Aporte a la confusión general (Perfil 18/10)

18 octubre 2008 at 18:23 11 comentarios

 En los comienzos de la filosofía moderna notamos dos temperamentos opuestos. Mientras  Descartes pensaba que con la ciencia aplicada, el hombre conquistaría la naturaleza y la amoldaría a sus necesidades y deseos de mayor bienestar, Pascal sentía horror ante el vacío del nuevo universo descubierto y consideraba fatuas las ambiciones del los supuestos pioneros del saber.

Esta angustia pascaliana emergía ante lo infinitamente grande del cosmos, frente a la cual la nada  de ese “yo” –  antes encomiado como roca basal del conocimiento por Descartes, su cogito ergo sum – se hundía en la absoluta ignorancia.

Hoy vivimos un momento pascaliano y lo disfrazamos con palabras cartesianas. No tenemos idea de lo que sucede, y mucho menos adonde se dirige esta crisis, y lo expresamos con cifras trigonométricas y nombres inauditos. Nicolás de Cusa bautizó este tipo de saber como la “docta ignorancia”.

Estoy confundido en tres niveles que deseo describir con la mayor claridad posible para que se entienda mi triple confusión. Ellos se refieren a la crisis financiera global, a la composición y al planteo táctico del seleccionado argentino de futbol, y, por último, a la formación del psicoanalista.

Respecto de lo primero, la crisis, vuelvo a Descartes. Sabemos que el filósofo del Método era dualista, es decir, que pensaba que el hombre tenía un cuerpo y un alma, y que la sustancia pensante estaba separada de la sustancia extensa, las famosas dos reses: res cogitans y res extensa.

Los científicos modernos especializados en la rama de la neurobiología, pretenden demostrar que esto no es así, y que gracias a los hallazgos de la disciplina, está comprobado  que cuerpo y mente están indisolublemente asociados. Más allá de de la sospechosa identificación entre mente y alma, nos informamos gracias al doctor Charles Stevens del Instituto Salk que el “monismo” es la verdad, o sea la vigencia de la Unidad del Ser, porque en el cerebro que rige nuestra conducta racional, motora y emocional, hay varios miles de millones de neuronas en los circuitos de un cerebro humano. Esas neuronas forman diez billones de sinapsis y el largo de los cables (axones) conectores de la circuitería total llega a cientos de miles de kilómetros. Por estos circuitos el cerebro en un segundo de vida mental genera millones de patrones de descarga. No hay Dos como cuerpo y alma, sino trillones en redes infinitas en una única dimensión de la realidad.

Hemos pasado del Dos al Uno. Se supone entonces que el Cosmos se ha ordenado de un modo aún más claro y distinto. Pero si el pensamiento binario confunde y engaña, el trillonésico enloquece. Pascal tenía razón.

Respecto de la crisis financiera la palabra más empleada es “trillones”, gracias a lo cual sabemos que los activos de los EE.UU son tantos trillones, la masa financiera otros trillones, la deuda acumulada unos trillones más, y si dividimos uno por otro y el coeficiente lo multiplicamos por el 3,1% de aumento de productividad anual, restado el  porcentaje de la caída de índice del Dow Jones del último miércoles, no nos quedan más que cuarenta dos trillones de eso… de eso qué!?

Nunca está de más enterarse gracias a informantes eruditos de que el señor Atkinson, el doctor Barnenke, el joven economista Bradd Misfitingless de Wall Street, la jueza de la Corte Suprema de los EE.UU señora Condolezza Jolie, no se ponen de acuerdo y discrepan sobre las modalidades de eso, y por lo tanto…por lo tanto qué!?

Dicen que se viene la depresión, asoma la recesión, el mundo va a cambiar, entramos en la era del poscarbono, nada será igual, todo será peor, o mejor, el capitalismo caput, o, no, el doctor Capuzzoto de la UADE asegura que la tendencia es hacia el alza de los commodities y a la regulación positiva de los mercados, por lo que recomienda comprar…comprar qué!?

Repitiendo a Kant: ¿no es sublime a la vez que incomprensible la realidad cuando se avalancha?

Como me queda poco espacio, pasaré a un tema infinitamente pequeño, al futbol. No sé hoy como formará el equipo nacional ni el resultado del partido con Chile, pero no creo que las dudas se despejen por un solo partido.

El esquema que propongo es el que empleó Bielsa hace unos años, pero esta vez con ventajas comparativas. Con los jugadores de Bielsa el esquema vertical se hizo monótono y previsible, hoy tenemos jugadores con más técnica e inventiva. No es lo mismo el Cholo Simeone y el Pelado Almeyda en el medio campo que Mascherano y Ledesma, ni el Piojo que de Di María, o el Killy que Maxi, además, nada es lo mismo desde que nació el más grande entre los grandes, me refiero al Pulga Messi.

Por lo tanto el planteo bien puede ser un 3-4-3, con Carrizo en el arco, Burdisso-Demichelis-Diaz, Maxi Rodriguez-Mascherano-Ledesma-Jonás Gutierrez, Messi-Milito-DiMaría. Los carrileros son importantes, y les tengo fe, tanto a Maxi como a Jonás, abren la cancha y saben retroceder, tienen temperamento peleador, y en lugar de tirarse a los piés del último defensor del equipo adversario a la manera de Tévez, pueden ser contención en la media cancha.

No hago más que pensar en el problema. No sé cómo expresar que a pesar de su talento el señor Román Riquelme succiona las energías de sus compañeros, tampoco sé cómo agradecerle al Pupi todo lo que hace e hizo por la casaca blanquiceleste para que así pueda sentarse al fin consagrado en la platea, y no sé cómo trasmitirle al señor Basile mis ideas.  Por eso aprovecho la oportunidad que me da esta sección llamada “Ideas”, para intentar desbrozar la confusión en la que está inmersa nuestra selección nacional.

Finalmente, me aboco al último obstáculo de la razón clara y distinta al menos en esta entrega, me refiero al psicoanálisis y a la labor del profesional de la misma.

Si bien el doctor Mario Bunge peca de apresuramiento al tratar a la creación freudiana de brujería, no hay que desechar por eso que algo de brujería hay en esta disciplina.

¿Acaso no nos espanta el uso de la palabra “arte” en lo que se refiere a una relación profesional que se tiene con los seres humanos, más aún cuando se trata de algo referido a la salud?

¿No es mejor el término ciencia ya que remite a lo comprobable, universal, consensuado, y explícito? ¿No nos hundirá en la ciénaga del esoterismo afirmar que el psicoanálisis es un arte clínico que depende de la relación oblicua entre analista y paciente?

Mi  analista, el doctor Gilberto Simoes, fallecido hace unos meses tras resbalar sobre un papel de diario y golpearse la cabeza, me decía que por algo no se dice: “el doctor Simoes me analiza”, sino “me analizo con el doctor Simoes”…

Este me referido a un otro, encierra el secreto del arte psicoanálitico y el misterio de la estructura trasvestida del deseo inconsciente.

Una vez escribí en la dedicatoria de un libro que le regalé: “ yo me analizo con el doctor Simoes, mientras tanto, pregunto: ¿que hace el doctor Simoes? ”

No lo sé, aunque espero que su alma descanse en paz.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Entry filed under: General.

un chiste para león Segunda breve historia de la filosofía 44 a47

11 comentarios

  • 1. pablo  |  19 octubre 2008 a las 18:51

    es tal la docta ignorancia que me avalancha que ni recuerdo cómo jugaba Jonás Gutiérrez…

  • 2. Nicolás Kruk  |  19 octubre 2008 a las 19:17

    Vale señalar que ya la orientación y asesoramiento filosófico (con pretensiones de reemplazar a las psicoterapias), plantean esta relación artística:
    La OAF aparece como una actividad artística, que dota al cliente de las herramientas necesarias para que este convierta su vida en una obra de arte. El ideal lo constituye el sabio heleno, que con su flexibilidad es capaz de modificar según lo requiera la situación las propias convicciones y puntos de vista. La filosofía daría la virtud. Una vida filosófica sería una vida examinada en la cual nos hacemos conscientes de quienes somos y lo que hacemos, comprendemos lo que nos rodea y nos proponemos alcanzar un máximo de autonomía personal para poder ser más poderosos que cualquier creencia que podamos mantener.

    Se desborda la capacidad de actuación de la psicología. Es un ascenso espiritual. Una fase de trascendencia de los problemas, presupone una concepción estética de la vida; la palabra clave es belleza (al convertir la vida en una obra de arte). El sabio además de ser sabio es feliz, o mejor aún, es feliz porque es sabio. Nos da el placer silencioso de ser nosotros mismos. Si hay alguna regla en la dirección del sabio sería esta: vivir de modo en que podamos mostrar la propia vida a todos. Schlomit Schuster lo resume magistralmente: “Como Descartes podría haber escrito: ‘Yo pienso luego yo me encuentro bien’ .

    Claro está que el Philosophical Counselling es una de las tantas formas de terapéutica estoica, un sistema inmunológico. Y la esencia del psicoanálisis es su carácter trágico (“la última palabra de la antropología freudiana” según Lacan).

  • 3. Jorge Payador  |  20 octubre 2008 a las 1:49

    Perdón Nicolás, cómo es eso de que el Counselling es una forma de terapéutica estoica? Aclaro que para mí, por lo que he observado de alguno de esos programas, no es más que la preparación de una persona para obtener un un fin u objetivo determinado; entonces no sé si eso sirve de algo o para algo, quiero decir si es que el fin no es un fin ético en el estricto sentido de la ética.

  • 4. janfiloso  |  21 octubre 2008 a las 4:02

    la confusión es un estado del saber, un grado antes de la curiosidad.

  • 5. janfiloso  |  21 octubre 2008 a las 14:27

    (toda la noche pensando en la relación entre confusión y curiosidad)
    la confusión es un estado del saber
    unas veces causa, otras consecuencia de la curiosidad
    en un perpetuum mobile en el que finalmente gana el saber.

  • 6. Tomás Abraham  |  21 octubre 2008 a las 14:45

    hola janfiloso
    me alegra leerte después de tanto tiempo.
    confusión es insoportable. es indecisión, barullo. de ahí no sale claridad por si sola. no es malo soportarla por un tiempo, no saber es tranquilizador y nos ayuda a no boludear. pero luego hay que ver la salida, salir.
    curiosidad es estar despierto, alerta, interesado. estamos lanzados. hay brillo, claridad.
    la curiosidad fue maltratada por las religiones. es pagana, atea.

  • 7. janfiloso  |  21 octubre 2008 a las 19:45

    my pleasure.

  • 8. La Herida de paris  |  21 octubre 2008 a las 20:25

    ¿No es la curiosidad hermana de la inquietud?.

    “Nos hiciste, Señor, para Ti, y nuestro corazón está inquieto, hasta que descanse en Ti” ( San Agustín; Conf. 1,1,1).

    Saludos.

  • 9. Augusto  |  22 octubre 2008 a las 16:32

    La curiosidad puede ser uno de los tantos indefinibles caminos hacia la religión (tambien tantas indefinibles). La historia cautivó y metió en un cubo la religión…pero la partre personal quedó a un costado y es lo que cuenta….la historia miente,porque lo que dice no es religion..y lo que se conoce de los libros tampoco…esos son escenarios…son opiniones de una mayoria impuestos por la minoria ,disfrazada…l
    a religion le debe a la curiosidad….pero la farsa religion teme…porque es la forma de sacarle la careta..

  • 10. Diógenes  |  24 octubre 2008 a las 10:34

    Tomás, seguís errando tu profesión. Como comentarista de fútbol sos muy buen psicólogo. Sesión terminada.

  • 11. Esculapio  |  26 octubre 2008 a las 11:12

    La ciencia abordando la subjetividad me da un poco de miedo, algunos técnicos retocando tu sufrimiento y llevando tu entidad hacia algún lado…
    No se si el psic. es un arte, pero prefiero la creatividad a la intervención y el pensamiento a la rectificación.
    Tambien prefiero a Hermes trimegisto que a Bradd Misfitingless o a Mario Bunge.


Archivos

Categorías

Calendario

octubre 2008
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

A %d blogueros les gusta esto: