Volver al 2002 ( perfil 29/11 )

29 noviembre 2008 at 18:28 37 comentarios

 

 Vivimos bajo los condicionamientos de la más reciente de las crisis, me refiero a la del 2001. La Argentina no se ha recuperado de aquella debacle. Entre las capas de nuestra memoria colectiva predomina la más reciente. La latencia viva de aquellos acontecimientos encuadra la deformada reconstrucción del pasado que hoy condena los noventa y encomia los setenta.

Por aquel 2001, la ciudadanía ya no cree en alianzas. No se espanta ante el centralismo. Sabe que el desgobierno y la impotencia son compañeros inseparables de gobiernos titulados progresistas. Estamos enterados de lo que hicieron con sus principios éticos renovadores justicialistas, radicales, frepasistas, etc.

No hay receptividad para las acusaciones de falta de diálogo de parte del gobierno. Nadie le da mayor importancia a esa queja.

Es cierto que pensando en términos de décadas o de largo plazo, es necesario mejorar la calidad institucional, respetar los contratos, dar seguridad jurídica y fortalecer a la República. Lástima que el largo plazo impone un acuerdo y una disciplina presente que  nadie tiene la fuerza política de imponer, y menos en manos de oposiciones que ni siquiera tienen el mínimo control sobre el corto.

La agitación parlamentaria, los nuevos bloques, los frentes electorales, no consiguen ocupar un espacio de poder. Cuando parece que lo logran por un voto vicepresidencial, el espejismo se diluye rápido. Hoy , poco tiempo después, el gobierno tiene un poder más concentrado que antes, no sólo con votos de recinto sino con dinero.

No sería una mala noticia para la democracia que por las próximas elecciones cambie la composición del poder legislativo y el protagonismo del nuevo congreso frene las arbitrariedades del ejecutivo.

Sin embargo, sabemos que las coaliciones opositoras engordan cuando no tienen ningún poder. Una vez que consiguen alguno, aunque sea minúsculo, se fagocitan entre sí. ¿Por qué ser pesimista? ¿ Y a santo de qué  hay motivos para ser un poco optimista?

Desde el 2001 el protagonismo político lo tienen los movimientos sociales y los sindicatos. En lo social los rumbos lo marcan los piqueteros, los obreros desocupados, las familias congregadas que denuncian el terror callejero, los movimientos de los derechos humanos, la movilización de los sectores agrarios y de los pueblos del interior. Los que concitan la atención de la gente y la movilizan con el escenario montado por los medios masivos de comunicación son los líderes sociales, las madres y padres de muertos de hoy y de ayer, los representantes de sectores de la producción y no los políticos de gabinete o de bancada,

Éste ha sido el resultado político del que “se vayan todos” de hace pocos años.

Los justicialistas que no se someten al ejecutivo hacen bloque propio. Eso después de compartir la tarea política del matrimonio durante años. Es probable que ante una invitación de Olivos se olviden de sus recriminaciones y se acomoden nuevamente como lo han hecho tantas veces.

Muchos desahuciados que hoy piden formalidad constitucional y diálogo se han burlado de la legalidad cada vez que tuvieron poder. Fueron conspiradores en el 2001 y sus caras nos vuelven al 2002.  Nadie quiere volver al 2002 y menos al  2001,  por lo general se prefiere el 2008, y lo que pasó entre el 2003 y el 2008. 

Las acusaciones son reiterativas: que la inflación, que la pobreza, que la desigualdad social, que la corrupción, que De Vido, Jaime y Moreno, que la presidenta llega tarde, que compra demasiada ropa, que el chavismo, que el aislamiento del mundo, que los superpoderes, que lo que quieran: no se ve alternativa, y menos la de oportunismos electoralistas.

Pero los votos son fáciles de prestar. Es posible que en las próximas elecciones el congreso esté más equilibrado. Entre fuerzas más parejas se discutirá más, se llegará a menos, habrá negociaciones, cambios acelerados de bancada, sobrarán borocotazos, los acuerdos se desgastarán rápido y comenzará de inmediato la campaña presidencial con  la puja entre candidatos, otro espejismo.

Se dice que sólo desde la política se pueden cambiar las cosas y la vida colectiva. Es cierto que también se la puede destruir, arruinar, aplastar, degradar. Los políticos dicen que son hombres de acción. Cualidad que suponen más meritoria que la de intelectuales que no hacen más que dudar. Acción seguro, fundamentalmente la de juntarse para almorzar, cenar, y volver a almorzar.

Para que la acción política sea nuevamente creíble habrá que transar y trenzar menos.

Este gobierno ha cometido muchos errores. Sin duda, pero ha bajado la mayor lacra heredada: la desocupación. Es corrupto como todos los que lo han precedido. Para que nuestro país se arriesgue a tener un personal gubernamental honesto y un gobierno con transparencia fiscal y presupuestaria deberá eliminar privilegios. Los ilegalismos están entramados en la sociedad civil. El Estado los refuerza y legitima.

En este sentido como en muchos otros, este gobierno no ha cambiado “el modelo de país”.

El problema es también otro. La Argentina pertenece a una zona marginal del mundo en el que hay un país que concentra energías y riquezas: Brasil. Nuestras carencias son muy grandes y el margen de maniobra muy estrecho. El aislamiento internacional era inevitable  luego del default y de la supresión de todo seguro de cambio para las grandes empresas de servicios.

Muchos dicen que nuestro país ha perdido una maravillosa oportunidad. Mienten. Saben que si de oportunidades se trata se las ha perdido durante generaciones. Este lamento ficticio de tantas pérdidas endosadas a otros, sirve para trasmitir la idea de que nuestro país no tiene más historia que la de ser un país perdido. Es un modo bastante barato de montar una prometedora operación rescate.

El centralismo autoritario sin duda que es un problema porque sostiene la política en la extorsión. Con ella gobernó Rosas, y no lo hizo mal ya que acabó con la anarquía. El rosismo no se resume al degüello y a la persecución. Como el kirchnerismo tampoco se reduce a la malversación de fondos. El primero nacía como fenómeno político luego de la guerra civil iniciada en1820, el último surge después de la debacle institucional del 2001.

La concentración de poder es una constante nacional frente a la fragmentación y al canibalismo interno. Durante los noventa la vía libre a la autonomía financiera de las provincias provocó un endeudamiento incontrolable y la estafa de la gente con sus bonos devaluados.

La descentralización no es garantía para que cambie la clase política y no logrará más que una distribución ampliada de la corrupción. Falta mucho para construir un federalismo posible que fortalezca la unidad nacional.

De todos modos, de la impericia, de lo ya remanido y previsible de los frentes opositores, no se deduce que a los Kirchner les vaya necesariamente bien. Si pierden feo el año que viene, podrán concretar lo que vienen amenazando: irse, y dejar que Cleto o un Hada Madrina, se hagan cargo del caos institucional y de la crisis económica. Después del supuesto desquicio, se podrá organizar una operación clamor con el nombre de Néstor, y, quien dice, con Supremos Poderes, o al menos, una nueva Reforma Constitucional.

 

 

 

 

 

 

 

 

Entry filed under: General.

la corrupción civil gracias

37 comentarios

  • 1. gracia doming  |  30 noviembre 2008 de 2:05

    El federalismo es a la descentralizaciòn como el unitarismo es a monarquìa en la visiòn de la realidad virtual desde donde contemplamos como desapareciò la Capital Federal para obtener una Ciudad Autònoma con nombre irònico, desde los poderes del Estado se vaciò de contenido y formalidad a las instituciones que
    serìan las que necesariamente nos deberìan devolver la condiciòn federal antes que perdamos la representaciòn.

  • 2. ernesto  |  1 diciembre 2008 de 18:37

    NO ES CIERTO, ESTE GOBIERNO NO BAJÓ LA DESOCUPACIÓN, la real hoy, incluyendo a los planes sociales y con un INDEC serio es mas o menos del 13%, apenas un punto menos que cuando se fue De La Rúa. Lo que hubo fue una recuperación obvia y natural de la crisis del 2002 (en el 2001 sólo hubo una crisis política, la crisis econòmica la provocò la devaluación innecesaria de Duhalde-De Mendiguren-Clarin en el 2002) y esa recuperación fue PESE A KIRCHNER y debida a la explosiva valuación de los precios internacionales de los granos (admás del rebote obligado luego de una caída profunda.)
    SIN EMBARGO CABE ACOTAR QUE NUESTRO PBI ACTUAL AÚN NO LLEGA AL DE 1998-1999-2000 y ello es debido a las estúpidas maniobras de Kirchner que no tiene una mínima idea de como se debe gobernar un país.

  • 3. Alan  |  2 diciembre 2008 de 5:34

    excelente artículo y para reflexionar. Saludos.

  • 4. ricardo carrizo  |  2 diciembre 2008 de 18:16

    Un mensaje de JFK: “No preguntes ¿qué puede hacer mi país por mí?, sino ¿qué puedo hacer yo por mi país?”.

    Hasta ahora…
    …los intelectuales se cansan de diagnosticar la desesperanza
    …los políticos de llevarla cabo
    …los sindicalistas de alimentarla para poder existir
    …los empresarios de poner su esperanza en Suiza, Uruguay o Gran Cayman
    …los militares de haberla potenciado

    …quedamos los artistas que no podemos hacer un carajo

  • 5. Jorge Payador  |  3 diciembre 2008 de 0:48

    Ernesto vuelve a la carga! Otra vez con la misma cantinela. Alguna vez te lo dije y hoy vuelvo a decírtelo, sos un manipulador. Y no tiene que ver con defender a éste gobierno sino al otro.

  • 6. aquiles m  |  3 diciembre 2008 de 3:59

    Estimado Abraham:
    Tu post es exageradamente rico, como para comenzar un divague interminable.
    Recuerdo un profesor de teología en la Universidad del Salvador (teología I), el padre Valverde, quién me decía cuando analizábamos algún pasaje bíblico, y nos íbamos para el lado de ls tomates…”un texto fuera de contexto, sirve de pretexto”..
    Y así es como obramos cuando nos tomamos de cuatro palabras para volcar un pensamiento que nos atropelló en ese instante.
    Cuando nombraste a Rosas, enseguida fuí colisionado por una comparación…
    Don Juan Manuel era un hombre rico, que perdió su fortuna gobernando.
    En cambio el “ilustre” Néstor…desde la 1050, allá en río Gallegos, no dejó pasar ocasión para echarle su guante a cuanta oportunidad se le presentó…como comprar 2 has. en El Calafate en 150 mil pesos, y venderla a Cencosud en 2, 4 millones de dólares…por nombrar uno de los mas irritantes atropellos a los ciudadanos de a pié..
    No podemos analizar nuestra realidad, sin tener que confrontarnos con un ilícito…
    Es horrible nuestra condición de argentinos, siempre “bolsiqueados” por el ladri de turno.
    Gracias por tu tiempo.

  • 7. Televidente  |  3 diciembre 2008 de 15:58

    Ricky: Eso es una canción de Enrique Pinti?

  • 8. ricardo carrizo  |  3 diciembre 2008 de 16:53

    no. pero lo llamo y se la pongo, perdón propongo.

  • 9. ernesto  |  3 diciembre 2008 de 20:57

    el RICARDO CARRIZO ese es la apología viviente del “yo no fui” o “señorita fue el niño Miguelito”. Ahora le suma el “nosotros, los artistas”. En definitiva creo que Ricardo Carrizo es la personificación de la estupidez argentina que nos ha hecho tanto daño, ese estúpido argentino que se puede definir con su frase preferida “la culpa de nuestros males la tienen los yanquis”

  • 10. ernesto  |  3 diciembre 2008 de 21:01

    Payador: dejá de decir pelotudces, lo que escribí mas arriba es lo que yo pienso o veo sobre este gobierno y nuestra situación. No pretendo manipular a nadie, en todo caso expreso mis opiniones tal como Abraham, vos o cualquer otro.

  • 11. gracia doming  |  3 diciembre 2008 de 22:26

    Hablando de Federalismo, alguien me puede decir donde està la Capital Federal?

  • 12. Gustavo Romero  |  5 diciembre 2008 de 11:22

    Feliz cumpleaños, Tomás.
    Un abrazo desde la distancia.
    Hasta pronto.

    Gustavo Romero

  • 13. Sebastian  |  5 diciembre 2008 de 21:00

    FELIZ CUMPLEAÑOS!!, ADMIRABLE FILOSOFO ARGENTINO.

  • 14. ricardo carrizo  |  5 diciembre 2008 de 21:31

    feliz cumple amici. paso con ernesto a tomar algo ¿te parece?

  • 15. Diógenes  |  7 diciembre 2008 de 12:55

    Abraham, informate bien, este gobierno no bajó la desocupación. Recorre las provincias desde el 2002 hasta octubre de 2008. El pasís vivió subsidiado, ese análisis amerita que hagas, todo lo demás es historia repetida, quevachaché.

  • 16. ernesto  |  8 diciembre 2008 de 23:06

    Y ya estamos en camino: crisis de todo tipo, inflación, nos matan en las calles, el vicepresidente peleando con el marido de la Presidenta, mentiras sobre todo lo que sucede. La década comenzó con una crisis política tremenda, caída del Presidente, 5 Presidentes en un año, Kirchner que llega del dedo de Duhalde quien fue casi un Presidente de facto. Crisis económica en el 2002, la pobreza llega al 40%, en el 2008 la pobreza está en el 32%. El ex Presidente ha puesto con su dedo a su mujer. Crisis en el campo, el ex Presidente, que sigue siendo quien manda, destruye el interior para vengarse del campo. La gente está amargada, ya no cree en los Kirchner. Hay un desborde civil, mandan los paros de todo tipo, desorden y, sobre todo, la delincuencia tiene contra la pared a la sociedad. La “gran” Corte Suprema (ilegal, sin duda) de Kirchner apoya a los delincuentes, son garantistas (y también drogadictos, lesbianas y gays).
    El agobio de la sociedad es tremendo, nuevamente estamos con en los 80, en los 70, en los 60, en los 50, en los 40 en los 30…etc.
    ¿No es hora de volver a los 90, carajo! Estúpidos! ¿no les gusta vivir sin crisis politicas, ni institucionales, ni económicas? Ricardo Carrizo: ¿en que mundo vivís? ¿no ves el aquí y el ahora? y ¿y que mentiras usás para seguir negándote a vos mismo que nunca en la historia moderna argentina hubo un período de paz, placidez y regocijo como durante la presidencia de Menem? Estúpidos, es la realidad! diría Clinton.

  • 17. Ezequiel  |  9 diciembre 2008 de 3:11

    ¿Cómo afectará la crisis a los países de América Latina? ¿Cuáles están mejor preparados para salir adelante y cuáles amenazan con desplomarse?
    La historia económica de América Latina ha sido una larga sucesión de crisis profundas y devastadoras. Independientemente de sus orígenes –malas políticas internas, contagio financiero o una recesión global–, la mayoría de estos episodios terminó en grandes devaluaciones de las monedas locales, aumento del desempleo, inflación desatada, reestructuración de la deuda pública, penurias y desencantos. Peor aún, en el pasado las crisis financieras solían desembocar en golpes de Estado y dictaduras cruentas.
    Argentina es, posiblemente, la nación que mejor ejemplifica esta historia repleta de frustraciones. La inestabilidad argentina del siglo XIX culminó en 1890 con la llamada “crisis de la banca Barings”. El siglo XX no fue muy diferente. La tónica fue la inestabilidad generada por desequilibrios fiscales y políticas monetarias laxas. Cada vez que el país sucumbía y se producía el colapso de la moneda, las autoridades ideaban nuevos esquemas –algunos parecían sacados de viejos libros de alquimia– para evitar que lo impensable volviera a suceder. Pero inevitablemente estos planes y programas terminaban fallando, y la historia volvía a repetirse. El último capítulo de esta telenovela trágica aún está fresco en nuestras memorias y ocurrió en enero de 2002, cuando el experimento de la “convertibilidad”, que fijó la paridad entre el peso argentino y el dólar estadounidense, explotó en una crisis de consideración.
    A partir de 2006, y después de casi dos siglos de crisis recurrentes, un mito se apoderó de las mentes de los analistas latinoamericanos. Un mito y una esperanza. Se dijo, con vehemencia y convicción, que las economías de la región se habían “desacoplado” de las de los países avanzados y del ciclo económico internacional. Desde un punto de vista práctico ello implicaba que una desaceleración en el “centro” –en Estados Unidos, Europa o Japón– no tendría efectos sobre la “periferia” latinoamericana. Además, se pensó que los precios elevados de los recursos naturales, prevalecientes desde 2005 y hasta mediados de 2008, asegurarían una bonanza casi permanente, que pondría fin a la costosa inestabilidad del pasado.
    Para completar la historia que narra Abraham, aún tenemos que identificar a otros villanos y culpables. Entre ellos destacan una regulación financiera excesivamente laxa, compañías evaluadoras de riesgo financiero altamente incompetentes, y la presión por parte del Congreso estadounidense a las instituciones cuasi estatales Fannie Mae y Freddie Mac para que prestaran dinero a personas de bajos recursos y poca capacidad de pago.
    Pero si bien estos factores explican los orígenes de la crisis, no explican su profundidad. El pánico, la caída en espiral de los mercados y el contagio al resto del mundo –incluyendo América Latina– fueron consecuencia directa de la ineptitud con la que el gobierno del presidente George W. Bush enfrentó el problema: dejar caer al banco de inversiones Lehman Brothers en septiembre de este año fue, claramente, un error, como lo fue haberle presentado al Congreso un plan de rescate incompleto, mal armado, incongruente y que nadie pudo explicar con claridad. Detrás de esta incompetencia encontramos el dogmatismo y la rigidez ideológica de los fundamentalistas del mercado, esa banda de políticos y economistas enamorados de un sistema puro e idealizado que nunca ha existido y del que ni siquiera Adam Smith se sentiría orgulloso.
    La arrogancia de los banqueros de Wall Street que se sintieron los señores del mundo. Este sentimiento de superioridad –y, más grave, de infalibilidad– no se basaba en sus enormes salarios, ni en los bonos millonarios, sino en su inteligencia y poder intelectual. Ellos sabían más que nadie; entendían el mundo como verdaderamente era; tenían modelos que lo explicaban todo; podían reducir las ideas más sofisticadas o etéreas a un sistema de ecuaciones diferenciales estocásticas.
    Como dijo el periodista David Brooks en el New York Times, los analistas vivían en la caverna de Platón, sólo viendo las sombras de la realidad, y no lo sabían; ni siquiera lo sospechaban. Para ellos la realidad estaba en sus modelos llenos de ecuaciones, fórmulas y falsa complejidad.

    Y por aquí nuestros dirigentes siguen pensando en los atajos y en los pseudo populismos.
    En la mayoría de los países de América Latina las autoridades económicas se convencieron, a partir de 2005, de que sus respectivos países gozarían de una bonaza exportadora (casi) permanente. Creyeron que la demanda creciente de China y la India por esos productos mantendría sus precios elevados para siempre y llevaría a América Latina a la prosperidad. Lo que no entendieron era que este boom de precios era una ilusión de corto plazo, una burbuja tan frágil y pasajera como la burbuja inmobiliaria.
    Al confiar en el boom de commodities, las autoridades de la región descuidaron lo verdaderamente importante, lo que crea riqueza y desarrollo; descuidaron la construcción de instituciones sólidas que protegen los derechos de propiedad, minimizan las disputas y los conflictos y aseguran el imperio de la ley; se olvidaron de las políticas económicas que fomentan la innovación y la creatividad, la productividad y la eficiencia. En una palabra, al creerse el cuento de que los altos precios de los recursos naturales se mantendrían en el largo plazo, las autoridades de muchos países latinoamericanos optaron por una estrategia de desarrollo basada en un atajo. Pero la historia es majadera, y una y otra vez nos enseña que los atajos no funcionan en el largo plazo. Los atajos sólo nos llevan a mitad de camino; ilusionan a la población, pero al final fracasan. Eso lo vemos ahora que el precio del petróleo ha caído fuertemente, como lo ha hecho el del maíz, el trigo, la soja, el cobre, el hierro y el gas natural.
    En los últimos años, esta “política de los atajos” ha sido practicada con especial entusiasmo por un grupo de países cuyos líderes han rechazado la globalización y la economía de mercado, incluyendo Argentina, Venezuela, Nicaragua, Ecuador y Bolivia. En todos ellos, políticos carismáticos y populares han desarrollado discursos que plantean un conflicto entre “la gente” y “el capital”, “el país” y las “multinacionales”, “ricos” y “pobres”. Esta retórica populista ha sustituido el discurso modernizador y técnico impulsado en la época del llamado Consenso de Washington y que habla de eficiencia, competitividad, crecimiento, esfuerzo y mayor productividad.
    Estos países están, precisamente, entre los que más sufrirán con las secuelas de la crisis subprime y con la recesión global profunda y devastadora que azotará al mundo durante los próximos 18 a 24 meses.
    Argentina será, sin duda, una de las naciones más afectadas. Y esto no sólo por razones económicas –sus necesidades financieras externas son enormes y sus exportaciones caerán con fuerza–, sino también por razones políticas. La administración de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner genera una gran desconfianza entre inversionistas locales y extranjeros, que temen que medidas arbitrarias afecten el valor de sus inversiones. Tanto es así que un amplio grupo de analistas cree que Argentina nuevamente entrará en una cesación de pagos de su deuda pública. La reciente decisión de Standard and Poor’s de sindicar a Argentina como un país crecientemente riesgoso es más que justificada y refleja las aprehensiones de analistas e inversores. Y como opina alguen en este foro, es cierto que esta situación se ha traducido, a partir de finales de septiembre, en una salida de capitales sin precedentes en la historia moderna de la nación; ni siquiera durante 2001, en los prolegómenos de la crisis de la convertibilidad, salió tanto dinero de Argentina. Peor aún, información recientemente divulgada por La Nación de Buenos Aires indica que el número de personas viviendo debajo de la línea de la pobreza es mayor que en 2001, año en que Argentina experimentó una de las crisis más severas de su historia.
    Basta recordar como moraleja la frase de Marlow, el narrador de El corazón de las tinieblas de Joseph Conrad: “Lo que nos salva es la eficiencia, la devoción por la eficiencia.”

  • 18. ernesto  |  9 diciembre 2008 de 21:20

    ezquiel: de todo el largo, denso y pesado mamotreto que escribiste, un manantial de lugares comunes y leyendas urbanas, quiero rescatar la frasesita “el experimento de la convertibilidad”. Ese “experimento” no fue tal ni fue argentino, a la convertibilidad la usó Hong Kong, New Zeland, Irlanda y algunos otros, todas las veces con muy buen resultado como fue en la Argentina. Y metete esto en la cabeza: contrariamente a la leyenda urbana que la convertibilidad “mató a la industria”, sucedió exactamente al revés; por ejemplo te cito a la industria automotriz, que es la mayor industria madre de industrias subsidiarias, creció de 60 mil automóviles/año en los 80 a 500 mil autos/año en los 90.
    Pero claro, para que la paridad con el dólar le sirva a un país hace falta un gobierno inteligente, serio y responsable y desgraciadamente en la Argentina eso no existe ni existió, salvo con las dos excepciones que fiueron Carlos Pellegrini y Carlos Menem. Saludos.

  • 19. ernesto  |  9 diciembre 2008 de 21:32

    exequiel: otra cosa, la convertibilidad no estalló, la asesinó su propio padre, Cavallo, en un filicidio tan grotesco que aún no se comprende. Y el mecanismo fue sencillo, simplemente metió mano a los dólares que garantzaban cada peso emitido para lo que cometió un delito peculiar: hizo echar a Pedro Pou del Banco Central terminando así con su autarquía. O sea que que el peso quedó sin su respaldo y obviamente la moneda estalló.
    Por otro lado, la crisis proviene de países con altísimos niveles de vida y esos niveles de vida se consiguieron con el apitalismo en estado puro, como el de Suecia para dar un ejemplo a aquellos incautos que creen que Suecia es una economía “socializada” cuando sólo es un país riquísimo con sólo 12 millones de habitantes y sin inmigrantes que mantener y vigilar, decía que la crisis viene de los países ricos y es sólo una crisis, una mas que como la del 30 llegó, hizo su destrozo y desapareció. El capitalismo sin las estupideces de Keynes seguirá luego impertérrito enriqqueciendo a todos los países que sigan sus reglas a rajatabla y ddestruyendo a todos los aprendices de brujo como Latinomaérica.

  • 20. Jorge Payador  |  10 diciembre 2008 de 0:02

    “las estupideces de Keynes”. Que falta de respeto, que atropello a la razón…..

  • 21. ernesto  |  10 diciembre 2008 de 1:21

    en 1998 Japón, EEUU y Europa entraron en recesión, no fue una crisis pero fue una caída en picada de las expectativas económicas, en 1999 se profundizó y duró con algunos altibajos hasta el 2002. Roque Fernanández, el Ministro de Economía de Menem vio claro y decidió achicar el gasto público y esto con una economía fortificada como la que teníamos hubiera bastado para afrontar tal recesión. Pero, lamentablemente, eran los últimos meses del gobierno de Menem por lo que ya no tenía un mínimo de poder, la gente miraba a la Alianza. La Alianza sacó la gente a la calle y con cacerolazos y bocinazos hizo abortar fácilmente el plan de Roque Fernández. Asumió De La Rúa y en medio del triunfalismo de la Alianza De La Rúa decidió ignorar simplemente la recesión internacional, además Machinea, el Ministro de Economía dependía en realidad de Alfonsín y, como sabemos, Alfonsín no cree que la Argentina pertenezca al mundo, el concuerda con Fidel y otros imbéciles que la Argentina todavía está luchando por su independencia y debe pelear contra el mundo desarrollado. Y así nos fue, cuando de La Rúa y la Alianza despertaron ya era tarde, se habían desgastado y López Murphy no pudo hacer lo que era obvio que había que hacer: cortar a mansalva el gasto público. Entonces trajeron a Cavallo creyendo que era un Dios omnipotente, lo grave fue que Cavallo también creyó eso y destruyó todo.

  • 22. ernesto  |  10 diciembre 2008 de 1:30

    Payador: El grupo de trolos de Cambridge con Keynes a la cabeza no inventó nada: el mundo estaba destruido por la guerra y todos, por ejemplo, Franklin Roosevelt y luego Truman, sabían que había que reconstruirlo desde los Estados inyectando el dinero necesario. En realidad este homosexual engreído jugó teoricamente con la desesperación de gobiernos en pelotas para hacerse un nombre como economista y también visionario. La realidad demostró años después que con sólo la visión y el esfuerzo de los hombres sin intromisión de ningún estado “benefactor” se construyeron todos esos “milagros”: Japón, Alemania, Italia, Francia volvieron en pocos años a ser las grandes naciones capitalistas y desarrolladas que siempre habían sido. Por ejemplo, los ingenieros aeronáuticos de Mitsubishi y otras empresas que por la constitución impuesta por EEUU en Japón ya no podían fabricar aviones, se juntaron y fundaron Toyota cuyo primer vehículo fue uno de tres ruedas y motor Chevrolet, hoy Toyota es el primer fabricante de autos del mundo.

  • 23. ricardo carrizo  |  11 diciembre 2008 de 16:04

    Ernestito, ya que hablás de Menem te hago una confesión.
    Si yo voté al primer Menem, el que reencarnaba el peronismo sin contratos, el que enfrentaba a la “renovación” militar-sindical, el que prometía la “revolución productiva”, el del “salariazo”, el federal convencido, el que emulaba en su aspecto al caudillo popular, el mismo que había sido preso de Videla, el vecino respetado de toda una provincia: la suya, el subestimado por EEUU, en fin, y porque no decirlo, por su indudable carisma.
    Me equivoqué.
    Ese señorcito que habitaba un departamento prestado cerca de Plaza Once llegó a un lugar en donde las intenciones chocan con el muro de la realidad, esa que no está escrita pero que le susurra al oído por que calle hay que avanzar. Y el susurro vino extra-muros…; el señor nacionalista, facundoquirogaiano, federal se probó su primer traje Armani y preguntó a los que saben todo ¿qué hay que hacer?. Primero le preguntó a la muy peronista Bunge y Born (que amaba el “salariazo” y la redistribución,) y con la receta de Rapanelli en la mano tuvimos la primera crisis. Después miró al norte y desde el “Consenso de Washington” le bajaron las otras recetas: ajustes, privatizaciones, apertura al mundo ya industrializado que nos llenaría de containers los puertos y cerraría miles de fábricas…en fin.. todo lo que Perón soñó desde siempre ¿no?.
    Queda otra suma (no original por cierto, habrá que ver que balance hacemos la próxima década con el matrimonio K): la de la mayor asociación ilícita civil jamás encumbrada en el poder en la historia argentina.
    Recuerdos de provincia:
    Swift-IBM Banco Nación-leche Vicco – enriquecimiento ilícito por privatizaciones monopólicas de la delantera Dormí & Maria Julia – desvío de armas – Río Tercero – Derogación de la inmunidad soberana de tribunales para posibles juicios de bonistas extranjeros-Megacanje – Cuentas en Suiza de su amigote nocturno Hernández – Encubrimiento al atentado de la Amia – Amira bag wash –
    todo esto con causas penales que no salieron de la justicia “progre” precisamente.

    El resultado todavía lo vivimos, porque si tu teoría es que el país creció en esa época podría haber enfrentado las sucesivas crisis sin problemas. Tu amigo dejó el desbalance comercial (llámese deuda externa) mas escandaloso de la historia haciendo caso a las mismas recetas que hoy congelan al primer mundo y hacen hablar de una vuelta al keynesianismo.

    Contestame con las neuronas y no con las hormonas y si te animás con tu apellido.

  • 24. ernesto  |  11 diciembre 2008 de 21:25

    ricardo carrizo: tu (pre) concepto sobre Menem es elemental y casi infantil.
    Primer absurdo:”que vivía en un departamentito prestado en once” Menem nació rico y heredó junto con sus hermanos una fortuna ¿debo recordarte que al asumir su primera presidencia declaró poseer 2 millones trescientos mil dólares? entonces ¿de que departamentito prestado me hablás. Además su esposa, Zulema, poseía el 15% de la que era por entonces una de las curtiembres mas importantes del mundo. Y en los 80, ella y su hermnana Amira les ganaron un juicio a Emir quien debió pagarles 5 millones de dólares a cada una)
    Segundo absurdo: “preguntó a los que lo saben todo ¿que hay que hacer?” Menem fue siempre un hombre de mundo, totalmente desenfadado desprovisto de estructuramientos y timideces, viajó siempre, a Zulema la conoció en Siria país en el que su madre pertenecía a una familia de raigambre casi aristocrático.
    Tercer absurdo: “su primer traje Armani” Menem corría Rallys desde muy joven en Argentina y Europa y siempre fue un amante de la ropa, desde siempre compraba sus trajes Armani en Italia y Francia.
    Siguen tus absurdos elementales: finalmente no hubo “enriquecimientos ilícitos” por las privatizaciones y si hubieron presuntos ilícitos, y digo presuntos porque los cargos contra María Julia no se pudieron probar salvo bajo la temible ley sobre enriquecimientos ilícitos en los que debe invertirse la carga de la prueba: “yo digo que robaste y vos probame lo contrario” (la Argerntina es el único país en el mundo con semejante ley fascista-leninista-torquemadista); como seguramente sabrás lo de Dromi fueron falsas acusaciones del ex mediático Chacho Alvarez, lo de Río Tercero (la última y mas fuerte de una serie de explosiones desde los años en que se puso FM y la villa de Río Tercero, irresponsablemente, llegó a sus inmediaciones), además que acusarlo a Menem de eso es algo que puede suceder únicamente en este país ¿Debo recordarte que el Juez Estévez, respetadísdimo jurisconsulto de Río Cuarto, dictaminó que la explosión no fue provocada e inmediatamente fue apostrofrado públicamente por Kirchner y obligado a renunciar y reemplazado por el Juez Valentinuzzi quien estaba, ya no está, apretado en el Consejo de la Magistratura por estar denunciado por la DGI de ser el jefe de una asociación ilícita que defraudó al fisco en varios millones de pesos con nombres muy conocidos en Río Cuarto).
    Cuarto absurdo: las”cuentas suizas” de su amigo Hernández fueron desmentidas oficialmente por la jueza Junod de Suiza.
    Quinto absurdo: la leche de Vicco, Banco Nación, etc. fueron todos casos de corrupción denunciados y procesados durante el Gobierno de Menem.
    Sexto absurdo: el megacanje correspondió al período de De La Rúa.
    Séptimo absurdo: la deuda externa: Menem heredó una deuda de 60 mil millones de dólares y durante sus diez años el país se endeudó en otros sesenta mil millones. Esos 120 mil millones no eran problema para nuestra economía porque no pasaban del 42% del PBI, el problema es ahora porque la deuda actual (168 mil millones de dólares luego de la quita unilateral) pasa el 60% del PBI.
    Desbalance Comercial, Durante los 10 años de Menem tuvimos balance comercial favorable, salvo un período en que Brasil devaluó salvajemente (precisamente por que según decían sus empresarios “Argentina nos está pasando literalmente por arriba con su industria mas avanzada”)
    Septimo absurdo: el “encubirmiento a lo de la AMIA” no tiene un mínimo sentido ni geopolítico, ni político, ni desde la razonabilidad ni de nada, salvo el aprovechamiento por parte de la oposión para desbancar a Menem que, por sus éxitos económicos, por ese entonces era el dueño de los votos.
    Por último miles de fábricas de “lo atamo con alambre” se cerraron porque no había “salarios miserables” como forma de para competir y otras miles se abrieron porque el uno a uno favorecía la importación de bienes de capital y Argentina desarrolló una industria con tecnologías de punta.
    En 1998 tuvimos récord histórico de productividad industrial y estábamos entre las 24 naciones mas competitivas (hoy estamos cerca de las últimnas 70)
    Además yo escribo con las neuronas, el razonamiento y los datos a la mano, el que escribe con las hormonas y el odio sos vos, lamentablemente.

  • 25. ricardo carrizo  |  11 diciembre 2008 de 22:42

    a ver si nos entendemos en las causas de enriquecimiento ilícito, omisión mailiciosa de una cuenta en suiza, desvio de armas y Rio Tercero no hay imputaciones HAY PROCESAMIENTOS!!!
    ¿a vos te escriben el “diario de Yrigoyen”?
    tu amigo vació el país de ideas creando estúpidos insalvables.

  • 26. ernesto  |  11 diciembre 2008 de 23:56

    A vos te escriben el diario de yrigoyen, Clarín les lavó el cerebro a los argentinos
    te daré un sólo y último ejemplo:
    La venta de armas las practica FM de ya hace mucho tiempo y, como es en todo el mundo, las vende a empresas fantasmas que actúan como intemediarias con países que no pueden comprar abiertamente; nosotros hicimos el papel de clientes cuando les compramos, o quisimos comprar ya que Inglaterra puso banca, Exoxet franceses a Libia. Eso mismo se hace en gran escala en Brasil y a nadie se le ocurre dentro del país investigar esas ventas y mucho menos usarlas contra el Presidente. En realidad Menem las aprobó como rutina como se había hecho siempre, es más los dos primeros embarques estaban con decretos de Alfonsín y se rehicieron para Menem. Por otro lado cuando una operación llega a la firma del Presidente queda entendido que ya pasó por todos los departamentos, controles, ministerios etc., el Presidente sólo los rubrica y eso es lo que marca la ley ¿o vos creés como te hicieron creer que un Presidente va estudiar miles de folios todos días de los distintos rubros y, además si lo hiceirsa, cosa imposible, no pensarás que sabe de todos los temas?
    Y por último para terminar con esta discusión en la que me toca debatir con un inmaduro e ignorante te devuelvo tu galantería y te informo que el estúpido sos vos y de la peor especie, de los que se creen tipos iluminados (parecido a Kirchner).

  • 27. Jorge Payador  |  12 diciembre 2008 de 2:54

    Carrizo, vos no lo conocés a Blaquier?

  • 28. enresto  |  12 diciembre 2008 de 16:18

    Payador ¿no tenés temas que te conciernan a vos de que ocupartre?

  • 29. enresto  |  12 diciembre 2008 de 16:19

    payador: ¿no tenés temas que te concirernan a vos de que ocuparte?

  • 30. ernesto  |  12 diciembre 2008 de 20:11

    Payador: ¿no tenés tema que te conciernan a vos para ocuparte?

  • 31. ernesto  |  13 diciembre 2008 de 13:38

    si leiste mis dos respuestas a Carrizo pienso, casi con seguridad, que en esos casos no podés menos de coincidir conmigo. Claro, suponiendo que no te manejes con códigos del tipo River-Boca, como funciona el peronismo-antiperonismo tradicionalmente en nuestro país. Y si no es así que Dios te ayude, yo nada mas puedo hacer para inducirlos a la racionalidad y la verdad. Saludos. (Lo de idiota a Carrizo fue sólo una devolución ya que él me insultó primero)

  • 32. Jorge Payador  |  14 diciembre 2008 de 10:00

    “Y si no es así que Dios te ayude, yo nada mas puedo hacer para inducirlos a la racionalidad y la verdad” Ernesto: ¿estás cuerdo?.

  • 33. ernesto  |  14 diciembre 2008 de 19:16

    Payador: ¿si estoy cuerdo? no lo sé, ojalá. Pero tengo una pregunta o algunas: ¿vos no creés o no sabés que la venta de armas de Menem fue rutinaria y exactamente igual a las que se hicieron antes de él? ¿No te dice nada que el primer embarque estaba con decreto de Alfonsín y que por haber huído éste rehicieron el decreto para Menem?
    ¿Vos creés que cuando firma un decreto, como en el caso de las armas, el Presidente tiene alguna idea sobre esa venta?
    ¿No sabés que esas ventas cuando llegan al despacho Presidencial ya han agotado todas las instancias técnicas y legales a través de los distintos organismos, departamentos técnicos etc de los Ministerios correspondientes?
    ¿Vos creés realmente que un Presidente va a estudiar un legajo de miles de folios y repleto de tecnicismos legales y de todo tipo?
    Todo eso, estimado Payador está reglamentado por la ley, por lo que es inviable, absurdo e ilegal acusar al Presidente por una venta “supuestamente” fraudulenta. Se supone o mejor dicho, está establecido, que cuando llega al Presidente todo está en orden en todo sentido (a menos que algún día que Dios, que es omnipotente y todo lo sabe y todo lo puede, esté de Presidente).
    Entonces, los jueces obedientes y desvergonzados buscan un atajo increíble y lo acusan “falsedad ideológica” que, obviamente es para cosas totalmente distintas y mas claras: o sea que dicen que “Menem firmó el decreto o la orden de despacho sabiendo que iban para otro lado” Eso en su simple enunciado es un absurdo total, el decreto u orden Presidencial es lo que dice el decreto u orden presidencial. Mirá, jurídicamente es lo mismo que si vos firmaras un cheque a nombre de Pepe Suarez y luego te incoaran un proceso legal porque el cheque en definitiva terminó siendo cobrado por Tito Gómez y te acusaran que pusiste un destinatario pero pensando que iba a otro. Tu cheque es lo que dice tu cheque, exacta y legalmente, la “suspicacia” de un denunciante posterior y/o algún Juez y no tiene objeto legal alguno.
    Sabrás, supongo, que el Juez en lo penal económico Julio Speroni, había decretado el sobreseimiento de Menem y que tuvieron que esperar que se jubilara, el año pasado, para poder reiniciar el circo contra Menem.
    Eso Payador, es el conocimiento de causa y racionalidad sobre la que hablo. Y serías racional si vos pudieras rebatir todo esto mediante algo que no sea palabrerío sin sentido.

  • 34. ernesto  |  14 diciembre 2008 de 19:42

    Payador: además el tal Carrizo acudió a irracionalidades para descalificar a Menem del tipo de:
    “cuando llegó a la presidencia vivía en un departamentito prestado en Once”; basta decir que cuando asumió la primera presidencia declaró un capital de dos millones seiscientos mil dólares. Decime, Paya, vos que te ponés del lado del tal Carrizo, ¿considerás que lo de él es “racionalidad” y yo estoy loco?
    Las demás descalificaciones de Carrizo son exactamente del mismo tenor y estilo, entonces ¿es demasiado pedirles que hablen con conocimiento y racionalidad?

  • 35. ernesto  |  14 diciembre 2008 de 20:04

    Finalmente Payador, se va la tercera!
    El año pasado el Juez Estévez de Río Cuarto, joven y respetado Juez de Río Cuarto, resolvió que la explosión de Río Tercero había sido accidental (agrego: como tantas otras que hubo en FM desde hace años, aunque no tan fuertes).
    Kichner saltó en el acto apostrofando al Juez Estévez y a toda la justicia cordobesa para que Estévez renunciara y, obviamente, lo consiguió. Claro que con mucha bronca en Córdoba, dos Jueces de la Cámara se negaron a echar a Estévez y se apartaron y les costó trabajo conseguir los reemplazantes.
    Luego Kirchner hizo poner al Juez Valentinuzzi e Villa María quien estaba acusado por la DGI como jefe de una asociación ilícita dedicada a la evasión fiscal por muchos millones de pesos. Obviamente Valentinuzzi enfrentaba su destitución inmediata en el Consejo de la Magistratura. Valentinuzzi acusó a Menem y un par de meses después renunció como Juez en Río Cuarto; hoy la acusación de la DGI sigue pero el Juez Valentinuzzi ya no está acusado ante el Consejo de la Magistratura.
    ¿Que conclusión sacás de todo esto Payador? Me interesa saberlo. ¿que yo soy troll? ¿que habría que hacer como Abraham que en lugar de intentar rebatir nada dispuso que me limitara en mis dichos o me echaría? ¿que como hizo Quintín yo no tengo derecho a opinar en su espacio? o, en todo caso negás lo que digo y entonces demostralo, yo tengo como demostrarte que lo que digo es totalmente cierto.

  • 36. ernesto  |  18 diciembre 2008 de 22:38

    el Payador y Carrizo optaron pr hacer mutis por el foro. Y hacen bien; muchachos deberían tener presente que cuando se habla públicamente de un tema, cualquier tema, se debe saber sobre él. Los juegos son sólo para lo niños, un adulto siempre deberá hacerse cargo de sus barbaridades y, en todo caso, hacer el ridículo, última ratio del aficionado e inmaduiro opinólogo argentino.

  • 37. eduardoprimero  |  20 diciembre 2008 de 13:45

    Entré en este blog y me pareció un tanto extraño y bastante interesante. Con respecto al pequeño debate entre ernesto, carrizo y jorgepayador creo que ernesto ha tenido razón y que los dos contrincantes son quienes opinan mas desde la irracionalidad tradicional nuestra que desde la razón. Perdón por inmiscuirme. Un abrazo a todos.


Archivos

Categorías

Calendario

noviembre 2008
L M X J V S D
« Oct   Dic »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

A %d blogueros les gusta esto: