La cultura del esfuerzo ( Perfil 20/9 )

20 septiembre 2008 at 17:14 57 comentarios

 

Un grupo de estudiantes de los últimos años de la secundaria con dos profesores de historia y filosofía vinieron a verme para hablar sobre el tema de la violencia. En la misma semana he recorrido varias comisiones de mi cátedra del Ciclo Básico Común, lo que me ha permitido conversar con estudiantes de veinte años.

Los estudiantes secundarios provenían de varios colegios públicos de la provincia de Buenos Aires. El problema de la violencia no les preocupaba. En realidad, creo que la consigna de sus profesores era que debían mostrarse preocupados. Hicieron lo posible para demostrámelo y no les salió mal. Pero en lugar de seguir con sus temas de preocupación que más parecían derivarse de la agenda mediática instalada cada semana que de sus vivencias personales, decidí replicarles con lo que me preocupaba a mí en relación a ellos.

Esta inquietud la trasmití luego en mis charlas en la UBA. Con respecto a la violencia les dije que nadie puede creer que hay un genoma argentino que determine conductas violentas. La violencia social deriva de la situación de exclusión social y marginación en la que viven cientos de miles de jóvenes. La cifra se publica cada tanto en la prensa argentina y da cuenta de la situación fuera del sistema escolar y laboral en la que se encuentra una parte sustancial de nuestra juventud.

Es posible que los juegos de video game y las imágenes bélicas que les lleguen a los adolescentes y jóvenes también los alimente con una cuota agresividad que pueda manifestarse en conductas de violencia, sin embargo, la proyección de una serie de imágenes es débil cuando hay otras estructuras de contención sólidas y activas.

Querían hablarme de las tribus urbanas y respondí que no me interesaban. No me parecían ni mal ni bien, simplemente no aportaban nada a la vida. Ropas, ídolatría musical, estados de ánimo prefabricados, no me parecían mejor indicador de identidades que ser de Nueva Chicago o de San Lorenzo. De todos modos, ellos no pertenecían a ninguna de estas tribus.

Les pregunté si recordaban alguna vez en sus más de diez años de escolarización si habían llegado a la noche, antes de acostarse, cansados de haber estudiado durante el día. Si tenían en mente haber estado cinco horas en silencio delante de un libro de estudio.

No tenían esa experiencia.

Quisieron saber como los veía, a ellos, a los adolescentes, les dije que a la intemperie. Los profesores me preguntaron si la escuela era generadora de violencia. Les pedí que no me hicieran ese tipo de preguntas. La escuela es generadora de conocimientos y una usina de aprendizaje, en todo sentido, para saber escribir, leer, y un lugar de encuentros y relaciones sociales.

Los profesores me preguntaron si existía una violencia legítima como respuesta a otra violencia. Nuevamente les pedí que fueran claros y se dejen de ambigüedades y excusas. Hay que condenar a la violencia y no pensar con coartadas nacidas de un sentimiento de culpa de clase tan extendido en nuestra burguesía progresista.  Nadie debe dejarse atacar físicamente y cualquiera intentará defenderse, no se trataba de eso, sino de terminar con la continua búsqueda de motivos que justifiquen actos de los que después son los primeros en lamentarse.

Vivimos en una sociedad de engaño. Los adultos de mi generación han diagramado una estafa educativa en nombre de la solidaridad, de la justicia, y de otras banderas civilizatorias que han convertido en trapos.

No se prepara a los jóvenes aún insertos en el dispositivo educativo para el mundo en el que han de vivir. Los adolescentes no tienen la menor idea de que en la escuela pública, en el colegio, y en la facultad, trabajan. Es un lugar de trabajo. Y lo es a pesar de que no pagan ni cobran dinero. Pero esa gratuidad no debe ser un ocultamiento de que la función de la institución en la que están tiene por objetivo principal, prepararlos para ofrecer un servicio a la sociedad que a su vez les permitirá llevar adelante sus vidas y realizar sus deseos. Nada les garantizará que lo logren, pero sin los recursos del conocimiento, y la laboriosidad que exige obtenerlos, de un día para otro estarán en la calle sin un techo asegurado y sin ingresos que les permitan  autonomía, y sin una cabeza que pueda soportar disciplina y rutina. No todo es creatividad, y menos la espontanéa.

Hemos, los de mi generación, inculcado a los jóvenes que estudiar no sirve porque los títulos ya no garantizan un buen nivel de vida. Nos regocijamos en anunciar la muerte del sueño de la antigua clase media. Y estos anuncios lo hacen y repiten representantes ilustrados que tienen bien exhibidos sus diplomas.

Se han bajado los niveles de exigencia por razones de solidaridad con los estudiantes de menos recursos, lo que en realidad es una forma de humillarlos. Utopías de la mentira les ocultan que vivimos en un mundo competitivo, muchas veces cruel, y que probablemente para un lugar disponible se presentes diez candidatos.

Los hemos debilitado para no incomodarnos y estamos siempre dispuestos a declamar pseudo principios que al menos nos reconfortan de nuestros fracasos. No tenemos otra política educativa que la de la mezquindad.

Los pibes efectivamente están en la intemperie. Adultos resentidos les adosan violencia, pacos, superficialidad, ignorancia, vagancia, para  así sentirse superiores y eternos. De los pibes hay que ocuparse, lo deben hacer las madres, padres, maestros, profesores. Ocuparse es darles nuestro tiempo y lo mejor de nosotros mismos.

Padres demagogos creen que dedicarse a ellos es formar parte del griterío por sus derechos y de lo que se les adeuda en lugar de hablar con ellos sobre que deben dar y de la responsabilidad que tienen por recibir educación gratuita.  

Vivimos en una sociedad resignada. Todos parecemos estar de acuerdo en que no hay solución para ninguno de nuestros problemas. El ministro de transportes de la ciudad de Buenos Aires dicen que no hay solución para el caos vehicular. Se repite que no hay solución para la deserción escolar y los niveles de enseñanza. No hay solución para los millones de indigentes. Sí hay retórica, proclamas, que los mismos que las anuncian lo hacen para defender sus propios intereses, para figurar como bienpensantes y trepar un peldaño más en la escalera del poder.

Nadie quiere ser tremendista.  Mejor es mentir. O, lo que es lo mismo, poner cara de periodista agrio e indignado y retar a Dios y María Santísima.

A nadie le importa que los estudiantes ocupen facultades, pueden hacerlo meses. Los docentes de la escuela pública pueden hacer huelga tras huelga. Se ha diagramado un sistema educativo en el que las instituciones privadas con el treinta por ciento del aparato educativo general ofrece lo suficiente para los requerimientos de nuestro desarrollo económico. No es un plan explícito, sí es implícito, basta dejar de hacer y permitir que todo siga como está.

Soluciones, claro, todo el mundo quiere soluciones. Lamento decir que no creo en ese pedido, no se quieren soluciones. Los cambios tienen un costo, no rinden beneficios por un tiempo, siempre se pierde algo.

¿Si quien aquí escribe tiene soluciones? Tengo un mensaje, se los digo hace veinticinco años de actividad docente a los jóvenes, y a mis colegas: trabajemos, estudiemos, aprendamos, investiguemos, hagamos nuestra tarea.

 

Anuncios

Entry filed under: General.

El stress del opinólogo y Polémica en el Bar La filosofía y las ciencias sociales

57 comentarios

  • 1. ernesto  |  20 septiembre 2008 en 21:53

    Muy buena descripción de la realidad y certera seguramente. Yo veo a la sociedad entera a la deriva y a los jóvenes abandonados a sus apetitos o, lo que es lo mismo, a su suerte. Pero eso es en las clases media para arriba. Las clases bajas tienen menos suerte, ni siquiera están a la deriva, están sobre un plano inclinado resbaloso que los va llevando directamente a un torrencial precipicio en el que lo menos doloroso es drogarse y delinquir. No se en el resto del mundo pero la Argentina actual es un aquelarre. La violencia es la resultante lógica de la abolición de la autoridad y es ahora nuestro mundo natural, la cultura argentina desciende a toda velocidad hacia la vida instintiva y a la degradación humana, la TV es la muestra mas clara de ello. Como dice mi hija que vive en Ginebra: la Argentina es simplemente un chiquero.

  • 2. ricardito bolazo  |  20 septiembre 2008 en 22:27

    un poco esquemAtica tu versiOn de los hechos, si me permitIs. Un poco simple la mirada de tu hija, aunque acorde a su lejania

  • 3. pablo  |  20 septiembre 2008 en 23:14

    Es una brillante descripcion de nuestra realidad.
    Lastima los sentimientos y la razon ver tanto pibe y tanto grandulón desperdiciado, aturdido, a la deriva, sin rumbo, sin tener a dónde ir, sin fuerzas para la lucha, haciendo nada, o lo que le digan.
    Sin desafíos, sin metas, sin esa gloriosa felicidad del esfuerzo consumado, del logro obtenido, del lugar alcanzado.
    Sin caer en los falsos modelos del consumo, hay mucho para hacer, lugares adonde llegar, inventos para desarrollar.
    Para mejorar, uno se tiene que exigir. Y exigir a los demás. La cómoda es para los grises y opacos. Y los cobardes.
    Un abrazo, Tomás.

  • 4. franco  |  21 septiembre 2008 en 0:46

    Tomás, sabés cuál es el problema el artículo?
    Que podrías haberlo escrito en los noventa y hubiera sido tan pertinente como ahora lo es.

    Tengo mis discrepancias respecto de cómo ves lo que llaman tribus urbanas. Ahí creo que puede ser algo pernicioso a la comprensión restarles importancia. Aventuro que la sola aceptación del término implica un error perceptivo, ligando tal fenómeno a una noción territorial que no le corresponde.
    Porque sí, los pibes siguen siendo pibes y las modas, modas.
    Pero es evidente que estamos experimentando nuevos entramados sociales, redes de sociabilización distribuidas, que generan respuestas diferentes frente al abandono institucional (el que según leo en tus palabras es el origen de la violencia).
    Si bien los motivos del adolescente pueden ser idénticos, no estamos hablando de heavy metals, ni de hicnhas de futbol. Esos tienen un ámbito delimitado y se acomodan en una estructura centralizada desde donde gritar “pertenezco”. Y hoy estamos viendo cada vez más que el grito es “soy”. No más idolatría sin narcizo, no más consumo sin antes producción de. Como muestra basta observar cómo los demonimados emo adoptan sin saberlo las relaciones de poder del roleplay japonés…
    No sé, yo soy medio de madera para pensar las cosas.
    Pero por ejemplo, es sabido que en la carcel cuando los internos pelean, lo hacen enmarcados en la misma lógica del sistema penitenciario. Émulos de gladiadores, con los balcones espectantes de guardias armados (que vale decirlo, hacen sus apuestas) y cámaras de seguridad registrando el mínimo detalle.
    Hoy es muy común que se organicen peleas en las escuelas, donde un par se rompen la crisma en el centro y los demás incentivan y registran con camaras de video. Hasta es de notar cómo montan un sistema de seguridad para que la autoridad escolar sea incapaz de truncar el evento. Se ve en miles de videos disponibles en la red.
    Ahora se me ocurre que quizás hasta podríamos poner estas cosas en escena bajo las formas de un entramado bacterial y su correspondiende lógica del vacío…
    …quizás hasta amerite una relectura de capitalismo y esquizofrenia.

    Saludos.

  • 5. estrella  |  21 septiembre 2008 en 1:00

    Me pareció muy interesante tu mirada, Tomás. Yo sigo pensando que es un tema de voluntad, no hay interés por cambiar las cosas, no puede ser tan difícil. Es como una familia: padre y madre se juntan, ven cómo están sus hijos, deciden qué hacer con X y qué, con Z, y actúan en cosecuencia; ajustan ciertos temas, dan rienda suelta a otros. Si los padres piensan que sus hijos no tienen solución, sus hijos probablemente fracasarán y se sentirán abandonados, por más libres que fueran.

  • 6. Tess  |  21 septiembre 2008 en 1:32

    Comparto su mensaje pero no creo que todos esten a la intemperie.Tengo dos hijas de 17 y 14 años.Confio en que algunos hartos de los engaños ,puedan comenzar un cambio.Hay buenos ejemplos de sacrificio y esfuerzo aunque no salgan en los medios.Si no creemos en que es posible ya estamos perdidos.
    Vale la pena intentar…
    Gracias

  • 7. Neo epistemes  |  21 septiembre 2008 en 3:00

    Estimado profesor Abraham: Lo que usted dice en su artículo es muy cierto…aun así tengo una duda.

    ” La violencia social deriva de la situación de exclusión social y marginación en la que viven cientos de miles de jóvenes”.

    Pregunta: ¿Y la violencia marcada y constante en los jovenes de clase media alta y alta?. Que es mucha. El caso de los Correntinos que asesinaron en Brasil a otro joven Argentino. El caso de los Skinheads ( todos de clase media / media alta) y demás prepotentes ( Rugbiers y futboleros de country) que salen los viernes a la noche con el auto de papi y agreden a quien se les cruce enfrente.

    Salud!

  • 8. Neo epistemes  |  21 septiembre 2008 en 3:09

    Pregunta: William & Alan Schlenker ( miembros de la barra brava de River Plate), entre otros análogos a ellos:¿Son de clase baja?, ¿son marginales?, ¿no tuvieron acceso a una educación?.

    Esos pibes bronceados a base de cama solar, propietarios de celulares caros, que hacian viajes al caribe, y se los veía en autos importados & con hermosas modelos de la Tele…¿que exclusión sufrieron?.

    Salud!

  • 9. Ernesto  |  21 septiembre 2008 en 3:40

    Cuando uno recuerda que vivimos en un mundo colmado de bombas de fusión de hidrógeno toda visión de los comportamientos de la sociedad humana parece superflua. Total cada día que pasa es un avance a la posibilidad del estallido de las bombas. Que aún no se hayan usado masivamente no significa nada, puede suceder el mes que viene o dentro de diez años, finalmente alguien arrojará la primera y todo comenzará. O terminará. ¿Y a quien le importa? Después de todo ¿no tendremos razón los argentinos en vivir, como dice Asís, a la bartola? Nos matamos en la rutas ¿Y qué? Robamos, coimeamos, mentimos ¿Y qué? Tenemos miles de kilotones listos para estallar en todos lados ¿y nos vamos a preocupar porque los chicos se acuchillan en los colegios o nos matan a tiros en las puertas de los bancos? Los seres humanos tenemos que dejar la soberbia de una buena vez, somos carne de cañón y nada mas y tal vez elegir matarnos entre nosotros en lugar que lo haga la naturaleza es la única libertad que tenemos.

  • 10. Ignacio  |  21 septiembre 2008 en 6:28

    Estamos atravesados por situaciones de violencia social, estas se dan y cierto es que seguirán ocurriendo.
    La violencia es elevada al cuadrado por la TV que busca fascinar trabajando sobre el morbo. Es preciso saber tomar distancia de ese espectáculo que se propone para evitar la zombificación.
    Luego es posible pensar y discernir, ver que hay cosas que no están bien, que hay estructuras siniestras enquistadas en el poder político y económico, que todo ésto influye en como vivimos y cuales son nuestras posibilidades, y en los grados de violencia, y que hay que poner un coto, modificar eso.
    Pero claro, siempre se puede pensar menos, todo pareciera operar en ese sentido.
    El devenir nos puede convertir en una narcofactoría o en un estado policial donde ese estómago facho argento se sacie con la sangre de algún enemigo, quien sabe no?

  • 11. La sin remojo  |  21 septiembre 2008 en 8:26

    Estabas esperando algún tipo de participación. Pues aquí estoy, y si no dejás la gatera abierta pues será ms quién la cierre. Parece que el control social tiene receta única, la armonía que sólo pudo haber generado el rochk y sus demostradores. Se trata de esos escaners que vemos colgados de los edificios. Marche una ronda de armonil, es sábado al fin de cuentas, por la noche, y la tierra está maldita, con o sin suerte. Cuando nos dejen en paz (a mi familia y a mí), si sucede y si se me canta, hablamo. No le prometo nadda.

  • 12. Supernova  |  21 septiembre 2008 en 9:42

    Este fenómeno de los padres demagogos siempre me llamó la atención. Me resulta insólito. Creo que esa actitud es exactamente lo opuesto al cuidado. También me parece inaceptable que chicos de 15 o 16 años pretendan opinar y decidir qué políticas deben aplicarse en una institución. ¿Desde cuándo un adolescente está capacitado para decidir si tal política o tal rector le conviene? Me impresiona tu comentario respecto de que ningún alumno con diez años de escolaridad haya experimentado la sensación de cansancio por haber estudiado . Lejos de mejorar, en los últimos 20 años el sistema ha ido empeorando. Hay una crisis seria con el tema de la autoridad (tanto en la escuela pública como en la privada).
    Con respecto al tema de la violencia, también creo que se da más en situaciones de exclusíon o marginalidad. Los casos que menciona Neo creo que han existido siempre (patotas o tribus como los skinheads o actos relacionados con algunos deportes) Me parece que la situación es mucho más grave y más generalizada en los segmentos de menores rescursos que están, efectivamente desamparados.

  • 13. Neo epistemes  |  21 septiembre 2008 en 11:10

    Supernova: De acuerdo contigo. La violencia en los jovenes de menos recursos es más grave que en la de las clases burguesas. Está bien.
    De todos modos mi duda apuntaba a otro lado…no creo que la violencia social derive exclusivamente de una clase social. Esa era mi duda y el punto que quería exponer.

    Saludos.

    Pd: Los Skinheads no son una tribu urbana como las nuevas tribus urbanas de adolescentes inocentes.
    Son organizaciones de personas ( en su mayoria de más de 20 años de edad) que realizan actos delictivos de gravedad, que violan derechos humanos, y que no saben lo que la exclusión y la pobreza significan.
    Delincuentes de clase media / media alta, educados ( en algunos casos con una formación universitaria) y terriblemente violentos.

    Más violentos o tan violentos como muchos delincuentes comunes de la provincia de Buenos Aires.

  • 14. Neo epistemes  |  21 septiembre 2008 en 11:20

    Disculpen que insista con esto, pero es de vital importancia que se entienda que los Nacionalsocialistas Argentinos no son Floggers.
    Y que esa ideología, tan incorporada en la policia y en otros sectores NO humildes, es la responsable que más de un loquito con uniforme o con chomba Polo, agreda salvajemente a un ciudadano de BAJOS RECURSOS.

    La violencia no es patrimonio de la pobreza ni del proletariado. QUIÉN AFIRME ESO MIENTE.

    Salud!

  • 15. Alejandro Caponetzky  |  21 septiembre 2008 en 13:38

    Le faltó una cosa, Abraham: que la FIRMA AUTORIZADA ha reemplazado a los títulos nobiliarios.
    Ergo: hay que hacer que estudiamos, hacer que nos recibimos y hacer que recibimos un Título que nos asegura tener la firma en algo. Aunque terminemos viviendo de poner la firma para que los que saben un poco más, puedan mantenerse dentro de las previsiones reglamentarias.
    Es el país donde los abogados y contadores se hacen llamar DOCTOR.
    No nos engañemos, Abraham: ese País, requiere de frivolidades disfrazadas de sensibilidad progre.

  • 16. nanopoder  |  21 septiembre 2008 en 20:48

    Coincido un poco con lo que dice Neo epistemes, no creo que la violencia sea fruto (al menos de modo tan tajante y exclusivo) de la exclusión, la pobreza, etcétera.
    Señal de ello es que existe en todos los niveles socio-económicos, además de que no siempre se manifiesta del mismo modo.

    Creo que el problema fundamental, y que no se está diciendo ni atacando correctamente, son los padres. Hay una generación de padres ausentes, amigos y pares de sus hijos y mucho más preocupados por parecer de 20 que por cuidar a su hijo de 20.

    El resto son, creo, consecuencias y manifestaciones (maquillaje) de esto.

    Coki

  • 17. Supernova  |  21 septiembre 2008 en 21:46

    El movimiento skinhead nació en Inglaterra en la década del ’60, como descendientes de otra tribu urbana, los mods. Originalmente no eran racistas. Ese movimiento se fue desvirtuando y hoy creo que dentro de los mismos skinheads hay diferentes ideologías. Por supuesto que la violencia no es patrimonio de la pobreza. Afirmar eso sería un disparate. Puedo dar un ejemplo cercano a lo que decís (Neo): sucede, por ejemplo que en algún colegio donde se educan-supuestamente- chicos de clase media alta y alta, se insulta, discrimina y agrede físicamente a un chico morocho y de piel más oscura ( la figura es “bully”) . Incidentes como éste son para tener en cuenta porque trasladados un década más adelante (me refería a chicos de primaria) terminan, muchas veces en ese tipo de violencia que vos describiste y que no son el producto de ninguna marginalidad.Hay que preguntarse entonces qué mensajes recibieron esos chicos para actuar así. Y esa pregunta lleva al comment (14). Vamos mal con la escala de valores.

  • 18. Neo epistemes  |  21 septiembre 2008 en 22:17

    Supernova: Lo que decís de los skinheads yo ya lo sé. Conozco la historia. Pero la realidad de esos BICHOS es otra. Son racistas y responden subordinados como FUERZA DE CHOQUE a grupos ideológicos nacionalsocialistas y fascistas.

    Los skinheads NO son una tribu urbana. Son organizaciones criminales.

    Y toco este tema en particular porque estos grupos están volviendo a crecer…después de un largo letargo en el que parecía que habían desaparecido.
    Toco este tema, porque si van a los Kioscos de diarios del microcentro y se fijan, verán que venden la obra de Hitler: Mein Kampf ( Mi lucha) y otras obras de genocidas nazis.
    ( Y SI LAS VENDEN ES PORQUE SE VENDEN…¿A QUIÉN SE LAS VENDERÁN?, ¿QUIÉNES LAS COMPRARÁN?…¿LOS CHICOS INDIGENTES QUE CONSUMEN PACO Y YACEN EXCLUÍDOS?, BUEH)

    Salud!

  • 19. Supernova  |  21 septiembre 2008 en 22:48

    Ok. No tenía esos datos.Mi impresión era que son apenas un grupúsculo que, lejos de tener más seguidores, cada vez tienen menos.

  • 20. cholita  |  22 septiembre 2008 en 0:20

    hoy 21 de setembre
    si se me permite la ocasió
    no queiro ablar de violenza
    poq eso e una perdició

    ete e un verso cortito
    no toy mu inpirada … 😦
    pero me parece amí
    q e mucho mejó q nada

    hoy 21 de setembre
    empieza la primavera
    y de amó, fe y eperanza
    empieza una nueva era

    y pa q se pongan contento
    ete lin les envío
    pa q haga un mundo de flore
    o rosa multicolore

    …o lo q ma le guste

    http://taggalaxy.de/

    Felí primavera pa to el mundop !!! 🙂

    e interesante poq pone una palabrita linda y te sale toda la foto linda…tene q ve con lo q sinifica la palabra pa la personas …
    se puede pone la palabra flor, rosa, perro, amor… en inglé uen argentino……podé poné la palabra q queras…..
    podé poné palabra fea tambié, pero no hay foto mu fea… po suete… ay otimismo parece…

  • 21. hishkatan  |  22 septiembre 2008 en 1:01

    La primera violencia es dividir a los educandos entre los que pueden pagar una educación privada (por más que no sea mucho mejor que la otra; por lo menos en los resultados) y los que deben concurrir a la escuela pública. Antes esto no pasaba: las clases sociales se mezclaban en un mismo ámbito de aprendizaje y aunque las diferencias existían no eran tan marcadas. La educación se ha convertido en un negocio y a los educadores se los trata o como proveedores de un servicio destinado a generar mano de obra y mano dirigencial (depende el caso) o como trabajadores de baja categoría, que merecen todos los maltratos y todas las exigencias. De esta forma es inevitable que la educación se descategorice, que se vea deteriorada y que la violencia escale hasta límites nunca antes vistos.

  • 22. Agustín  |  22 septiembre 2008 en 2:38

    Vamos con una traducción de Working Class Hero, de Lennon.

    Tan pronto como naces te hacen sentir pequeño,
    por no concederte ni un instante de todo tu tiempo,
    hasta que el dolor es tan grande que no sientes nada,
    Debes ser un héroe de la clase trabajadora,
    Debes ser un héroe de la clase trabajadora.

    Te hacen daño en tu hogar y te te pegan en el colegio,
    te odian si eres listo y te toman por tonto,
    hasta que te volvés un loco de mierda y no podés seguir sus reglas.
    Debes ser un héroe de la clase trabajadora,
    Debes ser un héroe de la clase trabajadora.

    Cuando ellos te torturaron y asustaron durante unos veinte años,
    es entonces cuando esperan que tú elijas una profesión,
    cuando en realidad no podés hacerlo porque estás lleno de miedo.
    Debes ser un héroe de la clase trabajadora,
    Debes ser un héroe de la clase trabajadora.

    Te mantienen drogado con la religión y el sexo y la televisión,
    y pensás que sos más vivo y que estás fuera de las clases sociales y que sos libre,
    pero seguis siendo un ignorante según puedo ver.
    Debes ser un héroe de la clase trabajadora.
    Debes ser un héroe de la clase trabajadora.

    Hay un puesto de ascenso en el trabajo que ellos te dicen que tendrás,
    pero primero debes aprender como sonreír al que vas a matar
    si quieres codearte con la gente que te manda.
    Debes ser un héroe de la clase trabajadora.

    Si quieres ser un héroe, bueno, sólo tienes que seguirme,
    Si quieres ser un héroe, bueno, sólo tienes que seguirme

  • 23. franco  |  22 septiembre 2008 en 3:33

    Un par de cosa más:
    La violencia no surge de la exclusión, sino de una perfecta inclusión. Han habido esfuerzos incalculables en la última década para tranponer al receptor al lugar de generador de contenidos, y así entablar un sistema de abundancia. Por eso los floggers no son skins, pero como no son heavys, o rollingas, etc. No porque no tengan un sistema de relaciones organizacionales, como por ahí se dice, sino justamente porque las tienen acordes a las políticas económicas actuales (sino pregunten al desagradable de Negroponte). Ni quiero defender a esos que me parecen unos zopencos, lo que creo erróneo es pensar el entramado social basándose las diatribas de un emo… Pensar en exclusión es pensar en términos de mainstream, cosa que ya no tiene lugar en los mercados. Quien no tenga un teléfono celular que levante la mano.

    Los que por ahí afirman conocer filiaciones entre los skinheads y los mods o no saben lo que dicen, o creen demasiado en cierto modelo histórico que haría sonreir a marx (mientras se tira un fermentoso flato y masculla: contingencias).
    Además los skinheads son uno de los grupos a quienes más les cabe la noción de tribus urbanas, si son reterritorializadores perfectos.

  • 24. Neo epistemes  |  22 septiembre 2008 en 4:12

    (23) Bla, Bla, bla, bla…los neonazis NO son tribus urbanas de adolescentes snobs. Son criminales y punto. Subordinados a otros criminales seudonacionalistas que no son cabezas rapadas ( Policias, ex policias, militares retirados, nacionalistas diversos, partido nuevo triunfo, etc).

    Me parece que el que no sabe lo que dice sos vos.

    Esos mismos criminales ( los cabezas rapadas y no cabezas rapadas burgueses y alto burgueses, después se mezclan en barras bravas de fútbol y demás lares conflictivos y hacen de las suyas).

    La violencia no surge ni de la exclusión ni de la inclusión…surge de la naturaleza humana. ¿Te acordás del estado de naturaleza de Thomas Hobbes?. ¿Por qué hacen falta contratos sociales?.

    Es muy fácil echarle la culpa de la violencia a los pobres papá…a los desprotegidos y ofendidos que no tienen herramientas para defenderse de tanto Lobo forrado en Armani y perfumado con Kenzo, con sonrisita paqueta de Grondona y códigos axiológicos que chimpancé.

    Salud!

  • 25. Supernova  |  22 septiembre 2008 en 6:49

    Frank..el que no sabe lo que dice sos vos. Los skinheads originalmente surgieron como un movimiento que siguió a los mods.
    Ahora, los skinheads de los que habla Neo nada tienen que ver con aquellos, salvo el nombre.
    No entendí tu frase del celular.¿Qué tiene que ver eso?

  • 26. Neo epistemes  |  22 septiembre 2008 en 10:05

    Orden y seguridad
    Por Osvaldo Bayer

    Un joven de unos veinte años con facciones de clase media alta me puso los folletos en la mano y me dijo: “Aquí está la verdad”. Estábamos justo frente al Congreso. Los poseedores de la verdad tenían una mesita en lo que fue aquella Confitería del Molino. “Aparecieron de nuevo”, me dije. Son los del partido de la Muerte Próxima. Oficialmente “Partido Nuevo Orden Social Patriótico”. Y pensé en los Ruckauf, los Rico, los Patti y en el decadente Bussi, el angurriento tragaldabas del horror, de picana y cuenta en Suiza, desde matar a un indefenso a sogazos hasta pasarle el recibo incluso a los maestros muertos, mientras su hijo, con sonrisa de querubín gracioso, trata de salir en todas las fotos y quedarse por lo menos con el vuelto. Un país milagroso y de milagros. La constelación del futuro: Ruckauf, Rico, Patti. (En una interpretación genial, el filósofo León Rozitchner [*] pone esta frase: “Juntemos las tres caras y el horror se unifica en una sola mueca de amenaza: miremos juntas las caras de Patti, de Rico y de Ruckauf, y si le agregamos la aureola de aquella sacralidad eclesiástica tendremos un identikit del fantasma del resurgente pasado”.) La constelación del futuro sobre la base de la constelación del pasado.

    Pero volvamos al joven con facciones de clase media alta. Es de la “Legión Argentina”, la sección juvenil del partido nazi en la Argentina. Su revista se llama Lealtad y Lucha. (Fíjese el lector, aquí cabe la pregunta: ¿lealtad a quién? ¿Al que se cotiza?) En la tapa, un dibujo de un matasiete disfrazado de SS pisando cabezas de judíos que llevan carteles con todos los pecados: “corrupción”, “drogas”, “mafias”, “pobreza”, “degeneración”, “usura”, “delincuencia”. (Cuando, en sí, esos carteles deberían llevarlos los “leales”.)

    Las secciones del partido llevan el sugestivo nombre de “Grupos de tareas”. Está todo dicho. Los protegidos de siempre. Los gastos reservados. No esconden nada. Lo dicen en su diario: “No permitiremos que nada ni nadie nos detenga en la recta e inmodificable lucha por un Nuevo Orden Nacional, Socialista, popular no marxista”. Quítele la coma entre nacional y socialista y queda el trasero al desnudo. Por supuesto, son los que alimentan los miedos. Y no podía ser de otra manera, para ellos, los “leales”, los culpables de todas nuestras desgracias vienen de otros países latinoamericanos, los más pobres de los pobres. En un artículo en el que exigen “Inmigración restringida” dicen textualmente: “La mayoría de los ilegales que vienen no sólo inundan el mercado con mano de obra barata sino que vienen y como no pueden pagar el alquiler hacen villas y cometen delitos penados por la Ley, como el robo de líneas telefónicas, luz (electricidad), y gas entre otros. Aparte de robar dan muy mala imagen a la ciudad. Y encima, después de un año, que ahorraron plata, se la llevan a su país, y chau plata. Por lo tanto son consumidores, destructores y eso no necesitamos, lo que necesitamos es gente que venga a aportar a la Argentina”.

    Es decir, los bolitas son los culpables de todo. Pero Ruckauf nos va a defender. Lo dijo bien claro en eso de meter bala. Y ya estamos cada vez mejor con Rico y con Patti para derrotar definitivamente a la negrada y a la indiada. ¡Bandera argentina al tope! Ya lo hizo Bussi en Tucumán que mandó a la selva a los ciegos, a los cojos, a los mancos, a los chagásicos, a los limosneros, a los tarados, a los crotos para que se los comieran los escorpiones y la inyección de cianuro se las dieran las yararás. Porque sí, señor, las selvas tienen que servir para algo, pueden ser nuestros Auschwitz naturales. ¿Por qué no? Patti, Rico, Ruckauf, bajo la inspiración de Bussi, el general premiado por el representante del Papa, monseñor Pio Laghi, quien viajó especialmente a Tucumán durante la represión para felicitarlo junto al general Acdel Vilas “porque están defendiendo los principios de Dios, Patria y Familia”. Y los exhortó a tener “valor y subordinación, lealtad, serenidad de espíritu” al mismo tiempo que invocaba al Altísimo para que “haya paz y orden en esta tierra de Dios y la Virgen”. (El lector podrá gozar de estas excelsas palabras en los diarios argentinos del 15 de junio de 1976.)

    Lo paradójicamente irónico es que quien firma el editorial contra los trabajadores latinoamericanos “ilegales” es el miembro de la “Legión Argentina” Emiliano Buonocore. Por el apellido debe ser un descendiente de aquellos trabajadores italianos que llegaron a este país a trabajar. Tal como hoy, esos trabajadores fueron denigrados por los órganos del poder con calificativos irreproducibles porque “venían a cambiar el idioma y las costumbres del país”. Además portaban ideas “extranjerizantes” y eran anarquistas y marxistas, y por eso se les aplicaba consecuentemente la Ley de Residencia, la 4144. Pero lo que no dicen los libros de la historia oficial es que esos obreros lucharon a pecho descubierto contra las armas oficiales para conseguir las leyes fundamentales de la dignidad humana: las ocho horas de trabajo, la protección de la mujer y el niño en la fábrica, el derecho a la cultura y a la salud. A ellos debemos esos principios que hicieron avanzar a la humanidad.

    En los últimos días de las elecciones circuló una foto de Ruckauf en la que se lo ve comulgando de rodillas. Y para que quede bien claro él declaró que su familia desde hace tres generaciones es católica. No sea que lo vayan a confundir. El vocero de la “Legión argentina” explica que se han hecho pintadas con los lemas: “Argentina o muerte”, “Argentina vencerá” (Aquí cabe una pregunta: ¿cuál Argentina?, la de Gostanian y Menem, la de Patti y Rico, la de la obediencia debida y punto final, la de Dios y la Virgen, o la de los bolitas, perucas y antiargentinos marxistas?) Seguimos con los lemas: “El Partido Nuevo Orden Social Patriótico contra la alianza marxista”, “Por la dignidad y el trabajo argentinos”.

    Hace más de veinte años, los integrantes de estas “vanguardias antimarxistas” pasaron a integrar los “grupos de tareas” de la desaparición de personas. Ahora están ganando de nuevo altura. Ponen como su héroe máximo a Juan Manuel de Rosas y como su fecha patria al 17 de octubre, de la cual dice: “Ante la gloriosa epopeya del 17 de octubre de 1945 que marcó la historia de nuestro país, estamos hoy convencidos de que dicho ideario basado en los pilares de la defensa de la Patria debe hoy tener más vigencia que nunca”. Todo es posible.

    Mientras estos elegidos de Dios y de la Virgen tienen plata para lujosas publicaciones nuestra sociedad no es capaz de dar enseñanza bilingüe de los auténticos hijos de la tierra argentina: los pueblos originarios. En Salta, los niños wichis, kollas, chiriguanos, tobas reciben compulsivamente la enseñanza en castellano, lo que crea inseguridad y ausencia. No hay plata para capacitar a maestros bilingües. (A pesar de que se firmaron documentos oficialmente en que se les reconoce ese legítimo derecho a esos verdaderos hijos de esta tierra.) Pero la culpa la deben tener las ideas marxistas y extranjerizantes. Por eso es mejor protegerse. La línea Ruckauf-Rico-Patti nos trae seguridad.

    (*) Revista Acción Nº 22-99

  • 27. Neo epistemes  |  22 septiembre 2008 en 10:14

    (26) Dedicado a Frank ( El iluminado) y al señor Ernesto ( abanderado del Menemismo)…ojala que el artículo de Don Osvaldo los despierte y genere en ustedes la capacidad de abrazar otras perspectivas.

    Salud!

  • 28. Ignacio  |  22 septiembre 2008 en 16:07

    Me resulta algo reducido poner toda la compleja situación de la juventud en términos de crisis de autoridad.
    Los padres, las generaciones previas tienen su cuota de responsabilidad, ok, y con eso qué?
    Creo que hay valiosa información en los nervios y las inquietudes de los jóvenes, que no se trata de bajar línea, que eso excluye, aleja.
    ¡Dale nene, ponete a estudiar, no sabes la que te espera!…
    Más retos? como leí en un comentario previo: es inaceptable que chicos de 15 o 16 años pretendan opinar sobre las políticas de las instituciones. ¡!
    Discurso del Orden

  • 29. La Herida de paris  |  22 septiembre 2008 en 17:32

    Aporto mi minúscula experiencia de padre que tiene hijos en la escuela primaria, en la secundaria y en la universidad. Yo no considero que los jóvenes rehuyan el esfuerzo. Los mas grandes cursan en la UBA a las siete de la mañana (incluso los sábados), en condiciones a veces difíciles, y laburan a la tarde. Es decir se rompen bastante el alma, pero no vuelcan esa energía al estudio. Es decir no parecen percibir que el conocimiento sea un valor, ni siquiera saben que no estudian, desconocen la disciplina de desentrañar un texto o de abordar un problema que necesita horas de reflexión.
    Es a mi juicio, el problema de desvalorización del conocimiento que se da a todo nivel, padres, colegios, profesores y como consecuencia también alumnos. En resumen, está el esfuerzo, pero mal dirigido.
    Saludos

  • 30. Supernova  |  22 septiembre 2008 en 20:27

    Ignacio: Vos debés ser de los necios que confunden orden con autoritarismo. El orden es necesario en un ámbito académico y las jerarquías hay que respetarlas. Lee el comment (21).

  • 31. ricardo carrizo  |  22 septiembre 2008 en 21:46

    Deleuze planteaba que la economía capitalista organiza la necesidad, la escasez, la carencia. El campo social está atravesado por el deseo. El excluído ejerce la violencia para su inclusión en la sociedad del hiperconsumo; el incluído no para de sentir frustración por la carencia de valores, ejemplos e ideales.
    En la sociedad que nos toca (aquí y ahora) se suma la frustración, el resentimiento y un disparador complicado que es la droga. Aún así la juventud no es solo la depositaria de la violencia; la máquina genocida de los 70`s demostró que los argentinos desde el estado les pueden ganar por varias generaciones a los barras bravas, skinheads y otras tribus nerviosas.

    El conocimiento perdió su valor de aplicación, de transformación de la historia a través de las ideas. El docente debe “jugarse” no solo en la formación intelectual sino en la estimulación socio-política hacia un cambio. Las próximas generaciones deberán desnarcotizarse para romper absolutamente todo, incluso violentamente. La violencia actual se agota en si misma, es trivial, no opera para ningún cambio. En definitiva perdió historicidad.

  • 32. Ignacio  |  22 septiembre 2008 en 23:12

    Vos debes ser…
    Lo que yo soy no está en juego, y en todo caso lo que no soy es uno que va a andar reaccionando o acusando en un blog.
    Lo que quería decir simplemente es que plantear las problemáticas de la juventud en torno al orden, a la falta de orden o de autoridad es algo con lo que no concuerdo.
    Es más, que chicos de 15 o 16 años cuestionen determinadas autoridades académicas (habría que ver los casos y circunstancias concretos) indica que están despiertos, que están pensando, me parece bien. Se entiende, me parece saludable y bien no sólo que opinen, si no que participen y cuestionen, siempre pensando, siempre con fundamentos.
    Si tome parte de tu comentario fue para marcar una diferencia con una visión a la que no adhiero en absoluto, no para atacar, lo cual me resulta estúpido.

  • 33. Supernova  |  23 septiembre 2008 en 0:08

    Vos no tomaste parte de mi comentario sino que le pusiste un “rótulo” :”Discurso del Orden”. Poner rótulos es estúpido. Yo tampoco adhiero ni con tu visión ni con tu estúpido rótulo.

  • 34. franco  |  23 septiembre 2008 en 1:30

    Ricardo, debo decir que no estoy de acuerdo del todo con lo que decís, pero creo que responde a mi condición de mal tipo que le intuye peronista.
    Aún así hay cosas en tu post que me tintinean al punto de sacarme el sombrero para decir “buenos días, cómo anda..”: organización de escasez (y generación), desnarcotizar (fundamentalmente a quienes no consumen drogas ilegales), conocimiento devenido información, perdida de historicidad de la violencia.

    Ignacio, también pienso que nada tiene que ver la “crisis de autoridá”, algo tan gagá como plantear la violencia en el seno de las clases o la demagogia incapacitada de bayer en el texto citado (que bayer será famoso pero ante lo dicho le planto cara).

  • 35. LEON  |  23 septiembre 2008 en 2:18

    Pienso en Kafka, en El Proceso.
    La pelicula que hizo Orson Welles con esa obra maestra es de 1962. Si la ven, quizás les llame la atención un plano del personaje abriendo una puerta… puerta ‘de la ley’. Ahí encontre el fotograma [ http://www.xvbienaldearquitectura.cl/wp-content/cine/elproceso.jpg ]
    Autoridad y violencia los pienso como conceptos simbióticos.
    Pienso en Fucó y en Delés y la imagen de la Ley en Welles se me hace viejísima. Hoy en día esa misma puerta podría ser de durlock, insignificante cartón pintado.

  • 36. mariano  |  23 septiembre 2008 en 5:16

    No sé porqué esto derivó hacia la “violencia”, se ve que todavía hay quienes se preocupan. Pero el problema a configurar es el del esfuerzo.
    Si la violencia es fuerza sobre un objeto, el esfuerzo es una violencia “plegada”, operación por la cual cambia por completo de naturaleza.
    Vivo en Mar del Plata y fui toda mi vida alumno, 18 años hace ya que ingresé a la facultad como alumno (¡ya están llegando los que nacían cuando yo ingresaba!) (igual no soy un alumno crónico, me parece y a pesar de las apariencias. “crónico” es para mí el que no estudia ni avanza, que parasita… yo no hago eso, hice dos carreras, una de ellas filosofía con toda la seriedad y admiración que me provoca y si demoré es principalmente porque me ocupe de leer y estudiar y entender, y eso exige tiempo, que tuve el lujo de poder sostener). Vivo, y hablo en calidad de “experto”, con asombro, asco, resignación y rebelión también, la situación actual de la facultad de humanidades marplatense, en particular del departamento de Filosofía. Es la percepción que tengo de mis compañeros y del medio académico en el que me muevo. Creo, a partir de lo que cuenta Tomás (y también de varias cosas dichas antes al respecto y de lo que yo he venido pensando), que el grave problema es el del “valor del esfuerzo”. Nos resulta indiferente el esfuerzo ajeno. Es una forma más del desprecio y la falta de respeto que se tejen en nuestra cotidianidad. Entre las muchas razones que debe haber, se me ocurren dos que se me hacen importantes, por rotular, digo: una pobre concepción de la práctica de leer por la que “leer es un placer, una BUENA ocupación para el tiempo de ocio”; y una interpretación jurídica de la enseñanza, en virtud de la cual “estudiar es un derecho”. Pero leer es trabajar y estudiar gratis, un privilegio.
    No me consuela pensar que es lo que pasa en muchas universidades del país, que el facilismo criollo, que la precariedad institucional, etc… Pienso, en cambio, para qué habrán abierto acá una facultad de filosofía, por qué se le habrá dado bola a esa iniciativa de enseñar a enseñar filosofía. Se me ocurre a mí que quizá, pueda ser que tal vez se haya creído, desde este pueblo chato y bonito, que se alcanzaría algún prestigio y pudiera ponerse como un referente, tal vez nacional, tal vez latinoamericano, a partir de esmerada convocatoria y coordinada preparación, lentamente, como se cuecen esas cosas, si llegara a instalarse aquí una máquina de generar y experimentar ideas, y entonces se efectivizó el proyecto de reabrir la facultad de filosofía, gratuita, laica y pública. Dudo que haya sido así, pero se me ocurre también que la sociedad que nos banca, si fijara su atención sobre lo que hacemos, podría reprocharnos que no inventemos nuevas formas de vida y de organización política, o también, mejor ¿no es algo que debiéramos exigirnos a nosotros mismos? ¿No sería el modo propio de devolver, revalorizar, el esfuerzo que hacen todos por sostenernos? Pero eso requiere esforzarnos el triple para construir en el vacío. Es mucho más cómodo reclamar un derecho preexistente. Pero es también suicida. No hay alternativa, me parece. De nosotros, los de “universidad pública”, depende que cuando la cierren, sea un hecho lamentable y resistido o pase enteramente desapercibido

  • 37. Alejandro Caponetzky  |  24 septiembre 2008 en 23:25

    Me parece perfecto que a los niños de las comunidades indígenas se les enseñe sus lenguas, tal como lo sugiere Bayer.
    Y después, cuando se observe que esos chicos no se incorporan a ningún saber universal ni tienen herramientas culturales para compartir con nadie, entonces que se les otorgue por Ley el título de Indio Profesional, así seguimos justificando las percepciones rentadas de los profesionales de la indignación.
    Faltaría, para hacer justicia bien justa, determinar bien los límites de cada pueblo originario, y poner en caja a los que hayan practicado la violencia con otros.
    Sabido es que son los mapuches los que exterminaron a los tehuelches.
    Y que el quichua, en Santiago del Estero, es el idioma del imperio Inca, tan conquistador como el español.
    Hay que rescatar las lenguas originarias, bien: vamos, muchachos, que hay trabajo por delante.
    Rentado por el estado y la sensibilidad improductiva. Nada de meterse en filosofía “occidental”, ¡puaj!
    Nada de desarrollos matemáticos y físicos propios de imperialistas.
    Nada de estudiar mucho, de sentar el culo en una silla frente a un libro, de prepararse para rendir examen en una Universidad y tratar de ser tan bueno o mejor como un estudiante “blanco”.
    No mi amigo: a estudiar quichua y mapuche, lenguas de otros conquistadores.
    Vayamos para atrás, que en la pureza de lo salvaje está la salvación.

  • 38. Neo epistemes  |  25 septiembre 2008 en 0:20

    Respondo al mensaje (37) con un pensamiento en voz alta: ” Qué lamentable es que se mezcle manteca con hilo negro con la única intención de tergiversar gratuita & fútilmente la lucha de un hombre dignísimo ( Osvaldo Bayer)”.
    Pero no me enojo más. No, no me enojo más.

    El señor que escribió el mensaje (37) ¿come todos los días?, ¿tiene obra social?, ¿puede comprarse un libro de vez en cuando?, ¿tuvo acceso a una educación superior que le brindó las herramientas para defenderse de un $i$tema de Lobos corruptos e impunes?.

    Le comento esto porque los niños que defiende Bayer ( y que no son conquistadores ni agresores) , no tienen para comer, no tienen educación, no gozan de los derechos elementales, y encima, y encima…Y ENCIIMA: sufrieron la expropiación de su cultura en manos de tiranos occidentalistas de turno.

    Salud!

  • 39. Lala  |  25 septiembre 2008 en 6:44

    He pensado en todo lo leido aquì sobre la violencia y no acuerdo con nadie , claro mi opinion no es importante…..soy sòlo una mujer que ha vivido mucho y dificil y he estado siempre atenta para despues reflexionar pero creo que violencia es lo que se ha ejercido en este pais sobre los mas debiles .Y no me gusta lo que han hecho con ellos: todos estos miles que andan con hambre, sin educacion ,sin salud, sin afectos, que andan vagando sin futuro, sin ideas, casi sin lenguaje , sin conocimientos para luchar y defenderse (y cuando luchan lo hacen mal, por supuesto , no conocen otro modo )Y nadie hace nada por ellos , lo cual es preocupante porque nos decimos un pais cristiano y no es el primer mandamiento de esta religion amar a los demas mas que a si mismo ? A cualquier dirigente le bastaria con devolverles la dignidad para pasar a la historia como un procèr pero ninguno lo ve, o son lelos o estan ocupados enriqueciendose. No sè. Quizas algunos de los que acà escriben, que son mas ilustrados que yo, me puedan explicar esta tragedia. Pero haganlo clara y simplemente, sean profundos y no difìciles .

  • 40. carlos gatabria  |  25 septiembre 2008 en 14:53

    Lala, con todo respeto, me atrevo a comentar tu comentario.
    Decís “…soy sòlo una mujer que ha vivido mucho y dificil y he estado siempre atenta para despues reflexionar…” yo agregaría, después de leer lo que has escrito, que lo que te haya tocado vivir no ha sido en vano.

  • 41. ernesto  |  26 septiembre 2008 en 16:24

    Lala: No concuerdo nada con Bayer, creo que a los niños indígenas no se les debe enseñar sus idiomas autóctonos, se les debe enseñar inglés y, por supuesto, informática y todo lo que les servirá en sus futuros. Dejarlos inmersos en sus culturas indígenas, por mas respetables que sean, es desguarnecerlos para la dura competencia que significa la vida. Con respecto a tus preocupaciones sobre el hambre y la miseria creo que la única arma que existe es una educación pensada y dirigida a que los niños deben comprender, sin lugar a duda alguna, que su futuro dependerá exclusivamente de ellos y nadie mas, ya sea la socieedad, el estado o los gobiernos. En ese sentido es muy interesante la experiencia que se lleva a cabo en la Provincia de San Luis en la que los niños desde primer grado de todos los colegios acceden a la red informática provincial desde sus aulas y con sus laptos diseñadas para ser manejadas por los niños. Intercambian clases y desarrollo con todas las escuelas provinciales y diseñan proyectos con centralización en la Universidad Provincial de La Punta, aparte de tornos de ajedrez virtuales y otros deportes. Es fantástico ver a los niños serranos, con alto grado de sangre aborigen, provistos de sus pequeñas laptos, darnos clases de informática a los 6, 7 u 8 años.

  • 42. Lala  |  26 septiembre 2008 en 17:06

    Ernesto :Creo que se les debe enseñar los dos idiomas, las dos vidas , la de sus raices y la de su futuro, pero el problema no es que educacion le demos sino que consigan llegar a esta educacion , que vivan hasta la edad escolar, que tengan familia que se ocupe de llevarlos( padres con trabajo y proyectos ), que haya escuelas donde ir, que tengan casas donde volver y comida en la mesa para crecer…una vez resuelto esto y con el chiquitin llegando a la escuela podremos pensar que le enseñamos. Y gracias a Carlos G.
    tanatotal@yahoo.com

  • 43. hishkatan  |  26 septiembre 2008 en 19:24

    Ni la informática ni la tecnología ni ningún medio por sí mismo resulta ser la panacea: hay que llenar el medio con contenidos, con pensamientos elaborados y no sólo con signos deshilachados e información de cambio y no de intercambio. La información debe ser usada para ser intercambiada y producir los cambios correspondientes y no al revés. Que un niño aprenda hoy a manejar una computadora pero no sepa interpretar lo que lee ni pueda meditar acerca de su propia historia y la historia del mundo en el que le toca vivir, no le sirve de nada, porque mañana tal vez no existan las computadoras que le dijeron que debía aprender a usar hoy. Lo que siempre va a existir, sin embargo, es su deber para consigo mismo y para con su propia historia. A menos que lo que busquemos formar sean autómatas o en el mejor caso esclavos sin ninguna capacidad de reflexión.

  • 44. ernesto  |  27 septiembre 2008 en 1:39

    ishkatan: cualquier niño sabe interpretar lo que lee y su único deber para consigo mismo es aprender a sobrevivir en la sociedad que les toca.

  • 45. ernesto  |  27 septiembre 2008 en 1:44

    Lala: te vuelvo a remitir a la provincia de San Luis porque no quedó claro que también han encontrado la forma que los niños sobrevivan y vayan a la escuela. El como no se puede saber, sólo se puede aprehender visitando San Luis y recorriéndola. Son ya mas de 20 años de hacer, simplemente, lo que se debe hacer.

  • 46. Laura  |  27 septiembre 2008 en 2:51

    Ernesto, aparte del español los niños aborigenes pueden aprender ambas lenguas (la de su cultura originaria y el inglés o cualquier lengua moderna extranjera). La idea es sumar opciones, no empobrecerlos social o culturalmente.

  • 47. hishkatan  |  27 septiembre 2008 en 20:58

    Ernesto (seguro no sos ni el Che ni Tenembaum; eso me queda claro): no sé con qué clase de niños tendrás contacto, pero yo conozco unos cuantos (niños, adolescentes y hasta adultos) que no pueden superar el nivel del mero abecedario (en algunos casos esto podría sonar a exageración, pero en otros es ciertamente preocupante). Para vivir como corresponde hay que aprender a leer la realidad y la historia; de otra forma, como proponés, sólo se sobrevive.

  • 48. Ernesto  |  27 septiembre 2008 en 22:27

    ISHKATAN: El Ché fue un sicópata medio imbécil que creyó ser otro Fidel y siquiera pudo llegar a ser Firmenich. En cuanto a Tenembaum ni vale la pena ocuparse de él.

  • 49. Neo epistemes  |  29 septiembre 2008 en 7:27

    Ernesto escribió en el mensaje (48): “El Ché fue un sicópata medio imbécil que creyó ser otro Fidel y siquiera pudo llegar a ser Firmenich. En cuanto a Tenembaum ni vale la pena ocuparse de él”.

    Me llama poderosamente la atención que nadie se haya indignado frente a una acusación equivocada de semejante calibre.

    Ernesto escribió en el mensaje (41): “No concuerdo nada con Bayer, creo que a los niños indígenas no se les debe enseñar sus idiomas autóctonos, se les debe enseñar inglés y, por supuesto, informática y todo lo que les servirá en sus futuros”.

    Es bien sabido, porque tengo conocidos viviendo en Viena, que por esos lares se les enseña a los niños a respetar y a conocer su identidad ancestral…y muchos de ellos ( entre ellos un amigo mío), cuando crecieron se dedicaron a estudiar “Celtologia” en la universidad.
    Preguntas: ¿Por qué nuestros niños no tienen derecho a conocer sus orígenes, abrazar su hermosa cultura, y aprender el idioma de sus ancestros?.
    ¿Qué tienen que ver el inglés y la informática ( que también hay que aprender), con el deber de enseñarles a los niños originarios su hermosa cultura?. ¿Quién puede ser tan canalla para negar un derecho semejante?.

    …y la verdad es que no concuerda en nada con Don Osvaldo Bayer, porque desconoce su obra, no sabe lo que Bayer hace por los demás, y porque defiende a los Menem y a los Rodríguez Saa. ¿Qué podemos esperar un sujeto semejante?.

    Salud!

    Pd: Es bien sabido que Firmenich fue un agente doble que operaba con los genocidas de la dictadura, y que hoy vive tranquilamente en la ciudad de Barcelona cuando muchos de sus compañeros están bajo tierra. En cambio, al Che lo tuvo que asesinar la CIA en Bolivia porque su presencia le molestaba al PODER. Gente como Firmenich, contrariamente al Che…ES ÚTIL AL PODER.

  • 50. Neo epistemes  |  29 septiembre 2008 en 7:41

    Aclaro sobre mi mensaje anterior: Si a posteriori de adquirir su cultura y abrazarla, el niño ( no siendo ya niño) decide abandonarla y dimitir a ella; está en todo su derecho.
    De todas formas el derecho de adquirla y conocerla ( su cultura) es vital para su formación y para que después tenga la posibilidad de optar.

    AL NIÑO HAY QUE BRINDARLE LAS NECESIDADES BÁSICAS ( ALIMENTACIÓN, SALUD Y EDUCACIÓN) PARA QUE A POSTERIORI TENGA LA POSIBILIDAD DE “OPTAR”.

    OPTAR ES CIVILIZACIÓN.

    Salud!

  • 51. carlos gatabria  |  29 septiembre 2008 en 18:41

    “Me llama poderosamente la atención que nadie se haya indignado frente a una acusación equivocada de semejante calibre.”
    Neo, me permito sugerirte que no presumas coincidencia en el silencio.
    Me parece que para refutar es necesario que la distancia entre los puntos de vista de los opinadores sea de una medida tal que nos permita sostener la voluntad de intentar dar el salto para encontrarse en el diálogo, o por lo menos intentarlo.
    Hay afirmaciones que se refutan solas y dicen más de quien las sostiene que del tema en cuestión.

  • 52. ernesto  |  29 septiembre 2008 en 23:27

    Che Carlos Gatabria, las distancias se las mide según la perspectiva de cada uno.

  • 53. ernesto  |  29 septiembre 2008 en 23:45

    Neo: hay muchos que mueren desnutridos o de alguna enfermedad curable en el impenetrable porque su “cultura” no les permite recurrir a la medicina del “hombre blanco”. Dejate de joder, al indio (o si creés que suena mejor: al originario) hay sacarlo de su “cultura” mientras es niño y convertirlo en un ser humano actual. Yo se que los gobiernos no lo hacen porque la sociedad entera prefiere verlos lejos y que se vayan autoextinguiendo, total después leen un libro de Osvaldo Bayer, vierten un par de lágrimas, escriben en un blog y se sienten “progres”: ya cumplieron.

  • 54. Laura  |  30 septiembre 2008 en 5:03

    Ernesto, la enorme mayoría de los indígenas no rechazan la medicina ocidental, ni nada que mejore sus condiciones de vida. Al contrario, están mucho más asimilados de lo que vos creés. Son los gobiernos los que impulsan el exterminio por omisión negándoles el ejercicio de derechos elementales como la educación, vivienda, salud, etc.
    Dejá de responsabilizarlos por su situación, por favor, que es una forma de justificar la desidia de los gobiernos repecto a estas comunidades.

  • 55. Neo epistemes  |  1 octubre 2008 en 10:09

    El mensaje (53) es terriblemente absurdo, injusto y ofensivo para con mis hermanos originarios de esta tierra.
    No voy a responder las agresiones gratuitas y sin fundamento de quién escribió el mensaje (53).

    Salud!

    Saludos para todos.

  • 56. ernesto  |  1 octubre 2008 en 16:19

    Laura: a los gobiernos los vota la gente. Creo que la gente no quiere ver a los “indios” en su entorno y de ahì su abandono. (cuando digo la gente no me refiero ni a vos ni a mì ni a muchos otros, la gente es lo que significa: la gente)

  • 57. Ernesto  |  2 octubre 2008 en 2:00

    Neo: no seas soberbio. La “cultura” indígena es lo que los mantiene pobres ya que, para mal o para bien, el indio (u originario si la plabra te hace mas “progre”) quedó inserto en nuestra cultura o sea al margen. Por lo que yo creo que es imperativo sacar completamente al indio de su impronta indígena e integrarlo a nuestra cultura. Pasa lo mismo en las villas: en tanto y en cuanto las villas no sean reemplazadas por barrios comunes en los que los niños puedan crecer como cualquier otro ser humano serán delincuentes y estarán perdidos. ¿Porque no hacen esto los gobiernos? no lo sé pero si yo fuera gobierno mi objetivo fundamental e inmediato sería igualar a todos los niños del país en las mismas posibilidades socio culturales. Y si tuviera que usar la fuerza para ello, ya sea el ejército lo haría. (obviamente el progresismo me sacaría a patadas porque al parecer ustedes están sólo opuestos de palabra, tipo Osvaldo Bayer y vos mismo, a estas miserias)


Categorías

Calendario

septiembre 2008
L M X J V S D
« Ago   Oct »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  

A %d blogueros les gusta esto: