El morir y la muerte en Sandor Marai

31 enero 2009 at 13:32 18 comentarios

 

En enero del 2007 publiqué en La Caja Digital (www.tomasabraham.com.ar) un breve ensayo sobre Sandor Marai: La destrucción de un escritor. Hace unos días encontré en una librería una nueva traducción de otro de sus libros: Diarios 1984-1989.

Es un encuentro largamente esperado, un último encuentro. Una vez que escribo sobre un autor dejo de leerlo. La relación está agotada. Hay excepciones, es cierto, pero lo más intenso ya sucedió.

Mientras escribía sobre su obra, buscaba en la web los textos de su estadía en los   EE.UU, algún material sobre un diario – aunque fuere unos fragmentos – del que hablaban sus biógrafos. Rescaté pocas páginas que publicó su editor en inglés, con sede en Toronto. Hoy tenemos el diario de los últimos años de su vida en el que anticipa con un mes de antelación que se va a pegar un tiro. “ Ha llegado la hora”, es lo último que escribe.

Marai vivió de 1948 a 1989 fuera de Hungría. La vida, la obra, hace años que se comentan en suplementos culturales, revistas literarias y biografías, y se estrenan adaptaciones teatrales y películas basadas en sus novelas.

En mi trabajo señalaba que los tópicos principales de la obra de Marai son la amistad, el ser burgués y la historia. Era un humanista como Thomas Mann, Hesse, Zweig, Huxley. El humanismo es una creencia laica en la virtud de la literatura y del saber en motivar conductas, develar misterios de la condición humana, y hacer de la palabra una prenda de confianza.

Fue un escritor que se quedó sin tierra y sin lectores. El húngaro, mi lengua materna,  es una lengua insular. Sólo la hablan los húngaros y por una afinidad musical sólo tiene el parentezco de unas cuarenta  palabras finlandesas.

Un escritor húngaro en el exilio queda mudo y ágrafo. No existía ni en Europa ni en los EE.UU una comunidad como la rusa o la polaca que leía a Gombrowicz o Nabokov. Por eso me interesaba saber que había hecho con su vida un escritor de éxito con decenas de obras publicadas en Hungría y que un buen día, antes de los cincuenta años, se queda sin lectores.

¿Para quién escribir? ¿Para qué escribir? Le quedaba su compañera durante sesenta y dos años, Lola, a quien le leía sus escritos. Los diarios que ahora se publican cuentan la muerte de Lola, el “morir lento” de Lola.

Este libro es una meditación sobre la muerte, la real, la de los hospitales, la del cuerpo que falla, la de la industria médica que administra una larga agonía. Dos viejos de más de ochenta años, casi ciegos, se apoyan el uno en el otro para caminar, vivir, y ayudarse en el morir. Lola muere primero luego de meses de internación.

El cuerpo puede conservar sus ritmos vitales mucho tiempo después de que los órganos dejan de funcionar. La mente puede estar lúcida más allá del cese de las actividades fisiológicas. La persistencia del cerebro y el corazón son nuestro más allá. A Marai lo maravilla la gravedad del rostro en el último aliento.

Este libro es la mirada de un gran escritor en proceso de morir. Marai distingue la muerte del morir. Dice que lo difícil es lo último. Gombrowicz repetía lo mismo cuando afirmaba que la muerte es un problema para los filósofos, y las enfermedades para el resto de los humanos.

¿Cómo matarse? No quiere morir inválido y entregado en un hospital. Compra un revolver y va a practicar a un campo de tiro para no fallar, los accidentes son posibles cuando se tienen cerca de noventa años.

Llama la atención los años que se tomó hasta decidir suicidarse al tiempo que decía que ya nada lo aferraba a la vida. Insiste en que ya no le importa nada, que no tiene a nadie y que la vida es grotesca. Acepta la crueldad de la vida, el destino, la impotencia. Semanas sin salir. Con un ojo ciego y el otro enfermo. Hastiado de todo. Su hijo adoptivo muere, lo mismo que su último hermano.

Desde Hungría lo seducen para volver, le prometen toda la gloria. Descree de esas aves de rapiña, además, anota, incluso aquellos que verdaderamente lo indignan también han muerto.

La literatura le da asco. La propia también. Vanidad, presunción. La vida sin Lola le da asco. Pero escribir es lo que ha hecho toda la vida, así prosigue su diario con interrupciones. Termina una novela policial. Lee muy poco ya que apenas ve. Poetas húngaros, griegos clásicos, Cervantes, Cellini. La poesía húngara es una compañía permanente. Encomia la lírica magyar.

Menciona varias veces a Borges, dice: “Ha muerto Borges a los ochenta y seis años; éramos de la misma quinta. Falleció de cáncer de hígado en Ginebra, dónde según el periódico había elegido morir. Fue un escritor genial, un talento original de este siglo”.

No sabía que había muerto de un cáncer. Unos renglones más adelante sigue: “Borges observó al hombre argentino con la dedicación de un ontólogo, y descubrió en él al animal religioso”. Misterio.

En otra parte de su diario dice: “ Lecturas a medianoche con un solo ojo. Borges, relatos. Tenía cincuenta y cinco años cuando comenzó su ceguera, y se refugió en un misticismo de  tipo árabe. Sus historias están repletas de metáforas, de ejercicios mentales y crueldades orientales”.

Marai reinvindica la cultura burguesa. Una vida burguesa está ordenada por el esfuerzo. No es una vida lírica. Se vive con la consciencia del deber, la importancia de la palabra empeñada, la preocupación constante por el tiempo que se va y que hay que desesperar por dominar, la compulsión al trabajo. 

Es una valoración de la neurosis obsesiva, entidad caractereológica largamente despreciada a favor de las diferentes histerias, hubo épocas en que se la degradó en beneficio de la languidez melancólica, para luego ser vilipendiada por poetizantes y literartistas en nombre de las psicopatías.

En húngaro burgués se dice polgar, una categoría que se entiende mejor si se la adjunta a su contrario: paraszt, que es un modo de decir  “campesino”, es decir harapiento, saparrastroso, vulgar, sucio, ordinario.

El mundo húngaro de entreguerra reconstruye el imperio de los Habsburgo de acuerdo a un protocolo para funcionarios y dependientes. No consigue ser verdaderamente burgués. Se mantiene el ideal ceremonial, el cuidado de la forma oficia de moral en un mundo de cartonería habitado por terratenientes y adulones.

Para Marai ser burgués no es una categoría social sino una vocación.

Este mundo sucumbe con la entrada de los nazis que junto a los húngaros organizan el genocidio de los judíos, entre ellos la muerte de los padres de Lola, que se convierte al catolicismo para salvarse.

Retirados los alemanes, la ocupación soviética administra la estafa ideológica, la corrupción estatal y la persecución política. Marai y Lola se fugan a Suiza, luego a Italia, finalmente a los EE.UU.

Marai decide no publicar más hasta que Hungría esté ocupada por los comunistas.  Se mata unos meses antes del derrumbe del Muro.

Dice

: “ No resulta fácil comprender el hecho de que en la vida el mayor misterio no es la muerte, sino el morir. Y todo ars moriendi es fantasmagórico, tal arte no existe”.

Anuncios

Entry filed under: General.

Segunda breve historia de la filosofía 66 a 68 Tragedia y poder en Oliver Stone ( Perfil 7/2/09 )

18 comentarios

  • 1. estrella  |  1 febrero 2009 de 0:08

    Acabo de guardar esta nota que leí en Perfil. Tengo los diarios de Marai en mi mesa de luz, pero creo que no me animo a tanto dolor.
    Un saludo.

  • 2. magu trench  |  1 febrero 2009 de 1:17

    me apena que un idioma como el hùngaro sea solamente hablado por hùngaros o por descendientes que lo aprenden (parece gracioso pero me apena de verdad). Ojalà no haya màs escritores hùngaros àgrafos ¿no escribía en inglès MARAI?/////// El tema DEL MORIR es màs tabù que el tema de la sexualidad, la gente en nuestra sociedad es muy manìaca y ni quiere filosofar sobre eso (la gente comùn), ¿serà por eso que a los mèdicos se los ve como a magos o a verdugos que pueden enfrentarse con “ese asunto” ?
    magú

  • 3. Valeria  |  1 febrero 2009 de 2:06

    Justamente acabo de terminarlo.Habiendo leido varios libros de él ,sino todos, “escuchar ” sus últimas palabras y cerrar el libro fue como haber asistido a su funeral , como finalmente despedirme de él y su obra.
    Mis saludos

  • 4. EF  |  2 febrero 2009 de 4:18

    No voy a ser original si aclaro que el tema de la muerte es complicado. Hay que tener en cuenta que la muerte puede ser un fenómeno individual, como el suicidio de Marai, familiar, como en el vínculo entre Marai y Lola durante la muerte de ella, o social, como fue la muerte de Lola visto desde la industria medica. Aunque comparto con Tomas la existencia de esta industria, también hay que contemplar el contexto en el que ella se desarrolla. Les doy un ejemplo y tres visiones. Si una persona se encuentra en estado vegetativo, es decir que no puede reconocer ni interactuar con nada ni nadie por daño del cerebro, pero aun así su corazón late, sus pulmones respiran, sus riñones y su hígado filtran la sangre, esa persona esta con vida. Ahora, 1- Es esto para el paciente vida realmente? 2- Es para su familia algo satisfactorio que esto continué? 3- Es para el medico un éxito terapéutico lo que se ha logrado?
    Si a cada uno de ustedes les dan a elegir que harían si se encontraran en ese estado, les diría que la gran mayoría, y sin temor a equivocarme, prefieren la muerte. Por otra parte, la familia, en un principio toda, aunque con el correr del tiempo únicamente los padres, prefieren que continué con vida. Por último los medicos. Ellos pueden decidir en base a sentido común (si existe), permitiendo la muerte y que se cumplan los deseos de los pacientes. O pueden sostener el deseo vano de los padres y sobrellevar años al paciente vegetativo. Sin embargo, la decisión última en definitiva recae en la sociedad, con la influencia que ella tiene desde sus creencias y sus leyes. No hace falta que les diga que la eutanasia no es legal en la argentina ni en muchos lugares del mundo. Es cierto que no es lo mismo la muerte que morir, pero tenemos esa particularidad por hacerla difícil…

  • 5. magu trench  |  2 febrero 2009 de 5:28

    EF, LAURA, TOMÀS
    DEL MORIR, LA MUERTE, LOS MÈDICOS Y EL SUICIDIO

    A pesar de haberme alejado de mis creencias catòlicas (por familia) ya en la facu (aunque algunos dogmas seguìan coexitiendo junto a otros nuevos acadèmicos). El tema al que siempre le temì fue EL PECADO DEL SUICIDIO.
    Yo particularmente pienso que serìa màs digno que una persona pudiera terminar la vida en un discreto y prolijo suicidio que en toda esa exposiciòn horrible y tortuosa que es estar hospitalizado en estado vegetativo, etc. Es màs, me parece mal que la gente cuadriplèjica que ya no da màs, no tenga el derecho de suicidarse por un medio poco doloroso. Pero armar debate pùblico polìtico, filosòfico y religioso, acà…en la tele y en los medios. me parece qeu no es posible. porque como digo, la gente acà es manìaca y prefiere ver lo superficial y no enfrentar el dolor. Los animales se dejan morir cuando no tienen esperanzas, no luchan màs.
    Me dio ganas de leer a ese escritor. Ja ja, si HUNGRÌA hubiera estado màs cerca del ATLÀNTICO, quizas habrìa ahora paises americanos (ex colonias hùngaras) donde se hablarìa ese idioma.
    magù

  • 6. gracia doming  |  2 febrero 2009 de 5:30

    Para aceptar la muerte hay que resignarse a morir; la resignaciòn ha decaìdo dentro de las perspectivas del individuo, es una sentimiento del pasado, ya no se resigna nada, ni ante el amor.
    Es perder, el hecho de resignar, nadie quiere ser menos mientras quede una posibilidad.

  • 7. aquiles m  |  2 febrero 2009 de 14:38

    En el día de muertos en México la gente se regala calaveras de chocolate.
    Todo depende de las costumbres.
    Asistí allí a la conmemoración del primer aniversario de la muerte de un escritor.
    Su hija lo celebró como un cumpleaños.
    Hemos comido y hemos bebido, en su nombre.
    Para algunas civilizaciones este acontecimiento es natural.
    Para mí, no.

  • 8. efrain guzman  |  2 febrero 2009 de 15:08

    buen post, nos vamos a interiorizar con eso que se dice por ahi, que la muerte desvela a los filosofos y las enfermedades a los seres humanos;
    muy platonico, un poco triste la vida del exilado errante

  • 9. magu trench  |  2 febrero 2009 de 17:30

    DEL MORIR A LA MUERTE
    Pienso que se puede celebrar como una fiesta de cumpleaños y comer chocolate si el muerto se fue dignamente, pero si se fue torturado, masacrado, fusilado o mutilado, es difícil celebrarlo asi. JA JA, hay veces en que los parientes lo festejan como si fuera un cumpleaños porque al fin se lo sacaron de encima.
    Hoy verè en DELFOS si hay algùn libro de S MARAI, y los agotados del titular del blog, tambièn
    Ojalà reencarnaran màs señora como VICTORIA OCAMPO, mecenas, o anfitrionas de poetas y escritores de prosa. ¿es fascista mi comentario,? realmente uno ya no sabe de que cuidarse cuando escribe.

  • 10. aquiles m  |  2 febrero 2009 de 23:51

    magu trench
    No te cuides.
    Sólo dí.
    El disentir es vivir.
    Si callas, te mueres.
    Te saludo

  • 11. magu trench  |  3 febrero 2009 de 0:44

    La mujer justa y Confesiones de un burguès…alguna de las dos, cuando pueda la leeré. Para mi, los mundos ya desaparecidos por decadencia, por desuso, o por lo que sea, tienen màs encanto que los cuentos de hadas. Las mansiones antiguas ya despintadas y con un poco de humedad y la enamorada del muro muy crecida, tienen màs misterio y leyenda que una casa moderna nueva de utilìsima. Los escritores que refieren a mundos que ya no estàn (RAFAEL OBLIGADO en SANTOS VEGA, a mi me gusta) tambièn me parecen màs mìticos que los que escriben de temas novelados sobre la actualidad.
    AQUILES, a veces la locuacidad es el talòn de algunos (el talòn de aqules) ja ja. como yo
    saludos
    magù

  • 12. leon  |  3 febrero 2009 de 6:22

    Me parece interesante esto, dice: “Llama la atención los años que se tomó hasta decidir suicidarse al tiempo que decía que ya nada lo aferraba a la vida. Insiste en que ya no le importa nada, que no tiene a nadie y que la vida es grotesca. Acepta la crueldad de la vida, el destino, la impotencia. Semanas sin salir. Con un ojo ciego y el otro enfermo. Hastiado de todo. Su hijo adoptivo muere, lo mismo que su último hermano.”

    La vida es grotesca y cruel muchas veces, no importa la edad ni la condición. La fortaleza o la debilidad del cuerpo es condición del espíritu para hacer algo, para moverse en el mundo; podemos cantar, emigrar, reir, escribir, crear o simplemente yacer enfermo en una cama.
    A los 80 y tantos años se está más cerca de la espiritualidad que de la humanidad. El cuerpo puede ser solo una molestia y el suicidio es como un acto de descarte. Cuando ya no hay espíritu y solo carne qué sentido tiene esperar el deterioro, la muerte.
    La muerte está a cada paso en la vida, pero el morir, eso es como un tabu, algo “triste” que nos insume mil rodeos. Tal vez por eso también nuestra cultura creó los geriátricos. Allí se vive el morir…
    Me pasó con abuelos y amigos octogenarios… estar horas enteras sentados, a veces sin pronunciar palabra durante largos ratos. Un estado de meditación.
    Algunos viejos son como el Finnegans Wake. Si hay conversaciones nunca pueden ser particulares, solo hay narraciones que se van remontando cada vez más atrás en el tiempo. El espíritu se les va yendo despacio.
    Siento una secreta envidia por los que se van. Ya no es secreta. Qué bien.

    Y… más bien que los funerales debieran ser festivos, ceremoniales y festivos. 7 dias y 7 noches de despedida. Banquete, baco, musica, niños jugando, alegria… una fiesta a la medida del agasajado. Siempre trato de persuadir a mis queridos seres: ni se les ocurra invocar a la tristeza, egoistas… alégrense de la vida que tuvo el finado y amen la vida que les queda!

  • 13. aquiles m  |  3 febrero 2009 de 13:14

    Al aniversario del primer año de su fallecimiento, al que concurrí, fue de Bartolomé Costa Amic, quién fue el encargado de gestionar el asilo político de León Trotsky, en México en la persona del presidente Lázaro Cárdenas.
    Bartolomé se instaló en Ciudad de México, fue escritor y editor.
    Falleció en enero de 2002.
    Conozco a alguno de sus hijos, como Jordi, a cargo de la editorial, y a Magali, quién ofició de anfitriona en el evento que refiero.
    Son bellas personas, que al igual que su bella madre (guatemalteca) honraron a Bartolomé.

    Como la historia de este personaje es bastante interesante les dejo un link para compartir.
    Mis respetos a Ustedes.

    http://74.125.47.132/search?q=cache:-03sfde8QHMJ:www.fundanin.org/solano10.htm+costa+amic+trajo+a+trotsky+a+mexico&hl=es&ct=clnk&cd=1&gl=ar

  • 14. Guillermo  |  3 febrero 2009 de 18:32

    Hola Tomás. No leí nada de Marai todavía. Cuál de sus libros me recomendás?

  • 15. magu trench  |  3 febrero 2009 de 18:38

    DEL MORIR, LAS PREPAGAS ACEPTAN EUTANASIA”

    Apoyo a los escritores ya cansados de viivr (viejitos) sin familia, dinero ni decendencia en su decisiòn de suicidarse, y espero que DIOS no se me venga encima vengativamente por opinar en contra de su palabra (si es que la dijo claramente)
    SI SE ACEPTARA LA EUTANASIA EN ARGENTINA
    Las prepagas harìan FLOR DE NEGOCIO, recibiriían a los viejitos (que hoy no admiten) con los BRAZOS ABIERTOS y una JERINGA de VIAJE FELIZ en la mano. Y por què no, tambièn cubrirìa el costo de algùn folleto religioso apoyando este tipo de decisiones y acciones fatales (una nueva religión quizás), tambièn podrìa cubrir un velatorio en los locales del LICENCIADO PÈCULO con MARIACHIS y COMIDA ÈTNICA MEXICANA incluida.
    En el caso de HORACIO QUIROGA, me parece que era joven para matarse, En el caso de la que se matò en VICENTE LÒPEZ ?Cómo se llamaba, que se sentìa vieja. LEOPOLDO LUGONES no sè………….y no conozco tantos escritores suicidas (en acto, no potenciales).
    LOS ESCRITORES son un ejemplo de vida para los ciudadanos comunes, (bueno o malo) asi que, no me parece mal que este escritor hùngaro se haya suicidado, me da pena, eso si.
    Y sobre el tema, hace unos años en INFINITO varios autoridades religiosas de los credos màs conocidos, opinaron todos en contra del suicidio y de la eutanasia…….(según sus escrituras)
    magù

  • 16. ricardo carrizo  |  3 febrero 2009 de 21:25

    El hombre está constituído de tal modo que es uno solo con su propia muerte. Lo demás esta en las especulaciones filosóficas, espirituales…poéticas.
    Puede ser desesperanza y esperanza a su vez, como en Marai. Está en las fotos de Avedon en las pinturas de Goya…en Wagner.
    Parsifal transitando la valentía de sentir a la muerte como un digno final si se ha vivido buscando dignidad.

  • 17. magu trench  |  5 febrero 2009 de 1:58

    LIBRO DE MARAI, DE ABRAHAM Y LA EUTANASIA

    EN DELFOS de VICENTE LÒPEZ en MAIPÙ al 600 (donde TOMÀS dio una conferencia hace dos años que saliò para el canal 5 de V LOPEZ) me dijo LEO que SANDOR MARAI fue el autor màs vendido del 08 en ese local y que todos sus libros estàn agotados pero que van a recibir, estoy en lista de espera. Para RECUERDOS DE UN BURGUÈS.
    Los de TOMÀS tambièn faltan porque se venden mucho, hay varios compradores de ahi de VICENTE LOPEZ que tambien van a sus talleres. Tendrán FRICCIONES solo la semana que viene.
    LA GUERRA DEL AMOR, lo estamos leyendo en casa con mi familia y la primera parte (por donde vamos) nos resulta muy educativa y de entretenida lectura.

    EUTANASIA Y DEL MORIR
    No entiendo como todavía BENEDICTO XVl tiene un pensamiento tan inhumano con respecto a la eutanasia para los comatosos o moribundos que sufren tanto. Lo mismo que sus retrógrados e insensibles fieles catolicos que le impidieron el traslado de la ambulancia de la chica comatosa a otro hospital ayer en UDIINE
    magú trench de bassetti
    post data Vuelvo a pensar que si MARAI decidiò suicidarse a esa edad y con consciencia, nadie debe criticarlo por eso

  • 18. marce  |  18 agosto 2009 de 7:35

    sus libros estan en ingles


Archivos

Categorías

Comentarios recientes

marlaw en Entrevista revista Ñ
marlaw en video Diálogos
rodolfo lópez en video Diálogos
rodolfo lópez en video Diálogos
marlaw en video Diálogos

Calendario

enero 2009
L M X J V S D
« Dic   Feb »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

A %d blogueros les gusta esto: