Lourdes Di Natale sabía que la matarían

17 agosto 2008 at 16:02 18 comentarios

 por Jorge Urien Berri 
Tres veces cayó al vacío el muñeco que reproducía la talla y el peso de Lourdes Di Natale durante la reconstrucción, el 15 de marzo de 2006, de la sospechosa muerte de la ex secretaria de Emir Yoma, cuando estaba citada a declarar como testigo en la causa del atentado de Río Tercero.

Pero el muñeco sólo una vez cayó en el mismo sitio y en la misma posición que el 1° de marzo de 2003, cuando su cuerpo apareció destrozado en el patio interno del edificio de Mansilla 2431. Fue cuando dos oficiales de la Policía Federal lo empujaron con fuerza desde una ventana del 10° C, el departamento en el que vivía sola.

En las otras dos caídas, que apuntaban a la hipótesis de un accidente, el muñeco no cayó ni en el lugar ni en la posición que muestran las fotos de 2003.

El fiscal del caso, Carlos Donoso Castex, sostenía que Lourdes cayó al vacío por accidente, borracha, cuando quiso cortar los cables de la televisión de sus vecinos, con los que estaba enfrentada. Un dudoso estudio forense de alcoholemia arrojó 3,15: un nivel cercano al coma que le habría impedido acercarse a la ventana. Además, no había ninguna botella de alcohol en el departamento donde ella vivía sola. Una de las puertas del departamento estaba entreabierta y el interior revuelto. La policía no buscó huellas y varios documentos que tenía Lourdes desaparecieron.

La noche anterior a su asesinato me llamó al celular: no estaba deprimida y, como en un llamado que me hizo un mes antes, me dijo que cuando yo viajara a Montevideo, como suelo hacer con frecuencia por investigaciones periodísticas, le avisara con tiempo porque quería encargarme una diligencia. No quiso explicarme por teléfono de qué se trataba, pero yo sabía que ella guardaba documentos importantes en Uruguay. Era un viernes a las 22 y le dije que el lunes o martes la llamaría para encontrarnos. La noche siguiente su cuerpo en ropa anterior se estrelló contra el patio interno del edificio.

Pocos meses antes había recibido un regalo anónimo: un libro de poemas donde estaba marcado uno sobre una mujer que cae al vacío y en su caída ve acercarse las baldosas del piso.

Lourdes había prestado importantes declaraciones en la causa del contrabando de armas a Croacia y a Ecuador, y había aportado sus agendas y documentos, que se usaron para procesar a Carlos Menem y a Emir Yoma. Esas agendas que ella anotó durante los muchos años que fue secretaria de Emir Yoma son las agendas del poder: jueces, camaristas, empresarios, embajadores, contrabandistas, militares, periodistas. “Todos los empresarios que intervinieron en las privatizaciones de empresas estatales pasaban antes por la oficina de mi jefe”, me contó.

Lourdes se sumó a la lista de otros testigos o protagonistas asesinados, cuya muerte se quiso prsentar como suicidios. El marino Horacio Estrada, contrabandista de armas, era diestro, pero su cuerpo presentaba un balazo en el parietal izquierdo después de haber declarado en la causa del contrabando a Croacia y Ecuador. En su televisor había un video pornográfico, y en la mesa dos copas con champagne.

Al brigadier Rodolfo Echegoyen, apenas renunció a su cargo de titular de la Aduana en los comienzos del gobierno de Menem, también lo encontraron con un balazo en la cabeza y una carta donde decía que el suyo era un “suicidio político”. Fue el primer suicida que antes de dispararse se trompeó con fuerza la frente y la nariz. Pese a todas las evidencias que apuntan al homicidio, su caso vegeta en la Justicia.

Con el de Lourdes ocurre lo mismo. Hasta el informe de la Policía Federal tras la reconstrucción habla de homicidio, pero la jueza lleva años perdiendo el tiempo.

Casualidades: hoy, minutos después de que Tomás me pidiera esta colaboración, me llamó Giuseppe, el padre de Lourdes, desde San Rafael, Mendoza, donde vive a duras penas, viejo, enfermo, sin plata y sobrellevando una viudez reciente. Me llama todos los fines de semana y me pregunta qué novedades hay en la causa. Ya no sé cómo decirle lo que le digo siempre: que la causa está repleta de pruebas del homicidio pero el problema es la jueza. Giuseppe no quiere morirse sin saber quiénes ordenaron arrojar a su hija por la ventana.

La misma muerte sufrió en España un testigo que iba a declarar contra el traficante sirio de armas y drogas Monzer Al Kassar, amigo de los Yoma y de Menem. Lourdes había hablado de Al Kassar en la causa de las armas.

Puede que a Lourdes la mataran por el caso de Río Tercero. O por el de la AMIA, o la de la Embajada de Israel. O por tantas otros casos que no conoceremos jamás por culpa de sus asesinos.

“Sé tantas cosas”, me decía siempre. También me decía que estaba amenazada de muerte y que sabía que la matarían.

Malamente, la han llamado “arrepentida” del menemismo. No, se arrepiente quien hace algo que no debe, y Lourdes no tenía de qué arrepentirse.

La Justicia no es la única que está en deuda con ella. También lo está la sociedad, enferma de historias oficiales, de mentiras sobre nuestro pasado y nuestro presente. Pero la Justicia y la sociedad prefieren el olvido. Tal vez porque tanta valentía nos incomoda y nos asusta.

Anuncios

Entry filed under: General.

Un primer invitado Entrevista de J.U. Berri a Lourdes Di Natale

18 comentarios

  • 1. ernesto  |  17 agosto 2008 en 20:03

    excelente informe, al mejor etilo Seprin.

  • 2. ernesto  |  17 agosto 2008 en 20:53

    Los vecinos de Lourdes Di Natale se preentaron en la Procuración de la Ciudad de Buenos para denunciar que por su adicción al alcohol y a las drogas significaba un peligro para su pequeña hija. La procuración envió a su departamento de la calle Mansilla una delegación de la Policía Federal, médicos forenses y personal del Consejo Nacional de la Niñez. Constatados los dichos de los vecinos la Jueza Inés Coutinho quitó la tenencia de la niña a su madre y se la dió a su padre, el abogado Cúneo Libarona; cabe destacar que éste en ningún momento había pedido la tenencia y que la Jueza no estableció régimen de visitas para la madre hasta tanto ésta no obtuviera una licencia médica que la autorizara. Su vecina Nelly relata que Lourdes a la sazón pesaba 39 kilos y… por razones de respeto humano no voy a seguir ahondando sobre esta pobre mujer.

  • 3. Gabriel Muro  |  17 agosto 2008 en 22:23

    Ernesto, tenés data de primera mano para todo lo referido al menemismo… ¿qué sos? ¿un archivista fanático? ¿un tipo que se dedica dia y noche a hacer la gran apología virtual de los noventas? es muy altruista lo tuyo, pero ¿hasta cuándo vas a ser el abogado de un pasado muerto (y de muerte)? ¿qué dejaste ahí atrás como para estar tan obsesionado con su reivindicación? todos tenemos nuestras obsesiones y perversiones, pero lo tuyo ya huele a algo todavía más compulsivo e incontrolable…

    A su vez, hay algo clave que parece que se te escapa y que es esencial tener en cuenta: el neoliberalismo siempre actúa secretamente, de manera subterránea y silenciosa. Sus efectos a corto plazo parecen racionales, eficaces, estimulantes. Pero es a largo plazo cuando se terminan por descubrir sus efectos nefastos: despocupación, miseria, violencia, desertificación social.
    El caso del menemismo es absolutamente paradigmático de esta paradójica situación, en donde ni siquiera se necesitó demasiado tiempo para descubrir como el oro se convertía en mierda, más o menos a partir de 1998. Encima la cuestión se agrava por la presencia del poder mafioso en plena convivencia con el poder político, extremando la condición mafiosa inherente al neoliberalismo real, en donde el desmantelamiento de la red estatal y asistencial da lugar, siempre, a que los altos funcionarios se dediquen, porque ahora les sobra el tiempo y el dinero, al tráfico de armas, de influencias, de personas, y de drogas.

  • 4. ernesto  |  17 agosto 2008 en 22:35

    Gabriel Muro: Los efectos a lago plazo del liberalismo se ven en los países desrrollados: todos han llegado a lo que son gracias a su economía de mercado. Para mayor abundamiento tenés el caso de China: en sólo 20 años de liberalismo o economía de mercado crecieron 20 veces y 400 millones de personas pasaron de la indigencia a un principio de clase media..
    En 1998 los argentinos afontamos las consecuencias de una profunda recesión internacional que el gobierno de la Alianza no supo como manejar ya que no dejaron error por cometer. En 2003 la recesión pasó violentamente a un auge de la economía mundial que en virtud a las grandes inversiones de los 90 nos permitió recuperarnos rápidamente. Si no hubiera sido por Kirchner hoy tendríamos una economía dinámica y estaríamos a la par de Chile, Brasil y Uruguay que por ahora nos están llevando puestos. En cuanto a todas las otras mmamarrachadas que decís ni vale la pena contestar.

  • 5. Supernova  |  17 agosto 2008 en 22:50

    El caso de Lourdes di Natale entra, justamente en la categoría de “crónica de una muerte anunciada”. Un caso más en el que, con anterioridad a su muerte se construyó minuciosamente la imagen de una “mujer inestable emocionalmente”. Se desacreditó su palabra recurriendo al viejo ardid “está loca”. Para colmo de males, su malograda relación con el abogado mediático estrella de la época….también jugó en contra. Las declaraciones de áquel en los medios abonaron la teoría de ” problemas psíquicos”.
    Estaba aislada. Nunca creí en esa “foto”: mujersubidaaunasillaparacortarcablescaealvacío….¿En serio? Acá todos comemos vidrio.

  • 6. ernesto  |  17 agosto 2008 en 23:14

    Supernova: ¿vos creés entonces que hubo una conspiración en la que entraron los vecinos de Lourdes, la Procuración de la ciudad, los médicos forenses, el Consejo Nacional de la Minoridad y la Jueza Coutinho? ¿Y que todos ellos le quitaron a su hija para que hacer creer a la sociedad que estaba loca así la podían asesinar tranquilamente? No Supernova, vos no comés vidrio, comés alucínogenos por kilos.

  • 7. Supernova  |  17 agosto 2008 en 23:34

    Gabriel Muro…Me quedé pensando en tu comentario a Ernesto: “lo tuyo huele a algo más compulsivo e incontrolable”…Sí…huele a otros intereses también. Se fue a vivir a Uruguay y sigue desde ahí rompiendo las pelotas con el menemismo y convocando a “los caceroleros” para destituir a los K y que asuma Cobos. Todo muy coherente.

  • 8. Ernesto  |  18 agosto 2008 en 0:01

    Supernova, pará un poco con las conspiraciones, yo sólo soy un tipo de campo y nos vinimos al Uruguay para atender las cosas de mi mujer y de paso para escaparle un poco a las complicaciones de las de mi familia. Pero te reitero la pregunta: ¿vos creés realmente que el hecho que le quitaran la tenencia, incluso que no le dejaran verla , de su hija, fue una conspiración? Tené en cuenta que hubo denuncias de vecinos, intervinieron diversos organismos nacionales y de la ciudad, médicos forenses, el Tribunal, un juez. Que Cúneo ni siquiera había pedido la tenencia. ¿No pensás que se te está yendo un poco la mano?

  • 9. Ernesto  |  18 agosto 2008 en 0:18

    Vamos a aclarar los tantos: en tanto y en cuanto ustedes crean que Menem logró la presidencia para forrarse no hay razonamiento posible. En tanto y en cuanto utedes crean que Menem es sólo un delincuente inescrupuloso disfrazado de político no hay margen para un razonamiento lógico y mucho menos para un análisis político. En tanto y en cuanto ustedes crean que lo que llaman la derecha o sea la economía de mercado (que ustedes llaman liberalismo), y que es la que rige el mundo, es una perversidad creada para reducir a la servidumbre a la gente, no hay forma de analizar la realidad. Aunque no lo sepan ustedes están inmersos en el pensamiento único que es muy parecido al de Kirchner: o se hace lo que yo digo o va todo a parar a la mierda. Y, como sabemos, está todo yendo a parar a la mierda. En cuanto a Cobos no soy yo, creo que el 60% del país ya ha comenzado a desear que Cristina se vaya y deje a Cobos actuar con la sensatez que esperamos de él para salvarnos.

  • 10. Mishíguene kop  |  18 agosto 2008 en 1:03

    Che, Ernesto: supongamos que Lourdes se cayó como dicen, que tenía problemas de alcoholismo y demás. ¿Y el brigadier Rodolfo Echegoyen, también?¿Qué hizo? ¿Tenía problemas con el arma de su hijo y se le escapó el tiro? ¿Y el marino Horacio Estrada qué? ¿No son muchas casualidades? ¿No vistes demasiadas películas de Hollywood allá en el campo y te lavaron el cerebro?

  • 11. Supernova  |  18 agosto 2008 en 1:12

    No te puede contestar…sería el comment 52. Cubrió el cupo por varios días.

  • 12. Gabriel Muro  |  18 agosto 2008 en 2:45

    Para mi que es jefe de prensa del gabinete de los cielos

  • 13. cecilia  |  18 agosto 2008 en 6:00

    muy buena nota de Urien. realmente alevoso lo q pasó con Lourdes, dijo q la iban a matar, la mataron, y no pasó nada, como siempre. increíble. está bueno q vengan invitados, le da un poco de movimiento al blog. y ahora que según parece se fue ernesto, seguramente todo será más agradable.

  • 14. Laura  |  18 agosto 2008 en 6:20

    Desconozco el caso pero no sé hasta que punto Lourdes era creible porque segun este artículo parecería que actuaba por despecho: qué pasó de repente que decidió acusar a sus empleadores? No se entiende bien…
    Otra cosa: cómo es posible que un caso de contrabando pudiera tener semejantes implicancias? En Argentina y ese tipo de delitos son corrientes y están totalmente aceptados.

  • 15. graciela  |  18 agosto 2008 en 20:21

    cualquiera sabe que un alcohólico no puede pesar 39 kilos. el alcohol aporta muchas calorías, los alcohólicos tienden a la obesidad. es un pequeño detalle pero que desmiente totalmente la burda acusación de los vecinos.
    gracias por traer la memoria del terrible destino de Lourdes.

  • 16. agustina  |  30 septiembre 2011 en 13:54

    La verdad que es muy doloroso leer esto y no me quisiera imaginar que la hayan matado porque sino querria hacer justicia, es horrible saber esto despues de tantos años, que me lo hayan ocultado que nadie me haya dicho nada. Antes de ayer habia sido su cumpleaños y me hubiera encantado estar con ella, espero que algun dia se sepa la verdadera verdad..

  • 17. jose  |  18 febrero 2012 en 5:24

    Agus algun dia cuando seas mayor ,sabras toda la verdad, que te ocularon

  • 18. Nilda Formoso  |  5 mayo 2012 en 12:36

    Si Augus, la mataron, antes la golpearon hasta desmayarla. Estamos luchando para que se descubra. Ya tenés edad para saberlo. Las pruebas estan en el expediente. A ella tambien le hubiera encantado estar con vos. José puede decirte todo y Lucía tambien.
    Sheila


Categorías

Comentarios recientes

r .nadaud en El profesor Michel Foucault…
r .nadaud en El profesor Michel Foucault…
Marcelo Grynberg en El profesor Michel Foucault…
Marcelo Grynberg en El profesor Michel Foucault…
Marcelo Grynberg en El profesor Michel Foucault…

Calendario

agosto 2008
L M X J V S D
« Jul   Sep »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

A %d blogueros les gusta esto: