El Observatorio de los vivos

25 abril 2008 at 18:30 55 comentarios

Pensar la política es inevitable y hartante. Cada uno tiene su disco rayado. Pensar no es insistir, debería ser algo más. Si la política es una forma de fe, entonces no se sale de un espacio de clausura porque de lo que se trata es de no ser violado. Hay un fantasma de penetración en todo fundamentalismo.  

Que nadie me toque a mis negritos decía Mariano Grondona en su elegía de 1982 a los soldados de Malvinas. Otra vez aparecen las mismas palabras. Oligarquía vacuna, los Mitre, los rubios contra los negros, los libros disfrazados de alpargatas, la lucha de clases entre la clase proletaria representada por Néstor y Cristina Kirchner que luchan a favor de los pobres contra el plutócrata de Angeli o como se llame, el descubrimiento de que los grandes medios tienen poder ahora que el personal gubernamental enfrenta un conflcto transitorio de intereses con alguno de ellos, y que se resolverá por una nueva sociedad  con su correspondiente redistribución de poder y dinero, todo el entramado complejo de la política del país nuevamente en crisis, es traducido por gente de la cultura con el más burdo maniqueísmo.  No se quiere cambiar de conversación, horror al vacío.

El país está en un cuello de botella político, no sólo el gobierno sino el país. El despegue económico tenía bastante de circunstancia y de espuma. Ahora la espuma baja y se ve hasta donde se llenaba el vaso. Menos de lo que se pensaba. La negociación de la deuda externa dejó una cuantiosos saldos comprometidos y  deberes financieros garantizados. Parte de las reservas están hipotecadas con bonos indexados que de sincerarse las cifras de la inflación nos llevarán a un nuevo default. Lo que no es sólo un papelón sino un desastre. Éste es el problema. Se estimuló la demanda hasta un nivel que la producción no satisface y hay estampida de precios.

La industria produce más pero no llega a niveles importantes, ha recuperado terreno y dinero pero es ineficiente y vive rodeada de competidores temibles detenidos en  la aduana y por la cotización del peso. El campo ha invertido en tecnología sofisticada y de alto rendimiento, pero exporta lo mismo que comemos y perturba el afán de mantener los niveles de consumo logrados entre el 2003 al 2006. El modelo productivo con mayor ocupación duró tres años, lo que sucedió después es maquillaje para esconder las arrugas. Estamos fabricando nuevamente deuda. Es difícil destrabar una economía subsidiada sin desencadenar problemas sociales.

Todo el mundo habla de lo mismo en diferentes medios. Los economistas discuten entre sí. Los oficialistas reconocen los problemas, se habla de cambiar a tiempo o de aterrizaje suave o soft landing antes de que sean los mercados los que lo resuelvan con crueldad. Existen los mercados, cuando una empresa suspende personal o despide por falta de ventas, cuando hay un exceso de stock y disminuye la producción porque la gente cuenta su dinero y ve que cada día le queda menos, todo eso no es obra de mandinga sino leyes de la economía que determinan en gran medida la vida de la gente. 

Pero sólo la valentía de los gobernantes y su sentido de la responsabilidad puede contribuir a que se busque remediar el nudo atado. Nudo que no tiene un culpable, más aún cuando se vive en una sociedad que ha visto destrozar sus fuerzas productivas cíclicamente y que las políticas invitablemente funcionan como antídotos trienales.

Encontrar una salida a la crisis es muy difícil y exige negociaciones políticas y alianzas de mediano plazo, además de un proyecto consensuado. El gobierno actúa como si estuviera rodeado de fieras codiciosas antisociales, enemigos imperiales de raíz decimonónica al tiempo que reconoce que no tiene oposición política. No es un desvarío sino un síntoma de que hay verdaderos problemas, tanto financieros como de sustentabilidad económica.

Gritan demasiado, su rispidez irrita a muchos. Trescientos cortes de ruta en pueblos y ciudades medianas no es una reacción menor. Las agrupaciones del campo, especialmente la Federación Agraria, con sus bases de pequeños productores y dirigentes comunistas y otros de izquierda son los que menos se pueden contener para que no vuelvan a la ruta.

Hay un verdadero problema de destrucción de capital ganadero y producción lechera. Hay problemas, y siempre los habrá. Cada situación exige medidas innovadoras y confianza. Este gobierno ha perdido credibilidad, y en lugar de reconquistarla, se llena de rencor y se abriga además de los grupos de choque, en el  coro de los intelectuales y gente de una izquierda que despliega las tradicionales banderas de la lucha de clases, y de razas.

Han creado un clima de terrorismo ideológico. Toda disidencia es golpismo. O se está con ellos incondicionalmente o contra ellos. Al que critica se lo “observa”. Profesores de ciencias sociales, editores, artistas, periodistas, acompañan a esta especie de desbande político y vigilancia ideológica apelando a la violencia verbal como siempre lo hicieron desde sus poltronas bien protegidas. La frivolidad moral se viste de marxismo, nada es más barato. Encarnan al espíritu sacerdotal tal como definían el republicano Spinoza y el anarquista Nietzsche a los maniqueos arribistas. Son los que aman el Poder, y lo adoran como a un totem.

Diagramadores de pequeños panópticos al servicio de los actuales mandamaces, son esta vez verdaderos idiotas útiles que hacen reir a los de arriba, sino fuera que no son idiotas, sino vivos, actores de reparto de una comedia progresista. 

Anuncios

Entry filed under: General.

Museo Ferreyra ¿Terrorismo ideológico?

55 comentarios

  • 1. estrella  |  25 abril 2008 en 18:42

    Estaba esperando un post así. Con “el no se quiere cambiar de conversación”, “pensar no es insistir” y la “frivolidad ideológica” me alcanza y sobra para seguir pensando, después de leerte.
    Un placer, como siempre.

  • 2. Gustavo Romero  |  25 abril 2008 en 19:05

    “La frivolidad moral se viste de marxismo, nada es más barato”.

    Yo agregaría que la frivolidad moral NO SÓLO se viste de marxismo. Hay frivolidades morales que se visten con ironistas como Rorty y con el libro “Los pensadores de la libertad” de Grondona.

    O sea, hay varias frivolidades morales, y cada una de ellas se pone su máscara.

    DE todos modos, una cosa es el progresista hipócrita que habla de conflicto social desde su cómodo escritorio con aire acondicionado, y otra cosa es “el enorme nombre de Marx” y sus valiosos aportes para pensar el mundo, aportes propios de un intelectual que ha sido honesto y jamás hipócrita ni payaso de circo.

    Los aportes de Marx siguen siendo válidos y útiles para pensar nuestro mundo.

    Viva Marx, vida Nietzsche, y viva Spinoza!

    Abrazos

    Gustavo

  • 3. Ignacio  |  25 abril 2008 en 19:47

    Nietzsche y Spinoza, SI. ¡Salud para ellos y su legado!
    Karl Marx y sus antagónicos, NO. ¡Por suerte se murieron!.

    La frivolidad moral no se viste de. La moral es frivolidad, y la moralina lo es peor aun.

    Salud!
    http://www.nihilismo.tk

    Pd: La política no es una forma de fe…es el arte de los ingeniosos que se sustentan en ideologías ( formas de fe)…; y que como toda “fe”, se funda escencialmente en lo burdo y en la decadence.

    Ahora sí…¡Viva Nietzsche!.

  • 4. Gustavo Romero  |  25 abril 2008 en 20:01

    Está bien….

    pero no te olvides de las palabras de Zarathustra….

    hay que demorarse en Nietzsche, pero también hay que perderlo. De lo contrario, terminamos anquilosados en sus palabras y nos volvemos más dogmáticos que cualquier otro tipo de fundamentalismo.

    Saludos

    Gustavo

  • 5. ricky  |  25 abril 2008 en 20:06

    La Klassenkampf es atributo de latinoamerica y no admite adjetivos, ni animadores. Sencillamente es.
    Creo que Marx le queda grande a los marxistas, como Perón le queda grande a los peronistas.

  • 6. SG  |  25 abril 2008 en 21:14

    Si la moral en política es sólo una forma de frivolidad,entonces ¿como podríamos oponernos a una política en la que “todo se vale” amparada en conceptos como “seguridad nacional”, “lucha contra el terrorismo” “lucha armada” etc? ¿Se podría hablar de ética política más allá de las reparticiones de culpa y los chantajes morales ? Si la política es sólo el ” arte de los ingeniosos que se sustentan en ideologías” en cierta forma “todo está permitido” y a la vez nada lo está, porque no existirían valores trascendentales como el progreso o la revolución que justificaran y redimieran las tácticas utilizadas para alcanzar dichos ideales.

  • 7. cuervo  |  25 abril 2008 en 23:14

    ¿Clima de terrorismo ideológico? ¿Se observa al que critica? Eso sí es maniqueismo y frivolidad.
    ¿Quién puede citar algún hecho que justifique el uso de un término tan brutal como “terrorismo”? ¿Para qué sirve emplear esta caracterización sino para hacer amarillismo filosófico, ofender gratuitamente e impedir cualquier debate? ¿Qué palabras se usarán el día en que aparezca un verdaero terrorismo, si se malgastó el término para burlarse de un grupo de universitarios que analizan el discursos de los grandes medios (y no “cualquier crítica”)? ¿Qué tipo de prestidigitación discursiva pretende tergiversar una crítica hacia los grandes pools de medios como si fuera una “persecusión a toda crítica”?
    Tanto Spinoza y tanto Nietzsche para terminar defendiendo a la sociedad rural y a Clarin.

  • 8. Migiel Angel  |  26 abril 2008 en 2:12

    Vuelve, cabalgando sobre los medios y una inflación inédita e incomprensible,potenciada por el precio de los alimentos, nuestra mayor destreza.No hay crisis, es el vaivén infernal y aburrido de
    la derecha al facismo.No es el campo estúpido, es el 3 a 1, son los juicios, es Chavez, es ella (aunque se parece me quedo con Andrea) y pensar que a Menem lo veían rubio de ojos celestes
    a Illia tortuga a Alfonso comunista para no seguir la lista
    Vayamos pensando lo que viene

  • 9. Televidente  |  26 abril 2008 en 2:47

    Lo mismo que estrella.
    Y agrego solamente que yo también la veo fulera a la cosa, sobre todo si siempre ante cualquier problema piensan gritar quiero vale 4.
    El mercado, ya sabemos, se las arregla siempre para dejar mal parados a los que lo patotean, asi como la realidad termina atropellando a quienes la ningunean.
    Hay elecciones el año que viene, y como bien explicaba con afán didáctico el lúcido Barrionuevo “en las legistalivas no se juega por plata” o sea que si bien no van a perder gran cosa, hay mas chances de que pierdan.
    Pero la bola de cristal me permite un solo vistazo por año y el único que me dejó pispear es el de Nestor dentro de 6 meses denunciando a los gritos un golpe de mercado cuando la economía se enfria de prepo. Esa es fija.
    Todo lo otro es de supositorio, como decia el Chavo.

  • 10. juan  |  26 abril 2008 en 6:19

    sr tomas, una sociedad que ha visto destruir ciclicamente sus expectativas de fuerzas productivas, bajo politicas trienales. Pareciera que el contexto mundial acelera cada vez mas los ciclos ¿habrá espacios para desarmar lo reiterativo?

  • 11. santiagodelrio  |  26 abril 2008 en 7:59

    Asistencialismo, agroexportación, industrialización que no salió de lo insipiente: un modelo que se agota y al que se le quiere sacar hasta la última gotita de ese jugo que ya parece sangre.

  • 12. john Locke  |  26 abril 2008 en 11:10

    Mientras algunos siguen esperando (hay que reconocerlo, sus paciencias son dignas de respeto) la toma de conciencia de clase por parte del proletariado y su consecuente revolución, el mundo, y nosotros incluidos en él, sigue demostrándonos dos formas de hacer política redistributiva: La del norte de Europa; y la nuestra.
    Lo reconozco, con esa frialdad proverbial de los nórdicos y su manera honesta y productiva de distribuir en sus poblaciones los altos impuestos que recaudan, no pueden dejar de parecernos una mera pedantería de europeos. Pero al parecer las cosas allá funcionan. No actúan con resentimientos, no crean divisiones, no tienden a la concentración de poder caudillesco, no reviven muertos y olvidan otros, no sentencian, no convierten la política en el juego AMIGO-ENEMIGO, ect. Cobran impuestos altísimos, y los capitalistas, supongo que tan perversos como los de acá, los pagan. ¿Por qué? Simple: porque saben que no se convertirá el dinero que pagan en campañas políticas sin control, en ñoquis (Santa Cruz 93% de empleo estatal), en convertir ayuda social en militantes de choque o victimas del voto comprado, y porque saben que si no pagan no habrá arreglos, se someten a las reglas y hacen sus negocios.
    Otra cosa: la mentira de este gobierno se ve también en el tema de los medios; en los noventa se privatizaron de un modo tan absurdo que les dejaron a las empresas la posibilidad de convertirse en monopolios. Si realmente hubiese intención de terminar con esto, ¿Por qué no intentar una política de medios públicos? No controlados por el Estado; Granma podrá ser un sueño para algunos pero para la libertad de opinión no. Canal 7 seria un comienzo, como la BBC de Londres.
    Una mas; se cita a Nietzsche en una de sus tantas consideraciones intempestivas (no recuerdo si lo dice en ese libro, pero se entiende ¿no?) La cuestión es que, una vez terminada la política, lo que queda son las armas, por eso mas que acusarla de decadente lo que hay que hacer es mejorarla; participando es una opción. Después de todo es como las palabras, quien no sabe usarlas para convencer, se cansa y pega.

  • 13. cuervo  |  26 abril 2008 en 11:34

    ¡Qué lindos los nórdicos, sin resentimientos ni divisiones! El problema nuestro es que acá está lleno de negros resentidos, que si no…

  • 14. El marce  |  26 abril 2008 en 13:47

    Esta claro que nadie escribio aca “negros resentidos”, cuidado con arrastrar al discurso a donde nos conviene. Lo que dijo John Locke es que en otros paises los retornos se notan en obras, mientras que aca los “retornos” son premios o castigos por favores recibidos o toma y daca, no retornan realmente.
    Cuando el discurso arma un tinglado, construye una estructura funcional, teatraliza un “relato” (palabrita fetiche de nuestra presidenta), supongo que quiere construir el caldo de cultivo para una lectura del mundo. Cualquiera puede construir una escena conveniente, pero lo conveniente puede no ser para nada lo mismo que lo que los ojos ven. Como en el cuento, el rey puede estar desnudo.

  • 15. JorgePayador  |  26 abril 2008 en 17:05

    El apocalipsis; eso pareciera por momentos este escrito. No entender políticas de subsidios entre sectores de la economía es desconocer el funcionamiento de la economía capitalista, salvo que alguien crea que en algún lugar del planeta e aplica la receta pura de Adam Smith. Están equivocados; Keynes salvó al capitalismo atenuando sus ciclos mediante la intervención del estado en la economía.
    Las reservas son esterilizadas, en parte, para no generar inflación; por eso las emisiones de bonos.
    El gobierno ha cometido un error político grave. Mezcló a la FAA con la SRA; nada más idiota desde el punto de vista político. Quienes cortan las rutas no son los grandes estancieros; la FAA ha apoyado a este gobierno y hace bien en apurarlo políticamente para que se defina en cuanto a una política de retenciones diferenciadas. Se deben diferenciar las unidades económicas con otra escala; me parece bien la propuesta de la FAA.
    El problema más serio es la redistribución del ingreso afectada por el proceso inflacionario; eso tiene que corregir el gobierno. Dar vuelta una torta de injusticia de más de 30 años no es facil pero ya no hay argumentos para no hacerlo; la economía sigue creciendo a pesar de los cuellos de botella. El estado está falto de inversiones públicas; faltan rutas, vías férreas, puertos; más energía.
    Quienes piensan en enfriar la economía no se dan cuenta, una vez más, en el frío de la muerte.
    Claro que hay corregir desvíos, sin dudas. Vengo del norte donde más allá de problemas que aun subsisten es notable el incremento de la producción de las economías regionales. Hace once años que no andaba por allí. Realmente se nota un cambio fenomenal y esto no es atribuirle solo al gobierno pero hay que reconocerle algunas cuestiones.
    Las propuesta de enfriar la economía son atroces; ya las hemos conocido antes. Porqué no miramos a Brasil. Nos falta un plan de inversión pública urgente que acompañe el incremento de producción que la demanda mundial impone.

  • 16. naboleti  |  26 abril 2008 en 22:13

    Cuervo: un señor que tiene una profesión liberal,¿ es también un hijo e’ puta ricachón? ¿Quién decide quién es quién en esta lucha de clases? Si no se ponen de acuerdo no se a quién odiar

  • 17. Televidente  |  27 abril 2008 en 0:14

    Pero como? Gonzalez Oro no era mas facho que Gastoncito Pauls?
    Alguien me puede explicar la teoria de la pigmentación ideológica.
    Cuervo: Te agarró un ataque de Maria José Lubertino? Vamos hombre, sos un tipo inteligente. No inventes cosas, que el amigo Locke no es ningún tontito.
    Te dejo un temazo para que recapacites: http://es.youtube.com/watch?v=5AfTl5Vg73A

  • 18. cuervo  |  27 abril 2008 en 2:21

    Naboletti:
    para empezar yo no hablè de hijos de puta ni de odiar. Esos tèrminos se emplean habitualmente en estos dìas, pero no son los que yo usè.

    Que haya lucha de clases (y la hay, ¿a alguien pueden caberle dudas?) no quiere decir que haya buenos e hijos de puta, sino sectores sociales con intereses contradictorios y a veces inconciliables. Por eso no alcanza con apelaciònes a la buena voluntad ni reduccionismos donde los conflictos se atribuyen a la personalidad de los polìticos. Los Kirschner podrìan ser serenos y tener muy buenos modales, pero el conflicto seguirìa siendo el mismo.

    Creo que es ilusorio pensar que el gobierno es la administraciòn de la cosa pùblica y que todo se resuelve con amabilidad y prolijidad en el trato. La Argentina està desgarrada por fuerzas inconciliables y esto sucede desde mucho antes de que la familia Kirchner haya llegado a la Argentina: està en las guerras civiles del siglo XIX y en la campaña del desierto de 1880, en la dècada infame, en el 45 y en la libertadora. En la dictaduda y en el menemismo de los 90. Bàsicamente el paìs està desgarrado por fuerzas en pugna, y son las mismas en todas estas etapas. Un concepto que puede articular esto es el de lucha de clases. No es odio, es racionalidad.

    Es una mezcla de ingenuidad y mala fe creer que el problema argentino son los K.

    Pero yo de ricachones hijos de puta no hablè.

  • 19. john Locke  |  27 abril 2008 en 10:47

    Primero aclaro, hablando en criollo: me importa tres carajos si los nórdicos peinan lacios y rubios cabellos, no veo la relación de esto con su condición de ejemplo posible a seguir en esta nueva etapa económica y política que vive la región. Lo que me preocupa es esa visión determinista, fatalismo telúrico si se quiere, en la cual solo es posible una política que revierta los desastres económicos de los últimos 40 años, poniendo en discusión el sentido de las formas institucionales, solo para esconder, detrás del discurso y de la mera acción fiscal, las verdaderas acciones antifederalistas y arbitrarias del manejo económico, ¿acaso nos tendremos que sorprender cuando el gobierno arregle con la SRA y deje de lado a los medianos y pequeños productores que son, egoístas ellos, los mas duros en la negociación? Esto no es armar discursos para encubrir oprobiosas ideas, es la realidad (leo lo anterior y recuerdo el otro fatalismo, mas macho, de “general mándeme 10 divisiones a la frontera”).
    Tampoco se trata de la ausencia en los K de buenos modales o serenidad: de nada vale una acción dura y unos medios ejecutados con decisión, si el fin es injusto. Otra certeza: la de la lucha de clases; es, por cierto, una visión de fácil uso, se presta para aclarar, ya no solo los problemas de América Latina, sino también los del mundo entero, ahora bien ¿es valida una lectura histórica cuyo análisis decante en soluciones como las que ya experimentaron varios países en los últimos 100 años?
    En efecto, el problema de la mala fe es atribuible a quienes descansan su atención en la tranquilidad de un discurso agitado, en una simple acción fiscal sobre un determinado sector, sin explicarse cual es el uso que se le da a esos fondos, no viendo la clara finalidad de su uso en una mera acumulación de poder por el poder mismo.

  • 20. regi  |  27 abril 2008 en 13:11

    Cuervo, el problema es que ese grupo de universitarios que analizan el discurso de los medios llegaron a la conclusión de que el mejor discurso es el de C5N, el de Daniel Hadad, el de Eduardo Feinmann, que ahora hablan de los compañeros muertos y ayer y mañana hablarán del que les pague el alquiler más alto, sí, Clarín también es mercenario, pero no se puede tomar en serio a un grupo de universitarios que reivindican los cuentos de hadas que nos cuentan Página 12 y Hadad.

  • 21. cuervo  |  27 abril 2008 en 16:07

    Mr. Locke:

    El problema de los que quieren dar por terminada la lucha de clases con una pátina de “modernidad” es que píensan desde un paradigma pre-marxista de la economía política, que naturaliza las producciones historicas como si fueran una fatalidad de la naturaleza. Atrasan doscientos años y quieren reducir la política a gestión, siglo XVIII. John Locke elige bien su pseudónimo.

    “¿es valida una lectura histórica cuyo análisis decante en soluciones como las que ya experimentaron varios países en los últimos 100 años?” se pregunta el empirista inglés. Pero ¿quién habló de soluciones? Qué facilidad para proyectar sus propios errores sobre el discurso ajeno.

    Regi: tus argumentos ad hominen´son irrelevantes, porque no se trata de si los de la facultad de ciencias sociales lo hacen bien o mal, si leen Página 12 o el diario de tu agrado (¿cuál será?). De lo que se trata es de la posibilidad de poner en cuestión y someter a crítica el dispositivo mediático, que es un actor político de primerísima línea en la sociedad contemporánea.

    Hablar de “la prensa” es hoy de un anacronismo enternecedor. La prensa era Gutenberg. El poder comunicacional es de otro orden: la batalla por el sentido en el mundo actual se libra en las pantallas. Frente a ese hecho brutal, todas tus gracias sobre Página 12 son pólvora mojada.

  • 22. Laura  |  28 abril 2008 en 2:58

    Que ridículo apelar a las categorías marxistas “modernas” para defender a un gobierno que expresa las formas del ejercicio del poder prebendarias premodernas (peronistas).

    Si ante el “atraso” del clientelismo personalista corrupto peronista , un liberalismo lockeano parece super progre!

    Y da verguenza ajena posar de “izquierna”, naturalizando la “lucha de clases” para defender un gobierno de mafiosos que vive de conciliarlas!!!

    Que asco.

  • 23. cuervo  |  28 abril 2008 en 3:58

    Ridículo, asco, vergüenza. Nena: tendrías que activar un poco más la racionalidad y no tanto las vísceras. Si pensás en vez de segregar humores, quizá se podría dar un debate.

  • 24. filomeno  |  28 abril 2008 en 6:41

    todo bien con la chicana a laura, cuervo, pero hacete cargo de lo q dice y te toca: criticás a abraham con ese “tanto Spinoza y tanto Nietzsche para terminar defendiendo a la sociedad rural y a Clarin” (dicho sea de paso, tremenda falacia la tuya) y después citás a Marx y la lucha de clases para defender a los kirchner, “a un gobierno de mafiosos que vive de conciliarlas”. será un poco virulenta pero no demasiado inexacta laura, o la “nena”, me gusta ese tonito tan superado.

  • 25. regi  |  28 abril 2008 en 10:41

    Cuervo, lo que arruina todo intento y ganas de discutir con vos es esa apelación permanente a la sospecha aunque en este caso se trate de una bien liviana y boluda, eso de ” el diario de tu agrado (¿cuál será?)”.
    Espero con interés tu comentario a propósito del último post de Abraham “¿Terrorismo ideológico?”, para él vas a necesitar algo más que chicanas fáciles.

  • 26. cuervo  |  28 abril 2008 en 11:43

    Filomeno: inexacto: yo no cito a Marx, tampoco defiendo al gobierno. Sólo desde una percepción sectaria se puede tomar mis cuestionamientos como defensas al gobierno. Ninguna frase mía puede ser citada como defensa de nada ni de nadie. Pero al discurso único que se machaca en diarios y radios y que muchos de ustedes repiten literalmente les parece que todo lo que no sea más de lo mismo es defender al gobierno. Problema suyo.

  • 27. naboleti  |  28 abril 2008 en 12:47

    Laura, así que Peron es premoderno. Como que me llamo Naboleti que el liberalismo a lo Loko nunca será Pogre.

  • 28. naboleti  |  28 abril 2008 en 13:53

    Progre quise decir.

  • 29. filomeno  |  28 abril 2008 en 18:18

    ok cuervo
    me parecen bien tus argumentos, pero fijate entonces q es igual de inexacta tu acusación a abraham de defender a la sociedad rural y a clarín.
    si vamos a ser puntillosamente honestos entonces creo q debés aclarar esa “inexacta” e inútil provocación
    saludos

  • 30. Ignacio  |  28 abril 2008 en 22:34

    ¿Aclarar?, ¿inexacta?. Qué cada cuál opine y piense como quiera.
    ¿Qué es eso de pedir disculpas?…
    Si la opinión molesta, molesta. Si coinciden con ella, coinciden…y si no lo hacen; no interesa.

    Las aclaraciones y la culpa no sirven para nada.

    Salud!

    Ignacio

  • 31. Horacio Aldo Cingolani  |  30 abril 2008 en 0:59

    Por favor ¿Alguien podría argumentar contra lo que digo?

    -Me parece que la inflación es tanto peor cuanto más supera ciertos límites: Traba la economía, y nos hace perder una infinidad de tiempo. No a la inflación en todos los casos.

    -Cristina, me parece que el tren bala no va de ninguna forma. La escuché explicando que no es problema porque nos dan 7 años de gracia. ¿Seguiremos pasando los problemas al Señor Futuro?

    -¿En lugar de seguir peleando por dilucidar el pasado, no es más sano y constructivo proyectar el futuro?

    -Creo que puede ser mejor ayudar a los políticos a tomar las decisiones correctas, antes que castigarlos sin mucho fundamento.

  • 32. Ignacio  |  30 abril 2008 en 3:28

    ¿No debemos castigar a los políticos?, ¿debemos ayudarlos?…no, claro…NO TENEMOS MUCHOS FUNDAMENTOS PARA CASTIGARLOS.
    ¿La historia política Argentina desde el periodo agro exportador hasta la fecha no te parecen suficientes argumentos?
    Esos ingeniosos HDP ( tus políticos) hacen sus negocios, se burlan de los corderos que les dieron su voto, salen sonrientes en la TV/PROPAGANDA que vende mendeces, y encima los culpables de sus cagadas somos todos. ¡Pobres politicos!.

    La verdad…; a más de un político argentino le vendría bien una bomba en el auto al estilo Euskadi ta Askatasuna.

    Salud!

    Ignacio
    http://www.nihilismo.tk

  • 33. naboleti  |  30 abril 2008 en 4:13

    Ignacio, ¿los políticos vienen de marte?. El discurso antipolítico es Berlusconi y las multinacionales. Es lo más berreta.
    Para mí vos sos un irresponsable.

  • 34. Ignacio  |  30 abril 2008 en 4:45

    Saludos a todos los responsables, honestos, decentes y francos, que los débiles y mediocres llaman irresponsables.
    Gracias a los irresponsables que los débiles llaman responsables, las cosas están como están y no van a cambiar. No, no van a cambiar.

    Y vos no sos irresponsable, sos otra cosa.

    Salud!

  • 35. naboleti  |  30 abril 2008 en 5:04

    Los decentes y “Francos” que iban a buscar la solución autoritaria a los cuarteles de invierno.
    Mediocre es quien necesita de la violencia.(yo combato la araña universal)

  • 36. Ignacio  |  30 abril 2008 en 5:45

    Pobre tipo.

  • 37. Laura  |  30 abril 2008 en 8:58

    Naboleti:
    la filosofía contractualista (Locke, Hobbes, Rousseau) inicia el pensamiento político moderno. Fueron “progres” en relación a las ideas entonces dominantes que buscaron (y lograron) “superar” (la Weltanschauung propia del Antiguo Regimen).

    Ese tipo de discurso “antipolitico” de Nicolás es pura incapacidad para pensar el poder… (y no faltan advenedizos dispuestos a explotarlo electoralmente, sobre todo en países altamente corruptos: AL, Italia, etc).
    La irresponsabilidad (la falta más grave contra toda ética política) es inherente a esa incapacidad teórica ante las realidades repulsivas del poder.

  • 38. Autor Material  |  30 abril 2008 en 19:06

    “Era grato con los amigos, terrible con los enemigos, justo con los súbditos, infiel con los extraño; nunca intentó vencer por la fuerza cuando podía hacerlo con fraude; ya que decía que era la victoria la que traía la gloria y no el modo de lograrla”.

  • 39. Ignacio  |  30 abril 2008 en 22:04

    El Ginebrino ilustrado: Jean Jacques Rousseau ¿fue progre?.
    Hace varios años atrás, cuando me encontraba cursando el Ciclo básico común en la sede de paseo colón, recuerdo que en la cátedra de sociología de Pablo Sameck ( un capo que sabia muchísimo), nos explicaron un concepto llamado: “ La naturalización de lo social”…¿lo conoces?; si no lo conoces buscalo y dopo meditalo.

    Para mi la revolución del 14 de julio de 1789, independientemente de los derechos del hombre y del ciudadano ( una mascara), del supuesto fin de un tiranismo absoluto y despiadado, y del accionar de personajes como: Danton, Desmoulin, Robespierre, Marat, etc, etc, etc… fue el traspaso del poder y de la hegemonía de una aristocracia decadente y de un clero corrupto, a manos de una burguesía que era tan bastarda, corrupta y abusiva como el antiguo régimen que tanto condenaban y combatían.

    A ver si me entienden. Los políticos son: débiles, ingeniosos, decadentes, capitalistas, burócratas, hipócritas, mercenarios, mezquinos, traidores, ignorantes, criminales o cómplices de criminales, y fundamentalmente: “irresponsables”.

    ¡Y más en la república Argentina! Ayer, hoy, ahora y siempre.

    Y por eso este país nunca va a cambiar…

    Salud!

    Ignacio
    http://www.nihilismo.tk

    Pd: Además…mientras predominen los justicialistas menos que menos. Esa clase de gente es: nepotista, burócrata, fascista, hipócrita, capitalista, desidiosa, y corrupta. Una cagada.

  • 40. Ignacio  |  30 abril 2008 en 23:42

    Vean:

  • 41. Laura  |  1 mayo 2008 en 7:17

    Ignacio:
    Más importante que las “explicaciones” que te dieron en la facu (las posibles “etiquetas” para vos tan necesarias), son las obras originales. Leiste, al menos, El Contrato Social?

    En la cátedra que a mí me había tocado los conceptos explicativos predominantes eran tipo Portantiero/de Ipola/Bobbio. No está “mal”, pero por supuesto que son solo una posible lectura entre otras. Lo importante son los textos originales, y no intentar reducir sus complejidades, ambiguedades y paradojas a conceptos simplificadores. Por qué no hacerse cargo de las “contradicciones” de su pensamiento? Si el mismo Rousseau se asumía como “paradojico”, contra el “prejuicio”.

    Era “progre”? Si y no, depende… en relación a algunas de las dominantes en el siglo XVII puede ser considerado “progresivo” y hasta revolucionario. Hubo autores que lo consideraron un “democrata radical”, un anarquista o un comunista, para otros fue un “protofascista”. Debe ser uno de los pensadores políticos que lecturas más disímiles y contradictorias inspiró.

    Con Sameck no leíste a Max Weber? Para tratar de comprender estos temas (la política, el poder) es uno de los autores más interesantes.

    Saludos

  • 42. john Locke  |  1 mayo 2008 en 7:22

    He llegado a la conclusión de que, en esta sociedad, ser “progre” es, básicamente, una forma de inimputabilidad moral. Alguien dice: “más de un político argentino le vendría bien una bomba en el auto al estilo Euskadi ta Askatasuna” y nadie, en los comentarios siguientes, condena semejante exabrupto, ninguno se indigna, se deja pasar porque, después de todo, hay violencias menos violentas que otras, muertes menos muertes que la de otros.
    Me pregunto si Tomas Abraham, que sabe y de sus opiniones siempre aprendo algo, pensará lo mismo que yo o, en realidad, estaré diciendo estupideces.

  • 43. mariano  |  1 mayo 2008 en 16:42

    No creo que diga estupideces estimado john, aunque me parece que el problema sigue siendo político, de irresponsabilidad e inmadurez política (que no es exclusiva de los políticos obviamente). Creo que, en esta sociedad, convivimos con una representación de la muerte heroica (“oh, juremos con gloria morir” 3 veces), que en la práctica se expresa -Así habló Ignacio- en un desprecio por la vida ajena (posibilidad de un espacio para la desaparición de personas, por ejemplo). Todo esto es muy vergonzoso y triste. Más reconfortante es ser maniqueísta. Así no va a andar, nene.

  • 44. Ignacio  |  1 mayo 2008 en 20:45

    Laura: Leí el contrato social & mucho más de lo que vos te imaginas.

    A los demás: ¿Yo desprecio la vida humana?. Es al revés. La gran mayoría de los políticos argentinos se cagaron y se cagan en los millones de personas que viven por debajo de la línea de pobreza. En los chiquitos y ancianos desnutridos, sin medicamentos, y sin un futuro.
    Eso es una manera de asesinato, de genocidio.

    Para mi…si el día de mañana le ponen una bomba en el auto a: Duhalde, Scioli, Macri o Videla ( por ejemplo) me alegraría muchísimo.

    Salud!

    Pd: Admiro mi honestidad. Lo siento.

  • 45. naboleti  |  1 mayo 2008 en 23:30

    John Locke: Yo sí le contesté.
    Admiro, Laura, a los pensadores que mencionas, pero creo que eran bastante pesimistas con respecto a la naturaleza humana (“el hombre lobo del hombre”); en cambio, para Spinoza, por ejemplo, nunca se va a preguntar qué debe hacer un hombre sino qué
    puede hacer.
    Prefiero ser” un pobre tipo”(como me bautizó Ignacio).

  • 46. Ignacio  |  2 mayo 2008 en 1:09

    Ustedes me demonizan a mi, en ves de criticar a los que tienen poder y cometen delitos.
    Ustedes creen, presumen e interpretan, que el irresponsable soy yo por manifestar una opinión negativa y pesimista sobre la clase dominante y de la casta política que nos usa y nos maneja, en ves de animarse a confrontar a los verdaderos irresponsables que arruinaron & arruinan esta sociedad.

    Salud!

    Pd: Como se extraña a gente como Ernesto Guevara & Rodolfo Walsh…, pero bueh…por lo menos todavía queda gente como Osvaldo Bayer y cia.

  • 47. Ignacio  |  2 mayo 2008 en 1:13

    Y aclaro: Amar la honestidad y la decencia del Che, de Rodolfo y de Osvaldo, en nada se relaciona con sus ideologías.
    Yo admiro sus espíritus indómitos y de bien.

    Salud!

  • 48. Pablo  |  2 mayo 2008 en 3:44

    Ignacio: Tenés que seguir el consejo sabio del diablo Tomás: “lo de salud! está bien, pero cambiá la bebida”.

    Estás como excitado, rabioso, y no se escucha de tu parte ningún argumento ni idea, sino sólo agresiones y acusaciones. Sos como una imitación patética de Nietzsche, sos la espuma de la bronca de Nietzsche pero sin sus ideas. Sos espuma hueca.

    Saludos

    Pablo

    Pablo

  • 49. Ignacio  |  2 mayo 2008 en 4:03

    Jua jua jua. Pobre

  • 50. Laura  |  2 mayo 2008 en 5:27

    Naboleti:

    Sólo Hobbes era “pesimista” respecto a la naturaleza humana. Rousseau creía en el “buen salvaje” y fue uno de los principales difusores de este mito romántico en su época (surgido en el renacimiento de pensadores religiosos como de las Casas). Locke también creía en la disposición “natural” del hombre al “bien” (la capacidad natural del reconocimiento mutuo de derechos previos a la constitución del estado) como la teología cristiana tradicional.

    Estos son los temas de la teoría política que siempre se actualizan para pensar el presente. Un ejemplo:

    http://magazines.documenta.de/frontend/article.php?IdLanguage=13&NrArticle=319

  • 51. Ignacio  |  2 mayo 2008 en 23:50

    * El nacimiento de la filosofía. Por el maestro Giorgio Colli:

    http://cmap.upb.edu.co/servlet/SBReadResourceServlet?rid=1186175794968_1930164874_836

    Salud!

  • 52. Ignacio  |  3 mayo 2008 en 18:19

    * ¿Qué es la filosofía?. Gilles Deleuze und Félix Guattari

    http://www.scribd.com/doc/63115/Deleuze-Y-Guattari-Que-Es-La-Filosofia

    Salud!
    http://www.nihilismo.tk

  • 53. Ignacio  |  3 mayo 2008 en 18:29

    *La influencia de las ideas filosoficas en Europa ( Artículo). Karl Popper:

    http://www.box.net/public/h46p8r1e3t

  • 54. Ignacio  |  3 mayo 2008 en 21:59

    “En nuestro caso, la filosofía debe partir, no ya de la maravilla, sino del horror. A quien no esté en condiciones de provocar horror hay que rogarle que deje en paz las cuestiones pedagógicas. Indudablemente, hasta ahora, por lo general ha ocurrido lo contrario: quienes se horrorizaban como tú, querido amigo, escapaban atemorizados, y quienes permanecían impávidos, tranquilos, metían del modo más grosero sus rudas manos en la más delicada de todas las técnicas que pueden corresponder a un arte, es decir, en la técnica de la cultura. Pero eso ya no podrá durar mucho tiempo: tendrá que llegar por fin el hombre honrado que tenga esas ideas buenas y nuevas, y que para realizarlas se atreva a romper con la situación actual.
    Éste, finalmente, remitiéndose a un ejemplo grandioso, mostrará el modo de hacer lo que esas manos rudas -las únicas que hasta ahora han intervenido- no están en condiciones de imitar: en ese caso, se empezará a distinguir por doquier, y entonces se advertirá al menos el contraste y se podrá reflexionar sobre las causas de ese contraste, mientras que hoy son muchos los que creen todavía, con perfecta buena fe, que para la profesión de pedagogo se necesitan manos rudas”.

    Friedrich Wilhelm Nietzsche.
    Über die Zukunft unserer Bildungstalten (1872)

  • 55. cristina asch  |  11 mayo 2008 en 3:30

    Al fin un pensamiento en serio!!!!! mucha estructura del relato citada entre lugares comunes anacrónicos y categorías perimidas.
    ni la biblia ni el calefón… ni Gira gira….un verdadero infierno mental. me hace doler el alma en Argentina hoy…Un placer reconocerme en tus ideas ,me hacés compañía en esta isla de confusión y naufragio.Creoque sobreviví alos ataques de lógica por instinto y poesía.


Archivos

Categorías

Calendario

abril 2008
L M X J V S D
« Mar   May »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

A %d blogueros les gusta esto: