  • 2. Carlos R.  |  19 septiembre 2009 en 11:18

    Creo que dejé clara mi posición política alguna vez, soy socialista y en lo personal defiendo el cooperativismo (el socialismo de estado, de socialista tiene poco y nada).
    Sin embargo, el discurso de Pino me parece por momentos una tomadura de pelo. Todavía no vi la película, y me estoy adelantando basandome en las entrevistas y críticas que leí.
    Conozco gente que trabajo en el estudio de impacto ambiental de minera la Alumbrera, y me dicen que la empresa gasto una millonada tanto en el estudio, como en el plan de gestión (el cual debería cubrir todas las etapas del emprendimiento, incluido el cierre de la mina). En cualquier caso la minería contamina la haga el estado o el sector privado, y habría que reconocer que hoy por hoy las cosas se hacen muchisimo mejor que hace 40 años.
    Por otro lado, aunque no generaron tantos puestos de trabajo como se esperaba (eso es real), y la economía de Santa María parece más movilizada por los viñedos que por la minería, lo cierto es que la minera paga regalías a la municipalidad, la provincia y hasta a las universidades nacionales (que hicieron los estudios geológicos en los 60). Incluso, contribuye a la economía de Tucuman que es la provincia que provee la electricidad.
    En cualquier caso, la posición de Pino es legitima, pero sería bueno que fuera un cacho más imparcial.
    Finalmente, por la escala y alta tecnología involucrada en esa clase de emprendimientos, hacen que no sea posible su ejecución por el estado Argentino. En serio, quiero que Pino me explique alguna vez como hace las cuentas… porque de alguna manera parece creer que el Estado está en condiciones de crear una red ferroviaria que llegue a todos lados, explotar los yacimientos mineros y petroleros, y al mismo tiempo sostener toda la infraestructura de obras públicas, educación, hospitales, justicia, seguridad interna y exterior, cultura e investigación…

  • 3. palmira  |  19 septiembre 2009 en 17:25

    La polìtica y la trayectoria del polìtico es difìcil de seguir, pueden salir en paralelo a ella o como oposiciòn disidente, y medrar en lo mismo despuès.
    Si uno siguiera la trayectoria de empresarios de corporaciones como el caso de Santiago Soldatti
    ahora lo encontrarìa como Gerente de Barrick, simpre estàn en la cresta de las olas, nunca en el fondo del mar.
    Pino como polìtico es un buen cineasta, el dirà ” Mis obras son mi polìtica para eclipsar salames resentidos”.
    El tema de la minerìa nunca fue discutido como el de la pesca, ambos son recursos naturales no renovables y de muy dificil factura para el argentino que con un asadito le basta.
    Para la ejecuciòn de los emprendimientos mineros se trabajò durante dècadas en leyes de integraciòn con Chile, màs las fiscales de doble tributaciòn, etc.
    Cuando entran estas inversiones de capital se las libera pero permitieron aumentar junto, con las màquinas tragamonedas (bienes de capital), que venìan para los nuevos casinos, las cifras del gobierno de Kirchner, claro que este tipo de inversiones no nos saca de la pobreza.
    Lo que pagan las mineras por DDJJ es incierto a causa de la discrecionalidad y lo que cobran lo estados tambièn, por ej:
    en San Juan el tribunal de cuentas no aceptò todavìa esas declaraciones desde 2006.
    Cabe preguntarse si no aceptaron, lo cobraron, si o no, esto tambièn es discrecional.

  • 4. cecilia  |  19 septiembre 2009 en 18:43

    pino me parece un viejo pasado de moda, un versero viejo y gagá funcional a la kaka.. un estilo distinto pero igual q Mr Bin

    rescato esta frase

    En nuestro país lo público está dominado por intereses privados aún cuando se hayan eliminado las privatizaciones

  • 5. gracia doming  |  19 septiembre 2009 en 20:02

    Nos dejaron sin el poder del voto por la distancia en que asumen
    y ademàs con las manos vacìas por que los candidatos son unos tìteres sin cabeza. Miren a Binner, Carriò, Reutemann, De Narvaèz que le podemos criticar a entonces a Scioli , ademàs con estos pretendientes no se le hace ni mella a las imposiciones del poder K.

    Quiero pensar que participamos los argentinos en imaginarnos
    en que estamos metidos en un cambio de rango hacia
    un sistema antidemocràtico, no tan sòlo en una situaciòn de polìticos descarriados, vamos a la pèrdida de las opciones que brinda la democràcia cada vez con menos màrgen de maniobra.

  • 6. cecilia  |  20 septiembre 2009 en 11:34

    feliz yana toba para todos los judios

  • 7. Mr. Sometimes  |  21 septiembre 2009 en 1:09

    La figura de Solanas es endeble, a pesar de lo que se cree. Sí, su discurso es convincente pero todavía no llegó a ningún espacio de poder.
    En cuanto esté en un espacio de poder -intendencia para arriba- realmente se verán sus habilidades de confrontar contra toda la física del poder real, deberá tranzar con sindicalistas para que le recojan la basura, con el sistema financiero para que agilicen el crédito, con el BID y el FMI para tener financiamiento para inversiones, con la burocracia estatal para lograr que las cosas se hagan.
    Entrará en un espacio de desprestigio y desgaste porque abandonará sus bases y pasará a formar parte él mismo del estado que tanto critica.
    Nunca me quedaron claras las pretensiones de Solanas. ¿La solución al vaciamiento de Argentina es que no haya minas?¿Que las minas las exploten comunidades de campesinos de la zona?¿Que las explote el estado, el mismo estado que no puede garantizar salud pública a la población a su cuidado?¿Que con un sistema de trenes fuerte se reactiva el país, un país dominado y entregado a la sindicatura del trasporte automotor (gracias Carlos Saúl por este gesto de dudosa grandeza)?
    Ya la primera decepción con Solanas fue su voto a la ley de medios.¿Cómo va a encarar las futuras contradicciones?

  • 8. La Herida de paris  |  21 septiembre 2009 en 12:31

    Solanas proviene del mundo del cine y por lo tanto me parece que cree que la realidad es producto de un montaje. Así muestra las cosas omitiendo gran parte de los datos y construyendo una verdad. Pero decir la verdad a medias también es una forma de mentir. Por ejemplo cuando habla de las ganancias, en general se olvida de los riesgos, que en le caso de la minería por ejemplo son enormes. Lamentablemente el cine es una cosa y la realidad es otra, mas compleja.
    Saludos.

  • 9. ernesto  |  21 septiembre 2009 en 13:04

    Mr Sometimes: El ferrocarril comenzó a extinguirse desde el momento en que fue nacionalizado; ya en los sesenta Frondizi levantó la mitad de las vías. Para los setenta era casi un chiste y para los ochenta simplemente no existía. Se había convertido en una agencia de empleos para el clientelismo político -como el resto de las empresas públicas- y practicamente no prestaba servicios.
    Menem sólo firmó el certificado de defunción. (casualmente el Roca, privatizado, recomenzó las tareas de carga pero casi no se lo usa porque a veces llega, a veces no, por ahí se descarrilla. Es que la infraestructura ya no va mas, habría que renovar todo: vías, trazados, sistemas y trenes lo que es una imposibilidad práctica tanto para el estado como para lo privado)

  • 10. juan de dios romero  |  21 septiembre 2009 en 15:01

    El espacio publico ha sido privatizado hace muchos años, mas de diez.-

    En mi opinion, el señor Solana, es un sportman de la poilitica, lo cual no es nada peyorativo, es solo algo elegante.-

    En el vació el humo se comporta ocupando todo el espacio que le dejan, el problema, como decia un gran amigo el poeta Horacio Pilar, (ya fallecido), es como hacer para poder subir como lo hace el humo en medio de la llovizna.-

    suerte doc, siempre lo leo.-

  • 11. Mr. Sometimes  |  21 septiembre 2009 en 22:01

    Ernesto, totalmente de acuerdo con vos, no empezó con Carlos Saúl. Pero sin dudas fue él quien desactivó finalmente el fuerte gremio de los ferrocarriles que tanto molestó a gobiernos anteriores. Fue otra jugada táctica en la historia con consecuencias estratégicas.
    La sindicatura de camioneros no sería lo que es hoy de no ser por nuestro ex-presidente, sin dudas.
    Además, las boletas de las elecciones viajan en camión, no en tren.

  • 12. calixto  |  22 septiembre 2009 en 14:21

    buen análisis sobre Pino, que habla de muchas de las cosas en que pensamos los argentinos.
    Le dejo un abrazo

  • 13. ernesto  |  22 septiembre 2009 en 16:00

    Mr. Sometimes: un exceso de imaginación de tu parte. Sería interesante que recordaras que Hugo Moyano se declaró enemigo de Menem casi desde el comienzo y lo tildaba de traidor al peronismo. En realidad Menem simplemente intentó privatizar los ferrocarriles en el marco de la privatización generalizada de todas las empresas públicas que desde hacia años estaban en coma y nos costaban exactamente la mitad del presupuesto nacional. Y, además, para el 89, se privatizaba sí o sí porque el estado ya no podía bancar mas sus empresas y nos quedábamos sin servicios públicos a cortísimo plazo.
    Pienso que si Menem hubiera queriodo desactivar gremios hubiera comenzado con el de camioneros que emergía ya por entonces como el mas fuerte y combativo.
    Te doy un consejo Sometimes: no juzgues a Menem como maniobrero o politiquero si lo querés entender, nunca se dedicó a esas politiquerías baratas como Duhalde o Kirchner. Menem, capacitado o no, siempre pensó como estadista y hacia el futuro. Lo que sí es seguro es que él tenía un concepto de país que, en cierta forma, podría compararse con el de De Gaulle -sin que eso signifique una comparación de personas- y es por eso que decidió las alianzas con los países centrales y nuestra inserción en el mundo desarrollado.
    Y es innegable que algunas cosas le salieron bien:
    En el 98 teníamos un PBI de 300 mil millones/dólares, el mismo que Rusia.
    Desde 1997 estábamos entre los 23 países mas competitivos industrialmente.
    Desde el 94 al 99 tuvimos el promedio salarial mas alto de Latinoamérica.
    Si bien la pobreza, que descendió del 35% del 89 al 22% en 1997, siguió con cifras importantes pero logró reducir notoriamente el índice de indigencia de un 15% al 5% -gracias al poder adquisitivo del peso/dólar que valorizó el cuenta propismo y la changa- (Esta misma situación se puede observar hoy en Ecuador que tiene altos índices de pobreza todavía pero muy bajos de indigencia debido a la dolarización) .
    Consiguió el respeto mundial para nuestro país que se reflejó en la fuerte inversión extranjera (220 mil millones de dólares) y teníamos durante los 90 el 33% del total de las inversiones extranjeras en Latinoamérica.
    Ahora Sometime, vamos a los mas importante que consiguió Menem:
    Los 90 fueron la única década desde hacía 80 años, e incluyendo lo que va de la actual, que transcurrió en paz social, sin quiebres constitucionales ni institucionales, sin crisis económicas y con absoluta estabilidad monetaria.

  • 14. Esteban S.  |  22 septiembre 2009 en 16:12

    Ernesto. Negás la realidad de una manera tan descarada que lo único que lleva a pensar es que o no vivías en Argentina, o tenés un pedo mental soberano o sos un simple y llano cínico, como hay tantos ya en Argentina.
    ¿”Paz social”? ¿”sin quieres institucionales”? ¿”sin crisis económica”?
    Nadie te cree Ernesto, porque sos deshonesto.

  • 15. ernesto  |  22 septiembre 2009 en 16:31

    Esteban S: ¿que es esa histeria?
    En los 90 no hubo crisis económicas, salvo, al principio, por los coletazos de la gravísima crisis heredada de Alfonsín (que debió huir del gobierno).
    En los 90 no hubo quiebres institucionales de ningún tipo ¿debo recordarte que Menem fue el único Presidente en 80 años, incluyendo lo que va dela década actual, que cumplió debidamente sus períodos institucionales y entregó el gobierno normalmente a su sucesor constitucional?
    En los 90 hubo paz social durante los 10 años.
    (supongo que no recurrirás a 2 o 3 hechos puntuales que, en realidad, serìan la excepción que confirma la regla y te recuerdo que hoy están cortados por piquetes todos los accesos de entrada a la capital y hay 13 piquetes cortando rutas en el interior y esto no es una novedad porque ocurre desde hace años practicamente día por medio, también te recuerdo que desde hace dos años el campo está en las rutas enfrentado al gobierno, que el gobierno echó a la Corte Suprema ilegalmente (en virtud de sus fallos) para poner una de su palo y que el gobierno está gravemente enfrentado con el Vice Presidente, al Congreso se le dice casi oficialmente “la escribanía del gobierno”, hace unos meses la gente debió votar candidatos que anunciaron que no asumirían, ¿entendés ahora a que me refiero cuando hablo de la paz social y la ausencia de quiebres institucionales y constitucionales en los 90?)

  • 16. Alfonso  |  22 septiembre 2009 en 20:27

    Paz Social significa: 2 atentados a la comunidad Judía, el asesinato del hijo del presidente o la privatización de ypf con miles de seres humanos abandonados sin trabajo. Eso es paz social amigo mío? Me parece q en los 90 vivimos una nube de pedo.
    Las minas en paises como USA alimentan las arcas del país con lingotes de oro, me parece una iniciativa a tener en cuenta.

  • 17. josé  |  22 septiembre 2009 en 21:02

    Pino es un idealista, tal vez por eso tiene cierto apoyo de los jóvenes de espíritu, pero no creo que esté delirando, en todo caso conoce bastante el mundo y sabe que todos los paises defienden lo suyo con uñas y dientes, salvo nosotros que pareciera que queremos deshacernos de todo.
    A la Herida de Paris le digo que si cree que hacer cine no es estar en contacto con la realidad, que intente hacer una película, a ver como le va. Pocas cosas mas complejas, y mas en este pais.
    Ernesto, los 90 ya fueron, no llores mas, el mundo cambió, se cayeron las torres gemelas, todo el mundo tiene un celular, e internet se popularizó, el principal acreedor de EEUU es la China comunista, tu discurso suena caduco hasta para un musulmán,
    me hacés acordar al tema de Sumo , los viejos vinagres.

  • 18. Esteban S.  |  22 septiembre 2009 en 23:29

    Ernesto. No inventes. Menem no fue el único en terminar su mandato debidamente. Abrí un libro de historia. Uno sólo.
    Que haya habido cortes y haya habido pobreza habla per se de los problemas, digas los números que digas. Y la Corte Suprema de Menem es una de las cosas más nefastas que han pisado el suelo argentino. Y sólo menciono eso porque he discutido miles de veces punto más nucleares con vos, y todo lo que recibo eternamente de tu parte son números inconexos y frases hechas, que no se resisten el más mínimo análisis. Si te vas a guiar por las estadísticas parciales, hoy la Argentina es algo así como Canadá. Claro, pero este razonamiento con vos no lo hacés, ¿no? No vaya a ser cosa que resulte que Menem no fue Gandhi.

    Sos lisa y llanamente un necio, no tenés la formación política para discutir elementos teóricos y los datos que sí manejás se contradicen o son tomados aisladamente, como si la economía se congelara en algún año en particular para hacer feliz a tu conciencia. Como es natural con las estadísticas, hay otras fuentes, también confiables, y resulta que nunca benefician tu análisis. Todo lo que concluyo de leerte es que alardeás desde la ignorancia, un clásico argentino.

  • 19. SANTIAGO  |  23 septiembre 2009 en 2:40

    Esta muy bueno lo escrito por Tomas Abraham. Bien sujetado el tema.
    Lo de José me hizo entender algo también y quería agregar eso.
    Siempre creí que Pino Solanas es mas de lo mismo, y que seduce en base a la tremenda desesperación que tenemos los argentinos por políticos sanos.
    Este político parece ser “vivo por zorro” y ojala lo sea por viejo.
    Pero la realidad es que no se sabe cuan sano esta: lo digo por sus métodos y retórica. Esto se ve.
    Pero lo que no se ve mucho es que, con sus hábiles herramientas y discursos para “defender lo que es nuestro”, genera un poco esa sensación de salud -que necesitamos tanto- manifestando un punto básico del instinto vital que es proteger lo que es nuestro.
    Creo que esta aparente sensación de salud de su discurso es lo que engaña a la desesperación de la gente, que lo termina votando, a pesar que en el inconsciente saben -parafraseando el escrito de Tomas-: “Con una doctrina así ni se hace justicia ni política porque mezcla verdad con resentimiento, revolución con venganza, una historia conocida.”
    Y acá entra la duda, y Solanas se convierte en más de lo mismo -o no. Porque la supuesta “sanidad” del discurso de Solanas no funciona ni va a funcionar frente a la contaminación oficial si sigue usando los mismos métodos políticos y retóricas discursivas. Los discursos opositores son diagnósticos que sirven para entender como esta la salud de un país. Por eso esos discursos no pueden ser definitivos y deben estar abiertos a la evolución del paciente. Si esto no sucede y el discurso se cierra, divide y encasilla, ese diagnostico se vuelve obsoleto, no sirve al país sobre el que opera. Lamentablemente me parece que en esto, al igual que muchos de nuestros dirigentes, Solanas cae también.

  • 20. La Herida de paris  |  23 septiembre 2009 en 12:32

    José jamás dije que hacer una película fuera facil ni que no tuviera que ver con la realidad (entre otras cosas por que no lo pienso), solamente apuntaba que el cine, como la literatura, es de por si una disciplina en donde relato se puede fabricar y manipular de manera de silenciar una parte de los problemas que se exponen.
    Esta posibilidad no es posible cuando uno se encuentra ante los problemas “reales” que la política plantea. Y eso es lo que me parece le pasa a Solanas, de quien valoro algunas cosas.
    Es una simple opinión, y no me parece muy justo que me mandes a hacer películas, cosa en lo que fracasaría rotundamente. Soy arquitecto y cuando a alguien me dice que un edificio mio le parece horrible, trato de no decirle que pruebe hacer uno.
    Abrazo

  • 21. Ernesto  |  23 septiembre 2009 en 12:41

    Esteban S: creo que quien tiene que consultar la historia sos vos:
    Década del 30: elecciones amañadas, revoluciones civiles y golpes militares, el Presidente Hipólito Yrigoyen es destituído por un golpe cívico militar en la mitad de su segundo mandato.
    Década del 40: varios golpes y gobiernos militares hasta que es elegido el General Perón como Presidente constitucional.
    Década del 50: El Presidente constitucional Perón es destituído por un golpe militar en su segundo mandato.
    Década del 60: el Presidente Frondizi es destituído por un golpe militar. El Presidente Illia es destituido por un golpe militar.
    Década del 70: La Presidente constitucional María Estela Martínez de Perón es destituída por un golpe militar.
    Década del 80: Ricardo Alfonsín abandona el poder 6 meses antes de finalizar su gobierno.
    Década del 90: Gobierna Menem y cumple normalmente sus mandatos entregando el gobierno a su sucesor constitucional a fines de 1999.
    Década del 2000, el Presidente constitucional De La Rúa debe renunciar a mitad de su mandato por graves crisis cívicas, institucionales y económicas, le suceden 4 presidentes en un año, asume Néstor Kirchner y pone a su mujer para el segundo mandato.
    Como ves Esteban, desde la década del 20 ningún presidente constitucional terminó sus mandatos constitucionales salvo Néstor Kirchner quien sólo cumplió uno además que en todas las décadas, menos la del 90, incluída lo que va de la actual, hubo serios quiebres institucionales y constitucionales.
    Con respecto a la Corte Suprema que nombró Menem, que acepto que puede no gustarte a vos tal como a mí no me gusta la actual, era perfectamente legal y constitucional ya que Menem la amplió a 9 miembros tal como lo ordena la constitución de 1853, cosa nunca derogada por otra asamblea constituyente. En cambio la Corte actual es ilegal ya que los miembros anteriores fueron echados en forma anticonstitucional e ilegal (juzgados por sus fallos).
    En cuanto a mi ignorancia, Esteban child, permitime una sonrisa condescendiente.

  • 22. Esteban S.  |  24 septiembre 2009 en 2:04

    Ernesto. Una sola cosa, que es la que evadís, por tu mala lectura, producto de tu interpretación a conveniencia. Vos dijiste: “¿debo recordarte que Menem fue el único Presidente en 80 años, incluyendo lo que va dela década actual, que cumplió debidamente sus períodos institucionales y entregó el gobierno normalmente a su sucesor constitucional?”
    Eso que cito ahí arriba es mentira. Y las pruebas las suministrás vos mismo. Controla tu verborrea menemista.
    Respecto de la Corte, mejor no hablo. Hay millares de pruebas.
    Otra cosa. Todo lo que mencioné antes, ¿acaso no existe? Claro que sí, pero da la casualidad de que lo evadís. No engañás a nadie Ernesto.

  • 23. ernesto  |  24 septiembre 2009 en 15:44

    Esteban: Desde la década del 30 al 2001 fueron 70 años, te concedo que no fueron 80 años, fueron 70. De cualquier manera sigue vigente que desde la década del 20 los 90 fueron la única década, incluyendo lo que va de la actual, que transcurrió sin quiebres institucionales, constitucionales, en paz social y sin crisis económicas y eso es ochenta años.
    De la Corte mejor no hables ¿que pruebas? ¿No te bastó que los ordenanzas de Kirchner, o sea el Congreso, debieron apelar a los fallos (es fácil: “opinamos que el fallo contrario era el correcto”) ya que no pudieron encontrar delitos gravísimos tal como ordena la constitución para destituir los jueces?
    ¿Que cosas mencionaste antes? Lo que dijiste en concreto fueron falsedades tal como lo demostré, con respecto a tus propias interpretaciones son sólo expresiones de deseo, no tengo nada que contestar.
    Con respecto a teorías políticas y demás desvaríos tuyos no son objeto de mi interés.

  • 24. juan corbellini  |  16 marzo 2011 en 20:21

    Florecimiento argentino en la década del 90?

    ¿Que fuma Ud. Estimado?

    Pino Solanas, ¿es como intelectual un “presunto”?

    ¿Vió la película “La Nube” dirigida por Pino Solanas?

    ¿Que fuma Ud., Estimado?

    Los chinos, los japoneses, los alemanes, los brasileros, ¿son Nacionalistas? ¿Progresan?

    ¿Que fuma Ud., Estimado?

    los 90, (cuando se afanaron el petroleo, se aumentó la deuda externa de 65 mil millones de dolares a 140 mil millones de dolares, cuando indultaron a los genocidas, cuando se llegó a un 35% de desocupación , entre otros records) ¿fue “…no sólo igual sino superior a Canadá…”?

    ¿En que? ¿en basquet? ¿Que fuma Ud., Estimado?

    “…Los argentinos, fieles a su surrealismo y complejo de culpa no autoadmitido, ven hoy en Solanas al nuevo gurú, su Coehlo de la política existencial…”

    ¿Existen argentinos fieles a alguna especie de surrealismo, y que encuentren en Solanas a una especie de Coelho de la POLÍTICA EXISTENCIAL!?????!!!!!!???????.

    jajajajjajajajajjajajajjajajajajajajjajajajajjajajajajjajajajjajajajajjajajajjajajajajjajajajajjajajj……..uaugh

    Una última pregunta, Estimado: ¿que fuma, Ud.?

  • 25. juan corbellini  |  16 marzo 2011 en 23:07

    Hola!

    Ciertamente sesgar la “verdad” a la propia subjetividad, me permito considerar que es inherente a toda cosmovisión humana.
    De todos modos, quisiera recomendarle ver la peli, creo que es fruto de erradas interpretaciones, su opinión de una obra que me permito respetuosamente intuir que Ud. desconoce.
    Y es una pena, pues los principios que parece esgrimir, estan francamente reconocidos por el largomentraje documental.
    Leiv motiv de la pelicula: “El agua es mas valiosa que el oro”


Categorías

Calendario

septiembre 2009
L M X J V S D
« Ago   Oct »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

A %d blogueros les gusta esto: